. INTERACCIONES ENTRE LOS TRATAMIENTOS SILVICULTURALES.
La obtención de una producción y un valor de plantación óptimos requiere claramente el
uso de sistemas integrados que unan el manejo intensivo tanto del sitio como de los
recursos genéticos. Como resultado, es necesario entender y tomar en cuenta las
interacciones entre las numerosas opciones de tratamiento silvicultural. Por ejemplo,
existen diferencias entre las especies en cuanto a su habilidad para adquirir y utilizar
nutrientes, tanto el pino de hoja larga como el pino incienso tienen un uso menor de
nutrientes que el pino taeda. Por lo tanto, el pino taeda generalmente responde mejor al
cultivo intensivo que el pino incienso (Clark y Saucier 1991, Jokela y otros 2000).
Dentro de una misma especie, los efectos beneficiosos de una mejor genética y de un
cultivo intensivo parecen ser al menos aditivos (McKeand y otros 1997, Martin y Shiver
2002). Otro ejemplo de interacción entre los tratamientos ocurre en suelos infértiles con
drenaje deficiente donde especies de arbustos de hoja cerosa pueden ser importantes
competidores del pino plantado (Lauer y Glover 1998, Miller y otros 2003). En sitios
como estos, plantados con pino incienso, la respuesta combinada al control de
vegetación y a la fertilización es generalmente menor que la suma de respuestas
obtenida por estos tratamientos cuando son aplicados en forma individual (Pienaar y
Rheney 1993, Jokela y otros, 2000). Sin embargo, esta respuesta sí es aditiva para el
pino taeda (Allen y Lein 1998, Jokela y otros, 2000). En sitios mas elevados como la
planicie costera bien drenada y el piedemonte donde existe gran competencia de
latifoliadas, las respuestas de crecimiento del pino taeda al control de la vegetación y a
la fertilización pueden ser más aditivas (Allen y Lein 1998) ya que las especies
latifoliadas también responden al fertilizante, lo que aumenta la competencia por otros
recursos como luz y agua con los árboles plantados a menos que estas sean controladas.
En muchas situaciones con rodales establecidos, las respuestas a la fertilización, raleo, y
control de la vegetación
han sido aditivas
(Albaugh y otros, 2003).
El desarrollo y la
implementación de
planes silviculturales
específicos del sitio
requieren que el gerente
forestal sea capaz de
diagnosticar limitaciones
de recursos específicos
del sitio y del un
momento determinado.
Gran parte de la
información sobre los
recursos que actualmente
está disponible es estática
(ejemplo, índice del sitio,
tipo de suelo) y no refleja
los cambios dinámicos
que ocurren en la
disponibilidad y uso de
recursos durante la vida
de un rodal (Allen y otros, 1990) o en respuesta al tratamiento. Afortunadamente, el
área foliar es un buen indicador dinámico de las deficiencias de nutrientes y del
crecimiento y ahora es posible estimar el área foliar de plantaciones de pino a través del
uso de sensores remotos (Flores, 2003). A pesar de la fuerte evidencia que apoya el uso
de sensores remotos para estimar el Indice de Area Foliar (LAI) y las oportunidades
para mejorar la productividad forestal utilizando información de LAI, aun no se hace
uso de sensores remotos a gran escala o a escala operacional para estimar LAI como una
ayuda para tomar las decisiones silviculturales. Esto es particularmente sorprendente en
el caso de plantaciones manejadas intensivamente donde grandes inversiones
proporcionan un fuerte incentivo para usar la mejor información disponible que facilite
la toma de decisiones. Debido a que las plantaciones generalmente tienen una especie
dominante única, son de la misma edad, están plantadas con un espaciamiento conocido,
y tienen límites bien definidos, muchos de los efectos que pudieran afectar la
determinación de LAI usando sensores remotos también son reducidos. Las
estimaciones de LAI usando sensores remotos tienen muchos usos potenciales
incluidos: 1) identificación de los rodales de pino que pueden responder favorablemente
a la fertilización debido a baja área foliar, 2) monitoreo de cambios en LAI después de
la fertilización para determinar la eficacia del fertilizante aplicado, 3) cuantificación de
LAI de la vegetación competidora para identificar los rodales que necesitan control de
la vegetación y monitoreo de los cambios en el LAI de la vegetación competidora
después de que se ha utilizado el control de la vegetación, y 4) mejora de las
estimaciones del crecimiento del rodal para actualizar los inventarios. Incluso existen
oportunidades aún mejores para unir las bases de datos que incluyen información del
rodal, suelo, forma del terreno e información geológica con bases de datos dinámicas
que incluyen datos del área foliar y datos climáticos utilizando sistemas de información
geográficos.
Descargar

Fertilización Forestal