INDICE Y EXTRACTOS DE SENTENCIAS TRIBUTARIAS – MATERIAL DE
REFERENCIA PROPIEDAD DE IMERY URDANETA
Sentencia: Nº 221 del Tribunal Segundo de Impuesto Sobre la Renta, el día 26
de septiembre de 1973, en el caso “Francisco Carrillo Batalla”
CESIÓN DE CRÉDITO A DESCUENTO. La presente sentencia es producto de
un Recurso Contencioso Fiscal contra un reparo fiscal. Dicho reparo es
consecuencia de la pérdida (de capital) derivada de la venta de un crédito al Sr.
Luis Villaparedes, proveniente de un préstamo de favor, que el contribuyente
hizo a Exportaciones Agroforestales, C.A. Acto que según la Administración
General de Impuesto Sobre la Renta no tiene relación de causalidad con la
producción de la renta comercial, y dicha deducción no está contemplada en
las causales (taxativas) admitidas por la Ley de Impuesto Sobre la Renta
vigente para esa fecha. Además de que no hubo intención de obtener ganancia
alguna.
El contribuyente (Francisco Carrillo Batalla) alega que la motivación del acta de
reparo está integrada por errores de hecho y de derecho. Primero: Que dicha
pérdida proviene de una cesión de crédito efectuada a un precio menor que su
valor nominal, y no se trata de una deuda incobrable, sino del cómputo de una
operación cuyo resultado fue una pérdida. Segundo: Se califica la pérdida
como de capital, mas no existe disposición alguna que rechace pérdidas o
ganancias por ser de capital (La Administración ha aceptado el cómputo de
pérdidas sufridas en la venta de inmuebles, acciones, títulos, etc. Siendo todas
estas pérdidas de capital). Tercero: el préstamo que dio origen al crédito
cedido fue una operación con fines de lucro. Aunque hubiese sido sin fines de
lucro, los resultados de la cesión ganancia o pérdida debiesen computarse en
la determinación de la renta gravable. Cuarto: que el beneficio que recibe el
cesionario de un crédito es computable para determinar la renta (que
corresponda proporcionalmente a cada ejercicio fiscal), por consiguiente la
pérdida sufrida por el cedente debiese ser deducible de la renta gravable.
El Tribunal estima lo siguiente. Primero: No se admiten deducciones excepto
las que específica y taxativamente se enumeran en la ley. Por lo cual no es
válido el argumento de que las pérdidas de capital no estén expresamente
prohibidas. Segundo: La determinación de la renta neta se hace en base a
criterios jurídicos-fiscales y no económicos-comerciales, sin importar que este
último criterio que adopta el contribuyente sea el mejor desde el punto de vista
de la organización comercial, ya que de dejarse al libre arbitrio del
contribuyente se deformaría la realidad económico tributaria. El hecho de que
se tome en cuenta el enriquecimiento proveniente de un tipo de actividad para
determinar la renta, las pérdidas sufridas en actividades del mismo tipo tiene
que ser expresamente aceptada en la ley. Por consiguiente no es válido el
argumento del resultado positivo gravable en la cesión de crédito. Tercero: La
noción de pérdida aceptada por la Ley de Impuesto sobre la Renta a los fines
del cómputo de renta gravable, es siempre una disminución patrimonial por
circunstancias ajenas a la voluntad del contribuyente. Por lo cual si la
disminución patrimonial obedece a un acto voluntario del contribuyente, no
puede hablarse de pérdida en el terreno jurídico-fiscal, aunque si en la esfera
comercial. En el presente caso el contribuyente tenía otras opciones respecto
de su acreencia sin embargo se decanto por la cesión del crédito, cuestión que
fue un acto voluntario, y por ende no deducible en base a la noción de pérdida.
Por consiguiente no es válido el argumento de la aceptación del cómputo y las
pérdidas sufridas en la venta de toda clase de bienes y derechos no obstante
son pérdidas de capital.
INDICE Y EXTRACTOS DE SENTENCIAS TRIBUTARIAS – MATERIAL DE
REFERENCIA PROPIEDAD DE IMERY URDANETA
Sentencia: Nº 270 del Tribunal Superior Primero de lo Contencioso, el día 30
de noviembre de 1989, en el caso “Autobuses Venezolanos, C.A. (AVENCA)”
CESIÓN DE CRÉDITO A DESCUENTO. La presente sentencia es producto de
un Recurso Contencioso Fiscal contra un reparo fiscal hecho por la Contraloría
General. El fundamento de dicho reparo son las pérdidas sufridas en la cartera
de giros del contribuyente (AVENCA), la participación de utilidades pagadas
que no corresponden a los conceptos de necesidad y normalidad del gasto, e
indemnizaciones laborales pagadas por montos no ajustados a la ley. Dichas
pérdidas fueron imputadas por el contribuyente como deducciones para la
determinación de su enriquecimiento gravable.
La objeción fiscal consiste en que la deducción que efectuó el contribuyente,
corresponde a pérdidas de capital las cuales no están contempladas como
deducción permitida en la Ley de Impuesto sobre la Renta.
El Tribunal precisa lo siguiente. Primero: que el contribuyente se dedica a la
compra-venta de vehículos al contado y a crédito; el precio lo obtiene bien en
dinero efectivo, bien en vehículos usados o bien en giros para serle pagados a
plazos. Los vehículos recibidos en parte de pago son vendidos posteriormente
para la convertibilidad de esta especie en efectivo, igual ocurre con los giros.
Estas operaciones de venta de las especies recibidas son de lícito comercio y
de normal realización en el sistema de crédito, y pueden generar ganancias o
pérdidas. La sustentación dada por la Administración Contralora tomando una
jurisprudencia del Tribunal Segundo de Impuesto sobre la Renta, no tiene
cabida en el presente caso, pues no puede pretenderse que de un acto
voluntario del comerciante no pueda derivarse una pérdida que incide en el
ingreso bruto obtenido. Segundo: es evidente que todo acto del comerciante
responde a una manifestación de voluntad, por lo tanto no puede argumentarse
validamente la intervención del elemento volitivo para hacer perder al
contribuyente el derecho a imputar la pérdida sufrida. Por otro lado vale
destacar que la finalidad del comerciante es realizar actividades productivas
económicamente, y en determinados casos este se verá en la necesidad de
obtener dinero en efectivo de manera inmediata, así sea sufriendo pérdidas,
para poder cubrir sus obligaciones. Tercero: en el presente caso es evidente
la relación de causalidad entre el acto que determinó la pérdida acusada por la
contribuyente y la actividad productora de rentas que realiza. Cuarto: en el
presente caso se produjo un decremento del ingreso bruto, no una pérdida de
capital. Esto se suscito por las operaciones propias del giro de su negocio.
El Tribunal concluye que es improcedente el reparo derivado de las pérdidas
sufridas en las carteras de giros.
En cuanto a los reparos derivados de la participación de utilidades pagadas
que no corresponden a los conceptos de necesidad y normalidad del gasto, e
indemnizaciones laborales pagadas por montos no ajustados a la ley. El Fiscal
alega un doble pago efectuado por la contribuyente, así como el hecho que los
empleados no eran regulares ni necesarios para producir la renta.
El Tribunal indica que no hay duplicidad de pagos pues los empleados
realizaban actividades disímiles a la empresa Auto Mundial, C.A. Y además
estaban vinculados por un contrato de trabajo (eran empleados regulares). Que
el incumplimiento de dicho contrato conllevo al pago de las indemnizaciones
laborales. Por lo antes expuesto se declara improcedentes ambos reparos.
Descargar

indice y extractos de sentencias tributarias