ORTEGA Y GASSET II
CONTROL:
CD 1.1 (desde el comienzo) PLANO PRINCIPAL, pasa a fondo.
Pedro
Muy buenas tardes. Son las … Estamos en EL FILÓSOFO EN LA
HISTORIA
Nuestro encuentro de cada viernes con las grandes figuras de la sabiduría a
lo largo de la historia.
CONTROL:
CD 1.1 PLANO PRINCIPAL y fin
Pedro
Para guiarnos en esta visita a los monumentos de nuestra civilización
contamos hoy con
Enriqueta Toquero
En la locución……Inmaculada Elena Ramírez.. (buenas tardes)
en el control,
Marisa Merino
Les habla: Pedro Herráiz
Gracias, siempre, a la Asociación Aula Pública, que nos cede este espacio,
a Radio Laguna.
Sabéis que vuestras observaciones, sugerencias o preguntas, podéis
hacerlas en el blog del programa http://elfilosofoenlahistoria.blogspot.com.
Vamos, ya , a finalizar hoy nuestro recorrido por el mundo y el
pensamiento de los grandes filósofos con el segundo programa dedcado a
ORTEGA Y GASSET.
CONTROL:
CD 1. 2 plano principal y fin
Queta
[4) De la antropología a la política: la crítica del hombre-masa]
1
El viernes pasado comentamos la necesidad de la circunstancia para definir
la vida: vivir es encontrarse en una circunstancia -decía Ortega-, y actuar,
decidir, en ella. La circunstancia es el yo viviendo con, entre y en función
de las cosas. Es, pues, el mundo en que estoy, el mundo en que elijo ser lo
que tengo que ser: mi mundo.
Pues bien, la circunstancia que cerca a Ortega es la del problema social que
vive la España de aquel momento: la “circunstancia española”. Y Ortega
observa esa circunstancia desde la política y desde la pedagogía haciendo
de las dos una sola, porque, decía “Si educación es transformación de una
realidad en el sentido de cierta idea mejor que poseemos, y la educación
no ha de ser sino social, tendremos que la pedagogía es la ciencia de
transformar las sociedades. Antes llamábamos a esto política: he aquí,
pues, que la política se ha hecho para nosotros pedagogía social y el
problema español es un problema pedagógico”.
Así pues, España es el problema: España padece un déficit de orden
intelectual: España no tiene, no hace ciencia, España sufre de
conservadurismo, Europa es la solución: Europa es ciencia, Europa es
educación. Para efectuar ese “proceso de salvación” (europeización de
España) es preciso adoptar la política como educación; de ese modo, se
conseguirá reformar la pedagogía (especialmente la Universidad), la acción
política y la sociedad en general.
CONTROL:
CD 1. 2 plano principal y fin
Pedro
Pero Europa ha entrado en crisis. ¿La causa? El advenimiento de las masas:
“Las ciudades están llenas de gente. Las casas, llenas de inquilinos. Los
hoteles, llenos de huéspedes. Los trenes, llenos de viajeros. Los cafés,
llenos de consumidores. Los paseos, llenos de transeúntes. Los
espectáculos, como no sean muy extemporáneos, llenos de espectadores.
2
Las playas, llenas de bañistas. Lo que antes no solía ser problema, empieza
a serlo ahora casi continuamente: encontrar sitio. Para quien crea, como yo
creo –decía Ortega-, que todo fenómeno, además de tener una causa, tiene
un estilo
-es decir, un gesto y una forma en que se expresa un modo
general de vida-, no es posible presenciar esa torrencial confluencia de
seres humanos sin sobrecogerse un poco”1. “La muchedumbre se ha hecho
visible, se ha instalado en los lugares preferentes de la sociedad. Antes, si
existía, pasaba inadvertida, ocupaba el fondo del escenario social; ahora se
ha adelantado a las candilejas, es ella el personaje principal. Ya no hay
protagonistas: sólo hay coro”2.
CONTROL:
CD 1. 2 plano principal y fin
Queta
Ortega advierte la presencia de la masa. Y se sobrecoge y se queja
amargamente. Las masas quieren mandar, han decidido mandar. De ese
“triunfo del hombre-masa” habían de surgir los totalitarismos ideológicos
europeos: fascismo, nazismo, comunismo.
Pero, ¿qué entiende Ortega por masa y, sobre todo, quién es el hombremasa?: “En rigor, la masa puede definirse, como hecho psicológico, sin
necesidad de esperar a que aparezcan los individuos en aglomeración.
Delante de una persona podemos saber si es masa o no. Masa es todo aquel
que no se valora a sí mismo -en bien o en mal- por razones especiales,
sino que se siente como todo el mundo y, sin embargo, no se angustia”3.
“Es intelectualmente masa el que ante un problema cualquiera se contenta
con pensar lo que buenamente encuentra en su cabeza. Es, en cambio,
egregio el que desestima lo que halla sin previo esfuerzo en su mente, y
sólo acepta como digno de él lo que aun está por encima de él y exige un
1
José Ortega y Gasset: La rebelión de las masas (pg. 249-250)
José Ortega y Gasset: La rebelión de las masas (pg. 251)
3 José Ortega y Gasset: La rebelión de las masas (pg. 252)
2
3
nuevo estirón para alcanzarlo… El hombre-masa es el hombre cuya vida
carece de proyecto y va a la deriva. Por eso no construye nada, aunque sus
posibilidades, sus poderes, sean enormes”4. En resumen, el hombre-masa es
aquella alma vulgar, que se siente idéntico a los demás y no se angustia por
