ANEXO
ACONDICIONAMIENTO FÍSICO
Introducción
En todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones griega y
romana, hasta nuestros días, el ser humano ha manifestado la necesidad de moverse para
lograr relacionarse con su entorno y dominarlo. El ser más rápido, más fuerte, más
resistente, ha sido una constante en los diferentes momentos históricos que ha llevado a
la humanidad al deseo de alcanzar el mejor estado físico posible.
Si se define la condición física como sinónimo de vigor orgánico, eficiencia,
conocimiento de los requisitos del mantenimiento de la salud, del ejercicio, del
descanso, de la relajación y corrección de los defectos físicos, y el acondicionamiento
físico como acción y efecto de acondicionar el organismo humano, este último se
convierte en la herramienta útil que permite el desarrollo de una parte importante y vital
de la persona, siempre que se haga con un conocimiento cabal y unas pautas adecuadas.
Es obvio que la mente y el cuerpo constituyen una unidad indisociable, de manera que
un control y una continuidad en el acondicionamiento físico repercutirían de manera
directa en el cuidado y mantenimiento de la salud y de la calidad de vida, por lo que
inciden en el aspecto mental, contribuyendo al desarrollo integral de la persona.
Otro de los valores añadidos del acondicionamiento físico trasciende por su realización
y práctica regular, sobre todo en el tiempo libre, convirtiendo el ocio en activo,
saludable y promotor de la calidad de vida, lo que por un lado lo convierte en un agente
preventivo de lesiones y enfermedades que reduce así los costes sociales y económicos
derivados de los posibles tratamientos; y por otro, aleja al alumnado de algunos hábitos
nocivos para la salud individual y colectiva presentes en la sociedad contemporánea,
debido a la ausencia de ejercitación, tal como ocurre particularmente con el
sedentarismo. Si a esto se le añade una mala nutrición y alimentación, se produce la
obesidad, cerrando un círculo dañino de causa-efecto. Este es uno de los actuales
problemas sociales que está tomando relevancia en Canarias. En la misma línea se
pueden mencionar diferentes disfunciones que también se pueden evitar con la práctica
física, como son la anorexia y la bulimia. En el extremo contrario está la vigorexia, que
es la práctica física desmesurada, sin descanso y sin control, reflejo, entre otras causas,
de no considerar los principios del entrenamiento deportivo.
La actividad física como contenido educativo se trabaja desde los primeros niveles
educativos hasta llegar a 2.º de Bachillerato con la materia optativa de
Acondicionamiento Físico, cuyo última finalidad es formar al alumnado para que sea
capaz de llevar una vida saludable, con destrezas y conocimientos necesarios para que
de forma independiente y autónoma sea competente y responsable dirigiendo su propio
desarrollo físico. Se lograría así el propósito establecido a largo plazo de cultivar el
cuidado y mejora de nuestro cuerpo-mente para alcanzar el grado óptimo de salud y de
calidad de vida. Esta finalidad se comparte con otras materias de Bachillerato:
Educación Física; Biología; y Biología Humana.
Este dominio deberá llegar a formar parte de la cultura personal del alumnado, de tal
manera que incluya estos aprendizajes en su conducta como una manifestación normal
dentro de sus hábitos de vida. Esto lo llevará no sólo a profundizar sobre el qué, el cómo
1
y el cuándo trabajar para obtener la mejora en el rendimiento físico producido como
causa obvia del entrenamiento, sino también a interiorizar que podrá adquirir beneficios
para mejorar otros aspectos de la vida, conducentes a su desarrollo integral.
Con objeto de lograr su finalidad, en la materia se profundiza en los conocimientos
sobre el cuerpo y el acondicionamiento físico y en el desarrollo de la autonomía de
acción que han ido adquiriéndose en las etapas anteriores por medio del estudio y la
práctica de la Educación Física. Esto se debe conjugar con los intereses y motivaciones
de aquel alumnado que opta por adentrarse en el mundo de la condición física,
facilitándole el conocimiento que le permitirá ser crítico con la actividad física y el
acondicionamiento físico, tanto desde el punto de vista de consumidor como desde el
campo laboral.
Una de las novedades principales de este currículo es la consideración de objetivos,
contenidos y criterios de evaluación relativos a actividades físicas de cualquier tipo (con
soporte musical, las realizadas en el medio natural de Canarias, las que utilizan como
recurso los juegos y deportes tradicionales canarios…), aspectos que pretenden
conseguir un notable progreso en la competencia general de autonomía e iniciativa
personal. Ayuda a la adquisición de esta competencia la realización de trabajos
cooperativos de grupo, tanto en el centro como en entornos cambiantes, tal como ocurre
en el medio natural. Al mismo tiempo, la necesidad del alumnado de elaborar su propio
plan de entrenamiento fomenta la iniciativa, su espíritu emprendedor y la toma de
decisiones respecto a la forma de trabajo más acorde con sus necesidades. Esto
comportaría un esfuerzo para conocerse a sí mismo, el nivel de condición física y las
propias limitaciones. En definitiva, los alumnos y alumnas estarían más preparados y
seguros para responder a nuevas situaciones de forma independiente y autónoma.
Otra competencia general será la del tratamiento de la información y competencia
digital ya que, partiendo de lo que conocen por sus aprendizajes previos, tendrán que
realizar consultas, buscar, completar, modificar, compartir y aplicar la información
recogida en los distintos bloques de contenidos de forma correcta para evitar la
información no válida.
Además de estas competencias generales, se contribuye al desarrollo de la competencia
específica motriz trabajando en el aspecto práctico y aplicando el plan de entrenamiento
para la mejora de la salud y la calidad de vida, elaborado por el propio alumno o
alumna, dentro o fuera de su tiempo libre.
Los objetivos seleccionados se hallan en relación sobre todo con el objetivo de etapa
que hace referencia a que el alumnado desarrollará las capacidades que le permitan
utilizar la educación física y el deporte para favorecer el desarrollo personal y social. De
ahí que se incida en el conocimiento del propio cuerpo, en la aplicación de los sistemas,
métodos y medios adecuados para la práctica deportiva, en la aproximación a la teoría
del entrenamiento deportivo, en la realización periódica de controles, en la participación
en actividades físico-deportivas, y en la identificación y valoración de hábitos
saludables concernientes a la condición física.
Los contenidos se han organizado en cuatro bloques, dirigidos al desarrollo de distintos
aspectos del acondicionamiento físico. En el primer bloque, se agrupan los contenidos
comunes al resto. En el segundo, «El acondicionamiento físico: su estudio y puesta en
práctica», se trabajarán contenidos más directamente asociados a la obtención y el
mantenimiento de la condición física desde un punto de vista personal. El alumnado
tendrá que adquirir conocimientos vinculados con el acondicionamiento físico tanto de
forma teórica como desde su aplicación práctica, que será el objetivo final, empleando
2
la mayor cantidad posible de actividades y entornos, preferentemente juegos y deportes
tradicionales y el medio natural canario, siempre que lo lleven a la obtención de la
forma física deseada. Se buscará que el alumnado entienda, comprenda y sepa aplicar
los conceptos de condición física y acondicionamiento físico, profundizando en las
diferentes capacidades físicas y alcanzando un nivel que le permita desarrollar
posteriormente planes de entrenamiento según su edad y sexo, aplicando los sistemas,
métodos y medios de entrenamiento adecuados, así como los tests y pruebas de campo
necesarios para obtener resultados de su estado físico y poder aplicar después su
propio adiestramiento o las modificaciones oportunas. De ese modo aprenderá a valorar
no sólo los resultados, sino también el esfuerzo realizado para alcanzarlos, ya sea a nivel
individual o grupal.
En el tercer bloque, «Los hábitos saludables y el acondicionamiento físico», el
aprendizaje irá encaminado hacia aquellos factores que, aunque de forma indirecta,
afectan a la preparación de manera relevante. En los contenidos se hace hincapié en el
mantenimiento de un estado saludable, trabajándose tanto aspectos como la higiene o la
nutrición, ya tratados en etapas anteriores, pero que aquí adquirirán una singular
importancia, como otros que pueden suponer una mejora en la calidad de vida.
Asimismo se mencionan asuntos como el entrenamiento invisible y el dopaje, como
agentes que están implícitos, permitiendo o no, en uno u otro caso, el alcanzar un estado
físico óptimo. El control y prevención de lesiones, el análisis de actividades y ejercicios
contraindicados y el control postural, terminarán por completar el conocimiento
necesario para la planificación del alumnado.
En el cuarto bloque de contenidos, «Oferta y demanda del acondicionamiento físico», se
ofrece al alumnado de esta optativa la posibilidad de obtener una visión, lo más real
posible, de la situación profesional en ese momento. Con esa finalidad se le guía para
que descubra por sí mismo la situación real en su entorno o en aquél donde quiera
dirigir su vida profesional, para facilitar su decisión, tras los resultados percibidos, de
incorporarse a la formación profesional específica o a los estudios universitarios
correspondientes, siempre dentro del ámbito de la actividad física y del deporte.
En todos los bloques de contenidos se orientará al alumnado a que reconozca las
tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como una fuente más de
información, que puede ser muy útil, siempre que se aplique con un sentido crítico
adecuado. Es conveniente fomentar su uso sin olvidar nunca los métodos más
tradicionales, siempre que estos sean válidos. También, y de forma común, en los
bloques segundo y tercero se pretende inculcar que no sólo se puede recurrir a
actividades y sistemas tradicionales para la consecución de la condición física, sino que
se potenciará su creatividad en la práctica de otras actividades menos frecuentes, en las
que también se puede adquirir ese entrenamiento físico correcto. Por esa razón se
contemplan las actividades físico-recreativas y deportivas, la ejercitación de juegos y
deportes tradicionales, así como la realización de sesiones en el medio natural, sin
olvidar nunca que el objetivo es el desarrollo y mantenimiento de la condición física.
La metodología recomendable debe estar basada, principalmente, en la estrategia
participativa, para que el alumnado siga la línea marcada por los fines del Bachillerato,
como el desarrollar y lograr la madurez intelectual y humana para incorporarse a la vida
activa con responsabilidad y competencia. Así, por ejemplo, sería oportuno plantear que
vaya descubriendo alguno de los agentes o factores intervinientes en el
acondicionamiento físico, como el nivel de su condición física, de tal manera que
intervenga en la valoración conveniente para adoptar las decisiones oportunas sobre la
manera en que debe actuar. Otro ejemplo de esta estrategia consistiría en que lleve la
3
iniciativa para diseñar y elaborar las tareas correspondientes del calentamiento, de la
parte principal y de la vuelta a la calma, según la orientación de la sesión. En la medida
en que fuera posible, una vez que el alumnado estuviera en condiciones y demandase
más independencia, debería tenderse hacia la estrategia emancipativa, que posibilitaría
un acercamiento a la autonomía real del alumnado de modo que tomase las riendas de
su aprendizaje, situando al profesorado en una posición supervisora de su progreso.
La consideración de estas premisas y de los objetivos y contenidos de este currículo
permite apreciar que todos son susceptibles de ser abordados desde la enseñanza del
descubrimiento guiado y de la resolución de problemas. Así se favorecería la
presentación al alumnado de una serie de contenidos no sólo como una información
dada y decidida, sino como una posibilidad de indagación y búsqueda para lograr la
contestación más idónea a cada interrogante. Se fomenta así el aprendizaje significativo,
dotándolo de utilidad e integrándolo en otros contenidos de carácter más transversal
para elaborar una explicación y una respuesta más amplia a situaciones de su entorno
próximo, conectando, entre otros, con los contenidos referidos a Canarias. Además,
estas estrategias y estilos de enseñanza poseen una característica de transversalidad que
potencian en el alumnado una forma de trabajar que, aparte del propio aprendizaje del
acondicionamiento físico, proporciona pautas para un método universal de
autoaprendizaje, útil para la comprensión y el desarrollo de otras materias y cuestiones.
El conocimiento de la parte más teórica del entrenamiento, e incluso de la puesta en
práctica del acondicionamiento físico, pueden ser tratados como un descubrimiento que
parte de los conocimientos previos del alumnado acerca del fenómeno del ejercicio de la
actividad física y del deporte, puesto que traen la experiencia de las clases de Educación
Física, y probablemente cuente con la de practicante o asistente del espectáculo
deportivo. Los alumnos y alumnas podrán valorar con sentido crítico y, por lo tanto,
posteriormente, con la información correcta, la validez de la práctica de la actividad
física: qué beneficios supone, a qué criterios obedece, qué problemas acarrea la mala
práctica, qué revisión es oportuna, etc., puesto que la actividad física que mejora la
salud y la calidad de vida es una conducta que se debe realizar con unas pautas
adecuadas y no simplemente como una reproducción de un modelo socialmente
admitido que hace de la práctica física una rutina heredada, sin ser consciente de lo que
se está haciendo. El alumnado, con la base de la información trabajada, deberá concluir,
entre otras ideas, que el profesional de la actividad física, si quiere ser responsable, es
un especialista con un cierto dominio teórico y práctico de ella, para poder guiar y
tutelar debidamente su propia práctica deportiva y, con mayor exigencia y compromiso,
la de las demás personas.
Uno de los recursos óptimos para la búsqueda y el tratamiento de la información
necesaria es el empleo de las TIC, cuyas amplias posibilidades, sumadas al uso de la
Red, permitirá indagar, comparar, ampliar, confirmar e intercambiar los contenidos
acerca del acondicionamiento físico. La utilización de las TIC debería incluir sus
vertientes interactiva y colaborativa, por ejemplo, a través de la creación de un blog, de
la grabación de imágenes que representen partes o todas las tareas de una sesión para su
posterior corrección y evaluación, la presentación de producciones audiovisuales sobre
un tema, etc.
Los criterios de evaluación pretenden recoger cómo va adquiriendo el alumnado su
aprendizaje, desde que comienza a adentrarse en el conocimiento del acondicionamiento
físico hasta su puesta en práctica y evaluación. Los instrumentos de evaluación
propuestos son: producción individual o en grupo, como es el propio plan de
entrenamiento; pruebas escritas u orales (exámenes); registro de observación
4
procedimental o actitudinal (planillas), etc. Además, deben permitir la coevaluación y
autoevaluación, lo que lo obligará a tomar conciencia y responsabilidad sobre la
evaluación de su aprendizaje.
Con dichos criterios se trata de averiguar si los alumnos y alumnas son capaces de
entender todos las pautas básicas para el diseño de su futuro plan de entrenamiento con
el fin de que sea viable, y de que la realización de una práctica regular les permitiría
conseguir los objetivos propuestos, cuyo fin último es la mejora de la salud y de la
calidad de vida. Además, se evaluará si atienden a la necesidad de realizar aquellos
ajustes necesarios en el plan, reconociendo su nivel de condición física al principio,
durante el período de práctica y al final de este, por lo que deberán valerse de los tests y
pruebas de campo necesarios. También se verificará, si en el diseño y ejecución de los
entrenamientos elegidos reconocen y aplican las normas de higiene, nutrición y
entrenamiento invisible, identificando las buenas prácticas preventivas de las lesiones.
