FUNDAMENTOS DE RECUSACIÓN
La recusación está amparada en lo dispuesto en el artículo 24.2 de la Constitución, en
relación con los artículos 217 y siguientes y 223.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial
y con los artículos 107 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
En concreto, esta recusación se basa en las causas previstas en el artículo 219, apartados
10º y 11º, de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que establece como causas de
recusación de un juez o magistrado: “tener interés directo o indirecto en el pleito o
causa” y “haber participado en la instrucción de la causa penal o haber resuelto el
pleito o causa en anterior instancia”.
Como tiene reiterada la Jurisprudencia de los Tribunales de Justicia, la recusación
constituye “el único cauce previsto por el ordenamiento procesal para obtener el
restablecimiento por los Tribunales ordinarios del derecho fundamental a la
imparcialidad del juez o para evitar la consumación de su lesión”.
En el escrito de recusación quedan acreditados los fundamentos de fondo que
demuestran cómo los magistrados recusados han incurrido en las causas legales de
recusación citadas, de manera que la pérdida de la imparcialidad y de la objetividad que
son exigibles al Juez provocan que deban ser apartados de la Sala encargada de enjuiciar
al Lehendakari.
Se señalan y documentan los siguientes fundamentos:
1) Los dos Magistrados recusados publicaron un artículo de opinión amenazante
hacia quienes se atrevan a criticar el encausamiento de autoridades públicas.
Durante la fase de instrucción del proceso, en concreto el 26 de noviembre de 2006,
ambos recusados publicaron en la prensa un artículo de opinión titulado “Por una
justicia templada”, que firmaron con ostentación expresa de su condición respectiva de
Presidente y Magistrado de la Sala.
En dicha publicación, con la excusa de defender valores objetivamente legítimos sobre
la adopción de decisiones judiciales, los recusados plantean un ataque a las posiciones
de las fuerzas políticas que tuvieron las reuniones desencadenantes de este proceso, de
lo que podemos deducir ahora que comprometieron su opinión sobre el objeto del
proceso, y acreditan así tener un interés directo para que la resolución final sea en un
determinado sentido.
1
2) El Presidente Sr. Ruiz Piñeiro interviene en un foro universitario criticando a
quienes vean “política” tras el “caso Ibarretxe”.
Asimismo, durante la fase de instrucción, el Sr. Ruiz Piñeiro tomó parte en un acto
público celebrado y organizado por la Universidad de Deusto el 17 de enero de 2007,
abierto a toda la comunidad docente y jurídica, que tuvo amplio reflejó al día siguiente
en la prensa con el revelador titular de “Ruiz Piñeiro critica la falta de coherencia de
quien ve política tras el caso Ibarretxe”.
Sin duda se trata de otra intervención pública del señor Ruiz Piñeiro relacionada
directamente con la causa penal abierta contra el Lehendakari Ibarretxe por la Sala de la
que es Presidente.
Es significativo que el testimonio periodístico llegue a decir expresamente que el Sr.
Piñeiro dijo que su papel como Presidente de la Sala no le permite abordar abiertamente
la cuestión, pero que “Fernando Ruiz Piñeiro supo ayer decir sin decir”, en una más
que clara alusión a una notoria y apreciable intencionalidad de su intervención pública,
con afán de demostrar ante la sociedad su posición en relación con la causa penal de la
que debe conocer por razón de su cargo.
3) El Presidente Sr. Ruiz Piñeiro polemiza en los medios de comunicación con la
Portavoz del Gobierno Vasco sobre las actuaciones realizadas en la causa.
Destacamos también la intervención pública del Presidente Ruiz Piñeiro, recogida
abiertamente en los medios de comunicación, en la que llegó a acusar al Gobierno
Vasco y a su Portavoz de mentir en la causa penal abierta contra el Lehendakari
Ibarretxe.
Sin duda, podemos apreciar esto como una nueva manifestación concluyente de que el
Sr. Ruiz Piñeiro tiene interés en que el proceso penal se conduzca en un determinado
sentido, hasta el punto de llegar a entablar personalmente una polémica pública en los
medios de comunicación contra las autoridades públicas del Gobierno Vasco
responsables de la comunicación gubernamental.
2
4) El Magistrado Antonio García, en una entrevista periodística, opina sobre la
conexión de esta causa con el archivo por el Tribunal Supremo de la denuncia del
sindicato “Manos limpias” contra el Presidente del Gobierno español por la
reunión que el Partido Socialista celebró con Batasuna.