ello, que abandona su destino en brazos ajenos.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Pedro
Ortega, en su libro La rebelión de las masas, concretiza la figura del
“hombre-masa” en tres figuras: el “niño mimado”, aquel caprichoso que
exige sin dar nada a cambio y que no sabe si lo que exige es posible; el
“señorito satisfecho”, quien, aquietado, cree que el mundo se hace solo y
no colabora en su sustento y progreso. Se cree con el derecho a todo y de
inmediato y no adopta responsabilidad alguna, es insolidario con la causa
de su bienestar. Por último, el “especialista científico”, aquel hombre
portador de conocimientos científicos, pero que no sabe nada de lo que a
todos atañe, no sabe nada de los asuntos públicos, ni le preocupan. Sabe
mucho de su parcela del saber, de su especialidad, pero nada del mundo.
El análisis orteguiano del hombre-masa se aproxima mucho a los
planteamientos de Nietzsche sobre la moral del rebaño:
CONTROL:
CD 2 plano principal y pasa a fondo
Locutora
“lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar,
tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone
dondequiera… (El hombre masa) está satisfecho tal y como es.
Ingenuamente tenderá a afirmar y dar por bueno cuanto en sí halla:
4
José Ortega y Gasset: La rebelión de las masas (pg. 78)
4
opiniones, apetitos, preferencias, gustos.... nada ni nadie le fuerza a caer
en la cuenta de que él es un hombre de segunda clase”.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Queta
También como Nietzsche, Ortega, frente al hombre-masa, frente al
“rebaño”, enfrenta la existencia del hombre egregio, del hombre que está
por encima, del hombre selecto: “el hombre selecto no es el petulante que
se cree superior a los demás, sino el que se exige más que los demás”.
En definitiva, frente al hombre-masa, el hombre excelente: aquel que se
obliga y se exige. El hombre “elegante”, quien sabe elegir bien, quien actúa
inteligentemente, quien no rehúye su libertad y afronta su compromiso.
[1) Qué es filosofía]
Por eso la filosofía es inevitable. La filosofía no brota por razón de utilidad,
ni por capricho. Más bien, la Filosofía es una ocupación que no vive de sus
consecuencias, que no se justifica por su logro. La filosofía no tiene que ver
con la utilidad, sino con el afán de aprehender el todo. De ahí que la
filosofía sea constitutivamente necesaria al intelecto. Dice Ortega que “La
filosofía es un enorme apetito de transparencia y una resuelta voluntad de
mediodía. La Filosofía es formalmente radicalismo porque es el esfuerzo
para descubrir las raíces de lo demás”.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Pedro
Esta concepción de la Filosofía cifra en dos los postulados metodológicos
del filosofar: AUTONOMÍA: la filosofía es un método y un saber propios,
independientes.
PANTONOMÍA:
la
filosofía
aspira
a
dar
una
interpretación del Todo. ¿Cuál es la tarea de la filosofía? proporcionar al
5
hombre y mundo sus defectivas raíces. Su propósito radical es traer a la
superficie, declarar, descubrir lo oculto o velado: ser ALETHEIA
CONTROL:
CD 2 plano principal y pasa a fondo
Locutora
“El filósofo, a diferencia de todo otro científico, se embarca para lo
desconocido como tal. Lo más o menos conocido es partícula, porción,
esquirla del Universo. El filósofo se sitúa ante su objeto en actitud distinta
de todo otro conocedor el filósofo ignora cuál es su objeto y de él sabe
sólo: primero, que no es ninguno de los demás objetos; segundo, que es un
objeto integral, que es el auténtico todo, el que no deja nada fuera y, por lo
mismo, el único que se basta”5.
“No será nuestro camino ir más allá de la física, sino al revés, retroceder
de la física a la vida primaria y en ella hallar la raíz de la filosofía. Resulta
ésta, pues, no meta-física, sino ante-física. Nace de la vida misma y, como
veremos muy estrictamente, ésta no puede evitar, siquiera sea
elementalmente, filosofar”6.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Queta
[5) El lugar de Ortega en la historia de la filosofía]
Establecer el lugar que la filosofía de Ortega ocupa en la historia de la
filosofía no es tarea fácil, pues a la costumbre de Ortega de “ocultar” sus
fuentes –o, al menos, no confesarlas explícitamente- hay que unir las
muchas influencias y variados autores que se dan cita en su quehacer
filosófico, especialmente alemanes, pues como el mismo Ortega reconocía:
“debo a Alemania las cuatro quintas partes de mi haber intelectual”.
5
6
Ortega y Gasset, José: ¿Qué es filosofía?, lección III, pág. 55
ORTEGA Y GASSET, José: ¿Qué es filosofía?, lección IV, pág. 65-6
6
El rechazo frontal del mito (según Ortega, el mito es ocultación mientras
que la filosofía es desocultación: aletheia) y de los esquemas dualistas para
interpretar tanto la realidad a nivel ontológico como la realidad humana
parecen poner muy difícil el acercamiento de Ortega a la filosofía de
Platón. Sin embargo, hay en la filosofía de Ortega una empresa netamente
