1
Introducción
La presente tesina dentro de la materia El derecho Internacional en el Contexto de la
Globalización tiene por objeto, el estudiar el reclamo judicial –la eficacia extraterritorial- de una
sentencia extrajera1 en un país diverso, que bajo su propio derecho procesal, -como el nuestromantiene muy diversas reglas de procedimiento; las cuales difieren de las previstas por el
derecho, de donde dicha resolución o sentencia proviene.
Obtener el cumplimiento de una sentencia extranjera para poder ejecutar una resolución judicial
en el exterior, puede toparse con algunos países que son facilitadores en la cooperación judicial
transfronteriza; sin embargo, otros países imponen ciertos requisitos que hacen nugatoria la
eficacia extraterritorial de la sentencia, lo que conlleva a sistemas procesales de inejecución de
estas resoluciones.
Para el presente estudio me basaré en un estudio de Derecho Comparado, en el cual se analizaran
diversos Sistemas de Ejecución de sentencias extranjeras, analizando, tanto en el Derecho
Positivo Interno como en su vertiente convencional-Internacional.
Para ello utilizare como método de estudio al Derecho Comparado de diferentes Sistemas de
Derecho Procesal; sirviendo igualmente de herramienta a mi estudio, el Derecho Internacional
Positivo como lo son las Convenciones o Tratados celebrados en Latinoamérica.
El estudio de la ejecución de sentencias, en el plano internacional, no es una empresa fácil, no
solo por la aridez del tema, sino por el desconocimiento de la normatividad aplicable, que
frecuentemente incide en las controversias legales de nuestros Órganos Jurisdiccionales.
Nuestro país, -México-, parece no preocuparse para incorporar la legislación Internacional al
marco jurídico nacional. Se han firmado convenios y tratados internacionales, por parte del
ejecutivo, con más de 30 Naciones, pero no se trabajó en la adecuación de las leyes internas para
hacerlas compatibles y eso da como resultado los problemas que hoy se tienen.
1
Teniendo como base la Convención Interamericana sobre Competencia en la Esfera Internacional para la Eficacia
Extraterritorial de las Sentencias Extranjeras.
2
Por tal motivo nuestros tribunales de los Estados, aún permanecen ajenos al inminente proceso
de cambio que permea en nuestra realidad existente.
En base a las consideraciones vertidas con anterioridad, manejo la siguiente hipótesis:
Si se demuestra, en materia civil que el impacto de las sentencias extranjeras en vía de apremio,
tiene una finalidad operativa y justa; luego entonces, se podrán garantizar la protección de las
garantías procesales, sin descuidar los derechos de defensa de los nacionales en juicio. Es decir,
en que medida los requisitos del sistema de revisión de sentencias extranjeras (exequátur)2,
facilita o impide la cooperación procesal internacional.
Metodología
En esta de investigación, utilizare el Método Comparativo, Sintético-Analógico; a través del
mismo, analizare comparativamente, la relación y diferencia de las diversas disposiciones
normativas, que le dan sustento a la ejecución de sentencias, de esta manera serán objeto de
estudio las siguientes Convenciones Internacionales: Convención Interamericana sobre Normas
Generales de Derecho Internacional Privado; Convención Interamericana sobre competencia en
la esfera Internacional para la eficacia Extraterritorial de sentencias extranjeras; entre otros
instrumentos convencionales.
Igualmente analizare en este trabajo, un estudio de las diferentes formas de ejecución de
sentencias o procedimientos homologatorios del derecho interno, en diversos países.
2
Real Academia Española. Reconocimiento en un país de las sentencias dictadas por tribunales de otro Estado, en
http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=exequatur, consultado el 16 de febrero de 2012.
3
SUMARIO: I.1 De las sentencias.- 1.1.1 Clases de sentencias.- I.2 El
Exequatur.- I.3 La sentencia extranjera.- I.4. Reconocimiento y ejecución de
sentencias extranjeras.- I.5 Actos previos al reconocimiento de una sentencia
extranjera.- I.6 Derecho Comparado de ejecución de sentencias.- I.6.1 Derecho
Mexicano.- I.6.2 Argentina.- I.6.3 Estados Unidos de América.- I.6.4 Perú.- I.7
Tratados y Convenios internacionales.- Conclusiones.
I.1 De las sentencias
En este apartado señalaré cual es el concepto de sentencia así como los tipos de sentencia según
la doctrina y diversos autores, esto con la finalidad de partir del entendimiento de la sentencia
para posteriormente abordar la sentencia extranjera.
En el Diccionario Jurídico Mexicano3 se define sentencia de la siguiente manera:
…Es la resolución que pronuncia el juez o Tribunal para resolver el fondo
del litigio, conflicto o controversia, lo que significa la terminación normal
del proceso…
En el Diccionario Jurídico Espasa se define así el concepto de sentencia:4
…Resolución judicial que decide definitivamente el pleito o causa en
cualquier instancia o recurso, o cuando, según las leyes procesales, deban
revestir esta forma. Será siempre motivada y se pronunciará en audiencia
pública…
Para los autores5 Pereznieto y Silva, la sentencia es:
…Una resolución proveniente de un órgano jurisdiccional que resuelve el
fondo controvertido, esto es, el litigio interpartes…
Por su parte Dorantes Tamayo6 en su concepto sentencia definitiva es:
…La resolución que dicta el Juez para decidir el fondo del asunto…
El doctor Héctor Fix Zamudio, en el Diccionario Jurídico Mexicano del Instituto de
Investigaciones Jurídicas, señala que la sentencia se define como:7
3
Diccionario Jurídico Mexicano, Instituto de Investigaciones Jurídicas, México, 2009, p 3438.
Diccionario Jurídico Espasa, Editorial Espasa Calpe, España, 2001, p. 1304.
5
Pereznieto Castro Leonel y Silva Silva, Jorge Alberto, Derecho internacional privado. Porrúa. México. 2010. p.
603.
6
Dorantes Tamayo, Luis, Teoría del proceso, Porrúa, México, 2010. p. 401.
4
4
…Deriva del latín, sententia, máxima, pensamiento corto, decisión; es la
resolución que pronuncia el juez o tribunal para resolver el fondo del litigio,
conflicto o controversia, lo que significa la terminación normal del
proceso…
Asimismo, el maestro Carlos Barragán Salvatierra8 señala que la sentencia:
...encuentra su raíz etimológica en sententia, palabra latina que significa
dictamen o parecer de sentien, sentientis, participio activo, sentire, sentir, y
es utilizada en el derecho para denotar al mismo tiempo un acto jurídico
procesal y el documento en el cual se consigna; ante ello generalmente se
manifiesta que la sentencia es una decisión judicial sobre una controversia o
disputa, también se afirma que viene del vocablo latino sentiendo, porque el
juez del proceso declara lo que siente. Se le llama sentencia porque deriva
del término latino sentiendo, porque el tribunal declara lo que siente según
lo que resuelve en el proceso. En la acepción de la ley, sentencia es la
decisión final del proceso que se realiza al concluir la instancia”.
I.1.1 Clases de sentencias
Sentencia
Para hablar de sentencia, primeramente tenemos que hablar de tribunales, es decir, órganos
jurisdiccionales cuya función es la de resolver controversias que surgen entre particulares, o
entre particulares y autoridades, aplicando las normas jurídicas vigentes, así como los principios
de equidad, justicia, imparcialidad, objetividad, certeza, eficacia; con base en los hechos y
pruebas que las partes en conflicto hayan exhibido para demostrar su dicho.
Tribunal. Concepto
Al respecto, Giuseppe Chiovenda señala que:
... en la organización de todo Estado, la función jurisdiccional tiene
repartidos sus órganos en un número mayor o menor de juzgados y
tribunales (oficinas judiciales), cada uno de los cuales comprende una suma
determinada de atribuciones, y a cada uno de los cuales está adscrito un
número mayor o menor de personas (funcionarios judiciales). Esta es la
organización judicial..., el tribunal es un órgano complejo de jurisdicción..,
él ejerce los poderes Jurisdiccionales en los límites de las atribuciones que
le están asignadas9...
Fix Zamudio, Héctor. “Diccionario Jurídico Mexicano del Instituto de Investigaciones Jurídicas”, t. PZ, Editorial
Porrúa-UNAM, México, 1992, p. 3438.
8
Barragán, Carlos. “Derecho Procesal Penal”, McGraw-Hill, México, 1999, p. 457.
9
Chiovenda, Giuseppe, “Instituciones de Derecho Procesal Civil”, vol. II,., Cárdenas, México, 1989, pp. 72 y 73.
7
5
Para el procesalista Eduardo Pallares, la voz tribunal se define como:
“... tiene varias acepciones: a) lugar donde se administra justicia;
b) la institución pública integrada por los jueces, magistrados, funcionarios
auxiliares y administrar justicia10.
En opinión del maestro Rafael de Pina, los tribunales son:
Órganos estatales, específicos y permanentes, con autonomía propia
emanada de la Constitución, cuya función pública consiste en realizar la
actividad jurisdiccional, para administrar justicia, que es el fin supremo del
Estado11.
En concepto del doctor José Ovalle Favela, la palabra tribunal se utiliza actualmente:
Para aludir al órgano estatal como al lugar de su ubicación; por regla,
designa al de naturaleza pluripersonal o colegiado, cuyos titulares son varios
magistrados, en número impar, en contraposición a los órganos
jurisdiccionales monocráticos o unipersonales, a los que generalmente se
denomina juzgados, sin descartar la existencia de tribunales unitarios12.
Concepto de Sentencia
El procesalista Eduardo J. Couture, citado por Arellano García, Carlos,13 hace referencia a
diversas clases de sentencias, señalando que:
Son sentencias declarativas o de mera declaración, aquellas que tienen por objeto la pura
declaración de la existencia o inexistencia de un derecho...no van más allá de esa declaración...
Son Sentencias de condena todas aquellas que imponen el cumplimiento de una prestación, ya
sea en sentido positivo (dar, hacer), o ya sea en sentido negativo (no hacer, abstenerse)
Se denominan, por último, sentencias constitutivas aquellas que, sin limitarse a la mera
declaración de un derecho y sin establecer una condena al cumplimiento de una prestación,
crean, modifican o extinguen, un estado jurídico.
Pallares, Eduardo. “Diccionario de Derecho Procesal Civil”, Porrúa, México, 1991, p. 779.
Cfr. De Piña, Rafael. “Instituciones de Derecho Procesal Civil”, 19ª ed. Porrúa, México, 1990, pp. 59-60.
