GRIPE AVIAR – ENFERMEDAD Y DIAGNÓSTICO
Dennis J. Alexander
Laboratorios de Referencia para la C.E., OIE, y FAO para la Gripe Aviar,
Veterinary Laboratories Agency Weybridge, Addlestone, Surrey, R.U.
INTRODUCCIÓN
Los virus de la gripe son virus RNA de cepa negativa, segmentados, que se
sitúan en la familia de Ortomixoviride en tres géneros: Influenzavirus A, B y C.
Sólo los virus de la gripe A han sido descritos como causantes de infecciones
naturales en aves. Los virus de la gripe tipo A se dividen además en subtipos
en base a sus relaciones antigénicas en las glicoproteínas superficiales:
hemoaglutinina (H) y neuraminidasa (N). En la actualidad se han reconocido 15
subtipos H (H1-H15) y nueve subtipos de la neuraminidasa (N1-N9). Cada
virus tiene un antígeno H y un antígeno N, aparentemente en cualquier
combinación. Todos los subtipos y la mayoría de las combinaciones posibles
han sido aislados en especies de aves.
Aunque los virus de la gripe han sido aislados en gran número de especies
aviares (Stallknecht, 1998), el conjunto genético para todos los virus de la GA
está primordialmente formado por las aves acuáticas, que son responsables de
la perpetuación de estos virus en la naturaleza (Alexander, 2000). Estudios
filogenéticos (Rohm et al., 1995; Banks et al., 2000a, b) de virus de la GA
muestran que los linajes y las estirpes de los virus aislados están más
relacionados con los parámetros geográficos y temporales que con el huésped
en el que fueron aislados. Tampoco hay distinción en los virus aislados en
aves silvestres o domésticas.
La forma grave de la gripe aviar [GA] denominada altamente patógena
[GAAP], conocida antiguamente como la “peste aviar”, es una de las dos
enfermedades más temidas en las aves de corral y otras aves. No es sólo
porque la mortalidad en las bandadas puede llegar al 100%, sino también por el
1
impacto económico de las restricciones comerciales y los embargos que se
aplican a las zonas infectadas. Mucos países, incluyendo todos los de la Unión
Europea, tiene en vigor medidas reglamentarias de control en caso de brotes
de cualquiera de estas enfermedades (CEC, 1992) y está reconocida como
enfermedad OIE de la lista A (OIE Manual, 2000).
ENFERMEDAD
Los virus de la gripe A que infectan a las aves de corral se pueden dividir en
dos grupos distintos según la gravedad de la enfermedad que causan. Los
virus muy virulentos causan GAAP, en la cual la mortalidad puede llegar al
100%. Estos virus han quedado restringidos a los subtipos H5 y H7, aunque no
todos los virus de estos subtipos causen GAAP. Desde 1959, se ha informado
sobre 20 aislados primarios de estos virus en aves de corral (Tabla 1). Los
demás virus causan una enfermedad mucho más benigna, que consiste
primariamente en una afección respiratoria leve, depresión y problemas en la
puesta para aves ponedoras. En algunas ocasiones, otras infecciones o las
condiciones ambientales pueden causar una exacerbación de las infecciones
gripales, llevando a enfermedades más importantes. Por ejemplo, en brotes de
GABP en Italia en 1999, se registró frecuentemente una elevada mortalidad en
pavos jóvenes, llegando al 97% en una bandada (Capua et al., 2000).
Base molecular de la virulencia
La glicoproteina hemoaglutinina para el virus de la gripe tiene dos funciones
importantes que son imperativas para la infectividad del virus. En primer lugar
produce la unión a la célula huésped y después la fusión entre la membrana de
la célula huésped y la membrana del virus, de forma que el material genético
viral se introduce en la célula huésped. Esta glicoproteína se produce como un
precursor, HA0, que necesita una segmentación post traslacional por las
proteasas del huésped antes de poder inducir la fusión de las membranas y de
que las partículas del virus se vuelvan infecciosas (Rott, 1992). Las proteínas
precursoras del HA0 en los virus GABP tienen una sola arginina en el lugar de
la segmentación y otra en la posición -3 ó -4. La segmentación de estos virus
2
está limitada a sólo ciertas proteasas del huésped, como las enzimas parecidas
a la tripsina, y por ello su replicación sólo puede producirse en aquellos lugares
del huésped donde existan dichas enzimas, tales como los tractos respiratorio
e intestinal.
