Brigadas de Paz Internacionales
GUATEMALA PROYECTO
ALERTA
ALERTA SOBRE LA EXTREMA FRAGILIDAD DE LA INSTITUCIONALIDAD
DEMOCRÁTICA EN GUATEMALA, Y EL ELEVADO RIESGO DE ATAQUES
Y AMENAZAS CONTRA DEFENSORES Y DEFENSORAS DE DERECHOS
HUMANOS
La inestabilidad política y social en Guatemala se ha profundizado, a raíz del asesinato del
abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg el día 10 de mayo y de la publicación al día
siguiente de un vídeo, grabado previamente, en el que acusa de su futuro asesinato a altos
cargos del Gobierno, incluidos el Presidente Álvaro Colom y su esposa. Les inculpa de ser
autores intelectuales, o al menos de dar su beneplácito, para encubrir de este modo otros
asesinatos y gravísimos actos de corrupción en un Banco, por el que se gestionan muchos
fondos del Estado1.
Numerosas organizaciones sociales y la Comunidad Internacional han demandado a la
Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) apoyar la investigación y el
esclarecimiento de los hechos que rodean a este crimen; han llamado a una investigación
imparcial e independiente, en un marco de transparencia; se han mostrado preocupadas por la
gobernabilidad y el mantenimiento de la institucionalidad democrática del país; y demandan
una vez más el fin de la impunidad2.
Con el paso de los días, y todavía sin conocerse las pruebas de las acusaciones de las que
Rosenberg –según dijo en el video– disponía, se hace pública la participación en su grabación
y difusión de personalidades de la derecha guatemalteca, vinculados a sectores empresariales
y financieros guatemaltecos y cercanos a sectores militares, movimientos desestabilizadores e
intentos de golpes de estado a finales de los años 80, y a organizaciones cercanas a los
escuadrones de la muerte que han operado en Guatemala.3 Frente a ello también la sociedad
civil guatemalteca ha expresado su preocupación: La Convergencia de Organizaciones de
Derechos Humanos exige el respeto al Estado de Derecho y al conjunto de la institucionalidad
del país y condena los actos de desestabilización que sectores interesados puedan promover
con el objeto de ganar o negociar espacios de poder y aprovecharse de la coyuntura para sus
intereses particulares4.
Paralelamente se ha vivido un clima de mucha movilización social: Por una parte,
manifestaciones y demandas exigiendo la renuncia del Presidente, convocadas principalmente
por sectores empresariales y financieros de la oligarquía, y cercanos a corrientes del ejército,
que ya desde antes venían oponiéndose a la gestión de este Gobierno5.
Por otro lado, se han desarrollado manifestaciones de apoyo al Presidente, con una amplia
participación de sectores populares, mayoritariamente no articulados en organizaciones
sociales. Aunque miembros del partido de gobierno Unión Nacional de la Esperanza (UNE)
1
Prensa Libre, Guatemala, 12 de mayo de 2009.
Algunos ejemplos: comunicado de la Convergencia de Derechos Humanos, de 14 de mayo de 2009;
Comunicado del Colectivo de Organizaciones Sociales (COS), de 17 de mayo de 2009; y Declaración de la Unión
Europea y Canadá sobre Guatemala, emitida por el Consejo de la UE en Bruselas el 18 de mayo de 2009
2
http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/es/cfsp/107862.pdf
3
Luis Solano, ¿Crimen de Estado o conjura política? Caso Rosenberg: trama política pone al país al borde de
una crisis sin precedentes, Inforpress Centroamericana, Edición 1799, 15 de mayo de 2009. También Inforpress
Centroamericana, Edición 1800, 22 de mayo 2009
4
Comunicado de la Convergencia de Organizaciones de Derechos Humanos, de 14 de mayo de 2009.
5
“Curiosamente, las primeras banderas partidarias que se apreciaron no correspondían a los actuales
partidos de la oposición sino al legalmente desaparecido Movimiento de Liberación Nacional (MLN) reconocido por su
papel en las acciones violentas, represivas y sangrientas contra la oposición en los años 60, 70 y 80.” Iduvina
Hernández, “Una causa que sí es común”. En Coyuntura, Análisis y opiniones, nº 75, Guatemala, 18 de mayo de 2009.
1
confirman que estas manifestaciones fueron organizadas y pagadas con fondos propios y del
partido6, hay serias denuncias sobre el empleo de fondos públicos para la convocatoria y
movilización de las personas manifestantes7.
