EL PEQUEÑO LIBRO DE LAS
CRISIS
Autor: Sally-Ann Lipson
Introducción
Antes o después llega un momento en la vida en que nos
encontramos en un cruce de caminos, sin mapas ni señales, sin
mojones visibles que nos indiquen a dónde ir: En esos momentos
nos sentimos perdidos, llenos de incertidumbre y ansiedad ante la
pérdida de control. La vida ha cambiado, y eso nos atemoriza.
El cambio nos da miedo porque, para tener una sensación de
continuidad, dependemos de las personas y cosas con las que
estamos familiarizados. Nos sentimos seguros mientras están ahí.
Por eso cuando se produce el cambio, tendemos a reaccionar
como los avestruces: intentamos protegernos de él ignorándolo.
La verdad es que nada permanece igual. Todo cambia; nuestro
cuerpo, nuestras creencias, nuestro modo de sentirnos respecto a
nosotros mismos y a los demás. El cambio es lo único que es
constante en el universo. Puede que nos dé pavor, pero ¿ cómo
podemos aprender a afrontarlo?.
Las crisis tienen muchas etapas, cada una de las cuáles es parte
natural del proceso. Las personas pasan por esas etapas al ritmo y
del modo apropiado para ellas. Cualquiera que sea la etapa en la
que te halles, ten en cuenta que no durará eternamente.
Durante la lectura de éste libro espero que llegues a comprender
que las crisis pueden ser los sucesos más importantes de tu vida.
Según mi experiencia, cada crisis tiene un regalo que ofrecer. La
pregunta de debes plantearte es: ¿ Estoy dispuesto a aceptarlo?
Cada crisis nos ofrece un don único. Nadie puede predecir de qué
va a tratarse ni es posible forzar que sea una cosa en lugar de otra.
Quizá el don podría ser una comprensión más profunda de ti
mismo y de los demás, o más independencia o nuevas amistades.
Mantén la mente abierta y aguarda hasta descubrirlo.
Las crisis nos dan la oportunidad de aprender.
“El regalo está ahí para quien desee tomarlo”.
Cambio
He aquí algunos de los cambios que pueden provocar que
entremos en crisis:
UNA
ENFERMEDAD
TENER
UN
HIJO
UNA
AMENAZA
GENERALIZADA COMO
UNA
GUERRA
UN
ASCENSO
CASARSE
O
DIVORCIARSE
UNA SEPARACION O
UN
REENCUENTRO.
UN
UN
ACCIDENTE
DELITO
LA PERDIDA
DE UN
TRABAJO
LA MUERTE
DE UN SER
QUERIDO
LA
MARCHA
DE CASA DE
LOS HIJOS
CAMBIAR
DE
ACTIVIDAD
LABORAL
Puede que algunos de ellos los consideremos un cambio
Para mejor, pero eso no excluye que puedan provocar una crisis.
Reconocimiento
Sea cual sea la crisis, en un momento dado reconoces que:
“LA VIDA HA CAMBIADO”
Si ya lo has reconocido, felicítate.
Sólo cuando reconoces que estás en crisis, puedes empezar a
hacer algo al respecto.
La crisis interna
Los cambios que las crisis producen en el mundo externo son sólo
una parte del cuadro total.
Las crisis también afectan a nuestro mundo interno.
LAS CREENCIAS
PUEDO SUPERAR CUALQUIER DIFICULTAD.
YO SOY DE LOS QUE PUEDE AYUDAR.
LAS ACTITUDES
NO ME IMPORTA EL DINERO.
LOS SENTIMIENTOS Y LAS
EXPECTATIVAS.
MIS PADRES SIEMPRE VAN A ESTAR AHÍ.
Desmoronamiento
El cambio puede hacer añicos tu sistema de creencias.
Cuando eso ocurre, es muy posible que te sientas:
Desesperado
Fuera de ti
Desprotegido
Perdido
Pero las crisis tienen también su lado positivo.
“Cuando nuestras viejas creencias se
desmoronan, nos dejan más espacio para
cambiar y crecer”.
Las crisis pueden ayudarnos a tomar una nueva dirección. Pueden
hacer que prestemos atención a cosas que hasta entonces
habíamos preferido ignorar.
Repasa tu vida y pregúntate cuándo has aprendido más.
Probablemente los tiempos duros fueron los más instructivos. En
los buenos tiempos apenas aprendemos nada nuevo.
Transformación
Las crisis pueden darnos la energía necesaria para acometer los
cambios que precisamos para transformar nuestra vida.
¿Qué podría estar intentando emerger de tu crisis?
COMPASION
CORAJE
SABIDURIA
¿ De qué cualidad podría tratarse?
CONFIANZA
BELLEZA
ENTUSIASMO
SERENIDAD
No te preocupes si la respuesta no es inmediata.
ESPERANZA
PERDON
ENERGIA
Puede que necesites algún tiempo para saberlo.