12
Cfr. Ovalle Favela, José. “Teoría General del proceso”, Harla, México, 1991, pp. 202 y 203.
13
Cfr, Arellano García, Carlos, Derecho Internacional Privado, Porrúa, México, 2008, pp. 933-934.
10
11
6
Según la clasificación anterior, las únicas sentencias que requieren ejecución en el extranjero
serian las de condena. Las otras únicamente plantearían el problema de su reconocimiento, para
estar en condiciones de producir algún efecto jurídico en el extranjero.
Desde otra perspectiva, las sentencias pueden clasificarse desde el punto de vista de la rama del
Derecho a que pertenecen. Así podrá hablarse de sentencias internacionales, las dictadas por
tribunales ad hoc, sentencias administrativas, sentencias fiscales, sentencias civiles, sentencias
mercantiles, sentencias penales; esta clasificación tiene trascendencia en el tema de estudio de
este modesto trabajo, lo anterior considerando, que las únicas sentencias susceptibles de
ejecutarse, conforme a las reglas del exequatur y contenidas en esta investigación académica, son
las sentencias civiles latu sensu, o sea las que versan sobre la materia civil o mercantil. Respecto
de las sentencias penales, el tema corresponde a la extradición o intercambio de reos de un país a
otro.
Respecto de las sentencias administrativas y fiscales, no son susceptibles de ser ejecutadas salvo
que haya un tratado internacional que así lo establezca. Lo cierto es que las legislaciones internas
de los Estados, cuando se enfocan a regir la ejecución de sentencias extranjeras se refieren a las
sentencias relativas a la materia civil y mercantil casi exclusivamente.
I.2. El exequatur
El tema del reconocimiento de las sentencias extranjeras es conocido como el procedimiento de
exequatur, razón por la cual iniciaremos este punto con la definición de dicho concepto.
Nuevamente recurro al Diccionario Jurídico Mexicano14 el cual define exequatur de la siguiente
manera:
…Es el procedimiento judicial por medio del cual el Tribunal competente de
un determinado Estado ordena la ejecución sobre su territorio nacional de
una sentencia o laudo arbitral emitidos en el extranjero…
Para Pereznieto y Silva,15 señalan que el procedimiento de exequatur es:
14
Diccionario Jurídico Mexicano, Instituto de Investigaciones Jurídicas, México, 2009, p 1625.
7
…El procedimiento para reconocer una sentencia extranjera…
Para el autor Contreras Vaca,16 el exequatur es:
…Un proceso judicial, es un proceso de conocimiento y no un proceso de
ejecución en estricto sentido, es solo la homologación de una sentencia, que
pretende hacerse valer de un Estado a otro…
La Secretaria de Relaciones Exteriores de México17, expide el exequátur o la autorización
definitiva, según corresponda si la Carta Patente está firmada por un Jefe de Estado o de
Gobierno, se expedirá un exequátur. Si está firmada por alguien de menor rango, se expedirá una
autorización definitiva. Si la Embajada no presentó una Carta Patente, se acreditará al Cónsul
Honorario mediante una nota verbal. Para la Secretaria de Relaciones Exteriores de México el
Exequátur es:
…Documento otorgado por el Estado receptor en el que se reconocen las
funciones de un Cónsul Honorario y se especifica tanto la sede como la
circunscripción consular bajo su cargo. Lo firma el Presidente de la
República y el Secretario de Relaciones Exteriores. Se otorga en respuesta a
la presentación de una Carta Patente firmada por el Jefe de Estado del
Gobierno acreditante…
La Suprema Corte de Justicia de la Nación, emanada de una controversia constitucional, se ha
pronunciado respecto a la aplicación del exequatur, en la República Mexicana, de la cual ha
emanado una controversia constitucional en materia de Ejecución de Sentencias Extranjeras, que
nuestro máximo tribunal, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, máximo órgano
jurisdiccional, ha sentado un criterio de tesis, que trascribimos a continuación18:
SENTENCIAS EXTRANJERAS, REQUISITOS PARA QUE SURTAN
EFECTOS
(CONSTITUCIONALIDAD
DEL
CODIGO
DE
PROCEDIMIENTOS CIVILES DEL ESTADO DE SONORA):
Los artículos 9º.,fracción III, 356, 475 y 482 del Código de Procedimientos
Civiles, simplemente establecen los requisitos de trámite, meramente
15
Pereznieto Castro Leonel y Silva Silva, Jorge Alberto, op cit., p. 577.
Contreras Vaca, Francisco José, Derecho Internacional Privado parte Especial; Oxford University Press, México,
2006, p. 15.
17
Véase
Manual
de
Procedimientos
de
la
Dirección
General
de
Protocolo
en
http://www.sre.gob.mx/movil_sre/images/stories/docnormateca/dgp/proce/manual_protocolo.pdf, consultado el 22
de febrero de 2012.
18
Criterio de tesis aislada, registrada bajo No: 272,924 aislada de materia: Civil, Constitucional, Sexta Época,
Tercera Sala del Semanario Judicial de la Federación, Volumen, V, Cuarta parte, pagina 121.
16
8
procesales, que deberán satisfacerse para que las sentencias extranjeras
puedan ser tenidas como autenticas y consideradas como válidas en el
Estado de Sonora; por tanto, como dichos preceptos de ninguna manera
legislan sobre la condición jurídica de los extranjeros, ni en forma que
afecten sus derechos civiles sustantivos, es claro que no pueden considerarse
inconstitucionales, aparte de que tales disposiciones ni siquiera son
específicas para los extranjeros, sino que rigen para toda persona que quiera
hacer valer ante los tribunales de dicho Estado una sentencia dictada en otro
país. En consecuencia no cabe duda alguna de que el Congreso de Sonora
tuvo facultades para legislar sobre los requisitos que deban
llenarse para que las sentencias extranjeras puedan producir efectos
jurídicos en el Estado, ya que conforme al artículo 41 Constitucional, el
pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Unión en los
casos de la competencia de estos, y por lo de los Estados en lo que toca a
sus regímenes interiores y conforme al artículo 124 Constitucional, las
facultades que no están expresamente concedidas a la federación se
entienden reservadas a los Estados, y es notorio que el punto de que se trata
no esta reservado a la federación. Es infundado pretender derivar la
inconstitucionalidad de la fracción VII del artículo 480 del Código de
Procedimientos Civiles, simplemente de que este precepto no se refiere a
meros requisitos procesales, o sea a tramites que deban llenarse para que la
sentencia extranjera pueda tener eficacia en el Estado de Sonora, porque
cuando los Estados legislan sobre los efectos de la cosa juzgada, de ninguna
manera invaden las facultades exclusivas que tiene el Congreso de la Unión
para legislar sobre la Condición Jurídica de los extranjeros, puesto que el
precepto de que se trata ni siquiera esta dictado para los extranjeros, sino
para toda persona en general, aparte de que no hay precepto constitucional
que reserve esa materia expresamente a la federación19
I.3 La sentencia extranjera
Respecto al concepto de Sentencia extranjera parece no haber acuerdo unánime sobre lo que se
entiende sobre dicho término. Así, algunos autores la entendían reducirse solo al campo civil,
otros al campo civil y también comercial. Otros, incluyen algunas decisiones en materia penal,
como el pago de la reparación civil, y finalmente unos consideran también las decisiones de los
tribunales arbitrales.
19
Amparo en revisión 6474/56 William C. Greene. 7 de noviembre de 1957. Mayoría de 3 votos. Ponente: Alfonso
Guzmán Neyra. Disidente: Gabriel García Rojas.
9
El tema de sentencia extranjera, es abordado en el Diccionario Jurídico Mexicano20 de la
siguiente manera:
…Son las sentencias emitidas por un juez extranjero, la cual tiene fuerza
obligatoria exclusivamente en el ámbito territorial del foro emisor; fuera de
éste, la sentencia extranjera requiere un nuevo procedimiento para su
reconocimiento por el juez receptor…
De acuerdo a Pereznieto y Silva Silva, se entiende por sentencia extranjera:21 aquella sentencia
que deriva de un ordenamiento jurídico extranjero y en la cual se reconocen los efectos
extraterritoriales de ese sistema jurídico extranjero.
I.4. Reconocimiento y ejecución de sentencias extranjeras
El primer intento de justificar el reconocimiento extraterritorial de los fallos judiciales se
encuentran en las opiniones de Bartolo en el siglo XIV, quien decía: Hay tres clases de
sentencias; “in rem” cuando se referían a bienes tangibles, “in personam” cuando se refieren a
personas, y “in utramque” cuando se refieren a bienes y personas.
Personaje que al parecer habría hecho la distinción basándose en la construcción gramatical, pero
su forma de distinguir las sentencias no fue aceptada por los juristas que le sucedieron. Esta
división fue abandonada para todo propósito práctico relacionado con la eficacia extraterritorial
de las sentencias cuando se dictó el artículo 121 de la Ordenanza de 1629, y no volvió a tener
vigencia hasta el siglo XIX, cuando algunos países lo adoptaron para sentar los principios de
competencia internacional de los Tribunales, y aún otros establecieron como requisitos para el
reconocimiento que la sentencia fuera resultado de una acción personal. No fue sino a partir del
siglo XIX cuando se comienzan a elaborar las doctrinas más importantes para fundamentar la
eficacia extraterritorialidad de las sentencias, adoptando diversos aspectos del orden
internacional.22
20
Diccionario Jurídico Mexicano, op.cit, pp. 3440- 3442.
Pereznieto Castro Leonel y Silva Silva, Jorge Alberto, op cit., p. 603.
22
Cfr Mac Lean, Roberto. Introducción al estudio de la extraterritorialidad de las sentencias, en
http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/indercom/cont/47/art/art2.pdf. Consultado el catorce de marzo de
dos mil doce.
