UPCM
MOCIÓN DE UPCM
Las energías renovables, precisamente las que ahora penaliza el
Gobierno, afectan al precio final de la electricidad (abaratándola). El
sistema que se está imponiendo en España tiene unos mecanismos
perniciosos que siempre van en el mismo sentido de favorecer a las grandes
empresas eléctricas que producen sobre todo formas de energía
convencional mucho más contaminantes y caras que las energías
renovables. Un ejemplo muy claro con números concretos:
Según datos que proceden de la Comisión Nacional de la Energía y
de Eurostat, en el año 2008, el total de la electricidad producida en España
costó 23.221 millones de euros todo incluido y el año siguiente sólo 17.493
(también todo incluido) como consecuencia de la mayor cantidad de
renovables, que rebajan el precio de la energía en el mercado mayorista. Lo
lógico hubiera sido que al consumidor le hubiera costado menos el kWh en
el año 2009 que en el 2008. Pues bien, en el año 2008 el consumidor
doméstico pagó el kWh a 11,24 céntimos de euro mientras que en el 2009
lo pagó a 12,94 céntimos (un 15,48 % más).
Las medidas adoptadas por el Gobierno y más en particular la
entrada en vigor del Real Decreto Ley 9/2013, que, entre otras cosas,
modifica de forma retroactiva el régimen tarifario de las instalaciones
fotovoltaicas en contra de la opinión de la Comisión Europea y de la propia
Comisión Nacional de la Energía, vulneran flagrantemente los principios
constitucionales de legalidad, seguridad jurídica, confianza legítima,
irretroactividad de las normas desfavorables para los ciudadanos e
interdicción de la arbitrariedad.
Estas medidas, van en contra de los contantes informes sobre la
necesidad de terminar con el déficit de tarifa, que tal y como reconocía la
Comisión Europea en su Informe de 30 de mayo de 2011, NO TIENE
NADA QUE VER CON LAS ENERGÍAS RENOVABLES, y como de
forma constante ha venido denunciando la Comisión Nacional de la
Energía SÍ TIENE QUE VER CON LA SOBRERETRIBUCIÓN DE LAS
ENERGÍAS HIDRÁULICA Y NUCLEAR.
En carta que remitida por el presidente de la Asociación Nacional de
Productores de Energía Fotovoltaica (ANPIER), a los máximos
responsables de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia
alertaba del “riesgo de darle el visto bueno a una norma absolutamente
retroactiva, que supondrá la ruina inmediata de las 55.000 familias… y que
todavía no logran comprender qué es lo que han hecho mal para que el
mismo Estado que les animó a destinar sus ahorros a la generación de
energía solar fotovoltaica, haya decidido ahora arruinarles sin ningún
miramiento. Familias de clase media, compuestas por trabajadores
honestos, hombres y mujeres que cumplen con sus obligaciones, pagan sus
impuestos y sólo aspiran a poder vivir en paz y con dignidad del fruto de su
esfuerzo diario”.
El presidente de ANPIER, ha advertido que no es justo “que unos
pocos impongan una reforma traumática para nuestro colectivo, la sociedad
y el medio ambiente”.
Esta situación es un capítulo más de la desastrosa reforma del sector
eléctrico, mediante la que el Gobierno atropella a los ciudadanos:
arruinando a los productores de energía fotovoltaica, penalizando el
autoconsumo, esquilmando las economías familiares de todos los españoles
y lastrando el futuro de las generaciones venideras, sobre la base de un
modelo energético contaminante que sólo beneficia a cinco grandes
empresas y que condenará a España a la dependencia energética de
combustibles fósiles y del exterior que resultan dañinos para el medio
ambiente y para la salud pública y que, además, provienen de países
terceros, que se lucran de esta innecesaria dependencia energética.
