TRIBUNAL SUPREMO
Sala de lo Civil
Presidente Excmo. Sr. D. Juan Antonio Xiol Ríos
SENTENCIA
Sentencia Nº: 750/2009
Fecha Sentencia: 09/11/2009
CASACIÓN
Recurso Nº: 318/2006
Fallo/Acuerdo: Sentencia Estimando
Votación y Fallo: 03/11/2009
Ponente Excmo. Sr. D.: Xavier O'Callaghan Muñoz
Procedencia: A.P. MADRID
Secretaría de Sala: Ilmo. Sr. D. Alberto Carlos García Vega
Escrito por: AEA
Derecho a la intimidad. Divulgación de daños que carecen de relevancia
necesaria para apreciar la existencia de intromisión ilegítima. Omisión de
carácter privado.
CASACIÓN Num.: 318/2006
Ponente Excmo. Sr. D.: Xavier O'Callaghan Muñoz
Votación y Fallo: 03/11/2009
Secretaría de Sala: Ilmo. Sr. D. Alberto Carlos García Vega
TRIBUNAL SUPREMO
Sala de lo Civil
SENTENCIA Nº: 750/2009
Excmos. Sres.:
D. Juan Antonio Xiol Ríos
D. Xavier O'Callaghan Muñoz
D. Jesús Corbal Fernández
D. José Ramón Ferrándiz Gabriel
D. Antonio Salas Carceller
En la Villa de Madrid, a nueve de Noviembre de dos mil nueve
Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los
Magistrados al margen indicados, el recurso de casación contra la
sentencia dictada en grado de apelación por la Audiencia Provincial de
Madrid, Sección 18ª, como consecuencia de autos de juicio ordinario,
seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Alcobendas, cuyo
recurso se preparó ante la mencionada Audiencia compareciendo ante
esta Sala el Procurador de los Tribunales Don Carlos Jiménez Padrón en
nombre y representación de Doña María Teresa Zaldivar García, asistida
del Letrado D. Joaquín Espinosa Llama ; siendo parte recurrida la
Procuradora de los Tribunales Doña Gloria Rincón Mayoral, en
representación de Doña Isabel Pantoja Martín y el Procurador Don José
Luis Ferrer Recuero en representación de la entidad “El hogar y la moda,
S.A.” (HYMSA), habiendo intervenido el Ministerio Fiscal.
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- 1.- La Procuradora de los Tribunales Doña
María del Rosario Larriba Romero en nombre y representación de
Doña María Isabel Pantoja Martín interpuso demanda sobre protección
civil del derecho al honor e intimidad contra Doña. María Teresa
Zaldivar Salazar y la entidad mercantil “Edipresse Hymsa S.A.”,
alegando los hechos y fundamentos de derecho que consideró de
aplicación y terminó suplicando al Juzgado se dictara sentencia
declarando: Que los demandados han cometido intromisión ilegítima
en el honor y la intimidad de Doña. María Isabel Pantoja Martín, al
haber divulgado Doña Maite Zaldivar, en la revista “Sorpresa” editada
por la entidad “Edipresse Hymsa S.A.” hechos relativos a su vida
privada que afectan a su derecho al honor e intimidad personal ;
subsidiariamente para el caso que no se apreciara conculcación del
derecho al honor de mi representada se condene a los demandados
por intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad de Doña Isabel
Pantoja; asimismo que se condene a los demandados a indemnizar
solidariamente a mi mandante como daño moral causado en la
cantidad de tres mil euros o la que al arbitrio de su SSª sea la que
corresponda dadas las circunstancias del caso, la gravedad de la
lesión y su amplia divulgación; y que se condene a “Edipresse Hymsa
S.A.” a publicar en la revista “Sorpresa” el encabezamiento y fallo de
esta Sentencia dentro de los tres días siguientes a su firmeza y al pago
de las costas de este procedimiento.
2.- La Procuradora Doña María del Mar Llopis Martínez en
nombre y representación de Doña María Teresa Zaldivar García
contestó a la demanda y oponiendo los hechos y fundamentos que
consideró de aplicación terminó suplicando al Juzgado dicte sentencia
por la que se desestime la demanda, imponiendo las costas a la parte
contraria.
Asimismo, el Procurador de los Tribunales Don Andrés
Figueroa Espinosa en nombre y representación de la entidad mercantil
“ Edipresse Hymsa S.A” contestó a la demanda y oponiendo los
hechos y fundamentos que consideró de aplicación terminó suplicando