21
10
a) La teoría de la cortesía internacional.- Se basa en que si los estados soberanos
independientes, no reconocen las leyes soberanas de otros Estados, pondrán en situación
difícil a sus propios súbditos. Los Estados soberanos independientes por cortesía
internacional, deben reconocer las leyes y actos de los otros Estados siempre que estos no
atenten contra el orden público y la justicia. Aunque esta teoría ha perdido toda
actualidad, ha perdurado hasta nuestros días bajo la forma de uno de los más
controvertidos problemas del reconocimiento y ejecución de sentencias: la reciprocidad.
b) La teoría de la solidaridad internacional.- que se puede traducir en el hecho de que
respetar la autoridad de los fallos no puede considerarse de interés público solamente en
el Estado en que fueron dictados, sino que debe atribuirse también en un interés
universal, puesto que llegaría a faltar la seguridad de los derechos de las personas si las
sentencias de dichos tribunales, en los cuales se reconocen los derechos discutidos en un
litigio, no tuvieran autoridad y eficacia en todas partes. La Loggia dice que no se puede
esperar progreso en la vida internacional y en las relaciones internacionales, sino se
adopta como fundamento del Derecho Internacional Privado, en concepto de un deber
obligatorio de justicia internacional.
c) La teoría de la obligación legal.- Fue desarrollada por el derecho anglosajón,
específicamente por el “common law” o derecho jurisprudencial, y se señala que entre las
ventajas de esta doctrina, la eliminación de la cuestión de la reciprocidad, es decir, que
prescinde de sistemas legales extranjeros y que, en segundo lugar, al adoptar como
fundamento la doctrina de la obligación, se pueden oponer a la sentencia todas las
defensas contra las obligaciones, como el error, el fraude, el dolo y la prescripción. En
América Latina, Alfonsín dice que “la sentencia internacional vale en los Estados por
estar impuesta por el orden jurídico internacional. Su ejecución no es facultativa sino
obligatoria.
d) La teoría de los derechos adquiridos.- se desarrolló paralelamente a la teoría de la
obligación legal, y ha sido criticada ya que si bien es verdad que existen derechos
adquiridos que deben respetarse, lo que está en discusión es el decidir qué ley determina
11
que derechos han sido adquiridos válidamente, lo que la doctrina en mención no pretende
establecer. Sin embargo, varios autores señalan que esta teoría es el verdadero
fundamento del reconocimiento extraterritorial de las sentencias. La sentencia extranjera
prueba que existe un derecho adquirido por medio de un proceso judicial.
e) La teoría de territorialidad o de respeto a la soberanía.- Esta teoría se refiere a la
revisión o no de las sentencias extranjeras. Muchos autores han señalado que el poder de
revisión de los Tribunales debería limitarse a aprobar o rechazar la sentencia presentada,
sin tener potestades para pronunciar nuevos fallos, pero advertía que cualquiera que sea la
forma que adopte la revisión sería perjudicial.23
1.5 Actos previos al reconocimiento de una sentencia extranjera
En nuestro país, normalmente se pasa de la sentencia a la ejecución, sin embargo, cuando se trata
de sentencias extranjeras es necesario realizar otros trámites, previos a la orden del Juez que la
manda ejecutar. Esta serie de procedimientos -exequátur-, es la que desarrollaré en este apartado,
abordando únicamente el procedimiento correspondiente al reconocimiento de una sentencia
proveniente de los Estados Unidos de Norteamérica; enfatizando que debido a la organización
federal mexicana y a las diferencias entre los ordenamientos de una y otra entidad, es difícil
presentar una regulación uniforme de una sentencia extranjera que se presente para su
reconocimiento y ejecución, ya que en cada entidad, el reconocimiento de una sentencia
extranjera está regulado de manera diferente.24
1. El procedimiento suele depender del tipo de sentencia
Iniciaré presentando los procedimientos a seguir para que una sentencia extranjera sea
reconocida por los tribunales mexicanos.
Por lo pronto, es menester tener presente que en México la dogmática del derecho procesal suele
clasificar a las sentencias en tres categorías: a) declarativas, b) constitutivas y c) de condena.
23
Idem, página electrónica citada.
Cfr. Silva, Jorge Alberto. Reconocimiento y ejecución de sentencias de Estados Unidos de América en México.
Universidad Nacional Autónoma de México. México 2011, pp. 33-72.
24
12
Tomando en cuenta esta clasificación, conforme al Código Federal de Procedimientos Civiles25
(art. 554), el Código de Comercio26 (art. 1074, fracción. v), el Código Procesal Civil del Distrito
Federal27 (art. 604), así como los códigos de algunas entidades federativas, comienza la
regulación. Así, para las sentencias declarativas y las constitutivas no es necesario que la
autoridad adopte medidas coercitivas para que se cumplan. Si se declara que una persona se
llama equis, que un cierto niño es hijo de zeta, que cierta pareja se ha divorciado, normalmente,
basta con la decisión para que se produzca el reconocimiento de lo resuelto. En cambio, si el juez
condena a una persona a pagar alguna cosa o a entregar algún bien, normalmente, será necesario
adoptar medidas coercitivas (v. g. el ejercicio de la fuerza o coacción) para lograr la entrega de la
cosa o el pago a que se condenó. Cabe hacer notar que la necesidad de adoptar medidas
coercitivas es lo que marca la diferencia entre uno y otro tipo de sentencia. En una, sólo se hace
un reconocimiento, en otra (la que necesita de la fuerza), además de reconocerse, también se
ejecuta lo ordenado.
Una clasificación semejante han seguido los tribunales mexicanos, como la siguiente, acogida
por uno de los tribunales colegiados de circuito:
SENTENCIAS DECLARATIVAS Y DE CONDENA. DIFERENCIAS. Si
una sentencia sólo se limita a decretar la nulidad de un acta de nacimiento,
dejando a salvo derechos de personas interesadas jurídicamente para
enmendarla ante el Registro Civil, dicha sentencia es de las llamadas
declarativas, mismas que tienen por objeto único determinar la voluntad de
la ley en relación al objeto deducido en el juicio por las partes, como son las
que declaran la paternidad de quien se encuentre en posesión de estado de
hijo del presunto padre. La sentencia declarativa, en sí, agota su contenido
cuando determina la voluntad de la ley en el c.aso concreto, es decir, esta
clase de sentencias no da lugar a la ejecución forzosa como sucede con las
de condena, por lo que si, posteriormente a la sentencia declarativa
mencionada, el propio sentenciador dictó auto por el que se requiere a una
de las partes para que comparezca al juzgado con la menor para el efecto de
que en compañía del actuario se traslade al Registro Civil a fin de que se
asiente en forma legal y correcta su nacimiento, apercibiéndosele de que de
no concurrir con la menor, se le impondrá una medida de apremio, es claro
25
En adelante CFPC
En adelante CCom
27
En adelante CPCDF
26
13
que ese acto es violatorio de las garantías individuales del apercibido, por
tratar de imponerle una conducta determinada que no fue objeto de la
sentencia, la cual fue declarativa y no de condena.28
Los códigos mencionados prescriben que solamente las sentencias de condena que requieran de
ejecución coactiva serán objeto de un procedimiento previo y especial para su ejecución, lo que
no ocurre con las sentencias que sólo requieren de un reconocimiento (declarativas y
constitutivas). Se trata, para las primeras, de un minijuicio, según las gráficas palabras del
profesor Jorge A. Vargas.29
Al reconocimiento judicial de una sentencia que no requiere el empleo de la fuerza del Estado se
le suele llamar “reconocimiento automático”,30 pues la aceptación de la sentencia no requiere de
algún procedimiento especial, al menos, no requiere de actuaciones y resoluciones, como los
seguidos en el exequátur.
El legislador no exige el mismo tipo de procedimiento, pues posiblemente piensa que si no se
exige fuerza tampoco es necesario complicar el reconocimiento. No ocurre lo mismo cuando la
sentencia requiere de ejecución coactiva; esto es, del empleo o auxilio de la fuerza pública,31
pues en este caso será necesario abrir un procedimiento en el que primeramente se examine con
mayor cuidado la sentencia extranjera y, luego, resolver si se le reconoce o no. A este
procedimiento se le conoce como procedimiento de exequátur.
28
Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época, Tribunales Colegiados de Circuito, 32, sexta parte, núm.
Registro: 256,776, p. 82, RC-272/71. Jesús López Lira Castro. 10 de agosto de 1971. Unanimidad de votos. Ponente:
Efraín Ángeles Sentíes.
29
Elsa Bieler le llamó “reconocimiento de pleno derecho”. Bieler, Elsa, “Ejecución en México de sentencias y
laudos extranjeros”, Comunicaciones Mexicanas al VIII Congreso Internacional de Derecho Comparado (Pescara,
1970), México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1971, p. 149. Vargas, Jorge A., “Enforcement of Judgments
and Arbitral Awards”, Capítulo 23 Mexican Law, A Treatise for Legal Practitioners and International Investors,
vol. 2, St. Paul, West, 1998, p. 277.
30
Mansilla y Mejía, Ma. Elena, “Eficacia extraterritorial de resoluciones”, en González Martín, Nuria (comp.),
Lecciones de derecho internacional privado. Parte general, México, Porrúa-UNAM, 2008, p. 329.
31
Vargas, Jorge A., “Conflict of Laws in Mexico as Governed By the Rules of the Federal Code of Civil Procedure”
(March 29, 2007), San Diego Legal Studies Paper número. 07-93. Disponible en SSRN: http://ssrn.com/abstract=
977242, p. 36. Del mismo autor en “Enforcement of Judgments and Arbitral Awards”, Capítulo 23, Mexican Law, A
Treatise for Legal Practitioner and International Investors, vol. 2, St. Paul, West, 1998, p. 277.
14
2. Petición o solicitud32
El exequátur se inicia a partir de la solicitud de reconocimiento y, en su caso, de ejecución.
Conforme a este procedimiento, primero hay que reconocer la sentencia y, luego, ejecutarla. De
conformidad con el CFPC, el CCom, el CPCDF y el Código de Coahuila, primero hay que
reconocer judicialmente la sentencia extranjera, si es que requiere ejecución coactiva. En los
demás Estados que exigen exequátur para todo tipo de sentencias también hay que pasar por este
procedimiento.
El juez mexicano exige una petición específica para cada acción a tomar en el reconocimiento y
ejecución de una sentencia.
El CPCDF parece ser el más flexible de los investigados, ya que su texto preceptúa que el juez
exhortante le podrá otorgar al exhortado “plenitud de jurisdicción” (arts. 109 CPCDF y 1072
CCom).60
Al presentarse ante un juez mexicano una petición para que se reconozca y ejecute una sentencia,
la solicitud tiene que estar firmada por el juez sentenciador. En la solicitud, el juez sentenciador
deberá mencionar que acompaña una copia de la sentencia dictada, describir dicha sentencia
(nombre del condenado, causa, persona a favor de quien se falló, etc.), y pida que previo
reconocimiento de la misma se proceda a su ejecución.33
Algunos códigos expresan que en la solicitud que se presente al juez exhortado deberá pedirse
que “se declare la validez de la sentencia”. Aunque adelante trato esta cuestión, en realidad lo
que se solicita es el reconocimiento judicial de la sentencia para que produzca efectos.
