INTRODUCCIÓN
La Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) es un organismo
público autónomo del Distrito Federal, dotado de personalidad jurídica y patrimonio
propio, que tiene la atribución constitucional de organizarse de la forma que más le
convenga para el cumplimiento de sus funciones sustantivas: docencia, investigación y
difusión de la cultura, extensión y cooperación universitaria, respetando las libertades de
estudio, cátedra e investigación, así como de libre examen y discusión de las ideas de
acuerdo a los preceptos constitucionales. De acuerdo a la Ley de la UACM, el Consejo
Universitario es el máximo órgano de gobierno de la Universidad y le corresponde aprobar
y expedir el presente Estatuto General Orgánico (EGO) para el cumplimiento de los fines
de la Universidad, conforme a dicha Ley. El EGO es el instrumento normativo que define
las estructuras docentes, de investigación, de cooperación, de difusión y extensión cultural,
así como los órganos de gobierno, administración, control y vigilancia de la Universidad,
entre otros.
ANTECEDENTES
PRIMER CONSEJO UNIVERSITARIO
El Primer Consejo Universitario asumió funciones en noviembre de 2007. Tenía, de
acuerdo con la Ley de la UACM, la misión de aprobar y expedir el Estatuto General
Orgánico. Este habría de ser el instrumento normativo que definiera “los órganos de
gobierno, administración, control y vigilancia de la Universidad”. En consecuencia, el
primer Consejo Universitario, a través de la Comisión de Asuntos Legislativos, promovió
mecanismos de participación y consulta en dos fases, de acuerdo con lo establecido en los
artículos 18 y 19 de la Ley de la UACM, que incluyeron tanto la recepción de propuestas
como la presentación de avances en los planteles y sedes de la Universidad.
En la etapa inicial -que se llevó a cabo entre mediados de 2008 y noviembre de
2009-, la Comisión de Asuntos Legislativos del CU recibió 17 propuestas parciales y
completas de EGO, así como los resolutivos del Congreso Universitario que había
organizado el Consejo General Interno, el órgano de gobierno anterior al Consejo
Universitario. El conjunto de documentos es lo que sirvió como insumo principal para la
elaboración de un primer proyecto estatutario.
El 20 de marzo de 2009, dicho documento fue dado conocer a la comunidad en
foros realizados celebrados en cada una de las sedes de la Universidad. Al surgir la
demanda de profundizar la discusión y el análisis, la Comisión de Asuntos Legislativos del
CU amplió el plazo. Se recibieron así varios comentarios y observaciones, siete nuevas
propuestas parciales y totales de Estatuto, además de cuatro documentos complementarios a
esta norma. Se llegó así a la reelaboración de la propuesta.
La Comisión estructuró una metodología centrada en la identificación de los
consensos y disensos elaborando un borrador con dicha información, mismo que fue
nuevamente presentado y discutido en las sedes y planteles. El 13 de noviembre de 2009, la
Comisión de Asuntos Legislativos sometió el documento final a consideración del Pleno
del Primer Consejo Universitario. Se celebraron, sucesivamente, once reuniones que
2
culminaron en la aprobación -en lo general y en lo particular- del primer Estatuto General
Orgánico de la UACM.
SEGUNDO CONSEJO UNIVERSITARIO
Puesto que el Artículo Cuarto Transitorio de dicho documento establecía que el
Segundo Consejo Universitario (2010-12) tendría la misión de convocar a la celebración
del Congreso General Universitario, el máximo órgano de gobierno -a través de la
Comisión Temporal para la Organización del Congreso General Universitario- convocó a la
organización del Congreso con el fin de discutir amplia, plural y democráticamente, sobre
la estructura académica y administrativa más conveniente para el cumplimiento de los fines
de la Universidad, tal y como se consigna en el Artículo Tercero Constitucional y en el
Tercero de la Ley de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.