ALEGRIA
COMPRENSION
AMOR
FUERZA
Las 5 etapas del cambio
Una crisis es un intenso proceso de cambio que se va desplegando
hasta alcanzar su fin natural.
Las páginas que siguen exponen las cinco etapas que atraviesa
una persona en crisis.
1) NEGACION
2) RABIA
3) REGATEO
4) TRISTEZA & DEPRESION
5) ACEPTACION
No se puede saber de antemano cuánto van a durar las etapas ni
en qué orden se sucederán.
Puede que pases una etapa y posteriormente regreses nuevamente
a ella, o tal vez estés en varias simultáneamente.
No hay nada de malo o de extraño en ello.
“ Donde quiera que estés, ahí es donde
necesitas estar”.
1 - NEGACION:
Déjame solo.
Estoy perfectamente bien.
Es una equivocación.
Cuando estás en la etapa de la negación eres incapaz de asumir tu
situación.
No quieres pensar ni hablar de ello.
Incluso puede que no sientas nada.
Tras el impacto de la crisis, puede que la negación y el
aturdimiento sean una bendición.
Te permiten ir asumiendo el cambio gradualmente, a tu propio
ritmo.
2 – RABIA
¡ A mí nadie me trata así!
Nunca le perdonaré.
No es Justo.
Ella tiene la Culpa de todo.
No entiendes lo que siento.
Cuando empiezas a asumir lo ocurrido, el aturdimiento puede dar
paso a una profunda ira.
Dondequiera que miras, encuentras una razón para sentirte
enfadado.
Nada te parece bien.
En esta etapa resulta fácil culpar a los demás.
La rabia es algo sano y natural.
Hay formas de expresarla sin herirte a ti mismo ni a los demás.
Posteriormente ampliaremos esta idea.
3 – REGATEO
Si me lleno de ocupaciones no tendré que realizar esa llamada.
Si voy a la iglesia todo el año, Dios arreglará la situación.
Puede que regatees con tus amigos y familiares.
O que trates de negociar con Dios (o con el ser todopoderoso en
que creas).
El regateo suele ser un intento de controlar el cambio o de retrasar
lo inevitable.
4 – TRISTEZA & DEPRESION
Mi vida no tiene sentido.
¿ Para qué voy a intentarlo?
No tengo ganas de nada.
Si lo hubiera sabido...
Ojalá que todo pudiera ser como antes.
La crisis está relacionada con el final de algo. En un momento
dado te das cuenta de que tu vida nunca volverá a ser igual.
Te sientes triste y lamentas la pérdida que has sufrido.
Tu tristeza puede convertirse en depresión.
Es probable que tengas muy poca energía y que te sientas bajo de
forma a nivel físico, emocional, mental y espiritual.
“Pero a la noche siempre le sigue el día”.
Todo esto es sólo parte de un proceso.
No te sentirás así eternamente.
5 – ACEPTACION
Ya lo tengo.
¡Sí!
Vuelvo a sentirme bien.
Por fin empiezas a ver las cosas de otro modo.
Algo encaja en su lugar.
Aunque externamente no haya cambiado nada, por dentro te
sientes diferente.
Esta etapa de aceptación puede parecerte aún muy lejana, pero
tienes el poder de alcanzarla.
“Aceptación no equivale a derrota”.
Cuando aceptamos la realidad, nos convertimos en ganadores.
FLUIR
Lo que sientes en cada etapa de la crisis es necesario y valioso,
por duro que resulte.
La única salida consiste en pasar por ello.
Permítete ver la crisis como
UN PROCESO FLUIDO
En continuo cambio y movimiento.
Ten la seguridad de que no te quedaras eternamente donde estás.
CONFIA EN EL PROCESO.
Puede que tu instinto te impulse a luchar contra la crisis.
NO me rendiré
Puede parecerte que aceptar el cambio es aceptar una derrota.
NO cederé
Puede que trates con todas tus fuerzas de hacer que la vida vuelva
a su antiguo carril.
TENGO que arreglar la situación como sea.
La verdad es que no puedes controlar la crisis, date permiso para
cesar de luchar y...
déjate fluir
Puede ser muy liberador y un gran alivio.
Piensa en tu crisis como si fuera el nudo de una cuerda. Si tiras de
los extremos de la cuerda, el nudo se tensará. Si llevas los
extremos de la cuerda hacia el nudo, éste empezará a aflojarse.
Resistirse a la crisis es como tirar de los extremos. Cuando fluyes,
ayudas a que el nudo se afloje.
O puedes pensar en tu crisis como si fuera una corriente que te
lleva hacia el mar. Si luchas contra la corriente, no consigues más
que cansarte. Es más fuerte que tú. Sigue el flujo hasta que la
corriente te lleve a la libertad.
Permítete dejar de resistirte al proceso.
DONDE QUIERA QUE ESTES AHÍ
ES DONDE NECESITAS ESTAR.
