Lanzamiento del Libro “Salvador Allende, Textos Escogidos” de James Cockrof
Esther Pérez:
Para presentar este libro quiero leer un fragmento de unas reseñas del libro que se publicó
en la revista Casa de las Américas en Cuba, pero antes de eso, me siento obligada a decir
que este libro es un milagro, es realmente un milagro que parte de la solidaridad de muchos
compañeros y compañeras que participaron para que este milagro fuera posible.
En primer lugar, el libro lo conocimos varias personas al mismo tiempo en el Congreso que
celebró la Universidad de Madres de la Plaza de Mayo en Argentina. Ahí lo conoció Claudia y
un compañero cubano que asistió al Congreso. Este compañero habló con Claudia para
hacerle ver lo pertinente que sería hacer una edición en español para este seminario.
Se llevó el libro a Cuba y ahí me lo pasó. Pensé que podía traducir la introducción -esa era
mi contribución- y luego había que levantar todos los textos del libro. Fuimos al Centro Martín
Luther King donde los compañeros y compañeras dijeron que podían hacerse cargo de los
textos y de la mecanografía, todo esto con interminables correos electrónicos con James
Cockrof y compañeros que ayudaban a responder los correo y buscar las informaciones
hasta que al final América Libre y la Universidad de Madres de Plaza de Mayo por fin sacan
este libro en español. Es una prueba de que los milagros existen y sólo son posibles si nos
ponemos a hacer milagros en la concreta.
Ahora quiero decirles algo sobre James y sobre su libro.
En la primera parte de esta reseña que yo no voy a leer, me refería a la memoria, cómo nos
hacemos portadores de esa desmemoria, de cómo vamos asumiendo una neolengua y un
neopensamiento del cual somos víctimas y al mismo tiempo reproductores, y cómo era
imprescindible hacer esfuerzos para tratar de revertir en nosotros mismos y socialmente esta
imposición de los lenguajes, porque ya se sabe que se piensa como se habla y viceversa.
Entonces decía: “Uno de los esfuerzos para contrarrestar este empuje entre los muchos que
de manera esperanzadoras están desplegando, es el de no dejar morir la memoria, el de
pasarla a los más jóvenes, de pasarlo a los hijos y las hijas de la ignorancia y la banalización
impuestas. El libro del norteamericano James Cockrof sobre Salvador Allende, dedicado a la
nueva generación “en su lucha por la paz y la justicia” se inscribe cabalmente en esa línea.
Cockrof, que es autor de más de veinte libros de la América Latina, de Derechos Humanos,
relaciones culturales y multiculturalismo, es uno de los intelectuales que han sido puente en
los EE.UU. entre el mundo de los sesenta y la actualidad.
Internacionalista por vocación e historiador de profesión, aparece en México, Argentina o
Brasil siempre analizando con agudeza y humor incisivo la política exterior norteamericana
hacia la región, las coyunturas de los países y la historia de los procesos que le han dado
origen.
Como corresponde a los propósitos de su libro, La voz de la democracia en Chile -la
traducción del título en inglés- presenta la voz de Salvador Allende en veinte textos
cuidadosamente escogidos, algunos publicados por primera vez. Ellos muestran la evolución
del médico socialista que encabezó la UP al abarcar desde 1939 hasta sus últimas palabras
transmitidas el 11 de Septiembre de 1973 por Radio Magallanes.
Además, el libro se abre con un estudio introductorio que cumple el objetivo del autor de
dirigirse a esa nueva generación, ya que por un lado ubica a Allende, las luchas chilenas y el
golpe del Estado en el marco de la geopolítica norteamericana y, por el otro, analiza la
importancia del legado de Allende en las condiciones por la paz y la justicia.
Titulado “Las Palabras de Allende, Entonces y Ahora”, el estudio comienza describiendo
consistentemente los acontecimientos del 11 de Septiembre donde al final del primer acápite
1
Cockrof se pregunta quién era Salvador Allende, cuál era su visión de la democracia, cómo
contribuyó a ampliarla y, sobre todo, por qué son importantes hoy la vida y las palabras de
Allende.
El resto de su contribución en la introducción está dedicado a responder esas preguntas.
Nos lleva desde los años tempranos, 1908 a 1932, a los años finales 1951 a 1972, pasando
por los años intermedios, por la defensa de los trabajadores y la democracia en Chile. Y,
concluido el ciclo vital chileno y los acontecimientos mundiales que tuvieron en su vida y en
su evolución política, se enlazan con la actualidad mediante un acápite llamado “Las
palabras de Allende Hoy, de nuevo el Imperialismo y la democracia” y “Allende y el desafío
socialista actual al neoliberalismo”.
Cockrof termina su introducción por donde la empezó, dirigiéndose a los jóvenes y dice: “Por
suerte no se puede borrar permanentemente la memoria de una Nación, el pasado es
historia sí, pero la historia da forma al presente y el presente al futuro. El pasado, como la
memoria, no se puede borrar. De los libros de textos básicos de las generaciones más
jóvenes chilenas se ha omitido a Salvador Allende durante 27 años, pero sus palabras aún
resuenan 27 años después de su muerte porque se referían a los temas candentes de la
justicia social que son hoy más que nunca atinentes al capitalismo”
Quiero leer como homenaje a América Libre, que nos ha reunido tantas veces, y a quién es
el corazón de la revista, Claudia Korol, la nota:
“Una publicación hermana de Casas de las Américas, la revista latinoamericana América
Libre, de director brasileño, editora argentina y de consejo editorial de todo el continente, ha
lanzado la convocatoria de un seminario en Santiago de Chile el próximo 11 de Septiembre
cuando se cumplirán los 30 años del golpe de estado y del asesinato de Allende y de tantos
compañeros y compañeras de Chile y de tantos países que se encontraban en el país
entregados a la tarea de defender el proyecto de la UP de los reaccionarios internos y de la
ingerencia norteamericana, y de construir un Chile más justo.
Y en este seminario se lanzará el libro de Cockrof en español y otros que ya se preparan
para esa fecha. Confío que el seminario se inscriba en la lista de esos encuentros