Se constatará asimismo si el alumnado valora suficientemente que la práctica regular de
la actividad física le va a ayudar a mejorar en todos los aspectos: físico, mental, social,
afectivo, etc. Será objeto de evaluación si integra en su plan de acondicionamiento
físico el contexto próximo, el entorno natural y las tradiciones canarias. Habrá que
valorar, también, si reconocen la actual situación laboral del mercado de trabajo en el
ámbito de la condición física, como una posible salida académica y profesional. Y, por
último, se comprobaría si emplean las tecnologías de la información y la comunicación
como un recurso útil, recopilando, seleccionando, interpretando y exponiendo con el
vocabulario específico de la materia los datos obtenidos.
Objetivos
La enseñanza del Acondicionamiento Físico en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo en el alumnado de las siguientes capacidades:
1. Conocer el propio cuerpo, adquiriendo confianza para incrementar las posibilidades
de ejecución a través del desarrollo de sus propias capacidades físicas como mejora
de su salud.
2. Aplicar y valorar de manera autónoma los sistemas, métodos y medios adecuados
para la puesta en práctica de las actividades físico-deportivas que contribuyan a
mejorar su condición física y en consecuencia, su calidad de vida.
3. Comprender e interpretar los aspectos más importantes de la teoría del
entrenamiento deportivo de forma que le permita elaborar y ejecutar los programas
de entrenamiento que haya diseñado.
4. Realizar periódicamente los controles pertinentes (tests) según el protocolo
establecido para cada uno de ellos, y aceptar las posibles modificaciones del plan de
entrenamiento.
5. Participar en actividades físico-deportivas de distinta índole, contribuyendo a su
organización, incluidas aquellas con soporte musical, reconociéndolas y
valorándolas como un medio de acondicionamiento físico.
6. Desarrollar una actitud crítica ante la oferta existente de actividades físicas y
diferenciar las dirigidas a la mejora de la salud de las orientadas a obtener como
objetivo el rendimiento físico, valorando las salidas profesionales basadas en la
actividad física.
5
7. Conocer los hábitos saludables que influyen en la condición física, como la
nutrición, la higiene, el entrenamiento invisible y las diferentes lesiones deportivas,
con el fin de optimizar el acondicionamiento físico.
8. Buscar y tratar a través de las TIC, recopilando información, seleccionándola,
analizándola y realizando informes o exposiciones, con el vocabulario propio de la
materia, en relación con los contenidos del acondicionamiento físico, en especial
para diseñar, ejecutar y evaluar el plan de entrenamiento.
9. Valorar y realizar preferentemente la ejecución del plan de entrenamiento utilizando
el medio natural de Canarias, aprovechando la disponibilidad y potencialidad del
entorno, evitando el impacto ambiental y procurando utilizar los juegos y deportes
tradicionales canarios como contenidos que permiten el acondicionamiento físico.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Uso preferente de las tecnologías de la información y la comunicación,
incluidas sus posibilidades interactivas y colaborativas, para la obtención,
consulta, interpretación, ampliación y comunicación de la información
necesaria para el desarrollo de los contenidos de la materia.
2. Respeto del alumnado entre sí y hacia el profesorado, así como colaboración
entre iguales y con los docentes, en las diferentes actividades propuestas.
3. Interés por la elaboración y ejecución de los planes de entrenamiento
conducentes al desarrollo de los hábitos saludables y de la calidad de vida, la
ocupación de su ocio, su integración y socialización.
4. Desarrollo de la propia superación mediante la práctica física reparadora de su
autoestima y autoconcepto, con el reconocimiento y valoración de sus propias
limitaciones.
5. Utilización del vocabulario propio de la materia.
II. El acondicionamiento físico: su estudio y puesta en práctica
1. Evolución del concepto de condición física y de la práctica del
acondicionamiento físico (mantenimiento, alto rendimiento, salud, ocio y
recreación). El entrenamiento deportivo.
2. Relación entre salud, calidad de vida y acondicionamiento físico.
3. Conocimiento de las bases anatómicas y funcionales del cuerpo humano.
4. Estudio de las leyes de la adaptación como principios fisiológicos básicos.
5. Interpretación de los principios de la teoría del entrenamiento.
6. Profundización en el reconocimiento de las capacidades físicas condicionales.
7. Análisis de las capacidades coordinativas.
8. Conocimiento y ejecución de los sistemas, métodos y medios del
entrenamiento.
6
9. Utilización de la planificación y programación deportiva con conocimiento de
las estructuras temporales.
10. Iniciación en el conocimiento del aprendizaje motor.
11. Aplicación de los tests y pruebas de campo como instrumento de evaluación
para el seguimiento del plan de entrenamiento.
12. Valoración de la realización de sesiones prácticas controladas en el entorno
natural canario y de actividades recreativas y deportivas, especialmente
enraizadas con los juegos y deportes canarios, así como de las diseñadas con
soporte musical.
III. Los hábitos saludables y el acondicionamiento físico
1. Reconocimiento de la higiene y salud para la calidad de vida.
3. Importancia del conocimiento de la nutrición en la salud y su relación con la
condición física.
4. El entrenamiento invisible como favorecedor de la mejora de la condición
física.
5. Conocimiento de las actividades físicas como recurso para la potenciación de
la salud. Actitud crítica ante el estudio, el análisis y las consecuencias del
dopaje.
6. Valoración del conocimiento de la naturaleza y del origen de las lesiones
deportivas más frecuentes: su estudio, prevención y actuación inmediata.
7. Ejemplificación de ejercicios contraindicados y de control postural, y su
aplicación a los programas de mejora del acondicionamiento físico.
Valoración de la importancia de su conocimiento como prevención de
accidentes y lesiones deportivas.
8. Aceptación y obediencia de las normas de prevención en las prácticas de
riesgo.
IV. Oferta y demanda del acondicionamiento físico
1. Análisis y estudio de las ofertas y demandas del acondicionamiento físico en
el mercado laboral actual en los niveles europeo, estatal, autonómico, insular
y municipal.
2. Conocimiento y valoración de las salidas profesionales en el campo de la
actividad física y del entrenamiento.
3. Actitud crítica ante el acondicionamiento físico ajeno a la salud y a la calidad
de vida.
Criterios de evaluación
1. Diseñar de forma autónoma un plan de entrenamiento de la condición física
orientada a la salud.
El criterio trata de evaluar si el alumnado es capaz de diseñar su plan de
entrenamiento justificándolo suficientemente e identificando los principios del
7
entrenamiento, las leyes de la adaptación que cumplir, las capacidades físicas
condicionales y coordinativas para la mejora de la salud y calidad de vida, los
métodos y medios de entrenamiento que mejor se ajustan a sus necesidades y a su
entorno, así como todas las variables que afectan de una u otra forma al rendimiento
físico.
2. Ejecutar la planificación del entrenamiento diseñada para el incremento y
desarrollo de la condición física.
Con este criterio se pretende comprobar si el alumnado, tras diseñarlo y elaborarlo,
es capaz de saber hacer y llevar a la práctica su planificación, verificando que los
sistemas, métodos y medios de entrenamiento utilizados se ajustan a sus
necesidades y a las posibilidades de su entorno. Se valorará en el proceso de
evaluación que las tareas y ejercicios puedan ser actividades recreativas, deportivas
o con soporte musical, siempre que estén debidamente justificadas y controladas. El
alumnado podrá ejecutar en la práctica el plan de entrenamiento de la condición
física en colaboración con otros compañeros y compañeras, de forma que puedan
cooperar respetando las particularidades de cada una de las personas.
3. Evaluar el nivel inicial, la evolución y el nivel final de la condición física dentro
del plan de entrenamiento, mediante los tests y pruebas de campo.
Este criterio busca constatar que el alumnado es capaz de conocer previamente a la
puesta en práctica el nivel de condición física inicial, utilizando de forma correcta
los protocolos necesarios de los tests y de las pruebas de campo elegidos. Además,
se verificaría si identifica el grado de desarrollo que va alcanzando durante la
aplicación del plan para comprobar, finalmente, si ha logrado el objetivo fijado al
principio.
4. Valorar la utilidad de los planes de entrenamiento y su puesta en práctica como
forma esencial para incrementar y optimizar el estado general de su condición
física, así como su ocio y socialización.
La aplicación de este criterio permite evaluar si el alumnado reconoce la
importancia de disponer de un plan de entrenamiento propio que cumpla con los
requisitos de la teoría del entrenamiento y de los hábitos saludables y lo pueda
emplear como herramienta útil para llevar a cabo el logro de la condición física
óptima y saludable. De la misma manera, se trata de comprobar si también se
interesa por su puesta en práctica como un modo de desarrollar hábitos positivos
que ayudan a ocupar su ocio, a mejorar su integración y a lograr su socialización.
5. Valorar la confianza en las propias posibilidades que proporciona la
realización del entrenamiento adecuado.
Con este criterio se pretende constatar que el alumnado adquiere conciencia sobre
su propio cuerpo y sus facultades físico-motrices analizando sus potencialidades y
limitaciones, asumiéndolas, y valorando sus posibilidades para desarrollar todo su
plan de entrenamiento y que después le sirva para aumentar no sólo su condición
física, sino también su autoestima como parte de su desarrollo personal.
6. Reconocer, aplicar y valorar las pautas básicas de higiene y vida saludable,
valorándolas, para poder establecer planes de entrenamiento que respeten la
salud.
Este criterio busca verificar si los alumnos y alumnas identifican y llevan a la
práctica los conocimientos mínimos necesarios en relación con todos aquellos
8
hábitos saludables, en especial la nutrición, la higiene y el entrenamiento invisible,
teniendo que estar expresados tanto en el diseño de la planificación como en su
posterior puesta en acción. Asimismo, se pretende constatar que conocen y valoran
que las prácticas higiénico-saludables conllevan un efecto positivo e inmediato que
revierten en la mejora de la condición física y por tanto, en su calidad de vida.
7. Diferenciar y saber aplicar las normas básicas de actuación ante posibles
lesiones y accidentes menores en la práctica de la actividad física.
Con este criterio se pretende comprobar si el alumnado es capaz de reconocer
posibles lesiones y accidentes que se puedan producir durante la práctica deportiva,
distinguiendo la sintomatología básica del protocolo de actuación inmediato, que
permiten que el alcance de éstos sea el menor posible hasta la intervención médica
especializada.
8. Analizar y estudiar las posibilidades laborales en torno a la actividad física en
el mercado profesional actual.
Se trata de evaluar con este criterio si el alumnado identifica, tras un adecuado
análisis, las posibles salidas profesionales relacionadas con la condición física y,
por consiguiente, con la actividad física en sí misma, indagando en la situación del
mercado laboral tanto a nivel europeo, nacional, como regional, insular y local, de
tal manera que le sirva para averiguar y reconocer sus posibilidades futuras respecto
a su formación académica y al campo profesional de su interés.
9. Integrar el entorno natural de Canarias en el plan de acondicionamiento físico,
respetando el medioambiente y valerse de actividades vinculadas con los juegos
y deportes tradicionales canarios.
Se pretende comprobar con este criterio que el alumnado integra su propio entorno
en el diseño de la planificación, recurriendo a los recursos naturales disponibles y a
la posibilidad de llevarlo a la práctica en dicho contexto. Además, se busca evaluar
la actitud de respeto al medioambiente, entendiendo que se puede sacar provecho de
la naturaleza sin deteriorarla. De igual forma se constatará la utilización de
actividades que están inspiradas o basadas en los juegos y deportes tradicionales
canarios como una referencia, ya que son una muestra de la idiosincrasia social y
cultural de las Islas.
10. Recurrir a las tecnologías de la información y la comunicación como medio
para obtener información útil aplicable a los conocimientos tratados acerca del
ámbito de la condición física, recopilando, seleccionando, interpretando y
empleando esa información en informes, exponiéndolos en el lenguaje propio
de la materia.
Con este criterio se propone verificar que el alumnado emplea las tecnologías de la
información y la comunicación, incluyendo sus vertientes interactivas y
colaborativas, para recopilar, seleccionar, transformar y transmitir, todos aquellos
datos y contenidos vinculados con el entrenamiento y la condición física, mediante
informes o presentaciones, expresándose con el vocabulario propio de la materia.
De esta forma el alumnado irá reconociendo, asimilando y ampliando los
conocimientos tratados en el aula, pudiendo contrastarlos e incluso intercambiarlos
dentro del grupo-clase. A la vez, servirá para reforzar, desde la transversalidad, la
habilidad del alumnado en el empleo del recurso informático, tal como viene
demandando la sociedad contemporánea y se contempla en los objetivos del
Bachillerato.
9
ANTROPOLOGÍA Y SOCIOLOGÍA
Introducción
La antropología y la sociología son dos ciencias sociales independientes, pero tienen en
común que incluyen en su investigación el conjunto de las manifestaciones de los seres
humanos en toda su complejidad, analizando y sintetizando lo que son capaces de
generar: la cultura, los grupos que forman, lo que comparten, los significados que
emplean, cómo se organizan y relacionan, cómo aprenden, y las herramientas que
fabrican y usan.
La antropología, básicamente, tiene como objeto de estudio al ser humano en el marco
de la sociedad y cultura a las que pertenece. Se propone conocer el origen y desarrollo
de la humanidad, en su enorme variabilidad, y sus comportamientos sociales a lo largo
del espacio y el tiempo. Esta ciencia social integra las aportaciones y conocimientos
ofrecidos por múltiples disciplinas naturales y sociales, relacionando elementos
arqueológicos, económicos, sociales, religiosos, ecológicos, lingüísticos, ideológicos,
etc.
La sociología trata esencialmente de la comprensión de hechos y procesos sociales tales
como, por ejemplo, las desigualdades en la sociedad actual. Para la descripción de los
fenómenos sociales y su posterior análisis, la sociología mantiene estrecha relación con
las demás ciencias sociales, pero ha desarrollado su propia metodología empírica para la
recogida y tratamiento estadístico de los datos.
En tanto que ciencias sociales, es preciso llamar la atención del alumnado sobre su
carácter plural, a la vez sobre el hecho de que quienes se dedican a este campo lo hacen
en su doble condición de observadores del mundo social y, al mismo tiempo, sujetos
activos dentro de este, es decir, que ambas ciencias presentan un diálogo del ser humano
como individuo y como colectividad social.
Los estudios antropológicos y sociológicos no se deberían limitar a las teorías
tradicionales y clásicas, pues la humanidad está en constante movimiento, en una
simbiosis con su cultura, de la que extrae normas de comportamiento y valores, y a la
que aporta su propia praxis.