Otros datos deberán anotarse en la petición, dependiendo de lo que trata de ejecutarse. Por
ejemplo, podrá citarse el nombre y domicilio de las personas contra las que se pide la ejecución,
la ubicación de los bienes, los apoderados y sus facultades, etcétera.
32
Ídem.
Art. 1074 del CCom. “Los exhortos que se remitan al extranjero o que se reciban de él,… se sujetarán a las
siguientes disposiciones: I.… serán comunicaciones oficiales escritas que contendrán la petición de realizar las
actuaciones necesarias en el juicio en que se expidan; dichas comunicaciones contendrán los datos informativos
necesarios y las copias certificadas, cédulas, copias de traslado y demás anexos procedentes según sea el caso”.
33
15
3. Datos y documentos anexos
Con la solicitud de reconocimiento del requirente (art. 572 del CFPC) se deberán incluir los
datos y documentos siguientes:
a) Copia auténtica de las constancias que acrediten que se cumplió con la notificación o
emplazamiento de tipo personal al demandado.
b) Copia auténtica y completa de la sentencia.
c) Constancia en la que aparezca que la sentencia tiene la calidad de cosa juzgada (res iudicata)
en el lugar donde se pronunció.
d) Las traducciones al idioma español tanto de las solicitudes como de los documentos
mencionados.
e) Apostilla para cada uno de los tres primeros documentos (a, b, c). Si el país remitente no es
signante de la convención de la apostilla, los documentos deberán estar legalizados.
Estos documentos se exigen en cada entidad federativa, y cada uno de los documentos (salvo las
traducciones) se considerará en México como “documento público”, lo que significa que tendrá
reconocimiento y producirá efectos de prueba plena.34 En otras palabras, el juez mexicano no
podrá poner en duda la autenticidad del documento, a menos que se le demuestre que dichos
documentos (o sus anexos) son falsos.
Hay otros datos a tomar en cuenta relacionados con la clase de sentencia presentada ante el juez
mexicano exhortado y la entidad federativa correspondiente. Por ejemplo, puede tratarse de
nombres y domicilios de personas, representantes, etcétera.35
4. Razón u objetivo del procedimiento
El procedimiento de exequátur no tiene como finalidad inmediata la ejecución de una sentencia,
pues la ejecución sólo se produciría después de la homologación (o sea, el reconocimiento
judicial). El propósito del procedimiento de exequátur se caracteriza, según el CFPC, para que
34
Décimo Segundo Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, clave: I.12o.C., núm. 15 C, AR
282/2003. Jacobo Xacur Eljure. 5 de septiembre de 2003. Unanimidad de votos. Ponente: Víctor Manuel Islas
Domínguez. Secretaria: Maribel Argüello Batista.
35
Siqueiros, José Luis, “Ejecución de sentencias extranjeras. Proyecto para modificar el Código de Procedimientos
Civiles para el Distrito Federal”, Revista Mexicana de Justicia, México, núm. 1, vol. V, 1987, p. 201.
16
las resoluciones extranjeras “tengan eficacia y sean reconocidas...” (Art. 569), “tener fuerza de
ejecución” (art. 571), “si debe o no ejecutarse” (art. 575), “admitir eficacia” (art. 577).
Así pues, según estos enunciados expresados en un sentido teleológico, el procedimiento de
exequátur se orienta a resolver si se le reconocen y otorgan efectos en México a una sentencia
extranjera y, en su caso, si es ejecutable. Es un procedimiento previo a los actos de ejecución.
Como medio que se implementa, tiene como objeto a la sentencia misma; se trata de una revisión
específica de la misma, que permite determinar si ha de ser reconocida y producir efectos. La
revisión no se centra en el litigio resuelto, pues si así fuera ello conduciría a una revisión del
litigio, como si se tratara de una apelación o de algún juicio de nulidad.
Por tanto, los medios a emplear en el exequátur no consisten en realizar actos para obtener la
revocación, modificación o anulación de la sentencia extranjera.
La resolución judicial con la que culmina el exequátur tampoco será una nueva sentencia que
sustituya a la extranjera. El procedimiento de exequátur sólo puede concluir con la incorporación
de la sentencia al sistema mexicano mediante el reconocimiento judicial o con su
desconocimiento, en particular, por lo que se refiere a sus efectos.36
5. Procedimiento a seguir
El contenido del exequátur se refiere al procedimiento necesario para reconocer una sentencia
extranjera condenatoria, es decir, una sentencia que requiere de ejecución coactiva.
Sentencia que pretende ejecución coactiva. Si lo que se procura con la sentencia presentada ante
un juez mexicano es que se ejecute coactivamente, entonces, conforme al CFPC (art. 574, similar
al art. 608 del CPCDF y al CCom), el procedimiento a seguir se conforma de la siguiente forma:
Art. 574. El procedimiento de exequátur… se abrirá con citación personal al
ejecutante y al ejecutado, a quienes se concederá término individual de
nueve días hábiles para exponer defensas y para ejercitar los derechos que
les correspondieren; y en el caso de que se ofrecieren pruebas que fueren
pertinentes, se fijará fecha para recibir las que fueren admitidas, cuya
36
Silva, Jorge Alberto, Derecho internacional sobre el proceso, México, Oxford University Press, 2005, p. 612.
17
preparación correrá exclusivamente a cargo del oferente salvo razón
fundada.
En todos los casos se dará intervención al ministerio público para que
ejercite los derechos que le correspondiere.
Algunas decisiones mexicanas parecen admitir que se trata de un incidente. Al revisar alginas de
estas decisiones encontré una en la que alude a “el escrito incidental” y “vistos para resolver
interlocutoriamente…”.
Un inter locus que significa “lo que se dice dentro de un proceso”, o “mientras se dicta la
decisión final”. El hecho es que si se admite como incidente hay ocasiones en que dentro el
mismo surgen otros incidentes. Esto es incidentes dentro de los incidentes.
Para tener una idea del procedimiento, presento el gráfico37 que ilustra el procedimiento
establecido en el CFPC.
Ilustración 1
Procedimiento de exequátur en el CFPC71
37
Silva, Jorge Alberto. Op, cit, p. 50.
18
6. Plazos
El ordenamiento vigente de cada entidad investigada establece plazos breves para realizar la
revisión de la sentencia extranjera, y, en caso de que se incorpore, ordenar su ejecución. Un
procedimiento de esta naturaleza no debería tardar más de 30 días (según las leyes).
Un caso politizado y tardado es el de la empresa Arriba Limited contra el Sindicato de
Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM). Este asunto se inició en 1986 en la
Corte del Distrito de Harris, en Houston, Texas, y en ese mismo año el juez dictó sentencia
condenando al Sindicato a pagar más de 92 millones de dólares. Como el Sindicato incumplió,
Arriba Limited regresó ante los tribunales con una segunda demanda, y entonces la Corte
Superior de California (noviembre de 1989) condenó al Sindicato a pagar una nueva cantidad,
que alcanzó la suma de 219 millones de dólares, más 10% de intereses anuales.
El 21 de junio de 2001 se inició el exequátur ante el juez cuarto civil del D. F., mediante una
carta rogatoria suscrita por el juez de California. El juez mexicano resolvió, en agosto de 2006,
que no procedía la ejecución (rechazó reconocer la sentencia y su ejecución).
El asunto se llevó en apelación ante el Tribunal Superior de Justicia del D. F. (Décima Sala Civil,
toca 1467/2004/2), que resolvió que el asunto estaba prescrito (6 de marzo de 2007).
Posteriormente, este caso ha continuado ante los tribunales federales por medio de juicios de
amparo. Cabe señalar que a últimas fechas un tribunal federal revocó las resoluciones de las
autoridades del D. F., homologando la sentencia de EUA (amparo 256/2007-IV).38
Con este caso queda de manifiesto que hay casos en que los plazos son demasiado amplios. A la
fecha el asunto continúa en litigio, sin que haya podido ejecutarse la sentencia (después de más
de siete años). El Sindicato continúa peleando ante los tribunales (tribunales del D. F.), sin que
éstos hubieran procedido a la ejecución de la sentencia.
Aponte, David, “Revés millonario a sindicato de Pemex”, El Universal, 15 de marzo de 2005. Ramos, Jorge,
“Juzgado ordena a sindicato de Pemex pagar 219 mdd”, El Universal, 6 de agosto de 2007. Nota del mismo
periodista “Ordena el juez embargar a Sindicato de Pemex”, El Universal, 16 de abril de 2005. Sobre el caso en
EUA:http://www.10thcoa.courts.state.tx.us/opinions/htmlopinion.asp?opinionid=2728;http://caselaw.lp.findlaw.co
m/data2/texasstatecases/sc/062200or.htm;;http://www.romingerlegal.com/fifthcircuit/opinions/91-6311.0.wpd.html.
Consultado el veintiuno de mayo de dos mil doce.
38
19
8. Retransmisión del exhorto
La retransmisión del exhorto es un mecanismo por medio del cual el juez que recibe un exhorto,
pero que es internamente incompetente, lo reenvía (retransmite) al juez competente del mismo
Estado o país. Sobre el particular, el art. 1072 del CCom prescribe:
El juez exhortante podrá facultar al juez exhortado, para que cuando el
exhorto haya sido remitido a un órgano diferente al que deba prestar el
auxilio, el que lo reciba lo envíe directamente al que corresponda, si es que
le consta cual sea la jurisdicción competente, debiendo dar cuenta de dicha
circunstancia por oficio al exhortante.39
Una prescripción semejante se encuentra en el CPCDF (art. 109). Conforme a esta disposición,
se procura evitar que el juez mexicano que reciba una carta rogatoria, a pesar de ser internamente
incompetente, rechace la solicitud al juez extranjero. En este caso, las leyes de algunas entidades
obligan a reencauzar el exhorto al destinatario correcto. Esto supone un ánimo de cooperar.
En las entrevistas que realicé no tuve conocimiento de un caso semejante.
Cabe tomar en cuenta que para que proceda la retransmisión o reenvío de un exhorto es necesario
que el juez sentenciador le solicite al exhortado que en caso de no ser el juez competente,
proceda a retransmitir el exhorto al juez que lo sea. De esta manera, por ejemplo, un juez de
Nueva York le envía un exhorto al juez de Tampico; si el de Tampico no es el competente, puede
retransmitir dicho exhorto al juez de Tijuana, que sí es el competente.
Este podría ser el caso cuando los bienes sobre los que se iba a ejecutar la sentencia se
encontraban inicialmente en Tampico, pero luego fueron transferidos a Tijuana.