Las proteínas HA0 de los virus GAAP poseen múltiples
aminoácidos básicos [arginina y lisina] en sus lugares de segmentación HA0,
como resultado de la inserción aparente o de la sustitución aparente (Vey et al,
1992, Wood et al, 1993, Senne et al, 1996) y parece que sólo son
segmentables por una(s) proteasa(s) ubicua(s), probablemente una o más
endoproteasas que procesan las pro proteínas y están relacionadas con la
subtilisina. Entre ellas, la candidata líder es la furina (Stieneke-Grober et al.,
1992).
Estos virus pueden replicarse en cualquier parte del ave, dañando
órganos y tejidos vitales, conduciendo a la enfermedad y la muerte (Rott,
1992). Por ejemplo, todos los virus GABP del subtipo H7 tienen la secuencia
de aminoácidos, en el lugar de segmentación del HA0, -PEIPKGR*GLF- o PENPKGR*GLF-, mientras que los ejemplos de secuencias de aminoácidos
para virus GAAP H7 son: -PEIPKKKKR*GLF-, PETPKRKRKR*GLF-, PEIPKKREKR*GLF-, -PETPKRRRR*GLF-, -PEIPKGSRVRR*GLF-.
Aunque los primeros 18 virus GAAP en la Tabla 1 y el virus GAAP 2003
Netherlands tienen múltiples secuencias de aminoácidos básicos, igual que
todos los virus GAAP secuenciados que se aislaron antes de 1959, esto no es
cierto para los virus aislados en los brotes GAAP en Chile en el 2002. El virus
H7N3 aislado en estos brotes tenía secuencias con inserción de 11
aminoácidos pero sin la exigencia mínima aparente de aminoácidos básicos, ya
que
sus
secuencias
eran
PEKPKTCSPLSRCRETR*GLF
(4372)
o
PEKPKTCSPLSRCRKTR*GLF (4957) (Suárez et al., 2003).
Las teorías actuales sugieren que los virus de la GA, subtipos H5 y H7, de
alta virulencia surgen por mutación de virus de baja virulencia (García et al,
1996, Perdure et al., 1998) aunque debe haber más de un mecanismo por el
cual esto sucede. Esto está apoyado por estudios filogenéticos de virus del
subtipo H7, que indican que los virus GAAP no constituyen un linaje o linajes
separados filogenéticamente sino que parecen surgir de cepas no patógenas
(Rohm et al., 1996; Banks et al., 2000a) y de la selección in vitro de los
3
mutantes virulentos para los pollos a partir de virus H7 no virulentos (Li et al.,
1990). Parece que estas mutaciones ocurren solamente después de que el
virus se haya trasladado de su huésped natural silvestre a las aves de corral.
Sin embargo, la mutación a la virulencia es impredictible y puede ocurrir muy
pronto, después de introducirse en las aves de corral, como en los brotes 1-4,
6, 8-12, 14, 15, 17, 19 y 20 de la Tabla 1, o después de que el virus GABP
haya circulado durante varios meses, como en el caso de los brotes 7, 13, 16 y
18.
Señales clínicas
Gripe Aviar de Baja Patogenicidad.
La gravedad de la enfermedad
causada por el virus que induce poca o ninguna enfermedad en pollos
infectados experimentalmente y sin múltiples aminoácidos básicos en el
lugar de segmentación del HA0 (virus GABP) está muy influenciada por: la
cepa del virus, la especie y edad del huésped, el estado inmunológico del
huésped frente al virus y especialmente la presencia de otros agentes
infecciosos, tales como: Pasteurella spp, virus de la enfermedad de
Newcastle (incluyendo las cepas de vacuna), pneumovirus aviar, virus de la
bronquitis infecciosa, E. coli y Mycoplasma spp, condiciones de
inmunodeficiencia y factores ambientales (como exceso de amoníaco,
polvo, temperaturas cálidas o frías).
En un extremo, la enfermedad vista puede no ser aparente o serlo muy
poco. Por ejemplo, Alexander y Spackman (1981) informó que una infección
GABP en una bandada de pavas en puesta sólo produjo unos signos
respiratorios leves y transitorios y un 2% de huevos con cáscara blanca. Otros
brotes GABP que tuvieron lugar en pavos casi al mismo tiempo produjeron
descensos del 20-40% en la puesta y enfermedades respiratorias con una
mortalidad baja pero significativa.
En el otro extremo, las infecciones por virus GABP pueden estar asociadas
a enfermedades graves y de elevada mortalidad. En Alabama, 1975, los brotes
en pollos producidos por un virus GABP del subtipo H4N8, registraron
mortalidades hasta del 69% en las bandadas infectadas (Johnson et al., 1977).
4
Brotes importantes en 1995, causados por virus GABP del subtipo H7N3
afectaron a pavos en Utah (EE.UU.).