En una entrevista periodística de la máxima difusión, el Señor García Martínez, tras la
sibilina actitud de declinar las preguntas del periodista sobre la causa penal contra el
Lehendakari Ibarretxe, explica abiertamente su posición personal sobre un tema de
íntima relación con el objeto de la causa penal. Esto es, nada más y nada menos que
sobre el parangón entre el archivo decretado por el Tribunal Supremo de la querella
interpuesta contra el Presidente del Gobierno Español por autorizar el diálogo de los
socialistas vascos con miembros de Batasuna y esta causa abierta en la Sala de lo Penal
y lo Civil del TSJPV sobre hechos similares.
5) El Magistrado Señor García interviene en tertulias televisivas mostrándose
como intenso activista político en favor de la máxima exclusión de la izquierda
abertzale.
El señor García Martínez ha tomado parte en tertulias en los medios de comunicación
audiovisuales, más concretamente en la Televisión Pública Vasca y en programa de alta
audiencia y de evidente contenido político, para mostrarse públicamente beligerante con
una determinada línea de comportamiento político abierta a la búsqueda de la paz por
vías dialogadas.
Es una manifestación, entre otras más, de su actuación activa como representante de la
Asociación Profesional de la Magistratura (APM), circunstancia que aprovecha para
tomar partido y posición sobre la actualidad política relacionada con el mundo de la
izquierda abertzale, haciendo gala de una posición rígida y extrema de exclusión
política y social de este grupo y plenamente coincidente con los postulados políticos que
defiende el Partido Popular y el Foro de Ermua.
6) El Presidente Señor Ruiz Piñeiro interviene en una rueda de prensa para
comentar la inclusión en el sumario de un informe de la Guardia Civil y opinar
sobre aspectos relacionados con la instrucción de esta causa.
Consta rueda de prensa del Señor Ruiz Piñeiro el día 28 de junio de 2007, en la que en
relación a este proceso llegó a hacer declaraciones sobre un informe de la Guardia Civil
que habría recibido el juez instructor, acreditando conocerlo o haber sido informado de
sus conclusiones, y dejando claro con tal proceder que no se ha garantizado una
separación clara y efectiva entre la fase instructora y la revisora, como prevé la Ley de
Enjuiciamiento Criminal.
3
Se trata, claramente, de una opinión anticipada del Presidente de la Sala sobre
cuestiones que afectaban exclusivamente al magistrado juez instructor y que el señor
Ruiz Piñeiro no tenía legalmente que conocer. Demuestra estar al corriente de la fase de
instrucción, así como del contenido de la misma y de las decisiones que el magistrado
instructor tenía que adoptar.
7) Los dos Magistrados recusados han profundizado de manera
extraordinariamente intensa en el fondo de la causa durante su participación en
las decisiones judiciales de la Sala.
De los distintos Autos en los que los señores Ruiz Piñeiro y Antonio García han
participado, ya sea como ponentes o como miembros de la Sala, se deduce una relación
directa con la causa abierta contra el Lehendakari, que hace percibir la sospecha de una
parcialidad que se encuentra objetiva y legítimamente justificada en el desarrollo
argumental de las posiciones de estos magistrados.
El ordenamiento jurídico opta por un modelo de Juez rodeado de la apariencia de
imparcialidad, no sólo en la realidad de su desconexión con las partes y con el objeto
del proceso, sino también en su imagen, eliminando cualquier sombra al respecto
cuando existan elementos objetivos que puedan justificar una apariencia de parcialidad.
No se trata, en este sentido, de presentar esta recusación por haber participado en la
resolución de recursos planteados por las partes, sino por haber mostrado claramente su
posición ante los hechos y la valoración jurídica de los mismos, llegando incluso a
entrar a través de los medios de comunicación en una espiral de ataque-defensa
impropia de la sosegada labor de un Magistrado.
Han contribuido a crear un caldo de cultivo que deja clara su posición, por lo que no
resulta ni neutra ni conveniente para el desenvolvimiento de la fase procesal de juicio
oral, toda vez que el derecho a un juicio justo debe alejar del mismo posiciones
preconcebidas y percepciones subjetivas.
La causa de esta recusación entendemos que es la suma del conjunto de actuaciones
judiciales y extrajudiciales que se ha ido exteriorizando a lo largo del tiempo y que sería
ahora cuando adquieren todo su valor una vez que finalizada la instrucción y con las
posiciones claras por parte de todos los implicados y los propios Magistrados recusados,
resulta justo, necesario y sobre todo legítimo entender que no se dan las condiciones
más adecuadas para que los Magistrados objeto de recusación sean quienes deban
formar Sala para la vista pública.
