GEOGRAFÍA – Lic. Borgognoni Mirian
3° AÑO
GEOPOLÍTICA AMERICANA
Cuando cayó el muro de Berlín, en 1989, desaparecía el “mundo bipolar”, era el fin de la Guerra Fría. Y nació el llamado “mundo
multipolar” donde pasa a destacarse el poder de los EE.UU, de Japón y de la Unión Europea. Pero posterior a esto, el poder de los EE.UU
cada vez fue mayor hasta transformarlo en una política unilateral.
En el escenario internacional, constantemente se juega el “poder global”: con el avance de la hegemonía de EE.UU; con el surgimiento de
sentimientos antiestadounidenses; con los movimientos antiglobalización y las protestas públicas; con el aumento de los conflictos y el
terrorismo internacional; el giro histórico de China y su papel en el escenario geopolítico mundial.
Las potencias mundiales son los países o uniones de países donde se centralizan las decisiones políticas y económicas del mundo. Imponen
modelos de vida y modos de consumo, etc. Estos grandes centros afirman su hegemonía sobre los países menos desarrollados y les imponen
sus reglas de juego.
América cuenta con Estados Unidos que tiene gran poder mundial y que, junto a Canadá, son los países más desarrollados del continente.
En cuanto a América Latina, es una región especialmente periférica aunque algún país intenta dejar de serlo. El sistema mundo fue
cambiando, pero América Latina siempre tuvo una relación de dependencia. Es necesario revertir esta relación de dependencia
diversificando las exportaciones con productos industriales y con manufacturas de mayor contenido tecnológico.
Los avances tecnológicos permiten que la relación entre los países desarrollados y con el resto de los países del mundo sea fluida y veloz.
En este nuevo orden mundial policéntrico, América Latina está encontrando nuevos mercados para los intercambios internacionales.
Tradicionalmente, el comercio latinoamericano fue Norte-Sur, pero en estos momentos se intensifica el comercio Sur-Sur, es decir con Asia
y Africa.
América Latina y el Caribe son conscientes de que sólo a través de integraciones se puede lograr progreso intraregional e ingresar al
mercado internacional. Un ejemplo de integración latinoamericana es el Mercosur.
GEOPOLÍTICA ARGENTINA
La Argentina es un estado nacional reconocido como tal por los demás estados, que posee un territorio sobre el cual ejerce su soberanía.
Por su extensión continental, se encuentra entre los países más grandes del mundo. Este territorio se ubica predominantemente en la zona
templada del hemisferio Sur; entre los 22 y los 55° de latitud Sur. Su población estimada es de alrededor de 35 millones de habitantes
(1996)
Situada en la parte meridional del continente sudamericano, la Argentina se inserta plenamente en la América Latina. Al igual que otros
países latinoamericanos, encuentra raíces en un antiguo doblamiento aborigen, y también en la colonización española que ha legado gran
parte de la organización del actual territorio argentino, además de su lengua y de muchas de sus pautas culturales, como la religión católica
que profesa la mayoría de la población.
La Argentina se encuentra inserta plenamente en el contexto mundial. Es miembro de un conjunto de organizaciones internacionales, como
la Organización de las Naciones Unidas o la Organización de Estados Americanos. Desde 1991 integra junto con Brasil, Paraguay y
Uruguay el Mercado Común del Sur (MERCOSUR).Este Mercado común tiene por meta la integración entre los países; establece una
política comercial única y un arancel externo común, la libre circulación de bienes y capitales entre sus miembros, y la formación de una
estructura político-administrativa de alcance supranacional, es decir, que está por encima de cada uno de los Estados miembros.
La participación en el MERCOSUR coloca a los países que lo integran en una mejor situación para participar en los procesos que
caracterizan a la globalización económica. Al mismo tiempo, genera un contexto de paz y cooperación entre los países miembros que
favorece las condiciones para el desarrollo.