platónica: la llamada constante al logos, a la palabra racional, como medio
de resolución de conflictos y como estructura en la que asentar la vida del
hombre. Ortega, como Platón, ve a los hombres encerrados en una caverna
(la ignorancia) de la que es preciso salir. Y, para ello, la paideia, es el
recurso epistémico y político más rentable tanto a nivel individual como
social. La atención preferente a una política pedagógica es la instancia
platónica del pensamiento orteguiano.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Pedro
Sin duda otro rasgo platónico de la filosofía de Ortega habrá de ser el
elitismo: no se trata, en ninguno de los dos, de un elitismo de clase, un
elitismo de corte social, sino un elitismo que atañe a las conciencias, es
decir, a la educación, a los individuos como electores inteligentes. Quien
mejor elige, el más inteligente, sobre ése han de recaer los designios de la
política entendida como preocupación por la razón pública. Y esta
preocupación política de la filosofía entronca también los planteamientos
de Ortega con Aristóteles. En este orbe de filosofía política, Ortega se hace
aristotélico en la demarcación del republicanismo: la enseñanza de la virtud
como eje ético del quehacer político del ciudadano, la llamada al
compromiso público del ciudadano: ciudadano es el que participa en el
gobierno de la ciudad, el que asume su responsabilidad social; ciudadano
no puede ser el hombre-masa, el irresponsable, el que deja que otros
piensen y decidan por él. Y también la crítica a la democracia, a la que
7
Ortega tildaba de “plebeyismo”. Estos son los resortes filosófico-políticos
del aristotelismo de Ortega, a los que hay que sumar la señalización de la
socialidad natural del hombre. En otro orden de cosas, hemos oído hace un
momento que Ortega, como Aristóteles, alude a la filosofía como quehacer
inevitable para el hombre: la empresa de vivir es, para el hombre, la
empresa de saber.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Inma
En el cartesianismo halla Ortega una piedra de toque importante. Asume,
con Descartes, la centralidad metodológica de la duda para lanzar el
conocimiento, la señalización del cogito como instancia indubitable de la
reflexión, el reclamo a mantener siempre viva la llama de la razón y, en
definitiva, la urgencia por abocar la filosofía a su propia revolución. Pero,
frente a Descartes, Ortega no asume el solipsismo ontológico al que
termina conduciendo la reflexión cartesiana y denuncia pronto las
limitaciones del racionalismo epistemológico. Para Ortega el mundo no es
una mera representación ni tampoco una sustancia independiente, sino que
el mundo es aquello en lo que estoy y en el que me encuentro ocupado. El
yo tampoco es esa conciencia absoluta, sustancial, unívoca; al contrario, el
yo coexiste, es con otros, se encuentra en medio del mundo, de una
circunstancia que le da origen y le fuerza a elegir.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Queta
El esfuerzo acometido por Ortega de superar, sintetizándolos, los
planteamientos tanto ontológicos como epistemológicos del realismo y el
idealismo, es decir, de filosofía antigua y moderna, es una tarea kantiana de
la que se ha nutrido siempre la filosofía de Ortega. También es posible
8
entrever a Kant en el carácter paradójico con que Ortega plantea el tema de
la existencia humana: necesidad y libertad a un tiempo. Si bien Kant se
desvelaba por esclarecer los entresijos de lo que él llamaba “razón pura
práctica”, Ortega centraba sus investigaciones en la órbita de lo que él
mismo denominaba “razón histórica” que no era otra cosa que la razón
narrativa de la vida. No es que Kant despreciase la cuestión de la historia
como dimensión existencial del hombre; de hecho en Kant encontramos
una incipiente reflexión sobre la historia que más tarde heredarían como
tema filosófico Hegel, Dilthey y Ortega a través de ellos. Pero en Kant la
historia no es el eje vital del hombre, sino únicamente el resultado de la
disposición teleológica de la naturaleza humana. En cambio, en Ortega la
historia es, precisamente, lo que nos define como humanos: “el hombre no
tiene naturaleza, sino que tiene historia”, dirá.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Pedro
De acuerdo con Hegel, Ortega entendía la razón como el eje de la
experienciación humana de lo real. Pero frente a Hegel, Ortega acentúa el
perspectivismo –que ha de heredar de Nietzsche- y la filosofía existencial:
la vida del hombre es historia e historia es lo contrario de ser sustancia,
porque aquélla es cambio y ésta es permanencia. Nietzsche había de ser,
pues, quien latiera firmemente en la filosofía de Ortega. Pero ese latido, a
pesar de ser constante, también, como el del corazón, era intermitente: de
Nietzsche toma la centralidad de la vida como tema filosófico, pero frente
al
puro
vitalismo
nietzscheano,
Ortega
prefiere
el
denominado
“raciovitalismo”: el hombre no vive de sus instintos –dirá Ortega-. Por eso