En su contribución pedagógica, esta optativa es básicamente formativa para la
adolescencia, no sólo por sus contenidos socioculturales (el conocimiento de las
costumbres, de las diferentes normativas, de los rituales, de las instituciones, de las
jerarquías y procesos sociales, de las formas de vida, del trabajo y de la utilización del
tiempo de ocio), sino también porque ayuda en la creación de hábitos de investigación,
desarrollando el análisis y la opinión contrastada. Fundamentando valores de respeto y
tolerancia desde el conocimiento del porqué de las diferencias.
La finalidad de esta materia en el Bachillerato es aportar conocimientos sobre la
diversidad cultural de los pueblos y desarrollar el interés por los rasgos de identidad de
la cultura propia, favoreciendo el análisis de la cultura y la sociedad canaria y su
entorno, y valorando el patrimonio natural, cultural, social e histórico de Canarias.
Esta materia ofrece al alumnado el conocimiento de las dimensiones básicas de la
estructura y el cambio en las sociedades, así como de los diferentes intercambios
10
culturales producidos en los pueblos por el efecto de las migraciones y de la movilidad
laboral y social, así como de la incidencia de este fenómeno en la construcción de la
identidad de las personas. También tiene como virtud didáctica fomentar en los alumnos
y alumnas la tolerancia y el respeto por las culturas y la valoración de las diferencias
sociales, culturales, económicas, étnicas y de género de las distintas sociedades y grupos
sociales, tomando como referente ético y legal la Declaración Universal de los Derechos
Humanos.
Invitándolos a mirar más allá de su propio contexto social y cultural, la optativa permite
a los alumnos y alumnas adoptar un punto de vista crítico y fundamentado para poder
interpretar la sociedad y la cultura en su globalidad. Desde el conocimiento de la
diversidad social y cultural, así como de las desigualdades y diferencias entre distintos
modos de vida y comportamientos socioculturales, esta materia puede ayudar a que
descubran formas de respuesta diferentes cuando los pueblos, grupos y movimientos
sociales y políticos intentan resolver los problemas sociales, políticos, de género,
étnicos, económicos, ecológicos, religiosos e ideológicos que se les presentan, pudiendo
este análisis aportar al alumnado nuevos caminos para la creatividad y la innovación, así
como otras vías de actuación para la resolución de problemas.
El alumnado de Bachillerato se encuentra en un momento de rápida evolución física,
psicológica y emocional, en la etapa de su vida en la que se produce el desarrollo y
asimilación de ideas y valores; vive en un mundo desigual y globalizado, en el que se le
presenta un amplio espectro de interrelaciones de todo tipo. Estudiar esta materia, en su
aplicación comprensiva y práctica (investigación social y trabajo de campo), le puede
aportar autonomía e iniciativa personal para construir sus propias concepciones y
modelos de actuación ante los retos de la vida y tomar sus propias decisiones; asimismo
puede contribuir a su madurez personal y social, que le posibilitaría actuar de forma
responsable.
La investigación social, con los alumnos y alumnas trabajando en equipo, permite
desarrollar la competencia comunicativa mediante la elaboración del trabajo de campo,
con las entrevistas y la redacción de informes, así como a través de las exposiciones en
el aula. Además, los conocimientos que aporta la materia sobre pueblos y culturas,
socialización, instituciones, desigualdades y conflicto social, ayudan a desarrollar en el
alumnado su competencia social y ciudadana, animándolo a la participación solidaria en
la mejora de su entorno, cultural, natural y social.
La materia de Antropología y Sociología tiene la pretensión de aportar interés y
comprensión por las diversas situaciones sociales y culturales que presentan los grupos
e instituciones sociales: familia, pueblo, ciudad, estado, etc. También se propone,
mediante el trabajo de campo y desde la lectura de textos especializados, ayudar al
alumnado a desarrollar la iniciativa personal en su trabajo, desarrollando la capacidad
de escucha y respeto por las opiniones de las demás personas.
El trabajo de investigación social persigue desarrollar en los alumnos y alumnas la
capacidad de relacionar los conceptos aprehendidos de las dos disciplinas, y aplicarlos a
las situaciones sociales y culturales concretas, tanto de los pueblos en épocas anteriores
como de las ciudades actuales, e indagar en su entorno inmediato, analizando los
elementos que integran la sociedad y la cultura canaria. Otra finalidad es el análisis de
las sociedades y las culturas, valorando como referente objetivo la Declaración
Universal de los Derechos Humanos.
11
Los contenidos se han organizado en cuatro bloques, que van gradualmente, desde los
aspectos más teóricos de la antropología y la sociología, hasta sus respectivas
metodologías y aplicaciones.
El primer bloque, «Contenidos comunes», está centrado en el tratamiento de los
procedimientos y actitudes comunes al resto de los bloques.
En un segundo bloque, «La antropología», se abordan los conceptos, el vocabulario y
las técnicas básicas de la antropología, desde las que el alumnado podrá analizar las
diversas situaciones sociales y culturales y acercarse a los problemas que plantean los
grupos sociales y las sociedades en su conjunto. Se trataría de cómo aplicar estos
conceptos a situaciones sociales y culturales concretas permitiendo el análisis, no sólo
de pueblos de la antigüedad, sino de sociedades actuales, abordándose además el estudio
de la cultura y la sociedad canaria. Otro contenido sería el desarrollo de una actitud
solidaria y tolerante en su análisis de las sociedades y las culturas, y el reconocimiento
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos como referente ético y legal. Se
estudiarían, en fin, las transformaciones producidas por los diversos grupos sociales,
valorando las diferencias sociales, económicas, étnicas, religiosas, sexuales, lingüísticas
y culturales de los pueblos.
En un tercer bloque, «La sociología», dedicado exclusivamente a esta ciencia, se
pretende profundizar en el conocimiento de la dimensión social del ser humano, de su
inmersión en la estructura social, partiendo del grupo primario, la familia, hasta el más
extenso, el estado. Se quiere que el alumnado convierta su situación social en un
observatorio de la realidad.
Y un cuarto bloque, «El trabajo de campo», en el que se utilizará la metodología propia
de la antropología y la sociología, para conocer, comparar y evaluar distintos tipos de
grupos sociales, procesos y relaciones sociales, divergentes y convergentes, los roles de
cada modelo social estudiado, las costumbres y sobre todo los modelos normativos y
sus fines. Se pretende, además, el análisis de la sociedad considerada como un todo, un
marco en el cual existen y se integran las instituciones, las comunidades, los individuos
y grupos sociales, comprobando el carácter globalizador del fenómeno social, la
sociedad como proceso de estructuración y agregación, y la manera en que los distintos
aspectos sociales se conjugan dentro de una sociedad determinada.
Para impartir la materia sería recomendable usar un modelo metodológico acorde con su
finalidad (el conocimiento y la comprensión de la diversidad cultural y social, de los
pueblos y el análisis de la sociedad actual), de manera que el alumnado relacione el
aporte teórico proporcionado por la materia con su trabajo personal, tanto individual
como en equipo.
Es conveniente profundizar en los contenidos fundamentales de la antropología y la
sociología, con el fin de lograr que el alumnado se familiarice con el lenguaje propio de
estas disciplinas, sus métodos, enfoques y técnicas específicas de investigación, para su
posterior aplicación; de ahí que los contenidos discurran siempre de lo más teórico
(enfoques disciplinares, vocabulario, conceptos y definiciones) a lo más práctico
(trabajo de campo, aplicaciones e investigación social).
Una estrategia podría consistir en partir del análisis ya hecho y contextualizarlo en la
realidad más cercana al alumnado. Otro criterio metodológico podría ser, tanto para el
trabajo individual como grupal, analizar documentos monográficos sobre distintas
culturas o situaciones sociales, en lugares o condiciones sociales próximas o lejanas
para los alumnos y alumnas, relacionando aspectos de esas culturas o situaciones
12
sociales, lo que le permitiría compararlas con la suya propia, reflexionar y construir su
propia opinión, desde las semejanzas y diferencias observadas.
Dado su carácter formativo, resultaría apropiado el recurso a algunos textos
especializados en antropología y sociología, en los que se analizan culturas,
comunidades, grupos sociales y pueblos y se destacan problemas concretos como la
violencia, la guerra, el conflicto de clases, la socialización, el papel de la mujer en esas
sociedades, etc. A partir de esas lecturas individuales y explicaciones en clase, por parte
del profesorado, se sugiere realizar exposiciones y debates, con objeto de que incidan
en una mejor comprensión de la necesidad de cooperación y respeto por las opiniones
de las demás personas.
Asimismo, se podría utilizar una metodología interactiva, que favorezca en el alumnado
la capacidad para aprender por sí mismo. Con el trabajo individual se fomentaría la
lectura, la búsqueda de datos utilizando las tecnologías de la información y la
comunicación, y el análisis de periódicos y de programas de televisión. También se
recomienda favorecer el conflicto cognoscitivo, el contraste crítico y el debate,
mediante textos o materiales audiovisuales atractivos y sugerentes (películas y
documentales), así el planteamiento de situaciones cotidianas. En el trabajo en equipo el
alumnado puede adquirir un aprendizaje cooperativo empleando, entre otros, los medios
de comunicación electrónicos, además de aplicar los métodos apropiados de
investigación y exposición, utilizando el trabajo de campo y los programas
informáticos en las presentaciones. Además, el trabajo en grupo se podría orientar hacia
la elaboración de proyectos de investigación social y antropológica sobre una ciudad, un
barrio o un pueblo. Para la preparación y exposición de estos trabajos sería de gran
ayuda la utilización de la comunicación electrónica y la organización de actividades que
faciliten el contacto con jóvenes de pueblos, culturas y condiciones sociales diversas. En
estos trabajos se le puede proponer al alumnado como estrategia el relacionar los
aspectos teóricos con una reflexión sobre la emancipación de las personas, el género, la
religión, las etnias, el desarrollo de los pueblos, etc.
Los criterios de evaluación deberán verificar si los alumnos y las alumnas han
comprendido las teorías y los trabajos de investigación de ambas disciplinas, y si se han
familiarizado con el vocabulario propio de la antropología y de la sociología. También
se tratará de comprobar la capacidad del alumnado para analizar las situaciones
culturales y sociales de grupos humanos determinados y de su entorno inmediato,
utilizando para ello los conceptos adquiridos en la materia; siendo oportuno comprobar
su capacidad para dar cuenta de los aspectos esenciales de las diversas realidades
socioculturales, y al mismo tiempo, ser capaces de entender la cultura en su concepción
global.
Otro criterio deberá permitir evaluar la capacidad del alumnado para utilizar
procedimientos de comparación entre las diversas culturas, situaciones y condiciones
sociales, y con la suya propia, así como la comprensión de los diferentes modos de vida,
mostrando en sus análisis y valoraciones actitudes tolerantes y tomando como referente
ético y legal la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Finalmente, se constatará si los alumnos y alumnas son capaces de expresar sus
conocimientos y juicios de valor de manera contrastada, y manejando adecuadamente
las tecnologías de la información y de la comunicación, como herramientas
imprescindibles para abordar los estudios propuestos en la materia.
Para poder evaluar los contenidos y su grado de desarrollo, y la habilidad adquirida por
el alumnado en el manejo de los métodos y técnicas de trabajo, se sugiere el diseño de
13
actividades en las que pueda demostrar su capacidad de síntesis sobre los datos
recogidos en el trabajo de campo y su destreza por los problemas sociales, las culturas y
los pueblos. Además, convendría tener en cuenta la elaboración de cuadernos de campo,
la realización de comentarios sobre documentales y películas, y su participación en
debates en el aula y en exposiciones en clase usando programas informáticos.
Objetivos
La enseñanza de Antropología y Sociología en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Conocer y emplear con corrección el vocabulario específico de la materia.
2. Analizar distintas situaciones sociales y culturales y los problemas que pudieran
llevan implícitos: desigualdad social, sexismo, violencia de género, pobreza,
racismo, xenofobia, sobreexplotación de los recursos, conflictos bélicos, etc.
3. Adquirir una visión general de las características de las sociedades, teniendo en
cuenta tanto la construcción y la evolución de la naturaleza humana como el
desarrollo social y cultural de la vida social.
4. Adoptar un punto de vista reflexivo e integrador respecto a los conceptos
específicos de los diversos campos de la antropología y la sociología, con el fin de
adquirir una comprensión global de la vida social y cultural.
5. Identificar las principales situaciones y relaciones sociales, y las culturas y su
evolución, analizar los diferentes hechos y procesos sociales, comprendiendo sus
problemáticas materiales y sociales.
6. Relacionar las transformaciones sociales y materiales que se producen en los
distintos grupos culturales con las actuaciones adoptadas por estos ante los
problemas que se les presentan.
7. Utilizar de manera integradora los conocimientos sociológicos y antropológicos que
se van adquiriendo, sea en debates en el aula sobre temas actuales, sea a través de la
documentación adquirida por el uso de las tecnologías de la información y la
comunicación, incluidas sus posibilidades interactivas y colaborativas.
8. Valorar los universales culturales que unen a las personas, la Declaración Universal
de los Derechos Humanos, y comprender la diversidad social y cultural existente en
nuestro mundo, adoptando una actitud solidaria, conociendo las interpretaciones y
debates desarrollados sobre el proceso de construcción de las semejanzas y
variaciones étnicas, lingüísticas, sexuales, religiosas, sociales, económicas y
culturales.
9. Reconocer e identificar los rasgos característicos de la cultura y la sociedad canaria,
y promover su comprensión crítica, así como el compromiso con la defensa y
conservación de su patrimonio cultural, natural y social.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Toma de conciencia sobre los factores influyentes en la conformación del
individuo social.
14
2. Desarrollo de las estrategias propias de la metodología científica
antropológica y sociológica para la identificación de rasgos sociales y
culturales.
3. Adquisición y uso del vocabulario propio de la materia y capacidad de
aplicación de las estrategias de trabajo específicas de la antropología y la
sociología.
4. Búsqueda de información, procedente de fuentes diversas (textos,
documentales o películas), proporcionadas por el profesorado o consultadas
en bibliotecas, videotecas, u obtenidas mediante el uso de las tecnologías de la
información y la comunicación, incluidas sus vertientes interactivas y
colaborativas; selección e interpretación crítica de la información y redacción
de conclusiones, con presentación al resto del grupo de clase.
5. Análisis comparativo de las distintas formas de vida, grados de desarrollo,
transformaciones, problemáticas y rasgos culturales, de sociedades
determinadas, tanto en la antigüedad como en la actualidad.
6. Análisis de los rasgos distintivos de las diferentes culturas y de las relaciones
existentes entre sociedad, política, religión, lenguaje y conocimiento.
7. Valoración de la Declaración Universal de los Derechos Humanos como
referente ético y legal.