Sentimientos
Los sentimientos son, sin más.
No tienen lógica.
No están ni bien ni mal.
Simplemente están ahí
Si los aceptamos, se quedan un tiempo con nosotros y después se
van.
Los sentimientos son como el clima.
A veces llueve.
Luego deja de llover y sale el sol.
De vez en cuando hay una tormenta, pero también ella termina
por irse.
Exactamente igual que los sentimientos.
ALGUNOS SENTIMIENTOS QUE
PREFIRIRIAS NO TENER
Ira
Culpa
Amargura
Tristeza
Resentimiento
Desesperación
Inseguridad
Puede que de niño te enseñarán a ocultar algunos sentimientos.
Puede que no te guste admitir que los tienes, ni siquiera ante ti
mismo.
Pero, a la larga, es inútil negar los sentimientos o pretender que
no están ahí.
VOLCAN
Enterrar los sentimientos en el fondo de uno mismo es
completamente inútil.
Es como intentar contener un volcán a punto de erupción.
LA PRESION
SE VA ACUMULANDO
HASTA QUE
¡EXPLOTA!
Los sentimientos enterrados emergen con una fuerza
incontrolable, a menudo cuando uno menos lo espera o desea.
Por eso es muy útil darse cuenta de los sentimientos, incluyendo
aquellos que preferiríamos no tener.
OBSERVA
Cómo te sientes...
Observar significa prestar atención, no significa juzgar.
Observar es traer a la conciencia lo que previamente era
inconsciente.
Están pasando muchas cosas en
TU
INTERIOR
Cuánto más te observas, más opciones te das.
Cuánto más te observas más descubres quién eres realmente.
¿ Quién eres tú?
A medida que vamos creciendo aprendemos a prescindir de
ciertas partes de nosotros que pensamos que son odiosas o
inaceptables para quienes nos rodean.
Como queremos encajar en el entorno, cercenamos esas partes
(INACEPTABLES) de la versión de nosotros mismos que
mostramos al mundo.
“ FINALMENTE, PUEDE QUE ACABEMOS CREYENDO QUE
SOMOS ESA VERSION CERCENADA”
IRA
COMPETITIVIDAD
MIEDO
CELOS
IMPULSOS SEXUALES
DUDAS SOBRE UNO MISMO
NO DIGO MENTIRAS
NUNCA SIENTO CELOS
NO DEBO LLORAR
NO DEBO COMENTER ERRORES
A medida que pasa la vida, las partes de nosotros mismos que
hemos preferido negar tienen maneras desagradables de llamar
nuestra atención.
Pretender que no existen es una dura tarea.
“Debo mantener el control”
No podemos relajarnos y fluir con la vida si tenemos que
observarnos constantemente para asegurarnos de que nuestras
partes (INACEPTABLES) no están a la vista.
¿ Tengo aspecto de estar contrariado?
Sólo cuando aceptamos TODAS nuestras partes componentes
tanto las que nos gustan como las que no podemos vivir la vida
plenamente. Ocurre lo mismo que con las estaciones del año:
Necesitamos del frío helado del invierno y del calor sofocante del
verano, de un extremo y del otro, pasando por todas las
temperaturas intermedias.
“Necesitamos todas nuestras partes”.
SOLO
PERMITIENDONOS
LA TRISTEZA
NOS PERMITIMOS
LA ALEGRIA.
Acéptate todo tú
Aceptar todos tus sentimientos puede resultarte incómodo al
principio. Pero las partes que hasta ahora habías aceptado de ti
mismo no son la totalidad de ti. Recuerda que eres más que eso,
aún cuando a veces no lo sientas así.
Permítete
Cambiar y
CRECER
Por incómodo que lo sientas.
“ACEPTA TODOS TUS PENSAMIENTOS Y SENTIMIENTOS”
Pronto pasarán.
Distracciones
Puede que dediques mucho tiempo a distraerte, especialmente al
principio de la crisis.
Es posible que:
Actúes con brillantez y Ligereza, contando chistes cuando en
realidad tienes ganas de llorar.
Te sumerjas en actividades que nada tiene que ver con la crisis
como leer artículos del periódico o informarte de las noticias del
mundo
Te dediques en cuerpo y alma a resolver el problema de los
demás.
Te conviertas en un vago y te pases todo el día viendo televisión.
No hagas más que trabajar, o no hagas más que jugar.
Te distraigas con adicciones, como la bebida, las drogas, el
tabaco, el sexo, la cafeína, las píldoras para dormir, los
antidepresivos o los tranquilizantes.
“Todos somos expertos en encontrar maneras de distraernos”.
Observa tus distracciones
Procura darte cuenta de cómo te distraes.
Las distracciones son parte natural del proceso.
Hay un tiempo para cada cosa.
Un tiempo para distraerse y resistirse, y un tiempo para tomar
conciencia y aceptar.
¿ En qué punto del ciclo estás?