4
8) Los dos Magistrados recusados se han manifestado en sus decisiones
particularmente contrarios al criterio del Tribunal Supremo sobre el “fraude
constitucional” que suponen las llamadas “querellas políticas” contra el Gobierno.
En la recusación se establece que los magistrados recusados, desoyendo las alegaciones
sobre la trascendencia de lo dispuesto por el Tribunal Supremo en su resolución de 13
de noviembre de 2006, han propiciado, más allá de otras consideraciones ajenas al caso,
un condicionamiento de la acción política del Lehendakari por el ejercicio indebido de
la acción penal, ejercicio cuyo uso torticero ya fue advertido y denunciado por la
defensa del Lehendakari.
Llegaron a cometer el error de referirse a la resolución del TS sobre la causa archivada y
originada por la querella de “Manos limpias” contra el Presidente Rodriguez Zapatero y
su Gobierno como un caso singular que no genera jurisprudencia, obviando que dicho
supuesto ha sido enjuiciado nada menos, entre otras, que en otros Autos del TS de 19 de
mayo de 1999, 26 de marzo de 2001, 21 de enero de 2004 o 26 de abril de 2006.
9) Los dos Magistrados recusados se han comportado en sentido distinto de
decisiones que han tomado recientemente.
Los Magistrados recusados incurren en una flagrante contradicción con decisiones
judiciales en las que ellos mismos han tomado parte recientemente, sobre imputaciones
similares, propiciando una tipificación y un resultado final de sobreseimiento y archivo
de actuaciones que no han tomado y han rechazado categóricamente en esta ocasión.
Mediante Auto de esta misma Sala de 13 de abril de 2005, e interviniendo los mismos
magistrados, acordaron admitir a trámite una querella interpuesta igualmente por el Foro
de Ermua contra, entre otros, el Consejero de Interior del Gobierno Vasco. Entonces
rechazaron la imputación de un presunto delito de desobediencia por el artículo 556 del
Código Penal (expresamente planteado por la parte querellante, igual que en la presente
causa) y la recondujeron por la vía del artículo 410, propiciando así el archivo final.
A la vista del tratamiento jurídico dispar que sobre el delito de desobediencia ha hecho
esta Sala con respecto a dos querellas planteados por el mismo querellante en diferentes
pero próximas épocas, e interviniendo en ambos procedimientos los mismos
Magistrados objeto de recusación, ello conlleva la necesidad objetiva y motivada de
recusarles por la absoluta falta de lógica jurídica a la hora de aplicar injustificadamente
sobre unos hechos similares unos tipos penales distintos que han dado lugar a que, entre
otros efectos, prosiga la causa contra el Lehendakari.
5
10) El Magistrado Señor Antonio García interviene en los medios de comunicación
criticando las iniciativas políticas del Lehendakari Ibarretxe.
Este magistrado, en su condición de portavoz de la Asociación Profesional de la
Magistratura (APM), ha vertido recientemente opiniones críticas en diferentes medios
de comunicación referentes a la iniciativa política sobre consulta popular realizada por
el Lehendakari en sede parlamentaria.
Entendemos que el hecho de pretender formar parte del Tribunal que va a juzgarle y a la
vez expresar opiniones y juicios de valor sobre el alcance político y jurídico de sus
propuestas políticas no encaja adecuadamente en la separación de espacios que tal
Magistrado debiera tener sobre la posición procesal del Lehendakari y que debiera,
cuando menos, de abstenerse de valorar el comportamiento del Lehendakari y mucho
menos el sugerirle ningún comportamiento concreto.
11) Los dos Magistrados recusados se han posicionado de manera intensa, abierta
y profunda sobre la cuestión de la inadecuación jurídica de la apertura de un
juicio penal sin la acusación particular de ningún perjudicado directo.
Los magistrados implicados en la recusación vierten juicios de valor y contenidos
jurídicos que, a juicio de esta parte, comportan un grado de implicación en el fondo del
asunto que, insistimos, supone una prejudicialización sobre el pleito y su resultado final,
no resolviendo, tal y como se denuncia también en el propio Voto Particular de la
magistrada Nekane Bolado, el conjunto de alegaciones presentadas por las partes
imputadas en sus respectivos recursos y dejando con ello de una manera clara abierta la
vía para que el Magistrado-Instructor decretara la vista oral, tal y como acaba de ocurrir
mediante el reciente Auto de 26 de octubre de 2007.
12) En el acto de Apertura del Año Judicial, el día 19 de octubre del 2007, el
Presidente del Tribunal Superior de Justicia reitera su voluntad de opinar sobre la
causa abierta contra el Lehendakari.