El virus estuvo asociado con
mortalidades elevadas, especialmente en aves jóvenes, con alrededor del 40%
de mortalidad en aves entre 0 y 4 semanas de edad (Halvorson et al., 1998).
En la mayoría de los casos la mortalidad estuvo asociada a infecciones dobles
con Escherichia coli o Pasteurella multocida.
Durante las infecciones con
GABP H7N1 en Italia (1999) los pavos se vieron especialmente afectados. En
pavos criados para carne, la gravedad de la enfermedad clínica y post mortem
varió considerablemente.
Los signos clínicos estuvieron dominados por
padecimientos respiratorios con una mortalidad entre el 5% y el 97%
dependiendo de la edad de las aves afectadas (Capua et al., 2000). En aves
jóvenes para carne, los signos fueron en general lo bastante graves para
causar un 40-97% de mortalidad en las bandadas infectadas. En las pavas de
cría se observó una forma más benigna de la misma situación clínica,
consistente en estertores, tos, hinchazón de los senos suborbitales y un estado
febril asociado con pérdida de apetito. La producción de huevos cayó entre un
30 y un 80% durante la fase aguda, pero se recuperó parcialmente a niveles
inferiores al normal a las tres semanas de declararse la enfermedad. Las tasas
de mortalidad oscilaron entre el 5 y el 20% (Capua et al., 2000). En años
recientes se ha informado sobre problemas igualmente serios asociados con
brotes generalizados de virus del subtipo H9N2, especialmente en Pakistán e
Irán, pero también en Oriente Medio y países asiáticos hasta China.
Gripe Aviar Altamente Patógena. Con frecuencia, la primera señal de
GAAP en bandadas de pollos o pavos, especialmente aves que no están
en jaulas, es la aparición brusca de una mortalidad elevada, que puede
acercarse al 100% en pocos días.
Los signos clínicos que pueden
asociarse con la elevada mortalidad son: cese de la puesta, signos
respiratorios, estertores, lagrimeo excesivo, sinusitis, edema de la cabeza y
la cara, hemorragias subcutáneas con cianosis de la piel, especialmente en
la cabeza y las barbas y diarrea.
Ocasionalmente pueden presentarse
5
signos neurológicos. Usualmente, estos signos son más marcados en los
animales que les toma tiempo morirse.
Lesiones
Las lesiones generales que se observan suelen reflejar los signos clínicos y por
ello son también muy variadas y de poca ayuda para el diagnóstico. En los
casos más graves, las aves muestran diversas lesiones congestivas y
hemorrágicas en la piel, hígado, bazo, corazón, riñones y pulmones.
Sin
embargo, estos signos están usualmente ausentes en las aves que mueren de
repente.
Las infecciones por virus de la gripe de baja virulencia están
normalmente asociadas a lesiones del tracto respiratorio, en especial sinusitis,
a veces con exudados desde mucopurulentos a caseosos.
Las lesiones
generalizadas de riñón también se han asociado a infecciones de pollos por
virus de gripe de baja virulencia. Se ha informado sobre pancreatitis en aves
infectadas por virus de gripe, tanto de alta como de baja virulencia.
Estudios histológicos detallados en infecciones por virus GAAP no han
podido mostrar lesiones patognomónicas y se han obtenido resultados
distintos, peculiares de los órganos involucrados, con virus de diferente
virulencia.
En general, las infecciones altamente patógenas conducen a
edema, hiperemia, hemorragias y focos necróticos degenerativos en las
vísceras. La necrosis miocárdica y la miocarditis son con frecuencia rasgos
apreciables en algunas infecciones virulentas por virus.
Algunos virus
involucran marcadamente el sistema nervioso central y en estas infecciones se
puede ver frecuentemente amplios hematomas perivasculares y necrosis de las
células neuronales; con menor frecuencia pueden ser visibles edemas y
hemorragias en el tejido nervioso.
Definición de la gripe aviar
La marcada variación en la enfermedad causada por virus GABP y GAAP del
mismo subtipo, y el hecho que hasta la fecha dos subtipos, H5 y H7, han
mostrado ser responsables de la GAAP, significa que se requiere una definición
cuidadosa y específica a los fines de control reglamentario y comercio.