la razón se convierte en el eje de la vida del hombre. De Nietzsche recupera
el perspectivismo, la declinación-conjugación de la realidad en perspectivas
individuales, pero Ortega reclama una razón histórica, narrativa,
9
aglutinadora de la multiplicidad de perspectivas. La crítica al cientificismo
y la llamada a la superación del dualismo y estatismo ontológico son otros
apuntes nietzscheanos del pensamiento de Ortega. Recordemos también lo
emparentados que están entre sí los planteamientos de la crítica orteguiana
del hombre-masa y la crítica nietzscheana a la moral del rebaño, aunque
Nietzsche tiene en mente una tradición moral y metafísica, el judeocristianismo, mientras que Ortega está desvelando la psicología social y el
despropósito político del hombre-masa europeo.
CONTROL:
CD 1. 2-4 plano principal y fin
Inma
La superación de la fenomenología –porque nos hace recaer en el
idealismo- acerca a Ortega a los planteamientos de Dilthey sobre la vida y
la historia, ambas siendo la misma cosa, y al discurso de carácter
ontológico existencial de Heidegger sobre la temporalidad (el ser es
tiempo), el encontrarse o estancia de la vida del hombre, la libertad, etc. No
obstante, Ortega había de quejarse en varias ocasiones de que temas
expuestos por él hacía tiempo e inadvertidos por el público cobraban en
Heidegger, sin embargo, éxito inminente. De manera irónica, el novelista
Luis Martín-Santos, en su novela Tiempo de silencio, caricaturizaba a
Ortega como “el-que-lo-había-dicho-antes-que-Heidegger”.
CONTROL:
CD 1. 2 plano principal y fin
Queta
En el ámbito de la filosofía española resulta necesario conectar de alguna
manera a Ortega con Unamuno, porque ambos ofrecen a los mismos
problemas
soluciones
distintas
y
muchas
veces
enfrentadas:
la
preocupación por España, tanto desde el punto de vista intelectual como
social, es el problema central en ambos, aunque resuelto de manera muy
10
diferente, ya que al arriesgado “que inventen ellos” de Unamuno en
referencia al papel de la ciencia en España y Europa, Ortega había de
contestar con el famoso “España es el problema; Europa, la solución”. Si
bien los dos estarían de acuerdo en criticar duramente el cientificismo; así
lo constatan sendas sentencias suyas: “la filosofía está más cerca de la
poesía que de la ciencia” (Unamuno); “la verdad se le escapa a la ciencia
como agua por una canastilla” (Ortega). Por otra parte, si cabe calificar a
Unamuno, exageradamente, de un existencialista, también en Ortega
encontramos un “clima de filosofía existencial”-según hemos visto- que
hacía posible la comprensión de la existencia como pura facticidad.
Además, para ambos, la vida es el núcleo de la reflexión filosófica, para
ambos, como decía Unamuno, el filósofo tiene que ser un hombre de carne
y hueso. No obstante, el clima existencial que atraviesa los proyectos
filosóficos de ambos se desvanece de maneras muy diferentes: desde el
“sentimiento trágico de la vida” resultado del “hambre de Dios” en
Unamuno al “esfuerzo deportivo de la vida” en Ortega.
CONTROL:
CD 1. 2 plano principal y fin
Pedro
El legado de Ortega en el ámbito de la filosofía española ha sido muy
importante. Baste recordar nombres como los de María Zambrano, José
Ferrater Mora y Julián Marías, entre otros. Pero Ortega ha actuado en ellos
como inspirador más que como maestro, como espuela en vez de señero,
porque los avatares políticos de Ortega (su adhesión, primera, a la
República, el posterior repudio que hizo de ésta, su autoexilio acompasado
con un incomprendido silencio acerca del franquismo) provocaron que la
recepción de su filosofía en España fuese siempre motivo de duda: para
unos, un servidor del régimen dictatorial; para otros, un liberal radical; para
algunos, un socialista aristocrático.
11
En cualquier caso, el lugar ocupado por Ortega en la historia de la filosofía
se resume fielmente si atendemos a su pasión por la filosofía: Ortega fue el
introductor y cultivador en España de notables ideas filosóficas arraigadas
antes en Europa; Ortega fue un excelente escritor y un aplicado profesor
que mostró a sus alumnos de filosofía y al numeroso público asistente a sus
conferencias que pensar es la tarea vital del hombre.
CONTROL
CD 1. 6 Plano principal y pasa a fondo
Pedro
Los temas que podemos comentar al hilo de lo que hemos escuchado:
- El hombre masa frente al “elegante”
- La circunstancia en Ortega y su ser constitutivo del “yo”.
(comienza el diálogo).
Para los cortes
CONTROL CD 1. 6 (sigue) Plano principal y fin.
Cuando se acabe el tiempo
CUANDO FALTEN 30 SEGUNDOS PARA ACABAR
CONTROL CD 1. 7
fondo y subiendo
El tiempo se nos ha acabado, y también nuestra peregrinación de este
curso por las grandes figuras de la Historia de la Filosofía. Gracias a
quienes ha colaborado en la elaboración de este programa. Gracias en
nombre de todos a Inma, gracias Queta…………………. (locutoras),
gracias Marisa
Feliz fin de semana. Y felices vacaciones.
CONTROL CD 1. 7 Plano principal
12
Descargar

