DECLARACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES MADRILEÑAS y
LOS SINDICATOS EN DEFENSA DEL ESTADO DEL BIENESTAR Y DE LOS
SERVICIOS PÚBLICOS
CON LA SANIDAD, LA EDUCACIÓN Y LOS SERVICIOS SOCIALES NO SE
JUEGA
Las Organizaciones Sociales Madrileñas y los sindicatos reunidos el 27 de abril
de 2012 que suscriben esta Declaración, rechazamos rotundamente las políticas
de recorte del gasto social que está adoptando el Gobierno de España y el de la
Comunidad de Madrid, poniendo en riesgo el Estado de Bienestar que es
patrimonio de la ciudadanía.
Estos recortes se enmarcan en un escenario de ataques sin precedentes a los
derechos sociales y laborales de los trabajadores y trabajadoras, y de la ciudadanía en
general, demoliendo nuestro modelo social. Un modelo que garantiza la convivencia
democrática, que prioriza y protege a las personas y al empleo, frente a intereses
partidistas y especulativos.
Las políticas de recorte que está implantando el Gobierno lejos de favorecer una salida
justa y social de la crisis, son ineficaces e inútiles, están produciendo profundas fisuras
en nuestra sociedad, rompiendo con principios básicos constitucionales como la
igualdad, la cohesión social y la universalidad, dibujando una sociedad insolidaria e
individualista y en la que la caridad sustituye a la justicia social.
Los sistemas que nos protegen están siendo seriamente atacados. El Proyecto de
Presupuestos Generales del Estado para 2012, los recortes adicionales y la senda ya
emprendida por Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, ponen en peligro el
ejercicio de los derechos de ciudadanía y suponen una merma intolerable en la calidad
de los servicios públicos, sanitarios, educativos, servicios sociales, atención a la
dependencia, Seguridad Ciudadana, Cooperación al Desarrollo, la vivienda y el
transporte.
Además el cuestionamiento de derechos civiles alcanzados tras años de lucha y que
pretenden amordazar a la sociedad, frenando la defensa de las libertades, se hace
patente en dos ejemplos claros: el retroceso en la reforma de la Ley de salud sexual y
reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo y la que regula el matrimonio
entre personas del mismo sexo
En estos términos, las Organizaciones Sociales y Sindicales consideramos:


Que los servicios públicos son una inversión, nunca un gasto, que crean
empleo y se financian mediante impuestos procedentes fundamentalmente de
las rentas del trabajo, a los que contribuye el conjunto de la ciudadanía, y
suponen una garantía de redistribución social de la riqueza.
Que los recortes sociales aprobados deterioran gravemente la calidad de vida
de los ciudadanos y ciudadanas, afectando especialmente a las mujeres,
jóvenes y sectores más vulnerables, como mayores, pensionistas, personas
extranjeras y con discapacidad





Que los recortes educativos atacan la calidad e igualdad educativa. Construyen
una educación segregadora, limitando el acceso a la enseñanza superior a los
hijos e hijas de la clase trabajadora, convirtiéndose en el anuncio de una
generación desaprovechada.
Que los recortes sanitarios anticipan un modelo dual que rompe con el principio
de solidaridad del Sistema Nacional de Salud. Que el copago ó repago
farmacéutico, transporte sanitario, etc… es discriminatorio, aumenta los riesgos
para la salud y supone un nuevo impuesto para las rentas salariales. Que
negar el derecho a la atención sanitaria a una parte de la población, la
extranjera o mayores de 26 años inactivos, resulta claramente inconstitucional
y tendrá consecuencias negativas incuestionables para la salud pública.
Que los recortes en servicios sociales y en particular, en materia de
dependencia suponen la “crónica de una muerte anunciada” de este nuevo
derecho social y la desprotección de miles de ciudadanos y ciudadanas, y de
sus familias.
El Gobierno actuando en contra de la ley renuncia a perseguir el fraude y la
evasión fiscal, no acometiendo la necesaria reforma integral del sistema fiscal,
en cambio se otorga una amnistía fiscal contraria al fortalecimiento de una
conciencia tributaria de la ciudadanía, y provoca agravios con aquéllas
empresas y ciudadanos que cumplen con sus obligaciones fiscales y
tributarias.
Que el aumento de la carestía de la vida recae una vez más sobre la población
trabajadora, al ver cada vez más reducido su poder adquisitivo y por tanto,
limitado el acceso a bienes esenciales. El incremento de las tarifas del
transporte, de la luz, el gas, el agua etc…además de mermar la calidad de vida
en general, deja entrever estrategias de políticas privatizadoras.
Las Organizaciones Sociales y Sindicales hacemos un llamamiento a toda la
ciudadanía a defender el Estado del Bienestar y los servicios públicos, como
instrumentos básicos y garantes de igualdad, progreso, cohesión y vertebración
social. Unos servicios públicos generadores de empleo y fuente de desarrollo
económico.
Exigimos al Gobierno la retirada de estas medidas y la rectificación inmediata de sus
políticas.
Las Organizaciones Sociales y Sindicales consideramos imprescindible la
implicación y unidad de toda la ciudadanía para demostrar el rechazo a estas
políticas agresivas, y en concreto a participar activamente en la Manifestación
del 29 de Abril convocada bajo el lema “Ya está bien. Quieren acabar con todo.
Con la sanidad, la educación y los servicios sociales, no se juega”.
Descargar

Declaración Social Cumbre 29A definitiva-1