6
La legislación en vigor en la UE para controles reglamentarios (CEC, 1992)
define la GA como ‘una infección de las aves de corral causada por cualquier
virus de la gripe A que tenga un índice de patogenicidad intravenosa mayor que
1,2 en pollos de 6 semanas o cualquier infección por virus de la gripe A de los
subtipos H5 o H7 para los que la secuenciación de nucleótidos haya mostrado
la presencia de múltiples aminoácidos básicos en el lugar de segmentación de
la hemoaglutinina’. Sin embargo, sobre la base de la evidencia que los virus
GAAP emergen en aves de corral domésticas a partir de progenitores GABP de
los subtipos H5 y H7, el caso debe ser que no sólo deben controlarse los virus
GAAP sino también sus progenitores GABP en las aves de corral domésticas
(Capua y Marangon, 2000; Alexander, 2003).
Como resultado, el Comité
Científico sobre Salud Animal de la Unión Europea presentó una propuesta
para una nueva definición (EU SCAHAW, 2000) que es: ‘una infección de las
aves de corral causada por cualquier virus de la gripe A que tenga un índice de
patogenicidad intravenosa mayor que 1,2 en pollos de 6 semanas o cualquier
virus de la gripe A de los subtipos H5 o H7’. Una definición muy similar, con
fines de comercio, se presentó también en un borrador del Capítulo de Códigos
OIE (OIE, 2002), pero hasta ahora ninguna de las dos ha sido adoptada por las
autoridades competentes.
DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO
Debido a que ninguno de los signos o lesiones producidos por la GABP o la
GAAP son patognomónicos, el diagnóstico exige el uso de técnicas de
laboratorio que incluyen la caracterización del virus infectante y una evaluación
de su virulencia respetando las definiciones. En la UE y, hasta cierto punto,
bajo los reglamentos de OIE, esto requiere actualmente el uso de técnicas
virológicas convencionales, pero cada vez se están usando más técnicas de
biología molecular que también comentaremos más adelante.
7
Diagnóstico Convencional de Laboratorio
Las técnicas convencionales a utilizar para el diagnóstico de la GA se
describen en detalle en la Directiva 92/40/EEC (CEC, 1992) para la UE y son
básicamente idénticas a las descritas en el manual OIE (OIE, 2000).
En
resumen, estas técnicas consisten en el aislamiento y caracterización del virus
infectante de la GA usando las técnicas siguientes:
Aislamiento del Virus: Se inoculan, en la cavidad alantoidea de huevos
embrionados de 9 a 11 días, suspensiones en soluciones antibióticas de frotis
traqueales o cloacales (o heces) tomados de aves vivas, o de heces y
muestras mezcladas de órganos de aves muertas. Los huevos se incuban a
35–37°C durante 4–7 días.
Se comprueba la presencia de actividad
hemaglutinadora en el fluido alantoideo de todos los huevos que en su eclosión
contienen embriones muertos o moribundos y en todos los huevos al final del
período de incubación. Los fluidos que den reacción negativa deberán pasar
por un segundo lote de huevos como mínimo.
Identificación del Virus: Si se aísla un agente hemaglutinante, se puede
confirmar la presencia de virus de la gripe A con una prueba de inmunodifusión
entre el virus concentrado y un antisuero contra el nucleocápside o los
antígenos de la matriz, ambos comunes en todos los virus de la gripe A. La
mayoría de los laboratorios tendrán antisueros específicos para el virus de la
enfermedad de Newcastle (paramixovirus aviar tipo 1), y en vista de su amplia
difusión y su uso casi universal como vacuna viva en las aves de corral, es
mejor evaluar su presencia con pruebas de inhibición de la hemoaglutinación
(IH).
La identificación del subtipo del virus de la gripe A se hace normalmente
usando antisueros policlonales de pollos, criados frente a una batería de virus
intactos de la gripe. La identificación de la neuraminidasa se realiza con un
enfoque similar.
La identificación de subtipos con estas técnicas necesita
mucho trabajo y requiere mantener grandes existencias de antisueros y otros
reactivos.
Por lo tanto, está fuera del alcance de muchos laboratorios de
diagnóstico que no estén especializados en virus de la gripe.
Hay ayuda
8
disponible sobre los Laboratorios de Referencia de la OIE. No obstante, los
Laboratorios Nacionales y Regionales deben estar en posición de identificar los
virus de la gripe de los subtipos H5 y H7, y de valorar la virulencia de dichos
virus con pruebas in vivo o in vitro, en línea con las definiciones
internacionales.
Evaluación de la patogenicidad.
Tal como se ha mencionado, la
definición de GA para la que deben tomarse medidas reglamentarias
comprende la evaluación de la virulencia del virus de la GA para los pollos. En
la UE se utiliza para esta evaluación la prueba del índice de patogenicidad
intravenosa, que se lleva a cabo como sigue.