Organizaciones sociales y políticas de Guatemala, así como la Comunidad Internacional han
llamado la atención sobre la extrema gravedad de la coyuntura actual 8, y han expresado su
preocupación por la creciente conflictividad política y social 9.
Según algunos análisis, el asesinato del Sr. Rosenberg viene a acelerar un escenario de
ingobernabilidad con marcadas señales de lucha por el poder y de un proceso de
desestabilización política que caracterizan la realidad guatemalteca desde ya hace años 10.
En los últimos tiempos estas señales, se pueden resumir en las siguientes: llamados a golpe de
Estado por sectores militares11, escuchas telefónicas en la Casa Presidencial, ola de
asesinatos de pilotos de autobuses, rumores de declaratorias de Estado de Prevención,
presiones para declarar el Estado de Sitio12, creciente militarización13 e incremento de ataques
a defensores y defensoras de derechos humanos14, entre otras.
Integrantes y dirigentes de organizaciones de reconocida trayectoria en su trabajo de defensa y
promoción de derechos humanos, como la Unidad de Protección a Defensores y Defensoras
de Derechos Humanos (UDEFEGUA), la Asociación Seguridad en Democracia (SEDEM), la
Fundación Sobrevivientes, han recibido amenazas recientemente y en muy breve lapso de
tiempo. Al mismo tiempo se ha constatado un serio aumento de los ataques contra defensores
y defensoras de los derechos económicos, sociales y culturales, destacando los ataques contra
6
Prensa Libre, Guatemala, 18 y 25 de mayo de 2009.
7
Comunicado del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM): El GAM estima que el Gobierno gastó 21.3 millones de
quetzales en promover la defensa de Colom, 19 de mayo de 2009.
8
En palabras de Iduvina Hernández, directora de Seguridad en Democracia (SEDEM), “En lo que se aprecia
como la más grave crisis política del país desde el serranazo (golpe de estado que impulsó Jorge Serrano en mayo de
1993), Guatemala no enfrentaba una coyuntura como la actual”. Iduvina Hernández, Op. Cit.
9
Eva Werner, embajadora de Suecia en Guatemala, declaró tras una reunión del cuerpo diplomático europeo
con el Presiente Colom, que “hemos manifestado nuestra inquietud por la creciente conflictividad. Prensa Libre, 19 de
mayo de 2009. José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), se refirió a
la importancia de “pacificar los espíritus, para evitar la confrontación”, y exhortó a la ciudadanía a evitar el
enfrentamiento. Prensa Libre, 26 de mayo de 2009.
De hecho, la Declaración de la UE y Canadá sobre Guatemala, emitida el 18 de mayo de 2009, apela “a los
distintos sectores de la sociedad de Guatemala a enfrentar la crisis con cordura, prudencia y madurez”.
10
“El debilitamiento del Estado y sus instituciones ha sido una de las metas fundamentales e históricas que
sectores de poder real en el país han venido impulsando, a través de implantar un modelo político, jurídico y económico
en el que han podido hacer y deshacer a su sabor y antojo. (...) No se puede combatir la impunidad pidiendo que se
violen las normas, las leyes y se destruya la escasa institucionalidad democrática que nos queda”. Marielos Monzón,
“Detrás de la telaraña”, Incidencia Democrática, Guatemala, 19 de mayo de 2009.
11
AVEMILGUA: Proclamas Nacionales de 28 de julio de 2008, y de 23 de diciembre de 2008
12
El martes 24 de marzo fue un día en que el asesinato de chóferes y ayudantes de buses resultó
inusualmente elevado. En la noche el General Otto Pérez Molina secretario general del Partido Patriota (PP) salió en
un campo pagado en la televisión pidiendo estado de prevención (suspensión de algunas garantías constitucionales),
algo que el Gobierno se negó a hacer”. Poco después, “al día siguiente (de la firma del Acuerdo de Seguridad y Justicia
el 15 de abril), en declaraciones a varios medios, miembros del PP pidieron estado de prevención. Por su lado, varias
agrupaciones empresariales, entre las que destacan la Cámara del Agro, la Asociación de Exportadores No
Tradicionales y la Asociación Nacional del Café, publicaron un campo pagado pidiendo lo mismo”.
