A C U E R D O
En la ciudad de La Plata, a 4 de mayo de 2011,
habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en
el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden
de
votación:
doctores
Negri,
de
Lázzari,
Pettigiani,
Hitters, se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte
de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia
definitiva
en
la
causa
L.
109.402,
"Cuellar,
Marcela
Rosaura contra Emilio Romano y Compañía S.R.L. y otro/a.
Enfermedad profesional".
A N T E C E D E N T E S
El
Judicial
Tribunal
Quilmes
de
Trabajo
admitió
la
nº
3
del
excepción
de
Departamento
incompetencia
opuesta por la coaccionada Emilio Romano y Compañía S.R.L.
y dispuso el archivo de las actuaciones, con costas a la
parte actora (fs. 264/266).
Esta
última
dedujo
recurso
extraordinario
de
inaplicabilidad de ley (fs. 268/276).
Dictada la providencia de autos y hallándose la
causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte
decidió plantear y votar la siguiente
C U E S T I Ó N
¿Es
fundado
el
recurso
extraordinario
inaplicabilidad de ley?
V O T A C I Ó N
de
A la cuestión planteada, el señor Juez doctor
Negri dijo:
I.
Marcela
Rosaura
Cuellar
promovió
demanda
contra Emilio Romano y Compañía S.R.L. y Consolidar A.R.T.
S.A., persiguiendo el cobro de indemnización por enfermedad
profesional.
En lo que interesa, la actora entabló su demanda
ante los tribunales de trabajo del Departamento Judicial
Quilmes,
afirmando
la
competencia
territorial
en
los
términos de la definición incluida en la norma del art. 3
inc. b) de la ley 11.653. En ese orden, señaló que en el
marco del vínculo laboral que mantuvo con la codemandada
Emilio Romano y Compañía S.R.L. -empresa dedicada a brindar
servicios de limpieza a diversos establecimientos- uno de
los lugares donde hubo de prestar los servicios fue el
Supermercado Norte situado en la localidad de Bernal (v.
fs. 55).
La
empleadora
demandada
opuso
excepción
de
incompetencia territorial en los términos del art. 31 inc.
a) de la ley 11.653, expresando -como fundamento de éstaque tanto su domicilio, como el lugar de celebración del
contrato de trabajo y el último destino en que la actora
prestó servicios se sitúan en la Ciudad Autónoma de Buenos
Aires, circunstancias que determinan la competencia de la
Justicia
Nacional
del
Trabajo
para
entender
en
las
presentes actuaciones.
En oportunidad de responder el traslado del art.
29 de la ley 11.653, la actora solicitó el rechazo de la
excepción, con fundamento en que el art. 3 autoriza al
trabajador a optar por la jurisdicción correspondiente a
uno de los lugares de prestación de trabajo, cuando -como
en
el
caso-
ésta
se
ha
desarrollado
en
distintas
circunscripciones territoriales.
El tribunal de trabajo interviniente hizo lugar a
la excepción de incompetencia opuesta (arts. 3, 31 inc. 'a'
y
63
de
la
ley
11.653)
y
dispuso
el
archivo
de
las
actuaciones (fs. 264/266).
En lo esencial, interpretó que el alcance de la
expresión "lugar de trabajo" en el particular caso de una
empresa de servicios de limpieza -como lo es la demandada- se
extiende
al
ámbito
desde
donde
la
empresa
asigna
los
objetivos, que en la especie ocurre en la Ciudad de Buenos
Aires y, además, puntualizó que allí se situó el último lugar
de prestación de servicios (una sucursal del Banco Francés)
previo al distracto y, en consecuencia, el trabajador no
podría pretender la competencia de los lugares donde había
prestado tareas en forma transitoria y temporal.
II. Contra dicha decisión, se alza la parte actora
mediante recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley.
En sustancia, alega el recurrente que, los jueces
de grado interpretaron erróneamente el art. 3 de la ley
11.653, vulnerando los arts. 14 bis y 18 de la Constitución
nacional y 39 de la Constitución provincial. Ello así, pues
habiéndose
promovido
la
demanda
ante
los
tribunales
de
trabajo del Departamento Judicial Quilmes, correspondiente
a uno de los lugares donde laboró la actora (Bernal), éstos
resultan competentes.
Reitera que la conclusión del a quo es contraria
a lo establecido en el art. 3 de la ley 11.653, en tanto el
sujeto tutelado por la norma es el trabajador, para quien
está prevista la "triple opción" contemplada en el citado
artículo,
y
no
el
empleador,
como
-a
su
juicio-
se
desprendería de la decisión.