al Juzgado dicte sentencia por la que se desestime la demanda, con
expresa imposición de costas a la demandante.
3.- El Ministerio Fiscal se personó en autos y contestó a la
demanda.
4.- Practicadas las pruebas y expuestas las alegaciones de
las partes, se dio por terminada la vista. La Ilma. Sra. MagistradaJuez del Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Alcobendas , dictó
sentencia en fecha 24 de mayo de 2004 cuya parte dispositiva es
como sigue FALLO: Que desestimando la demanda formulada por
Doña Isabel Pantoja Martín representada por la Procuradora de los
Tribunales Doña María del Rosario Larriba Romero contra Doña
María Teresa Zaldivar Salazar y “ Edipresse Hymsa S.A.” debo
absolver y absuelvo a los demandados de todos los pedimentos
realizados de contrario condenando en costas a la parte actora.
SEGUNDO.- Interpuesto recurso de apelación contra la
anterior sentencia por la representación de Doña Isabel Pantoja Martín
la Sección 18ª de la Audiencia Provincial de Madrid, dictó Sentencia
con fecha 29 de noviembre de 2005, cuya parte dispositiva es como
sigue: FALLAMOS: Que estimando parcialmente el recurso de
apelación interpuesto por la Procuradora Sra. Rincón Mayoral en
nombre y representación de Doña María Isabel Pantoja Martín,
debemos revocar y revocamos la Sentencia dictada por el Juzgado de
Primera Instancia de Alcobendas y en consecuencia estimando
parcialmente la demanda iniciadora del procedimiento debemos
declarar y declaramos que los demandados Doña Teresa Zaldivar
Salazar y “ Edipresse Hymsa S.A.” han cometido intromisión ilegítima
en la intimidad de Doña Isabel Pantoja Martín, al haber divulgado la
Señora Zaldivar en la revista “ Sorpresa” hechos relativos a su vida
privada que afectan a su intimidad personal, asimismo debemos
condenar y
condenamos a los demandados a indemnizar
solidariamente a la actora con la cantidad de 1500 euros y a
“Edipresse Hymsa S.A.” a publicar en la revista “ Sorpresa” el
encabezamiento y fallo de la sentencia dentro de los tres días
siguientes a su firmeza, sin hacer imposición de costas en ninguna de
las dos instancias.
TERCERO.- El Procurador de los Tribunales Dª Ana Mª Pérez
Ayuso en nombre y representación de Doña María Teresa Zaldivar
Salazar presentó escrito de interposición del recurso de casación, al
amparo del ordinal 1º del artículo 477.1 LEC 2000, articulado en tres
motivos de casación: Primero: Vulneración del artículo 20.1,
apartados a) y d) de la Constitución Española, en relación con el
artículo 18.1 del mismo texto constitucional y Ley Orgánica 1/ 1982, de
5 de mayo. Segundo: Infracción, por inaplicación, del artículo 2.1 de la
Ley Orgánica 1/82 de 5 de mayo, de protección civil del derecho al
honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, ya que la
personalidad pública de la demandante y los propios usos personales
del mismo excluyen asimismo la intromisión en su derecho a la
intimidad”. Tercero: El último motivo se formula de la siguiente forma:
“por inexistencia de doctrina jurisprudencial”, al entender la parte que
sus manifestaciones quedan amparadas por la libertad de información.
CUARTO.Mediante Auto de la Sala de fecha 27 de
noviembre de 2007 se acordó admitir el recurso de casación.
QUINTO.- Evacuado el traslado conferido, la Procuradora de
los Tribunales Doña Gloria Rincón Mayoral, en representación de
Doña. Isabel Pantoja Martín impugnó el recurso. “El hogar y la moda,
S.A.” (HYMSA), no formalizó su oposición al recurso. El Ministerio
Fiscal interesó la admisión del recurso interpuesto.
SEXTO.- No habiéndose solicitado por todas las partes la
celebración de vista pública, se señaló para votación y fallo el día 3 de
noviembre de 2009, en que tuvo lugar.
Ha sido Ponente el Excmo. Sr. D. XAVIER O'CALLAGHAN
MUÑOZ,
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La parte actora del procedimiento Dª Isabel
Pantoja Martín ejercitó acción de protección del derecho al honor y a la
intimidad contra Dª Mª Teresa Zaldivar y la editorial Edipresse Hymsa
