DEBE ADMITIRSE LA DEFENSA CAUSAL
EN LAS ACCIONES CAMBIARIAS
EJECUTIVAS DERIVADAS DE LOS
TITULOS DE CREDITO
Walter Rubén Jesús Ton
Mendoza, Mayo de 2003
1
INDICE
 DEBE ADMITIRSE LA DEFENSA CAUSAL EN LAS ACCIONES
CAMBIARIAS EJECUTIVAS DERIVADAS DE LOS TITULOS DE
CREDITO
 ANTINOMIA DE DOS PRINCIPIOS
 CIRCULACION AGIL Y SEGURA
 CONJUNCION DE ABSTRACCION Y AUTONOMIA
 IMPORTANCIA DE LA CLASIFICACION ENTRE TITULOS
VALORES ABSTRACTOS Y CAUSALES
 DERECHO DE DEFENSA
 NORMAS PROCESALES REFERIDAS A LA ADMISIÓN DE
DEFENSAS
 PROCESO JUDICIAL EJECUTIVO
 DEFENSAS CAMBIARIAS
 PLANTEO DE LAS DEFENSAS CAUSALES EN LOS CODIGOS
DE PROCEDIMIENTO CIVILES Y COMERCIALES
 CODIGO PROCESAL CIVIL DE MENDOZA
 ANTAGONISMO DE DOS PRINCIPIOS
 UNA CORRECTA INTERPRETACION
 POSICION DEL PROYECTO DE REFORMA DEL CODIGO CIVIL
DEL AÑO 1.998
NUESTRA OPINION
2
DEBE ADMITIRSE LA DEFENSA CAUSAL EN LAS ACCIONES
CAMBIARIAS EJECUTIVAS DERIVADAS DE LOS TITULOS DE
CREDITO
Proponemos
que
los
Códigos
de
Procedimiento Civiles y Comerciales admitan las defensas causales
entre obligados directos en los títulos de crédito, conforme a lo
establecido por la ley de fondo decreto-ley 5.965/63, no por eso
ordinarizando el proceso ejecutivo, cuya celeridad se puede lograr en
la etapa de la admisión de pruebas, rechazando aquellas que sean
meramente dilatorias y las que no sean pertinentes para probar los
argumentos esgrimidos en la oposición de defensas.-
ANTINOMIA DE DOS PRINCIPIOS.-
Dos principios importantes entran en colisión en
el tema que planteamos: a) la circulación ágil y segura de los títulos de crédito y
b) el derecho de defensa.-
CIRCULACION AGIL Y SEGURA
Los títulos de créditos tienen caracteres que los
distinguen del resto de los institutos jurídicos.Estos
caracteres
en
realidad
tienden
principalmente a facilitar la circulación y a dar celeridad y seguridad al cobro de
3
los créditos y entre ellos podemos mencionar los siguientes CARACTERES::
1.- FORMALIDAD: La letra de cambio es un
titulo rigurosamente formal, debe contener todas las formalidades descriptas en
el art 1 del dec. Ley 5965/63, bajo pena de aplicar el art. 2 de dicha normativa,
es decir la nulidad del titulo. Y ¿por qué es formal?. Tiene una muy clara
explicación. Es un titulo que trae aparejada ejecución, es decir, no necesita de
nada más para poder trabar medidas cautelares, por tanto la primer defensa del
obligado cambiario es la formalidad.2.- LITERALIDAD: El contenido, extensión,
modalidades y todo otro elemento principal o accesorio del derecho cartular
resultan únicamente de los términos en que está redactado el título.3.- AUTONOMIA: Cada nueva adquisición del
derecho cartular es independiente de las relaciones extracartulares precedentes a
ésta adquisición, por tanto se adquiere un derecho originario, aunque sea
trasmitido por otro sin que rija la limitación del art. 3.270 del C.C..Con respecto a éste tema IGNACIO A. ESCUTI
(H) 1 ha dicho: “La autonomía significa que cada adquisición del titulo y, por
ende, del derecho incorporado, sea independiente de las relaciones existentes
entre el deudor y los poseedores anteriores del título. Cada poseedor adquiere ex
novo, como si lo fuera originariamente el derecho incorporado al titulo, sin pasar
a ocupar la posición que tenía su trasmitente o los anteriores poseedores”
diciendo además que su derecho existe en función del tenor literal.Por la autonomía es jurídicamente irrelevante,
para el tercero de buena fe, el motivo por el cual el deudor insertó su firma en la
cambial.4.- ABSTRACCIÓN: Desvincula del documento
de la relación causal que le dio origen, indudablemente que sólo con respecto al
tercero de buena fe y no entre partes. Entre obligados directos la abstracción
4
sirve para que el portador legitimado no deba probar la relación fundamental,
pero si puede utilizarla como defensa el obligado cambiario.Debemos aclarar que no es una abstracción
material en la que se prescinde absolutamente del negocio base. Ésta le sería
oponible a todos los sujetos intervinientes de la letra, sino que se trata de una
abstracción personal, teniendo en cuenta la ajenidad del tercero respecto de
donde derivan las excepciones causales que interponga el deudor. Si este
tercero, es de buena fe, al momento de adquisición de la cambial, son con
respecto a él las excepciones personales res inter alios acta, con el único objeto
que la circulación sea fluida.