Fluido alantoideo infectivo fresco, con un título de HA >1/16 (>24 o >log2
i)
4 cuando se exprese como el recíproco) se diluye 1/10 en suero isotónico
estéril.
ii)
0,1 ml del virus diluido se inyectan por vía intravenosa a cada uno de
diez pollos SPF de 6 semanas.
iii)
Las aves se examinan a intervalos de 24 horas durante 10 días. Cada
ave se puntúa en cada observación: 0 si está normal, 1 si está enferma, 2 si
está gravemente enferma, 3 si ha muerto. (El juicio entre aves enfermas y
gravemente enfermas es una valoración clínica subjetiva. Normalmente, las
aves ‘enfermas’ muestran uno de los signos siguientes y las ‘gravemente
enfermas’ muestran más de uno.
Los signos son: problemas respiratorios,
depresión, diarrea, cianosis de la piel expuesta o de las barbas, edema de la
cara y/o cabeza, signos de nerviosismo.
Los individuos muertos deben
puntuarse con un 3 cada uno de los días de observación posteriores a la
muerte.)
iv)
El índice de patogenicidad intravenosa (IPIV) es la puntuación media por
ave y por observación sobre el período de 10 días. Un índice de 3,00 significa
que todas las aves murieron en 24 horas y un índice de 0,00 significa que
ningún ave mostró signos clínicos durante el período de observación de 10
días.
En las definiciones actuales, los virus de los subtipos H5 y H7 necesitan
también secuenciarse en el lugar de la segmentación del HA0 para demostrar
9
la presencia o ausencia de aminoácidos básicos múltiples. Se han utilizado
con éxito diversas técnicas y estrategias para secuenciar los nucleótidos en
esta porción del código genético del HA para la región del lugar de
segmentación de la hemoaglutinina de los subtipos H5 y H7 de la gripe aviar,
permitiendo deducir qué aminoácidos hay. El método de uso más común ha
sido la reacción en cadena de la polimerasa de trascripción inversa [RT-PCR],
usando áreas complementarias de los iniciadores de oligonucleótidos en el
gen, a ambos lados de la región de codificación del lugar de segmentación,
seguida por la secuenciación cíclica del cDNA producido (Wood et al., 1993).
Varios pasos de este procedimiento se pueden facilitar usando ‘kits’ y
secuenciadores automáticos disponibles comercialmente.
Si, eventualmente, se adoptan las nuevas definiciones propuestas, el
diagnóstico de la GA obligatoria necesitará solamente la identificación de la
infección con virus de los subtipos H5 o H7, aunque las pruebas del IPIV
seguirán siendo necesarias para otros subtipos.
Desarrollo de técnicas para el diagnóstico de la GA
Actualmente, las técnicas convencionales de aislamiento y caracterización
del virus para el diagnóstico de la GA siguen siendo el método de elección, por
lo menos en el diagnóstico inicial de infecciones por GA. Sin embargo, los
métodos convencionales tienden a ser caros, muy laboriosos y lentos. Los
últimos 10 años han visto enormes desarrollos y perfeccionamientos en
técnicas moleculares y de diagnóstico, muchos de los cuales se han aplicado al
diagnóstico de las infecciones por GA.
Detección de antígenos:
El ‘kit’ Directigen® Flu A, disponible
comercialmente [Becton Dickinson Microbiology Systems], que es un sistema
de ensayo de inmunidad por enzimas de captura de antígenos, se ha utilizado
para detectar la presencia de virus de gripe A en aves de corral (Slemons y
Brugh, 1998), especialmente en los EE.UU.
El ‘kit’ usa un anticuerpo
monoclonal contra la nucleoproteína y por ello debe ser capaz de detectar
cualquier virus de la gripe A.
Aunque se desarrolló para detectar virus en
infecciones de mamíferos, se ha aplicado con éxito para detectar virus en aves
10
de corral y otras aves, aunque puede haber variaciones de sensibilidad para
distintos especímenes.
La principal ventaja de la prueba es que puede
demostrar la presencia de GA en 15 minutos. Las desventajas son que no se
logra la identificación de los subtipos y que los ‘kits’ son caros.
Detección directa del RNA: Aunque, según se demuestra por las
definiciones de la GAAP por la UE y la OIE, las técnicas moleculares se han
utilizado durante algún tiempo para el diagnóstico de la GA, hay recientes
desarrollos en su aplicación para la detección y caracterización de los virus de
la GA directamente a partir de muestras clínicas de aves infectadas.
