Sentencia Tribunal Superior de Justicia Murcia núm. 389/2002 (Sala de lo
Social), de 20 marzo 2002
Jurisdicción: Social
Recurso de Suplicación núm. 31/2002.
Ponente: Ilmo. Sr. D. Francisco Martínez Muñoz.
MINUSVALIDOS: impugnación del grado de minusvalía: competencia e
incompetencia de la Jurisdicción Laboral; art. 12 del RD 1971/1999: interpretación;
competencia: prestaciones ajenas al sistema de Seguridad Social.
Texto:
En la ciudad de Murcia, a veinte de Marzo de dos mil dos.
La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma de
Murcia formada por el Iltmo. Sr. Presidente D. FRANCISCO MARTÍNEZ MUÑOZ, y
los Iltmos. Sres. Magistrados, D. RUBÉN ANTONIO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ y D. JOSÉ
LUIS ALONSO SAURA, ha pronunciado
EN NOMBRE DEL REY
la siguiente:
SENTENCIA
En el recurso de suplicación interpuesto por don Joaquín C. B., contra la sentencia
del Juzgado de lo Social número 1 de Cartagena, de fecha 7 de noviembre de 2001,
dictada en proceso número 592/2001, sobre invalidez no contributiva, y entablado
por don Joaquín C. B. frente a Consejería de Trabajo y Política Social de la
Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
Actúa como Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado D. FRANCISCO MARTÍNEZ MUÑOZ,
quien expresa el criterio de la Sala.
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó
por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente: "1º) El
demandante, con D.N.I. número ......, solicitó del organismo demandado el
reconocimiento de la condición de minusválido. 2º) Tras dictamen del Equipo de
Valoración y Orientación de fecha 1 de febrero de 2001, el Instituto de Servicios
Sociales de la Región de Murcia dictó resolución por la que reconocía al demandante
un grado de minusvalía del 27%, incluidos factores sociales complementarios (23%
de discapacidad global y 4 puntos de factores sociales complementarios). 3º)
Disconforme con la referida resolución, el demandante presentó reclamación previa,
que fue desestimada por nueva resolución de 18-06-2001, tras nuevo dictamen del
Equipo de Valoración y Orientación en el que reconocía al demandante un grado de
minusvalía del 31%, incluidos factores sociales complementarios (27% de
discapacidad global y 4 puntos de factores sociales complementarios)"; y el fallo
fue del tenor literal siguiente: "Que declaro la incompetencia material del orden
jurisdiccional social para el conocimiento y fallo de las pretensiones esgrimidas en
el presente pleito, en virtud de demanda interpuesta por don Joaquín C. B. contra
el Instituto de Servicios Sociales de la Región de Murcia y, en consecuencia, me
abstengo de entrar en el conocimiento del fondo del asunto, previniendo a la parte
actora de que podrá hacer uso de los derechos de los que se crea asistida, en
relación con el asunto litigioso, ante los órganos judiciales del orden jurisdiccional
contencioso-administrativo, a través de los procedimientos legalmente establecidos
al efecto".
SEGUNDO.- Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por el
Letrado don Gabriel Álvarez Sánchez, en representación de la parte demandante,
sin impugnación de contrario.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
FUNDAMENTO PRIMERO.- Al actor y recurrente, don Joaquín C. B., por acuerdo de
la demandada, Consejería de Trabajo y Política Social de la Comunidad Autónoma
de la Región de Murcia, de 18 de junio de 2001, le fue declarada minusvalía del
31%; agotada la reclamación previa, con resultado adverso, quedó finiquitada la
vía administrativa.
Ejercitó acciones jurisdiccionales en instancia, postulando reconocimiento de que el
grado de minusvalía procedente era el 33%.
El Juzgado de lo Social número 1 de Cartagena, por sentencia de 7 de noviembre
de 2001, declaró la incompetencia material de esta jurisdicción social, y sin
pronunciamiento sobre el fondo, reservó acciones para ante la jurisdicción
contencioso-administrativa.
Contra la anterior resolución interpuso el presente recurso de suplicación,
articulando como único motivo nulidad de actuaciones desde el momento procesal
de ser dictada sentencia en instancia, declarando la competencia material de la
jurisdicción social, y con remisión de los autos a instancia para resolver sobre la
cuestión de fondo; ello con base en el artículo 191, apartado a) de la Ley de
Procedimiento Laboral.
