REFERENTES JURÍDICOS DE LA FLEXIBILIDAD CURRICULAR EN LA
EDUCACIÓN SUPERIOR EN COLOMBIA
Elaboró: Natalia Urrego T.
Grupo Interdisciplinario de Investigación en Currículo –GINIC-
0. INTRODUCCIÓN
El grupo interdisciplinario de investigación en currículo GINIC, ha venido realizando una
serie de encuentros, relacionados con el tema del currículo y la flexibilidad curricular, en
el marco de la investigación que actualmente adelanta: “La flexibilidad curricular en los
procesos de transformación curricular en la Universidad de Antioquia. Sede central.
1996-2006”
Como insumo para las reflexiones sobre la flexibilidad, dos miembros del grupo han
presentado los documentos “Currículo y Flexibilidad curricular. ¿Currículo: sendero o
territorio? escrito por el profesor Norbey García y “La flexibilidad curricular y el contexto
socioeconómico” elaborado por la profesora Maria Eugenia Upegui.
Algunas de las conclusiones generales de los documentos con relación al currículo,
son: éste es un concepto multicomprensivo y por tanto se debe entender más allá del
plan de estudios; y con relación a la flexibilidad, esta puede ser entendida como
cualificadora y facilitadora de los procesos educativos. Hoy se entiende como un
principio de la política de transformación curricular, que ha sido recogido tanto por la
Vicerrectoría de Docencia de la Universidad de Antioquia, como por autores de
reconocida trayectoria en el tema como Mario Díaz Villa.
La flexibilidad tiene sus primeras raíces en el ámbito económico, se enuncia como una
discusión necesaria y reflexiva al interior de la institución, permeada por el contexto
socioeconómico y político tanto a nivel local como transnacional. La flexibilidad tiene
varias manifestaciones a nivel académico-pedagógico y a nivel administrativonormativo.
El presente documento, pretende referenciar y describir los principales enunciados
jurídicos en materia de educación, en especial de la educación superior, con el fin de
encontrar en el discurso jurídico, esas manifestaciones observables y las no
observables de la flexibilidad, en especial las relacionadas con el currículo; reflexiones
que contribuyen a la delimitación o a la claridad del concepto.
Este documento se divide en 2 acápites centrales. En el primero, se esboza el
significado y alcances de la flexibilidad curricular, con la idea de precisar los principales
elementos y características de ésta expresión.

Para la escritura de este documento, la autora contó con la asesoría del profesor Diego Martínez Marulanda, de la Facultad de Derecho Y
Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia. Además en también están consignados los valiosos aportes de los miembros del grupo de
Investigación –GINIC
Abogada Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia.
1
En el segundo se expone la mirada jurídica de la flexibilidad curricular en la educación,
a través de cuatro numerales. El primero agrupa la normativa constitucional. El segundo
las leyes y decretos leyes. El tercero los actos administrativos y el cuarto algunas
normas de la Universidad de Antioquia.
En la parte final se proponen unos interrogantes a modo de conclusión y se deja a
disposición de los lectores, una adenda de temas referentes a la flexibilidad curricular,
que están relacionados con la normativa jurídica y que pueden ser asunto de análisis y
discusiones posteriores.
1. SINGNIFICADO Y ALCANCES DE LA FLEXIBILIDAD CURRICULAR
En este escrito se concibe el currículo como un sujeto en sentido gramatical, en tanto, la
flexibilidad se entiende como un adjetivo que puede calificarlo. Esta precisión implica
admitir, entre otras cosas, que en el ámbito educativo, pueden existir currículos
orientados hacia una formación más flexible y currículos que por el contrario, respondan
a un modelo educativo caracterizado por su rigidez y carencia de vínculos con el
entorno y con las tendencias pedagógicas modernas.
Para abordar el tema de los referentes jurídicos de la flexibilidad curricular, resulta
pertinente delimitar en primer lugar y de manera sucinta, las expresiones currículo y
flexibilidad, en orden a comprender el significado de la expresión currículo flexible.
El vocablo currículo está asociado con el proceso educativo. Dentro de este proceso se
pueden visualizar dos perspectivas básicas, así:


La primera, enfocada únicamente a la instrucción. En ella se concibe que la
educación se ocupa de la asimilación de un conocimiento específico para un
desempeño concreto.
La segunda, dirigida a la formación. Esta dirección permite abarcar a plenitud el
ámbito de lo humano del educando y del educador. Entendiendo ambos sujetos,
como mundos multidimensionales y complejos, como actores críticos y reflexivos
que trasciendan el plano de la mera instrucción, formados en principios y valores,
capaces de construir y de intervenir positivamente en la sociedad.
Es esta la intencionalidad de la perspectiva de la formación: trascender lo
meramente intelectual, sin renunciar a ello, para procurar la interacción del
hombre con el hombre y con la sociedad.
Si el currículo como ya se anotó, es una expresión del ámbito educativo, bien pudiera
entenderse entonces, como un dispositivo compuesto de elementos indisociables, que
nace de un proyecto de naturaleza cultural y educativa, y se desarrolla a través de un
proceso mediante etapas de diseño, planeación, ejecución, evaluación y mejoramiento.
En términos más concretos, el currículo es un espacio de enlace entre la teoría y la
práctica educativa, determinado por factores políticos, culturales, económicos y
sociales. (García, 2008:2-13).
2
Un error común entre la comunidad educativa, es asimilar el currículo con el plan de
estudios.
Pero cabe precisar, que el currículo no es una expresión limitada, sino
multicomprensiva, que incluye además del plan de estudios, un cuerpo de pensamiento
y reflexión teórico y filosófico, es decir, de ideas y principios que fundamentan la
organización del plan de estudios. También, está conformado por un entorno de
gestión, en donde se dirige y se adoptan decisiones sobre la estructura, la organización,
los sistemas de control, la planeación y la evaluación, aspectos que enmarcan el
currículo y que están inmersos en toda la estructura orgánica institucional.
En el ámbito educativo actual, el currículo se empieza a vincular necesariamente con el
tema de la flexibilidad, ya se había anticipado en la parte introductoria de este escrito,
que la flexibilidad puede ser entendida como una característica que califica el currículo y
facilita los procesos educativos. En el lenguaje cotidiano, su definición está vinculada
con acciones como doblarse, adaptarse, ajustarse. Es importante tener en cuenta que
en el ámbito educativo, esta facilidad para el cambio, para moverse, tiene que ver
también con la propiedad para no perder la esencia, a pesar de los vínculos con el
mundo de lo diverso. (García, 2008:15).
La flexibilidad como expresión que califica el currículo y facilita los procesos educativos,
trasciende el plano curricular y asume la actitud frente a sujetos que intervienen en
estos procesos, de tal suerte que puede señalarse que la flexibilidad está asociada con
el reconocimiento de las identidades y valores del otro, con el encuentro con el mundo
de lo diverso, de lo plural, en un ámbito en el que son reconocibles la tolerancia, la
discrepancia, el diálogo y la concertación. Específicamente se desenvuelve en un
ámbito de adaptación, apertura, innovación, desplazamiento de límites y de
diversificación.
Una última precisión sobre la noción de flexibilidad referida a la educación, remite al
reconocimiento de tres ambientes, que imponen la aceptación de nuevos actores en la
Educación Superior actual, en tanto se amplía el contexto en donde se ha de ubicar el
proceso educativo. Este documento se limitará a enunciar estos ambientes, ya que se
considera que otro será el espacio adecuado y oportuno que amerite el respectivo
análisis.
Siguiendo a Claudio Rama, el profesor García ubica esos actores en un espacio de
interacción, en donde emergen factores de lo público, lo privado y lo transnacional.
Continuando con el propósito de efectuar una mirada jurídica sobre el concepto de la
flexibilidad curricular en los términos aquí delimitados, vale la pena destacar dos
dimensiones, así:
 Dimensión académico-pedagógica
 Dimensión administrativo-normativa
Esa delimitación permite ubicar y analizar manifestaciones visibles de la flexibilidad
curricular en el discurso jurídico, desentrañar y reflexionar sobre las fórmulas de
realización de la flexibilidad que están implícitamente expresadas y que pueden ser
significativas para el entendimiento de la expresión objeto de estas consideraciones.
3
Dimensión académico-pedagógica:
De acuerdo con los documentos reseñados en este texto, la flexibilidad en el ámbito
académico, tiene que ver con la reorganización de las unidades académicas
─facultades, institutos y escuelas─, a partir de una propuesta de conocimiento integral
y articulado, que desestime un tejido académico fragmentado y unidisciplinario.
La flexibilidad implica entonces establecer múltiples relaciones, articular saberes,
conocimientos. En general, integrar y fomentar la investigación en búsqueda de nuevos
contextos de aprendizaje.
En el ámbito de lo pedagógico, la flexibilidad puede manifestarse a través de la
implementación de nuevas estrategias, de aprendizaje, por ejemplo, aprendizaje por
problemas y por proyectos. El impulso de la interdisciplinariedad y la posibilidad de la
doble titulación, entre otras, también son expresiones de la flexibilidad.
En la organización y distribución de la estructura curricular (Díaz, 2002: 71-84, 180), la
flexibilidad se inserta, a través de las diferentes posibilidades de acceso al
conocimiento, es decir, de las distintas rutas de aprendizaje, que a su vez encierran
opciones como:








Núcleos: Entendidos como un conjunto de áreas articuladas, en los cuales el
conocimiento y los problemas de las áreas, son insumos de retroalimentación.
Módulos: Son segmentos de contenido formal ligados a un aprendizaje
específico. La autoformación es una de las características de esta forma de
organización de la estructura curricular. Se integran temas y problemas.
Proyectos: Este tipo de organización de la estructura curricular, implica
articulación entre la investigación y la formación, se organizan a través de
grupos, que se reúne alrededor de un problema determinado.
Componente flexible: Junto al núcleo profesional o disciplinario conforman el
plan de estudios. El componente flexible incluye cursos complementarios, de
contextos, líneas de profundización, cursos electivos
Líneas de profundización: Son asignaturas que permiten al estudiante la
apropiación y aplicación de los conocimientos en un área específica, para
favorecer la transferencia de esa experiencia a otros campos
Cursos de contextualización: Asignaturas ofrecidas a estudiantes de todas las
carreras, están orientadas a ubicar la experiencia personal y universitaria en un
contexto histórico, socioeconómico, político, cultural, técnico o científico.
Cursos electivos. Libremente elegidos por el estudiante.
Formación por ciclos: Se organiza a través de programas cortos, pero
articulados, al tiempo que permita desarrollar un grado de competencias que
habilitan para el grado siguiente, brinda salidas en el campo laboral.
Estas rutas ofrecen múltiples posibilidades formativas, en las que el estudiante puede
acceder a un conocimiento determinado de manera autónoma y desarrollar
competencias en diferentes contextos. Esta circunstancia le permitirá al estudiante
mayor movilidad en el mundo laboral.
4
En el ámbito de lo pedagógico, la flexibilidad también coadyuva a la redefinición del
aula de clases en tanto se desestima como único espacio de encuentro, porque permite
la incorporación de nuevos espacios a ocupar por los sujetos intervinientes en el
proceso educativo; así mismo, la flexibilidad permite que entre educando y educador se
establezcan relaciones más horizontales.
Dimensión administrativo-normativa:
En el ámbito administrativo, la flexibilidad está asociada con la gestión y con la
estructura organizativa.
Son temas atinentes a este ámbito, por ejemplo, la descentralización de las
dependencias, -entiéndase unidades académicas- y la planeación y ejecución de micro
y macro proyectos interdisciplinarios. No sobra advertir, que este último ítem bien puede
ser desarrollado individual o conjuntamente por varias unidades académicas.
El ámbito administrativo, se ocupa además de la implementación de estándares de
calidad; del apoyo a los procesos de internacionalización de la institución y de nuevas
formas de financiamiento.
Finalmente, el aspecto normativo, de esta dimensión, incluye el conjunto de normas que
regulan la educación a nivel nacional, regional, local e interno.
En resumen, en las dos dimensiones que incluyen –lo académico, lo pedagógico, lo
administrativo y lo normativo- hay acciones primarias que contribuyen a la búsqueda y
realización de la flexibilidad, como proyecto académico y cultural en la educación
superior
Sin embargo, las manifestaciones advertidas en las distintas instancias, no constituyen
una enunciación exhaustiva, en tanto, no son las únicas.
Vale insistir, que el currículo es un concepto amplio, que va más allá del plan de
estudios y que está íntimamente conectado con la perspectiva formativa de la
educación. Esta es la razón por la cual, tiene sentido la afirmación del párrafo anterior.
2. MIRADA JURÍDICA DE LA FLEXIBILIDAD CURRICULAR EN LA EDUCACIÓN
SUPERIOR EN COLOMBIA1
En este apartado, se procura hacer una revisión de los principales textos normativos
que integran el ordenamiento jurídico colombiano, en materia de educación, con el
propósito de localizar los nódulos temáticos directos e indirectos, que puedan estar en
A sabiendas que la educación superior es un sistema complejo, que está regulado por un conjunto de normas jurídicas diversas, entre las que
se encuentran leyes, decretos leyes, decretos reglamentarios, resoluciones y acuerdos, es preciso advertir que el objetivo de este documento
es dar cuenta de las principales normas jurídicas que regulan el proceso educativo a nivel de pregrado en la educación superior.
Sin embargo, es necesario acudir a la revisión de alguna normativa complementaria de carácter imprescindible, como es el caso: ley 115 de
1994 - ley general de educación-; 70 de 1993, - por la cual se desarrolla el art. 55 transitorio de la Constitución Política- ; ley 119 de 1994, - por
la cual se reestructura el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, se deroga el Decreto 2149 de 1992 y se dictan otras disposiciones-; ley 749
de 2002, - por la cual se organiza el servicio público de la educación superior en las modalidades de formación técnica profesional y
tecnológica, y se dictan otras disposiciones – ley 962 de 2005, ─por la cual se dictan disposiciones sobre racionalización de trámites y
procedimientos administrativos de los organismos y entidades del Estado y de los particulares que ejercen funciones públicas o prestan
servicios públicos─.
1
5
relación con los distintos aspectos que sugiere la expresión flexibilidad curricular, tal
como quedó consignado en el acápite uno.
Sin pretender ser exhaustivos y concientes de que en gran parte de la normativa, no
aparece directamente la expresión aludida, se tomará como estrategia para reconducir
el análisis, categorías tales como: proceso educativo, cultura, formación integral,
enseñanza, aprendizaje, calidad en la educación, pertinencia, movilidad estudiantil,
interdisciplinariedad, integralidad, homologación de estudios, entre otras.
Se requiere hacer una precisión inicial, en cuanto la composición del espectro normativo
del país.
El ordenamiento jurídico colombiano, lo integran: las normas constitucionales, las leyes,
que normalmente se vierten en códigos, los decretos que tienen fuerza de ley (decretos
leyes y los decretos legislativos) y los actos administrativos que pueden ser de carácter
general o particular2.
Hacen parte de los actos administrativos: los decretos reglamentarios, las resoluciones
y las circulares, los acuerdos, expedidos por los distintos ministros, jefes de entidades
nacionales, departamentales y municipales, por los órganos de dirección de las
Universidades e Instituciones de Educación Superior. Así también las ordenanzas
expedidas por la Asamblea Departamental y los Acuerdos suscritos por el Concejo
Municipal.
Los diferentes tipos de normas están organizadas jerárquicamente. De acuerdo con su
ubicación dentro del espectro normativo, tienen mayor o menor peso jurídico.
Teniendo en cuenta la precisión anterior, para el efecto se dividirá esta sección en los
siguientes títulos:




La normativa constitucional
Las normas legales: leyes y decretos leyes3
Los reglamentos: Decretos reglamentarios
Normas internas: Estatutos y documentos directrices de la Universidad4
2.1. La normativa constitucional
La actual Constitución de Colombia es el producto de una exigencia política de la
colectividad nacional. Las nuevas realidades, no solo en materia social, sino los nuevos
modelos de organización de algunos Estados, llevaron a soñar a los distintos actores
El carácter general o particular de las normas, corresponde al número indeterminado o determinado de sujetos que son vinculados por la
norma.
3 Estos decretos denominados decretos con fuerza de ley, son expedidos por el presidente de la Republica y corresponden a dos modalidades:
cuando el Congreso faculta al Presidente para que los produzca y en este caso se llaman decretos leyes y cuando la Constitución autoriza
directamente al presidente se denominan decretos legislativos.
4 Se tiene en cuenta a modo de aproximación, el Estatuto Superior de la Universidad de Antioquia, Acuerdo Superior 1º de 1994. Sin dejar de
reconocer, la necesidad de extender el análisis, a otras normas o documentos de la Universidad, como el Estatuto de Extensión, de
Investigación, de Administración y el Plan de Desarrollo Institucional 2006-2016, y de otras tantas normas, Acuerdos Resoluciones y Estatutos
de la Universidad de Antioquia, así como de otras universidades o centro de educación, y que por la envergadura, serán abordadas en
estudios posteriores.
2
6
políticos con una organización diferente; a soñar con una nación más incluyente y más
sensible respecto a la diversidad étnico-cultural, a la pluralidad existente en Colombia y
al reconocimiento de nuevos principios como el democrático y de libertades en la
enseñanza, en el aprendizaje, en la cátedra, en la investigación, entre otras.
La Constitución es un punto de referencia en los debates sobre los asuntos públicos. La
educación es un asunto de esta índole, por esta razón es necesario emprender el
estudio de este texto jurídico, lo que nos permite además, develar en el discurso
constitucional, los elementos asociados directa o indirectamente con el proceso
educativo y vinculados a la flexibilidad curricular.
Para emprender esta mirada, resulta procedente agrupar en dos categorías los artículos
de la preceptiva constitucional, que a primera vista y sin pretender ser exhaustivos,
puedan establecer conexiones con el concepto de flexibilidad curricular en los términos
anteriormente señalados.
Una primera categoría corresponde al articulado programático. Entendiéndose por
programático, aquel conjunto de disposiciones dogmáticas que marcan el rumbo
axiológico: valores supremos, postulados ideológicos sobre los fines y las visiones del
Estado. Es la parte de la Constitución en donde se consagran las reglas y los principios.
La segunda categoría está constituida por una serie de disposiciones de carácter
orgánico, que cumplen una función instrumental respecto al cumplimiento de los
dogmas señalados anteriormente.
Se entiende por criterio orgánico, aquel conjunto de expresiones normativas que se
ocupan de organizar el poder en los diferentes órganos de las ramas del poder y
aquellos de carácter autónomo e independiente, de asignar competencias y funciones a
los distintos órganos y entes estatales. Este escrito se ocupa de aquellos órganos que
cumplen cometidos propios o relacionados con el proceso educativo.
2.1.1. Articulado programático: Valores supremos que sobre la educación se
promueven en la nueva constitución
Este punto se ocupa en primer término, de revisar el preámbulo y los artículos de la
Carta Política 1°, 2°, 7°, 8°, 9°, 16, 26, 27, 44 y 45. Aunque algunas de estas
disposiciones normativas se refieren de manera indirecta al proceso educativo, es de
anotar que cumplen una función ordenadora y fundamentadora, que permite demarcar
el ámbito operativo de este proceso.
En segundo término, se asume el estudio de los artículos 67, 68, 69, 70 y 71,
presupuestos normativos, directamente asociados con el contexto educativo.
En el preámbulo de la Constitución Política de Colombia, hay un reconocimiento al
principio rector de la integración del pueblo de Colombia con la comunidad
latinoamericana. En el marco de acción del Estado, están consignados una gama de
principios, tales como el democrático y el participativo, y señalados unos propósitos
entre los que se encuentra la educación, porque se determina el deber de asegurar el
conocimiento, a los integrantes del país.
7
Otros artículos que complementan los propósitos mencionados son el 1º, 2º, 7º, 8º,
9º,16, 26, 27, 44 y 45.
De los factores constitucionales pertinentes al articulado programático y asociados a la
flexibilidad, hay varias situaciones primordiales que se deben resaltar:
-Por un lado está el reconocimiento expreso de nuevas realidades influyentes en el
contexto educativo y por ende en el conocimiento. Realidades, que se pueden nombrar
así:





La cláusula general en la que se propone que Colombia es un Estado Social de
Derecho. Artículo 1°.
La organización como república democrática, participativa y pluralista. Artículo
1°.
La protección de la diversidad étnica y de la riqueza cultural de la Nación.
Artículo 7 y 8.
La Obligación del Estado de impulsar la integración latinoamericana y del Caribe.
Artículo 9.
El reconocimiento de garantías y libertades, como el libre desarrollo de la
personalidad. Artículo 16. Las libertades de enseñanza, aprendizaje,
investigación y cátedra. Artículo 27.
-Por el otro, está la incorporación y desarrollo en la Constitución actual, de la expresión
educación, bajo los siguientes presupuestos:



Consagración como derecho fundamental de los niños. Artículo 44,
Consagración del derecho de los adolescentes a la formación integral. Artículo
45,
Definición de la educación como derecho de la persona y como servicio público
que cumple una función social. Artículo 67.
El reconocimiento de estas nuevas situaciones, ha implicado necesariamente, un
contraste con los alcances de la concepción de educación consagrada en la anterior
Constitución; además, se desprenden consecuencias importantes en el contexto de lo
educativo, que nutren la reflexión sobre la flexibilidad curricular.
En primer lugar, el reconocimiento de Colombia como un Estado Social de derecho,
significa la inclusión de nuevas finalidades y obligaciones del Estado, de las entidades o
instituciones públicas y de los particulares que cumplen funciones públicas. Significa
una nueva forma de abordar lo público, a través de parámetros en donde prevalece el
interés general, los derechos fundamentales y las diferentes libertades, garantizadas en
la Constitución.
En el ámbito educativo, significa además, enmarcar el proceso educativo en una serie
de compromisos con la Nación. En cuanto este proceso no puede concebirse
aisladamente, pues, bajo el nuevo modelo de Estado la educación tiene el compromiso
de contribuir con la solución de las necesidades primordiales del país. Por lo tanto,
8
implica que los procesos educativos deben estar en sintonía con el entorno nacional, en
lo económico, lo político, lo social, lo cultural, lo ambiental.
En segundo lugar, el señalamiento de principios como el democrático, el participativo y
el pluralista, así como la protección de la diversidad étnica y cultural, implican por un
lado la democratización del Estado y de la sociedad, la inclusión y reconocimiento
constante en el debate público de las necesidades y particularidades de los actores
sociales, de grupos sociales minoritarios, mediante el fomento de la participación
efectiva, en los procesos en donde se toman las decisiones que afectan a todos. El
reconocimiento de nuevos actores, sujetos de lo público, se refleja de una manera
especial en la educación. Significa que el proceso educativo debe desarrollarse de tal
forma que se integren las nuevas realidades de los diferentes actores.
Por otro lado, es aceptar la diversidad étnica y cultural que caracteriza el pueblo de
Colombia y en consecuencia la necesidad de que el proceso educativo reconozca y
enfrente con mecanismos apropiados, la diversidad y la pluralidad.
En tercer lugar, en la Constitución se resaltan una serie de libertades, asociadas con el
desarrollo de la personalidad, con el proceso educativo, esto es con la enseñanza, el
aprendizaje, la investigación, la cátedra. Estas libertades, y otras tantas, inciden en la
cosmovisión del proceso educativo, en especial en el currículo. Son criterios de
reflexión latentes que deben estar presentes en los proyectos curriculares, pues son un
llamado directo al reconocimiento de las múltiples formas de ser de los sujetos que
intervienen en este proceso.
En cuarto lugar, se señaló el asunto de la integración del país en la comunidad
internacional, en especial con la latinoamericana y del Caribe, enunciada en el
preámbulo.
En el acápite de los significados y alcances de la flexibilidad curricular, se mencionó la
integración del conocimiento, el intercambio de programas y la movilidad de estudiantes
y de profesores, a escala nacional e internacional, como una de las manifestaciones de
la flexibilidad en la dimensión académica-pedagógica. Pues bien, la misma Carta
Política reconoce la necesidad de la conexión del país con los otros países de la región
y la estipula como una de las obligaciones de la comunidad política y de la educación
como proceso dinamizador del desarrollo en el país.
Otro de los asuntos resaltados anteriormente, es la redefinición o reconceptualización
del ámbito de lo educativo, con respecto a la Constitución anterior.
La Constitución actual dota de importancia sustancial a la educación. Incorpora,
desarrolla e instituye novedosos calificativos al vocablo educación. La eleva a derecho
de las personas, incluso de rango fundamental en los niños y reconoce además la
formación integral en los jóvenes.
Por medio de la educación, el Estado facilita la participación de todos en las decisiones
que los afecten y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la nación,
tal como está estipulado en el artículo 1º.
Como puede observarse, las nuevas realidades y reconocimientos plasmados en la
Carta Política impactan el ámbito de lo educativo, como asunto público. Esta situación
9
se manifiesta aún más, al abordar los artículos de la Constitución que directamente
regulan y reconocen la educación, como son los artículos 67, 68, 69, 70 y 71,
disposiciones directamente vinculadas al contexto de la educación y al fomento de la
cultura.
El artículo 67 superior, define la educación, su alcance y regulación en los siguientes
términos:
“La educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella
se buscan el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la
cultura.
La educación formará colombianos en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y
en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la
protección del ambiente.
El Estado, la sociedad y la familia son responsables de la educación, que será obligatoria entre los cinco
y los quince años de edad y que comprenderá como mínimo, un año de preescolar y nueve de
educación básica.
La educación será gratuita en las instituciones del Estado, sin perjuicio del cobro de derechos
académicos a quienes puedan sufragarlos.
Corresponde al Estado regular y ejercer la suprema inspección y vigilancia de la educación con el fin de
velar por su calidad, por el cumplimiento de sus fines y por la mejor formación moral, intelectual y física
de los educandos; garantizar el adecuado cubrimiento del servicio y asegurar a los menores las
condiciones necesarias para su acceso y permanencia en el sistema educativo.
La nación y las entidades territoriales participarán en la dirección, financiación y administración de los
servicios educativos estatales, en los términos que señalen la Constitución y la ley”.
En este artículo se puede observar un conjunto de directrices y de postulados que
marcan un rumbo diferente al proceso educativo, con el cual se establecen distancias
significativas con respecto a la Constitución del 1886, que se consignarán
explícitamente en el punto 2.1.3.
En los términos delimitados por el constituyente, la educación debe atender asuntos
como el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica y demás valores culturales.
Por lo tanto, la educación debe estar en sintonía con las nuevas formas que permitan el
acceso y la transmisión de estos valores culturales.
Al establecer como objetivos esenciales, el mejoramiento cultural, el desarrollo científico
y tecnológico y la protección al medio ambiente, el constituyente opta por una línea que
está en consonancia con la formación y en consecuencia, muestra una aproximación
inocultable hacia la flexibilidad.
Aunque en este artículo de la Constitución no se menciona explícitamente que el
proceso educativo debe ser abierto y flexible, así puede entenderse, si se realiza una
interpretación sistemática, en la cual se incorporen alrededor del artículo 67, artículos
como el 27, que consagra las libertades de enseñanza, aprendizaje investigación y
cátedra.
En la misma dirección ha de tenerse en cuenta el artículo 71, que estipula la libertad en
la búsqueda del conocimiento y la expresión artística.
10
Estas libertades expresamente establecidas en la Constitución, permiten pensar que el
constituyente ha optado por una definición de la educación que tiende hacia la
flexibilidad.
Por ello, el cumplimiento de uno de los principales objetivo de la educación, que es el
acceso al conocimiento y la ciencia, debe entenderse como una práctica, enmarcada en
las libertades ya mencionadas5. Lo que permite pensar en una educación más enfocada
hacia parámetros de flexibilidad.
En el artículo 68, se señala el derecho que tienen los grupos étnicos a una formación
que respete y desarrolle su identidad cultural y la erradicación del analfabetismo y la
educación en la personas con limitaciones físicas o con capacidades excepcionales.
El reconocimiento expreso, de las necesidades de los grupos étnicos, por lo menos en
materia educativa permite concebir la educación, como un proceso más incluyente e
integrador. Más abierto a los distintos sujetos que intervendrán en el proceso6.
Como el tema que nos ocupa es la flexibilidad curricular, y de acuerdo como se ha
planteado, el currículo es un asunto multidimensional y en él incide el entorno, por ende,
los presupuestos sobre la educación, el modelo, el enfoque, el carácter, los fines y
propósitos de la educación, impactan el desarrollo curricular de los programas.
En materia de Educación Superior, las universidades gozan de autonomía. La
Constitución de 1991 reconoció en su artículo 69 esta garantía, como potestad de las
universidades de darse sus propias directivas y regirse por sus propios estatutos, de
acuerdo con la ley.
Las actividades, la estructura y organización de los programas académicos, son
ejercicios de índole interna en las universidades. Las transformaciones curriculares de
los programas hacen parte de estas actividades académicas.
Por este motivo, el tema de la autonomía universitaria debe por lo menos enunciarse en
una reflexión como la aquí planteada.
La autonomía de las universidades es un presupuesto facilitador de los proyectos de
estas Instituciones de Educación Superior. La flexibilidad es una tendencia moderna
que poco a poco se ha ido incorporando en los proyectos y actividades académicas,
pero también se concibe en algunas oportunidades, como una imposición de las
autoridades del gobierno, en cuanto a las condiciones de calidad en los programas,
necesarias para la consecución, por parte de las diferentes dependencias y de la
institución, del registro calificado.
Es preciso advertir, que la noción de libertad jurídica, es una noción que no coincide con la libertad filosófica, si se entiende el derecho como
una regulación intersubjetiva del comportamiento humano. El derecho ante todo, cumple una tarea de organización y de estructuración de la
vida en comunidad, lo que implica inexorablemente la regulación o limitación de la libertad. El modelo de Estado en el que se inscribe la
Constitución de 1991, revela la antinomia de dos valores, la libertad y la igualdad, y ese juego dialéctico, estará matizado, por la lectura y la
comprensión en primer lugar que el legislador y los jueces, elaboren sobre la constitución que es la Norma Suprema.
En cuanto, a la libertad de aprendizaje, parece referirse más al acceso de los sujetos a la educación, que a la libre determinación de los
contenidos por parte del dicente, puesto que, “lo que el estudiante necesita”, es una expresión que conduciría a la anarquía si no hubiese una
autoridad que determinara los alcances de esa necesidad.
6 Si se acepta que el Estado Social de derecho, es una superación del Estado de derecho liberal, y que ambos modelos, se estructuran en
torno a un régimen democrático, siendo el Estado Social de Derecho, a fin a la democracia participativa, es innegable, que la noción de
flexibilidad está presente, en ambos modelos, siendo quizás, mucho más viable en el que prohíja la democracia participativa
5
11
Es bueno, por tanto repensar el tema de la autonomía de las universidades. Entablar
reflexiones encaminadas a comprender qué tanta autonomía académica tiene la
Universidad actualmente, para proyectar la flexibilidad en sus currículos, atendiendo a
sus necesidades internas, a las reflexiones y discusiones de la comunidad académica y
no a las manifestaciones del Ministerio de Educación7.
Por su parte, los artículos 70 y 71, contemplan todo lo relacionado con el compromiso
social del estado de promover y fomentar el desarrollo cultural del pueblo de Colombia:
“El Estado tiene el deber de promover y fomentar el acceso a la cultura de todos los colombianos en
igualdad de oportunidades, por medio de la educación permanente y la enseñanza científica, técnica,
artística y profesional en todas las etapas del proceso de creación de la identidad nacional.
La cultura en sus diversas manifestaciones es fundamento de la nacionalidad. (...) El Estado promoverá
la investigación, la ciencia el desarrollo y la difusión de los valores culturales de la nación”.
“La búsqueda del conocimiento y la expresión artística son libres. Los planes de desarrollo económico y
social incluirán el fomento a la ciencia y, en general a la cultura.
Del articulado programático de la Constitución, hasta aquí referido, se puede concluir
preliminarmente, que dentro de los propósitos, fines, definiciones, principios y
libertades, presentes en este texto, subyace la posibilidad de estructurar un modelo
educativo más abierto, más reconocedor de la pluralidad y diversidad étnica y cultural
del país, y de principios como el democrático y participativo. En términos generales, se
trata de un modelo educativo potencialmente flexible.
La Constitución influyó a tal punto el ámbito de lo educativo que fue necesario
reestructurar íntegramente la educación. A partir de la expedición de la Carta Política,
se promulgaron las principales normas sobre educación, la ley 30 de 1992, la ley 115 de
1994, la ley 119 de 1994 y otras. Bajo el presupuesto de afrontar los nuevos retos que
en materia educativa trazaba el texto político fundamental8.
2.1.2. Articulado Orgánico: Normativa que se ocupa de las competencias para el
desarrollo y ejercicio de las distintas funciones relacionadas con el proceso
educativo
Para ahondar aún más en el desarrollo constitucional del proceso educativo, en
búsqueda de los factores que inciden en los nuevos planteamientos alrededor de la
educación, como lo es la flexibilidad, se enuncia a continuación, el articulado orgánico
que estipula los entes encargados de reglamentar el ámbito de lo educativo, así como
sus facultades y competencias.
La discusión y las reflexiones sobre el tema de la autonomía universitaria, sus alcances, limitaciones y su relación con la flexibilidad serán
tema comprensivo de otro escrito.
8 “La nueva Constitución colombiana, pareciera optar por un cambio en el rumbo de lo que hasta hoy ha prevalecido como seguridad jurídica.
Este intento significa nada menos que una nueva propuesta sobre las líneas que han de definir y fundamentar la legitimación del poder político.
“Una revisión del proceso de formulación del nuevo instrumento jurídico nos señala elementos de análisis tan significativos como la
convocatoria, en la cual incide la expresión de nuevas fuerzas de opinión; la integración plural de la Asamblea Nacional Constituyente, que
marca un hito esperanzador en lo que parece la iniciación real y definitiva de un proceso de apertura política; los procedimientos y las fórmulas
que permitieron la elaboración del nuevo texto constitucional donde prevalecen los acuerdos y los consensos de marcado interés
suprapartidista”, al respecto ver Martínez Marulanda, Diego, La nueva Constitución más allá de la legalidad, s.d.
7
12
Como ya se mencionó, la educación es un servicio público que tiene una función social.
El calificativo de ser un servicio público genera la consecuencia directa de que su
regulación e inspección debe estar en cabeza del Estado.
Esta situación, implica además, que necesariamente las decisiones que se tomen en las
instituciones en cuanto al proceso educativo, deben estar soportadas en normas9. Estas
normas gozarán de un nivel jerárquico superior, al tratarse de leyes o decretos leyes
según el artículo 150 numerales 8, 10, 19 y 23, de la norma fundamental, en donde
están señaladas las funciones y competencias del Congreso de la República en materia
legislativa.
Las facultades del Congreso de acuerdo con los numerales ya citados, son:




El Congreso debe expedir las normas por medio de las cuales el gobierno ejerce las
facultades de inspección y vigilancia. Artículo 8,
Revestir al presidente de la república hasta por seis meses de facultades
extraordinarias para expedir normas con fuerza de ley. Artículo 10,
Le corresponde regular la educación. Artículo 19, y
Crear las normas que rijan la prestación de los servicios públicos. Artículo 23.
En el mismo texto político el constituyente dotó de precisas facultades al Presidente de
la República, como Jefe de Estado, Jefe de Gobierno y Suprema Autoridad
Administrativa. De acuerdo con los numerales 11, 21, 22 y 26 del artículo 189, el
presidente tiene:

La potestad reglamentaria, mediante la expedición de decretos, resoluciones y
órdenes necesarios para la cumplida ejecución de las leyes.
 Las competencias en materia de inspección y vigilancia de la enseñanza y en materia
de servicios públicos y sobre instituciones de utilidad común.
Se destaca del articulado orgánico, por una lado que dentro del actual ordenamiento
jurídico, la educación es una materia exclusiva del legislador, es decir, que su
regulación debe hacerse por medio de leyes. Por otro lado, que el presidente tiene
también potestades con relación a la educación, en cuento a la reglamentación de las
leyes que en materia educativa dicte el Congreso. Una de las principales materias es la
inspección y vigilancia de la educación.
2.1.3. Dos consideraciones puntuales
A continuación, se plantean dos puntos de reflexión:
La educación en la Constitución de 1886 y
la de 1991 y Límites de la flexibilidad consagrados en la Constitución.
Además del Congreso de la República y del Presidente, la Constitución Política, señala algunas funciones en materia de lineamientos
políticos de la educación, a las Asambleas Departamentales y los Consejos Municipales: Artículo 300 numeral 10 “Corresponde a las
Asambleas Departamentales mediante ordenanzas regular, en concurrencia con el municipio, el deporte, la educación y la salud en los
términos que determina la Ley”.
9
13
2.1.3.1. Primera consideración:
En la Constitución de 188610, texto que precedió a la actual Constitución, en ninguna
parte está explicitado el tema de la educación, ni tampoco, está consignada la
enseñanza como un derecho. En artículos como el 41 de la Constitución de 1886, por
ejemplo, solo se hace alusión a la libertad de enseñanza y a la gratuidad de la
enseñanza primaria en las escuelas del Estado.
En igual sentido el numeral 1211 del artículo 120 del texto de 1886, señala como una de
las facultades del Presidente de la República, en su calidad de Jefe de Estado y
Suprema Autoridad Administrativa, la reglamentación, dirección e inspección de la
instrucción pública nacional12. (Subrayas fuera del texto).
Es de anotar que sólo hasta el año 1980 se concibió la educación de un modo más
amplio, se le dotó del carácter de servicio público y se incorporaron una serie de
principios que amplían significativamente el ámbito de lo educativo, trascendiendo la
mera enseñanza e instrucción. Esta situación se planteó en el decreto 80, por medio del
cual se organizó el sistema de educación post-secundaria.
No obstante, a pesar de la expedición de este decreto, no cabe duda que el lenguaje de
la Constitución actual frente al tema educativo enriquece y proyecta este cometido
estatal, de tal suerte que permite que la educación, no la enseñanza, sea considerada
como un proceso integral, bipolar, inserto en el universo cultural y cabalmente
actualizado con las tendencias vigentes. Con un elemento muy importante: su
consagración en el texto constitucional y no en una ley o en un decreto.
Este lenguaje es compatible con las expresiones o significaciones de la flexibilidad
curricular, mencionadas en el acápite uno.
En síntesis, los aspectos más contrastantes con respecto a la educación, que
expresamente señala la Constitución de 1991, frente a la Constitución de 1886, son
(Chádid y Hernández, 1993: 2):









La educación como objeto fundamental del Estado
La educación como derecho
El derecho al desarrollo de la propia personalidad
La participación del educando y de la comunidad educativa en la dirección del proceso
educativo
Reconocimiento pluricultural de la nacionalidad
Las libertades en el ámbito educativo: enseñanza, aprendizaje, cátedra e investigación,
La autonomía universitaria
La inspección y vigilancia por ministerio de la ley
La responsabilidad de la educación en manos del Estado, la sociedad y la familia
Mediante plebiscito de 1957, se adopta la Constitución de 1886, y todas sus reformas a la fecha. Esta Constitución estuvo vigente hasta el 6
de julio de 1991.
11 Este numeral se corresponde al texto Constitucional de 1986, en el texto de 1968, el numeral del artículo 20 es el 13.
12 Subrayas fuera de texto. Se pretende llamar la atención sobre la forma como en dicha Constitución se hace alusión al tema educativo. El
enfoque está dirigido a la enseñanza y a la instrucción como un ejercicio unilateral, o si se quiere monológico, no interactivo.
10
14
2.1.3.2. Segunda consideración:
Sin perjuicio de que la flexibilidad curricular pueda ser objeto de inconvenientes o
restricciones de manera directa o indirecta, a través de disposiciones jurídicas de rango
inferior a la Constitución, como es el caso especifico de la autonomía universitaria13, se
aborda en esta consideración la incidencia directa que tiene una de las manifestaciones
de la flexibilidad en el currículo.
El tema se refiere a la regulación del ejercicio de las profesiones y el contraste con la
formación por ciclos propedéuticos.
La actual Constitución, en el artículo 26, trae una disposición relacionada con este
ejercicio, así:
“Toda persona es libre de escoger profesión u oficio. La ley podrá exigir títulos de idoneidad.
Las autoridades competentes inspeccionarán y vigilarán el ejercicio de las profesiones. Las
ocupaciones, artes y oficios que no exijan formación académica son de libre ejercicio, salvo
aquellas que impliquen un riesgo social”.
En diferentes normas, ya por medio de ley o por medio de decretos reglamentarios, se
han regulado algunas de las profesiones que implican un riesgo social, tales como: el
ejercicio de la medicina, la enfermería, la contaduría, la abogacía, la administración de
empresas, la ingeniería, entre otras.
Estas regulaciones inciden necesariamente en la estructuración del plan de estudios, en
lo relativo a las prácticas formativas y al tiempo en el que se desarrolle el proceso
formativo de quienes más adelante se desempeñarán en estas profesiones.
Una de las manifestaciones de la flexibilidad en el ámbito de lo pedagógico,
anteriormente enunciadas, es la formación por ciclos propedéuticos. La regulación de
las profesiones ya enunciadas, limita en principio la implementación de este tipo de
expresiones.
La formación por ciclos implica programas desarrollados en periodos cortos y con
estructura curricular que permita posteriormente retomar los otros ciclos, hasta lograr
llegar al profesional. Este tipo de formación fue pensada principalmente para la
educación tecnológica, lo que obliga a pensar con cautela su extensión a otros campos,
como la medicina, la enfermería, el derecho, la contaduría, entre otras, en las cuales se
requiere un mínimo de tiempo y una formación específica, para el ejercicio de la
profesión.
Constituye de esta manera, un punto de discusión, frente a la implementación de la
formación por ciclos en las carreras consideradas de riesgo social.
2.2. Leyes y decretos leyes relacionados con la educación en Colombia
En este punto, se pretende enunciar y describir las principales disposiciones normativas
que regulan aspectos relacionados con la educación. Se recogen normas como el
13
Al respecto ver la nota de pie de página No. 7.
15
decreto ley 80 de 1980, como una de las manifestaciones primigenias de la flexibilidad,
a continuación se comentan las expresiones normativas posteriores a la Constitución de
1991, como la ley 30 de 1992, la ley 115 de 1994, leyes sobre el reconocimiento en el
proceso educativo, de las necesidades de los diversos sujetos, ley 119 de 1994, la ley
749 de 2002, la ley 1188 de 2008 y en materia administrativa se esboza la ley 962 de
2005.
2.2.1. Manifestaciones legales primigenias14 de la flexibilidad en la Educación
Superior
Como se ha pretendido esbozar a lo largo de este documento, el discurso jurídico
también es un factor que incide, limita o recoge el discurso pedagógico de un modelo
educativo encaminado hacia la formación flexible.
Este aparte se ocupa de esbozar y describir los principales enunciados jurídicos del
decreto 80 de 1980, que han incidido en la configuración de un modelo educativo con
tendencia hacia la flexibilidad.
El decreto 80 de 1980 fue expedido por el Presidente de la República, con fundamento
en las facultades constitucionales y las conferidas en la ley 8 de 1979. Si bien este
decreto se expidió antes que la Constitución de 1991, por medio de esta norma se
organizó la educación post-secundaria, como sistema educativo15.
En algunos apartes de la norma que a continuación se expone, se visualizan
manifestaciones de la flexibilidad curricular o al menos indicios de la incorporación de
un modelo educativo más flexible.
Esta norma significó un gran avance en materia educativa: Se establecieron los
caracteres más importantes de la Educación Superior; se delimitaron las principales
funciones, propósitos, actividades y deberes.
A partir de la expedición de esta norma, la Educación Superior se refuerza como
sistema. Se observará que una de las características de este sistema es su tendencia a
la apertura.
Dentro de los deberes de la Educación Superior, en los artículos 3º, 4º y 5º del decreto
mencionado, se señalan los siguientes:


Promover el conocimiento
Reafirmar los valores nacionales
La discusión respecto a las normas que regulaban la educación antes de la Constitución de 1991, queda abierta. Por ahora se ha
pretendido hacer el análisis desde el decreto 80 de 1980, en cuanto el objeto es la educación superior. Vale la pena rescatar, sin embargo, la
existencia de otras normas relacionadas con la educación, proyectadas o pensadas bajo un modelo educativo, abierto. En estas normas se
puede incluir las disposiciones no derogadas del decreto ley 1767 de 1990, este Decreto se reconoce como el Estatuto de Ciencia y
Tecnología, expedido, con fundamentos en las facultades extraordinarias, conferidas al presidente. También se pueden incluir el decreto que
derogó algunas de sus disposiciones, el 585 de 1991. Estos Decretos están asociados a la educación, en tanto refuerzan el ámbito de la
investigación, aunque en aspectos más de organización de los consejos encargados.
15 El decreto 80 de 1980, fue derogado por la ley 30 de 1992. Este decreto desarrolla la educación denominada para ese entonces
postsecundaria. Antes de la expedición de este decreto, la educación superior estaba regulada por normas como la ley 48 de 1945, el decreto
legislativo 277 de 1958, el decreto 970 de 1970, normas que estaban articuladas a una ley más general en materia de educación, ley 39 de
1903.
14
16