8. Desarrollo de las destrezas necesaria para la confección de un diario personal
y de notas de campo, con aportaciones y argumentos de autoridad de
antropólogos destacados.
9. Adquisición de las técnicas de realización de debates y puesta en común de
conclusiones. Participación en estos con rigor y mutuo respeto.
II. La antropología
1. La antropología: objeto de estudio y fundamentos metodológicos. Los
orígenes de la antropología. Las distintas perspectivas antropológicas.
2. Diversidad humana.
3. Intercambio cultural.
3.1. Etnocentrismo.
3.2. Interculturalidad y multiculturalidad.
4. Lenguaje, pensamiento y cultura.
5. Parentescos y grupos de filiación.
5.1. Matrimonio y familia.
6. Sexo, género y cultura.
7. Procesos simbólicos y comunicativos.
7.1. Religión, mitos, ritos y tabúes.
7.2. Arte.
8. La sociedad y la cultura canaria.
8.1. Manifestaciones culturales y religiosas.
15
8.2. Expresiones artesanales y artísticas.
III. La sociología
1. Introducción al objeto y métodos de la sociología. Los orígenes de la
sociología y las diversas perspectivas sociológicas.
2. Los procesos de socialización.
3. Cambio social y modernización.
4. Estratificación y desigualdades sociales en nuestra sociedad.
5. Conflicto social.
6. Instituciones sociales básicas: familia, educación y trabajo.
7. Estado y poder. Legitimidad y autoridad.
8. Los problemas del género y la sexualidad.
IV. El trabajo de campo: teoría y práctica
1. Metodología de la investigación social.
2. Técnicas de investigación sociológica.
3. Técnicas etnográficas.
4. Trabajo de campo.
Criterios de evaluación
1. Conocer y utilizar los conceptos y métodos de trabajo de la sociología y la
antropología, mediante el estudio de las características del ser humano y de su
evolución, y el análisis de los distintos elementos que organizan y conforman la
cultura (sociales, políticos, económicos y simbólicos) y que configuran los
procesos de humanización, formulando hipótesis explicativas y comparaciones
interculturales, y valorando críticamente los diferentes modos de vida.
La aplicación de este criterio persigue constatar si los alumnos y alumnas conocen y
emplean los conceptos y métodos de trabajo de la sociología y la antropología, a
través del estudio de las características del ser humano y de su evolución, y si usan
adecuadamente las técnicas de análisis (recogida de datos a través de entrevistas,
cuestionarios y encuestas…) para la descripción e interpretación de determinados
hechos culturales y sociales. Además, el criterio quiere verificar la capacidad del
alumnado para proponer hipótesis explicativas sobre la información recogida, así
como para utilizar procedimientos de comparación objetiva entre diversas culturas,
manteniendo una actitud de comprensión y de valoración crítica hacia ellas y los
modos diferentes de vida.
2. Analizar los acontecimientos y las causas de las transformaciones sociales y
culturales de los distintos grupos humanos y comprender las actuaciones
adoptadas por estos en la resolución de problemas.
Este criterio de evaluación pretende comprobar la capacidad del alumnado para
analizar los grupos humanos y los acontecimientos sociales y culturales derivados
de la evolución de estos, así como las transformaciones y cambios que se producen,
16
identificando sus causas, tanto naturales (genéticas, climáticas, etc.) como
socioculturales y materiales (problemas o coyunturas de desabastecimiento,
supervivencia, competitividad y desarrollo económico, agrícola e industrial…), y
comprendiendo las actuaciones adoptadas por estos grupos ante la diversidad de
situaciones difíciles o necesidades para la resolución de problemas.
3. Aplicar en sus juicios de valor actitudes tolerantes en el análisis de las distintas
culturas, y reconocer la Declaración Universal de los Derechos Humanos como
referente ético y legal de carácter mundial.
Este criterio trata de evaluar si el alumnado muestra una actitud tolerante cuando
emite sus juicios de valor sobre las diferentes culturas, mostrando una actitud de
respeto y comprensión hacia ellas, pero haciéndolo desde una perspectiva crítica
basada en el reconocimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos
como único referente ético y legal, válido para aplicarlo a otras culturas.
4. Planificar y elaborar trabajos de investigación, de forma individual o en grupo,
manejando entre otras fuentes las procedentes de las tecnologías de la
información y la comunicación, sobre aspectos culturales y sociales
determinados, históricos y de la actualidad, incluyendo los referidos a su
entorno, utilizando las técnicas y métodos propios de la sociología y la
antropología y el vocabulario propio de la materia.
Este criterio pretende comprobar en el alumnado la capacidad para planificar y
elaborar trabajos de investigación, de manera individual y grupal, confeccionando
un diario personal y de notas de campo, sobre temas y asuntos culturales y sociales
relacionados con la materia, tanto de la sociedad actual, de su propio entorno, como
de sociedades a lo largo de la historia, indagando en diversas fuentes, incluidas las
procedentes de las tecnologías de la información y la comunicación. También
permite verificar la capacidad de los alumnos y alumnas para utilizar las técnicas y
métodos de la antropología y la sociología en esos trabajos (observación,
participación, entrevistas, cuestionarios, etc.), redactando con corrección y
exponiendo los resultados con el vocabulario propio de la materia. Se valorará la
creatividad de los planteamientos y el tratamiento de los problemas.
5. Participar con rigor y mutuo respeto en los debates sobre problemas prácticos
actuales, que hacen referencia a las relaciones entre culturas y modos de vida,
contrastando los juicios de valor que se han formado a partir de los trabajos de
campo realizados.
Con este criterio se busca constatar si el alumnado participa con seriedad y rigor
científico, así como con respeto y tolerancia hacia las opiniones del resto del grupo,
en los debates organizados sobre problemas y temas actuales sobre las relaciones
entre culturas y modos de vida, contrastando la información recogida en los trabajos
de campo y los juicios de valor sobre las conclusiones de estos.
17
ARTES APLICADAS A LA ESCULTURA
Introducción
Desde las primeras civilizaciones el ser humano se ha dedicado a transformar objetos
del entorno en el que se desenvuelve. Las aportaciones teóricas y prácticas que se han
hecho, inventando, fabricando, utilizando objetos, han permitido modificar gran
variedad de elementos para satisfacer sus necesidades. En la sociedad actual el diseño
alcanza una notable importancia dentro de las artes plásticas, por lo que este no se puede
desligar del proceso creativo y técnico, aportando a los resultados finales de la obra
calidades expresivas y plásticas de gran notoriedad.
De igual forma, la búsqueda continua, transgrediendo fronteras en el arte, y la evolución
de los procesos creativos, han permitido la concepción de nuevas formas de
conocimiento, proporcionando la abundancia de estilos y movimientos artísticos. Los
recientes modos de «hacer» suponen, por una parte, la aplicación de metodologías
novedosas y, por otra, la innovación de los procesos tecnológicos y la utilización de
gran variedad de materiales. Estos aspectos han conseguido variar la terminología y
ampliar el concepto de artes plásticas, que se pretenden ofrecer en el Bachillerato a
través de la materia optativa Artes Aplicadas a la Escultura.
Esta optativa permite al alumnado de Bachillerato continuar con el desarrollo de un
lenguaje plástico, fomentar la investigación y, asimismo, mediante el aprendizaje de
diversas técnicas, facilitar el trabajo con materiales y el descubrimiento del espíritu de
estos, así como las técnicas a través de las cuales se genera un diálogo entre su
simbolismo y su expresividad.
Con relación al aprendizaje adquirido en la materia de modalidad Volumen, esta
optativa profundiza en las técnicas y los procesos de los lenguajes plásticos y expresivos
de algunos materiales referidos a la construcción de formas tridimensionales. El
conocimiento del lenguaje plástico y el uso de materiales, procedimientos y técnicas de
las diferentes especialidades de la materia optativa desarrollan en el alumnado su
capacidad creadora, lo ayudan a comprender mejor el entorno social, cultural y natural,
fomentan una actitud crítica y reflexiva al respecto, despiertan la sensibilidad artística y
lo dotan de habilidades y conocimientos técnicos.
Asimismo, la optativa puede fomentar otras capacidades y conocimientos en el
alumnado, pues lo prepara para la posible realización de estudios posteriores
relacionados con el mundo de las artes plásticas y del diseño o con el desarrollo de
enseñanzas de carácter artístico-profesional. Además, mejora sus conocimientos
mediante planteamientos empíricos y de investigación, le aporta un lenguaje básico
formal, unas habilidades propias de los talleres específicos, unos conocimientos sobre
las técnicas y los materiales, la adquisición de actitudes críticas y valores
enriquecedores y un respeto por el patrimonio cultural, natural y social, especialmente
por el canario.
Artes Aplicadas a la Escultura contribuye de igual manera a la adquisición de
determinadas competencias generales de la etapa del Bachillerato, como es la
competencia en el tratamiento de la información y la competencia digital. A través del
uso de la biblioteca, consultando bibliografía específica sobre técnicas, materiales o
procesos, o mediante la utilización de las tecnologías de la información y la
comunicación y de las técnicas de documentación, el alumnado mejorará su capacidad
lectora y seleccionará la información precisa que le permitirá realizar los trabajos que se
18
le solicitan. También se trabaja la competencia en autonomía e iniciativa personal, ya
que deberá realizar una propuesta creativa de una forma tridimensional que incluya todo
un proceso básico, con sus fases y pautas, lo que implica que el alumnado habrá de
demostrar una autonomía e independencia para establecer sus propios criterios en la
producción de la obra creativa y en su defensa, justificando los motivos que lo han
llevado a sus conclusiones y resultados. Todo ello contribuye a desarrollar la
competencia comunicativa, ya que deberá conocer la terminología básica específica
para expresarse con fluidez y propiedad con el vocabulario propio de la materia.
Se coadyuva, además, a la consecución de la competencia cultural y artística mediante
el estudio de las diferentes manifestaciones escultóricas a lo largo de la historia y el
análisis evolutivo de las técnicas y los procesos artísticos. Así, se coopera de una
manera notoria a que los alumnos y alumnas adquieran habilidades para reconocer la
cultura y el momento en el que se han desarrollado determinados estilos y técnicas, con
sus correspondientes influencias, valorando la sensibilidad artística.
En la selección de los objetivos se ha procurado establecer un equilibrio entre los
contenidos de diferente naturaleza, de modo que se potencie a la vez el desarrollo de los
de carácter procedimental, conceptual y actitudinal. Se pretende que el alumnado sienta
interés por el conocimiento y el correcto uso de la herramienta, de la maquinaria y de
los materiales propios del lenguaje escultórico, así como de sus técnicas fundamentales,
y comprenda la importancia de las medidas de protección, con el adecuado respeto por
la seguridad e higiene en el trabajo. A través de la construcción de formas
tridimensionales básicas se intenta que los alumnos y las alumnas desarrollen
capacidades estético-plásticas y creativas. También se persigue que el dominio del
vocabulario propio de la materia les confiera una mayor riqueza a su capacidad de
expresión oral y escrita, y que el conocimiento de las innovaciones tecnológicas mejore
sus posibilidades creativas. Otro importante objetivo es la consecución de la toma de
conciencia y sensibilización del alumnado por el medioambiente y el entorno; se
conseguiría así una actitud más responsable y solidaria en la sociedad en la que vive y la
consolidación de una madurez personal, social y moral. El buen uso de las tecnologías
de la información y la comunicación en la elaboración de trabajos básicos de
investigación le permitiría ampliar los métodos de búsqueda y facilitaría la información
precisa sobre escultores nacionales, internacionales y canarios. También se incluyen
capacidades relacionadas con los usos comunicativos y colaborativos de Internet.
En la organización de los contenidos de esta materia se ha pretendido englobar de una
forma general aquellos aspectos básicos sobre las Artes Aplicadas a la Escultura, para
posteriormente profundizar en la especificidad de cada uno de los talleres implicados y
de sus materiales: madera, piedra y metal.
En el primer bloque, «Contenidos comunes», se contemplan aquellos que de forma
general se tratarán a lo largo del desarrollo de la materia, como el uso de una
terminología adecuada, el desarrollo de una actitud crítica ante los trabajos plásticos
realizados, la producción de obra creativa, el respeto y cumplimiento de la normativa de
seguridad e higiene en el trabajo, la concienciación sobre el medioambiente y su
conservación, la realización de proyectos básicos de investigación, y la búsqueda,
selección, transmisión y presentación de información a través de diferentes fuentes,
preferentemente de las TIC.
En el bloque segundo, «La forma tridimensional y sus manifestaciones plásticas», se ha
planteado: el tratamiento del objeto tridimensional; las manifestaciones estéticas de las
artes aplicadas a lo largo de la historia en el mundo, y en Canarias en particular; sus
19
condicionantes sociales y culturales, así como los artistas más influyentes; el devenir de
los procesos y técnicas; la influencia de los avances tecnológicos; y la mejora que han
supuesto sus aplicaciones a la talla en madera, piedra y metal.
En el tercer bloque, «Talla en madera», se estudia este material y sus propiedades
naturales y expresivas, contenidos imprescindibles para comprender su comportamiento
su carácter y su respuesta cuando se inicia el proceso de la talla, las clasificaciones más
adecuadas para iniciarse en ella y el conocimiento de las maderas más importantes y
elementales. Tras una introducción básica, se abordará la relevancia de la distribución y
organización del taller para que el alumnado pueda desenvolverse de una manera fluida
sin entorpecer los espacios de trabajo. En este bloque se incluyen la maquinaria y
herramienta básicas de corte y desbaste para una correcta aplicación de las técnicas, su
uso y funciones, así como el conocimiento y aprecio de las adecuadas medidas de
seguridad e higiene que se deben observar. También se analizarán los procedimientos
básicos para desarrollar el proceso creativo de piezas tridimensionales, generando ideas
previas, bocetos, maquetas y el traslado al tamaño definitivo mediante sistemas de
ampliación y escala, para posteriormente realizar una aplicación de alguna técnica
fundamental de la madera, finalizando con la instrucción sobre los tratamientos
superficiales más elementales y su aplicación.
El cuarto bloque, «Talla en piedra», comienza con una introducción elemental del
proceso de formación de la piedra y su extracción de la corteza terrestre, así como con
una clasificación general de la materia pétrea con objeto de poder distinguir aquellos
materiales más idóneos para el proceso de la talla. Asimismo, se tratan los requisitos
imprescindibles que debe contemplar el estudio de un escultor en piedra, el equipo
básico de desbaste y medición, la herramienta de labra y maquinaria específica, el
proceso creativo que sigue la talla directa de una forma tridimensional y los acabados
texturales que conlleva.