Cuando es tiempo de parar
Con el tiempo, las distracciones producen una sensación de falta
de vida.
Tratar de cerrar el paso a la crisis o distanciarse mentalmente de
ella requiere de mucha energía. ES AGOTADOR.
Puede generar nuevos problemas, incluso puede ser más doloroso
que la crisis misma.
Observa lo que estás haciendo.
Pregúntate que estás consiguiendo dedicándote a esas
distracciones.
¿Qué obtienes de ellas?
Cuando estés preparado, algo cambiará dentro de ti y te sentirás lo
suficientemente fuerte para dar un paso adelante.
¡ CONFIA EN EL PROCESO!
Tal vez sientas que no soportas la compañía de nadie, ni siquiera
de las personas que tratan de ayudarte.
Eres como un animal herido
que
quiere
esconderse en la
OSCURIDAD
Si es así como te sientes, está bien. Forma parte del proceso de
cambio y no durará eternamente.
Pero recuerda que, además, necesitas apoyo.
“No te quedes desconectado demasiado tiempo”.
Soy una isla
Una vez que has cortado tus vínculos con los demás, resulta
difícil readmitirles en tu vida.
Observa lo que ocurre en tu interior.
¿ Cómo te sientes cuando estás con otras personas?
¿ Qué les dices?
¿ Qué haces para alejarlas de ti?
¿ Qué consigues con ello?
¿ Qué ocurre en tu cuerpo?
Puedes anotar las respuestas en un diario o expresarlas mediante
dibujos; haz lo que te parezca más adecuado.
“No trates de cambiar tus sentimientos: simplemente obsérvalos”.
Puede que quieras estar solo porque no te sientes bien contigo
mismo.
Esta es una de las características habituales de una crisis.
“Tengo la culpa de todo”.
“Siento mucho estar causando tanto dolor”.
“No es justo”.
Recuerda que todo esto son solo sentimientos que
sientes dentro de ti lo que tenemos no es
necesariamente real.
El crítico interno
Todos tenemos una voz en nuestro interior que nos susurra al
oído:
Cuando algo va mal, es susurro se hace más audible:
Empezamos a sentir que esa voz interna podría tener razón, que
no merecemos ser amados ni valorados.
Esto, sencillamente, no es verdad.
Tú SI mereces ser feliz
Cuándo tu crítico interno empiece a susurrarte al oído, date cuenta
de ello y dile que se calle.
A continuación, ocúpate de equilibrar sus mensajes negativos con
otros positivos.
Sé positivo contigo mismo.
Di en voz alta estos mensajes positivos día y noche.
Repítelos mientras te miras al espejo.
Anótalos regularmente en tu diario, o en tarjetas situadas en
lugares estratégicos para verlas a menudo.
Es posible que al principio sientas vergüenza o extrañeza. No
importa. Continúa haciéndolo y te acostumbrarás.
Cuanto más positivos sean los mensajes, mejor; porque los
mensajes negativos tienen mucha fuerza.
RESTABLECER EL EQUILIBRIO REQUIERE TIEMPO Y
PRACTICA.
Celebra tu propia existencia
He aquí mensajes positivos que puedes probar:
 Asimilo nuevas informaciones y conocimientos con facilidad y
alegría.
 Estoy abierto a vivir y conocer mi verdadero ser.
 Crezco y prospero realizando la misión de mi vida.
 Me valoro a mí misma.
 Soy rico y próspero en todos los sentidos.
 Confío en mí mismo y sé que aprendo lo que necesito.
 Me encanta expresar quién soy de maneras creativas.
 Mis familiares y amigos me aman y me apoyan.
 Me acepto exactamente tal como soy.
 Soy capaz de pedir ayuda cuando lo necesito.
 Me doy permiso para cometer errores.
Tú Importas
Siempre que puedas, concédete algunas de las cosas que más te
gustan y te hacen disfrutar:









Un largo baño caliente.
Pasear por algún paraje hermoso.
Escuchar música preferida.
Leer libros de autoayuda.
Pasar tiempo con tus hijos o tus mascotas.
Invitarte a comer fuera.
Encender una vela
Recubrir las paredes con imágenes que te inspiren.
Ser amable contigo mismo.
Acepta la ayuda de la naturaleza
Sal a la naturaleza tan frecuentemente como puedas. Su belleza te
nutrirá y alimentará tu alma.
Abre los ojos a los colores de las hojas y las flores.
Sube a una colina y contempla el paisaje.
Observa cómo cambia de aspecto con las estaciones.
Toma fotografías, dibuja, colecciona hojas secas, piedras o ramas
de bellas formas.
TODOS SOMO PARTE DEL MUNDO NATURAL, Y
LA NATURALEZA NOS AYUDA A SANAR EL
CUERPO, LA MENTE Y EL ALMA.
Un día despertarás y también será primavera en tu mundo interno.