IGNACIO A. ESCUTI (H) 2 ha dicho con
respecto a éste tema: “La abstracción tiende a proteger la circulación y siendo
esa su finalidad esencial, no tiene eficacia respecto de las relaciones que se
crearen entre dos personas que han contratado entre sí y se enfrenten por el
incumplimiento de la relación cambiaria; aquí vuelve a desplegar toda su
eficacia la relación subyacente”
5.- INDEPENDENCIA: Como surge claramente
del art. 7 de la ley cambiaria en cuanto indica que no obstante que no sea válida
la obligación para alguno de los suscriptores (firmas falsas, de personas
incapaces de obligarse, etc) siguen siendo validas las obligaciones de los otros
suscriptores
6.- NECESARIEDAD: Es necesario poseer el
documento para ejercitar los derechos en él contenidos.7.- EJECUTIVIDAD: El titular de la letra de
cambio goza de acción ejecutiva, no requiriendo declaración previa de su
derecho.8.- LEGITIMACIÓN: La legitimación permite al
portador del título ejercer todas sus potestades, siendo o no el propietario del
5
mismo.9.- COMPLETIVIDAD: El titulo debe bastarse a
si mismo, sin necesidad de recurrir a elementos extraños a él para ejercer sus
derechos.10.- SOLIDARIDAD: En la letra de cambio
todos los obligados quedan obligados solidariamente, conforme lo indica el art.
51 del Dec. Ley 5.965/63
CONJUNCION DE ABSTRACCION Y AUTONOMIA:-
Ambas son como hemos dicho en otra
oportunidad, primas hermanas entrelazadas, no puede aparecer una sin la otra.
La abstracción no es posible, ni recomendable entre partes directas del negocio,
pero su misión es hacer posible la autonomía, o sea la adquisición de un derecho
originario por parte del tercer portador de buena fe, a fin de que sea posible la
circulación del título valor abstracto.-
IMPORTANCIA DE LA CLASIFICACION ENTRE TITULOS VALORES
ABSTRACTOS Y CAUSALES.-
El título valor abstracto tiene causa, es imposible
pensar en una obligación sin causa (art, 499 C.C.) pero dicha causa no limita el
título. Si limita la relación personal directa entre los obligados, pero no el titulo
en su circulación.En los causales, la causa limitará al título valor,
no obstante su circulación, durante toda su existencia.CELESTINO R. ARAYA
3
al referirse a éste
tema ha señalado con respecto al título causal lo siguiente siguiendo a
6
MESSINEO: “El título de crédito se considera causal cuando, juntamente con la
promesa de una prestación, se anuncia -y es relevante también para el tercero
poseedor del titulo- el negocio que sirve de base, a cuya suerte y a cuyo
desenvolvimiento viene a estar ligado y subordinado el cumplimiento de la
promesa; la cual queda modificada por la incidencia del negocio que sirve de
base, de manera que el portador del título, además de adquirir derechos, queda
sujeto a cargas, a verdaderas y propias obligaciones, o a excepciones ex
causa......................... a) al estar el título influenciado y regulado también por el
negocio fundamental, es oponible incluso al tercer poseedor de buena fe no se
conciliaría con la ignorancia de la causa, ya que esta resulta del tenor del título”
Con respecto al título abstracto mencionó: ”El título es abstracto, no porque
carezca de causa. Ésta, en cuanto negocio fundamental, existe, pero no se la
menciona en el título..........................................”