Expandir las áreas de conocimiento
Incorporar integralmente los colombianos, a los beneficios artísticos, científicos y
tecnológicos
Suscitar el espíritu crítico, a través de la vinculación entre investigación y docencia
Reelaborar permanentemente y con flexibilidad, nuevas concepciones de
organización social
El mismo decreto ley consagra que la Educación Superior tiene carácter de servicio
público, universal y democrático.
Con respecto a la investigación, dispone que ésta es una actividad fundamental dentro
de la Educación Superior, orientada a generar conocimiento, técnicas y artes.
Se afirma además, en los artículos 8º y 9º, que la investigación fundamenta, reorienta y
facilita el proceso de enseñanza y aprendizaje.
En el sistema de educación superior, configurado en este decreto, hay una clara
tendencia hacia: la interconexión y armonización de todos los niveles educativos, la
conexión de la educación con otros sectores y el contacto con la comunidad
internacional. Confróntese, artículo 22.
En este sistema la Educación Superior, constituye el nivel posterior a la educación
media y tiene dentro de sus propósitos, continuar con la formación integral del hombre
como persona culta y útil a la sociedad. Es necesario advertir que el decreto llama la
atención sobre la importancia de que ese nivel superior de la educación, incida en los
niveles de educación precedentes, estableciendo conexiones sólidas entre sectores
básicos de la actividad nacional y entre este nivel de educación y los demás niveles,
para contribuir a su desarrollo.
En el sistema de educación consignado en el decreto 80 de 1980, se incorporan nuevos
esquemas de pensamiento, que han significado transformaciones importantes en los
alcances y concepciones de lo educativo, por ejemplo, en cuanto a la ampliación de las
oportunidades de acceso y a la incorporación al sistema de nuevos sujetos.
Concebir la educación superior como un sistema con tendencia hacia la apertura y
deslinde de algunas fronteras es una novedad, e implica una apertura, según los
artículos 6 y 22, en los siguientes términos:
 Apertura a todas las fuerzas sociales, comunicadas con todos los pueblos del mundo
 Vinculo con todos los adelantos de la investigación científica y de le tecnología
 Ampliación de oportunidades de acceso
 Reconocimiento de nuevos sujetos en el proceso educativo: miembros de zonas
urbanas y rurales marginales del desarrollo económico y social y comunidades
indígenas
 Descentralización educativa: Disposiciones de recurso humano y tecnológico, para
que diversas zonas puedan atender sus necesidades.
17
Aunque cabe aclarar, que el reconocimiento presupuestado en la norma no engloba
todas las tipologías representativas de Colombia, pues no incluye las comunidades
afrocolombianas.
Otro de los objetivos trazados en la norma, es el de “facilitar las transferencias de
alumnos de los diferentes programas y modalidades educativas” artículo 22 literal k.
Este objetivo lleva a pensar en la estructura de un sistema de educación superior
abierto y con el reconocimiento de la flexibilidad.
En general, se puede decir que las expresiones normativas aquí enunciadas han sido la
cuota inicial de un nuevo panorama educativo. Tanto es así que, muchas de las
manifestaciones allí consignadas se incorporaron en las discusiones de la Asamblea
Nacional Constituyente y en efecto, su espíritu quedó impregnado en la Constitución
1991 y se recogieron incluso, en el desarrollo legal posterior, a través de normas como
la ley 30 de 1992, la ley 115 de 1994, entre otras.
2.2.2. Desarrollo legal vigente de la Educación
Un vistazo a la dinámica de la implementación y consecuente aplicación de la
flexibilidad curricular, necesariamente remite al estudio de las normas que regulan los
aspectos fundamentales de la educación.
Este conocimiento permite puntualizar, clarificar y obtener una visión más amplia del
alcance y del impacto, de la flexibilidad en materia de procesos educativos.
Se reconoce, que el análisis de una norma, soporta dos tipos de lecturas, que a
continuación se enuncian, sin que ello implique un orden riguroso.
En la primera lectura, únicamente se capta lo que expresamente señala el legislador,
cuando regula derechos, obligaciones, sanciones y además, diseña la estructura
operativa de las entidades competentes para aplicar y ejecutar la norma.
La segunda, es una lectura que permite visualizar las intencionalidades, los intereses,
las necesidades, que motivaron al legislador para originar una norma. Esta lectura
permite comprender de una manera más completa el sentido, la razón de ser, el Thelos
de la norma.
Los enunciados legales contenidos en las leyes 30 de 1992 y 115 de 1994, que a
continuación se exponen, se abordan procurando el ejercicio de las dos lecturas.
2.2.2.1. Ley 30 de 1992
Como ya se había indicado anteriormente, el decreto 80 de 1980 marca una pauta
importante respecto de la nueva concepción de educación y en especial de la
educación superior. A partir de este decreto se empieza a concebir un nuevo modelo
educativo, bajo el presupuesto del sistema educativo y tal como se justificó, este
sistema puede concebirse como abierto.
Este sistema se desarrolla posteriormente con el mismo espíritu en la ley 30, pero con
la delimitación de asuntos mucho más puntuales, como el caso de la organización
18
presupuestal y en general de la organización de las Universidades y de las otras
Instituciones de Educación Superior.
La 30 de 1992, se ocupa de los siguientes temas de la educación superior:
 Definición de Educación Superior. Artículo, 1º, 2º
 Propósitos. Artículos 4º y 5º
 Objetivos. Artículo 6º
 Enuncia los campos de acción y programas académicos. Artículos. 7º, 8º 9º, 10 11,
12, 13, y 14
 Establece cuales son las instituciones de Educación Superior. Artículos 16, 17, 18, 19,
20, 21, 22, 23
 Posibilita la educación abierta y a distancia. Artículo 15
 Dispone el ámbito de la autonomía universitaria. Artículo 28 y de las Instituciones
universitarias. Artículo 29
 Regula las funciones de inspección y vigilancia. Artículos, 31, 32 y 33
 Crea organismos con funciones en el ámbito de la educación superior, regula las
funciones del ICFES, instituye los sistemas nacionales de acreditación y de
información. Artículos 53, 55, 56. Sistemas de universidades estatales u oficiales,
Artículo 81
 Establece la organización y características de las universidades, como su naturaleza.
Artículos 57, 59, 60
 Regula en general la organización presupuestal, la contratación, los órganos de
dirección, el personal docente, estudiantil, el bienestar y la extensión en la universidad
 Regula también, en similares términos las otras instituciones que también prestan el
servicio de la Educación superior.
Interesa resaltar, de estas disposiciones, la definición de educación superior, sus
propósitos, objetivos y posibilidades, así como el tema de la autonomía universitaria y
de la inspección y vigilancia.
La ley concibe la educación superior como un proceso permanente, con carácter de
servicio público cultural.
En los términos establecidos por el legislador, la educación superior afronta el reto de
posibilitar el desarrollo pleno, integral y autónomo del ser humano. Finalidad que se
debe enmarcar en las diferentes libertades que rodean el ámbito de lo educativo.
La educación Superior se debe desarrollar en un ambiente de libertad de pensamiento,
de pluralismo ideológico, universalidad de los saberes y reconocimiento de las
particularidades de las formas existentes en el país. Confróntese artículo 4.
La definición de la educación en el nivel superior, recoge muchas de las características
impartidas por el decreto 80 de 1980. En especial su preocupación por el desarrollo del
ser humano y por englobar el conocimiento de una manera universal. El ámbito de lo
educativo, se amplía mucho más en la ley 30, porque se proyecta y se enriquece con
los parámetros y las directrices señaladas en la Constitución Política de 1991.
19
No se puede perder vista, que este documento como tema central pretende reflexionar
sobre la flexibilidad curricular en la educación superior. Ya se ha indicado que el
entorno educativo, y para el caso que nos ocupa, el entorno jurídico de la educación,
influye en los aspectos curriculares de los programas.
Esta consideración y los presupuestos fácticos que rodean la flexibilidad, como son la
apertura, conexión, diversidad, desplazamiento de límites y fronteras, participación,
adaptación; posibilitan el abordaje de los objetivos de la educación a este nivel y demás
temas que nos convocan, de una manera más reflexiva.
Se puede afirmar que la flexibilidad está presente en los objetivos de la Educación
Superior, trazados por el legislador.
En primer lugar, en cuanto se insiste en el carácter formativo, que permite abarcar de
manera integral, el ámbito de lo humano.
En segundo lugar, porque la educación superior tiene entre sus objetivos abarcar el
conocimiento de manera universal, es decir, en todas sus formas y expresiones, a
través de todos los campos y con la imperiosa necesidad de un balance académico
permanente.
Refuerza la afirmación planteada, el hecho de que la educación superior se conciba
como un mecanismo que permita la integración, en tanto debe estar articulada y
armonizada con los otros niveles educativos, con el contexto nacional y regional.
Además, porque tal como se concibe en la norma, la educación en el ámbito superior
debe posibilitar la cooperación interinstitucional (Díaz, 2002: p 60) y establecer nexos
entre la comunidad académica nacional y la internacional.
La ley 30 también favorece la formación flexible, porque reconoce la naturaleza
multidisciplinaria de algunos programas de pregrado y porque permite la
implementación de la educación abierta y a distancia, tal como está instaurado en los
artículos 9º y 15.
Ahora bien, en esta norma también se regula el tema de la autonomía universitaria. Sin
pretender ahondar exhaustivamente en esta materia, es pertinente enunciar las
disposiciones legales que amplían la magnitud de esta garantía en las universidades y
en otras instituciones de educación superior.
En los artículos 3º, 28 y 57, se dispone de manera imperativa que las universidades
deben organizarse como entes autónomos. En efecto, las autoridades universitarias, en
ejercicio de la autonomía, pueden crear, organizar y desarrollar sus programas
académicos y organizar sus labores formativas y académicas.
La autoevaluación, la revisión periódica del currículo, así como la transformación
curricular, asuntos consignados en el artículo 55 deben afrontarse por los órganos y las
diferentes dependencias de la universidad. Si bien el Ministerio de Educación es el
órgano por excelencia en materia de políticas educativas y se parte de la base de que
las universidades están vinculadas a él, para efectos de estas políticas, no debería
interpretarse que las diferentes resoluciones, que por ejemplo, trazan lineamientos en
las condiciones de calidad de los programas, son material impositivo para las
universidades, en las reformas a los programas.
20
Los claustros académicos deben hacer un ejercicio pleno de la autonomía y adaptar o
acoger reflexivamente estas condiciones de calidad, evitando que quede la sensación
de que el Ministerio impone y exige cómo deben ser estructurados los programas en las
universidades.
Directamente relacionado con el tema de la autonomía está la función de inspección y
vigilancia de la Educación Superior, también regulada en la norma en los artículos 31,
32 y 33.
La inspección y la vigilancia en la Educación Superior, tienen como objetivo primordial
el fomento de la calidad en la educación. Las universidades deberán enmarcar su
quehacer en parámetros expresivos de calidad.
De las disposiciones referidas de esta norma, se advierte, como se ha indicado antes,
un modelo educativo con tendencia hacia la flexibilidad.
Advertencia que se puede sustentar aún más, desde los motivos y razones que
justificaron el proyecto de ley, promulgado como ley 30.
Los ejes centrales que justificaron el proyecto de ley fueron: el impacto de la nueva
Carta Política en la Educación y el cambio de las nuevas formas y procedimientos del
conocimiento y de la apertura general liderada por la transformación del Estado.
La intención del proyecto de ley era un cambio general en materia de Educación
Superior, trascender un modelo educativo unificado de ciencia, hacia uno desplegado
en diferentes enfoques y con presencia y consolidación de la comunidad académica.
El proyecto de ley pretendió, que la educación como práctica científica, se sintonizara
con los postulados y avances científicos universales y se enfocara hacia un proceso
educativo dialéctico, en contraposición de uno orientado únicamente hacia lo
dogmático.
La ley 30 de 1992 redimensionó la educación superior, en términos de asignarle un
papel dinamizante e influyente en la sociedad y en el desarrollo del país (Mosquera,
1992: 497-513)
Por lo menos en las disposiciones de la ley 30 de 1992, se puede percibir un avance en
cuanto a la apertura y adaptación de la educación al nuevo contexto sociopolítico y
económico y permite que el proceso educativo se desarrolle a partir de la incorporación
del discurso de la flexibilidad en sus programas.
2.2.2.2. Ley 115 de 1994
La ley 115 de 1994 se ocupa de regular la educación en sus niveles preescolar, básica
(primaria y secundaria), media, educación para el trabajo e informal.
En esta norma, el legislador regula los principios generales de la educación a nivel
general. Se parte de la base de que la educación es un sistema y que los diferentes
niveles, entre ellos el superior, deben integrarse, por esta razón, también se aludirá a la
propuesta educativa que subyace en la ley 115 de 1994.
Los contenidos de esta norma se pueden clasificar así:
21
a) Las definiciones legales:










Educación, artículo 1º
Comunidad educativa, artículo 6º
Educación formal, artículo 10
Definición de los diferentes niveles educativos, artículos 15, 19 y 27
Educación no formal, Artículo 3616
Educación informal, artículo 45
Educación para adultos, artículo 50
Etnoeducación, artículo 55
Currículo artículo 76
Educador, artículo 104
b) Fines de la educación, artículo 5
c) Estructura organizativa:







Organización para la prestación del servicio, título IV
Sistemas de evaluación, artículos 80 a 84
Personal docente y administrativo, título IV
Establecimientos educativos, título VII
Inspección y vigilancia, título VIII
Financiación, título IX
Educación ejercida por los particulares, título X.
Del anterior enunciado de contenidos, resulta significativo hacer alusión a dos temas
puntuales: Los fines de la educación y las definiciones de: educación, comunidad
educativa, currículo, etno-educación.
Se resalta la importancia de estos dos temas, por cuanto están íntimamente conectados
con la noción de flexibilidad curricular, como se pretende explicar a continuación.
En el artículo 5° se consagran los fines de la educación. En esta norma el legislador
desarrolló estos fines, básicamente desde tres grandes núcleos:
 La educación como mecanismo de formación
 La educación como mecanismo de desarrollo social
 La educación como mecanismo de acceso al conocimiento y a la tecnología.
De los trece numerales donde la ley fija los fines de la educación, resulta significativo
que cinco de ellos se remiten a la parte formativa.
La educación tiene dentro de sus propósitos el conocimiento y la investigación
científica. Entiende que la formación ha de ser integral, a partir del reconocimiento del
El término educación no formal, fue reemplazado por la Educación para el trabajo y el desarrollo humano, prevista en el artículo 1 de la ley
1064 de 2006.
16
22
desarrollo de la personalidad, en aspectos tales como: físico, psíquico, intelectual,
moral, espiritual, social, afectivo, ético, cívico y demás valores humanos.
La norma prescribe que la educación debe respetar principios básicos como son: el
democrático, el del pluralismo, la solidaridad, la justicia y la equidad y además motivar,
la tolerancia, la convivencia y la libertad.
Según la norma, la educación, debe estar en condiciones de formar, para facilitar la
participación de todos en las decisiones de índole económica, política, social,
administrativa y cultural de la nación.
Por otro lado, dentro de los fines señalados, se nota una preocupación, porque la
educación permita el desarrollo y la solución de problemáticas que afecten el país, en lo
económico, lo social, en la integración del país con la comunidad internacional, en
especial Latinoamérica y el Caribe, en lo ambiental y en el crecimiento de la identidad
cultural de la nación.
Las finalidades señaladas nos indican que en el modelo educativo que subyace en la
ley 115 de 1994, está inmersa la preocupación por reconocer la naturaleza integral del
ser humano, desde sus diferentes espacios, así como, la exaltación de valores que
forjen hombres de futuro para el país. Este reconocimiento implica estructurar la
educación de tal manera que genere espacios abiertos y de inclusión, tal como se verá
a partir de las definiciones de educación, comunidad educativa, etno-educación y
currículo.
En términos generales, la ley define la educación como un proceso de formación
permanente, personal, cultural y social que parte del reconocimiento integral de la
persona humana.
La educación, además, en los términos de la norma, es consignada como un espacio
óptimo de formación práctica para el ejercicio de la democracia y el fortalecimiento de la
sociedad pluralista, abierta y participativa; en este mismo sentido debe contribuir al
desarrollo social, económico, cultural, científico y tecnológico del país para eliminar los
desequilibrios y las desigualdades del pueblo colombiano.
Recordemos que la flexibilidad en los términos que se han delimitado anteriormente,
está asociada con la apertura, la diversidad, el reconocimiento de la diversidad, la
pluralidad y la adaptación de la educación al contexto nacional y global.
Dentro de la estructura organizativa de la educación, el legislador incluyó en el artículo
6º la comunidad educativa, con la participación tanto de estudiantes, educadores, como
de padres de familia, egresados, directivos. El propósito de esta comunidad es la
participación en la creación, implementación y evaluación del proyecto institucional.
Como parte de las políticas de apertura y de inclusión proyectadas en la norma, en
desarrollo de los preceptos constitucionales, también incorporó la educación para los
grupos étnicos, enmarcada en criterios orientadores como: la integralidad,
23
interculturalidad, diversidad lingüística, participación comunitaria, flexibilidad17 y
progresividad18.
Dentro de otras definiciones que están establecidas en la ley, es ilustrativa la de
currículo. El currículo se define en la norma, como un conjunto del que hacen parte el
plan de estudio, programas, metodología, y procesos que contribuyen a la formación
integral y al fortalecimiento de la identidad nacional, regional y local, recurso humano
académico y físico.
Como se ha podido observar, el legislador se preocupó por generar espacios abiertos
para la educación, centrados en principios y valores, que fortalecieran la nación y
posibilitaran el desarrollo de la esencia multidimensional del hombre. Esta situación
permite pensar en la flexibilidad desde un ángulo diferente, como facilitadora del
desarrollo de un proceso educativo integral y adaptado al contexto nacional
reconocedor de las distintas realidades que rodean a los sujetos.
Ahora bien, retomando lo expuesto al comienzo del acápite, se incorpora al documento,
además, algunas reflexiones planteadas en las discusiones del proyecto de ley 19, por el
proponente del proyecto y por los diferentes ponentes, tanto de la Cámara de
Representantes como del Senado, para justificar la importancia de la ley, lo anterior,
porque es posible encontrar apuntes significativos que nos ayuden a reconocer la
incorporación del término flexibilidad en la educación.
Desde el comienzo, el proponente de la propuesta legislativa reconoció la necesidad de
una nueva norma de educación que reemplazara la ley 39 expedida en el año 1903
sobre la misma materia. Esta necesidad la justificó razonablemente desde los nuevos
compromisos y el nuevo panorama que se estructuró a partir de la promulgación de la
Constitución de 1991.
Estos nuevos sentidos y la demarcación de derechos y garantías necesariamente,
implicaron un replanteamiento de la normativa, en especial en un tema tan crucial y de
tanta trascendencia como la educación, dinamizadora del desarrollo de la sociedad.
En este sentido, el proponente, Ministro de Educación para la época, expuso la
necesidad de profundizar en el tema de la educación, no sólo por la exigencia
constitucional de su regulación por medio de una ley, sino por el desarrollo explicito de
la educación en la Constitución de 1991, en tanto las Constituciones precedentes no
habían profundizado mucho en su carácter y sus fines. (Trujillo, 1992: 10)
Los ponentes del proyecto de ley que culminó en la ley general de educación, como se
enunció, se preocuparon por las necesidades del contexto colombiano, enmarcados por
nuevas dinámicas y por la reestructuración de las relaciones de la comunidad con el
Estado.
Nótese que en este artículo, el legislador cataloga la flexibilidad como un criterio de la etno-educación.
La expresión progresividad, está en íntima conexión, con el propósito de la norma de ampliar la cobertura de los destinatarios, en términos
de una progresiva inclusión de cada una de estas comunidades, mediante un proceso de aplicación y adaptación paulatina de la norma.
19 Las Gacetas que se estudiaron son; No. 56 del año 1º del 8 de septiembre de 1992, No. 402 año 2 del 18 de noviembre de 1993, No. 9 año
2 del 15 de enero de 1993, No. 158 año 1, del 13 de noviembre de 1992, Gaceta del Congreso, de la Cámara de Representantes del día
jueves 6 de agosto de 1992 y del 13 de noviembre de 1992
17
18
24
En varias de las ponencias se señaló la importancia de democratizar y universalizar la
educación, del entendimiento de la educación como un todo compuesto y la eliminación
del carácter preferentemente instructivo de la enseñanza, para el favorecimiento de la
formación, investigación y la continuidad del proceso educativo sin restricciones. Se
reconoció, además, la importancia de la organización flexible y de la autonomía del
currículo, en tanto posibilita el desarrollo de proyectos en beneficio de la educación, la
organización e implementación de un sistema masivo de educación. (López y Gabriel,
1992: 3)20
La educación en los términos en que fue discutido el proyecto de ley, fue pensada para
la formación y el diseño de un nuevo perfil de hombre colombiano. Los ponentes del
Senado de la República estimaron que el país requiere hombres a su servicio, que le
permitan, a través de un cambio de actitud, hacer frente al siglo XXI, mediante la
conversión en seres creativos, solidarios, innovadores, participantes, responsables y
sobre todo respetuosos del derecho de los demás. (Comisión VI del Senado, 1992: 3)
Propiamente la ley, en su artículo primero, consagra el objetivo de la ley, en él reconoce
a la educación como un proceso de formación permanente, personal, cultural y social
que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana. Señala además
que el servicio público social, que es la educación, se cumple acorde con las
necesidades e intereses de las personas, de la familia y de la sociedad.
Del estudio de las leyes 30 de 1992 y 115 de 1994, puede concluirse que, si bien el
legislador no planteó el tema de la flexibilidad, en los términos precisos y con el manejo
conceptual delimitado en el discurso pedagógico, si previó y necesariamente abrió las
puertas para el desarrollo de este componente en la educación. Al definir la educación
como un proceso permanente de carácter cultural, encargado de la formación y el
desarrollo pleno del individuo y al diseñar unos objetivos y finalidades orientados a
incluir nuevos sujetos, a reconocer las nuevas realidades y necesidades, a conectarse y
articulase con el entorno. En generar a crear nuevas dinámicas de desarrollo social en
torno a la formación de los individuos.
2.2.2.3. Otras normas que regulan asuntos relacionados con el proceso educativo
Tal como se manifestó anteriormente, la educación superior está regulada por medio de
otras normas. Unas relacionadas directamente con los procesos educativos y otras
asociadas a temáticas que impactan la educación.
En este aparte, se estudiarán normas21 como la ley 21 de 1991, la ley 70 de 1993, la ley
375 de 1997, que regula asuntos relativos al reconocimientos de las necesidades
En el mismo sentido se encuentra la reflexión sobre la flexibilidad curricular en: (Bahamón; Alfredo y Luis, 1992a: 4), (Chádid y Antonio,
1993: 2)
21 Sin perjuicio del reconocimiento de otras leyes como por ejemplo: La 1084 de 2006, por la cual se fortalece la Educación Superior en zonas
apartadas. Ley 1164 de octubre 03 de 2007, "Por la cual se dictan disposiciones en materia del talento humano en la salud". Ley 1012 de
Enero 23 de 2006, por medio de la cual se reforman los artículos 111 y 114 de la ley 30 de 1992, sobre créditos departamentales y municipales
para la Educación Superior. Decreto ley 1278 de 2002 (junio 19) Diario Oficial 44.840, de 20 de junio de 2002, por el cual se expide el Estatuto
de Profesionalización Docente. Ley 647 de Febrero 28 de 2001, por la cual se modifica el inciso 3° del artículo 57 de la Ley 30 de 1992. Ley
635 de Diciembre 29 de 2000, por la cual se fijan el sistema y métodos para que el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación
Superior, ICFES, fije las tarifas por concepto de los servicios que presta y se dictan otras disposiciones. Ley 375 de Julio 4 de 1997, por la cual
se crea la ley de la juventud y se dictan otras disposiciones. Ley 181 de Enero 18 de 1995, por el cual se dictan disposiciones para el fomento
20
25
especiales de algunos actores del proceso educativo, la ley 119 de 1994, sobre la
formación superior impartida por el SENA, la ley 749 de 2002, sobre la formación en el
nivel técnico y tecnológico, la ley 962 de 2006 por la cual se dictan disposiciones sobre
racionalización de trámites y procedimientos administrativos de los organismos y
entidades del Estado y de los particulares que ejercen funciones públicas o prestan
servicios públicos y finalmente, la ley 1188, norma expedida durante la presente
anualidad sobre las condiciones mínimas de calidad.
2.2.2.3.1. Algunas leyes sobre el reconocimiento de las necesidades especiales de
los actores del proceso educativo
En el ordenamiento jurídico colombiano, el legislador ha expedido algunas
disposiciones tendientes al reconocimiento de las necesidades especiales de sectores
de la población en ámbitos como el educativo. En este punto se enuncian brevemente
algunas de estas disposiciones: la ley 21 de 1991, la ley 70 de 1993, la ley 375 de
1997.
Una primera norma que desarrolla las metas de incorporación de nuevos actores en la
vida nacional y pública ha sido la ley 21 de 199122, ley que regula asuntos relacionados
con las comunidades indígenas. Muy importancia para la vida nacional es esta ley, tanto
que, en los artículos 7º y 68 de la Constitución de 1991 que se expidió posteriormente,
se establece la protección a la identidad y a la diversidad étnica y cultural. Conforme a
esta disposición, además, en el artículo 55 a 63 de la ley 115 de 1994 se incorporan los
presupuestos para la Etnoeducación.
En igual sentido el legislador proyectó la ley 70 de 1993. En esta ley se desarrolló el
artículo 55 transitorio de la Carta Política. El mandato constitucional ordenaba crear una
norma para el reconocimiento y la protección cultural de la identidad de las
comunidades negras que han venido ocupando tierras baldías en las zonas rurales
ribereñas de los ríos Cauca y el Pacífico.
Una de las medidas que consagra la norma en el artículo 34 es la adaptación de los
procesos educativos en los diferentes niveles -del currículo en especial- al entorno
natural, productivo, social y cultural de estas comunidades. Estima la norma que esta
adaptación es necesaria para el desenvolvimiento concreto en su medio natural. En
este orden de ideas, los programas curriculares deben asegurar y reflejar el respeto y el
fomento de su patrimonio económico, natural, cultural y social, sus valores artísticos,
sus medios de expresión y sus creencias religiosas.
del deporte, la recreación, el aprovechamiento del tiempo libre y la Educación Física y se crea el Sistema Nacional del Deporte. Ley 0098 de
Diciembre 22 de 1993, por medio de la cual se dictan normas sobre democratización y fomento del libro colombiano. Ley 0107 de Enero 7 de
1994, por la cual se reglamenta el artículo 41 de la Constitución Nacional y se dictan otras disposiciones. Ley 72 de Agosto 31 de 1993, por la
cual se deroga el artículo 132 de la Ley 30 de 1992 y se dictan otras disposiciones. Ley 0020 de Octubre 23 de 1992, por medio de la cual se
aprueba la Organización del Convenio Andrés Bello de Integración Educativa, Científica, Tecnológica y Cultural, suscrito en Madrid el 27 de
noviembre de 1990. Ley 0050 de Mayo 27 de 1981, por la cual se crea el Servicio Social Obligatorio en todo el Territorio Nacional. Ley 0030 de
Febrero 17 de 1989, por medio de la cual se aprueban los estatutos de la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la
Ciencia y la Cultura (OEI).
22
Ley 21 de 1991: por medio de la cual se aprueba el Convenio número 169 sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes,
adoptado por la 76a. reunión de la Conferencia General de la O.I.T., Ginebra 1989.
26
Con el fin de velar por la difusión del conocimiento étnico cultural de estas
comunidades, el Estado exigirá incluir en las áreas de sociales de los diferentes niveles
educativos, la cátedra de estudios afrocolombianos conforme con los currículos
correspondientes.
Posteriormente, el legislador expide la ley de juventud, ley 375 de 1997 por medio de la
cual pretende el reconocimiento de las necesidades y características especiales de la
población juvenil. En esta norma el legislador desarrolló entre otros temas, el acceso a
los bienes y servicios, las minorías afrocolombianas y étnicas, los campesinos, la
cultura, los discapacitados23, la educación, la formación integral, la integración laboral,
definición y reconocimiento de juventud y del mundo juvenil, participación,
representación, derechos y deberes de los jóvenes, educación extraescolar, formal y
no formal, tiempo libre, etc.
En síntesis, estas normas son una expresión particular de flexibilidad y de adaptabilidad
de los currículos a condiciones culturales, sociales y ambientales concretas. Es una
muestra del reconocimiento de la diversidad étnica cultural, de las identidades y modos
de sentir, pensar y actuar de diferentes actores, del fenómeno de la ampliación en las
oportunidades de acceso a la educación y de la incorporación e inclusión de nuevos
sujetos al proceso educativo.
2.2.2.3.2. Leyes 119 de 1994 y 749 de 2002: Formación integral por ciclos
propedéuticos y con pertinencia
En este espacio se hará una reflexión en torno a la ley 119 de 1994, por la cual se
reestructura el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA, y se deroga el Decreto 2149 de
