300.000 tanques sépticos amenazan mantos acuíferos Colima Superior y
Colima Inferior.
Lic. Eduardo Enrique Leiva Carrasco
Periodista y Relacionista Público
Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados
San José Costa Rica.
El agua dulce subterránea, proveniente de fuentes y pozos, es una de las más
confiables e importantes para el suministro de agua, no solo para el consumo
humano sino también para fines industriales.
La mayoría de los acuíferos están formados de flujos de lava volcánica y
piroclásticos de la era media terciaria a era reciente, los cuales dominan la
geología del país.
Estos tienen capacidad considerable de almacenaje y una producción estimada
de 10.040.000 litros por minuto (334 metros cúbicos por segundo).
En Costa Rica un 58 por ciento del agua subterránea se descarga en el océano
Atlántico y el 42 por ciento en el océano Pacífico.
En General, los mejores acuíferos volcánicos están localizados en las unidades
más jóvenes, que son usualmente aquellas que se encuentran más cerca de la
superficie. Acuíferos importantes también se encuentran localizados en
aluviones no consolidados y depósitos costeros de sedimentos.
El agua subterránea obtenida de las fuentes y pozos perforados, es usada
primordialmente para suministro de uso doméstico en Costa. Constituye el
suministro de agua para beber y de uso doméstico para más del 60 por ciento
de la población del país (4.4 millones de habitantes).
Los sistemas de distribución de la mayoría de las ciudades grandes combinan
agua de pozos con fuentes surtidoras. La mitad del suministro de agua para
San José, capital de la República de Costa Rica, proviene de una zona de
pozos conocida como La Valencia y Puente Mulas, al oeste de la capital.
LA AMENAZA
Los mantos acuíferos que tiene el Valle Ínter montano al noroeste de San José
tienen grandes cantidades de agua. Es una zona altamente productiva que se
le conoce como Colima y Barba. Estos acuíferos están compuestos de brechas
volcánicas altamente porosas y flujos de lava fracturada con depósitos
piroclásticos de tobas en capas sobrepuestas. Están concentrados en la
Meseta Central y son un recurso importante de suministro de agua. Solo una
estación de bombeo (Puente Mulas) produce diariamente, las 24 horas, 1.200
litros de agua por segundo, que sumado esto con el resto de las estaciones de
bombeo de La Valencia (Heredia), AyA cuenta con una producción de agua de
2.400 litros de agua por segundo, con lo cual se abastece el 50 por ciento de la
capital (San José) que tiene una población aproximada de millón ochocientos
mil habitantes. El otro 50% del agua provienen de fuentes superficiales (Río
Tiribí y el embalse El Llano (Cartago). El embalse El Llano pertenece al
Instituto Costarricense de Electricidad y el agua de este se utiliza para la
generación eléctrica. De esta parte AyA obtiene 2.000 litros de agua por
segundo para abastecer San José.
Con respecto a los acuíferos de Barba (Heredia) estos sobrepasan el acuífero
de Colima y se descargan en muchos manantiales a grandes alturas. El
acuífero de Colima que se extiende por debajo se descarga en una serie de
manantiales largos hacia el río Virilla.
El agua subterránea se almacena en áreas altamente fracturadas y zonas
brechiformes en capas de lava y en capas prioclásticas sueltas, granuladas
gruesas.
Sobre estos dos acuíferos se asientan ciudades importantes: Alajuela y
Heredia.
La falta de planes reguladores por parte de las Municipalidades hace que la
construcción de viviendas, industrias, etc., sea en forma desordenada, con
problemas como la falta de construcción de un sistema de alcantarillado
sanitario que permita técnica y adecuadamente, la disposición de las aguas
servidas y de excretas.
En la zona, donde se encuentran las principales fuentes de agua subterránea
para San José, existen 300.000 tanques sépticos, que los convierte en
elementos potenciales de contaminación de los acuíferos.
Estudios realizados por la Contraloría General de la República y por expertos
en la materia, le han señalado al Instituto Costarricense de Acueductos y
Alcantarillados (AyA) la vulnerabilidad que tienen los acuíferos y la falta de
políticas oficiales para reducir el impacto de la contaminación.
En algunos sectores de la región se han hecho análisis y estudios
bacteriológicos y físicos de la calidad del agua que determinan la ausencia de
nitratos, pero también se ha indicado que si en los próximos diez años no se
corrige la situación de los tanques sépticos, la contaminación de materia fecal
en los mantos acuíferos será una realidad y el daño a la salud pública sería de
consecuencias imprevisibles.
Los acuíferos volcánicos son recursos de agua de valor incalculable, ya que
ellos suministran agua para el consumo humano en ciudades como Alajuela,
Heredia y San José.
Se sabe también que estos acuíferos poseen una conductividad hidráulica alta
y transmiten agua subterránea rápidamente. Los altos grados de infiltración y
alta conductividad hidráulica hacen a estos acuíferos más susceptibles a la
contaminación, ya que ambas, el agua subterránea como los contaminantes,
pueden emigrar relativamente rápido.
Esta situación no solo se da en Costa Rica sino también en el resto del
continente y pareciera que no se le pone cuidado. Es urgente tomar las
medidas correctivas necesarias, pues el tiempo es el peor enemigo y la
amenaza de la contaminación por excretas es cada vez mayor.
Descargar

300.000 tanques sépticos amenazan mantos acuíferos Colima Superior y Colima Inferior.