DERECHO DE DEFENSA
Es importante para el estado de derecho y para
mantener la paz entre los hombres el derecho de defensa, que ya desde antiguo
se logró con el llamado “día ante el Tribunal”, es decir, que todos tenemos
derecho a ser oídos, antes de ser juzgados.Este derecho se haya garantizado por normas
constitucionales como el art. 18 de la Constitución Nacional y receptado
también por la misma en la reforma del año 1.994 en su art. 31 al haber
priorizado los pactos internacionales con jerarquía superior a las leyes, por lo
que ha quedado así ubicado, el pacto de San José de Costa Rica (art. 8).No sólo son éstas normas, existe todo un estado
de derecho, que debe basarse en la garantía de la defensa en juicio.-
7
PROCESO JUDICIAL EJECUTIVO:
El proceso judicial ejecutivo, derivado de las acciones cambiarias,
tiene diversas etapas, como todo el resto de los procesos judiciales: a) demanda,
b) contestación, de lo que resulta la traba de la litis; c) pruebas, donde hay que
considerar la pertinencia, admisión y eficacia de las mismas y d) resolución
judicial.a) En la demanda no existe mayor problema, puesto que la acción cambiaria
tiene como base un titulo que por sí sólo trae aparejada ejecución (art 60 dec.
Ley 5965/63) y que con los caracteres descriptos precedentemente se basta a
si mismo para la iniciación del proceso.b) En la contestación de la demanda es donde aparecen las primeras dificultades.
¿Qué defensas deben admitirse?. ¿Deben restringirse las mismas o no?.Anticipamos nuestra postura debe ser muy amplia la recepción de las mismas,
puesto que la agilidad se puede lograr en la otra etapa del proceso, en la
admisibilidad de pruebas.Hay una sola limitante importante la autonomía.c) Al referirnos a las pruebas, es donde decimos se puede lograr la agilidad del
proceso y que no se ordinarice el mismo y para ello hablaremos de la
pertinencia, admisibilidad y eficacia de las pruebas.Como dice LINO ENRIQUE PALACIO
4
“La
prueba es pertinente cuando existe adecuación entre ella y los hechos
controvertidos en el proceso”.El juez puede declarar una prueba impertinente,
cuando son manifiestamente ajenas a los hechos debatidos, o desprovistos de
toda influencia para la decisión definitiva de la causa y puede rechazar in
limine las pruebas que fuerer manifiestamente improcedentes o superfluas
o meramente dilatorias.8
Una prueba puede ser inadmisible cuando su
producción se haya prohibida por la ley o cuando se ofrece fuera de los plazos
establecidos en estos casos el juez debe desestimarla inmediatamente después
de su ofrecimiento.La eficacia es la convicción que va a crear en el
juez en el momento de sentenciar.El art. 180 del Código Procesal Civil de
Mendoza da una muy buena solución: “El Tribunal podrá rechazar, de oficio,
la prueba prohibida por la ley y la notoriamente impertinente e innecesaria,
mediante auto, que será apelable, elevándose compulsa al Tribunal.-“
d) Con respecto a la resolución judicial debemos recordar que el proceso
ejecutivo, hace cosa juzgada formal, por lo que puede ser revisado por un
juicio ordinario posterior, donde hará cosa juzgada material, por tanto, si
alguna prueba no se admite, no se estaría violando el derecho de defensa, en
razón de esta posibilidad del juicio posterior.Por lo tanto la solución por nosotros propuesta es la que lograría la
mejor compaginación de la antinomia de los dos principios opuestos
DEFENSAS CAMBIARIAS:
Las defensas cambiarias las tenemos que
clasificar en procesales y sustanciales.Si utilizaramos una buena técnica legislativa
debieramos dejar “excepciones” para la ley procesal y “defensas cambiarias”
para la ley sustantiva.Nos
interesa
en
esta
presentación
las
sustanciales, aunque no podemos dejar de decir, que su tratamiento debe
efectuarse conforme a las reglas procesales locales.9
Como dicen BERGEL y PAOLANTONIO 5 “La
disciplina de las excepciones cambiarias –lato sensu- constituye, sin duda
alguna, un punto nodal de la teoría cambiaria.- En la clasificación y exposición
de las excepciones se refleja y pone de manifiesto toda la disciplina
cambiaria..................”