Califica
como
arbitraria
e
irrazonable
la
definición brindada por el tribunal de la expresión "lugar
de prestación de trabajo" haciendo extensivo éste al sitio
desde donde la empresa organiza el trabajo. Agrega, además,
que resulta contradictorio que se le impida al trabajador
el acceso al juez natural porque el empleador tiene su sede
de negocios en otra jurisdicción distinta a aquélla en la
que aquél prestó servicios.
Fundamenta su planteo en la doctrina elaborada
por
la
Corte
precedente
Suprema
"Gassino,
de
Justicia
Francisco
de
la
Manuel
c/
Nación
en
el
Ferrocarriles
Argentinos" del 17-IX-1992, que refiere "cuando el lugar de
trabajo
puede
cae
optar
perjuicio
de
bajo
jurisdicciones
válidamente
aplicar
al
por
diversas,
uno
mismo
u
otro
objeto,
el
el
trabajador
tribunal,
sin
principio
del
derecho laboral 'in dubio pro operario', decidiendo por la
competencia del juez que ha elegido el actor" (fs. 272).
III. El recurso ha de prosperar.
1. De modo liminar, cabe aclarar que en el caso,
se controvierte la aptitud jurisdiccional de la justicia
provincial para entender en el pleito, y en consecuencia,
hallándose en juego -conforme resulta de los antecedentes
expuestos- la posible atribución de competencia a un juez
extraprovincial, la decisión que admite la excepción de
incompetencia debe considerarse definitiva en los términos
del art. 278, párrafo tercero, del Código Procesal Civil y
Comercial (conf. causa L. 97.552, "Silva", sent. del 15VII-2009).
En este sentido, ha declarado esta Corte que las
decisiones dictadas en materia de competencia no revisten
carácter
definitivo
en
la
medida
que
no
atribuyan
el
conocimiento de la causa a una jurisdicción extraprovincial
o se pronuncien sobre la naturaleza de la relación jurídica
que vincula a las partes o sobre la suerte o existencia del
derecho de fondo (conf. causa L. 101.056, "Díaz", sent. del
3-VI-2009).
2.
a.
Acierta
el
recurrente
en
impugnar
las
conclusiones a las que arribó el tribunal de la instancia
ordinaria.
Como se anticipó, el tribunal de trabajo resolvió
hacer lugar a la excepción de incompetencia articulada por la
demandada, ordenando el oportuno archivo de las actuaciones.
Para
controversia
así
decidir,
respecto
a
evaluó
los
la
siguientes
inexistencia
puntos:
i)
de
el
domicilio de la demandada en la Ciudad Autónoma de Buenos
Aires; ii) el lugar de celebración del contrato de trabajo
en la mencionada ciudad y iii) la existencia de más de un
lugar de prestación de tareas (Bernal, Avellaneda y Ciudad
Autónoma de Buenos Aires).
Asimismo, sostuvo que, siendo la demandada una
empresa destinada a la prestación de servicios de limpieza
brindados a terceros en distintos objetivos, "el término
'lugar de prestación de trabajo', debe delimitarse por el
lugar donde se toma el objetivo, es decir, aquel lugar
donde la empresa posee o utiliza un lugar físico desde el
cual asigna, organiza y controla el trabajo, no pudiendo el
trabajador
pretender
la
competencia
territorial
del
Tribunal que cuenta con jurisdicción en cualquiera de las
localidades
o
zonas
donde
cumpla
las
tareas
en
forma
transitoria y temporal, máxime en el caso de autos, en que
se denuncia como último objetivo de servicio una sucursal
del Banco Francés situada en el ámbito geográfico de la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires" (fs. 265 y vta.).
Por otra parte, también destacó -con cita de un
precedente del Tribunal de Trabajo n° 1 del Departamento
Judicial Lomas de Zamora con asiento en la ciudad de Lanúsque en virtud de la jurisprudencia imperante en el fuero,
de
acoger
apartándose
privando
el
de
planteo
las
de
reglas
arbitrariamente
la
parte
generales
al
demandado
actora,
de
estaría
competencia,
de
sus
jueces
naturales, conculcando principios constitucionales.
b. En primer lugar, cabe recordar que el art. 3
de
la
ley
11.653
reconoce
al
trabajador
el
denominado
"derecho a una triple opción", esto es, la posibilidad de
entablar su demanda ante: 1) el tribunal del domicilio del
demandado; 2) el del lugar donde se prestó el trabajo y 3)
el del lugar de celebración del contrato.