1992. También se aludirá a la ley 749 de 2002, que contempla la formación superior, en
las modalidades de la formación técnica y tecnológica.
Estas dos normas se ocupan de regular las modalidades de formación profesional para
los trabajadores, educación media técnica, formación técnica y tecnológica.
Modalidades de la Educación Superior, diferentes a los programas ofrecidos por las
universidades.
Dentro de los objetivos consagrados por la ley 119 de 1994, se encuentran:
 La formación profesional integral a los trabajadores de todas las actividades
económicas, y a quienes sin serlo, requieran dicha formación para aumentar por ese
medio la productividad nacional y promover la expansión y el desarrollo económico y
social del país, bajo el concepto de equidad social redistributiva.
 El fortalecimiento de los procesos de formación profesional integral que contribuyan al
desarrollo comunitario a nivel urbano y rural, para su vinculación o promoción en
actividades productivas de interés social y económico.
 La implementación de métodos, medios y estrategias dirigidos a la maximización de la
cobertura y la calidad de la formación profesional integral.
23
En igual sentido, otra norma que establece criterios para la incorporación de nuevos sujetos al proceso educativo es: Ley 1145 de julio 10
de 2007, por medio de la cual se organiza el Sistema Nacional de Discapacidad y se dictan otras disposiciones.
27
 La participación en actividades de investigación y desarrollo tecnológico, ocupacional
y social, que contribuyan a la actualización y mejoramiento de la formación profesional
integral.
 El impulso de las relaciones internacionales tendientes a la conformación y operación
de un sistema regional de formación profesional integral dentro de las iniciativas de
integración de los países de América Latina y El Caribe.
 La actualización en forma permanente, de los procesos y la infraestructura
pedagógica, tecnológica y administrativa para responder con eficiencia y calidad a los
cambios y exigencias de la demanda de formación profesional integral.
Como se puede rescatar de los objetivos enunciados y de la norma en si, la formación
integral es uno de los aspectos que más se resalta dentro de ella.
La formación integral es un tema que tiene estrecha relación con la flexibilidad en el
currículo. Se trata de una relación inescindible y de reciprocidad, pues la flexibilidad es
indispensable al momento de garantizar una formación integral, y al mismo tiempo la
formación integral garantiza la implementación de estructuras curriculares flexibles.
De igual forma en esta norma se regula la cuestión de la pertinencia, este principio de
manifiesta importancia en la educación, obliga necesariamente a pensar en términos de
las necesidades del país en la solución de las problemáticas y la capacidad de la
educación, de los currículos en particular, para adaptarse y para enfocar su contenidos
hacia las realidades que afectan el país.
La pertinencia de los programas de formación especializada está regulada en el artículo
48 en el cual se establece que el SENA ofrecerá programas de formación profesional
integral, considerando entre otros criterios, la demanda del sector productivo y social, la
oferta existente y los requerimientos de calidad. (Subrayas fuera de texto).
Nótese que el legislador asigna una importancia real a la pertinencia de estos
programas en la necesidad del sector productivo del país.
En los numerales 5, 9, 11, 12, 13 y 14 del artículo 4º, se regulan las funciones del
SENA, las cuales se enfocan a la creación y organización de un sistema de información
de los programas de formación profesional e integral, a partir de investigaciones y
estudios en la organización del trabajo y del impacto de las profesiones y ocupaciones
en la sociedad.
La cooperación internacional, también esta presente en esta norma. Recordemos que
una de las manifestaciones de la formación académica flexible, son las relaciones de la
comunidad académica nacional e internacional.
La norma que aquí se estudia, regula en el artículo 35 la solicitud y oferta de
cooperación técnica internacional, en el sentido de que el SENA gestionará cooperación
técnica ante los organismos internacionales especializados y los gobiernos o entidades
privadas que tengan experiencia en los campos propios de su especialidad. Igualmente,
el SENA podrá brindar cooperación técnica a otros países en acciones propias de su
misión.
Mediante la ley 119 de 1994, el legislador colombiano le apuesta a una formación más
flexible, en el campo de la formación profesional y técnica, mediante las exigencias de
28
pertinencia social y laboral y de formación integral; vislumbra de esta manera,
posibilidades más amplias en materia de flexibilidad en los campos de formación a nivel
técnico y tecnológico existentes a nivel de formación superior.
La ley 749 de 2002, por su parte, regula las modalidades técnica y tecnológica de la
Educación Superior. Esta norma se promulgó con el objetivo de fortalecer la formación
técnica profesional y tecnológica.
La estructura formativa que se propone en esta norma es la formación por ciclos
propedéuticos, en las áreas de Ingeniería, Tecnología de la información y la
Administración profesional. En el artículo 1º de esta ley el legislador previó la
interacción de lo intelectual con lo instrumental, lo operacional y el saber técnico y en el
artículo 3º desarrolla con más detalle los ciclos propedéuticos.
La flexibilidad en la educación permite el desarrollo de diversas estrategias para la
adquisición del conocimiento y para la formación. La formación por ciclos es una de las
manifestaciones en el ámbito pedagógico.
Igualmente en el artículo 5º, el legislador de 2002 reguló la transferencia de estudiantes,
en el sentido imperativo de que todas las instituciones de educación superior, ─por el
hecho de formar parte del sistema de educación superior─, en uso de su autonomía
responsable, establezcan criterios de transferencia de los estudiantes y su ingreso a
programas de formación.
Como medidas de cumplimiento, el legislador estimó el deber de adoptar
procedimientos que permitan la movilidad estudiantil, teniendo en cuenta el
reconocimiento de los títulos otorgados por las instituciones del sistema.
Además, en el artículo 6º el legislador ordena a las Institución técnicas crear
mecanismos de homologación o validación de contenidos curriculares para que los
estudiantes que hayan cursado sus estudios de educación media en colegios técnicos
puedan acceder a los programas técnicos. El legislador pretende con esta medida
facilitar la articulación entre los diferentes niveles y modalidades de educación.
Las relaciones enmarcadas por parámetros de flexibilidad implican el debilitamiento de
la fuerza de los límites (Díaz, 2002: p37), en esta norma de manera directa se concibe
la posibilidad del reconocimiento de los títulos otorgados por las instituciones del
sistema y se refuerza todo el sistema educativo, a través de la integración de los
diferentes niveles.
En síntesis, la formación que prescribe la norma para los estudios a nivel superior en el
campo técnico, tecnológico y especializado, esto es, por ciclos propedéuticos, está
relacionada con la flexibilidad en los términos propuestos, ya que en la intencionalidad
del legislador estaba el fortalecimiento de la formación tecnológica y de sus
modalidades pedagógicas como propuesta a las necesidades prácticas del mercado,
enmarcando a las instituciones encargadas de prestar este servicio en nuevos
parámetros organizativos.
Tanto la ley 119 de 1994, como la 749 de 2002, son una respuesta del legislador a las
necesidades en materia educativa, una apuesta por la pertinencia de los programas en
esta modalidad de la educación superior.
29
2.2.2.3.3. Ley 1188 de 2008
Otra de las normas, que recientemente ha regulado asuntos en materia educativa, es la
ley 1188 expedida el 25 de abril de 2008.
Dentro de esta ley es importante señalar dos aspectos significativos:
Es una norma que derogó expresamente el artículo 1º del decreto 2566 de 2003, sobre
las condiciones mínimas de calidad, y además, deroga todas las disposiciones
contrarias.
Es una norma que eleva a rango legal los aspectos relativos al registro calificado.
No se pretende ahondar ampliamente sobre todas las disposiciones de esta ley, para el
tema que nos ocupa interesa destacar las condiciones de calidad, requeridas por los
programas y por las instituciones para la obtención del registro calificado.
La norma en estudio, consagra en el artículo 2º que las condiciones de calidad de los
programas académicos deben ser demostradas para poder obtener el registro
calificado.
Específicamente, la norma agrupa en 9 lineamientos las condiciones de calidad de los
programas y en 6 puntos las condiciones de calidad de la Institución.
En las condiciones estimadas para los programas no está contemplada expresamente
la flexibilidad, pero están señaladas otras categorías como la pertinencia, la justificación
del programa, el fortalecimiento del conocimiento, la investigación, el recurso humano y
la infraestructura física.
Las condiciones que consagra la norma apuntan básicamente a exigir que los
contenidos del programa se correspondan con la denominación; que el programa sea
pertinente y que esté justificado de acuerdo con las necesidades del país; que vincule
actividades académicas con el fin de fortalecer el conocimiento teórico y facilitar el
proceso formativo; que incorpore el componente investigativo para establecer
elementos esenciales que desarrollen una actitud crítica y que permita la búsqueda de
alternativas de desarrollo del país; que esté en relación permanente con el sector
externo, de tal forma que permita proyectar a la universidad con la sociedad; que
fortalezca el recurso profesoral, en su número y calidad, con miras a garantizar el
ejercicio adecuado de las funciones de docencia, investigación y extensión; que cuente
con una infraestructura física adecuada para garantizar la labor académica.
Las condiciones de carácter institucional se ocupan de cuatro puntos básicos: la
selección de los actores, profesores y estudiantes, la estructura organizativa, los
programas de bienestar y también los de de egresados y finalmente los recursos24.
La norma establece que las instituciones deben contar con mecanismos para la
selección de los actores de acuerdo a los méritos. Prescribe además que la estructura
tanto académica como administrativa ha de ser flexible, ágil y eficiente, para garantizar
el servicio, y que permita la autoevaluación permanente. Las políticas de bienestar
24
Nótese que no incluye de manera expresa las actividades de extensión, salvo las relacionadas con los egresados.
30
universitario, así como el programa de egresados, deben estar presentes, en tanto
permiten un acercamiento real con los sujetos y la satisfacción de necesidades de la
población académica, además, posibilita un balance real de las condiciones externas
del ejercicio de las profesiones y las disciplinas. En cuanto a los recursos financieros,
las instituciones deben desarrollar actividades que les permitan generar recursos para
enfrentar actividades relativas al bienestar y para proyectarse hacia el futuro.
2.2.2.3.4. Ley 962 de 2005
La flexibilidad en la educación debe estudiarse también en el campo administrativo,
incluso en su punto más operativo, como son los trámites administrativos. Es necesario
hacer referencia a la ley 962 de 2005, mediante la cual se establecen una serie de
principios y normas en aras a evitar el exceso en los trámites que se deben surtir ante la
administración pública.
Esta ley tiene por objeto facilitar las relaciones de los particulares con la Administración
Pública, de tal forma que las actuaciones que deban surtirse ante ella para el ejercicio
de actividades, derechos o cumplimiento de obligaciones se desarrollen de conformidad
con los principios establecidos en los artículos 83, 84, 209 y 333 de la Carta Política.
En virtud a las normas superiores, serán de obligatoria observancia los principios de
racionalización, estandarización y automatización de trámites, a fin de evitar exigencias
injustificadas a los administrados.
La intención del legislador del 2005 fue establecer de una manera más organizada y
coherente los pasos que deben surtirse ante la administración pública para efectuar los
diversos trámites.
Las autoridades públicas, según el artículo 1º deben ceñirse a los trámites que se
encuentren consagrados en las leyes o que estando autorizados para exigir requisitos o
trámites adicionales se encuentren expresamente autorizados para ello.
La Universidad de Antioquia como ente autónomo tiene la facultad de incorporar
trámites específicos en cada uno de sus asuntos, sin embargo y atendiendo el espíritu
de la norma que se cita, lo que se pretende establecer es que los procedimientos deben
ser los que estén contemplados en las normas, ya sean estas propiamente las
expedidas por la universidad u otras normas nacionales que se hayan acogido para el
caso en particular.
Las dependencias no pueden exigir a los sujetos del proceso educativo, es decir a los
estudiantes y docentes, requisitos adicionales a los consagrados de manera pública en
las directrices jurídicas de la universidad.
Con el fin agilizar los trámites ante la administración pública, en cuanto al tiempo y el
valor requerido para efectuar los trámites, mediante esta ley se incentiva el uso de
medios tecnológicos. Se establece de manera obligatoria para las autoridades que
necesariamente cumplan su función mediante la atención permanente a usuarios,
contar con sistemas que permitan facilitar a los usuarios la solicitud del servicio.
Un ejemplo claro de este tipo de flexibilidad en materia operativa, en cuanto a la
administración, es el sistema que en la actualidad se utiliza para efectuar las matriculas
31
en la Universidad de Antioquia, y que brinda entre otros servicios la posibilidad de estar
consultando permanentemente el resultado académico del semestre.
Estas transformaciones en el campo administrativo han significado un cambio de
mentalidad al interior de cada una de las dependencias, respecto a la presencialidad
exigida de antaño para efectuar determinados trámites.
Específicamente en el capitulo IX de la ley 962 de 2005 se regulan los procedimientos y
trámites del sector educativo. En el artículo 62 se establece lo relativo a la
homologación de estudios superiores cursados en el exterior.
En adelante, la homologación de estudios parciales cursados en el exterior será
realizada directamente por la institución de educación superior en la que el interesado
desee continuar sus estudios, siempre y cuando existan los convenios de
homologación25. La convalidación de títulos será función del Ministerio de Educación
Nacional. La homologación es un asunto muy importante para facilitar la movilidad de
profesores y de estudiantes, pues ello implica un reconocimiento de los contenidos y
programas ofrecidos por otras instituciones.
En síntesis, el estudio de esta disposición permite un acercamiento al tema de la
flexibilidad, en materia administrativa, desde asuntos como: la regulación de los trámites
al interiore de las instituciones, la implementación de sistemas masivos de información,
para facilitar y agilizar los diferentes servicios y en cuento a la homologación de
estudios cursados en el exterior.
2.3. Los Actos administrativos y la flexibilidad en la educación
Vale recordar lo advertido antes respecto a los actos administrativos. Este grupo de
normas lo conforman, los decretos reglamentarios, expedidos por el Presidente de la
República, las resoluciones y las circulares y ordenes administrativas expedidas por los
distintos ministros, jefes de entidades nacionales, departamentales y municipales. Así
también, las ordenanzas expedidas por la Asamblea Departamental y los Acuerdos
suscritos por el Concejo Municipal, como también, los Acuerdos y Resoluciones
emitidos por los órganos administrativos de las universidades.
Partiendo de la anterior aclaración, en este aparte se hará alusión básicamente al
decreto reglamentario 2566 de 2003, en la parte que no ha sido derogado. 26 Se tendrán
Al respecto tener en cuenta la siguiente normatividad: Ley 596 de 2000 (julio 14) Diario Oficial No 44.090, de 18 de julio de 2000 por medio
de la cual se aprueba el "Convenio de Reconocimiento Mutuo de Certificados de Estudios, Títulos y Grados Académicos de Educación
Superior entre el Gobierno de la República de Colombia y el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos", suscrito en la ciudad de México, el
siete (7) de diciembre de mil novecientos noventa y ocho (1998). Ley 574 de Febrero 7 de 2000, por medio de la cual se aprueba el "Convenio
de Reconocimiento Mutuo de certificados, títulos y grados académicos de educación superior entre el Gobierno de la República de Colombia y
el Gobierno de la República del Perú", suscrito en Lima, el veintiséis. Ley 421 de Enero 13 de 1998, por medio de la cual se aprueba el
"Convenio de reconocimiento mutuo de estudios y títulos de educación superior entre el Gobierno de la República de Colombia y el Gobierno