Este mecanismo opera tratándose de exhortos comerciales y civiles, siempre y cuando se funden
en el CFPC, algo que también se encuentra en algunos códigos locales y el del D. F., que
incorporan por remisión a la ley federal.
8. Ley u orden jurídico regulador
Debido a que la sentencia extranjera debe introducirse por medio de un exhorto, cabe la
posibilidad de que el juez exhortante le solicite al exhortado que durante la ejecución de la carta
39
Esta disposición acoge lo establecido en el art. 11 de la Convención Interamericana sobre Exhortos o Cartas
Rogatorias: “El órgano jurisdiccional del Estado requerido tendrá facultades para conocer de las cuestiones que se
susciten con motivo del cumplimiento de la diligencia solicitada. Si el órgano jurisdiccional requerido se declarase
incompetente para proceder a la tramitación del exhorto o carta rogatoria, transmitirá de oficio los documentos y
antecedentes del caso a la autoridad judicial competente de su Estado”.
20
rogatoria se practiquen formalidades simplificadas o distintas de las mexicanas. Esto es, que no
se sigan necesariamente los actos o procedimientos que en principio se establecían para un
exhorto (para ejecutar el acto solicitado).
Art. 555 CFPC: Los exhortos internacionales que se reciban serán
diligenciados conforme a las leyes nacionales.
Sin perjuicio de lo anterior, el tribunal exhortado podrá conceder
excepcionalmente la simplificación de formalidades o la observancia de
formalidades distintas a las nacionales, a solicitud del juez exhortante o de
la parte interesada, si esto no resulta lesivo al orden público y especialmente
a las garantías individuales; la petición deberá contener la descripción de las
formalidades cuya aplicación se solicite para la diligenciación del exhorto.
Art. 1074. CCom: … VII. Los exhortos que se reciban del extranjero serán
diligenciados conforme a las leyes nacionales, pero el tribunal exhortado
podrá conceder excepcionalmente la simplificación de formalidades o la
observancia de formalidades distintas a las nacionales, a solicitud del juez
exhortante o de la parte interesada, si esto no resulta lesivo al orden público
y especialmente a las garantías individuales; la petición deberá contener la
descripción de las formalidades cuya aplicación se solicite para la
diligenciación del exhorto.
Los códigos de algunas entidades federativas remiten al CFPC (incorporan su regulación), por lo
que será aplicable este código a los procedimientos especiales que solicite el juez sentenciador.
En suma, de lo expresado hasta aquí puede afirmarse:
a) La ley u orden jurídico que regula la ejecución de un exhorto y la sentencia extranjera será la
mexicana.
b) Cabe cierta excepción a lo anterior; esto es, podrá aplicarse la ley de EUA o una extranjera (la
del lugar donde se dictó la sentencia) si se cumplen las siguientes condiciones:
—— que lo solicite el juez sentenciador o la persona interesada;
—— se referirá a formalidades procedimentales (no a cuestiones de fondo), que podrán ser
distintas de las establecidas en la ley mexicana, como es el caso en que se pida que se permita la
presencia de específicos peritos, que éstos sean los que reconozcan el bien a ser entregado al
beneficiado, admitir observaciones que hagan los abogados, etcétera;
—— estas excepciones a lo prescrito en la ley mexicana (si es que se solicitan) operan
discrecionalmente; esto es, el juez mexicano “podrá” admitirlas, lo que significa que no está
obligado a admitirlas;
21
—— en estos casos excepcionales podrá incumplirse con todo lo que prescriba el
correspondiente código de procedimientos mexicano (sustituir el trámite normal prescrito), pero
ninguna de las actuaciones a realizar podrá vulnerar el orden público ni las “garantías
individuales” (los derechos fundamentales establecidos en la Constitución general).
Lo anterior se reformula en la dogmática en los términos siguientes: si la regulación mexicana
admitía que sólo en ciertos casos se pudiera incorporar el derecho extranjero, en el caso
analizado tenemos que la autoridad extranjera podrá solicitarle a la autoridad mexicana que
incorpore otras disposiciones extranjeras (las relacionadas con las formalidades mencionadas).
Aquí, el juez mexicano tendrá la libertad para decidir si incorpora la disposición que se le
solicite.
I.6 Derecho Comparado de ejecución de sentencias
Analizare en este punto, la legislación interna de nuestro país, así como diversos países de
Latinoamérica.
I.6.1 Derecho Mexicano
En la legislación interna mexicana existen diversas normas regulatorias de la ejecución de
sentencias extranjeras, que comentamos a continuación:
El Derecho Mexicano, específicamente la Constitución Mexicana, en su artículo 133; nos
menciona:
"…Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de
ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y
que se celebren por el presidente de la república, con la aprobación de
Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión..."40
Esto nos lleva a que el referido numeral establezca con cierta medianía, la jerarquía, entre la
constitución, los tratados y las leyes reglamentarias y leyes federales. Aunque en nuestro país;
por disposición de la carta magna fundamental es el Presidente de la República en encargado de
40
Art. 76 y 89 fracción X del Constitución Mexicana
22
celebrar los tratados y dirigir la política exterior; sin embargo debe someterlos a la aprobación
del Senado, para ser considerados como ley suprema de la unión.
Código de Comercio.- Las sentencias y resoluciones dictadas en el extranjero podrán ejecutarse
según el Código de Comercio, si se cumplen los siguientes presupuestos válidos:41
1. Tratándose de tratados celebrados por nuestro país; se hayan cumplido
con las exigencias de los exhortos provenientes del extranjero
2. Si se trata de acciones reales, que dan como consecuencia una sentencia,
no podrá ejercitarse (salvo lo establecido en el convenio con el reino de
España)
3. Que el tribunal de origen, haya tenido competencia de conformidad con la
reglas del Derecho Internacional y las compatibles con el Código de
Comercio (Sistema de control Indirecto)
4. Que el demandado sea notificado y emplazado de forma personal, para
los efectos de la defensa del demandado y su legítima garantía de audiencia.
5. El fallo tenga la categoría de cosa juzgada
6. Excepción de litispendencia, sin embargo se establece la obligación que
el actor-demandado, en nuestro país haya realizado tramites mínimos, con la
entrega del exhorto ante la SRE, o autoridades del Estado donde deba
practicarse el emplazamiento.
7. Que el fallo no sea contrario al orden público
8. Que deban llenarse todos los requisitos para autenticarse los documentos,
no obstante que el tribunal podrá negar la procedencia el exequatur, por "
violación a la reciprocidad", entre los países.
Código Federal de Procedimientos Civiles.- De manera muy similar y bajo los mismo
presupuestos, esta legislación establece que las sentencias, laudos arbitrales privados de carácter
no comercial y resoluciones jurisdiccionales dictadas en el extranjero, podrán tener fuerza de
ejecución, si se cumplen con las siguientes condiciones:42
1. Que se hayan satisfecho las formalidades de los exhortos del extranjero,
que establece este código.
2. Que el fallo no sea consecuencia de una acción de naturaleza real
3. Que el tribunal de origen, haya tenido competencia de conformidad con la
reglas del Derecho Internacional y las compatibles con el Código de
Comercio (Sistema de control Indirecto)
4. Que el demandado sea notificado y emplazado de forma personal, para
los efectos de la defensa del demandado y su legítima garantía de audiencia.
5. El fallo tenga la categoría de cosa juzgada
41
42
Artículo 1347-A, Código de Comercio.
Artículo 571 del Código Federal de Procedimientos Civiles.
23
6. Excepción de litispendencia, sin embargo se establece la obligación que
el actor-demandado, en nuestro país haya realizado tramites mínimos, con la
entrega del exhorto ante la SRE, o autoridades del Estado donde deba
practicarse el emplazamiento.
7. Que el fallo no sea contrario al orden público
8. Que se llenen todos los requisitos, para considerar como auténticos los
documentos en que consten las actuaciones anteriores. Lo cual no significa
que el tribunal tenga que instruir y autorizar una ejecución de sentencia,
cuando esta provenga de un país, que impida la ejecución de fallos de
naturaleza similar.
Ley de Concursos Mercantiles: esta ley publicada en Abril del año 2000 y que abroga a la Ley
de Quiebras y Suspensión de Pagos de 1943, establece una serie de lineamientos, con el objeto
de que un acreedor no nacional, pueda hacer valer sus derechos de crédito en nuestros tribunales
o en los del extranjero, y así procurar la recuperación de su adeudo, mediante la comparecencia
en el juicio que se siga, contra del comerciante que se encuentra en estado de insolvencia o
quiebra, para tal efecto nos limitaremos a lo establecido en los diversos numerales de la referida
Ley Federal:
La ley de concursos mercantiles, es aplicable en cuanto no se disponga de otras medidas
contenidas en los tratados internacionales de los que México sea parte, salvo que no exista
reciprocidad internacional.43
Bajo la denominación de: Cooperación en los procedimientos internacionales, esta ley establece
en que casos deberá ser aplicable,44
I. Un Tribunal Extranjero o un Representante Extranjero solicite asistencia
en la República Mexicana en relación con un Procedimiento Extranjero;
II. Se solicite asistencia en un Estado extranjero en relación con un
procedimiento que se esté tramitando con arreglo a esta Ley;
III. Se estén tramitando simultáneamente y respecto de un mismo
Comerciante un Procedimiento Extranjero y un procedimiento en la
República Mexicana con arreglo a esta Ley, o
IV. Los acreedores u otras personas interesadas, que estén en un Estado
extranjero, tengan interés en solicitar la apertura de un procedimiento o en
participar en un procedimiento que se esté tramitando con arreglo a esta
Ley.
43
44
Artículo 280.- Ley de Concursos Mercantiles.
Artículo 278.- Ley de Concursos Mercantiles
24
Define la ley de concursos mercantiles, los siguientes conceptos:
I. Procedimiento Extranjero45, se entenderá el procedimiento colectivo, ya
sea judicial o administrativo incluido el de índole provisional, que se siga en
un Estado extranjero con arreglo a una ley relativa al concurso mercantil,
quiebra o insolvencia del Comerciante y en virtud del cual los bienes y
negocios del Comerciante queden sujetos al control o a la supervisión del
Tribunal Extranjero, a los efectos de su reorganización o liquidación;
II. Por Procedimiento Extranjero Principal se entenderá el Procedimiento
Extranjero que se siga en el Estado donde el Comerciante tenga el centro de
sus principales intereses;
III. Por Procedimiento Extranjero no Principal se entenderá un
Procedimiento Extranjero, que se siga en un Estado donde el Comerciante
tenga un establecimiento;
IV. Por Representante Extranjero se entenderá la persona o el órgano,
incluso el designado a título provisional, que haya sido facultado en un
procedimiento extranjero para administrar la reorganización o la liquidación
de los bienes o negocios del Comerciante o para actuar como representante
del Procedimiento Extranjero;
V. Por Tribunal Extranjero se entenderá la autoridad judicial o de otra
índole que sea competente a los efectos del control o la supervisión de un
Procedimiento Extranjero, y
VI. Por Establecimiento se entenderá todo lugar de operaciones en el que el
Comerciante ejerza de forma no transitoria una actividad económica con
medios humanos y bienes o servicios.