El Ministerio Fiscal ha informado a la Sala, ser competente la jurisdicción
contencioso-administrativa.
FUNDAMENTO SEGUNDO.- El actor y recurrente, en su único motivo impugnatorio
en el plano jurídico de derecho procesal; acusa la infracción del Real Decreto 19711999 de 23 de diciembre, artículo 12, por su no interpretación positiva para
declarar la competencia de esta jurisdicción social.
Son antecedentes históricos no discutidos que, el actor fue declarado por el
Instituto de Servicios Sociales de la Región de Murcia afecto de minusvalía grado
del 31%; tanto en vía administrativa, como en la demanda jurisdiccional, la única
postulación es la pretensión que el grado procedente es el 33%, sin conexión
alguna de ello ser antecedente para prestaciones de invalidez permanente no
contributiva, u otro beneficio de la Seguridad Social.
El Real Decreto 1971/1999 de 23 de diciembre, en vigor desde el 27 de enero de
2000, establece en su artículo 12 que, contra las resoluciones definitivas que sobre
reconocimiento de grado de minusvalía se dicten por los organismos mas
competentes, los interesados podrán interponer reclamación previa a la vía
jurisdiccional social de conformidad con lo establecido en el artículo 71 del Texto
Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral de 1995.
Dicho último artículo dispone la preceptividad de reclamación previa para poder
formular demanda en materia de Seguridad Social.
En el contencioso de autos no se evidencia que la pretensión del actor sea la de
obtener beneficio integrado en la Seguridad Social; pues para pensión por Invalidez
No Contributiva, los artículos 144.1.c) de la Ley General de la Seguridad Social, y
1.c) del Real Decreto 357/1991 de 15 de marzo, que desarrolló la Ley 26/1990 de
29 diciembre, que estableció las prestaciones no contributivas, exigen minusvalía
del 65%, grado que ni con aproximada diferencia pretende el actor; tampoco se
está en el supuesto de invalidez no contributiva, por equiparación de la minusvalía
del 65% en el supuesto de situación de invalidez permanente absoluta en
postulación contributiva, declarada en cuanto a la incapacidad, y denegada en
cuanto a prestaciones, así Disposición Adicional 3.1 del citado Real Decreto
357/1991; ni respecto a otra ayuda o beneficio.
Los artículos 1 y 5 de la Ley de Procedimiento Laboral, respecto a la competencia
material de la jurisdicción social, en su calidad de especializada, la establece
respecto a las pretensiones que se promueven dentro de la rama social del derecho
en conflictos tanto individuales como colectivos, no estando comprendida la petición
del actor, por lo expuesto, en cuestión integrada en Seguridad Social.
El Tribunal Supremo, por auto de 18 de febrero de 1998, (rec. 4013/1997),
interpretó que "el conocimiento de las cuestiones litigiosas que surjan respecto de
actuación de la Administración para la protección de los minusválidos fuera del
ámbito de aplicación del sistema de la Seguridad Social, y específicamente, las
prestaciones sociales y económicas de la Ley 13/82, desarrolladas por Real Decreto
383/1984, corresponde a la jurisdicción contencioso-administrativa, ello coincidente
con las sentencias del mismo Alto Tribunal de 27-01-1993, 3-05-1995 y 3-06-1995.
El Tribunal Supremo, en sus sentencias de 27-10-1997 y 20-06-1998, definió la
competencia de esta jurisdicción, en contenciosos sobre grado de minusvalía, pero
entendido a procesos vinculados a posibles devengos por prestaciones dimanantes
de invalidez no contributiva.
FUNDAMENTO TERCERO.- El Tribunal Supremo, con distinta directriz interpretativa,
en su sentencia de 11-10-1999 (rec. 4325/1998), declaró la competencia material
de esta jurisdicción, en reclamación de grado de minusvalía, aunque no estuviese
vinculado a prestación de la Seguridad Social; y ello con anterioridad al Real
Decreto 1971/1999 de 23 de diciembre, en vigor desde el 27-07-2000, sobre
procedimiento, declaración y calificación del grado de minusvalía.
FUNDAMENTO CUARTO.- Ya vigente el dicho Real Decreto 1971/1999, el Tribunal
Supremo en sus sentencias de 17 y 24 de diciembre de 2001, mantiene la
antecedente decisión de ser competente esta jurisdicción sobre cuestión de fondo
de grado de minusvalía, en contencioso de ser este el tema únicamente discutido,
sin concreción con petición para prestaciones de la Seguridad Social.