Es importante clasificarlas en a) reales absolutas,
oponibles por cualquier deudor cartular contra todo portador (inhabilidad de
título); b) reales relativas, las puede oponer un solo deudor cambiario contra
cualquier portador (falta de legitimación sustancial pasiva); c) personales
absolutas, oponible por cualquier deudor, contra un solo actor ( falta de
legitimación sustancial activa) y d) personales relativas, las puede hacer valer un
deudor, contra un solo portador (causa de la obligación).Ésta última es la que nos interesa, como dice
HECTOR CAMARA
6
“las excepciones fundadas en la causa de la obligación
cartular son oponibles en la ejecución cambiaría entre partes inmediatas,
siempre que puedan probarse dentro del trámite sumario.” O como dice ESCUTI
7
“la acción causal procede entre sujetos que han sido partes en la relación
subyacente”
PLANTEO DE LAS DEFENSAS CAUSALES EN LOS
CODIGOS DE
PROCEDIMIENTO CIVILES Y COMERCIALES
En el reciente trabajo Digesto Práctico de la Ley,
sobre PROCESOS DE EJECUCIÓN Y TITULOS VALORES, cuyo director es
ADOLFO A. N. ROUILLON, 8 se han indicado todas las normas provinciales y
teniendo en cuenta su compulsa podemos afirmar que la mayoría de los códigos
procesales restringen las defensas causales, aunque sea entre partes directas.Claro ejemplo de ello es el Código de Procesal
10
Civil y Comercial de la Nación, sancionado en el año 1.981, que en el art. 544
dice “Las únicas excepciones admisibles en el juicio ejecutivo son:...........” y en
el inc. 4 dice: “Falsedad o inhabilidad de título con que se pide la ejecución. La
primera podrá fundarse unicamente en la adulteración del documento; la
segunda se limitará a las formas extrinsecas del título, sin que pueda discutirse la
legitimidad de la causa…………………”.Este ordenamiento ha seguido lo prescripto por
el Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires,
sancionado en 1.968, que en su art. 542 traía el mismo texto.En igual forma que éstos los códigos posteriores
al de Buenos Aires dicen lo mismo. El Código Procesal Civil y Comercial de la
Provincia de Catamarca, sancionado en 1.970, en su art. 542; Código Procesal
Civil y Comercial de la Provincia de Chaco, sancionado en 1.969, en su art.
522; Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Chubut, sancionado
en 1.983, en su art. 544; Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de
Corrientes, sancionado en el 2.000, en su art. 544; Código Procesal Civil y
Comercial de la Provincia de Entre Ríos, sancionado en 1.970, en su art. 530;
Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Formosa, sancionado en
1.969, en su art. 541; el Código Procesal Civil de la Provincia de la Rioja,
sancionado en 1.972, en su art. 290; el Código Procesal Civil y Comercial de la
Provincia de Misiones sancionado en 1.986, en su art. 544; el Código de
Procedimientos en lo Civil y Comercial de la Provincia del Neuquén,
sancionado en 1.975 en su art. 542; el Código Procesal Civil y Comercial de la
Provincia de Río Negro, sancionado en 1.988, en su art. 544; Código Procesal
Civil y Comercial de la Provincia de Salta, sancionado en 1.978 en su art. 544;
el Código Procesal Civil, Comercial y de Minería de la Provincia de San Juan,
sancionado en 1.972 en su art. 529; el Código Procesal Civil y Comercial de la
Provincia de San Luis, sancionado en 1.970 en su art. 544; el Código Procesal
11
Civil y Comercial de la Provincia de Santa Cruz, sancionado en 1.981, en su art.
523; el Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Santiago del
Estero, sancionado en 1.969, en su art. 536; el Código Procesal Civil, Comercial,
Laboral, Rural y Minero vigente en Tierra del Fuego, Antártida e Islas del
Atlántico Sur, sancionado en 1.997, en su art. 460; el Código Procesal Civil y
Comercial de la Provincia de Tucumán, sancionado en 1.991 en su art. 534.El Código
Procesal Civil y Comercial de la
Provincia de Córdoba, sancionado en 1.995,
en su art. 547 habla de las
excepciones admisibles y nada dice de la relación causal entre partes, por lo que
consideramos que no sería admisible, para este ordenamiento, aunque no la
prohiba expresamente como los códigos anteriormente mencionados. Más
terminante es el Código Procesal Civil de la Provincia de Jujuy, sancionado en
1.949, que aunque tampoco lo prohibe expresamente, indica en su art. 486 “las
únicas excepciones admisibles y no la menciona, al igual que el Código Procesal
Civil y Comercial de la Provincia de La Pampa, sancionado en 1.998, en su art.
478 y el Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Santa Fé,
sancionado en 1.961, en su art. 475.Siguiendo este criterio procesal la jurisprudencia
ha dicho: “el vínculo que se genera entre el emisor y el beneficiario del cheque
desplaza la relación del ámbito contractual al cambiario, muniendo al título de
las características propias de la naturaleza cartular, entre ellas, la abstracción,
que resguarda la exigibilidad del crédito cambiario con prescindencia de la
relación o negocio que le dio origen, la que se ve reforzada en el ámbito
procesal por la prohibición de discutir la legitimidad de la causa de adquisición
(art.542, inc. 4, Cód. Procesal) y esta directiva rige, aun tratándose de obligados
inmediatos en la cadena, y excluye la eventual oponibilidad de las defensas
personales que, por excepción, admite el art. 20 de la ley 24.452 9.