Te sentirás mejor, más ligero; el dolor habrá pasado.
“CONFIA EN EL PROCESO”.
Miedo
Los cambios traen consigo el miedo a lo desconocido.
Nos preguntamos una y otra vez:
¿Y si pasa que...? ¿ Y si...?
Observa tu miedo; eso te permitirá distanciarte de él.
¿Qué sensaciones físicas acompañan al miedo?
Es muy posible que tu cuerpo sepa que sientes temor, antes
incluso que tu mente.
“Me siento mal”
“Estoy temblando”
¿ Cómo afecta el miedo a tu funcionamiento mental?
“ No puedo concentrarme”
“ No puedo olvidar que pasó”
¿ Cómo afecta a tu vida cotidiana?
“ No puedo salir”
“No puedo hablar con nadie”
Sientes miedo, pero tu miedo no es la totalidad
de ti. Trata de abandonarlos
¿Y SI PASA QUE...? y quédate con LO QUE
SI PASA.
No estás solo
Las crisis son parte de la vida y todo el mundo
pasa por ellas.
Profesores, directores de Banco, Médicos,
conductores de Autobús, Abogados, la gente
con quién te cruzas, políticos.
Recuerda que las crisis también pueden darte.
No tienes por qué aferrarte, resistirte, negarte.
Hay otro modo de hacer las cosas, deja que el dolor de la crisis
entre en tu ser sabiendo que no acabará contigo.
El dolor es una parte de ti, no la totalidad de ti.
No hay remedios rápidos
Resulta difícil aceptar el dolor que generan las crisis. Anhelamos
remediarlo, aliviarlo; y para que el dolor se vaya, nos aferramos a
cualquier cosa, una nueva relación, una nueva casa, un nuevo
trabajo, unas vacaciones.
Los remedios rápidos hacen que nos sintamos bien por algún
tiempo, pero no son una verdadera solución.
Generalmente, las soluciones llevan su tiempo.
NO PUEDES ACELERARLAS.
Procura, si puedes tener paciencia.
El dolor desaparecerá por sí mismo, cuando llegue el momento,
pero no necesariamente cuanto tú lo desees.
CONFIA EN EL PROCESO.
RABIA
Tengo ganas de gritar.
Quiero pegar a alguien.
Me siento encendido.
La rabia puede ser una experiencia abrumadora.
Parece anular todo lo demás.
Observar cómo te sientes sirve de ayuda.
Observa cómo reacciona tu cuerpo y lo que piensas cuando estás
enfadado.
Observar te ayudará a tomar distancia de la rabia.
“TU RABIA ES SOLO
TI”
UNA PARTE DE
¡PELIGRO!
RABIA
ENTERRADA
Muchos enterramos la rabia en nuestro
P
R
O
F
U
N
D
OINTERIOR
Porque no sabemos qué hacer con ella.
La rabia enterrada es:
Está fuera de nuestro alcance, donde no podemos expresarla ni
resolverla. Y se queda allí, en nuestro interior, afectando las
elecciones que hacemos sin que seamos conscientes de ello.
Puede enfermarnos de muchas maneras.
Hay formas mucho mejores de emplear la rabia de manera directa,
segura y no-violenta.
Maneras seguras de usar la rabia
Aprovecha tu rabia para obtener energía necesaria para:






Arreglar un armario.
Hacer ejercicio.
Completar una tarea.
Cavar el Jardín.
Ordenar tu habitación.
Dar un paseo
Sé creativo con tu rabia:





Toca el tambor.
Escribe acerca de ella.
Exprésala en una pintura.
Dibuja o canta.
Decora una habitación.
LA RABIA PUEDE SER CONSTRUCTIVA, AUTENTICA Y
VITAL.
¿Cómo expresas tu rabia?
¿Cómo te gustaría expresarla?
Higiene emocional
Debes atender diariamente tus emociones, con la misma
regularidad con que te limpias los dientes.
Dos veces al día por la mañana y por la noche,
GOLPEA EL COLCHON CON UNA RAQUETA DE TENIS.
Agarra la raqueta con las dos manos y golpea el colchón con ella.
Expresa lo que sientes con palabras o sonidos.
¡AARRRGGGHHHH!
¡ TE ODIO!
PRECAUCION: es mejor realizar esta práctica cuando estés
solo, para que los demás no se pregunten qué es todo ese alboroto.
Culpar
A veces queremos culpar a los demás por el dolor que sentimos.
Es culpa suya; ella me dijo que lo hiciera.
Pensamos que si los demás no se hubieran portado tan mal, la
crisis no se habría producido.
Yo tenía razón, tú estabas equivocado.
Tal vez te sientas seguro echando la culpa de tu crisis a los demás,
pero eso produce que te quedes estancado.
¿ Qué prefieres: TENER RAZON o SER FELIZ?
La elección es tuya.