de la República de Cuba ", suscrito en La Habana, el 4 de mayo de 1994. Ley 147 de Julio 13 de 1994, por medio de la cual se aprueba el
"Convenio de Reconocimiento Mutuo de Certificados, Títulos y Grados Académicos de Educación Primaria, Media y Superior entre el Gobierno
de la República de Colombia y el Gobierno de la República Argentina", suscrito en Bogota. Ley 0008 de Enero 21 de 1977, por medio de la
cual se aprueba el "Convenio Regional de Convalidación de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior en América Latina y el Caribe"
hecho en México el 19 de julio de 1974.
26 Otros actos administrativos que reglamentan la educación y que tienen incidencia en el nivel superior son: El decreto 1860 de 1994, por el
cual se reglamenta parcialmente la ley 115 de 1994, en los aspectos pedagógicos y organizativos generales. Resolución 7550 de 1994, por la
25
32
en cuenta, además, las resoluciones expedidas por el Ministerio de Educación, que
consagran las condiciones específicas de calidad de varios programas, bajo la
advertencia que parte del fundamento de estas resoluciones fue derogado
expresamente por la ley 1188 de 2008 y valdría la pena discutir sobre la vigencia de
estas normas en el espectro normativo del país.
El decreto 2566 de 200327 se expidió con el objeto de establecer la condiciones
mínimas de calidad para el ofrecimiento y desarrollo de los programas académicos.
En su artículo 2º define cada una de las condiciones mínimas de calidad, a saber:
denominación académica y justificación del programa, organización de las actividades
de formación por créditos académicos, formación investigativa, proyección social,
selección y evaluación de estudiantes, personal académico, medios educativos,
estructura académico administrativa, autoevaluación, políticas de estrategias y
seguimiento a egresados, bienestar universitario, recursos financieros.
Otros temas que contempla el decreto son: créditos académicos, registro calificado,
inspección y vigilancia de los programas, entre otros.
En ninguna de las disposiciones de este decreto se encuentra directamente incorporada
la expresión flexibilidad, no obstante, en la definición de algunas de las condiciones
mínimas es viable señalar algunas características relacionadas con el tema de la
flexibilidad como son:
 La pertinencia del programa en el contexto globalizado, la interdisciplinariedad y el trabajo en
equipo
 La formación integral que permite al egresado desempeñarse en diferentes escenarios
 Las estrategias que deben tener los programas para permitir a los sujetos del proceso
educativo el acceso a los nuevos desarrollos del conocimiento
 El compromiso social y la interacción con el entorno
 La transferencia de estudiantes y la homologación de estudios
 Los medios educativos actualizados
 Las estructuras organizativas
 La autoevaluación permanente y la revisión periódica del currículo para su mejoramiento y
actualización.
De acuerdo a las características enunciadas hay varios factores que permiten plantear
la flexibilidad en la configuración de los programas.
Por un lado, en cuanto a la preocupación por: las necesidades reales de formación del
país, las oportunidades de desempeño en el ejercicio profesional, el estado actual del
área de conocimiento a nivel regional, nacional, internacional.
cual se reglamenta parcialmente la ley 115 de 1994, en los aspectos pedagógicos y organizativos generales. Decreto 709 de 1996, por el cual
se establece el reglamento general para el desarrollo de programas de formación de educadores y crean condiciones para su mejoramiento.
Resolución 2343 de 1996, por la cual se adopta un diseño de lineamientos generales de los procesos curriculares del servicio público
educativo y se establecen los indicadores de logros curriculares par la educación formal. Decreto 290 de 2002, por el cual se dictan normas en
materia de currículo y evaluación curricular y promoción de los educandos y evaluación institucional. Decreto 860 de 2003, por el cual se
reglamenta el artículo 14 de la ley 30 de 1992, sobre títulos obtenidos en el extranjero. Decreto 1781 de 2003, por el cual se reglamentan los
exámenes de estado de calidad de la educación superior. Decreto 2832 de 2005, por el cual se reglamenta parcialmente el artículo 89 de la ley
115 de 1994, sobre validaciones de estudio de la educación básica y media académica.
27 El artículo 4 del decreto 2566 de 2003 fue modificado por el decreto 2170 de 2005.
33
De otro lado, por la obligación de estructurar el currículo a partir del concepto de
formación integral, de la incorporación de actividades científicas y la proyección del
trabajo con diferentes disciplinas.
Así también, la flexibilidad se proyecta en los programas, en tanto se destaca la
importancia del vínculo e interacción con la sociedad, con la comunidad y su entorno.
Otro factor que también conlleva a pensar en la flexibilidad es la posibilidad de que las
Instituciones consagren mecanismos de acceso a estudiantes de otras instituciones y
reconocimiento de estudios ya cursados.
La exigencia de que la institución cuente con medios educativos actualizados y eficaces
para el acceso al conocimiento, también se relaciona con el tema de la flexibilidad, en
tanto, significa adoptar nuevos instrumentos de información, adaptar las instalaciones,
capacitar a los funcionarios y permitir una amplia gama de herramientas para la
formación.
Finalmente se desataca el factor de la estructura organizativa, la flexibilidad incide en
este punto, sobre todo, en la parte de la gestión y la organización. El decreto 2566
plantea que la estructura organizativa de las instituciones debe contar con sistemas de
información y mecanismos de gestión confiables para desarrollar procesos de
planeación, administración y evaluación, en las diferentes actividades y servicios.
Además resalta la importancia de la cooperación de las otras unidades académicas,
para el desarrollo de las diferentes actividades.
Como puede observarse estas condiciones señaladas por el presidente en el decreto
2566 de 2003, incorporan el tema de la flexibilidad desde diferentes frentes, en lo
académico, en lo pedagógico y en lo administrativo. Condiciones que se desarrollan en
detalle en las diferentes resoluciones sobre condiciones específicas de calidad,
expedidas por el Ministerio de Educación Nacional28
En estas resoluciones hay referencia directa a la flexibilidad curricular, en los casos de
los programas de Derecho, todos los programas de Ciencias de la Salud, Economía,
Comunicación e Información, Psicología y los programas de Ingeniería, Tecnología de
la Información y Administración organizados por ciclos propedéuticos, profesional en
deporte o en recreación y programa de tecnología en regencia de farmacia.
En las resoluciones concernientes a los programas de Administración, Ciencias Exactas
y Naturales, Arquitectura, ingenierías, formación en Artes, Agronomía, veterinaria y
Confrontar: Resolución 2767 de 2003. características especificas de calidad del programa de administración. Resolución 2768 de 2003
características especificas de calidad del programa de derecho. Resolución 2769 características especificas de calidad del programa de
Ciencias exactas y naturales. Resolución 2770 de 2003 características especificas de calidad del programa de Arquitectura. Resolución 2772
de 2003 características especificas de calidad del programa de Ciencias de la salud. Resolución 2773 de 2003 características especificas de
calidad del programa de ingeniería. Resolución 3456 de 2003 características especificas de calidad del programa de formación profesional en
artes. Resolución 3457 de 2003 características especificas de calidad del programa de Comunicación e información. Resolución 3458 de 2003
características especificas de calidad del programa de Agronomía, veterinaria y afines. Resolución 3461 de 2003, características especificas de
calidad del programa de Psicología. Resolución 3462 de 2003 características especificas de calidad del programa de ingeniería, tecnología de
la información y administración, por ciclos propedéuticos. Resolución 3463 de 2003 características especificas de calidad del programa de
formación profesional en diseños. Resolución 1036 de 2004caracterísiticas específicas de calidad de los programas de pregrado y
especialización en educación. Resolución 1962 y 1963 de 2006, que regulan las características de calidad de los programas de formación
profesional en deporte o en recreación y programa académica de tecnología en regencia de farmacia. Resolución 1567 de 2004, definición de
trámites y los requisitos para la convalidación de títulos otorgados por instituciones de educación superior extrajeras y homologación de
estudios parciales.
28
34
afines y Diseño, no hay alusión directa al tema de la flexibilidad, sin embargo, el
proyecto curricular contempla la dimensión interdisciplinaria, el trabajo autónomo, la
formación integral, la pertinencia de los programas, aspectos ellos relacionados con la
flexibilidad en la educación.
En la Resolución del programa de Derecho, la flexibilidad está incorporada en el
siguiente sentido: “el programa debe tener una estructura curricular flexible mediante la
cual organice los contenidos, las estrategias pedagógicas y los contextos posibles de
aprendizaje para el desarrollo de las competencias esperadas.”29
En este programa además, el Ministerio de Educación Nacional asoció la flexibilidad,
por un lado, con “la capacidad del programa para ajustarse a las necesidades
cambiantes de la sociedad y, por el otro lado, con las capacidades vocacionales e
intereses particulares de los estudiantes”30.
En los programas del área de la salud, la flexibilidad se introduce dentro de los
componentes del área de formación en los siguientes términos: “Componente
complementario o flexible que permita atender las opciones de diversificación
profesional y satisfacer los intereses particulares de los estudiantes” 31. Además en el
parágrafo del artículo 2, el Ministerio de Educación parte de la base de que los
currículos de los programas del área de la salud son currículos flexibles.
Otros programas a los que el Ministerio de Educación les consagró directamente la
flexibilidad en los aspectos curriculares son: Comunicación e información, Psicología,
Ingeniería, Tecnología de la información y Administración, por ciclos propedéuticos,
Economía32
En la resolución 1963 de 2006 el Ministerio de Educación Nacional define las
características especificas de calidad para el programa de Tecnología en regencia de
farmacia, en esta resolución en el artículo 3, numeral 2.2.5, se define la flexibilidad
como un componente transversal del programa en los siguientes términos: “Flexibilidad:
atiende opciones formativas que satisfagan intereses académicos específicos de
estudiantes y profesores, que le imprimen versatilidad a las actividades académicas,
sean estas de tipo cognitivo, investigativo, práctico, socioafectivo o cultural entre otras”
En términos generales el gobierno ha pretendido que la flexibilidad curricular se enfoque
hacia: la capacidad del programa para ajustarse a las necesidades cambiantes de la
sociedad; las opciones de diversificación profesional; las capacidades vocacionales e
intereses particulares de los estudiantes y la organización articulada, secuencial y
complementaria de los contenidos, el proyecto pedagógico y el contexto.
Al respecto ver Resolución 2768 de 2003, artículo 2, numeral 1.2.2. del programa de derecho.
Al respecto ver Resolución 2768 de 2003, artículo 2, numeral 1.2.2. del programa de derecho.
31 Al respecto ver Resolución del Ministerio de Educación Nacional No. 2772, artículo 2, numerales 1.2.2, programa de medicina, 2.2.3.
programa de enfermería, .3.2.2. programa de odontología, 4.2.2 programa de fisioterapia, 5.2.3, Nutrición y dietética, 6.2.3 programa de
fonoaudiologia, 7.2.3. Programa de terapia ocupacional, 8.2.3, programa de optometría, 9.2.3. programa de Bacteriología, 10.2.3. programa de
instrumentación quirúrgica,
32 Al respecto ver, Resoluciones: 3457de 2003, artículo 2, numeral 4, Comunicación e información, 3461 de 2003 artículo 2 numeral 4.
Psicología, 3462 de 2003, artículos 3, 11 y 19, ingeniería, tecnología de la información y administración., por ciclos propedéuticos, 2774 de
2004, numeral 4, programa de Economía.
29
30
35
2.4. Aproximación a la aplicación de la flexibilidad en la educación, en la
Universidad de Antioquia
Este punto se ocupa de esbozar el fenómeno de la flexibilidad curricular en la principal
norma del Alma Mater, su Estatuto Superior33.
En el Estatuto General, Acuerdo Superior No. 1º de 1994, se consagra la misión de la
Universidad. La institución se reconoce como centro abierto a todas las corrientes del
pensamiento y con el objeto de crear, preservar, trasmitir y difundir el conocimiento y la
cultura, a través de sus tres funciones, la investigación, la docencia y la extensión.
La Universidad de Antioquia está comprometida con el conocimiento y con la solución
de los problemas regionales, nacionales y con una visión universal de los mismos. En el
desarrollo de su misión propone la creación de estrategias pedagógicas que desarrollen
la inteligencia y la creatividad.
Así mismo, como parte de esta misión la Universidad genera un espacio de cambio y
avance para la sociedad, participa en la integración de ésta con los movimientos
mundiales de orden cultural, científico y económico.
En el artículo 3º se señala el objetivo general de la Universidad de Antioquia. Tiene
como responsabilidad la búsqueda, desarrollo y difusión del conocimiento en los
campos de las humanidades, la ciencia, las artes, la filosofía, la técnica y la tecnología,
por medio de las tres funciones de la Universidad, y presupone la implementación de
metodologías diversas, presencial, semipresencial, abierta y a distancia, y bajo una
concepción integral del hombre.
En el acápite de los principios, el Estatuto incluyó el de universalidad, significa este
principio que la Universidad es permeable a todas las manifestaciones del pensamiento,
está abierta a todos los saberes científicos y expresiones culturales, se interrelaciona
con los pueblos del mundo, en especial con los de la región, y también se relaciona con
institutos de investigación y entidades privadas, con el fin de incorporar en los
programas académicos los adelantos de la investigación.
Así mismo, el estatuto consagra los principios de interdisciplinariedad, de
autoevaluación y de cooperación internacional. Estos principios implican que la
universidad, desde sus diferentes funciones, aborde problemáticas con la inclusión de
diversas disciplinas. Por su parte, la autoevaluación le apunta al mejoramiento continuo
y a la revisión constante de su labor. También se reconoce la necesidad de que la
universidad estreche los lazos con las instituciones públicas y privadas, nacionales y
extranjeras.
Dentro de los objetivos específicos consignados en el artículo 2, se traza una
responsabilidad por parte de la Universidad, en relación con la creación, desarrollo,
conservación, transmisión y utilización del conocimiento para la solución independiente
de los problemas. Hay además, una apuesta por la formación integral con bases
científicas y humanistas y sensibilización hacia el arte y la cultura. Otro de los objetivos
es la cooperación con las otras instituciones educativas del país.
33
Ver cita No. 4.
36
3. A MODO DE CONCLUSIÓN
3.1 Reflexión final
La educación nunca ha sido ajena a los cambios del entorno, por su misma naturaleza
y finalidad se transfigura al igual que la sociedad.
La sociedad colombiana, como muchas sociedades de la región y del mundo,
afrontaron durante las últimas décadas del siglo XX cambios significativos,
principalmente en los valores y principios rectores, la organización y el modelo de
Estado.
El cambio de un modelo de Estado de Derecho Liberal a uno Social de Derecho,
significó un tránsito importante en la mentalidad y convicción de lo público, en el
contenido mismo de las normas y en general en la forma de concebir la presencia del
Estado.
La Constitución de 1991 otorga a la educación una connotación especial, novedosa,
pues bajo el texto anterior la educación se concebía como mera enseñanza e
instrucción. La connotación especial que rodeó el ámbito educativo, implicó afianzarla
como un proceso formativo de naturaleza cultural, fundamentado en cuatro columnas
vertebrales: la libertad de enseñanza, de aprendizaje, de cátedra y de investigación.
Las normas que desarrollaron los preceptos constitucionales en materia educativa,
como la ley 30 de 1992, la ley 115 de 1994, la ley 70 de 1993, la ley 375 de 1997, la ley
119 de 1994, la ley 749 de 2002 y otras, imponen además al proceso educativo unas
obligaciones significativas, respecto al desarrollo social, cultural, democrático y
económico del país.
Este modelo educativo debe enmarcarse en principios como el democrático, el
participativo, el pluralista y debe reconocer la diversidad étnica y cultural de la nación.