Por último, el bloque quinto, «Forja artística», ofrece un acercamiento a la realización
de objetos simples en metal, con todo lo inherente al proceso creativo en un taller de
forja. Se presenta una introducción básica de los conceptos de metal y aleación, así
como de las propiedades de los metales, y la descripción de aquellos más comunes,
todos ellos contenidos imprescindibles para conocer su comportamiento a la hora de
aplicar las técnicas básicas y acabados superficiales. De igual modo, se incluyen las
herramientas más sencillas para medir y marcar, sujetar, golpear, doblar y curvar,
perforar y cortar, y aquella maquinaria imprescindible para los acabados finales. Junto a
estos aspectos, se explicitan las medidas de seguridad e higiene en el taller para evitar
situaciones de riesgo.
La impartición de esta optativa se dispone en tres talleres bien diferenciados que
corresponden a la diversidad de técnicas empleadas en cada uno de ellos, y cuyo
fundamento teórico es aplicado a la práctica. Se sugiere una distribución trimestral, de
manera que el alumnado rote por cada taller con esa periodicidad. Así, los alumnos y
alumnas ampliarán sus conocimientos de forma paulatina, por lo que sería
recomendable aplicar una metodología didáctica que favoreciera la capacidad del
alumnado para aprender por sí mismo, trabajar en equipo y desarrollar métodos
apropiados de investigación.
Es recomendable la relación de los aspectos teóricos y sus aplicaciones prácticas en la
sociedad. Se sugiere otorgar especial importancia al desarrollo de un aprendizaje
significativo y contextualizado; se partiría de lo que el alumnado ya sabe y de su propia
experiencia, realizándose una explicación teórica con material didáctico elaborado o
20
recopilado por el profesorado que aporte las nociones básicas para comenzar una
exploración de los materiales: madera, piedra o metal, y las técnicas de aplicación
específicas que se precisan. Este recurso metodológico puede estar conformado por
recursos audiovisuales: películas, tutoriales y documentales relacionados con los
contenidos que se imparten, facilitando la comprensión de las técnicas y propiedades
expresivas de los materiales.
De igual forma se podrán ofrecer proyecciones de diapositivas o presentaciones en
programas informáticos que ilustren de forma esquemática el mensaje que se quiere
transmitir. Tras la fase introductoria de información se pasará a la fase de propuesta de
búsqueda de documentación utilizando las tecnologías de la información y la
comunicación, como Internet, facilitando al alumnado algunas páginas web que le
aporten una ayuda en el proceso de aprendizaje. Es conveniente orientar a los alumnos y
alumnas en la indagación para que aprendan a seleccionar; de esta manera se les da la
oportunidad de asimilar los contenidos de una forma más autónoma.
Además, se procuraría utilizar estrategias y recursos variados en las propuestas de
trabajos, así como técnicas de grupo e individuales, facilitando y comprobando la
aplicación y transferencia de lo aprendido a la vida real. También resultaría favorecedor
proporcionar información al alumnado sobre el momento del proceso de aprendizaje en
el que se encuentra, para permitir que compruebe por sí mismo las posibilidades
expresivas de los materiales una vez que comienza el desarrollo del trabajo creativo.
Asimismo, sería oportuno el fomento de las técnicas de indagación con los trabajos
prácticos, permitiendo al alumnado el trabajo en equipo y la utilización de métodos de
investigación adecuados en aquellos ejercicios que lo precisen.
Se aconseja asimismo el desarrollo de ciertas estrategias metodológicas fundamentales,
como son la exposición verbal, visual y práctica, así como el apoyo y asesoramiento
individual como procedimientos metodológicos en una enseñanza guiada que permite
hacer descubrimientos en el proceso de investigación personal. Se plantean la siguientes
fases en el enfoque didáctico: a) fase expositiva, mediante una introducción al contenido
establecido en cada unidad de trabajo, ofreciendo al alumnado la información de los
conceptos, así como de los materiales, técnicas y procedimientos que se van a seguir en
el transcurso del ejercicio; b) fase práctica, en la que se plantea, por un lado, una
aproximación a la idea, mediante el uso de documentación bibliográfica y técnicas de
información y comunicación, facilitando apuntes, realizando bocetos, maquetas, etc.; y
por otro, la resolución del proyecto con la elaboración de un trabajo tridimensional; y c)
fase de análisis de los resultados, que completa el proceso a través de una evaluación
crítica del ejercicio, ya sea conceptual, visual o técnico. En este contexto se impulsaría
el desarrollo de una puesta en común y el intercambio de experiencias entre los
componentes de la clase.
Esta metodología debería estar orientada a promover la fase práctica y la
experimentación de los lenguajes plásticos que expresan los diferentes materiales y a
estimular los procesos creativos mediante proyectos básicos. Resultan recomendables
las visitas culturales, la participación en proyectos individuales y colectivos y el
desarrollo del hábito lector, al mismo tiempo que se ejercita un aprendizaje de las
diferentes técnicas y materiales empleados por artistas relevantes, incluidos los de la
Comunidad Autónoma de Canarias. Se sugiere, de igual modo, la práctica de trabajos
interdisciplinares entre los diferentes talleres con objeto de acometer obras
tridimensionales que comprendan variedad de materiales, así como distintas técnicas de
aplicación. Esto contribuye a que el alumnado pueda comprobar las posibilidades
plásticas y capacidades expresivas, no sólo a título individual sino en su conjunto.
21
De igual forma, sería interesante establecer alguna actividad coordinada con otras
materias, como Historia del Arte, Dibujo Artístico II, Historia de la Filosofía…, pues
ayudaría a complementar el aprendizaje de la materia en cuestión. Por último, el diseño
y mantenimiento de un blog educativo, en el que se pudiera compartir información,
apuntes e imágenes de trabajos realizados en el aula, enriqueciéndolo con los
comentarios oportunos, mantendría informado y actualizado al alumnado
Los criterios de evaluación de la materia de Artes Aplicadas a la Escultura tratan de
constatar si el alumnado es capaz de expresarse de una forma adecuada en el lenguaje
tridimensional, dependiendo de los materiales utilizados en el proceso; si ha adquirido
la terminología propia relacionada con los materiales, técnicas y herramientas, así como
los conceptos aplicados durante el proceso de enseñanza y aprendizaje. Verificarán,
asimismo, la capacidad de los alumnos y alumnas para utilizar diferentes recursos de
documentación, ya sean tradicionales o relacionados con las tecnologías de información
y comunicación, y su capacidad para apreciar las diferentes manifestaciones artísticas y
culturales que se desarrollan en Canarias para contribuir a su conservación y mejora.
A su vez, dichos criterios permitirán comprobar si el alumnado ha adquirido las
habilidades y destrezas técnicas necesarias para manejarse con soltura en el taller, y que
han debido desarrollar a lo largo de cada trimestre en el manejo de las herramientas y de
la maquinaria específica, así como en el proceso creativo generado para elaborar una
obra artística. También posibilitarán la verificación del conocimiento de las
posibilidades estéticas y expresivas de los diferentes materiales trabajados, así como de
la valoración del respeto por las medidas de protección, seguridad e higiene en el
espacio de trabajo.
Para evaluar estos contenidos se propone la realización de actividades en las que el
alumnado plasme su creatividad, elaborando formas tridimensionales en diversos
materiales: madera, piedra y metal, además de la presentación de trabajos de
investigación básicos que complementen la parte teórica de dicho aprendizaje.
Objetivos
La enseñanza de la materia de Artes Aplicadas a la Escultura en el Bachillerato tendrá
como finalidad contribuir al desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Comprender y utilizar la terminología elemental relacionada con los materiales,
las herramientas y técnicas, así como con los lenguajes expresivos propios de las
Artes Aplicadas a la Escultura.
2. Conocer e identificar las herramientas, materiales, técnicas y procedimientos
básicos, su uso y manejo, y desarrollar la eficacia práctica propia del taller
correspondiente.
3. Adoptar una actitud reflexiva y crítica ante los valores plásticos de las obras
generadas en el taller como fuente de disfrute, conocimiento y recursos para el
desarrollo personal y colectivo.
4. Producir e interpretar obras sencillas con creatividad, utilizando las técnicas y
valores plásticos propios del taller.
5. Utilizar con destreza las herramientas y procedimientos básicos a nivel de
iniciación.
22
6. Conocer y aplicar las innovaciones científicas y tecnológicas relacionadas con
cada modalidad del taller de las Artes Aplicadas a la Escultura.
7. Tomar conciencia de la importancia de la sostenibilidad y del respeto por el
medioambiente, conociendo y aceptando la normativa que establece la seguridad
e higiene en el espacio de trabajo.
8. Analizar, valorar y aplicar a través de proyectos de investigación básicos el
conocimiento de obras plásticas de escultores canarios y universales,
manteniendo una postura crítica y apreciando las técnicas aplicadas.
9. Reflexionar sobre la importancia y el respeto del patrimonio natural y cultural en
general, y especialmente del canario, mediante la realización de proyectos de
investigación básicos, contribuyendo a su conservación y mejora.
10. Analizar, interpretar y seleccionar la información, realizando una correcta
utilización de los recursos, ya sea mediante el uso de medios tradicionales, o
aplicando las tecnologías de la información y comunicación, incluyendo sus
vertientes interactiva y colaborativa, para un correcto desarrollo plástico de los
trabajos en el taller.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Utilización del vocabulario propio de la materia.
2. Desarrollo de una actitud crítica ante los valores plásticos de la obra realizada
en el taller.
3. Producción de obras diversas en los talleres con imaginación, creatividad y
con arreglo a los procedimientos y técnicas explicados y a las innovaciones
científicas y tecnológicas.
4. Aprecio y aplicación de la normativa de seguridad e higiene en el trabajo.
5. Estima por los avances tecnológicos relacionados con la materia.
6. Toma de conciencia sobre el respeto al medioambiente y la importancia de la
conservación del patrimonio natural y cultural, con particular referencia a la
participación en la mejora del patrimonio canario.
7. Búsqueda, selección e interpretación de información procedente de diferentes
fuentes, incluidas las procedentes de las TIC en sus vertientes interactivas y
colaborativas.
8. Realización de proyectos de investigación básicos sobre los contenidos de la
materia.
II. La forma tridimensional y sus manifestaciones plásticas
1. La forma tridimensional y sus posibilidades artísticas.
2. Valoración de las manifestaciones de las artes aplicadas a lo largo de la
historia, y en particular en Canarias.
3. El devenir de los procesos y técnicas en su contexto histórico-cultural.
23
4. Procedimientos y materiales tradicionales de las Artes Aplicadas a la
Escultura.
5. La influencia de los avances tecnológicos y sus aplicaciones en las técnicas
propias de la materia.
III. Talla en madera
1. Valoración histórica, cultural y plástica de la talla sobre madera.
2. La madera: características físico-químicas básicas y su clasificación
elemental.
3. Cualidades expresivas y características orgánicas de las maderas más usuales.
4. El taller: distribución de los espacios en función de la tarea.
5. La aplicación de las tecnologías de la información y comunicación en el
proyecto básico de realización de una forma tridimensional simple y su
proceso creativo.
6. Maquinaria y herramienta básica: su uso,
mantenimiento y medidas de seguridad e higiene.
funciones
específicas,
7. Sistemas de corte, despiece y encolado.
8. Técnicas y procesos de la talla en madera.
9. Procedimientos de reproducción tradicionales (sacado de puntos) y las nuevas
aplicaciones tecnológicas.
10. La talla directa.
11. Los acabados superficiales.
IV. Talla en piedra
1. La evolución artística y cultural de la escultura en piedra a lo largo de la
historia.
2. Características físico-químicas de la piedra y su clasificación principal.
3. Posibilidades expresivas y plásticas de la materia pétrea.
4. La distribución de los espacios según el trabajo en el taller.
5. El proceso creativo elemental en el proyecto de creación de la forma pétrea y
la importancia del uso de las tecnologías de la información y la comunicación.
6. La maquinaria y la herramienta específica: uso, funciones, mantenimiento y
medidas de seguridad e higiene.
7. Sistemas de corte y despiece de la piedra.
8. Técnica y procesos de la talla en piedra.
9. La talla directa.
10. Sistemas de reproducción tradicionales (sacado de puntos) y de avances
tecnológicos.
11. Métodos de pulimento y acabado superficial.
24
V. Forja artística
1. Trascendencia de las artes metálicas y valoración de su significado plástico
desde las primeras civilizaciones hasta la actualidad.
2. Los metales y sus aleaciones.
3. Propiedades y descripción de los metales.
4. Posibilidades expresivas de los metales.
5. El taller y su seguridad.
6. Herramientas y maquinaria específica: sus usos, funciones, mantenimiento y
medidas de seguridad e higiene.
7. El proceso creativo en la realización de objetos sencillos y la utilización de las
tecnologías de la información y comunicación en proyectos básicos.
8. La fragua y la forja del hierro: procesos elementales y sistemas de trabajo.
9. La soldadura. Tipos.
10. Los tratamientos superficiales en los metales: preservación y pátinas.
Criterios de evaluación.
1. Conocer y utilizar la terminología básica de la maquinaria, de la herramienta y
los materiales usados, así como de aquellas técnicas y procedimientos propios
del taller.
Con este criterio se pretende comprobar si el alumnado identifica y utiliza la
terminología básica propia de la materia con relación a la maquinaria, a las
herramientas y a los materiales específicos propios de cada taller (madera, piedra y
forja), y si conoce la denominación de aquellas técnicas y procesos fundamentales
que se pueden desarrollar en estos talleres.
2. Desarrollar habilidades y destrezas en el uso de maquinaria y herramientas,
manejándolas con eficacia en el espacio de trabajo.
Se trata de constatar con este criterio si el alumnado es capaz de poner en práctica
las capacidades adquiridas en esta materia con relación al uso de la herramienta, del
utillaje y de las maquinarias básicas propias de cada taller, así como el grado de
eficacia en el empleo de estos instrumentos.
3. Valorar la actitud crítica que se establece con relación a las obras de
carácter plástico generadas en el aula, contribuyendo con ello a una madurez
individual y colectiva.
Este criterio trata de evaluar si los alumnos y alumnas son capaces de establecer
juicios críticos de los diferentes trabajos de carácter tridimensional realizados en el
taller, mediante los conocimientos adquiridos en el proceso de enseñanza y
aprendizaje, consiguiendo con ello un desarrollo personal y colectivo.
4. Conocer y aplicar los conocimientos prácticos adquiridos y las innovaciones
tecnológicas de los procesos técnicos.
Con este criterio se pretende verificar la capacidad de los alumnos y las alumnas
para utilizar los conocimientos prácticos adquiridos y adoptar soluciones basadas en
25
las innovaciones tecnológicas, aplicándolas en sus trabajos en el aula en la medida
en que la infraestructura de los talleres lo permita.
5. Producir obras plásticas sencillas con creatividad y sensibilidad artística,
aplicando las técnicas y procedimientos trabajados en los talleres.