Sabido es que dicha norma, en cuanto destinada a
solucionar las cuestiones de competencia que se susciten en
las
causas
entre
empleadores
y
trabajadores,
resulta
inspirada por el propósito evidente de proteger a éstos
(conf. causa L. 96.266, "Souto", sent. del 4-XI-2009).
En el caso, como se señaló, el trabajador optó
por
la
jurisdicción
provincial
(Departamento
Judicial
Quilmes), pues uno de los lugares donde había trabajado
estaba situado en Bernal.
En este sentido, es importante destacar que de la
lectura de los escritos constitutivos del proceso y como
además lo establece el tribunal a fs. 265, surge claro que
la circunstancia relativa al lugar de prestación de trabajo
de la actora no se encontraba controvertida por las partes.
En
efecto,
contestes
tanto
en
que
la
el
actora
como
contrato
de
la
demandada
trabajo
se
fueron
había
desarrollado en las localidades de Bernal, Avellaneda y en
la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Sentado ello, es dable señalar que el análisis
efectuado por el tribunal para declarar su incompetencia es
contrario al principio protectorio que inspiró la previsión
del art. 3 de la ley 11.653. Al respecto, ha declarado esta
Corte que los fines de la legislación laboral responden a
un principio protectorio en beneficio del trabajador, que
encuentra fundamento constitucional en el art. 14 bis de la
Constitución nacional y ha sido receptado en la Ley de
Contrato de Trabajo y tiene consagración legislativa en el
orden procesal local en la ley 11.653 (conf. causa Ac.
69.458, "Ruiz", I. del 17-III-1998).
La regla del art. 3 del régimen adjetivo local es
clara en cuanto a que el titular del derecho de elección de
la
jurisdicción
en
la
cual
se
dirimirán
los
conflictos
entre empleador y trabajador, es este último y, por lo
tanto, luce apartada de su finalidad la interpretación que
de la norma ha efectuado el tribunal.
Por
los
motivos
expuestos,
los
argumentos
brindados en la sentencia para determinar la asignación de
la
competencia
en
razón
del
territorio
a
la
justicia
nacional importan una hermenéutica forzada del precepto que
no
constituye
una
recta
derivación
de
su
contenido
y
finalidad, pues -como lo pone de resalto el recurrente- el
fallo se apartó arbitrariamente de las previsiones del art.
3 de la ley 11.653.
Por
lo
demás,
la
referencia
a
un
criterio
"imperante en el fuero" resulta intrascendente cuando -como
se ha visto- la interpretación dada resulta violatoria de
la norma aplicada.
IV.
Por
los
fundamentos
expuestos,
y
si
mi
decisión es compartida, corresponde hacer lugar al recurso
extraordinario
de
inaplicabilidad
de
ley
interpuesto,
revocar la resolución impugnada y declarar la competencia
del
Tribunal
Quilmes
para
debiéndole
de
Trabajo
entender
remitir
tramitación.
nº
Con
la
3
en
la
causa
costas
del
presente
para
de
Departamento
que
ambas
Judicial
controversia,
prosiga
con
su
a
la
instancias
excepcionante vencida (art. 19, ley 11.653).
Voto por la afirmativa.
Los
señores
jueces
doctores
de
Lázzari,
Pettigiani e Hitters, por los mismos fundamentos del señor
Juez doctor Negri, votaron también por la afirmativa.
Con
lo
que
terminó
el
acuerdo,
dictándose
la
siguiente
S E N T E N C I A
Por lo expuesto en el acuerdo que antecede, se
hace lugar al recurso extraordinario de inaplicabilidad de
ley traído y, en consecuencia, revocándose la sentencia
impugnada,
Trabajo
se
n°
3
declara
del
la
competencia
Departamento
del
Judicial
Tribunal
Quilmes
de
para
entender en la presente controversia. Vuelvan los autos a
dicho tribunal para que prosiga el trámite según su estado.
Costas
de
ambas
instancia
a
la
excepcionante
vencida (art. 19, ley 11.653).
Regístrese y notifíquese.
EDUARDO JULIO PETTIGIANI
EDUARDO NESTOR DE LAZZARI
HECTOR NEGRI
JUAN CARLOS HITTERS
GUILLERMO LUIS COMADIRA
Secretario
Descargar

A C U E R D O