ANPIER ha solicitado al Ministerio de Industria, Energía y Turismo
que recapacite, rectifique los textos de reforma y reponga inmediatamente
la seguridad jurídica en España. El Gobierno debe actuar sobre las
verdaderas causas del déficit de tarifa que, según señala la propia Unión
Europea y la Comisión Nacional de la Competencia, está motivado por las
compensaciones excesivas que durante años vienen recibiendo las
empresas eléctricas por la generación de energía nuclear e hidráulica.
En el Pleno ordinario de Noviembre se aprobaba una moción
mediante la que el Ayuntamiento de Ciutadella manifestaba el desacuerdo
con la reforma del sector eléctrico y se solicitaba al Ministerio de Industria
y Energía la convocatoria de una mesa sectorial con representación de las
comunidades autónomas para evaluar las consecuencias que tendrá sobre el
sector, a la vez que se incorporaba una enmienda de UPCM en el sentido de
instar al Gobierno a no penalizar el autoconsumo y continuar incentivando
las energías renovables.
Sin embargo desde UPCM pensamos que no basta con una simple
manifestación de disconformidad y hay que instar a la adopción de medidas
más concretas y efectivas que la convocatoria de una mesa sectorial, tal y
como ya han hecho muchos ayuntamientos, incluso por ejemplo los de
Lorca y Totana con mayoría del PP. El Pleno de Lorca aprobó por
unanimidad una moción reclamando “que se derogue inmediatamente” el
Real Decreto-ley 9/2013 y “que se actúe sobre el problema del déficit de
tarifa, cuyas causas están en el sobreprecio que reciben la hidráulica y
nuclear y los costes ocultos del sistema”. En términos parecidos se expresó
el Ayuntamiento de Totana, que aprobó por unanimidad una moción en la
que exigía “que se reviertan los recortes a las energías renovables” y “que
se dejen de aumentar las tarifas de la luz a costa de los consumidores, en
una clara muestra de mirar por el interés general del país y de los
ciudadanos antes que por intereses corporativos de las compañías
eléctricas”.
Razones por las cuales el Grupo Municipal de Unió des Poble de
Ciutadella de Menorca presenta al Pleno del Ayuntamiento de Ciutadella
la siguiente Moción:
1º Instar al Govern de la Comunidad Autónoma de Baleares a
presentar el oportuno Recurso de Inconstitucionalidad contra el “RDL
9/2013 por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la
estabilidad financiera del sistema eléctrico”, para que se adhiera a alguno
de los Recursos de Inconstitucionalidad presentados por las Comunidades
de Murcia, Navarra y Extremadura, por vulnerar claramente los principios
constitucionales de legalidad, seguridad jurídica, confianza legítima,
irretroactividad de las normas desfavorables para los ciudadanos e
interdicción de la arbitrariedad, perjudicando sensiblemente los intereses de
miles de ciudadanos españoles y de cientos de ciudadanos de nuestra
Comunidad.
2º Instar al Gobierno de España a derogar el Real Decreto Ley
9/2013 por el cauce legal pertinente, puesto que el cambio normativo
producido perjudica gravemente los intereses de la ciudadanía, al truncar de
forma abusiva el principio de confianza legítima que debe informar todas
las actuaciones del Gobierno en un Estado de Derecho y por vulnerar
también claramente los principios constitucionales de legalidad, seguridad
jurídica, irretroactividad de las normas desfavorables para los ciudadanos e
interdicción de la arbitrariedad.
3º Instar al Gobierno de España a que haga lo necesario por acabar
con el déficit de tarifa en el lugar donde todos los organismos reguladores,
nacionales e internacionales, identifican el problema, EN LA SOBRE
RETRIBUCIÓN
DE
LAS
GRANDES
INSTALACIONES
HIDRÁULICAS Y NUCLEARES, y no en la generación de energía
renovable por parte de los pequeños productores.
Joan Triay. Portavoz Grupo Municipal de UPCM
Descargar

UPCM MOCIÓN DE UPCM Las energías renovables, precisamente