Este criterio permite comprobar si el alumnado es capaz de encontrar respuestas
variadas, originales e imaginativas en la producción de obras plásticas, mostrando
capacidad expresiva ante las propuestas establecidas por el profesorado sobre un
problema compositivo de carácter tridimensional.
6. Valorar las innovaciones tecnológicas relacionadas con las Artes Aplicadas a la
Escultura.
A través de este criterio se constata si los alumnos y alumnas son capaces de
apreciar y valorar que las mejoras de los procesos tecnológicos contribuyen y
favorecen a la creación de trabajos plásticos.
7. Conocer las posibilidades estéticas y expresivas de los materiales en la creación
de formas tridimensionales.
Mediante este criterio se trata de evaluar si el alumnado es capaz de identificar las
posibilidades plásticas que ofrecen los materiales y sus capacidades expresivas y
estéticas, utilizando estos recursos para generar obras tridimensionales de calidad.
8. Adoptar una actitud favorable y responsable ante la sostenibilidad del medio
respecto a los productos tóxicos utilizados, conociendo y cumpliendo las
normas básicas de seguridad e higiene relacionadas con la protección y con el
uso de herramientas y maquinaria específicas en el taller.
La aplicación de este criterio pretende comprobar si los alumnos o alumnas son
conscientes de los problemas surgidos con la sostenibilidad del medioambiente y si
respetan el proceso de eliminación de los residuos tóxicos de los productos
utilizados en los talleres; asimismo, se quiere verificar si conocen y cumplen la
normativa básica sobre las medidas de protección y seguridad e higiene en el
espacio de trabajo.
9. Valorar y respetar el patrimonio natural y cultural, especialmente el de
Canarias.
Se quiere constatar con este criterio si los alumnos y alumnas tienen conciencia de
la riqueza del patrimonio cultural y natural, en especial del canario, apreciándolo y
respetándolo para contribuir a su conservación y mejora.
10. Buscar, seleccionar e interpretar la información procedente de diversas
fuentes, incluida la de las TIC en su vertiente interactiva y colaborativa,
comunicando los resultados de esa indagación y de proyectos de investigación
básicos con un uso adecuado del vocabulario propio de la materia.
Es la intención de este criterio comprobar la capacidad del alumnado para buscar
información, mediante los procedimientos tradicionales o el uso de las tecnologías
de la información y la comunicación, con sus posibilidades interactivas y
colaborativas, seleccionándola, analizándola y contrastándola para aplicarla en
ejercicios básicos de investigación relacionados con trabajos de las Artes Aplicadas
a la Escultura, comunicando los resultados con un uso correcto del vocabulario
propio de la materia.
26
BIOESTADÍSTICA
Introducción
La bioestadística, como se deduce de su nombre, es la estadística aplicada a la biología
y a todas aquellas ciencias que se dedican al estudio de los seres vivos. Esta disciplina
tiene aplicaciones en medicina, botánica, zoología, farmacia, veterinaria, etc.
Últimamente, también la vemos aplicada en la «informática médica» o la
«bioinformática». La finalidad fundamental de la bioestadística es dotar a estas ciencias
de herramientas que posibiliten recoger, tratar y organizar los datos obtenidos en sus
observaciones, que permitan, además, describir, resumir o sintetizar toda la información
obtenida, y poder extraer o elaborar conclusiones de las que se tenga una medida de su
certidumbre. También su importancia radica en que permite comprobar si la
información obtenida de las muestras y experiencias diseñadas son consistentes o no
con la hipótesis teórica planteada, tarea que se denomina validación, verificando el
contraste entre diferentes opiniones y tomar decisiones al respecto.
El Bachillerato es la etapa posobligatoria en la que el alumnado adquiere conocimientos
y habilidades para el desarrollo de capacidades que le faciliten interactuar en la sociedad
y formarse de manera autónoma y responsable, así como lograr un espíritu crítico para
enfrentarse a futuras situaciones académicas o laborales. La enseñanza de la materia
optativa de Bioestadística en esta etapa debe ayudar al desarrollo de estas capacidades
enunciadas en los objetivos generales del Bachillerato, contribuyendo al acceso a
conocimientos científicos, al uso de avances tecnológicos, a la comprensión de los
elementos y procedimientos fundamentales de la investigación y al desarrollo del
método científico. La materia ayudará a usar la inferencia estadística como una potente
herramienta de trabajo necesaria en sus estudios y quehaceres venideros, puesto que
aparece incluida en la mayoría de los currículos de los estudios universitarios y de
formación profesional superior. Esta materia optativa intenta que el alumnado de
Bachillerato refuerce y amplíe los conocimientos de estadística, preparándolo para
estudios posteriores.
Esta materia pretende conseguir, mediante el desarrollo de sus contenidos y con la
metodología adecuada, que el alumnado adquiera competencias propias de la actividad
científica, como la búsqueda de información, la necesidad de verificación, la precisión,
el cuestionamiento de las apreciaciones intuitivas, la visión crítica y la apertura a nuevas
ideas. La estadística le facilita también formarse como futuro consumidor, dado que
favorece la comprensión de los fundamentos estadísticos empleadas en el ámbito
socioeconómico, y le hará tomar conciencia de la importancia de la estadística en una
economía de mercado. Los contenidos ofrecen una buena oportunidad para utilizar las
bases de datos del Instituto Canario de Estadística (ISTAC), y para hacer uso del
ordenador como herramienta imprescindible en los trabajos estadísticos, combinando
los programas informáticos específicos con el procesador de textos y los gráficos.
Además, se insta al alumnado a que la información que obtenga mediante las
tecnologías de la información y la comunicación (TIC) no esté alejada de una reflexión
crítica, y a que sea consciente de la importancia de diferenciar los datos científicos y
objetivos de las simples interpretaciones u opiniones. Es decir, la Bioestadística
contribuye a que el alumnado adquiera la competencia en investigación y ciencia, la
competencia en autonomía e iniciativa personal y la competencia en el tratamiento de la
información y digital.
27
El objetivo de la materia es que el alumnado llegue a emplear de forma cotidiana la
estadística en sus trabajos e investigaciones científicas, tanto en los referidos a esta
materia, como a los de otras de la etapa; y que tenga una visión crítica para analizar e
interpretar la información estadística aparecida en los medios de comunicación,
informes, textos científicos, etc. Es decir, la materia propone que el alumnado logre
conocer y aplicar los conocimientos y técnicas estadísticas para hacer el tratamiento y el
análisis de los datos obtenidos a partir de una muestra, la representación gráfica, la
interpretación de los parámetros y la elaboración de conclusiones para toda la población
junto con el posterior contraste de hipótesis, incluyendo la obtención del buen manejo
de la noción de incertidumbre, puesto que la probabilidad tiene una gran importancia en
multitud de situaciones en la vida, prueba de lo cual es el uso constante que se hace de
esta palabra en los diferentes medios de comunicación.
En consonancia con tales objetivos, los contenidos seleccionados servirán para propiciar
en el alumnado la planificación de una investigación estadística, la elección de una
muestra adecuada y representativa de la población, la recogida y análisis de los datos y,
mediante los intervalos de confianza, la estimación de los parámetros de la población.
Con los contrastes de hipótesis, juzgará si lo observado en una muestra es compatible
con lo que se suponía cierto en la población. Teniendo en cuenta que en las
conclusiones hay riesgo de error, aparecen términos como nivel de significación, nivel
de confianza y error admitido. Se analizarán y trabajarán las series temporales, las tasas
y los números índices, y se hará una introducción al cálculo del IPC. También se
profundizará en las distribuciones de probabilidad, en particular en la binomial y en la
normal, como modelos estadísticos que representan de una manera simbólica el
comportamiento de una variable en determinada poblaciones. Dichos contenidos se
distribuyen en cinco bloques:
En el bloque I, «De la estadística descriptiva a las distribuciones de probabilidad», se
profundiza en los conceptos básicos de la estadística, realizándose un repaso de la
estadística descriptiva, del cálculo de probabilidades y de las distribuciones de
probabilidad.
El bloque II, «Técnicas de muestreo y distribuciones muestrales», plantea la necesidad
de la elección de la muestra y se tratan los factores que deben ser tenidos en cuenta para
elegir los individuos de esta, estudiándose los diferentes tipos de muestreo. Se dan
pautas para la elaboración de encuestas y se introduce el teorema central del límite, que
constituye la base del trabajo respecto a la estimación y a la toma de decisiones.
Con el bloque III, «Estimación puntual y por intervalos», se trabaja todo el proceso que
conduce a la estimación de parámetros poblacionales, a través del conocimiento de
parámetros muestrales y del uso de las distribuciones muestrales (teorema central del
límite) introducidas en el bloque anterior.
En el bloque IV, «Decisión estadística», el alumnado debería aprender a tomar
decisiones y contrastar hipótesis sobre una población apoyándose en la información
obtenida de una muestra, valorando en todo momento el riesgo de error.
Por último, el bloque V, «Series temporales y números índices», repasará las series
temporales y sus gráficas e introducirá los números índices y sus aplicaciones en la
economía.
Se recomienda que la metodología aplicada utilice un enfoque eminentemente
procedimental. Los contenidos de carácter conceptual se establecerán como
complemento a los de tipo experimental, a través de actividades y proyectos de
28
investigación, usando en la medida de lo posible los medios aportadas por las TIC. Sería
conveniente que el alumnado trabajase con datos estadísticos actuales, sugiriéndose la
consulta de fuentes como el ISTAC y las de bases de datos relacionadas con el
medioambiente y la sanidad. También podrían proponerse actividades que incluyan
elegir la población, la variable y la muestra, de modo que el alumnado realice el trabajo
de campo, organice la información obtenida, aplique los procedimientos y asimile los
conceptos en un proyecto que le resulte interesante, práctico y que le ayude a conocer
aspectos de su entorno más cercano. En estos proyectos y actividades sería aconsejable
el uso de la calculadora gráfica y del ordenador con software para el tratamiento
estadístico. Además, se propone que el alumnado utilice con naturalidad el lenguaje
específico de la materia para trasmitir sus datos y conclusiones. Sería conveniente huir
de los ejercicios en los que sólo se realizan operaciones matemáticas sin aportar datos e
información de una muestra o población que induzcan al debate o al comentario.
Asimismo, los proyectos estadísticos, con su trabajo de campo y su organización y
análisis de datos, se prestan para trabajar en grupo y fomentar así actitudes de consenso
y colaboración, propiciando oportunidades para la reflexión y el diálogo. Se propone el
análisis crítico de datos y situaciones en las que se manifiesten desigualdades sociales o
de género con el fin de promover el respeto hacia todas las personas
independientemente del sexo, creencia, etnia, etc. Se sugiere, en fin, que en la medida
de lo posible, se organicen trabajos de investigación interdisciplinares que impliquen a
varios departamentos.
La evaluación es parte integrante y fundamental del proceso de enseñanza y
aprendizaje, y su objetivo es determinar si el alumnado ha alcanzado los objetivos y
capacidades previstos, y cuáles han sido los avances en su aprendizaje. También es
parte de la evaluación la reflexión sobre el modelo de enseñanza utilizado, su
adecuación a los objetivos propuestos y los materiales empleados. Como instrumentos
de evaluación se proponen actividades y proyectos o trabajos de investigación que
permitan aplicar los conocimientos adquiridos para la obtención y el tratamiento de los
datos, y para la interpretación y comunicación de los resultados; de esta forma se podría
observar su aprendizaje y cómo han empleado los recursos tecnológicos y los medios de
comunicación. Estos trabajos, actividades o proyectos también nos ayudarán a evaluar
las competencias adquiridas por el alumnado, como la investigación científica, la
autonomía e iniciativa personal, y la del tratamiento de la información y digital.
Los criterios de evaluación son el referente para la evaluación del alumnado (teniendo
todos la misma importancia en la consecución de los objetivos de la materia).
Concretarán las pretensiones de los objetivos y nos ayudarán a verificar si el alumnado
los ha alcanzado, éstos deben estar relacionados con las competencias y los contenidos.
Concretamente evaluarán la capacidad del alumnado para realizar los estudios
estadísticos propuestos, y determinarán si éste es capaz de interpretar y analizar la ficha
técnica de un estudio estadístico o informe, y contrastarla de forma razonada con
autonomía y rigor. Sería también oportuno comprobar si el alumnado utiliza de forma
adecuada los distintos recursos que nos aportan las TIC en la realización de cálculos y
gráficos y en la exposición de proyectos. Asimismo constatar la capacidad del alumnado
para interpretar y expresarse en términos propios del lenguaje estadístico.
29
Objetivos
La enseñanza de Bioestadística en el Bachillerato tendrá como finalidad el desarrollo de
las siguientes capacidades:
1. Emplear la estadística como herramienta básica necesaria en las investigaciones y
en los trabajos científicos y socioeconómicos propuestos, para dotarlos de mayor
consistencia.
2. Aplicar los conocimientos estadísticos en el desarrollo de actividades o proyectos
sobre fenómenos cotidianos o científicos propuestos, que permitan la
contextualización y el análisis del problema, la formulación de hipótesis de trabajo,
la extracción de conclusiones y la toma de decisiones.
3. Elaborar un proyecto estadístico en todas sus fases: planificación y concreción de
los objetivos, correcta recogida de datos (trabajo de campo), su análisis y
tratamiento, reconocimiento del modelo de distribución de probabilidad adecuado, y
uso de la inferencia estadística para sacar conclusiones o tomar decisiones para toda
la población.
4. Emplear las tecnologías de la información y de la comunicación para facilitar el
trabajo estadístico (obtención de información, tratamiento informático, calculadoras
gráficas…) y elaborar presentaciones, cálculos e informes.
5. Valorar el ahorro de tiempo y esfuerzo que ofrecen las técnicas estadísticas en los
estudios científicos, técnicos y socioeconómicos.
6. Asimilar y utilizar con soltura el vocabulario específico de la materia, y comprender
textos científicos, informes, divulgación de experiencias, mensajes en los medios de
comunicación, etc., en los que se haga uso de la estadística estudiada en la materia.
7. Analizar e interpretar de manera crítica informaciones estadísticas aparecidas en los
medios de comunicación y en trabajos propios o elaborados por otras personas.
8. Apreciar el uso de las técnicas y procedimientos del método científico, valorando la
precisión, el cuestionamiento de las apreciaciones intuitivas, la apertura a nuevas
ideas y la visión crítica.
Contenidos
I. De la estadística descriptiva a las distribuciones de probabilidad
1. Profundización en los conceptos de estadística descriptiva unidimensional.
Tipos de variables. Métodos estadísticos. Estrategias matemáticas para
interpretar, representar y analizar la realidad: clasificación, ordenación,
cuantificación y representaciones gráficas. Cálculo e interpretación de los
parámetros estadísticos de posición y de dispersión. Uso de la calculadora
gráfica y de los programas informáticos específicos para estos cálculos.