Guatemala: Sobre el Acuerdo de Seguridad y Justicia, 28 de abril de 2009.
http://www.elsoca.org/index.php?option=com_content&view=article&id=535:guatemalasobre-el-acuerdo-de-seguridad-y-justicia&catid=14&Itemid=11
13
En septiembre de 2008, representantes de la sociedad civil guatemalteca criticaron el aumento de efectivos
militares así como la ampliación presupuestaria de Q26 millones al ejército que aprobó la Comisión de Finanzas del
Congreso para finalizar el año. CERIGUA, “Grupos civiles critican incremento de efectivos militares”, 1 de septiembre
de 2009. La creciente militarización se ha ido reflejando en la práctica en la apertura de destacamentos militares
cerrados hace años, el incremento de efectivos, la revitalización de viejas formas de militarización de civiles mediante
la conformación de juntas de seguridad ciudadana, entre otras. Prensa Libre, “Abrirán destacamentos militares en
Izabal, San Marcos y Quiché”, 17 de abril de 2009; y CERIGUA: “Juntas Locales de Seguridad actúan de forma ilegal”,
26 de julio de 2008.
14
UDEFEGUA: Informe preliminar de situación de defensores y defensoras de derechos humanos, enero –
abril 2009, Guatemala, mayo 2009.
2
dirigentes campesinos y los asesinatos e intentos de asesinatos principalmente de
sindicalistas.15
Este proceso ha desembocado en la situación actual, en la que están muy seriamente en juego
los avances en cuanto a la gobernabilidad, a la institucionalidad democrática, la mejora del
sistema de justicia, y el combate a la impunidad.
Ante esta situación, nuestras PREOCUPACIONES se centran en las siguientes:
- Que a consecuencia de la situación descrita, que caracteriza el contexto actual guatemalteco,
se desvíe la atención del escenario de extrema violencia que ocasiona la muerte diaria de
decenas de personas, entre ellas activistas y defensoras de derechos humanos en el país 16.
- Que se cancelen los tímidos avances en materia de justicia y lucha contra la impunidad,
principalmente los pasos dados con la puesta en marcha de la CICIG.
- Que se sigan cerrando los espacios de trabajo de los defensores y defensoras de derechos
humanos, que están siendo objeto de amenazas y ataques por parte de grupos de poder
paralelo y estructuras clandestinas de seguridad..
- Que esta frágil institucionalidad democrática dé pie a un incremento de la militarización en el
país y el empleo de la violencia.
Por ello, SOLICITAMOS a la Comunidad Internacional continuar prestando atención,
especialmente a:
-
-
Los esfuerzos de la justicia guatemalteca y de la CICIG que contribuyan al
esclarecimiento de casos pendientes de resolver relativos a graves delitos y violaciones
de derechos. En particular, respaldar los esfuerzos dirigidos a garantizar la
transparencia y el desarrollo de investigaciones independientes e imparciales, tanto del
asesinato del abogado R. Rosenberg y los hechos delictivos denunciados por éste,
como de crímenes anteriores que permanecen en la impunidad.
La necesidad de mantener la institucionalidad democrática, y de llevar a cabo
transformaciones en el sistema de justicia que posibiliten acabar con la impunidad.
El rechazo enérgico frente a intentos de militarizar más el país como opción para salir
de la crisis actual
La situación de defensoras y defensores de derechos humanos, expresando ante el
Gobierno de Guatemala la preocupación por su seguridad y protección.
Asimismo, ANIMAMOS a la Comunidad Internacional a acercarse activamente a defensores y
defensoras de derechos humanos, a organizaciones y otras expresiones sociales
guatemaltecas, con el objetivo de ofrecerles apoyo y protección en el marco de las Directrices
de la UE para la protección de defensores de derechos humanos, y de otros instrumentos y
mecanismos existentes para tal fin.
15
Ibid.
16
La Pastoral Social del Ixcán, en comunicado de 19 de mayo de 2009, informa sobre el asesinato de 9
personas en menos de un mes en el Ixcán. Junto a ellas, se han difundido denuncias de asesinatos y otros delitos,
contra sindicalistas y periodistas en el resto del país. En los meses enero hasta abril del presente año se han reportado
94 ataques contra defensoras y defensores de DDHH, mientras en todo el año 2008 se registraron 220 ataques;
véanse UDEFEGUA “Informe Preliminar de la Situación de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos, enero –
abril 2009”.
3
Descargar

Brigadas de Paz Internacionales