La Convocatoria -consensada por la comunidad universitaria al cabo de un largo
proceso de discusión- fue aprobada el 31 de mayo de 2011 por el pleno del Segundo
Consejo Universitario. Acto seguido, la Comisión Temporal del CU instaló los Comités
Organizadores de Plantel (COP), conformados por voluntarios pertenecientes a los
diferentes sectores de la comunidad, con la misión de dar inicios a las actividades del
Congreso y articular el proceso. En la convocatoria, se planteó un proceso de tres fases para
la realización del Congreso General Universitario:
La primera fase se concentró en sensibilizar a la población sobre la importancia del
Congreso, informar acerca de la legislación universitaria, la importancia de participar en la
discusión y recabar opiniones sobre los temas que afectan la vida académica de la
institución. El objetivo era que la comunidad universitaria conociera y asumiera las
atribuciones y responsabilidades que supone la pertenencia a una institución autónoma de
educación superior, tal y como lo dispone la Ley de la UACM.
En la segunda fase, se convocó al registro, debate y análisis de distintas propuestas
provenientes de la comunidad sobre la estructura académica y administrativa. Se registraron
62 ponencias, elaboradas en grupo o individualmente mismas que se clasificaron en tres
rubros, de acuerdo a su temática: las que abordaban la estructura global; las que atendían
problemáticas específicas de la Universidad; las que se enfocaban en la elaboración de los
estatutos y demás normatividad.
Se organizaron, asimismo, mesas de discusión para presentar y analizar los trabajos
sobre la estructura académica y administrativa de la universidad. Posteriormente, las demás
propuestas se agruparon en otros seis ejes temáticos: 1) coordinaciones y colegios, 2) tareas
de docencia e investigación, 3) evaluación y certificación de los estudiantes, 4) articulación
y relación entre los diferentes ciclos, 5) modalidades, sistemas y soporte de los procesos
educativos y 5) relación universidad-sociedad. Se dispuso que para su discusión, cada
plantel fuera sede de alguno de los temas, lo que propiciaría el diálogo entre los tres
Colegios que integran la comunidad académica.
La tercera fase –denominada Semana Cumbre– consistió en cinco días de trabajo en
grupos y plenarias, con el propósito de llegar a los consensos consignados en el presente
documento, así como a una agenda de temas del Congreso para su próxima discusión. La
reunión se celebró en el plantel Casa Libertad, del 11 al 15 de junio de 2012, con la
asistencia de estudiantes, profesores y administrativos. Las discusiones se transmitieron en
3
vivo a toda la Universidad. Los participantes optaron por recuperar el conjunto de los
consensos y disensos de las mesas temáticas, realizadas en los diversos planteles y sedes.
Posteriormente, trabajaron en grupos para sistematizar los consensos y disensos surgidos de
esa discusión abordando las dudas sobre la organización de las coordinaciones, áreas,
organigramas y funciones académicas y administrativas de la UACM.
En julio de 2012 se redactó una primera versión de articulado resultante de dichas
discusiones, la cual pretendía traducir orgánicamente los consensos logrados como
comunidad académica mediante un prolongado y cuidadoso debate. En este primer
Congreso se dio un debate en el que se privilegió la argumentación informada y respetuosa
de las diversas posturas vertidas.
TERCER CONSEJO UNIVERSITARIO
El Tercer Consejo Universitario retomó el informe de la Comisión Temporal para la
Organización del Congreso General Universitario de la Segunda legislatura, a fin de
organizar sus trabajos. Acto seguido, puso a consulta el documento producto del proceso
2011-2012 intitulado “Iniciativa de adiciones y reforma al estatuto General Orgánico en
materia de estructura académica y administrativa de la UACM” entre el 7 de septiembre y
el 7 de noviembre de 2013. Posteriormente se organización y publicaron los resultados de
ese ejercicio consultivo, así como los sumarios documentales y de audio elaborados para
organizar los resultados del proceso 2011-2012 y 2013.