No seas una víctima
El modo de no se una víctima es
RECUPERAR EN TU PROPIA VIDA EL PODER, LA
RESPONSABILIDAD, Y LA LIBERTAD DE ELECCION.
Cuando otros te den un consejo, decide si vas a seguirlo o no.
Depende de ti.
Sé consciente de tus elecciones.
Una víctima es una marioneta. Cuando alguien tira de sus hilos,
se mueve automáticamente.
OBSERVA SI ESTO TE ESTA OCURRIENDO A TI
Y comienza a tirar tú de tus propios hilos.
Nos gusta creer que controlamos nuestras vidas, pero ¿ hasta qué
punto es esto cierto?.
No podemos controlar lo que los demás piensan, sienten o hacen.
No podemos controlar los desastres naturales ni los grandes
eventos mundiales, como una guerra o una recesión económica.
Cada día ocurren, en el mundo que nos rodea y en nuestro
interior, cambios que no podemos controlar.
En definitiva, nuestro control es pura ilusión.
Serenidad
Tratar de controlar lo incontrolable nos conduce directamente a
la tensión y el agotamiento.
Luchando batallas que no podemos ganar sólo conseguiremos
sentirnos menos seguros en vez de más.
Cuándo nos permitimos verdaderamente fluir con la vida,
crecemos y nos SENTIMOS SEGUROS.
Apoyo
Cuándo estamos en crisis es importante encontrar buenos apoyos.
Nadie tiene por qué superar la crisis solo.
Necesitas personas que te apoyen:
Que no te juzguen.
Que te escuchen.
Que no te censuren.
Que sean discretas con tus confidencias.
“CUANDO ESTAS EN CRISIS NECESITAS UN
ESPACIO”.
También es importante contar con tu propio apoyo.
Sé amable contigo mismo.
Como con sensibilidad.
Descansa todo lo que puedas.
Rechaza los consejos y sugerencias que no te parezcan adecuados.
Conseguir apoyo del exterior
Podrías obtener la ayuda de:
TU MEDIO
UN TERAPEUTA
TUS FAMILIARES.
O de una combinación de todos los anteriores.
Tal vez te sientas pero después de estar en compañía de ciertas
personas.
Es posible que esas personas, te digan lo que deberías hacer o
sentir, cuenten a otras tus confidencias, hablen sin parar, te digan
que estás loco, te critiquen...
CONFIA EN TUS SENSACIONES INTERNAS
Comunica
Los demás no pueden leerte la mente.
Sólo pueden darte lo que deseas si expresas claramente de qué se
trata.
Cuanto más claro seas, más oportunidades tendrás de conseguir lo
que necesitas.
¿ De qué tipo de ayuda podrías beneficiarte ahora mismo?
Intenta elaborar una lista.
Sí aún no sabes lo que quieres o necesitas, está bien.
Ten paciencia. Pronto lo sabrás con claridad.
Hacer... y Ser
HIJOS
HOGAR
TRABAJO
AMIGOS
PADRES
VECINDARIOS
Pasamos mucho tiempo
HACIENDO, corriendo de un
lugar a otro, intentando
compatibilizar los distintos
aspectos de nuestras vidas.
Reserva un tiempo para simplemente
SER
trabajo del alma.
Haz algún
Reserva un poco de tiempo cada día para hacer algo que eleve tu
corazón.
No hace falta que vayas a un lugar especial para hacer trabajos del
alma.
Es algo que ocurre en tu interior, y puedes hacerlo en cualquier
sitio; escuchar música, contemplar el atardecer, dar un paseo...
Cualquier cosa que alegre el corazón.
Este es sólo un ejemplo de trabajo del alma
Siéntate en una silla cómoda, desconecta el teléfono y,
simplemente, sé tu mismo.
Concéntrate en la respiración. No tienes que modificarla; sólo
obsérvala permitiendo que suceda por sí misma.
Comprueba si notas tensión en alguna parte de tu cuerpo.
El simple hecho de observar las tensiones suele ser suficiente para
relajarlas.
Permítete cualquier sensación corporal, pensamiento o
sentimiento que tengas.
Pero no te dejes de atrapar por ninguno de ellos.
Sé un mero observador.
Obsérvalos y déjalos pasar.
Conecta con ese lugar interno donde reside la paz y quédate en él
todo el tiempo que necesites.
Ese lugar siempre estará ahí. Puedes volver a visitarlo siempre
que lo desees.
Haz
Espacio
En tu vida para ser creativo.
Crear es un modo de descubrir más cosas sobre ti mismo.
Quizá seas creativo sin saberlo
experimenta modos de expresar
tu creatividad: cocinar, vestir,
escribir, bailar. Elige el que más
te guste.
Tu
Importas
Ser creativo no se refiere sólo a producir obras de arte, sino a
encontrar formas de expresar lo que ocurre en tu interior. Tal vez
te sorprenda todo lo que la creatividad te permite aprender de ti
mismo.