S.A., resultando la quaestio facti indiscutido la publicación en la revista
Sorpresa determinadas declaraciones.
La sentencia de Primera Instancia de 24 de mayo de 2004
declaró no haber lugar a una intromisión ilegítima en los derechos al
honor e intimidad de la actora, por cuanto carecen de entidad
suficiente para ser consideradas como atentatorias al derecho al honor
de la parte actora y no existe intromisión en su derecho a la intimidad
planteado de manera subsidiaria, al tratarse de un personaje público
que ha dado a conocer públicamente su actual relación con el Sr.
Muñoz, por lo que no se pude considerar vulnerada la intimidad por las
expresiones proferidas.
La Audiencia Provincial, Sección 18ª bis, de Madrid, de 29
de noviembre de 2005, revocó parcialmente la sentencia de primera
instancia desestimatoria y estimó que con la información difundida se
había invadido la esfera de la intimidad personal de la actora.
Recurre en casación la parte demandada en la instancia
quedando constreñido el conflicto entre la libertad de información de
Doña Maite Zaldivar, de un lado, y el derecho a la intimidad personal
de Doña Isabel Pantoja, de otro, ya que la actora se aquietó al
pronunciamiento del Juzgado contrario a la existencia de intromisión
en el derecho al honor, y la codemandada Hymsa S.A.,no ha
combatido la condena que se le impuso, centrando su alegato en que
la actora es una persona de proyección pública que dio a conocer
personalmente su relación sentimental con el Sr. Muñoz y que
consintió por sus propios actos la publicación de los hechos objeto de
la entrevista.
SEGUNDO.- De la intimidad personal ha dicho la
Jurisprudencia que «tiene por objeto garantizar al individuo un ámbito
reservado de su vida vinculado con el respeto de su dignidad como
persona (art. 10.1 Constitución española), frente a la acción y el
conocimiento de los demás, sean éstos poderes públicos o simples
particulares. De suerte que el derecho a la intimidad atribuye a su
titular el poder de resguardar ese ámbito reservado, no sólo personal
sino también familiar (Sentencias del Tribunal Constitucional 231/1988,
de 2 de diciembre y 197/1991, de 17 de octubre), frente a la
divulgación del mismo por terceros y una publicidad no querida. No
garantiza una intimidad determinada sino el derecho a poseerla,
disponiendo a este fin de un poder jurídico sobre la publicidad de la
información relativa al círculo reservado de su persona y su familia,
con independencia del contenido de aquello que se desea mantener al
abrigo del conocimiento público. Lo que el Art. 18.1 CE garantiza es,
pues, el secreto sobre nuestra propia esfera de vida personal y, por
tanto, veda que sean los terceros particulares o poderes públicos,
quienes decidan cuáles son los contornos de nuestra vida privada»
(Sentencia de 6 de noviembre de 2003, con cita de la de 22 de abril de
2.002 y también de las Sentencias del Tribunal Constitucional
231/1988, de 2 de diciembre, 197/1991, de 17 de octubre y 115/2.000,
de 10 de mayo). En esta misma línea, la reciente Sentencia de 26 de
septiembre de 2008 recuerda que el derecho a la intimidad «implica la
existencia de un ámbito propio y reservado de la vida frente a la acción
y el conocimiento de los demás referido preferentemente a la esfera
estrictamente personal de la vida o de lo íntimo, imponiendo a los
terceros el deber de abstenerse de toda intromisión en esa esfera y la
prohibición de hacer uso de lo conocido, salvo justificación legal o
consentimiento del afectado".
Ha dicho reiteradamente esta Sala que respecto al personaje
de proyección pública la protección del honor disminuye (la persona
que acepta su carácter público, acepta también los riesgos que ello
conlleva), la de la intimidad se diluye (no totalmente, pero su círculo
íntimo debe estar en parte al alcance del conocimiento público) y la de
la imagen se excluye (en los casos que prevé la ley, cuando se halla
en lugar público).
TERCERO.- La proyección de esta doctrina sobre los hechos