“Las
manifestaciones
relativas
a
la
12
prejudicialidad resultan inconducentes en tanto el título base de la ejecución
goza de la autonomía y abstracción propia de los títulos de crédito. Ello así, por
cuanto la solución contraria conducirá a la discusión de la causa de la
obligación, controversia vedada en los juicios ejecutivos. 10
“En el juicio ejecutivo no puede invocarse la
causa de la obligación para desvirtuar el contenido del instrumento, ya sea un
cheque, una letra de cambio o un pagaré. 11
“Son
inadmisibles
las
defensas
causales
deducidas contra la acción cambiaria emergente de un pagaré por la vía del
juicio ejecutivo, ya que la naturaleza de la acción, el carácter abstracto del título
y las peculiaridades de la vía ejercida no se compadecen con esas defensas.12
“Si bien es cierto que el derecho sustancial
cambiario invocado por el accionante –acreedor- el obligado puede oponer un
contraderecho por vía de la excepción cambiaria, no lo es menos que la
procedencia de esa defensa debe analizarse a la luz de las disposiciones
procesales específicas que regulan su funcionamiento”.13
“No hay oposición entre los arts. 212 del Cód. de
Comercio y 18 del decreto-ley 5965/63 con lo nombrado en el art. 544 inc. 4 del
Cód. Procesal” 14
“No es dable conocer sobre la relación
fundamental que dio origen a la emisión de la letra y su posterior aceptación por
el ejecutado, ya que ello excede el marco cognoscitivo del juicio ejecutivo, en el
está vedada la consideración de la causa, razón por la cual no corresponde
dilucidar en este en este proceso si la letra respondió o no a un pedido de
embarque o despacho.” 15
OSVALDO R. GOMEZ LEO
16
en una reciente
obra dice: “..............teniendo en cuenta el carácter abstracto de la letra de
cambio, el deudor no podrá oponerle al actor las defensas causales fundadas en
13
la relación extracambiaria por la que libró o trasmitió el título.”
La administración de justicia, aunque el código
de procedimiento aplicable no restrinja, la defensa causal, si lo hace, como en el
caso de varios Juzgados de la provincia de Mendoza.-
CODIGO PROCESAL CIVIL DE MENDOZA
Mención especial merece el Código Procesal
Civil de la Provincia de Mendoza, sancionado en 1.953 que en su art. 259 inc, 2
dice: “Sólo proceden las excepciones procesales de incompetencia, falta o
defecto en la personería, litispendencia, cosa juzgada y nulidad por violación de
las formas esenciales del procedimiento y las sustanciales que este Código o las
leyes que crean el título autoriza”.El art. 261 de dicho ordenamiento dice: “Sólo
son admisibles las excepciones procesales mencionadas en el art. 259 y las
sustanciales que el cód. de comercio autoriza. La prueba de dichas excepciones
sustanciales deberá ajustarse a lo que dicho código dispone al respecto.-“
Como dice HECTOR ANGEL BENELBAZ: “El
legislador mendocino fue muy sabio, cuando en el art. 259 del Cód. de
Procedimientos determinó las excepciones procesales sin mencionar las defensas
permitidas por las leyes de fondo y dejando a la ley sustantiva, esa regulación...........................Mendoza no tiene colisión entre sus normas formales y
sustanciales, ya que están perfectamente delimitados sus ámbitos y con buena
técnica legislativa y rigor científico dejan al derecho sustantivo la regulación o
sistematización de las excepciones o defensas oponibles en la acción
cambiaría.................“
17
ANTAGONISMO DE DOS PRINCIPIOS:
14
Cual de éstos dos principios mencionados es más
valioso la seguridad y celeridad en el cobro de los créditos o el derecho de
defensa.Es una temática muy difícil de dilucidar, pero
intentaremos penetrar en ella.BERGEL y PAOLANTONIO han dicho:
18
“La
cuestión de la determinación de las excepciones excluíbles –y, como
contrapartida, de las no excluíbles- se muestra como una tarea delicada y de
suma complejidad.- Por un lado, si frente a la pretensión dirigida contra un
obligado cambiario, éste pudiera oponer sin límite –erga omnes- excepciones,
tales como vicios del contrato de entrega, o del negocio base, etc., la aptitud
circulatoria de los títulos continentes de tal obligación se vería nulificada, o al
