EL CONGREZOO Y LA VIGENCIA DE GONZÁLES PRADA
Cuando asistíamos al escandaloso suceso de Elsa Canchaya, muchos ni se inmutaron
porque está tan desprestigiado el Parlamento Nacional que, el común de la gente decía
algo así como esto:”va a quedar en nada”. Este escepticismo, naturalmente que no es
gratuito. Muy bien ganado se lo tiene uno de los poderes más desprestigiados en los
últimos tiempos. Y en efecto, tras la empleada “fantasma” de la Canchaya, vinieron
otros casos similares, como es el –hasta ese momento poco conocido, al menos por
labor legislativa- congresista Menchola, luego se descubre el caso del fujimorista
Pando, y luego vendría la “otra Canchaya”, es decir la sobrinísima (de un inefable alto
magistrado) Tula Benítes. Pero este Congrezoo –epìteto muy utilizado por Andrés
Bedoya U., y por algunos críticos, entre los cuales se incluye este servidor- tenía y tiene
para mucho más, sino que lo diga Tomás Cenzano otro ilustre desconocido por las
mayorías pues tampoco se hizo conocido por labor legislativa alguna; sí, ese mismo que
utilizando una camioneta del Estado para hacer campaña política, resultó responsable de
una muerte.
Pero el último capítulo de esta desvergüenza la dieron la mayoría de la Célula
parlamentaria Aprista (CPA), cuando descaradamente hicieron vanos intentos por
detener la sanción a la parlamentaria trujillana. Primero fue la postergación del debate
en Comisiones y, los últimos días, las presiones y amenazas para evitar la sanción de
120 días que a don Mauricio Mulder le parece un exceso porque, según él “se rompe
un principio básico del Derecho”(Correo, edición Trujillo, 08 set.), o la insólita
justificación del fujimorista Rolando Souza quien se opuso a la sanción arguyendo que
el diario Perú 21 cometió un delito al publicar el material que devino en denuncia contra
la Benites (Perú 21, 08 set.); habría que citar también la actitud de otro tránsfuga y sucio
personaje, don Carlos Torres Caro quien pidió simplemente, que se archive el caso,
pues él es primo hermano de Fermín Caro, esposo de la “Canchaya del APRA”.
Bueno, realmente amigos lectores, los casos son tantos que estas líneas quedarían
cortas. Aquí es preciso detenerse para hacer una precisión. Las sanciones alcahuetas de
sus congéneres, esa rara especie política que ha devenido en un inmenso grupo que
parece haber ido al pozo séptico pensando hacia sus adentros jurar “por Dios y por la
plata”, es tan vergonzosa como leve, máxime si tomamos en cuenta que se han
cometido ilícitos penales como falsedad genérica, asociación ilícita para delinquir,
apropiación ilícita en el caso de los “trabajadores fantasmas” y, además, delito contra la
vida en el caso de Cenzano. Delitos estos que ameritan acusación constitucional y un
ulterior desaforo, seguido de prisión efectiva. Revísese el Código Penal.
Pero, desprestigiado este Parlamento, eso no es novedad. Estos penosos hechos nos
traen a la memoria a esos tránsfugas que se vendieron a la mafia fujimontesinista
recibiendo inmensas cantidades de dinero mal habido, provenientes, ora del fisco ora del
narcotráfico. Pero la memoria, por asociación, nos trae al penoso presente cuando
somos testigos de la espuria alianza entre el grueso de la CPA y el desvergonzado
grupillo fujimontesinista para hacer una mayoría pírrica que se une a fin de promover la
impunidad e inmunidad de quienes cometieron ilícitos penales, o peor aun, delitos de
lesa humanidad, tanto en el quinquenio 1985-1990 como en la nefasta década 19902000.
Como conclusión de estos condenables espectáculos, maniobras, componendas y
demás alcahueterías, tenemos una firme convicción: las débiles líneas políticas, e
ideologías inclusive, que un tiempo atrás algo de vigencia tuvieron, ya no existen, más
bien han dado paso a apetitos personales y de grupillos nefastos que medran en el
desprestigiado ámbito político de nuestro país. Por eso es que, más que nunca toma
vigencia el gran Gonzáles Prada cuando decía que “en esos cuerpos legislativos, en esa
deforme aglomeración de hombres incoloros, incapaces y hasta inconscientes, hubo
casi siempre la feria de intereses individuales, muy pocas veces la lucha por una idea
ni por un interés nacional” (extraído de “Horas de lucha”).
José Cedeño León
Docente UNS
Descargar

el congrezoo y la vigencia de gonzáles prada

Crisis colombiana

Crisis colombiana

CorrupciónFalta de identidadTerrorismoProblemas socialesHistoria Hispanoamericana

Historia del Colegio Nacional

Historia del Colegio Nacional

HimnoFundaciónDirectoresUniforme

Manuel González Prada

Manuel González Prada

LiteraturaAnarquíaLibrería Nacional de PerúPolíticos peruanos siglo XXPensamiento político de González Prada

Primeros maestros y escuelas en Costa Rica

Primeros maestros y escuelas en Costa Rica

Escuelas colonialesCambios estructuralesPolítica educativa vigenteCatequizaciónAspectos cualitativos y cuantitativosReformas escolares

Empresa familiar

Empresa familiar

Negocio de familiaDerecho Mercantil o Comercial españolDoctrina española e italianaEmpresario