Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, sala
L
Autos:
Toccaceli,
Liliana
c.
Organización
Teatral
Presidente Alvear s/ redargución de falsedad
Fecha: 11/10/2011
Sumario:
Ante el reclamo de una bailarina que promovió acción a
fin de peticionar un resarcimiento por los daños sufridos a
raíz de la ruptura del piso del escenario trampa en el que
se encontraba interpretando una obra. Promovió incidente de
redargución
de
falsedad,
y
adujo
que
la
carpeta
administrativa que iniciara ante la Ciudad de Buenos Aires
había sido adulterada en su foliatura. La intervención
inexcusable como parte en el juicio del oficial público no
implica su responsabilidad si no se demuestra que él fue
quien intervino en la actuación administrativa cuestionada
y quien adultero el instrumento público. De ahí que ha de
admitirse la excepción de prescripción opuesta.
Vocablos: DEBERES DEL FUNCIONARIO PUBLICO - EXPEDIENTE
ADMINISTRATIVO - FUNCIONARIO PUBLICO - INSTRUMENTO PUBLICO
- REDARGUCION DE FALSEDAD - REMISION DEL EXPEDIENTE
Buenos Aires, octubre 11 de 2011.
De acuerdo al orden del sorteo el doctor Galmarini dijo:
I.- La actora inició una demanda por los daños y
perjuicios que padeció el día 15 de abril de 1992 cuando
actuaba como primera bailarina e intérprete de la obra
"Fragmentos de lo oculto" y sufrió la fractura total del
tendón de Aquiles debido a que se rompió el piso del
escenario por una puerta trampa que se hallaba en mal
estado.
Como la demandada planteó la excepción de prescripción,
Toccaceli promovió este incidente de redargución de
falsedad aduciendo que la carpeta administrativa 123/94 por
ella iniciada ante la Municipalidad de la Ciudad de Buenos
Aires, fue adulterada en tanto afirmó que se modificó la
foliatura original y se suprimieron fojas en perjuicio de
sus intereses.
En
primera
instancia
se
decidió
que
la
carpeta
administrativa fue adulterada y por ende carece de valor
probatorio, por ello se condenó al Gobierno de la Ciudad de
Buenos Aires y al oficial público actuante Nicolás Jorge
Vasiliadis. Consecuentemente, la Sra. juez rechazó la
excepción de prescripción y admitió la acción de daños y
perjuicios condenando al Gobierno de la Ciudad de Buenos
Aires a pagar a la actora la suma de $ 264.500 con más
intereses que los fijó a la tasa activa desde el hecho
dañoso hasta el efectivo pago (fs. 340/54).
Únicamente apeló Nicolás Jorge Vasiliadis que no se
hubiera admitido la excepción de falta de legitimación
pasiva por él opuesta en el incidente de redargución de
falsedad. Con ese fundamento expresó agravios a fs. 404/8
que fueron contestados a fs. 413/4 por la actora.
II.- La magistrada rechazó aquella defensa porque
Vasiliadis fue el único funcionario que firmó la pieza en
la que se menciona la cantidad de fojas del expediente
administrativo, aunque se trate de una mera nota de
remisión y de allí la juez entendió que era el funcionario
público al que se hace mención en el art. 395 del Código
Procesal.
Si bien la citada norma procesal dispone que será parte
en el juicio por redargución de falsedad, el oficial
público que extendió el instrumento, ello no quiere decir
que ese oficial sea condenado si no fue acreditada su
responsabilidad en la adulteración y supresión de las fojas
que aquí se denunció.
A fs. 221/2 declaró Osvaldo Homero Braessas que fue
asesor jurídico de Vasiliadis. Expresó que éste se
desempeñó como interventor de la Dirección administrativa
de la ex Organización Teatral Presidente Alvear a partir de
noviembre de 1997 hasta aproximadamente agosto de 2000.