2. Profundización en las distribuciones bidimensionales. Representación gráfica.
Estudio del grado de relación entre dos variables a partir de la nube de puntos.
Cálculo de la correlación y regresión lineal. Predicciones estadísticas y
decisión sobre su fiabilidad. Uso de la calculadora gráfica y de los programas
informáticos específicos para estos cálculos.
30
3. Asignación de probabilidades a sucesos. Introducción a las distribuciones de
probabilidad según las distribuciones de frecuencias para variables discretas y
continuas. Significado y cálculo de la media y de la desviación típica.
4. Combinatoria. Utilización de la combinatoria en el recuento de sucesos.
Distribuciones binomial y normal. Empleo para la asignación de
probabilidades a sucesos mediante técnicas combinatorias y tablas.
Aproximación de la binomial a la normal.
5. Profundización y utilización en la resolución de problemas de los conceptos:
probabilidades de sucesos, probabilidad compuesta, probabilidad
condicionada y probabilidad total. Teorema de Bayes.
II. Técnicas de muestreo. Distribuciones muestrales
1. Diferenciación entre población y muestra. Concepto de inferencia estadística,
parámetros de una población y parámetros muestrales.
2. El problema de la toma de datos, de elección de la muestra y de las
condiciones de representatividad. Tipos y técnicas de muestreo. Pautas para la
elaboración de la encuesta.
3. Distribuciones de probabilidad de las medias y de proporciones muestrales.
Teorema central del límite. Implicaciones prácticas en el cálculo de
probabilidades.
III. Estimación puntual y por intervalos
1. Estimación de la media o de la proporción de una población a partir de los
parámetros de una muestra. Nivel de confianza. Tamaño de las muestras.
Cálculo del intervalo de confianza para la media o la proporción de una
población.
2. Interpretación de la relación existente entre el tamaño de la muestra, el error
máximo admisible y el nivel de confianza. Cálculo del tamaño de la muestra
según el error máximo admisible y el nivel de confianza deseado.
3. Reconocimiento de la utilidad y la potencia de la estadística inferencial para
el cálculo de estimaciones fiables de una población a partir de una muestra.
IV. Contraste de hipótesis. Decisión estadística
1. Introducción del contraste de hipótesis para la media o para la proporción de
una población.
2. Test de contraste de hipótesis para la media o para la proporción de una
población. Determinación de las regiones de aceptación y rechazo en los
contrastes de hipótesis de la media o de la proporción poblacional. Cálculo del
p-valor. Utilización práctica.
3. Utilización de la prueba de bondad de ajuste de una distribución empírica de
datos a una distribución binomial o a una distribución normal.
4. Uso del ordenador o de la calculadora gráfica para el recuento de datos,
dibujo de gráficos, cálculo de parámetros y elaboración de publicaciones e
informes.
31
5. Valoración de los métodos estadísticos, como instrumento para el resumen,
análisis e interpretación de determinados aspectos de una muestra y, por
extensión, de la población. Ficha técnica de un informe estadístico.
Utilización e interpretación del vocabulario y de la nomenclatura específica.
V. Series temporales y números índices
1. Series temporales. Componentes de una serie temporal. Introducción a las
predicciones mediante series temporales.
2. Tasas. Diferencia entre: razón, proporción, porcentaje y tasas. Interpretación y
utilización práctica.
3. Cálculo e interpretación de números índices simples y números índices
complejos.
4. Introducción al índice de precios de consumo (IPC).
Criterios de evaluación
1. Obtener, interpretar, tratar y organizar información sobre una muestra o
población de forma gráfica o numérica y comprender la relación entre las
gráficas y algunos parámetros estadísticos, después de realizado un estudio
estadístico unidimensional.
Con este criterio se pretende evaluar la capacidad del alumnado para calcular los
distintos parámetros estadísticos y elaborar los gráficos más usuales de una variable
unidimensional, así como interpretarlos y tratar la información recogida. Reconocer
y estimar la relación entre gráficos, media, rango y desviación típica. Asimismo, se
valorará si los alumnos y alumnas expresan con vocabulario matemático adecuado
los datos y conclusiones obtenidas.
2. Distinguir si la relación entre los elementos de un conjunto de datos de una
distribución bidimensional es de carácter funcional o aleatorio e interpretar el
grado de correlación entre las dos variables estadísticas a partir de la nube de
puntos, obtener el coeficiente de correlación y la recta de regresión para hacer
estimaciones estadísticas de una variable en función de la otra.
Se pretende comprobar si el alumnado es capaz de distinguir el carácter funcional o
aleatorio de una distribución bidimensional y apreciar el grado de relación existente
entre las dos variables mediante la información gráfica y la interpretación del
coeficiente de correlación, así como de realizar estimaciones a partir de la recta de
regresión con el fin de interpretar y extraer conclusiones apropiadas sobre los datos
de la distribución.
3. Utilizar y asignar probabilidades a sucesos correspondientes a fenómenos
aleatorios simples y compuestos (dependientes e independientes), mediante
diagramas de árbol, tablas de contingencia y combinatoria, en situaciones
diversas, en especial para tomar decisiones de cómo utilizar y asignar
probabilidades a sucesos que se ajusten a las distribuciones de probabilidad
binomial o normal.
A través de este criterio se pretende constatar si el alumnado es capaz de determinar
la probabilidad de un suceso utilizando diferentes técnicas. También se evaluará si
32
es capaz de utilizar las distribuciones de probabilidad binomial y normal para
asignar probabilidades a los sucesos y se expresa en términos propios del lenguaje
estadístico y de probabilidad.
4. Resolver problemas que requieran seleccionar, comparar, valorar estrategias y
elegir las herramientas adecuadas para estimar o contrastar parámetros de la
población a través de los muestrales.
Se pretende verificar la comprensión y utilización del proceso estadístico para
obtener información acerca de una población interpretando los datos obtenidos de
una muestra. Este criterio lleva implícita la destreza para utilizar distribuciones de
probabilidad y la capacidad para inferir conclusiones, expresándolas con
vocabulario matemático adecuado, a partir de los datos obtenidos.
5. Planificar y desarrollar estudios estadísticos concretos de una población a
partir de una muestra bien seleccionada, asignar un nivel de significación, para
inferir y contrastar la media o proporción poblacional y estimar el error
cometido.
Este criterio evalúa la capacidad del alumnado para seleccionar muestras aleatorias
y establecer su tamaño en situaciones reales, utilizando en cada caso las técnicas
adecuadas para llegar a inferir o contrastar en la población los datos obtenidos en la
muestra. Por otro lado, se verificará si el alumno comprende y valora la importancia
que actualmente tienen los procedimientos de la estadística inferencial en el
análisis de situaciones diversas, así como la necesidad de proceder de forma clara,
rigurosa y crítica.
6. Interpretar y elaborar información sobre una muestra o población de forma
gráfica o numérica después de realizado un estudio estadístico que contenga
series temporales y/o números índices.
Con este criterio se pretende valorar la comprensión y utilización de las series
temporales y los números índice (Índice de Masa Corporal, el Índice de Precios de
Consumo, Tasa de Natalidad, etc.) para obtener información acerca de una
población o muestra y expresarla en términos propios del vocabulario específico.
7. Utilizar y valorar los recursos que aportan las TIC en la obtención de la
información, en la realización de cálculos y gráficas y en las situaciones que así
lo requieran, como apoyo en la argumentación y en la exposición de las
conclusiones.
Se pretende observar la capacidad del alumnado para utilizar recursos tecnológicos
(ordenador, calculadora, Internet, etc.) en situaciones que precisen la búsqueda de
datos o de realización de cálculos laboriosos, así como en la exposición de las
presentaciones de los resultados. Por otro lado, se trata de ver si el alumnado
comprende y valora la importancia que actualmente tienen los medios tecnológicos.
8. Analizar de forma crítica la información relativa a fenómenos naturales o
sociales a través de informes estadísticos presentes en los medios de
comunicación y otros ámbitos, detectando posibles errores y manipulaciones
tanto en la presentación de los datos como de las conclusiones, valorando en
consecuencia la fiabilidad y credibilidad de la información.
Se trata de evaluar si el alumnado interpreta y expresa, en términos propios del
lenguaje estadístico, informaciones (tablas, gráficas, parámetros, etc.) obtenidas en
diversos medios. Asimismo se constatará el nivel de autonomía, rigor y sentido
33
crítico alcanzado al estudiar la fiabilidad del tratamiento de la información que
hacen los mensajes publicitarios y los medios de comunicación, especialmente el
relacionado con fenómenos de especial relevancia social y científica.
BIOLOGÍA HUMANA
Introducción
El desarrollo de los conocimientos científicos en el campo de la biología, y en
particular, en lo que atañe a sus aplicaciones referidas a los seres humanos, ha sido el
detonante de una nueva concepción de la vida y de la forma de vivir en los últimos años.
No se concibe el funcionamiento de la sociedad y de la cultura occidentales al margen
de la revolución que han supuesto en el ámbito de la medicina los avances en técnicas
de diagnóstico y tratamiento, incluyendo las terapias génicas y los recursos que ofrecen
las células madre, sobre todo tras el descubrimiento del genoma humano y con las
posibilidades abiertas para el futuro de la humanidad con el desarrollo de sus
aplicaciones.
Dentro de este contexto se plantea la necesidad de una optativa que proporcione unas
enseñanzas específicas de Biología Humana, que le aporten al alumnado de Bachillerato
unos conocimientos básicos acerca del ser humano como sistema biológico en
interacción con su medio, así como un planteamiento ético en relación con el respeto
que merece como ser vivo y con la igualdad que, dentro de las diferencias individuales,
el ser humano mantiene como especie. Esta optativa es especialmente recomendable
para facilitar la incorporación a estudios universitarios de medicina, enfermería,
fisioterapia, psicología, ciencias de la actividad física y del deporte… o de formación
profesional en el ámbito sanitario o en el relacionado con el cuidado y la atención a la
infancia o a las personas mayores.
En esta optativa se estudia el organismo humano como un sistema biológico completo,
desarrollando ampliamente los aspectos anatómicos y fisiológicos, y los relacionados
con el mantenimiento del estado de salud, de acuerdo con la definición de la
Organización Mundial de la Salud (OMS). Se hace referencia a los avances científicos y
tecnológicos que permiten el tratamiento y la prevención de la enfermedad, además de
reflexionar sobre las causas, consecuencias y posibles soluciones, e incidiendo
especialmente en la responsabilidad personal respecto a ella. Por su enfoque y
profundidad sus contenidos se diferencian de los de otras materias de la modalidad de
Ciencias y Tecnología o de la materia común Ciencias para el Mundo Contemporáneo.
Esta materia también ayuda a concretar los objetivos del Bachillerato desde la
perspectiva de la consecución de conocimientos científicos y de la profundización en el
dominio de habilidades propias relacionadas con este campo del saber; del aprecio por
la contribución de la ciencia y la tecnología en el cambio de las condiciones de vida de
la humanidad en un aspecto tan importante como la salud; del afianzamiento de la
sensibilidad y el respeto hacia el medioambiente; y del conocimiento y valoración
crítica de las realidades del mundo contemporáneo en relación con el uso y abuso de la
medicina y la industria farmacéutica, o las diferencias abismales entre sociedades que se
plasman en el acceso a recursos básicos desde el punto de vista sanitario. Asimismo,
esta optativa favorece, de manera general, al margen de la modalidad elegida, la
consolidación de una madurez personal y social que permita al alumnado, gracias al
34
desarrollo de la conciencia sobre sí mismo, actuar de forma responsable y autónoma
para resolver pacíficamente sus conflictos en el medio en el que se desenvuelve como
ser humano, analizando y valorando críticamente las desigualdades existentes, tanto
entre hombres y mujeres, como entre grupos étnicos, culturales y sociales, impulsando
la no discriminación de las personas con discapacidad o enfermas. Además, la Biología
Humana abordará también, con el uso necesario de las tecnologías de la información y
de la comunicación y mediante el análisis de los contenidos de divulgación científica
que se pueden encontrar en múltiples medios y soportes, los contenidos relativos al ser
humano en su vertiente biológica, haciendo un tratamiento mucho más exhaustivo y
sistemático desde su organización biológica.
Desde esta optativa se contribuye a desarrollar varias competencias del Bachillerato.
Una de ellas es la competencia en investigación y ciencia, ya que la Biología Humana
permite adquirir una serie de conocimientos acerca de problemas actuales concernientes
a los campos científico y tecnológico, en torno a las cuestiones relativas a la salud.
Además, la forma de trabajar los distintos contenidos incluye el desarrollo del
pensamiento lógico y los pasos del método científico: plantear hipótesis a partir de la
observación de un determinado fenómeno, analizar datos asociados, buscar información,
resolver cuestiones, proponer vías de investigación que permitan verificar la hipótesis,
plantear alternativas…
La exposición y argumentación de conclusiones está directamente ligada con la
competencia comunicativa, puesto que la comprensión y exposición de mensajes orales
y escritos es imprescindible. Asimismo será necesario seleccionar entre la gran cantidad
de fuentes de información existentes sobre los contenidos propuestos para analizarlos,
contrastarlos e interpretarlos, de modo que se pueda finalmente llegar a la elaboración
de informes. La presentación de resultados permite también el uso de las tecnologías de
la información y la comunicación, en directa correspondencia con la competencia en el
tratamiento de la información y competencia digital.
La finalidad de la optativa es concienciar, desde el conocimiento del alumnado de su
propio cuerpo, acerca de la importancia de los hábitos de vida sobre el estado de salud
de las personas, profundizando en el conocimiento de sí mismo y fomentando la
competencia en autonomía e iniciativa personal. La metodología, basada en una
combinación de trabajo cooperativo y personal, y fundada en el uso cotidiano del
diálogo para abordar los conflictos y para el intercambio razonado y crítico de opiniones
contribuye a la competencia social y ciudadana, fomenta la capacidad del alumnado
para decidir responsablemente sobre las opciones que considera más convenientes, su
implicación en la conservación y mejora de las condiciones de vida propias y en
relación con su entorno familiar, social y medioambiental, y el desarrollo de una actitud
solidaria ante situaciones de desigualdad.
Los objetivos de Biología Humana pretenden conseguir el desarrollo de las capacidades
y competencias anteriormente mencionadas, de modo que el alumnado sea capaz de
valorar la necesidad de mejorar las condiciones de vida, tanto personales, como
sociales, para adquirir un estilo de vida más saludable. Esto se conseguiría a partir de
los conocimientos y destrezas ligados a contenidos específicos que obtiene el alumnado,
especialmente los relativos a la anatomía y fisiología humanas, así como los referidos a
las alteraciones que pueden aparecer, en forma de distintas patologías, y a su forma de
prevenirlas y tratarlas.