Las técnicas RT-PCR sobre muestras clínicas, podrían, con los iniciadores
correctamente definidos, conducir a una detección rápida y a la identificación
del subtipo [por lo menos el H5 y el H7], además de producir un cDNA que
podría usarse para la secuenciación de los nucleótidos (Suárez, 1998; Starick
et al., 2000; Munch et al., 2001). Los resultados obtenidos por Koch (2003)
indican que debe tenerse cuidado con las muestras clínicas utilizadas, ya que
mientras muestras traqueales de aves infectadas muestran una gran
sensibilidad y especificidad respecto al aislamiento del virus, los ensayos RTPCR sobre muestras fecales carecían de sensibilidad. La aplicación real de
ensayos directos RT-PCR pueden servir para identificar rápidamente brotes
sucesivos, una vez el foco primario de infección ha sido detectado y el virus
caracterizado. Esta técnica se utilizó con éxito durante los recientes brotes de
GAAP en los Países Bajos.
Se han aplicado modificaciones al uso de la RT-PCR para reducir el tiempo
de identificación del virus y de su secuenciación. Por ejemplo, Spackman et
al., (2002) usaron un sistema RT-PCR, en “tiempo real" y en un solo paso, con
iniciador y sonda de hidrólisis fluorogénica para detectar los virus de la GA y
determinar los subtipos H5 o H7.
Los autores concluyeron que la prueba
cumplía bien respecto al aislamiento del virus y ofrecía una alternativa más
rápida y económica.
Se han diseñado modificaciones del método RT-PCR directo para la
detección del RNA viral con el fin de reducir el efecto de las substancias
inhibidoras en la muestra, la posibilidad de contaminar los ácidos nucleicos y el
11
tiempo necesario para lograr el resultado. Por ejemplo, la amplificación basada
en la secuencia del ácido nucleico (NASBA) con detección por luminiscencia
electroquímica (NASBA/ECL) es una reacción isotérmica continua en la que no
se necesitan equipos especializados para producir ciclos térmicos. Se han
desarrollado ensayos NASBA para la detección de virus de la A, subtipos H7 y
H5 en muestras clínicas con un tiempo de 6 horas (Collins et al., 2002; Ko et
al., 2003).
Parece muy probable que en un plazo breve de tiempo la tecnología de
base molecular se habrá desarrollado lo suficiente para permitir ensayos “junto
a la bandada” para detectar la presencia del virus de la GA, con los subtipos
específicos y marcadores de la virulencia. El alcance del uso de estos ensayos
en el diagnóstico de la GA dependerá en gran manera del acuerdo y la
adopción de definiciones de las infecciones reglamentarias para fines de
control y de comercio.
REFERENCIAS
Alexander, D.J. (2000) A review of avian influenza in different bird species.
Proceedings of the ESVV Symposium on Animal Influenza Viruses, Gent
1999. Veterinary Microbiology 74, 3-13.
Alexander, D.J. (2003). Should we change the definition of avian influenza for
eradication purposes? Proceedings of the 5th International Symposium on
Avian Influenza, Athens, Georgia, April 14-17 2002. Avian Diseases, in press
Alexander, D.J. and Spackman, D. (1981). Characterization of influenza A
viruses isolated from turkeys in England during March - May 1979. Avian
Pathology 10, 281-293.
Banks J, Speidel EC, McCauley JW, and Alexander DJ (2000a). Phylogenetic
analysis of H7 haemagglutinin subtype influenza A viruses. Archives of
Virology 145, 1047-1058
Banks, J., Speidel, E.C., Harris P.A. and Alexander, D.J. (2000b). Phylogenetic
analysis of influenza A viruses of H9 haemagglutinin subtype. Avian
Pathology 29, 353-360.
Capua, I. & Marangon, S. (2003). The use of vaccination as an option for the
control of Avian Influenza. Avian Pathology, 32, 335-343.
Capua, I., Mutinelli, F., Marangon, S. and Alexander, D.J. (2000). H7N1 Avian
Influenza in Italy (1999-2000) in intensively reared chickens and turkeys.
Avian Pathology 29, 537-543.
CEC. (1992). Council Directive 92/40/EEC of 19th May 1992 introducing
Community measures for the control of avian influenza. Official Journal of the
European Communities, L167, 1-15.
12
Collins, R.A., Ko, L.S., So, K.L., Ellis, T., Lau, L.T. & Yu, A.C.H. (2002).
Detection of highly pathogenic and low pathogenic avain influenza subtype
H5 (Eurasian lineage) using NASBA. Journal of Virolgoical Methods, 103,
213-225.
EU SCAHAW (2000). The definition of avian influenza. The use of vaccination
against avian influenza. Report 17 of the European Union Scientific
Committee on Animal Health and Animal Welfare adopted 27.06.00,
Sanco/B3/AH/R17/2000.
http://europa.eu.int/comm/food/fs/sc/scah/out45_en.pdf pp38.