Como otros tantos estados, la Argentina tiene un lugar en el Planeta. Posee rasgos que la identifican como país y le dan su propia
“identidad”. La Argentina adquirió su nombre, constituyó su historia y se desarrolló en un determinado espacio con características
geográficas específicas.
Las características geográficas y políticas van formando el “carácter” de un Estado y el modo de relacionarse con el mundo y con sus
vecinos más cercanos.
La Argentina como Estado tiene una posición geográfica y geopolítica especial:

Se encuentra en el hemisferio Occidental y el hemisferio Sur, también denominado
“marítimo. Pertenece a la porción “insular” de América del Sur; es un Estado con forma triangular; su superficie le permite
ocupar el segundo lugar en América Latina y el octavo en el mundo.
 Se ubica a grandes distancias de los actuales “centros de poder” (países europeos que forman la Unión Europea,
Japón, Estados Unidos) y de las principales rutas de intercambios mundiales.
 Ese “aislamiento geográfico”, en la actualidad, se ha modificado producto de la influencia positiva de los avances tecnológicos,
sobre todo en transportes y en comunicación.
 Es un país que está ubicado frente al océano Atlántico; el océano Pacífico no baña nuestras costas; tiene amplio desarrollo de la
plataforma submarina.
 La Puna y los Andes ofician de enlace con los países vecinos del Pacífico.
 Ocupa una “posición central” respecto a los países limítrofes, lo que le da carácter de “convergencia” en lo económico y en lo
cultural. Además, gran parte de nuestro territorio se encuentra en la faja de poder
sudamericano.
 Tiene un importante protagonismo en la cuenca hidrográfica del Plata y, junto con Brasil, en la integración regional del cono Sur,
llamada Mercosur.
Es importante como Estado trabajar y planificar la propia organización del territorio Nacional y estudiar la mejor manera de relacionarse
con el exterior sabiendo que la “mundialización” es parte del futuro. El territorio y la población argentinos no están ajenos a los reajustes
que sufren en el mundo la política, los centros de poder, la noción de soberanía y las nuevas formas de relacionarnos.
Como ciudadanos de un Estado Nacional, la mejor manera de insertarnos en el mundo de hoy es conociendo los “hechos” históricos que
nos marcaron el camino como pueblo y el espacio geográfico nacional, escenario de nuestro desenvolvimiento; debemos sentirnos parte
del territorio y defenderlo como tal.
El territorio es el espacio que tiene una sociedad y sobre el cual el Estado tiene “poder” y “dominio”. Los límites de ese territorio indican
hasta donde ejerce su “soberanía”. La soberanía es el poder de que dispone el Estado para realizar las acciones necesarias que den
1
bienestar general a la población. En la actualidad, la noción de soberanía está cambiando y las características del escenario mundial hacen
pensar en una “soberanía ampliada” que significa estar dispuestos a la cooperación e integración regional a fin de lograr estabilidad y
seguridad, sin que signifique ceder soberanía y perder identidad. El Estado debe implementar “políticas” que le permitan seguir siendo
Estado Nacional.
La soberanía de un Estado abarca el área territorial, política y económica. La soberanía territorial es tridimensional puesto que se
ejerce sobre el espacio terrestre, el mar y el espacio aéreo y cósmico. En el área política los Estados tienen poder para tomar decisiones
políticas internas por ser independientes y también pueden relacionarse con otros Estados lo que comúnmente denominamos política
exterior. Respecto a la soberanía económica, el poder que tiene el Estado para manejar las actividades económicas y financieras del país, es
necesario aclarar que en la actualidad es la soberanía más cuestionada porque los países que no son desarrollados están lejos de poder
alcanzarla. Justamente desde el punto de vista económico las fronteras se volvieron “débiles”.
Mientras los límites constituyen la línea de fin o comienzo de un territorio, la frontera es el área o franja territorial contigua a ellos.
En general, las zonas fronterizas se caracterizan por:






Un desplazamiento continuo de personas e intercambio diario de bienes.