No hace falta que muestres tus obras o actividades creativas a
nadie. Si no tienes experiencia previa, ten paciencia contigo
mismo. Posiblemente tardarás algún tiempo hasta dejar que fluya
tu creatividad.
Cuanto más practiques, más fluirá.
Lista de deseos para una nueva vida
¿ Qué te gustaría que abundara más en tu vida?
Amor, relaciones amorosas, sabiduría
Escribe una lista de todo aquello que deseas.
Comprensión, diversión, autoestima, integridad.
¿ En qué cambiaría tu vida si tuvieras eso que deseas?
Seguridad, paz, plenitud, integridad, confianza.
¿ Cómo puedes saber sin lugar a dudas que has conseguido lo que
deseas?
Pasión, risa, sentimiento, apertura, perdón.
Con cada elemento de tu lista de deseos, cierra los ojos y deja que
se presente una imagen. Visualiza esa imagen con toda la claridad
que puedas.
Cuando hayas acabado, guarda la lista.
Visualiza frecuentemente las imágenes que hayas elegido,
recordando todo lo que significan para ti.
Practica este ejercicio durante al menos tres meses.
Después vuelve a mirar la lista: ¿ Sientes que tu vida se va
ampliando para hacer sitio a las cualidades y experiencias que
estás buscando?
TEN FE Y TODO SERA POSIBLE.
El regalo oculto
Cada crisis guarda un don para nosotros.
Este regalo no se nos ofrece de inmediato,
pero está allí.
Acuérdate de este hecho de vez en cuando.
¿ De que regalo se trata?





Una manera más auténtica de vivir.
Sentirte más tu mismo.
Sentirte más grande por dentro, como si hubiera más de ti.
Más claridad y posibilidad de elección.
Un mayor disfrute de la vida cotidiana.
Cada regalo es único e individual, y no es posible predecirlo.
¡Lo reconocerás cuando se presente!
¿ CUÁL ES TU REGALO?
ACEPTACION
Aceptar es librarse de anticuadas formas de ser que ya no te
sirven.
La aceptación te da
PODER
Te permite ver la imagen global.
Es la meta que siempre habías anhelado.
Me acepto a mí mismo.
Acepto a los demás.
Acepto lo ocurrido.
La aceptación es la última etapa del proceso de crisis.
No obstante, cada etapa tiene una duración distinta y a veces dos
etapas coexisten simultáneamente.
Puede que aceptes algunos cambios antes que otros, y que vayas
abandonando las antiguas creencias una a una para hacer sitio a
las nuevas.
Cuanto más aceptes, más fácil te resultará avanzar.
Y si tu proceso aún no ha concluido
¡SIGUE CONFIANDO EN EL PROCESO!
Elementos básicos para ayudarte a superar una
crisis.
 Consigue buenos apoyos: Si te resulta difícil hablar libremente
con tus amigos o familiares, prueba con un médico, un
terapeuta o una organización especializada. Un buen apoyo es
una gran ayuda. Nadie tiene por qué superar una crisis en
solitario.
 Come lo mejor que puedas: Es posible que no te apetezca
comer nada, pero tu cuerpo afrontará mejor las tensiones de la
crisis si comes bien. Te mereces una alimentación adecuada.
 Procura descansar: Si no puedes dormir, el simple hecho de
estar tumbado te hará bien. Si el insomnio se agudiza, acude a
tu médico o a las medicinas.
.
 Practica algún ejercicio suave: si tienes con energía, un paseo
por un entorno natural puede relajarte, abrirte el apetito y
ayudarte a conciliar el sueño.
 Prueba técnicas antiestrés: Cómo la meditación o la respiración
lenta y profunda, para superar los periódicos de mayor tensión.
Ten la seguridad de que estás técnicas te serán de más ayuda
que intentar evadir tus problemas mediante la bebida, las
drogas y otras distracciones.
 Sintonízate contigo mismo: Es más fácil afrontar una crisis
eficazmente cuando eres consciente de lo que ocurre en tu
interior, en tu cuerpo, en tu mente y en tus sentimientos.
 Fluye: Hagas lo que hagas, la crisis proseguirá su curso hasta
alcanzar su fin natural. Resulta menos doloroso y agotador
aceptar el proceso que emplear toda tu energía en resistirte a él.
 Mejora tu autoestima: Equilibra los mensajes negativos de tu
crítico interno con mensajes positivos. Haz una lista de tus
buenas cualidades. Sé todo lo amable que puedas contigo
mismo. Centrarte en la culpa y en la autocrítica no te ayudará a
superar la crisis.
 Evitar culpar a los demás: La culpa te mantiene atrapado en el
papel de víctima. Concéntrate, en cambio, en las cosas que
puedes hacer para mejorar tu situación.
 Elige la esperanza: El dolor de la crisis no durará eternamente.
Elegir mirar hacia delante, hacia ese momento en el que
nuevamente te sentirás bien con la vida, es una de las cosas
mejores y más realistas que puedes hacer.