En la recusación se adjuntan diversas noticias de prensa en donde se recogen, de forma
resumida, la intervención del señor Fernando Luís Ruiz Piñeiro, Presidente de la Sala de
lo Penal y lo Civil y Presidente también del TSJPV en la apertura del año judicial en el
País Vasco.
En tales declaraciones, vertidas éstas antes de que a ésta parte le fuera notificado el
Auto de 16 de octubre de 2007 desestimando el recurso de apelación, el señor Ruiz
Piñeiro se refirió de forma clara y directa al Lehendakari y dijo que la ley es para todos
y debe ser cumplida por todos, trasmitiendo la idea y la valoración de que:
6
1.
Existe un incumplimiento de la ley.
2.
Que tal incumplimiento es un ataque directo a la libertad de la sociedad en su
conjunto.
3.
Que si quien denuncia tiene razón el juez debe dársela sea quien sea el
demandado.
4.
Que, además, tal postulado se va a seguir manteniendo y ello es garantía última
para los ciudadanos.
Ni que decir tiene, que el mensaje ni era neutro, ni estaba desprovisto de carga y
valoraciones implícitas hacia el Lehendakari, de hecho los propios medios de
comunicación, como lo refleja la prueba adjunta, no dudan en hacer una interpretación
cercana a que tal mensaje es más bien una advertencia directa y clara hacia el Sr.
Ibarretxe.
13) El Presidente del Tribunal Superior de Justicia muestra su creencia y
convicción de que reclamar a jueces y magistrados que colaboren en un proceso de
paz es un delito.
En una entrevista publicada el 19 de marzo del año 2006, tres días antes de que ETA
declarara un alto el fuego permanente que dio lugar a una declaración del Presidente del
Gobierno Español en favor de un fin dialogado de la violencia, así como un
pronunciamiento del Congreso de los Diputados en el mismo sentido, el señor Ruiz
Piñeiro muestra su oposición al proceso de paz vigente entonces aduciendo que si algún
juez o magistrado se sumara al mismo cometería un delito.
Esta declaración muestra bien a las claras el componente ideológico de este magistrado
y su oposición al diálogo decidido e instrumentalizado por las fuerzas políticas para
ofrecer una solución al problema de la violencia a excepción del Partido Popular, fuerza
política con cuyos postulados el señor Ruiz Piñeiro vuelve a alinearse.
Su pensamiento político y sus posiciones ideológicas es evidente que le incapacitan
como magistrado para juzgar al Lehendakari con las garantías debidas al carecer de la
neutralidad e imparcialidad necesarias impuestas por la Ley.
Por todas estas circunstancias la defensa del Lehendakari entiende que:
Los magistrados recusados han tomado postura de forma inequívoca, radical y rotunda
acerca del alcance jurídico de los hechos enjuiciados, lanzado mensajes nítidos de
valoración subjetiva sobre el comportamiento del Lehendakari, lo que ha anulado la
imparcialidad de su cometido y les impide actuar con imparcialidad en el desarrollo de
la vista oral decidida.
En definitiva, parece claro que existen “sospechas objetivamente justificadas, es decir,
exteriorizadas y apoyadas en datos objetivos, que permitan afirmar fundadamente que el
Juez no es ajeno a la causa” (ATC 61/2003, FJ 7).
7
Por último, esta parte, tal y como ya argumentó al comienzo del presente escrito, ha
entendido razonable y necesario esperar a éste momento para plantear la recusación
porque es ahora y no antes, cuando la posición de tales magistrados sobre el fondo el
asunto y su perdida de imparcialidad se ve comprometida de una manera ostensible y
evidente en el sentido de que sus distintas valoraciones jurídicas y mediáticas, puestas
unas con otras en relación directa y cercana, alcanzan cuerpo y consistencia una vez
dictado el Auto de 16 octubre de 2007, en el que dichos magistrados llevan a cabo una
actuación que, unida a lo ya expresado por éstos en Autos anteriores y en
manifestaciones públicas recientes, permiten a esta parte entender que es ahora cuando,
de una manera nítida, se puede plantear con fundamento la causa concreta de la
recusación por darse el conocimiento pleno de la voluntad de tales magistrados sobre el
fondo del asunto y la posible afectación de la imparcialidad de éstos caso de pretender
formar Sala para enjuiciar los hechos objeto de la vista oral.
Vitoria-Gasteiz, 13 de noviembre de 2007.
8
Descargar

FUNDAMENTOS DE RECUSACIÓN