27 de febrero de 2012
18va. Conferencia Internacional de Girasol en Mar del Plata
La tolerancia a herbicidas va por una segunda
vuelta
Carlos Sala, Richard Zollinger, Brigitte Weston y Leon Streit presentaron las nuevas tecnologías
para el control de malezas en girasol.
A medida que las malezas se convirtieron en un problema creciente, los investigadores
comenzaron a trabajar en nuevos híbridos tolerantes a herbicidas, y a su vez en el desarrollo de
nuevos herbicidas que permitieran combatir las malezas. En la tercera sesión de la 18va
Conferencia Internacional de Girasol, que se está llevando a cabo en el Hotel Sheraton de Mar
del Plata hasta el miércoles 29 de febrero y luego en la Unidad Integrada Balcarce el jueves 1
de marzo, el reconocido genetista Carlos Sala (Nidera) disertó sobre genética, mejoramiento y
tolerancia a herbicidas en girasol.
Sala comenzó su exposición recordando que la problemática de malezas impacta
directamente en el rinde, y que si bien los herbicidas son el método más deseable para su
control, la disponibilidad de herbicidas selectivos para girasol es limitada y, como producto de
los altos costos de registro, nuevas moléculas de herbicidas no suelen ser desarrolladas para el
girasol. “Si bien los productores solían creer en herbicidas para la preemergencia, estos son
caros y requieren de la lluvia para su activación. Asimismo, algunos son marginalmente
efectivos por su estrecho espectro de control. Por esa razón, en la última década el foco estuvo
puesto en el descubrimiento de nuevos genes y el desarrollo de la resistencia a herbicidas,
principalmente imidazolinonas (IMI) y sulfonylureas (SU), que son de postemergencia”.
El problema consiste en que los herbicidas pueden causar importantes daños al girasol, e
incluso, la respuesta del cultivo puede variar en función del nivel de desarrollo de las plantas, la
tasa de herbicida aplicada o condiciones medioambientales como la temperatura o la humedad
relativa.
Sin embargo, Sala explicó que “tanto los herbicidas IMI y SU han demostrado un control
de amplio espectro, flexibilidad en los tiempos, bajas tasas de utilización y baja toxicidad. Estos
herbicidas, que inhiben la actividad de la enzima AHAS, son favorables para el uso agrícola. Sin
embargo, la posibilidad de utilizarlos dependía de la disponibilidad de híbridos tolerantes a estos
herbicidas. Para producirlos, era imperativo desarrollar cultivos con los genes y enzimas AHAS
alterados, cultivos que fueron descubiertos”.
Pese a esto, según Sala, es conveniente continuar testeando genes e interacciones alélicas
y desarrollarlas para crear nuevas tecnologías. “Es claro que hasta el presente sólo fue
explotado un modo de acción –la inhibición de la enzima AHAS. La selección de germoplasma
cultivado, especies salvajes de Helianthus y catálogos mutagénicos permitirán el descubrimiento
de nuevas fuentes de tolerancia a herbicidas que complementarán a las actuales”.
Un nuevo producto
El Dr. Richard Zollinger, de la Universidad de North Dakota, expuso los ensayos de control
de malezas y la tolerancia del girasol con Pyroxasulfone. El investigador inició su parlamento
afirmando que si Sala había considerado que son necesarios nuevos modos de acción, este
herbicida, cuyo principio activo pertenece a la empresa japonesa Kumiai, es uno de ellos.
“Su modo de acción es el mismo que el del metacloro o la metaimida, y en soja en maíz
no se aplica sino en preemergencia. Lo interesante es que es activo en dosis 3 a 8 veces
menores que en los otros productos activos, y esta menor dosis genera además una actividad
residual más baja”, expresó.
www.asagir.org.ar
Contacto de Prensa: SAVIA Comunicación – [email protected] | 011 4555 3176
Para cerrar, Zollinger sostuvo que no se registraron lesiones en cultivos como alfalfa, la
colza o la remolacha, que son los más afectados por el efecto residual.
El CL Plus
A su turno, la investigadora canadiense Brigitte Weston (BASF) disertó sobre la tecnología
CL Plus y los nuevos mecanismos de resistencia a herbicidas. A modo introductorio, explicó que
CL es la mutación de la enzima AHASL 1-1, y consideró que no se trata de un gen que trabaje
solo sino que precisa de otros elementos para brindar la máxima resistencia.
Asimismo, se refirió al CLHA Plus (Asahl 1-3), en el cual Nidera trabaja mediante
mutagénesis desde el año 2000. “Esta nueva mutación no requiere de elementos extras. Los
próximos productos, además, serán heterocigotas de CL Plus. Nidera realizó un estudio en el
que consideraron diferentes hìbridos ImiSun, y los mapearon para compararlos con otros
lanzamientos que no contenían ImiSun, y lograron detectar un QTL que reduce el tamaño del
grano y otro que incrementaba el contenido de aceite”, comentó.
Asimismo, indicó que el efecto del CL Plus se manifestó tanto en híbridos monocigotas
como heterocigotas, y que la estabilidad del carácter CL Plus permite mayor tolerancia y menor
toxicidad. La experta aconsejó utilizar coadyuvantes para aumentar la eficacia en el control de
malezas y para reducir la resistencia al herbicida.
“Este es un carácter no transgénico. El plus significa beneficios adicionales para el
obtentor, porque como tiene un solo gen requiere de menos recursos y tiempo. Como resultado
se logra mayor tolerancia a herbicidas, mayor potencial de rendimiento, más calidad y
estabilidad y mayor rindes potenciales en los progenitores femeninos endogámicos. En síntesis
el plus para el productor es un óptimo control de malezas y estabilidad en ambientes
susceptibles a estrés”, concluyó.
El módulo fue cerrado por Leon Streit (Pioneer), quien se refirió a la tecnología
ExpressSun, de Dupont. “Es una herramienta superadora para el control en postemergencia en
girasol, ya que los herbicidas con principio activo de sulfonilureas hasta ahora tenían un efecto
residual que afectaba en mayor o menor grado al cultivo, pero a partir del desarrollo del
carácter tolerante AHAS mostró un 0% de lesión en las plantas”.
www.asagir.org.ar
Contacto de Prensa: SAVIA Comunicación – [email protected] | 011 4555 3176
Descargar

6_18vaConfMundGira_resistherbicidas