Las funciones, relativas al reconocimiento de Procedimientos Extranjeros y en materia de
cooperación con Tribunales Extranjeros serán ejercidas de acuerdo con las disposiciones de esta
Ley, por el juez, el Instituto Federal de Concursos Mercantiles o la persona que este último
designe.46
45
46
Artículo 279. Ley de Concursos Mercantiles.
Artículo 281. Ley de Concursos Mercantiles.
25
El visitador, el conciliador o el síndico, estarán facultados para actuar en un Estado extranjero, en
la medida en que lo permita la ley extranjera aplicable, en representación de un concurso
mercantil que se haya abierto en la República Mexicana de acuerdo con esta Ley.47
Nada de lo dispuesto en esta ley, limitará las facultades que pueda tener el juez, el Instituto, el
visitador, el conciliador o el síndico para prestar asistencia adicional al Representante Extranjero
con arreglo a otras disposiciones legales en vigor en México.48
I.6.2 Argentina
En Argentina en la actualidad, en su legislación interna, existe una forma muy sucinta de
promover un exequatur; al respecto la ley: 17.454 CODIGO PROCESAL CIVIL Y
COMERCIAL DE LA NACION. BUENOS AIRES, (CPCCNBA), del18 DE AGOSTO DE
1981BOLETIN OFICIAL, 27 DE AGOSTO DE 1981- LEY VIGENTE el CODIGO
PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION156 en el CAPITULO II. Denominado:
SENTENCIAS DE TRIBUNALES EXTRANJEROS. Laudos de Tribunales extranjeros;
mencionándose al respecto los siguientes criterios legales:
Las sentencias de tribunales extranjeros tendrán fuerza ejecutoria en los términos de los tratados
celebrados con el país de que provengan. Cuando no hubiese tratados, serán ejecutables si
concurriesen los siguientes requisitos:49
1) Que la sentencia, con autoridad de cosa juzgada en el Estado en que se ha
pronunciado, emane de tribunal competente según las normas argentinas de
jurisdicción internacional y sea consecuencia del ejercicio de una acción
personal o de una acción real sobre un bien mueble, si éste ha sido
trasladado a la República durante o después del juicio tramitado en el
extranjero.
2) Que la parte demandada contra la que se pretende ejecutar la sentencia
hubiese sido personalmente citada y se garantice la defensa.
3) Que la sentencia reúna los requisitos necesarios para ser considerada
como tal en el lugar en que hubiere sido dictada y las condiciones de
autenticidad exigidas por la ley nacional.
4) Que la sentencia no afecte los principios de orden público del Derecho
Argentino.
5 Que la sentencia no sea incompatible con otra pronunciada, con
anterioridad o simultáneamente, por un tribunal argentino.
47
Artículo 282. Ley de Concursos Mercantiles.
Artículo 284. Ley de Concursos Mercantiles
49
Artículo 517 CODIGO PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION. BUENOS AIRES.
48
26
La ejecución de la sentencia dictada por un tribunal extranjero se pedirá ante
el juez de primera instancia que corresponda, acompañando su testimonio
legalizado y traducido y de las actuaciones que acrediten que ha quedado
ejecutoriada y que se han cumplido los demás requisitos, si no resultaren de
la misma sentencia. El trámite del exequátur se hará por la vía incidental.
Si se dispusiere la ejecución, se procederá en la forma establecida para las
sentencias pronunciadas por tribunales argentinos.50
Cuando en juicio se invocare la autoridad de una sentencia extranjera, ésta
sólo tendrá eficacia si reúne los requisitos anteriormente señalados.51
Los laudos pronunciados por tribunales arbitrales extranjeros podrán ser
ejecutados por el procedimiento establecido en los artículos anteriores,
siempre que:
1) Se cumplieren los recaudos del mencionados para las sentencias
extranjeras, en lo pertinente y, en su caso, la prórroga de jurisdicción
hubiese sido admisible
2) Las cuestiones que hayan constituido el objeto del compromiso no se
encuentren excluidas del arbitraje conforme a lo establecido.52
No podrán comprometerse en árbitros, bajo pena de nulidad, las cuestiones
que no puedan ser objeto de transacción.53
I.6.3 Estados Unidos de América.
La constitución de los Estados Unidos de 178954, es una de las más antiguas del mundo y de las
escritas es la más antigua, data de finales del siglo XVIII y fue obra de la convención
constitucional de Filadelfia, inaugurada el 5 de Mayo de 1787; este marco normativo, es su
artículo: V, Sección 1, menciona que:
“Se dará entera fe y crédito en cada estado a los actos públicos, documentos
y procedimientos judiciales de los otros estados. El Congreso podrá
prescribir mediante leyes generales la manera de probar tales actos,
documentos y procedimientos así como los efectos que deban surtir”.
Sin embargo, en materia de sentencias extranjeras no aplica la certidumbre de la cláusula de
entera fe y crédito”, ello en función de un precedente judicial. Igualmente en lo general el
reconocimiento de documentos y procedimientos judiciales no opera ex proprio vigore,
sujetándose a excepciones.55
50
Artículo 518 CODIGO PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION. BUENOS AIRES.
Artículo 519 CODIGO PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION. BUENOS AIRES.
52
Artículo 519 bis, ob cit.
53
Artículo 737.
54
Morineau, Marta. Una Introducción al Common Law, UNAM, México, 2004, p.79.
55
Ídem.
51
27
RECONOCIMIENTO Y EJECUCION DE SENTENCIAS EXTRANJERAS EN LOS
ESTADOS UNIDOS DE AMERICA
No existen leyes federales que regulen el reconocimiento y ejecución de sentencias extranjeras
en los estados Unidos de América; tampoco existe tratado internacional alguno que esté
relacionado con la ejecución de sentencias en que Estados Unidos sea parte.56
Los Estados Unidos de América, únicamente ha aceptado como acuerdo marco de índole
internacional, el referido en la Convención de Nueva York de 1958, (Convención de Naciones
Unidas sobre el reconocimiento y ejecución de sentencias arbitrales extranjeras), la cual ha
aprobado y ratificado este país desde el 30 de septiembre de 1970; haciendo reserva expresa a
asuntos de naturaleza mercantil exclusivamente. Como la mayoría de los países de la ONU,
Cuba es parte obligada de este instrumento desde el 30 de Diciembre de 1974, agregando las
reservas de Cortesía internacional y aspectos mercantiles exclusivamente.
Igualmente los Estados Unidos, forman parte obligada desde el 27 de Septiembre de 1990, de la
Convención Interamericana de Arbitraje Comercial o llamada también Convención de Panamá
de 1976, que de manera igualitaria la conforman la gran mayoría de los países de América. Sin
embargo estos dos instrumentos internacionales son relativos al Arbitraje Comercial
Internacional, como medio de solución de controversias, por lo que no es posible encasillarlos en
otras áreas de derecho Procesal Internacional. En base a lo anterior, en muchas ocasiones,
voluntaria e involuntariamente, no existen acuerdos de arbitraje entre las partes y las disputas
terminan siendo determinadas por los tribunales judiciales de los Estados Unidos.
En el Derecho Norteamericano, se entiende por reconocimiento de una sentencia extranjera,
cuando una corte de los Estados Unidos, se basa en un procedimiento judicial llevado a cabo en
el extranjero, y para evitar litigios que ya hayan sido juzgados en el extranjero, basándonos en
las teorías judiciales “americanas”, de la “ res judicata no veritate habetur y collateral stopell”.57
56
57
Ídem.
Garantía de impedimento.
28
La ejecución, en su caso ocurre cuando una corte utiliza sus facultades coercitivas para obligar a
un demandado a cumplir la sentencia extranjera. El caso típico, es que la ejecución de una
sentencia extranjera es solicitada por la parte a la que favoreció la sentencia (acreedor) de un
juicio en la que se determinaron a su favor cantidades liquidas y exigibles, y que se encuentra
ante el hecho de que su contraparte (deudor), se niega a cumplir con la resolución judicial; por
tal motivo se tendrá que perseguir en juicio en los Estados Unidos.
La primera decisión que se debe tomar antes de cualesquier cosa, es que el acreedor que tiene un
derecho reconocido mediante sentencia extranjera y que pretende perseguir al demandado; es
determinar cuál es la Corte competente para presentar su demanda. En los Estados Unidos tienen
un sistema federal con un doble sistema de cortes.
Existe un solo sistema judicial federal y cincuenta sistemas judiciales separados. Por regla
general la jurisdicción federal y la jurisdicción local quedan intrincadas, permitiéndola
posibilidad de elegir varias cortes en las cuales pueda iniciarse un procedimiento de
reconocimiento y ejecución de sentencias extranjeras; el sistema federal se divide en trece
circuitos, que usualmente tratan de diferentes asuntos y de maneras distintas: En materia de
ejecución de sentencias extranjeras, las cortes federales siguen determinado criterio y las cortes
estatales tiene otro, pueden estos resultar similares pero variar de Estado en Estado en forma
muy importante.
RECONOCIMIENTO DE SENTENCIAS EXTRANJERAS EN LAS CORTES FEDERALES.
No obstante que usualmente estas aplican leyes locales cuando se les solicita el reconocimiento
de sentencias extranjeras, los tribunales federales inicialmente se fundamentan con la decisión de
la Suprema Corte de Justicia, del caso: Hilton vs. Guyot, este referido precedente que utiliza el
concepto “comity “, de J. Story, el que como ya henos indicado implica la cortesía y el respeto
que se deben dar los piases en el contexto internacional; es decir implica un reconocimiento que
una nación extiende a otra en su propio territorio a los poderes legislativo, ejecutivo y judicial de
otra nación. No es considerado una obligación, pero es más que una mera cortesía, ya que se
toma en cuenta las obligaciones internacionales y la conveniencia, así como los derechos de los
29
propios nacionales ciudadanos y extranjeros protegidos por sus leyes, pudiéremos pensar que
esta cortesía forma parte del ius cogens.