Indicó además que "el Sr. Vasiliadis no tuvo ninguna
intervención ni extendió dicho expediente o documento...es
una nota que tiene membrete de OTPA y un sello con el
nombre de Nicolás Vasiliadis, nota a través de la cual la
dirección de administración de la ex OTPA remite a la
procuración gral. del GCBA la carpeta 123/94, supone el
dicente...que esta remisión fue realizada a pedido de la
procuración
gral.
junto
con
otras
actuaciones
no
relacionadas con el presente juicio (presupone que esa
documentación no estaría relacionada con el mencionado
expte. administrativo porque era común que la procuración
gral mediante oficio o nota requiriera a la OTPA u otro
organismo municipal uno o varios informes o exptes. no
necesariamente
vinculados entre si). Aclara
que la
nota...no integra ni forma parte de la carpeta 123/94 ello
es así porque en la parte superior de la nota...dice
claramente continuación nota n° 28647/OTPA/99, con las
siglas CNN, si esta nota formara parte de la capeta 123/94
debería en la parte superior indicar continuación carpeta
123/94 ..."
De lo expuesto se desprende claramente la ausencia de
responsabilidad de Vasiliadis en los hechos denunciados en
autos, máxime si se aprecia que su intervención en la
Organización
teatral
Presidente
Alvear
fue
con
posterioridad a que se inició la carpeta administrativa
123/94.
Además, como bien puso de resalto el recurrente, ni
siquiera fue alegada su responsabilidad personal en el
hecho.
Que Vasiliadis hubiera firmado una nota de remisión el
23 de agosto de 1999 remitiendo la mentada carpeta en 14
fojas (ver fs. 20), no basta para acreditar que él fue
quien modificó la foliatura. Tampoco puede comprometerse su
responsabilidad porque la Sra. juez hubiera admitido que la
carpeta fue adulterada, pues es necesaria prueba certera
que indique quién cometió tal ilícito para comprometer la
responsabilidad personal de algún funcionario público de la
demandada. De lo contrario no ha de condenárselo en forma
personal por el solo hecho de que suscribiera la nota de
remisión.
La intervención inexcusable como parte en el juicio del
oficial público no implica su responsabilidad si no se
demuestra que él fue quien intervino en la actuación
administrativa cuestionada y quien adultero el instrumento
público. De ahí que ha de admitirse la excepción opuesta en
autos.
Por todo lo expuesto, si mi voto fuera compartido,
propicio que se revoque la sentencia de grado en cuanto
condena a Nicolás Jorge Vasiliadis, admitiendo la excepción
de falta de legitimación pasiva por él interpuesta y
consecuentemente, rechazando la demanda incoada en su
contra. Con las costas de ambas instancias en cuanto al
rechazo de la redargución de falsedad deducido contra el
nombrado a cargo de la actora por resultar vencida (art. 68
del Código Procesal).
Por razones análogas a las expuestas por el doctor
Galmarini, la doctora Pérez Pardo vota en el mismo sentido.
El Dr. Liberman no firma por encontrarse en uso de
licencia (art.109 del RJN).
Y vistos: lo deliberado y conclusiones establecidas en
el Acuerdo precedentemente transcripto el tribunal decide:
revocar la sentencia de grado en cuanto condena a Nicolás
Jorge Vasiliadis, admitir la excepción de falta de
legitimación pasiva por él interpuesta y consecuentemente,
rechazar la demanda incoada en su contra. Con las costas de
ambas instancias en cuanto al rechazo de la redargución de
falsedad deducida contra el nombrado a cargo de la actora
por resultar vencida (art. 68 del Código Procesal).
Difiérese
conocer
de
los
recursos
deducidos
por
honorarios y los correspondientes a la alzada para cuando
exista liquidación aprobada en los términos de la ley
24.432.
El Dr. Liberman no firma por encontrarse e uso de
licencia (art.109 del RJN).
Regístrese, notifíquese y devuélvase. — Jose Luis
Galmarini. — Marcela Perez Pardo (P.A.S.)
Descargar

Voces: DEBERES DEL FUNCIONARIO PUBLICO ~ EXPEDIENTE