menos altamente reducida.- El otro extremo –la indiscriminada posibilidad de
exclusión- colocaría al eventual participante del circuito cambiario ante riesgos
intolerables, pudiendo llegar a producirse consecuencias profundamente injustas
e inconstitucionales (art. 17 y 18 C.N.) dañándose también en definitiva, la
posibilidad de un tráfico crediticio fluido.-“
UNA CORRECTA INTERPRETACION:
YADAROLA citado en el mismo articulo
mencionado con anterioridad por el Dr., BENELBAZ dice que si en el litigio se
encontraran como actor y demandado las dos personas que directamente se
negociaron la letra de cambio, es claro que el demandado podría invocar ls
excepciones derivadas de la causa de la obligación. Distinto es con respecto a las
excepciones opuestas al tercer portador de buena fe, donde el principio de la
inoponibilidad de las excepciones está ligado al carácter abstracto y autónomo
15
de los derechos cambiarios.Dice también el Dr. BENELBAZ en el trabajo
citado que surge del juego de los art. 212 del código de comercio y 18 de la ley
cambiaria que se pueden oponer las excepciones fundadas en la relación causal o
subyacente que determinó la creación o trasmisión del título, que puede estar
limitado en cuanto a los medios probatorios de las leyes procesales. No así al
tercero de buena fe por el escudo del art. 18 de la ley cambiaria.SALVADOR DARIO BERGEL 19 ha titulado un
meduloso trabajo publicado en 1.963 “OPONIBILIDAD DE EXCEPCIONES
CAUSALES AL TOMADOR INMEDIATO EN EL PROCESO EJECUTIVO
CAMBIARIO” en el mencionado trabajo cita la ley mejicana de títulos y
operaciones de crédito que establece “...............las personales que tenga el
demandado contra el actor..............” y dice también que en idénticos términos se
expresa el código hondureño.- Al referirse a éste tema dice: “Se comprende, en
consecuencia, que la disciplina de las excepciones oponibles en el proceso de
ejecución cambiaria, por estar íntimamente ligada a la existencia y a la normal
circulación del título no puede quedar librada a los códigos procesales.- Las
características propias del derecho cambiario imponen la existencia de un juicio
de ejecución, caracterizado por la rapidez, en cuanto a la realización del derecho
crediticio y a la consecuente limitación de las defensas; tratando de asegurar una
cierta
uniformidad
en
la
materia.-..........................................................Sin
embargo es necesario examinar en detalle el nuevo ordenamiento legal; en él
encontramos una serie de normas que importan excepciones sustanciales: art. 2
en cuanto se refiere a los requisitos necesarios para la existencia formal del
título, el art. 18 al que nos referiremos “in extenso” (en su fórmula negativa y en
su fórmula positiva); el art. 11 en cuanto impide oponer al portador la defensa de
haber sido completada la cambial en forma contraria a los acuerdos que la
determinaron; el 19 en cuanto admite a los obligados oponer al portador sólo las
16
excepciones que hubiesen podido poner al que endoso a título de mandato; el 20
en cuanto preceptúa de que los obligados no pueden invocar contra el portador
las excepciones fundadas en sus relaciones personales con el que hizo el endoso
en garantía; el 22 , en cuanto preceptúa las excepciones oponibles al cesionario;
el 57 en cuanto establece la caducidad de la letra si no se la presentara para la
aceptación en el plazo establecido por el librador; el art. 88, en cuanto preceptúa
que en caso de alteración los firmantes anteriores responden en los términos del
texto originario, y el art. 96, en cuanto regla la prescripción.-“
A dicho JORGE N. WILLIAMS
20
“El
principio de la inoponibilidad de excepciones que consagra el articulo 18 del
decreto-ley 5965/63, encuentra sustento jurídico en el articulo 212 del código de
comercio, el cual, por otra parte, no hace mas que reproducir el articulo 197 del
codigo de comercio de 1862, a su vez tomado de MASSE, sobre el que se
asienta la doctrina y jurisprudencia en materia de letra de cambio con relación a
los derechos que corresponden al tercer tenedor de buena fe frente al deudor de
la obligación incorporado en el documento”
Como dicen BERGEL Y PAOLATONIO
21
.