probados lleva a excluir la existencia de intromisión ilegítima en los
derechos de la demandante, en la medida que aquellos demuestran
tanto su condición de persona de reconocida notoriedad pública por su
profesión y por su relación con el Sr. Muñoz, como que los hechos
objeto de seguimiento informativo, aunque concernientes en general a
la vida privada de las personas, no cabe considerarlos en este caso
como aspectos íntimos o reservados, al haber sido excluidos de esta
condición por propia voluntad de la actora -doctrina de los actos
propios- que ha adoptado pautas de comportamiento relativas a su
vida personal y sentimental que permiten entender que los despojó del
carácter privado.
Por ello procede estimar el motivo segundo del recurso de
casación formulado - Infracción, por inaplicación, del artículo 2.1 de la
Ley Orgánica 1/82 de 5 de mayo, de protección civil del derecho al
honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen- , ya que
la personalidad pública de la demandante y los propios usos
personales en torno a su vida privada excluyen en el presente caso la
intromisión en su derecho a la intimidad, - entendiéndolo así
igualmente el Ministerio Fiscal, que en informe de cinco de mayo de
2008 declara que los datos divulgados en el contexto en el que se
producen carecen de relevancia necesaria para considerar la
existencia de intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad de la
demandante, a tenor de las revelaciones que de su vida privada ha
realizado en diferentes medios de comunicación.
La estimación del motivo segundo del recurso, hacen
innecesario entrar en el análisis de los restantes motivos invocados.
Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida
por el pueblo español.
FALLAMOS
Primero.- QUE DEBEMOS DECLARAR Y DECLARAMOS
HABER LUGAR AL RECURSO DE CASACION interpuesto por el
Procurador Don Carlos Jiménez Padrón en nombre y representación de
Doña María Teresa Zaldivar García contra la sentencia de 29 de
noviembre de 2005, dictada en grado de apelación, por la Sección
Decimoctava de la Audiencia Provincial de Madrid que CASAMOS y
ANULAMOS
Segundo.- En su lugar, CONFIRMAMOS y hacemos nuestra en
todos sus pronunciamientos, la sentencia del Juzgado de Primera
Instancia número 1 de Alcobendas de 24 de mayo de 2004, que
desestimó la demanda.
Tercero.- Condenamos a la parte actora Dª María Isabel Pantoja
Martín al pago de las costas causadas en primera instancia, sin
especial pronunciamiento sobre las producidas en la sustanciación del
recurso de apelación y las causadas en el presente recurso.
Cuarto.- Líbrese a la mencionada Audiencia certificación
correspondiente, con devolución de los autos y rollo de apelación
remitidos.
Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la
COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias,
lo pronunciamos, mandamos y firmamos.- Juan Antonio Xiol Ríos.-
Xavier O'Callaghan Muñoz.-Jesús Corbal Fernández.-José
Ramón Ferrándiz Gabriel.-Antonio Salas Carceller.- Rubricados.PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el
EXCMO. SR. D. Xavier O'Callaghan Muñoz, Ponente que ha sido en el
trámite de los presentes autos, estando celebrando Audiencia Pública la
Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como
Secretario de la misma, certifico.
Descargar

Consulta la sentencia íntegra del Tribunal Supremo

Arrendamiento de servicios

Arrendamiento de servicios

Diferencia con el mandatoDuraciónObligaciones y contratosFormaDerecho Civil Patrimonial español

El ayuntamiento de Castañal cuenta con 27500 personas inscritas en... personas no inscritas en ese registro. En el 2003 el...

El ayuntamiento de Castañal cuenta con 27500 personas inscritas en... personas no inscritas en ese registro. En el 2003 el...

Acto definitivo o de trámiteDerechoInstanciasLegislación españolaDecreto LegislativoDecreto leyRecurso de alzada

El Hombre

El Hombre

RacionalidadNietzscheConscienciaFreudAntropologíaIndividualismoInteligenciaCulturaOrigen y naturaleza humanaCamus