La campaña de declaración de los Impuestos de la Renta y del
Patrimonio tendrá lugar entre el 6 de mayo y el 27 de junio
El Vicepresidente del Gobierno de Navarra y consejero de Economía y
Hacienda, Francisco Iribarren Fentanes, ha presentado esta mañana la
campaña de declaración de los Impuestos de la Renta y del Patrimonio de las
Personas Físicas que se llevará a cabo en la Comunidad Foral entre el 6 de
mayo y el 27 de junio.
Los ciudadanos llamados a cumplir sus obligaciones fiscales son todos
los que tengan rendimientos de trabajo y por actividades empresariales o
profesionales en 2004. Están exentos de la obligación de presentar la
declaración, los contribuyentes cuyos rendimientos de trabajo sean inferiores a
8.500 euros anuales brutos, y cuando los rendimientos de capital mobiliario o
patrimonial no superen conjuntamente los 1.500 euros brutos anuales. Cuando
se opte por la tributación conjunta, la declaración es obligatoria en todo caso.
En el Impuesto del Patrimonio, están obligados a presentar declaración
los contribuyentes cuyo patrimonio neto resulte superior a 150.253 euros o, si
no se alcanza esta cifra, si el valor de bienes y derechos resulta superior a
601.012 euros.
Envío de autoliquidaciones a los contribuyentes
A partir del 26 de abril, Hacienda Tributaria de Navarra remitirá una
propuesta de declaración, ya confeccionada con la correspondiente
autoliquidación, a 125.000 contribuyentes navarros. Para aquéllos que resulte
a devolver, Hacienda llevará a cabo las devoluciones de las cantidades
correspondientes entre el 28 de abril y el 2 de mayo.
El perfil de los contribuyentes que recibirán la declaración son personas
con rendimientos de trabajo y capital mobiliario, sin rendimientos profesionales
o empresariales, con deducción por vivienda y con plan de pensiones.
Los contribuyentes que reciban la declaración en sus domicilios
encontrarán en el sobre la siguiente información: una carta de presentación del
consejero de Economía y Hacienda, una propuesta de autoliquidación del
IRPF de 2004, la hoja de datos fiscales del contribuyente, un folleto explicativo
con el procedimiento a seguir, y, en caso de que la declaración salga a pagar,
una carta de pago.
El contribuyente que reciba esta propuesta de liquidación de los
impuestos debe revisarla para comprobar que los datos son correctos. Si la
propuesta es a devolver, no debe hacer nada más porque ya se le habrá
ingresado la devolución en cuenta. Si la declaración sale a pagar, puede
hacerla efectiva mediante la carta de pago adjunta o domiciliándola por
teléfono, Internet o mensaje de móvil, en uno o dos plazos. Esto la convertirá
en la declaración definitiva. Para la recepción del dinero a devolver, el
contribuyente puede cambiar el número de cuenta que viene en la propuesta
mediante teléfono, mensaje de móvil e Internet. Si no está conforme con la
declaración que ha recibido, el contribuyente debe romper la propuesta y hacer
una declaración en plazo, que seguirá el trámite normal.
El envío de declaraciones a los contribuyentes es una práctica de
gestión que Hacienda Tributaria de Navarra puso en marcha en 2001, con una
aceptación creciente en los contribuyentes y una optimización constante de la
gestión. En la campaña de 2003, se remitieron 70.724 propuestas de
declaración, de las que 62.152 (87,88%) fueron correctas, y 58.641 (83%),
aceptadas. Un 65% de los contribuyentes navarros se muestran deseosos de
recibir la declaración en casa.
Cita previa y nuevas tecnologías
A partir del 3 de mayo, y durante todo el tiempo que dure la campaña de
declaraciones, se puede solicitar cita previa en el teléfono 901 505 505 y por
Internet. El teléfono estará operativo los días laborables, de 8:30 a 17:30 horas
e Internet presta un servicio ininterrumpido. El pasado año se dieron 22.959
citas, correspondientes a 18.769 declaraciones. El 54,18% en la primera
semana de campaña; este año se va a asignar un 11,62% más de capacidad a
las citas, con 20 operadores en atención al público.
A partir del 9 de mayo, se pondrán a la venta los programas informáticos
que confeccionan tanto la declaración del Impuesto de la Renta como la del
Impuesto de Patrimonio, que incluyen la posibilidad de hacerla en castellano o
en vascuence.
A través de Internet (www.navarra.es), se puede presentar
declaraciones, calcular la propia liquidación (¿cuánto me sale?), solicitar cita
previa, preguntar por la devolución y domiciliarla, ver datos fiscales y confirmar
si se le ha enviado la propuesta. Por último, este año, como novedad, se podrá
presentar por Internet la declaración del Impuesto sobre el Patrimonio a través
del programa de ayuda. Las consultas en Internet exigen que se introduzca el
NIF del contribuyente y su número PIN.