”Entre partes,. la obligación cambiaria se comporta causalmente, con lo cual se
comparte básicamente por la teoría mixta –que es absolutamente coherente con
la composición de intereses establecidas por el legislador: inter partes no existe
un derecho más fuerte que el derivado de los negocios base, ya que ninguna
protección adicional corresponde al vinculado directo dentro de una normativa
cuya ratio es claramente favorecer la circulación ternaria- “.FERNANDO A. LEGON
22
ha dicho citando a
RAMIRO PODETTI, autor del Código Procesal Civil de Mendoza: “No hay
duda que en la ejecución cambiaria son admisibles, de acuerdo con los códigos
procesales, las excepciones procesales, pero deben, además, admitirse en dicho
proceso las excepciones sustanciales que el decreto 5965 autoriza, ya que los
17
codigos procesales no pueden limitar o restringir los derechos y las defensas
conferidas por las leyes de fondo.-“
IGNACIO A. ESCUTI (H) 23 ha dicho con
respecto a éste tema y refiriéndose al art. 18 de la ley cambiaria: “Decir que el
deudor no puede oponer las defensas fundadas en sus relaciones personales con
el librador o con los portadores anteriores es admitir, a contrario sensu, las
excepciones personales entre el deudor demandado y el portador actual.Aunque las defensas relativas a la causa no pueden hacerse valer frente a
terceros, en cambio si pueden hacerse valer contra el vinculado directo como
excepciones personales.La jurisprudencia ha dicho: En materia de títulos
de créditos, nuestra legislación admite la oponibilidad de excepciones personales
en la acción ejecutiva cambiaría entre el deudor y el portador actual. Así,
también, tratándose de los contratantes inmediatos estas excepciones personales
pueden versar sobre el negocio jurídico causa del título, sin que por ello se
desnaturalicen los principios de literalidad, autonomía y abstracción que
informan la cambial, que, por el contrario, queden enmarcados dentro de los
límites justos y naturales que responden a la esencia y fundamento de los títulos
de crédito.24
También la doctrina sobre el tema;
“La normativa
especifica sólo asienta algunas normas sobre el proceso de ejecución de la letra de cambio,
por lo cual, en cuanto a su trámite queda sometido a los códigos procesales provinciales, pero
éstos, no pueden alterar o modificar los principios de derecho cambiario.25
POSICION DEL PROYECTO DE REFORMA DEL CODIGO CIVIL DEL
AÑO 1.998
El art. 1.753 que habla de las defensas
oponibles, recepta el buen criterio en esta materia, al decir: “el deudor sólo
18
puede oponer al titular del título valor las siguientes defensas: a) las personales
que tenga respecto de él. b) las que derivan del tenor literal del título o, en su
caso, del tenor del documento inscripto de conformidad con el art. 1782 c) las
que se fundan en la falsedad de su firma o en un defecto de capacidad o de
representación, al momento en que se constituyó su obligación, salvo que la
autoría de la firma o de la declaración obligatoria haya sido consentida o
asumida como propia o que la actuación del representante haya sido ratificada
d) las que se derivan de la falta de legitimación del portador e) la de alteración
del texto del título o, en su caso, del texto inscripto según el art.1782 f) las de
prescripción o caducidad g) las que se funden en la cancelación del título valor o
en la suspensión de su pago ordenada . h) las de carácter procesal que
establezcan las leyes respectivas.
Por tanto en esta normativa están correctamente
tratadas las defensas y respetada la autonomía.-
NUESTRA OPINION:
Las
defensas
causales
son
perfectamente
oponibles entre partes directas, pero es indudable que no puede ordinarizarse el
proceso ejecutivo.Hay que tener en claro que son dos cosas
totalmente distintas, el proceso ejecutivo debe ser rápido, pero éste es un manejo
procesal a través de las pruebas y de su admisibilidad.Existen pruebas que deben admitirse en el
proceso ejecutivo, pero hay otras que deben quedar sólo reservadas para el
proceso ordinario posterior.Las defensas siempre deben ser admitidas como
tales, pero está la prudencia de abogados y jueces en ofrecer en el proceso
19
ejecutivo defensas que puedan probarse, con medios de prueba ágiles y rápidos,
en caso contrario hacer las reservas necesarias y pensar en el proceso ordinario