imprescindibles que de Seattle a Génova, pasando por Puerto Alegre y Venecia, visibiliza
que no somos tan pocos ni estamos tan desorganizados, los que ya sabemos que el
capitalismo nos conduce al abismo y retejemos los hilos de la memoria y de las luchas”.
James Cockroft:
Termino la introducción del libro que lanzamos hoy con estas palabras: “Compañero Allende
Presente ¡Venceremos!”.
Escribí aquellas líneas en el año 2000, antes de esta nueva ofensiva imperialista con la cual
luchamos hoy y le debo diez millones de gracias no a un milagro, sino que a la cooperación
internacional entre compañeros y compañeras que logramos editar principalmente en la
Habana y Argentina, con América Libre y la Universidad de Las Madres de la Plaza de Mayo.
No les agradezco sólo a ellas, sino que a todos los compañeros y compañeras que hicieron
aquello que yo llamaba en los años ochenta “el trabajo de mierda”, de llevar a cabo la
producción de un libro, que no es tarea fácil, como se sabe.
Si hay un país en el mundo que todavía no conoce la verdad y la impresión de Salvador
Allende y la UP y su programa de cuarenta puntos, ese país no es gringolandia, sino Chile.
Debido a una compaña terrorista de propaganda, de mentiras, de convertir la verdad en una
mentira, me dediqué a preparar este libro con la idea de que eventualmente pudiéramos
publicarlo en Chile. Pero cada vez que aparecía una editorial en Chile para hacerlo, no
resultó, no por razones de represión interna, sino por razones inevitables de comunicación, y
2
por eso también agradezco a las compañeras de Buenos Aires y La Habana por hacer este
libro una realidad en castellano, porque escribí el libro para la juventud chilena y no sólo para
la juventud, sino que para todas las partes del mundo de habla castellana en su lucha
contemporánea contra el genocidio económico gradual del neoliberalismo y la globalización
imperialista actual.
Preparé el libro con mi asistente Jane Carolina Canin ¡Presente Siempre!. Murió después de
publicar el libro en inglés, con sólo 50 años. Pensábamos, durante la preparación del libro,
qué necesario era publicarlo en castellano, en el propio Chile, porque en mi introducción trato
de explicar cómo fue un profeta, cómo él sabía bien antes que nosotros toda la realidad del
imperialismo contemporáneo y los planes para lanzar sobre todos los hombres de la clase
obrera mundial, un programa neoliberal de libre comercio, del Fondo Monetario Internacional.
El compañero Presidente Allende comprendía la realidad no sólo del presente y el pasado,
sino que del futuro y, en sus palabras aprendimos la manera de luchar y analizar el llamado
nuevo imperialismo del norte. Claro que el Presidente -si me perdona compañero Presidentecometió errores porque fue humano y todos hemos cometido errores, en Chile y en Estados
Unidos y en todas las partes del mundo en que luchamos para defender a Chile y a su
pueblo. Entendemos perfectamente ciertos errores que cometimos, y esta nueva generación
de luchadores de ahora, no sólo en Buenos Aires con el Argentinazo o en Bolivia o Brasil con
el MST, o en México con Chiapas o en Cancún hoy en día, sino que aquí también en Chile se
está discutiendo entre sí y con nosotros, de las generaciones anteriores, qué debemos hacer.
Nadie tiene una fórmula, pero ahí están las ideas de Allende sobre la necesidad de una
democracia tolerante, una democracia pluralista, una democracia participativa basada en la
clase obrera y en las grandes masas, desde abajo, sin burocratismo. Toda esa visión tenía
Allende, en sus propias palabras, en éste, su libro.
Él tiene la palabra ahora, a él tenemos que escuchar, una democracia económica en la que
insistió él, en un esfuerzo para crear una nueva sociedad, en donde cada persona tendría lo
suficiente para vivir y trabajar bien y donde no habría un puñado de ricos y una gran masa de
pobres, pero ya vemos que es eso lo que tenemos ahora bajo el neoliberalismo.
En sus últimas palabras Allende nos dejó un desafío proclamando a los golpistas y al mundo
que “se abrirán las grandes alamedas” y escuchamos y estamos abriendo aquellas alamedas
mundialmente, con un nuevo movimiento antiglobalización neoliberal y el movimiento
antiguerra Pro Paz Internacional.
Quisiera terminar con algunas buenas noticias. En EE.UU. hemos logrado juntar una serie de
conmemoraciones “Salvador Allende, a 30 Años Vive” en más de treinta ciudades esta
semana, e igual en Canadá, donde hay más refugiados chilenos que en EE.UU., y en Europa
y en todas las partes de Asia y África y, todos y todas las refugiadas que he conocido
personalmente e íntimamente en la lucha, me han esperado con su capacidad de sobrevivir,
sobrepasar la muerte y la tortura y la tristeza de un fascismo moderno de alta tecnología, con
todos los medios de comunicación en sus manos y, seguir no sólo luchando, sino que
luchando con más compromiso, con más energía que antes.
Los chilenos y latinoamericanos saben del papel de los refugiados chilenos en Nicaragua, en
el cono sur, en Venezuela y en otras partes de nuestra América, pero hay que saber que es
igualito con ellos en Holanda, Alemania, Italia, España, los EE.UU., Canadá, siempre
luchando sin buscar ningún crédito. Esta es una gran parte del legado no sólo del compañero
Salvador Allende, sino de los pueblos y los obreros de Chile y, la juventud chilena de los
principio de los ochenta, un legado que inspira a toda la juventud.
3
Ahora, sin terminar la impunidad en Chile no habrá democracia ni política ni económica y es
así en el resto del mundo, ciertamente en Brasil, Bolivia, México, etc. Entonces, estamos en
una lucha muy importante. Tenemos que solidarizarnos con esta lucha. Tengo confianza.
La otra buena noticia es que las otras dos organizaciones antiguerra en los EE.UU. se han
unificado para la gran manifestación en Washington DC el 25 de octubre.
Vamos compañeras y compañeros construyendo un camino, abriendo una alameda, por
donde transiten las utopías intactas hurgando sobre las siembras, cosechando desde la
memoria un futuro que depende de nosotros y un presente lleno de sueños.
4
Descargar