También a través del teléfono móvil (mensaje SMS al 5113, con la
palabra “RENTA” como identificador) se accede a los siguientes servicios:
¿cuándo me devolverán?, ¿cuánto me sale?, domiciliación de pagos y
devoluciones, ¿me han enviado la propuesta?, aceptación de la propuesta
mediante domiciliación de pago de la misma. Las consultas por móvil exigen la
introducción del NIF y del PIN, pero en este caso sólo los últimos cuatro
dígitos, de los siete que tiene.
Las primeras devoluciones de las declaraciones presentadas, no
automáticas, se harán el 25 de mayo.
La Hacienda Tributaria de Navarra dispone de un equipo específico de
77 personas para atender las necesidades de la campaña y ha establecido la
colaboración de 24 entidades para facilitar la confección de declaraciones
automáticas. Estas entidades disponen de un programa informático facilitado
por Hacienda para realizar las declaraciones y sus operadores tienen una
clave de identificación; si el contribuyente desea conocer sus datos fiscales
deberá firmar un consentimiento previo y facilitar al operador su NIF y número
PIN, y el operador accederá al fichero de datos fiscales una vez obtenida esta
autorización.
Reducciones personales y familiares en base
Las reducciones personales y familiares en la base imponible están
establecidas en un baremo que tiene en cuenta la edad del sujeto pasivo por el
que se hace la reducción y su grado de minusvalía.
-
En el mínimo personal, la reducción oscila entre los 12.200 euros para
sujetos pasivos mayores de 75 años con una minusvalía del 65% y
-
-
-
-
3.440 euros para menores de 65 años con una minusvalía inferior al
33%.
En el mínimo personal en “unidad familiar monoparental”, la reducción
oscila entre 5.590 y 14.350 euros para sujetos pasivos en las mismas
condiciones que en el punto anterior.
El mínimo familiar por descendientes oscila entre 1.535 euros por el
primero y segundo hijo menor de 3 años y de 5.200 euros para el sexto
hijo y siguientes, también menores de tres años.
El mínimo por ascendientes oscila entre 800 euros cuando tiene menos
de 65 años y una minusvalía inferior al 33% y 1.800 euros para los edad
superior a los 75 años.
Por minusvalía del ascendiente o descendiente, la reducción oscila a
entre 1.960 y 6.960 euros, según el grado. Por persona asistida en
general, 1.960 euros.
Deducciones de la cuota
-
-
Por trabajo, con carácter general: 685 euros. Por minusvalía entre el
33% y 65%, 1.085 euros; minusvalía superior al 65%, 3.000 euros.
Por alquiler de vivienda, 15% con un límite de 601 euros.
Por adquisición y rehabilitación de vivienda habitual, 15% con carácter
general; 18% para unidades familiares con dos o más hijos; 30%, para
familiar numerosas.
Por cuenta vivienda, las mismas deducciones que en el punto anterior.
Por donaciones, 20%.
Inversiones y gastos en bienes de interés cultural, 15%.
Por dividendos, la diferencia entre el ímporte íntegro elevado y el
percibido.
Por inversiones empresariales y profesionales, deducciones de acuerdo
con la normativa del Impuesto de Sociedades.
Por cuota municipal de IAE, el límite de la deducción es la cuota
mínima.
Por pensiones de viudedad: Diferencia con el salario mínimo
interprofesional.
Documentación a presentar
La declaración del impuesto de la Renta debe ir acompañada de la
certificación de la empresa pagadora de los ingresos, con detalle de los
rendimientos, cotizaciones a la Seguridad Social, detracciones por derechos
pasivos, abonos de montepíos laborales y otros gastos deducibles, además de
las retenciones a cuenta.
Cuando se declaren rendimientos de capital mobiliario también se
contendrá la identificación de la entidad pagadora y del receptor, así como el
importe de las retenciones a cuenta. Esta documentación puede ser sustituida
por las comunicaciones de las entidades depositarias o gestoras cuando los
rendimientos fueran abonados a través de éstas.
Cuando se realicen deducciones en la cuota, con la excepción de la
relativa a los rendimientos de trabajo, se requerirá justificación documental
acreditativa del cumplimiento de los requisitos establecidos.
No obstante, todos los datos que se incorporen en la declaración y
hayan sido obtenidos de la información facilitada por la Hacienda Tributaria, no
necesitarán documentación soporte correspondiente.
Pamplona, 22 de abril de 2005
Descargar

La campaña de declaración de los Impuestos de la Renta y del