posterior.Es hora de que los operadores del derecho,
comencemos a buscar la economía procesal, por tanto si podemos resolver un
conflicto jurídico en el juicio ejecutivo, para que vamos a requerir todo el
desgaste del juicio ordinario posterior.Reservemos sí, el juicio ordinario posterior para
los casos en que no sea posible, por la celeridad que requieren los títulos de
crédito resolver la situación en el juicio ejecutivo.Debemos manejar todos los elementos que el
derecho nos dá, para hacer más rápida y segura la tramitación de los procesos.Si no buscamos solucionar las complicadas
marañas procesales, si no aseguramos el estado de derecho, la defensa en juicio,
la celeridad de los procesos, pero con la seguridad de obtener la justicia, no nos
quejemos de que se intente dirimir los conflictos con otros elementos ajenos al
derecho.Por tanto concluimos diciendo que deben
admitirse las defensas causales, por supuesto sólo entre obligados directos,
porque sino estaríamos violando los principios de autonomía y abstracción,
sobre los que se basa la seguridad y celeridad de la circulación de los títulos de
crédito.Pero usemos todas las herramientas procesales,
para que no se convierta en ordinario el proceso ejecutivo.Proponemos que los códigos de procedimiento
no contradigan la ley sustantiva y adopten la solución dada por RAMIRO
PODETTI en el Código Procesal Civil de la Provincia de Mendoza, por ser el
que mejor compagina las normas sustanciales y procesales.20
CITAS
1.- . ESCUTI (h.), Ignacio A. “Títulos de crédito”. Bs.As. Ed. Astrea. 1998 5º
ed. , p. 298
2.- . ESCUTI (h.), Ignacio A. Ob. citado. , p. 298
3.- ARAYA, CELESTINO R., TÍTULOS CIRCULATORIOS, ASTREADEPALMA, 1989, Pag. 114
4.- PALACIO, LINO ENRIQUE, MANUAL DE DERECHO PROCESAL
CIVIL, 4ª EDICION ACTUALIZADA SEGUNDA REIMPRESIÓN TOMO 1,
ABELEDO-PERROT, PAG. 454.- EDICION 1.976
5.-
BERGEL
–
PAOLANTONIO,
ACCIONES
Y
EXCEPCIONES
CAMBIARIAS, TOMO I, DEPALMA, 1992, pag 213
6.- Cámara, Hector. “Letra de cambio y vale o pagaré”. Bs.As. Ed. Ediar 1971
T.. III, pág. 375
7.- . ESCUTI (h.), Ignacio A. Ob. Cit.. , p. 361
8.- DPLL. PEYTV 1515 a 1.5649.-(Adla, LV-B, 1524) Cciv. Y Com., San Martin, sala 2, abril 6-999.- Gonzalez,
Horacio A. C. Artex, S.A..- LLBA, 1999-863
10.- CNCom., sala A, diciembre 28-993.- Baran, Julio M. C. Rosenfeld,
Margarita.- LA LEY 1994-C, 371- DJ, 1994-2-342
11.- 7ª CC Córdoba, julio 24-991.- Altamira Escuti , Javier c. Sarias, Victor E. –
LLC , 1992-259
12.- CS, octubre 12-976.- Provincia de Neuquen c. Faraday , S.A. .- CSN , 296100
13.- CNCom., Sala B, setiembre 27-978 .- noviembre 3-978 .- Caimi, Adriana
M.c , De Luca, Juan J. S/ejecutivo- ED, 82-307
14 .(Adla, XXIII-B 936; XLI-C 2975) Cfed. Resistemcia , julio 19-984
Concorde, S.A.c. Abujall, Máquinas y Herramientas, S.R.L. .- LA LEY , 1985-C
647- Ed, 112-499.
21
15 CNCom., sala C , febrero 9-979 .-Waldeley, Rodolfo J c. Rions , Jose – LA
LEY , 1980-D, 752- JA 980-II-372
16.-GÓMEZ LEO, NUEVO MANUAL DE DERECHO CAMBIARIO- LETRA
DE CAMBIO PAGARÉ CHEQUES COMÚN Y DE PAGO DIFERIDO, 2ª
EDICIÓN, ACTUALIZADA, DEPALMA,2000,
17.- REVISTA JURIDCA ARGENTINA LA LEY , LL ,1965, t 120, pag. 1.087
18.- BERGEL – PAOLANTONIO, ob. cit, TOMO I, DEPALMA, 1992, pag
214
19.- REVISTA JURIDCA ARGENTINA LA LEY , LL ,1965, t 120, pag. 1.125
20.- WILLIAMS, LETRA DE CAMBIO Y PAGARE, TOMO SEGUNDO,
ABELEDO – PERROT S.A., pag. 625
21.- BERGEL – PAOLANTONIO, ob. cit, TOMO I, DEPALMA, 1992, pag 20
22.- FERNANDO A. LEGÓN, LETRA DE CAMBIO Y PAGARÉ –
ABELEDO PERROT pag. 231
23.- . ESCUTI (h.), Ignacio A. Ob. Cit.. , pag 361
24 CJ Salta, sala II, agosto 27-973 – Cervero, Hugo c. Escudero, Luis G. – ED, 51-732.
25.- CÁMARA, Héctor . “La letra de cambio y vale o pagaré “ . Bs. As. Ed.
Ediar 1971 T.III .,. p 179
22
Descargar

Dr. Walter Rubén Jesús Ton

Juicios

Juicios

SentenciaJusticiaEmbargosDemandaLegislación Procesal mexicanaJuicio mercantilJuicio ordinario

Derecho Procesal argentino

Derecho Procesal argentino

JurisdicciónAcciónCompetenciaNotificaciónConceptoCaracteres

Partes en el proceso

Partes en el proceso

ParteContradicción e igualdadDerecho Procesal LaboralPresencia

Derecho procesal civil de México

Derecho procesal civil de México

Legislación mexicanaProcedimiento JudicialLeyesTribunales de justicia