Bajo este marco conceptual en las cortes federales, se establecen los requerimientos específicos
para la ejecución de una sentencia extranjera al amparo de comity, y son los siguientes puntos:
1.- Oportunidad de un juicio “completo y justo”, en el país donde se llevó a
cabo.
2.- Que el juicio se haya llevado a cabo ante un tribunal “competente”.
3.- En la tramitología y conducción del juicio, se atendió a las reglas del
debido procedimiento.
4.- Que el demandado haya sido debidamente notificado o comparezca
voluntariamente al proceso, para tener oportunidad de defenderse.
5.- Que el sistema de administración de la justicia sea imparcial entre los
nacionales y extranjeros.
6.- Que no exista evidencia de que el asunto ya haya sido juzgado
previamente (concurrencia de juicios)
7.- Que no aparezca el fraus, fraudis o fraude
8.- Que no exista una razón especial distinta, por la cual el comity, no deba
aplicarse plenamente.
Si los requisitos antes mencionados son satisfechos, entonces no existe necesidad de entrar a
méritos, es decir al fondo del asunto.
La Suprema Corte de Justicia estableció un requisito adicional: reciprocidad, aun cuando este
concepto es atendido solo por una minoría de tribunales en jurisdicción de los Estados Unidos,
para la ejecución de las sentencias extranjeras. Por esta razón es mucho más fácil ejecutar una
sentencia extranjera en los Estados Unidos, que ejecutar sus propias sentencias federales o
locales en los tribunales del extranjero.
No obstante la falta de aceptación del requisito de reciprocidad, aceptado por la mayoría de las
cortes, esencialmente el análisis del comity del caso Hilton vs. Guyot, es atendido en todas la
cortes de los Estados Unidos de alguna forma. Es el caso por ejemplo, en el Segundo Circuito, el
comity se aplica siempre que el tribunal extranjero haya sido competente y la ejecución no
perjudique los derechos de los nacionales americanos o viole el public policy o política pública
30
I.6.4 Perú.
El Código Civil Peruano; en su título IV, denominado: “reconocimiento y ejecución de
sentencias y fallos arbitrales extranjeros”;58 encontramos que dicho ordenamiento establece, que
las sentencias pronunciadas por tribunales extranjeros, tienen en la República, la fuerza que les
conceden los tratados respectivos. Si no hay tratado con el país en el que se pronunció la
sentencia, tiene ésta la misma fuerza que en aquel país se da a las sentencias pronunciadas por
los tribunales peruanos.
En todo caso también prevé que exista reciprocidad, para que Perú acceda a la ejecución de
sentencias extranjeras; igualmente se entiende que no existe reciprocidad cuando el sistema del
Estado, prevé una revisión de fondo de las resoluciones exequaturables.59
Para que las sentencias extranjeras sean reconocidas en la república Peruana; además de lo
anterior,60 es necesario que se cumplan con los siguientes lineamientos:
a. Que no resuelvan sobre asuntos de competencia exclusiva peruana.
b. Que el tribunal extranjero haya sido competente para conocer el asunto,
de acuerdo a sus normas de Derecho Internacional Privado y a los principios
de competencia procesal internacional
c. Que se haya citado al demandado conforme a la -ley del lugar del
proceso-; concediéndole un plazo razonable para comparecer y que se le
hayan concedido las garantías procesales necesarias para defenderse
d. Que la sentencia tenga autoridad de cosa juzgada en concepto de las leyes
del lugar del proceso.
e. Que no exista en el Perú juicio pendiente, entre las mismas partes y sobre
el mismo objeto, iniciado con anterioridad a la interposición de la demanda
que originó la sentencia
f. Que no sea incompatible con otra sentencia que reúna los requisitos de
reconocimiento y ejecución exigidos en la legislación Peruana y que haya
sido dictada anteriormente.
g. Que la sentencia no sea contraria al orden público y a las – buenas
costumbres -; esto último parece muy difícil de precisar.
h. Que se pueda probar la reciprocidad entre los Estados.61
El tribunal peruano que conoce de una sentencia extranjera de Quiebra, puede dictar las medidas
preventivas pertinentes desde la presentación de la solicitud de reconocimiento. El
58
Artículo 2102 Código Civil Peruano.
Artículo 2103 Código Civil Peruano.
60
Artículo 2104 Código Civil Peruano.
61
Artículo 2105 Código Civil Peruano
59
31
reconocimiento en el Perú de una sentencia extranjera de quiebra debe cumplir con los requisitos
de notificación y publicidad previstos en la ley Peruana para las quiebras de carácter nacional.
Los efectos de la Quiebra decretada en el extranjero y reconocida en el Perú, se ajustarán a la ley
peruana en lo que respecta a los bienes in situ en el Estado y a los derechos de los acreedores. El
juez procederá de acuerdo a lo establecido en la ley peruana en cuanto a la formación,
administración y liquidación de la masa en el Perú; satisfechos los derechos de los acreedores
domiciliados y las acreencias inscritas en el Perú, según lo establecido en la ley de quiebras.
Si no hay acreedores domiciliados, ni acreencias inscritas en el Perú, o si, después de satisfechos
estos conforme a los párrafos precedentes, resulta un saldo positivo en el patrimonio del fallido,
dicho saldo será remitido, al administrador de la quiebra en el extranjero, previo exequatur ante
el juez peruano de la verificación y la graduación de los créditos realizados en el extranjero.62
La sentencia extranjera que reúna los requisitos establecidos en la legislación,63 puede ser
ejecutada en el Perú, a solicitud del interesado, a la cual se le deberá acompañar, copia de la
sentencia integra, debidamente legalizada y traducida oficialmente al castellano, así como de los
documentos que acrediten la concurrencia de los requisitos establecidos anteriormente. La
tramitología para la declaración de ejecutoria se ajustará al Código de Procedimientos Civiles;
cumplido este trámite, la sentencia extranjera tendrá la misma fuerza ejecutoria que las
sentencias nacionales.
Las sentencias extranjeras que versen sobre asuntos no contenciosos de jurisdicción facultativa
no requieren de exequatur64 y debidamente legalizadas producen el mismo valor probatorio que
los instrumentos públicos.
La autoridad de cosa juzgada de una sentencia extranjera puede hacerse valer como probanza
dentro de un juicio, si cumple con los requisitos establecidos anteriormente; sin que para ello sea
necesario un nuevo exequatur.65
62
Artículo 2106 Código Civil Peruano.
Artículos 2102 al 2105 y 2107 del Código Civil Peruano.
64
Artículo 2108 Código Civil Peruano
63
32
Por último se aclara que lo establecido en las normas anteriores rige, en cuanto sea aplicable,
también para resoluciones extranjeras que ponen término al proceso y, especialmente para las
sentencias penales en lo que se refiere a la reparación civil. Por lo que respecta al arbitraje, este
se rige por la Ley General de Arbitraje Peruano.
I.7 Tratados y Convenios internacionales
Por su primacía entre los demás regímenes del exequátur los Convenios Internacionales facilitan
-especialmente- a los Estados contratantes el reconocimiento y ejecución de las sentencias
arbitrales; obviamente, dependiendo del alcance de su normatividad ya sean estos bi o
multilaterales.
Según se desprende de la página oficial de la Cámara de Diputados 66, México ha firmado 185
TRATADOS,
ACUERDOS
Y
OTRAS
DISPOSICIONES
INTERNACIONALES
PUBLICADOS EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN A PARTIR DE 2002, según
último Acuerdo publicado el 27 de mayo de 2010.
Cuando hablamos de una diferencia "fonética", entre tratado y convención internacional;
tendremos que acudir a la Convención de Viena, Sobre Derechos de los Tratados, la cual emanó
de la Conferencia realizada en Viena, Austria en fecha 23 de Mayo de 1969; y que forma parte
de nuestro Derecho Nacional mexicano a partir del 14 de Febrero de 1975. De dicho instrumento
Internacional se define el concepto:
Tratado:”...acuerdo internacional celebrado por escrito entre Estados y
regido por el derecho Internacional, ya conste en un instrumento único o en
dos o más instrumentos conexos y cualesquiera que sea su denominación
particular67".
En consecuencia no importa como se le denomine al instrumento internacional, sino más bien el
acuerdo de voluntades entre los actores participante en el acuerdo.
65
Artículo 2109 Código Civil Peruano
En http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/compila/tratados.htm, consultado el 9 de abril de dos mil doce.
67
Artículo 2º. De la Convención de Viena de 1969.
66
33
El Derecho Mexicano, específicamente la Constitución Mexicana, en su artículo 133; nos
menciona:
"Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y
todos los tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se
celebren por el presidente de la república, con la aprobación de Senado,
serán la Ley Suprema de toda la Unión. ..."
Esto nos lleva a que el referido numeral establezca con cierta medianía, la jerarquía, entre la
constitución, los tratados y las leyes reglamentarias y leyes federales. Aunque en nuestro país;
por disposición de la carta magna fundamental es el Presidente de la República en encargado de
celebrar los tratados y dirigir la política exterior; sin embargo debe someterlos a la aprobación
del Senado, para ser considerados como ley suprema de la unión68, igualmente, tenemos una
discutida Ley Sobre la celebración de Tratados, que incorpora a nuestro derecho los "acuerdos
interinstitucionales", publicado en fecha 02 de Enero de 1992.
En realidad, en México, es más bien la Doctrina Jurídica, a través de las tesis Monista y Dualista
la primera que se cuestionó este interrogante y que más tarde la Corte tendría que interpretar
forzada por las circunstancias de las controversias constitucionales.
A la Suprema Corte en de Justicia de la Nación, se le encomendado la tarea de dilucidar la
jerarquía de los tratados en derecho interno; por tal motivo en conveniente revisar algunas tesis
que a continuación anotamos:
Tratados Internacionales. El artículo 133 constitucional, no establece su
observancia preferente sobre las leyes del congreso de la unión emanadas de
la Constitución federal. La última parte del art. 133 constitucional establece
el principio de supremacía de la Constitución federal, las leyes del Congreso
de la Unión que emanan de ella y de los tratados celebrados y que se
celebren por el presidente de la república con aprobación del Senado,
respecto de las constituciones y leyes de los estados que forman la Unión
que emanen de la Constitución Federal. Es, pues una regla de conflicto a
que deben sujetarse las autoridades mexicanas, pero conforme a la misma
no puede establecerse que los tratados sean de mayor obligación legal que
las leyes del Congreso69.