Ser espacios geográficos con “vida propia” por el tipo de relaciones que se entablan con el país vecino, ya que son áreas que suelen
estar muy lejos de las ciudades importantes; si el intercambio es muy dinámico, se logra una gran mezcla cultural.
Estar bajo las decisiones y control de la Dirección Nacional de Migraciones, que delega el cuidado de los pasos fronterizos a diferentes
autoridades: Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, etc.
Ser áreas que deben ser controladas por el gobierno a fin de garantizar seguridad nacional.
Llevar a cabo un comercio fronterizo que depende mucho de las decisiones económicas de los países enfrentados; el costo de vida del
país vecino determina la dirección de la movilidad poblacional: de nuestro país van al país vecino o son ellos los que ingresan
permanentemente al nuestro.
La práctica de un número importante de actividades ilegales: radicación de personas, tráfico de droga, contrabando, etc.
Todo Estado debe darle importancia a la elaboración de políticas de frontera cuyo objetivo principal sea resguardar la zona, sobre todo de
las actividades ilegales que en su mayoría son generadas en ese mismo lugar. En nuestro país, las zonas fronterizas son consideradas de
menos desarrollo económico, político y social que el resto del país. La educación puede ser un factor de cambio para estos sectores; es una
herramienta que el Estado no puede descuidar a la hora de querer mejorar la calidad de vida en las zonas fronterizas.
Más allá de los vecinos continentales
El espacio geopolítico de un Estado está relacionado con la influencia política, social, económica o cultural que tiene el mismo Estado.
Muchas veces se transforma en un espacio que excede los límites del país. Nuestro país, al igual que las demás naciones, ha centrado su
interés en la soberanía del mar contiguo a la costa. En síntesis, La Argentina extiende su espacio geopolítico sobre el Mar Argentino, el
océano Atlántico Sur y el Continente Antártico.
En el mundo existen países con litoral marítimo y otros tantos países que no tienen esa característica. Pero el mar, importante medio de
comunicación y transporte y destacada fuente de recursos económicos, forma parte de la ambición de cualquier Estado. Aún no se conoce
todo sobre las aguas marinas; cada vez es mayor la investigación, la exploración y la necesidad de su explotación que hay con respecto al
ambiente marino.
Todas
las áreas marítimas no son de libre circulación y explotación de los recursos. Son aspectos que tuvieron que reglamentarse. Después de
finalizada la Segunda Guerra Mundial se creó la Organización de las Naciones Unidas que designó una Comisión para que se encargara de
estudiar el Derecho del Mar. Posteriormente se inician las reuniones internacionales que recibieron el nombre de Conferencias del Mar.
Largo fue el recorrido hasta que se llegó a 1982, año en el que se sancionó la “Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del
Mar” a través de la cual se reglamentó los derechos de los países ribereños.
La cartografía es la ciencia que nos aporta los datos necesarios para conocer, proteger y
aprovechar nuestro territorio.
El Instituto Geográfico Nacional (ex Militar) basa su trabajo en la Ley 22.963 llamada también “Ley de la Carta”. La Ley, promulgada
en 1983, hace referencia a lo siguiente: toda representación parcial o total de nuestro territorio editada en el país debe ajustarse a la
cartografía oficial establecida por el Poder Ejecutivo Nacional a través del I.G.N que se encarga de revisar y aprobar el material
cartográfico de cualquier tipo donde se represente territorio nacional.
En los últimos años la cartografía ha sido beneficiada por los avances tecnológicos: fotografías aéreas, la informática y los satélites mejoran
constantemente la calidad cartográfica.
La cartografía informatizada se ha convertido en un verdadero “Sistema de Información Geográfica” (SIG). La entrada de datos a la
computadora permite que los mismos sean analizados y luego utilizados en la elaboración de mapas, informes, estadísticas y tablas. La gran
cantidad de datos que se necesitan para realizar una cartografía precisa forma el “banco de datos”; almacenar la información y procesarla
más rápido hizo más ágil la tarea cartográfica.
2
Descargar

Geopolítica Americana y Argentina