FUNDAMENTO QUINTO.- Esta Sala en su antecedente sentencia de 17-12-2001,
también se pronunció aceptando la competencia material en postulación de petición
única del 33% de minusvalía, sin conexión con beneficio de la Seguridad Social.
FUNDAMENTO SEXTO.- Dados dichos antecedentes, fácticos y jurisprudenciales,
siendo la última doctrina sentada por el Tribunal Supremo, antes y después de la
entrada en vigor del reiterado Real Decreto 1571/1999, la de asumir en todo caso
la competencia material respecto a tema del grado de minusvalía, aunque el
contencioso se haya articulado sin conexión a petición de beneficio de la Seguridad
Social; y debiendo aceptar el criterio del mas Alto Tribunal, procede estimar el
recurso, y, con revocación de la sentencia impugnada, declarar la competencia
material de esta jurisdicción laboral; y la nulidad de actuaciones desde el momento
procesal de ser dictada sentencia en instancia, con devolución del procedimiento,
para que el Magistrado, con total libertad de criterio resuelva sobre el fondo.
FALLO
En atención a todo lo expuesto, la Sala de lo Social de este Tribunal, por la
autoridad que le confiere la Constitución, ha decidido:
Que estimando el recurso de suplicación interpuesto por don Joaquín C. B. contra la
Consejería de Trabajo y Política Social de la Comunidad Autónoma de la Región de
Murcia; en procedimiento sobre grado de minusvalía.
Revocamos la sentencia del Juzgado de lo Social número 1 de Cartagena, de fecha
7 de noviembre de 2001, dictada en su procedimiento número 183/2001;
declaramos la competencia material de esta jurisdicción para el conocimiento del
asunto, contencioso sobre grado de minusvalía; y la nulidad de actuaciones desde
el momento procesal de ser dictada sentencia en instancia; con remisión del
procedimiento, para que el Magistrado, con total libertad de criterio, resuelve sobre
el fondo.
Dese a los depósitos, si los hubiera, el destino legal.
Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal de este Tribunal
Superior de Justicia.
ADVERTENCIAS LEGALES
Contra esta sentencia cabe Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina
ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, que necesariamente deberá
prepararse por escrito firmado por Letrado dirigido a esta Sala de lo Social y
presentado dentro de los 10 días hábiles siguientes al de su notificación.
Además, si el recurrente hubiera sido condenado en la sentencia, deberá
acompañar, al preparar el recurso, el justificante de haber ingreso en la cuenta de
Depósitos y Consignaciones abierta en el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, cuenta
número: ......, a nombre de esta Sala el importe de la condena, o bien aval
bancario en el que expresamente se haga constar la responsabilidad solidaria del
avalista. Si la condena consistiese en constituir el capital-coste de una pensión de
Seguridad Social, el ingreso de éste habrá de hacerlo en la Tesorería General de la
Seguridad Social y una vez se determine por éstos su importe, lo que se le
comunicará por esta Sala.
El recurrente deberá acreditar mediante resguardo entregado en la Secretaría de la
Sala de lo Social del Tribunal Supremo, al tiempo de la personación, la consignación
de un depósito de 300'51 Euros, en la entidad de crédito Banco Bilbao Vizcaya
Argentaria, cuenta corriente número ...... Madrid, Sala Social del Tribunal Supremo.
Están exceptuados de hacer todos estos ingresos las Entidades Públicas, quienes ya
tengan expresamente reconocido el beneficio de justicia gratuita o litigase en razón
a su condición de trabajador o beneficiario del régimen público de la Seguridad
Social (o como sucesores suyos), aunque si la recurrente fuese una Entidad Gestora
y hubiese sido condenada al abono de una prestación de Seguridad Social de pago
periódico, al anunciar el recurso deberá acompañar certificación acreditativa de que
comienza el abono de la misma y que lo proseguirá puntualmente mientras dure su
tramitación.
Una vez firme lo acordado, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de lo Social de
origen para el oportuno cumplimiento.
Así, por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos,
mandamos y firmamos.
Descargar

Sentencia Tribunal Superior de Justicia Murcia núm. 389/2002 (Sala... Social), de 20 marzo 2002 Jurisdicción: Social