COMO AYUDAR A UNA PERSONA EN CRISIS
 Escucha: Dedícale toda tu atención aunque se repita o resulte
difícil comprender lo que dice. Puede parecer que escuchar no
es gran cosa, pero a menudo es la ayuda más eficaz.
 Permítele expresar sus sentimientos: No trates de animarle ni
de decirle que no esté enfadada o triste. En una crisis es natural
que los sentimientos sean intensos. Cuanto más se expresen,
más rápido será el proceso de sanación.
 No juzgues: Durante la crisis el crítico interno trabaja horas
extra. Los mensajes negativos y las críticas ( como ya te lo dije
o es una vergüenza que hayas dicho eso) es lo último que una
persona necesita oír en éstos momentos.
 Nunca digas “debes”, “deberías” o “tienes que”: Se trata de la
crisis de esa persona, y es su responsabilidad hacer juicios y
tomar decisiones, lo cuál hará cuando esté preparada para ello.
 No le digas lo que debe hacer: Consejos que para ti son
evidentes pueden parecerle muy fuera de lugar. Está bien
realizar alguna sugerencia, pero debes estar preparado para que
no prospere, aunque estés completamente seguro de tener la
razón.
 Confía en el proceso: y anima a la persona en crisis a hacer lo
mismo. Dale un reflejo de sus sentimientos y pensamientos de
vez en cuando, repitiendo lo que acaba de decir. Si la persona
dice: Perdí el control, puedes contestarle ¿ Sientes que perdiste
el control?. Las cosas pueden sonar diferente cuando las oímos
en boca de otra persona.
 Recuérdale: que lo que siente es solo una pequeña parte de ella
misma, aunque en esos momentos pueda parecerle que esos
sentimientos lo son todo.
 Dile que le quieres y te importa: aunque creas que ya lo sabe.
Y por último, aunque no menos importante...
Sé amable contigo mismo. Apoyar a una persona en crisis puede
ser agotador. Percibe lo que ocurre dentro de ti y tómate el tiempo
que necesites para relajarte y recuperarte siempre que lo precises.
ACERCA DE SALLY – ANN LIPSON
En 1989 era agente teatral, pero quería cambiar de actividad.
Dejé el trabajo y me concedí un par de meses para reconsiderar
mi carrera profesional. Mirando retrospectivamente, puedo ver
que inconscientemente me estaba dando espacio para deshacerme
del equipaje no deseado que había ideo acumulando a lo largo de
la vida.
La estructura externa de mi existencia había cambiado
radicalmente durante los años previos, y poco a poco en medio de
una incomodidad increíble mi mundo interno también había
cambiado. Me sentía insegura y vulnerable.
Comencé a trabajar media jornada en el negocio de una amiga, a
la que de paso le contaba mis penas, frustraciones y angustias.
Después de escucharme durante muchas horas, me sugirió que
fuera a visitar a una terapeuta de su confianza, especializada en
psicosíntesis. Desde nuestro primer encuentro, la terapeuta se
concentró en conocer mi historia personal. A partir de ese
momento sentí un gran alivio. Aprendí a descargar los
pensamientos y sentimientos que me agobiaban, y empecé a
darme cuenta de que, aunque me sentía vulnerable, esos
sentimientos no eran todo lo que era.
Al principio me limitaba a hablar, pero a poco a poco comencé a
crecer en mi interior.
La psicosíntesis me pareció fascinante. Parecía complementar el
proceso que estaba atravesando. Sentía que estaba regresando a
casa, que me estaba aportando nuevas posibilidades de elección y
un nuevo equilibrio a mi vida, enriqueciéndome como persona.
Finalmente mi terapeuta me animó a realizar un breve curso de
psicosíntesis y poco después emprendí una formación profesional.
Me gradué en 1996 y ahora tengo una consulta en el norte de
Londres.
Si cada crisis nos trae un regalo, el mío fue descubrir la
psicosintesis, que me ha aportado herramientas para dar más
profundidad, propósito y alegría a mi vida.
El proceso de escribir este libro ha sido catártico y me ha ayudado
psicológicamente a superar mi crisis. Quiero dar las gracias a
Kathryn Cave por darme la idea original, y por su visión,
paciencia y creatividad, a mi equipo de apoyo por todo el tiempo,
ánimo y sabiduría que he recibido de ellos, a mis hijos, hijastros y
nietos por su amor inspiración, y de manera especial a Robert, mi
marido, que es el viento que impulsa mis alas.
Descargar

El Pequeño libro de las crisis - Sally

Educación de los Sentimientos

Educación de los Sentimientos

SentimentalismoPsicologíaFilosofíaControlTraumasInfluenciasSociología

Rabia

Rabia

Consecuencias dañinasTransmisiónEfectos perjudicialesSíntomasEnfermedades víricasIncubación