68
Art. 76 y 89 fracción X de la Constitución Mexicana
AR256, 81, C, H, Boerhinger Sohn, 9 julio 1981, unanimidad de votos. Vols, 151-156, sexta parte, p.195, Primer
Circuito, Tercero Administrativo.
69
34
Sin embargo, este mismo criterio cambió, y en últimas el último pronunciamiento de la Suprema
Corte y vigente hasta este momento en cuanto a la jerarquía de los tratados, no los muestra la
tesis: 77/99, que a continuación transcribimos:
"TRATADOS INTERNACIONALES, SE UBICAN JERQUICAMENTE
POR ENCIMA DE LAS LEYES FEDERALES Y EN SEGUNDO PLANO
RESPECTO DE LA CONSTITUCION FEDERAL.-Persistentemente en la
Doctrina se ha formulado la interrogante respecto a la jerarquía de normas
en nuestro derecho. Existe unanimidad respecto de que la Constitución
Federal es la norma fundamental y que aunque en principio la
expresión"...serán la ley suprema de toda la Unión..."parece indicar que no
sólo la Carta Magna es la suprema, la objeción es superar por el hecho de
que las leyes deben emanar de Constitución y ser aprobadas por un órgano
constituido, como los es el Congreso de la Unión y de que los Tratados
deben estar de acuerdo con la ley fundamental, lo que claramente indica que
solo la Constitución es la Ley Suprema. El problema respecto a la jerarquía
de las demás normas del sistema, ha encontrado en la jurisprudencia y en la
doctrina distintas soluciones, entre las que destacan: supremacía del derecho
federal frente al local y misma jerarquía de los dos, en sus variantes lisa y
llana, y con la existencia de "leyes constitucionales", y la de que será ley
suprema la que sea calificada de constitucional. No obstante, esta Suprema
Corte de Justicia considera que los tratados internacionales se encuentran en
un segundo plano inmediatamente debajo de la ley fundamental y por
encima del derecho federal y el local.
35
CONCLUSIONES:
PRIMERA: El derecho Internacional en el Contexto de la Globalización tiene por objeto, el
estudiar el reclamo judicial –la eficacia extraterritorial- de una sentencia extrajera en un país
diverso, que bajo su propio derecho procesal, -como el nuestro- mantiene muy diversas reglas de
procedimiento; las cuales difieren de las previstas por el derecho, de donde dicha resolución o
sentencia proviene.
SEGUNDA: Obtener el cumplimiento de una sentencia extranjera para poder ejecutar una
resolución judicial en el exterior, puede toparse con algunos países que son facilitadores en la
cooperación judicial transfronteriza; sin embargo, otros países imponen ciertos requisitos que
hacen nugatoria la eficacia extraterritorial de la sentencia, lo que conlleva a sistemas procesales
de inejecución de estas resoluciones.
TERCERA: Existen diversos tipos de sentencias; sentencias declarativas o de mera
declaración; son Sentencias de condena todas aquellas que imponen el cumplimiento de una
prestación, ya sea en sentido positivo (dar, hacer), o ya sea en sentido negativo (no hacer,
abstenerse); se denominan, por último, sentencias constitutivas aquellas que, sin limitarse a la
mera declaración de un derecho y sin establecer una condena al cumplimiento de una prestación,
crean, modifican o extinguen, un estado jurídico.
Según la clasificación anterior, las únicas sentencias que requieren ejecución en el extranjero
serian las de condena. Las otras únicamente plantearían el problema de su reconocimiento, para
estar en condiciones de producir algún efecto jurídico en el extranjero.
CUARTA: El tema del reconocimiento de las sentencias extranjeras es conocido como el
procedimiento de exequatur.
QUINTA: En México, normalmente se pasa de la sentencia a la ejecución, sin embargo, cuando
se trata de sentencias extranjeras es necesario realizar otros trámites, previos a la orden del Juez
que la manda ejecutar; y debido a la organización federal mexicana y a las diferencias entre los
36
ordenamientos de una y otra entidad, es difícil presentar una regulación uniforme de una
sentencia extranjera que se presente para su reconocimiento y ejecución, ya que en cada entidad,
el reconocimiento de una sentencia extranjera está regulado de manera diferente.
SEXTA: En Argentina, en su legislación interna, existe una forma muy sucinta de promover un
exequatur; siendo ejecutables si concurriesen los siguientes requisitos:1) Que la sentencia, con
autoridad de cosa juzgada en el Estado en que se ha pronunciado, emane de tribunal competente
según las normas argentinas de jurisdicción internacional y sea consecuencia del ejercicio de una
acción personal o de una acción real sobre un bien mueble, si éste ha sido trasladado a la
República durante o después del juicio tramitado en el extranjero. 2) Que la parte demandada
contra la que se pretende ejecutar la sentencia hubiese sido personalmente citada y se garantice la
defensa. 3) Que la sentencia reúna los requisitos necesarios para ser considerada como tal en el
lugar en que hubiere sido dictada y las condiciones de autenticidad exigidas por la ley nacional.
4) Que la sentencia no afecte los principios de orden público del Derecho Argentino. 5 Que la
sentencia no sea incompatible con otra pronunciada, con anterioridad o simultáneamente, por un
tribunal argentino.
SÉPTIMA: En los Estados Unidos de América; no existen leyes federales que regulen el
reconocimiento y ejecución de sentencias extranjeras en los estados Unidos de América;
tampoco existe tratado internacional alguno que esté relacionado con la ejecución de sentencias
en que Estados Unidos sea parte.70
Los Estados Unidos de América, únicamente ha aceptado como acuerdo marco de índole
internacional, el referido en la Convención de Nueva York de 1958, (Convención de Naciones
Unidas sobre el reconocimiento y ejecución de sentencias arbitrales extranjeras), la cual ha
aprobado y ratificado este país desde el 30 de septiembre de 1970; haciendo reserva expresa a
asuntos de naturaleza mercantil exclusivamente.
70
Ídem.
37
FUENTES DE INVESTIGACIÓN.
BIBLIOGRAFÍA:
Arellano García, Carlos, Derecho Internacional Privado, Porrúa, México, 2008.
Barragán, Carlos. “Derecho Procesal Penal”, McGraw-Hill, México, 1999.
Castro Leonel y Silva Silva, Jorge Alberto, Derecho internacional privado, Porrúa, México,
2010.
Chiovenda, Giuseppe, “Instituciones de Derecho Procesal Civil”, vol. II,., Cárdenas, México,
1989.
Contreras Vaca, Francisco José, Derecho Internacional Privado parte Especial; Oxford
University Press, México, 2006.
De Piña, Rafael. “Instituciones de Derecho Procesal Civil”, 19ª ed. Porrúa, México, 1990.
Dorantes Tamayo, Luis, Teoría del proceso, Porrúa, México, 2010.
Mansilla y Mejía, Ma. Elena, “Eficacia extraterritorial de resoluciones”, en González Martín,
Nuria (comp.), Lecciones de derecho internacional privado. Parte general, México, PorrúaUNAM, 2008.
Morineau, Marta. Una Introducción al Common Law, UNAM, México, 2004.
Ovalle Favela, José. “Teoría General del proceso”, Harla, México, 1991.
Silva, Jorge Alberto, Derecho internacional sobre el proceso, México, Oxford University Press,
2005.
-_______________, Reconocimiento y ejecución de sentencias de Estados Unidos de América en
México. Universidad Nacional Autónoma de México. México 2011.
CÓDIGOS:
Código Civil Peruano.
Código de Comercio.
Código Federal de Procedimientos Civiles.
ódigo de Procedimientos Civiles del Distrito Federal.
38
Código Procesal Civil Y Comercial De La Nación. Buenos Aires.
Ley de Concursos mercantiles.
DICCIONARIOS:
Diccionario de Derecho Procesal Civil, Porrúa, México, 1991.
Diccionario Jurídico Espasa, Editorial Espasa Calpe, España, 2001.
Diccionario Jurídico Mexicano, Instituto de Investigaciones Jurídicas, México, 2009.
INTERNET
Aponte, David, “Revés millonario a sindicato de Pemex”, El Universal, 15 de marzo de 2005.
Ramos, Jorge, “Juzgado ordena a sindicato de Pemex pagar 219 mdd”, El Universal, 6 de agosto
de 2007. Nota del mismo periodista “Ordena el juez embargar a Sindicato de Pemex”, El
Universal,
16
de
abril
de
2005.
Sobre
el
caso
en
EUA:http://www.10thcoa.courts.state.tx.us/opinions/htmlopinion.asp?opinionid=2728;http://cas
elaw.lp.findlaw.com/data2/texasstatecases/sc/062200or.htm;;http://www.romingerlegal.com/fifth
circuit/opinions/91-6311.0.wpd.html.
http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/compila/tratados.htm.
Mac Lean, Roberto. Introducción al estudio de la extraterritorialidad de las sentencias, en
http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/indercom/cont/47/art/art2.pdf.
Manual
de
Procedimientos
de
la
Dirección
General
de
Protocolo
en
http://www.sre.gob.mx/movil_sre/images/stories/docnormateca/dgp/proce/manual_protocolo.pdf
Real Academia Española. Reconocimiento en un país de las sentencias dictadas por tribunales de
otro Estado, en http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=exequatur.
Vargas, Jorge A., “Conflict of Laws in Mexico as Governed By the Rules of the Federal Code of
Civil Procedure” (March 29, 2007), San Diego Legal Studies Paper número. 07-93. En SSRN:
http://ssrn.com/abstract=977242
39
REVISTAS:
Siqueiros, José Luis, “Ejecución de sentencias extranjeras. Proyecto para modificar el Código de
Procedimientos Civiles para el Distrito Federal”, Revista Mexicana de Justicia, México, núm. 1,
vol. V, 1987.
Descargar

El reclamo judicial de una sentencia extranjera

EXAMEN: DERECHO CONSTITUCIONAL II. FEBRERO 2006

EXAMEN: DERECHO CONSTITUCIONAL II. FEBRERO 2006

Derechos FundamentalesLegislaciónDerecho constitucionalComunidades Autónomas

Acción Procesal

Acción Procesal

Actos procesales de parteDerecho procesal

Actos administrativos en Colombia

Actos administrativos en Colombia

DerechoSentenciasRevocación de actos administrativosNormasAdministración

EL RECURSO DE CASACION.

EL RECURSO DE CASACION.

Anulación de sentencias en VenezuelaDeclaratoria con lugarNormativa procesal venezolanaProcedimientos de impugnaciónAdmisión