Lanzamiento del Libro de James Cockroft

Golpe de Estado en Chile de 1973

Golpe de Estado en Chile de 1973

Trayectoria políticaPre-elecciones y post-eleccionesPinochetSalvador AllendePresidentes chilenosHistoria contemporánea chilena

ISABEL ALLENDE "por casualidad"

ISABEL ALLENDE "por casualidad"

Narrativa (novela) latinoamericanaLiteratura hispanoamericana contemporáneaEscritores hispanoamericanos

“Se necesitan profesionales que no busquen engordar en los puestos... “El gobierno popular”

“Se necesitan profesionales que no busquen engordar en los puestos... “El gobierno popular”

Grandes obrasCaidaInfluencia norteamericanaFrases célebresElcciones presidenciales

Salvador Allende Gossens

Salvador Allende Gossens

GobiernoProblemasSignificado de su gobiernoHistoria HispanoamericanaPresiednte socialistaSituación polítia

Democracia chilena y española

Democracia chilena y española

Transición democrática en Chile y EspañaAllende y Carta Magna de 1980Franquismo y Constitución de 1978

Gobiernos de Salvador Allende y Eduardo Frei

Gobiernos de Salvador Allende y Eduardo Frei

Régimen militarSiglo XXHistoria contemporánea hispanoamericanaChileGolpe de EstadoGestión gubernamentalPolíticaEconomía