En diciembre de 2013 y enero de 2014 se realizaron reuniones con integrantes de la
Comisión Temporal para la organización del Congreso de Segundo Consejo Universitario,
representantes de los Comités Organizadores de Plantel y actores que participaron en los
trabajos previos y durante la Semana Cumbre. Para incorporar los resultados del último
ejercicio consultivo con aquéllos correspondientes al proceso previo se revisaron las
estenográficas del proceso 2011– 2012 y se creó un nuevo documento que corresponde al
resultado del análisis y a la sistematización de dichos insumos.
El resultado de este proceso colectivo de análisis y debate es el documento que las
Comisiones Unidas del Tercer Consejo Universitario utilizaron para elaborar la nueva
estructura académica y administrativa de la UACM, misma que fue nuevamente sometida a
discusión en todos los planteles y sedes de la UACM los días 18, 19 y 20 de febrero de
2014.
…
(en la redacción final, aquí se debe añadir un párrafo para dar cuenta de la última
fase de la discusión, la que estamos viviendo ahora y que todavía no concluye)
La escueta narración arriba esbozada indica que el proceso del Congreso General
Universitario fue una tarea ardua, pero al mismo tiempo rica y creadora en la medida en
que evidencia la extraordinaria oportunidad que la Universidad Autónoma de la Ciudad de
México se dio de mirarse y pensarse a sí misma.
México, D.F., marzo de 2014
4
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Todo diseño normativo es una forma de sistematizar valores. El presente Estatuto
General Orgánico -construido al cabo de varios años de discusión intensa- busca plasmar la
relación entre gobierno universitario, valores formativos y fines académicos. Se
fundamenta en la autonomía universitaria, de acuerdo al Artículo Tercero Constitucional y
al Artículo Tercero de la Ley de la UACM: “la Universidad tiene la facultad y
responsabilidad de gobernarse a sí misma, definir su estructura y las funciones académicas
que le correspondan”. Dichas funciones incluyen la docencia, investigación y difusión de la
cultura, extensión y cooperación universitaria, el respeto a las libertades de estudio, cátedra
e investigación, así como de libre examen y discusión de las ideas.
Entendida en sentido meramente jurídico, la autonomía universitaria no garantiza la
correcta elección de estructuras académicas y administrativas adecuadas. Es por esto que,
más allá del ámbito de gobierno, la autonomía es el valor esencial y el eje estratégico de la
UACM. ¿Qué significa autonomía? Autos nomos: darse a sí mismo su ley, establecer las
preguntas y poner en discusión el principio de autoridad. La autonomía es, en sentido
filosófico, una interrogación ilimitada que no se detiene ante nada y que se pone
constantemente en causa a sí misma.
La UACM aspira a formar personas autónomas que puedan desempeñarse como
profesionistas, investigadores y técnicos responsables privilegiando como método
pedagógico la cooperación, la ayuda mutua, la consolidación del conocimiento adquirido y
el progreso hacia la verdad. El conocimiento no es un ejercicio abstracto, al margen del
tiempo y la sociedad, sino que se produce dentro de ellos como pasión crítica y capacidad
de situarse en medio de la multiplicidad y complejidad de la vida.
El presente diseño institucional pretende favorecer la realización de una educación
en autonomía, para la autonomía y hacia la autonomía. El Congreso General Universitario
refrendó que las funciones sustantivas de nuestra casa de estudios deben llevarse a cabo a
través de estructuras colegiadas que, además de propiciar el trabajo interdisciplinario,
concretizan su vocación democrática y autogestiva, la libertad académica y la más amplia
pluralidad de pensamiento. La interdisciplina queda como una afirmación hueca si no se
vincula abiertamente con la pedagogía, la docencia y las problemáticas concretas de nuestra
población estudiantil.