Un proceso en el que deben existir amplias posibilidades de inclusión de nuevos
sujetos, que debe tejer relaciones significativas con el sector productivo, con el entorno,
con las necesidades del país, que debe estar articulada con todos los niveles y
conectada con la comunidad académica local, nacional e internacional.
Este modelo educativo descrito, es un modelo potencialmente flexible, con un
componente especial: La educación debe responder a los compromisos y en general a
las responsabilidades que emerge de la Constitución y la ley.
3.2. Algunos interrogantes
El panorama jurídico expuesto permite plantear algunas inquietudes, que sin lugar a
dudas enriquecen el debate sobre la flexibilidad en la educación:
 ¿Cuál
es la real injerencia de la normatividad en las transformaciones educativas de
las Universidades?
 ¿Permite realmente la norma regular nuestra realidad educativa en materia de
procesos educativos?
37
 ¿Las
manifestaciones de la flexibilidad que se pueden evidenciar en las normas sobre
educación, tienen real aplicación dentro de los diferentes programas de Educación
Superior?
 ¿Se podría afirmar que, en la actualidad, la normativa que regula la educación en
Colombia, se ha incorporado a las transformaciones internas en materia de
flexibilidad?
 ¿La Universidad, en defensa de su autonomía, piensa las transformaciones al margen
de la normatividad o cede su autonomía para aplicar los preceptos reglamentarios?
 ¿Por qué vincular el discurso pedagógico con el discurso jurídico, a propósito del tema
de flexibilidad en la Universidad?
 La flexibilidad es contemplada por la normativa, como elemento para el desarrollo del
proceso educativo, especialmente a nivel superior, ¿de qué manera la U de A ha
implementado esto?
 La Constitución y la ley demarcan una serie de compromisos y responsabilidades a la
educación con el país. ¿inciden positiva o negativamente estos compromisos en la
implementación de la flexibilidad en los diferentes programas?
 ¿La aplicación del modelo educativo proyectado desde la Constitución de 1991,
desarrollado y reglamentado en ulteriores leyes y decretos, permite en la práctica, la
configuración de currículos flexibles?
 La legislación contempla una idea de educación abierta y reconocedora de las nuevas
realidades del país, enfocada hacia un modelo más flexible, ¿de qué manera los
actores involucrados directamente en los procesos educativos, logran aplicar esta
idea?
4. ADENDA
Este documento reúne en términos muy generales, un inventario de las principales
normas en materia del proceso educativo.
Lo anterior no implica desconocer la existencia de otras normas34 que regulan asuntos
mucho más específicos, en las cuales es posible conectar la flexibilidad curricular con
actividades correlativas.
Es preciso advertir además, que en la dimensión administrativa-normativa quedan
pendientes asuntos de gran importancia, que pueden enriquecer el debate sobre la
flexibilidad y que serán objeto de discusiones posteriores:
La autonomía de la Universidad frente a la implementación de la flexibilidad en los
currículos.
La regulación específica de las profesiones en relación con manifestaciones directas
de la flexibilidad en el ámbito educativo, como es la formación por ciclos
propedéuticos.
Las funciones de inspección y vigilancia frente a las transformaciones curriculares de
los diferentes programas.
34Ver
nota No. 22
38
La normativa interna de la Universidad de Antioquia, asociada con el tema del
currículo.
Para el desarrollo de estas temáticas se sugiere profundizar, por un lado, en la
interpretación jurisprudencial que hasta el momento se le ha dado a la autonomía
universitaria, en sentencias tanto de la Corte Constitucional como del Consejo de
Estado. Las siguientes sentencias son ilustrativas del tema: C 220 de 1997, T237/1995,
T574/93, C299/94, C053/98, T301/96 y T515/96. En cuanto al Consejo de Estado, vale
la pena estudiar la sentencia No. 6582 de mayo de 2002.
Para el tema de la regulación de las profesiones se recomienda consultar la página web
del Ministerio de Educación Nacional http://www.mineducacion.gov.co/1621/propertyvalue31214.html, en donde se encuentra una recopilación de algunas de las normas que
regulan el ejercicio de diversas profesiones35.
El análisis del tema de la inspección y vigilancia se debe hacer de la mano con los
diferentes decretos y resoluciones que en materia de organización de los programas
dicte el gobierno o el Ministro de educación36.
En cuanto a la normativa interna y otros documentos marco de las decisiones en
materia educativa, se propone el estudio de Acuerdos Superiores, Académicos,
Resoluciones Superiores, Académicas, entre estos se destacan: Estatuto de Extensión,
de Investigación, de Administración y el documento que contiene la “Declaración
mundial sobre la educación superior en el siglo XXI: Visión y acción”.
5. ANEXOS
 Anexo
 Anexo
uno: Esquema conceptual del documento
dos: Cuadro de principales disposiciones normativas
6. BIBLIOGRAFIA
Asamblea Nacional Constituyente, 1991, Constitución Política de Colombia.
Bahamón Vanegas, Julio (Presidente), Alfredo Cuello Dávila (Vicepresidentes) y Luis
Eduardo Serje Avil (Secretario General) Cámara de Representantes, Comisión Sexta
Constitucional permanente, 1992a, “Ponencia para segundo debate al proyecto de ley
número 05 Cámara, por la cual se expide la ley general de educación”, en: Gaceta del
Congreso, Senado y Cámara, Año I No. 158, del 13 de noviembre de 1992, p. 1-22.
____________________, 1992b, “Texto Aprobado en primer debate, Comisión Sexta
constitucional permanente, proyecto de ley número 5 de 1992 Cámara, por la cual se
expide la ley general de educación”, en: Gaceta del Congreso de 13 de noviembre de
1992, p. 1-15.
35Página
36
consultada el día 20 de agosto de 2008.
Al respecto tener en cuenta la cita No. 23
39
Chádid, Gustavo Dájer y Hernández Aguilera Germán, 1993, “Ponencia para segundo
debate, al proyecto de ley número 261 de 1993 Senado, 05 de 1992 Cámara, «por
medio de la cual se expide la ley general de educación»”, en: Gaceta del Congreso
Senado y Cámara, año II, No. 402, jueves 18 de noviembre de 1993. p. 1- 18.
Colombia, 1961, Constitución Política de la República de Colombia, Voluntad, edición
del 12 de julio de 1961, Bogotá.
____________________,1986, Constitución Política de Colombia, ateneo, s.n., Bogotá.
Colombia, Congreso de la República, Leyes, Ley 21 de 1991, por medio de la cual se
aprueba el Convenio número 169 sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes,
adoptado por la 76a. reunión de la Conferencia General de la O.I.T., Ginebra 1989.
___________________, 1992, Ley 30 de 1992, Por medio de la cual se organiza el
servicio público de la educación superior.
___________________, 1993, Leyes, Ley 70 de 1993, por la cual se desarrolla el art.
55 transitorio de la Constitución Política.
___________________,1994, Leyes 115 de 1994, Por medio de la cual se expide la ley
general de Educación.
____________________, 1994, Leyes, Ley 119 de 1994, por la cual se reestructura el
Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, se deroga el Decreto 2149 de 1992 y se
dictan otras disposiciones.
____________________, 1994, Leyes, Ley 375 de 1997, por medio de la cual se
expide la ley de juventud.
____________________, 2002, Leyes, ley 749 de 2002, por la cual se organiza el
servicio público de la educación superior en las modalidades de formación técnica
profesional y tecnológica, y se dictan otras disposiciones.
____________________, 2005, Leyes, ley 962 de 2005, por la cual se dictan
disposiciones sobre racionalización de trámites y procedimientos administrativos de los
organismos y entidades del Estado y de los particulares que ejercen funciones públicas
o prestan servicios públicos.
___________________, 2008, Leyes, Ley 1188 de 25 de abril de 2008. Por la cual se
regula el registro calificado de Programas de Educación Superior y se dictan otras
disposiciones.
Colombia, Ministerio de Educación Nacional, Resoluciones, Resolución 2767 de 2003
por la cual se definen las características específicas de calidad para los programas de
pregrado en Administración, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
_____________________, Resoluciones, Resolución 2768 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado en
Derecho, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
_____________________, Resoluciones, Resolución 2769 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado en
Ciencias Exactas y Naturales, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
40
_____________________, Resoluciones, Resolución 2770 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado en
Arquitectura, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
_____________________, Resoluciones, Resolución 2772 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado en
Ciencias de la Salud, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
_____________________, Resoluciones, Resolución 2773 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de formación
profesional de pregrado en Ingeniería, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
______________________, Resoluciones, Resolución 2774 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado en
Economía, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
_______________________, Resoluciones, Resolución 3456 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para la oferta y desarrollo de los
programas de Formación Profesional en Artes, C.D. del Ministerio de Educación
Nacional.
_______________________, Resoluciones, Resolución 3457 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado en
Comunicación e Información, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
________________________, Resoluciones, Resolución 3458 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para la oferta y desarrollo de los
programas de formación profesional en Agronomía, Veterinaria y Afines, C.D. del
Ministerio de Educación Nacional.
________________________, Resoluciones, Resolución 3459 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de formación
profesional de pregrado en Contaduría Pública, C.D. del Ministerio de Educación
Nacional.
_________________________, Resoluciones, Resolución 3460 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para la oferta y desarrollo de los
programas de formación profesional en Humanidades, fotocopia.
_________________________, Resoluciones, Resolución 3461 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado en
Psicología, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
_________________________, Resoluciones, Resolución 3462 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de formación
hasta el nivel profesional por ciclos propedéuticos en las áreas de Ingeniería,
Tecnología de la Información y Administración, C.D. del Ministerio de Educación
Nacional.
_________________________, Resoluciones, Resolución 3463 de 2003 por la cual se
definen las características específicas de calidad para la oferta y desarrollo de los
41
programas de formación profesional en Diseños, C.D. del Ministerio de Educación
Nacional.
_________________________, Resoluciones, Resolución 1036 de 2004 por la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas de pregrado y
especialización en Educación, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
__________________________, Resoluciones, Resolución 1962 de 2006, la cual se
definen las características específicas de calidad para los programas académicos del
nivel de formación profesional en deporte o en recreación.
__________________________, Resoluciones, Resolución 1963 de 2006, que regulan
las características de calidad para la oferta y desarrollo del programa académico de
tecnología en regencia de farmacia
Colombia, Presidencia de la República, Ministerio de Educación Nacional. 1980,
Decreto No. 80 de enero 22 de 1980, Por el cual se organiza el sistema de educación
post-secundaria.
____________________, Decretos, Decreto 2566 de 2003 por el cual se establecen las
condiciones mínimas de calidad y demás requisitos para el ofrecimiento y desarrollo de
programas académicos de Educación Superior y se dictan otras disposiciones, C.D. del
Ministerio de Educación Nacional.
_____________________, Decretos, Decreto 3678 de 2003 por el cual se modifica el
Decreto 2566 de Septiembre 10 de 2003, C.D. del Ministerio de Educación Nacional.
Cuello Dávila, Alfredo, et. al. “Texto aprobado de la ponencia para primer debate
Comisión Sexta, Cámara de Representantes, proyecto de ley No. 61/1992 Cámara,
81/92 Senado, por medio del cual se reestructura la educación superior”, en: Historia de
las Leyes, Ley 30”, p. 533-537, [Fotocopia del documento original que se encuentra en
el archivo del Congreso de la República de Colombia]
Díaz Villa; Mario. 2002, Flexibilidad y Educación Superior en Colombia. Serie Calidad
de la Educación Superior No. 2 ICFES – MEN Bogotá, D.C.
____________________, 2007. Lectura Crítica de la flexibilidad, Volumen 1, La
Educación Superior frente al reto de la flexibilidad. Colección Seminarium, Magisterio,
Bogotá.
García Ospina, Norbey. 2008. Currículo y Flexibilidad Curricular. ¿Currículo sendero o
territorio? Ponencia presentada en el taller del 11 de marzo de 2008, evento realizado
por el grupo GINIC. Universidad de Antioquia. Medellín.
López Nieto, Pedro Vicente y Gabriel Acosta Bendeck, 1992, “Ponencia para primer
debate al proyecto de ley 05 de 1992 Cámara, por la cual se expide la ley general de
educación”, en: Gaceta del Congreso, Senado y Cámara, Año I No. 56, del 8 de
septiembre de 1992, p.1-14.
Martínez Marulanda, Diego. 1991-199? La Nueva Constitución más allá de la legalidad,
documento del archivo personal del autor.
Mosquera Mesa, Ricardo, 1992a, “Trámite Legislativo senado de la República, ponencia
para primer debate al proyecto de ley No. 81 de 1992, por la cual se organiza el servicio
42
público de la educación superior en Colombia”, en: Historia de las Leyes, Ley 30”,
p.497-525 [Fotocopia del documento original que se encuentra en el archivo del
Congreso de la República de Colombia]
_____________________, 1992b, “Ponencia para segundo debate al proyecto de ley
número 81, por el cual se organiza la educación posecundaria”, en: Historia de las
Leyes, Ley 30”, p.497-525 [Fotocopia del documento original que se encuentra en el
archivo del Congreso de la República de Colombia].
Mosquera Mesa, Ricardo, et. al. (Comisión accidental Senado) y Jorge Reyna Corredor,
et, el. (Comisión accidental Cámara), 1992, “Proyecto de ley No. 161/92 Cámara, No.
81/92 Senado, por la cual se organiza la prestación del servicio público de la Educación
Superior”, en: Historia de las Leyes, Ley 30”, p. 539-553 [Fotocopia del documento
original que se encuentra en el archivo del Congreso de la República de Colombia].
Pérez García, César (Presidente Cámara de Representantes) y Diego Vivas Tafur
(Secretario General Cámara de Representantes), 1993, “Texto definitivo aprobado en la
Honorable Cámara de Representantes el día 14 de diciembre de 1992, proyecto de ley
número 5 de 1992, por la cual se expide la ley general de educación”, en: Gaceta del
Congreso, Senado y Cámara, Año II, No. 9, del 15 de enero de 1993. p. 1-10
Trujillo García, Carlos Holmes, 1992a, “Proyecto de ley número 81 de 1992, por el cual
se organiza la educación superior”, en: Historia de las leyes, ley 30 de 1992”, p. 435469, [Fotocopia del documento original que se encuentra en el archivo del Congreso de
la República de Colombia]
_________________________1992b, “Exposición de motivos al proyecto de ley de
reforma a la educación”, en: “Historia de las Leyes, Ley 30 de 1992”, p.470-496,
[Fotocopia del documento original que se encuentra en el archivo del Congreso de la
República de Colombia]
_________________________,1992c, “Proyecto de ley número 5 de 1992 Cámara, por
la cual se expide la ley general de educación”, en: Gaceta del Congreso, del 6 de
agosto de 1992, p.1-12.
Universidad de Antioquia. Consejo Superior Universitario, Estatuto General: Acuerdo
Superior No. 1 de 1994, Medellín, imprenta Universidad de Antioquia, 1997.
_________________________, Plan de desarrollo 2006-2016, Medellín, Imprenta
Universidad de Antioquia, 2007.
________________________, Sistema universitario de Extensión, Medellín, imprenta
Universidad de Antioquia, 1997.
Upegui, Maria Eugenia, 2008, La flexibilidad curricular y el contexto socioeconómico.
Ponencia presentada en el taller del 16 de abril de 2008, evento realizado por el grupo
GINIC. Universidad de Antioquia. Medellín.
43
Descargar

referentes jurídicos de la flexibilidad curricular en la educación

1.INTRODUCCIÓN:

1.INTRODUCCIÓN:

Búsqueda de empleoEducaciónSistema educativo españolMercado laboralUnidad Didáctica

Modelo de base curricular

Modelo de base curricular

NEE (Necesidades educativas especiales)MotivaciónApoyo de padres y profesoresDiversidadAdaptación curricularDidácticaAprendizaje

DIDÁCTICA GENERAL EDUCACIÓN SOCIAL EXAMEN FINAL

DIDÁCTICA GENERAL EDUCACIÓN SOCIAL EXAMEN FINAL

EducaciónPedagogíaCurriculoPrácticas educativasEducadora social