República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA DE CASACIÓN CIVIL
Bogotá, D.C., doce (12) de julio de dos mil trece
(2013).
Ref: Exp. N° 1100102030002012-02854-00
Se entra a resolver lo pertinente en el asunto de la
referencia.
ANTECEDENTES
1.-
En auto de 31 de mayo de esta anualidad, se
asignó a defensor público del área civil-familia de la Defensoría
del Pueblo, para que apodere a Mariela Leonor Chavarriaga
Campo en el trámite de revisión frente a la sentencia de 10 de
febrero de 2011, proferida por la Sala Civil-Familia del Tribunal
Superior de Popayán, dentro del proceso ordinario de declaración
de pertenencia de Elmer Ignacio Cárdenas contra Herederos
Indeterminados de Juan Laureano Trujillo y otros (folios 430 al
433).
2.-
El auxiliar nombrado se notificó el 20 de junio
siguiente y envió escrito manifestando que “no acepto la
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
designación” porque “el artículo 380 del Código de Procedimiento
Civil, señala taxativamente las causales para acudir en recurso
extraordinario de revisión, teniendo en cuenta que revisado y
estudiado de manera detallada y pormenorizada el expediente se
colige que lo pretendido por la accionante no se encuadra en las
nueve (9) causales de que habla la norma ibídem, más aun
cuando la sentencia que se pretende revisar le fue favorable a la
señora Mariela Leonor Chavarriaga Campo” (folios 436 al 438).
3.-
La peticionaria solicita a su vez que se le expida
copia de la anterior respuesta y del auto que acepta o no lo allí
dicho (folio 441).
CONSIDERACIONES
1.-
El artículo 163 del Código de Procedimiento Civil
en su inciso quinto reza:
“El cargo de apoderado [en amparo de pobreza] será
de forzoso desempeño y el designado deberá manifestar su
aceptación o presentar prueba del motivo que justifique su
rechazo, dentro de los tres días siguientes a la notificación
personal del auto que lo designe; si no lo hiciere, incurrirá en falta
a la debida diligencia profesional, sancionable en todo caso con
multa de cinco salarios mínimos mensuales y se le reemplazará”.
Y a su vez el artículo 28 de la Ley 1123 de 2007
contempla como uno de los deberes del abogado “[a]ceptar y
desempeñar las designaciones como defensor de oficio. Sólo
podrá excusarse por enfermedad grave, incompatibilidad de
FGG. Exp. 1100102030002012-02854-00
2
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
intereses, ser servidor público, o tener a su cargo tres (3) o más
defensas de oficio, o que exista una razón que a juicio del
funcionario de conocimiento pueda incidir negativamente en la
defensa del imputado o resultar violatoria de los derechos
fundamentales de la persona designada”.
2.-
Quiere decir que no es optativo para los
abogados aceptar el encargo de representar los intereses de las
personas que, por la falta de recursos económicos, solicitan el
apoyo
de
profesionales
expertos
para
acudir
ante
la
administración de justicia.
Sólo se justifica la elusión de ese deber social, en
quien recae, por un padecimiento de salud que se lo imposibilite,
el desempeño de funciones públicas, estar cumpliendo con tal
compromiso en tres casos simultáneos o una razón de peso, a
criterio del funcionario nominador. Lo anterior, siempre y cuando
el motivo expuesto esté debidamente acreditado.
3.-
En este caso, sin soporte probatorio alguno, el
togado en quien recayó argumenta que “de aceptar a formular el
recurso pretendido de manera casi impositiva por la señora
Mariela Leonor Chavarriaga Campo, sería encuadrar mi conducta
o mi actuación profesional como abogado al contexto de lo
normado en el Capítulo V del Código de Procedimiento Civil,
sobre los ‘deberes y responsabilidades de las partes y sus
apoderados’ en especial el título de ‘temeridad y mala fe’
estipulado en el artículo 74 del C.P.C., con aplicación de actuar en
dolo bajo el contexto de lo normado en el artículo 63 y 1515 del
C.C. (…) De otro lado, aunado a lo anterior se transgredirían
FGG. Exp. 1100102030002012-02854-00
3
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
conductas disciplinarias establecidas en la Ley 1123 de 2007,
Código Disciplinario del Abogado, como las señaladas en los
artículos 28 numerales 1, 13, 16; artículo 33 numeral 2 y 8; y
artículo 38 numeral 1, lo que podría conllevar a poner en peligro
mi estabilidad y ejercicio profesional que vengo ejerciendo desde
hace más de veinte (20) años de manera intachable, y poniendo
en riesgo mi estabilidad económica de la cual no solo devengo
mis únicos ingresos, si la de mi toda mi familia” (sic).