El énfasis en los cuerpos colegiados se debe a que, tradicionalmente, las instancias
universitarias tienden a la concentración del poder en la figura del rector. El rector designa
a los funcionarios de manera unilateral y éstos a su vez designan a sus subordinados en una
estructura de tipo piramidal. El presente Estatuto conserva las funciones de representación,
coordinación, ejecución y supervisión de la rectoría, pero mantiene al Consejo
Universitario, como instancia colegiada y máximo órgano de gobierno en el que participan
los sectores académico, estudiantil y administrativo.
En contra de la uniformidad, la UACM pretende “fomentar la diversidad, la
discusión y el diálogo”. El Artículo 19 de nuestra Ley consigna que las normas que la rijan
deben permitir que “en todos los ámbitos de la Universidad puedan expresarse y discutirse
5
sin restricción alguna todos los saberes, las corrientes de opinión, así como las diversas
concepciones teóricas, científicas y humanísticas”.
El Artículo 5° establece que “La Universidad Autónoma de la Ciudad de México
está integrada por los estudiantes, el personal académico y el personal administrativo,
técnico y manual”, de manera que el presente EGO busca concretar el espíritu de
cooperación entre dichos sectores que conforman la Comunidad Universitaria.
Es importante mencionar que el actual Estatuto General Orgánico incluye la adición
de nuevos órganos de gobierno, los Consejo Académicos de Colegio que se suman a los ya
existentes: el Consejo Universitario y los Consejos de Plantel. Las tres instancias trabajan
con procedimientos democráticos entre los profesores-investigadores, estudiantes y
trabajadores, para la toma de decisiones en materia de programas de investigación,
docencia, difusión, designación del personal académico, formulación de presupuestos y
programación.
A partir de lo antes expuesto, las figuras del Rector y de los Coordinadores se deben
entender como los primeros responsables en cumplir y hacer cumplir la Ley de la UACM,
los acuerdos del Consejo Universitario y en realizar las acciones necesarias para que
nuestra casa de estudios se desarrolle plenamente en todos sus aspectos. Por ello es
importante resaltar que, si bien -como ya señalado- el presente Estatuto General Orgánico
ratifica al Rector como representante legal y responsable general de la administración de la
Universidad, lo supedita a tres principios básicos: lo auditable, lo controlable y lo
removible.
Así como los Consejos Académicos de Colegio están subordinados a la comunidad
universitaria, el Rector y los Coordinadores tienen la responsabilidad de guiarse con
intereses exclusivos para el fortalecimiento de la comunidad académica, de la transparencia
en las finanzas y en la administración del patrimonio universitario y, en definitiva, del
progreso cualitativo de toda la Universidad.
A partir de relaciones claras donde órganos como la Contraloría General y la
Tesorería dependen directamente del máximo órgano de gobierno que es el Consejo
Universitario, el presente Estatuto General Orgánico pretende fomentar la cooperación con
base en procedimientos eficientes, transparentes de planeación y de evaluación evitando
todo tipo de exceso en beneficio de la propia institución.
La consolidación de los Colegios evitará la centralización, la duplicación de tareas,
el desfase de tiempos entre instancias de trabajo y permitirá vincular orgánicamente lo
administrativo con lo académico. También permitirá reforzar la interdisciplina, la
planeación participativa, y la transparencia y rendición de cuentas. A esto se suman los
Programas de Desarrollo Académico y los Programas Institucionales, en tanto estructuras
flexibles y multifuncionales integradas por los tres sectores, que permiten el desarrollo del
conocimiento, la superación del ámbito meramente disciplinario y la creación de proyectos
comunes en los que nadie se puede asumir como titular exclusivo de una temática, acervo o
plan de estudios.
Por último, la descentralización de Colegios y Programas en los planteles y sedes
está pensada para reforzar la estructura democrática y estimular la creatividad. Cada plantel
presenta características particulares tanto en el número de estudiantes, profesoresinvestigadores y administrativos que integran la comunidad, como en su infraestructura,
6
programas de formación y en los entornos sociales y territoriales en que se encuentran
insertos.
Descargar

Claudio Albertani - Universidad de la Ciudad de México