Garcia, M., Crawford, J.M, Latimer, J.W., Rivera-Cruz, E., Perdue, M.L. (1996).
Heterogeneity in the haemagglutinin gene and emergence of the highly
pathogenic phenotype among recent H5N2 avian influenza viruses from
Mexico. Journal of General. Virology 77, 1493-1504
Halvorson, D.A., Frame, D.D., Friendshuh, A.J., Shaw, D.P. (1998). Outbreaks
of low pathogenicity avian influenza in USA. Proceedings of the 4th
International Symposium on Avian Influenza, Athens, Georgia. U.S. Animal
Health Association pp 36-46.
Johnson, D.C., Maxfield, B.C., Moulthrop, J.I. 1977 Epidemiologic studies of the
1975 avian influenza outbreak in chickens in Alabama. Avian Diseases 21,
167-177.
Ko, L.S., Lau, L.T., Banks, J. Aherne, R., Brown, I.H.,. Collins, R.A, Chan, K.Y.,
Xing, J. & Yu, A.C.H (2003). Nucleic acid sequence-based amplification
methods to detect avian influenza virus. Journal of Virolgoical Methods, in
press
Koch, G. (2003) Laboratory issues: Assessment of the sensitivity and specificity
of PCR for NDV on cloacal and tracheal swabs compared to virus isolation.
Proceedings of the Joint Seventh Annual Meetings of the National
Newcastle Disease and Avian Influenza Laboratories of Countries of the
European Union, Padova, 2002 pp 114-117
Li S, Orlich MA, Rott R. (1990). Generation of seal infuenza virus variants
pathogenic for chickens, because of hemagglutinin cleavage site changes.
Journal of Virology; 64: 3297-3303.
Munch, M., Nielsen, L., Handberg, K. & Jorgensen, P. (2001). Detection and
subtyping (H5 and H7) of avian type A influenza virus by reverse
transcription-PCR and PCR-ELISA. Archives of Virology 146, 87-97.
OIE (2000). Highly pathogenic avian influenza (fowl plague). Chapter 2.1.14.
OIE Manual of Standards for diagnostic tests and vaccines, 2000. OIE : Paris
pp 212-220
OIE (2002). Report of the ad hoc group on Avian Influenza. In: Preliminary final
report of the meeting of the OIE International Animal Health Code
Commission Rio de Janeiro (Brazil), 25 November-5 December 2002 pp151177.
Perdue, M., Crawford, J., Garcia, M., Latimer, J., and Swayne, D. (1998).
Occurrence and possible mechanisms of cleavage site insertions in the avian
influenza hemagglutinin gene. Proceedings of the 4th International
Symposium on Avian Influenza, Athens, Georgia. U.S. Animal Health
Association pp.182-193.
13
Rohm C, Horimoto T, Kawaoka Y, Suss J, and Webster RG (1995) Do
haemagglutinin genes of highly pathogenic avian influenza viruses constitute
unique phylogenetic lineages? Virology 209: 664-670
Rott, R., (1992). The pathogenic determinant of influenza virus. Veterinary
Microbiology 33, 303-310.
Senne, D.A., Panigrahy, B., Kawaoka, Y., Pearson, J.E., Suss, J., Lipkind, M.,
Kida, H., and Webster, R.G. (1996). Survey of the hemagglutinin (HA)
cleavage site sequence of H5 and H7 avian influenza viruses: Amino acid
sequence at the HA cleavage site as a marker of pathogenicity potential.
Avian Diseases 40, 425-437.
Slemons, R. & Brugh, M. Rapid detection as an aid in early diagnosis and
control of avian influenza. Proceedings of the Fourth International
Symposium on Avian Influenza, Athens Georgia. U.S. Animal Health
Association Kennett Sq. PA. pp. 313-317.
Spackman, E., Senne, D.A., Myers, T.j., Bulaga, L.L., Garber, L.P., Perdue,
M.L., Lohman, K., Daum, L.T. & Suarez, D.L. (2002). Development of a realtime reverse transcriptase PCR asssy for type A influenza virus and the avian
H5 and H7 hemagglutinin subtypes. Journal of Clinical Microbiology 40,
3256-3260.
Stallknecht, D.E. (1998). Ecology and epidemiology of avian influenza viruses in
wild bird populations. Proceedings of the Fourth International Symposium on
Avian Influenza, Athens Georgia. U.S. Animal Health Association Kennett Sq.
PA. pp. 61-69.
Starick, E., Romer-Oberdorfer, A. & Werner, O. (2000). Type- and subtypespecific RT-PCR assays for avian influenza viruses. Journal of Veterinary
Medicine B 47, 295-301.