4.los
fines
Dichas manifestaciones no son admisibles para
pretendidos,
pues,
no
pasan
de
ser
simples
apreciaciones subjetivas de quien las expone y que no le sirven
de respaldo para exonerarlo.
Por una parte, en consideración a que la actuación de
los profesionales del derecho es de medio y no de resultado,
estando encaminada a agenciar de la manera más apropiada la
labor que le encomiendan los usuarios de la justicia, quienes
quedan a la expectativa de la decisión que tome el funcionario
competente, con base en los escritos presentados por las partes y
los medios de convicción debidamente recaudados.
De tal manera que, si bien los apoderados deben
orientar a sus clientes sobre la posibilidad de éxito o fracaso en
sus expectativas, la decisión de provocar el conflicto o de
oponerse a él está en cabeza de las partes y el resultado depende
del grado de convencimiento que estos le generen al fallador con
las probanzas y sus alegatos.
Ninguna temeridad o mala fe se puede predicar del
mandatario al iniciar e impulsar el proceso, si, a pesar de la
FGG. Exp. 1100102030002012-02854-00
4
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
ilustración brindada a su poderdante, éste insiste en adelantar el
pleito, a lo que tiene pleno derecho, asumiendo los efectos
adversos que de ello se pueda derivar.
Tampoco conllevaría la infracción de la Constitución y
la ley; la promoción de litigios innecesarios, inocuos o
fraudulentos; ni la incursión en actuaciones temerarias; a las que
aluden los numerales 1, 13 y 16 del artículo 28 ibídem, porque no
sería el producto de una posición instigadora, sino el cumplimiento
de un deber profesional.
Mucho menos constituiría falta contra la recta y leal
administración de justicia, al tenor del numeral 2 del artículo 33 id,
porque el hecho de que la decisión pueda ser adversa al
accionante, como pude ocurrir en todos los debates, no convierte
a la causa en contraria a derecho.
Ni siquiera estaría promoviendo o fomentando litigios
innecesarios, inocuos o fraudulentos, como lo prohíbe el numeral
1 del artículo 38 ejusdem, en vista de que tal actuar obedecería a
la insistencia de la interesada, que se reitera corre con las
consecuencias de tal determinación, y no a maniobras desleales
del apoderado de oficio.
5.-
Si bien los argumentos esgrimidos se asemejan
a los que en su oportunidad planteó la primera abogada, que fue
relevada sin consecuencias adversas, tal situación obedeció a las
fricciones que tuvo con Mariela Leonor Chavarriaga Campo, lo
que podía ser desfavorable a la mandante. Esto no es lo que
acontece en esta oportunidad.
FGG. Exp. 1100102030002012-02854-00
5
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
6.-
En consecuencia, no se admitirá la dimisión
propuesta, por lo que se requerirá al referido defensor para que
instaure
la
correspondiente
demanda
sin
dilación,
cuyo
incumplimiento le acarreará las sanciones de ley.
7.-
Se ordenará hacer llegar a la amparada, vía
electrónica, las copias aludidas.
8.-
De todas maneras se exhorta a Mariela Leonor
Chavarriaga Campo para que tenga con el apoderado que se le
ha designado, auxiliar idóneo para el cargo, las mejores
relaciones profesionales y personales, las que son necesarias
para tramitar el recurso extraordinario de revisión. De nada sirven
la hostilidad, la beligerancia y las malas maneras.
El buen trato es de doble vía. Además propicia el
entendimiento, la armonía y la paz que tanto se requieren en
todos los escenarios de la vida, mucho más dentro de una
contienda judicial.
DECISIÓN
En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia,
Sala de Casación Civil,
RESUELVE
FGG. Exp. 1100102030002012-02854-00
6
República de Colombia
Corte Suprema de Justicia
Sala de Casación Civil
Primero: Desestimar los motivos indicados por Antonio
Luís Yepes Hernández para no aceptar el cargo de apoderado de
oficio en el petitorio de la referencia.
Segundo: Prevenir al profesional designado para que
cumpla lo ordenado, so pena de incurrir en las sanciones de ley.
Tercero: Ordenar a la Secretaría:
a.-)
Citar al auxiliar y notificarle personalmente este
proveído, con las advertencias de rigor.
b.-)
Remitir a la reclamante por correo electrónico,
las actuaciones pedidas.
Notifíquese
FERNANDO GIRALDO GUTIÉRREZ
Magistrado
FGG. Exp. 1100102030002012-02854-00
7
Descargar

SALA DE CASACIÓN CIVIL (2013).