ORTEGA Y GASSET II

ORTEGA Y GASSET 3.−Contexto histórico−circunstancial

ORTEGA Y GASSET 3.−Contexto histórico−circunstancial

Pensamiento filosóficoFilosofíaRepercusionesReflexión metódicaInfluencias recibidasMarco filosóficoOrtega y Gasset

Los Novecentistas o Generación del 14

Los Novecentistas o Generación del 14

PoesíaLiteratura española contemporánea del siglo XXVanguardiasEnsayoNovelaJosé Ortega y GassetRamón Gómez de la SernaNovecentismo

EL ENSAYO ANTERIOR A 1939: JOSÉ ORTEGA Y GASSET

EL ENSAYO ANTERIOR A 1939: JOSÉ ORTEGA Y GASSET

Ensayística contemporáneaLiteratura española siglo XXMiguel de UnamunoEnsayoAzorín

HeideggerPensamiento orteguianoSiglo XXHusserlObjetivismoPerspectivismoRaciovitalismoFilosofía contemporánea españolaContexto histórico, sociocultural y filosófico

EL NOVECENTISMO (Generación del 14) Rasgos Generacionales. •

EL NOVECENTISMO (Generación del 14) Rasgos Generacionales. •

Rasgos generacionalesAutores: Ortega y Gasset, Gabriel Miró, Pérez de AyalaLiteratura española contemporáneaEstéticaNovecentismo

JOSE ORTEGA Y GASSET 1. VIDA

JOSE ORTEGA Y GASSET 1. VIDA

Vida y obrasRazón vital e históricaEtapas de pensamientoFilósofo españolFilosofía contemporánea