Stieneke-Grober, A., Vey, M., Angliker, H., Shaw, E., Thomas, G., Roberts, C.
Klenk, H-D., and Garten, W. (1992). Influenza virus hemagglutinin with
multibasic cleavage site is activated by furin, a subtilisin endoprotease.
EMBO Journal 11, 2407-2414.
Suarez, D. (1998). Molecular diagnostic techniques: can we identify influenza
viruses differentiate subtypes and determine pathogenicity potential of
viruses by RT-PCR? Proceedings of the Fourth International Symposium on
Avian Influenza, Athens Georgia. U.S. Animal Health Association Kennett Sq.
PA pp 318-325.
Suarez, D.L., Senne, D.A., Banks, J., Brown, I.H., Essen, S.C., Lee, C.W.,
Manvell, R.J., Mathieu-Benson, C., Pedersen, J., Panigrahy, B., Spackman,
E. & Alexander, D.J. (2003). A shift in virulence from low pathogenic to highly
pathogenic avian influenza for the H7N3 virus responsible for outbreaks of
disease in poultry in Chile appears to be the result of intergenic
recombination between the haemagglutinin and NP genes. Abstracts of the
XII International Conference on Negative Strand RNA Viruses. Pisa Italy
June 14-19th 2003 p164.
Vey, M., Orlich, M., Adler, S., Klenk, H-D., Rott, R., and Garten, W. (1992).
Haemagglutinin activation of pathogenic avian influenza viruses of serotype
H7 requires the recognition motif R-X-R/K-R. Virology 188, 408-413.
Wood, G.W., McCauley, J.W., Bashiruddin, J.B., and Alexander, D.J. (1993).
Deduced amino acid sequences at the haemagglutinin cleavage site of avian
14
influenza A viruses of H5 and H7 subtypes. Archives of Virology 130, 209217.
Zanella, A., Poli, G. & Bignami, M. (1981). Avian Influenza: Approaches in the
control of disease with inactivated vaccines in oil emulsion. Proceedings of
the First International Symposium on Avian Influenza, 1981. Carter
Composition Corporation, Richmond, USA, pp. 180-183.
Tabla 1: Virus GAAP primarios aislados en aves de corral desde 1959
1.A/pollos/Escocia/59 (H5N1)
2.A/pavos/Inglaterra/63 (H7N3)
3.A/ pavos/Ontario/7732/66 (H5N9)
4.A/ pollos/Victoria/76 (H7N7)
5.A/ pollos/Alemania/79 (H7N7)
6.A/ pavos/Inglaterra/199/79 (H7N7)
7.A/ pollos/Pennsylvania/1370/83 (H5N2)
8.A/ pavos/Irlanda/1378/83 (H5N8)
9.A/ pollos/Victoria/85 (H7N7)
10.A/ pavos/Inglaterra/50-92/91 (H5N1)
11.A/ pollos/Victoria/1/92 (H7N3)
12.A/ pollos/Queensland/667-6/94 (H7N3)
13.A/ pollos/México/8623-607/94 (H5N2)
14.A/ pollos/Pakistán/447/94 (H7N3)
15.A/ pollos/NSW/97 (H7N4)
16.A/ pollos/Hong Kong/97 (H5N1)
17.A/ pollos/Italia/330/97 (H5N2)
18.A/ pavos/Italia/99 (H7N1)
19.A/ pollos/Chile/2002 (H7N3)
20.A/ pollos/Países Bajos/2003 (H7N7)
*Donde los brotes fueron muy extendidos y afectaron a más de una especie, se
incluye en la lista el aislado del primer brote.
15
Descargar

Dennis J. Alexander – ENFERMEDAD Y DIAGNÓSTICO GRIPE AVIAR

Examen de BIOESTADÍSTICA  1 de septiembre de 2003

Examen de BIOESTADÍSTICA 1 de septiembre de 2003

Estimación de máxima verosimilitudDistribución de PoissonEstadísticaVarianzaIntervalo de confianzaProbabilidadVariable aleatoriaContraste

I.E.S. GERALD BRENAN. DEPARTAMENTO DE CIENCIAS NATURALES.  ALHAURÍN DE LA TORRE.

I.E.S. GERALD BRENAN. DEPARTAMENTO DE CIENCIAS NATURALES. ALHAURÍN DE LA TORRE.

HongosTransmisiónVirusGripeFísicoSocialBacteriasMentalSIDAInfecciónAgentes patógenosQuímicos

Gripe

Gripe

VirusDesarme viralEnfermedades víricasNeuraminidasas gripales