Los objetivos persiguen, igualmente, la formación del alumnado en las habilidades
básicas propias de las disciplinas científicas, insistiendo en la necesidad de verificación
35
de los hechos, en el cuestionamiento de lo obvio y en la apertura ante nuevas ideas, de
modo que sea capaz de mantener una actitud abierta, pero crítica, y de analizar la
información proveniente de diferentes fuentes para formarse una opinión propia.
Incluyen también la necesidad de manejar adecuadamente las tecnologías de la
información y comunicación, así como el vocabulario, el lenguaje y las distintas formas
de presentación de los resultados en el campo científico. Finalmente, también se
explicita en los objetivos el conocimiento de aspectos específicos de la materia relativos
a Canarias, como la mayor incidencia de determinadas enfermedades o la organización
del sistema sanitario.
La materia se estructura en ocho bloques de contenidos. El bloque I, «Contenidos
comunes», incluye contenidos de carácter procedimental y actitudinal concernientes a
los restantes bloques, tales como búsqueda de información, desarrollo de
procedimientos propios del trabajo científico, aprecio por la resolución pacífica de los
conflictos, actitud crítica, valoración de los avances médicos y reconocimiento de la
responsabilidad personal en la adquisición de un estilo de vida más saludable.
El bloque II, «El ser humano», sitúa a la especie humana en la escala evolutiva,
definiendo sus características generales como ser vivo dentro del reino animal, pero
también resalta las diferencias específicas con otras especies y las influencias culturales
y sociales en el desarrollo evolutivo.
El bloque III, «Niveles de organización del cuerpo humano», establece los distintos
niveles de complejidad, desde el más simple de las biomoléculas, hasta el más complejo
del organismo en su totalidad, identificando los diferentes tejidos que constituyen los
órganos. Asimismo, se indican los términos necesarios para referirse a la situación de
los órganos en el cuerpo humano y las funciones vitales, concretando los distintos
aparatos y sistemas implicados en su desarrollo.
El bloque IV, «Órganos y funciones de nutrición», trata sobre la anatomía y fisiología
de los aparatos digestivo, respiratorio, excretor y el sistema circulatorio, y sobre las
alteraciones ligadas a su funcionamiento y estructura. Se hace una especial mención de
la dieta y de las condiciones medioambientales perjudiciales, como la contaminación o
las situaciones de estrés. Se valoran los avances médicos ligados a la tecnología en el
tratamiento y diagnóstico de enfermedades asociadas a estos aparatos, así como las
prácticas de primeros auxilios relacionadas con la falta de ventilación pulmonar.
El bloque V, «Órganos y funciones de relación», incluye los órganos implicados en la
recepción de estímulos, en la interpretación y coordinación por el sistema nervioso y la
ejecución de las respuestas adecuadas a través de los órganos efectores, especialmente
músculos y glándulas. Se estudia la anatomía y fisiología del sistema nervioso y las
relaciones entre este y el sistema endocrino, concretando las principales glándulas y
hormonas y su actuación en el organismo humano.
Dentro del sistema locomotor se especifica la anatomía, fisiología, identificación de los
principales músculos y huesos y las principales patologías. Se incluye aquí un pequeño
apartado relativo al sistema inmunitario, como sistema de respuesta ante las infecciones,
haciendo especial referencia a las enfermedades infecciosas.
El bloque VI, «Órganos y funciones de reproducción», permite conocer la anatomía y
fisiología de los aparatos reproductores femenino y masculino, los procesos en relación
con la fecundación, embarazo y parto y las alteraciones que pueden producirse en
relación con estos procesos, así como la anticoncepción y las técnicas de reproducción
36
asistida. Se estudian las enfermedades de transmisión sexual con mayor incidencia,
diferenciando sexualidad de reproducción.
El bloque VII, «Genética humana», estudia la transmisión de algunos caracteres en la
especie humana, en particular de las enfermedades hereditarias. Se analiza aquí la
influencia de los agentes mutagénicos sobre el material genético, valorándose las
técnicas de ingeniería genética en el tratamiento de enfermedades.
El bloque VIII, «Ciencias de la Salud, Tecnología y Sociedad», trata de la directa
relación que existe entre el avance tecnológico y sus aplicaciones en el campo de la
salud, así como de sus repercusiones en la sociedad. Se reflexiona sobre el concepto de
salud según la OMS y sobre aspectos relacionados con la promoción y recuperación de
la salud.
Respecto a la metodología, se sugiere un papel activo por parte del alumnado, que
deberá resolver cuestiones y problemas previamente planteados, bien a partir de la
información proporcionada por el profesorado, o a través de situaciones que pueden
incluir la investigación experimental o bibliográfica, o el uso de las tecnologías de la
información y la comunicación.
Es recomendable una metodología basada en la combinación de trabajo cooperativo y
personal, fundada en el uso cotidiano del diálogo para abordar los conflictos y para el
intercambio razonado y crítico de opiniones, pues fomenta la capacidad del alumnado
para decidir responsablemente sobre las opciones más convenientes, y estimula su
implicación en la conservación y mejora de las propias condiciones de vida y en
relación con su entorno familiar, social y medioambiental, así como el desarrollo de una
actitud solidaria ante situaciones de desigualdad.
El trabajo en pequeños grupos para realizar algunas tareas es un valioso método de
intercambio de opiniones y de promoción del trabajo en equipo. La elaboración de
informes por estos grupos y su puesta en común se puede utilizar para el tratamiento de
muchos temas. La realización de debates con grupos preparados para defender distintas
posturas, adecuadamente razonadas, es también una estrategia válida para que el
alumnado establezca sus propias conclusiones.
En una materia en la que la anatomía y fisiología humanas son el eje en torno al cual
giran los restantes contenidos, sería conveniente contar con modelos para poder
identificar los órganos objeto de estudio, tanto modelos tridimensionales (esqueleto,
figuras clásticas…), como láminas o esquemas, y asimismo podría ser oportuno realizar
observaciones de órganos similares de otros mamíferos que se pueden diseccionar para
el estudio anatómico. El propio cuerpo puede ser explorado para algunas
comprobaciones (toma del pulso, medición de la presión arterial, etc.). Establecer
relaciones causa-efecto permite consolidar conocimientos y puede aplicarse
ampliamente, por ejemplo, en la relación entre ejercicio físico y aumento de la
frecuencia cardíaca. El análisis de estos datos y su comparación con los parámetros
establecidos como normales permiten plantear hipótesis sobre posibles alteraciones y
continuar con la aplicación del método científico en el diseño de la forma de
comprobación.
El análisis de información contenida en revistas de divulgación, artículos de prensa,
documentales… facilita la adquisición de conceptos específicos. El propio alumnado
suele tener inquietudes sobre temas que le interesan especialmente, por lo que se puede
recurrir a las TIC para buscar respuestas, analizar técnicas de tratamiento, casos,
estadísticas, etc. También sería de ayuda para el alumnado asistir a algún curso sobre
37
técnicas de primeros auxilios, aprender a interpretar análisis clínicos, comprender el
contenido de un prospecto farmacéutico, etc.
Se sugiere también la utilización de tablas, gráficas y cifras como medio de presentar
información a partir de la cual se puede trabajar sobre las repercusiones sociales de
determinadas enfermedades; por ejemplo, analizando porcentajes de incidencia del
cáncer de pulmón en las personas fumadoras, e ideando una posible campaña de
divulgación para advertir sobre hábitos inadecuados o para la prevención de alguna
enfermedad. Asimismo se recomienda que se potencie en el aula el desarrollo del
pensamiento lógico y la utilización del método científico. Un ejemplo lo constituye la
trayectoria seguida en el proceso investigador desde la aparición del SIDA, pasando por
el descubrimiento del VIH, hasta la situación actual. Este caso permite también analizar
las consecuencias sociales, económicas, políticas, morales, etc.
Los criterios de evaluación fijan los aprendizajes que han de servir de referencia para
evaluar al alumnado. En el presente currículo se han establecido unos criterios de
evaluación generales, que tienen relación con todos los bloques de contenidos, como
obtener, seleccionar y contrastar información a partir de fuentes bibliográficas y
tecnologías de la información y la comunicación; y elaborar informes utilizando un
vocabulario específico; utilizar los procedimientos fundamentales característicos del
trabajo científico, como plantear hipótesis y realizar pequeñas investigaciones; o
desarrollar la capacidad de trabajar en grupo en algunas tareas y presentar conclusiones.
También afectan de manera global al conjunto de la materia aquellos criterios que tratan
de comprobar la actitud crítica respecto a la discriminación de las personas por
cualquier tipo de motivo, la madurez del alumnado para optar por hábitos de vida
saludable y su capacidad para resolver conflictos pacíficamente o para valorar la
importancia del entorno en las condiciones de vida personales.
Por último, también se definen unos criterios de índole más específica, relacionados
directamente con los bloques de contenidos II a VIII, como, por ejemplo, conocer los
aparatos o sistemas que intervienen en las funciones orgánicas, identificar órganos en
distintos tipos de soporte, conocer los métodos anticonceptivos o las técnicas de
diagnóstico y tratamiento de algunas enfermedades, así como los centros asistenciales
que están a su disposición.
Objetivos
La enseñanza de la Biología Humana en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Desarrollar una madurez personal y social para actuar de forma responsable y
autónoma y resolver los conflictos personales, familiares y sociales a partir del
conocimiento de la Biología Humana, de sus limitaciones y logros, evaluando
críticamente las desigualdades existentes en la sociedad y la discriminación de
las personas con discapacidad.
2. Conocer los aspectos fundamentales de la anatomía y fisiología humanas, y las
relaciones entre ambas, valorando el papel que las distintas teorías y modelos ha
desempeñado en su desarrollo.
3. Comprender los elementos y procedimientos fundamentales de la investigación
y del método científico aplicados al campo de las ciencias de la salud, así como
38
utilizar con autonomía las habilidades básicas investigadoras: plantear
problemas, formular y contrastar hipótesis, diseñar experiencias, obtener datos,
analizar y comunicar resultados, trabajar en equipo…
4. Valorar de forma crítica la contribución de la ciencia y la tecnología al avance
en el desarrollo de las ciencias de la salud a lo largo de la historia, hasta la
actualidad, mostrando una actitud flexible y abierta ante este proceso dinámico
de la ciencia, y adquiriendo una conciencia cívica responsable respecto a su
utilización y al derecho de la humanidad a beneficiarse de sus avances.
5. Obtener y utilizar información procedente de distintas fuentes, incluidas las
tecnologías de la información y comunicación y sus posibilidades interactivas y
colaborativas, para elaborar informes sobre temas relacionados con la biología
humana, hacer un uso apropiado del vocabulario específico de la materia, y
desarrollar una actitud crítica respecto a las publicaciones o la publicidad
engañosa en temas relacionados con la salud.
6. Valorar la necesidad de trabajar en una mejora de las condiciones de vida
actuales para conseguir un estilo de vida más saludable, utilizando los servicios
sanitarios adecuadamente.
7. Conocer aspectos particulares de la población de Canarias: rasgos anatómicofisiológicos que la caracterizan, enfermedades con mayor incidencia…, así como
el calendario de vacunación, o la organización sanitaria y la existencia de
centros de investigación en las Islas.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1.
Búsqueda, selección e interpretación de información relativa a la anatomía y
fisiología humana y a cuestiones sobre diagnóstico y tratamiento de las
enfermedades, así como a la etiología de estas, con la utilización de distintas
fuentes, especialmente las tecnologías de la información y la comunicación,
incluidas sus posibilidades interactivas y colaborativas.
2.
Utilización de la terminología específica de la materia en las opiniones, en las
aportaciones en debates, en la comunicación de resultados, en la redacción de
informes, etc.
3.
Actitud crítica ante las desigualdades y la discriminación de las personas con
discapacidad o enfermas.
4.
Desarrollo de los procedimientos del método de trabajo científico:
planteamiento y discusión de problemas, formulación de hipótesis,
planificación de diseños experimentales, análisis e interpretación de los datos
y comunicación de resultados.
5.
Valoración del trabajo en equipo y colaborativo como el más adecuado en el
avance de temas científicos.
6.
Actitud científica ante los problemas relacionados con la salud, tanto en el
aspecto personal como social.
39
7.
Reconocimiento de la importancia de la autoestima y de unos hábitos
saludables colectivos e individuales.
8.
Valoración del notable avance de las ciencias de la salud en el diagnóstico y
tratamiento de las enfermedades.
9.
Reconocimiento de la responsabilidad individual y de las instituciones
correspondientes en la adquisición de un estilo de vida más saludable.
10. Respeto a las opiniones y diferentes puntos de vista ante cuestiones y
problemas planteados, y aprecio por la resolución pacífica de conflictos
personales, familiares y sociales.
11. Participación de forma responsable y solidaria en la mejora de las condiciones
de vida de la Comunidad, con respeto por el entorno social y el
medioambiente.
II. El ser humano
1. La especie humana en la escala evolutiva. Recopilación de información sobre
la evolución de nuestra especie.
2. Características generales como ser vivo. Características específicas.
3. Aceptación de la diversidad humana como un valor de gran riqueza biológica
y cultural. Tolerancia, respeto e interés hacia las personas procedentes de
otros pueblos y culturas.
4. Aspectos particulares de la población de Canarias (rasgos anatómicofisiológicos, enfermedades con mayor incidencia…).
5. Desarrollo de una actitud abierta y positiva hacia la resolución de posibles
conflictos.
III. Niveles de organización del cuerpo humano
1. El cuerpo humano: biomoléculas, células, su diferenciación en los diferentes
tejidos, órganos, aparatos y sistemas.
2. Clasificación de los niveles de organización del cuerpo humano.
3. Identificación de los distintos tipos de tejidos a partir de esquemas y
microfotografías.
4. Utilización de términos necesarios en la descripción general del cuerpo
humano, así como su identificación en láminas y modelos.
5. Funciones biológicas del cuerpo humano como ser vivo: mantenimiento y
perpetuación de la vida. Aparatos y sistemas implicados en las distintas
funciones.
IV. Órganos y funciones de nutrición
1. La nutrición. Aparatos y sistemas implicados. El aparato digestivo.
1.2. Partes del tubo digestivo. Anatomía, estructura y funciones. Glándulas
anejas: estructura y funciones.
1.2. Alteraciones del aparato digestivo. Establecimiento de relaciones entre
nutrición y alteraciones del aparato digestivo y la digestión.
40
1.3. Valoración de la dieta como elemento importante en la salud.
2. El aparato respiratorio.
2.1. Anatomía y fisiología de las vías respiratorias y de los pulmones.
2.2. Mecánica fisiológica de la respiración. Frecuencia respiratoria. Difusión
de gases.
2.3. Alteraciones en el sistema respiratorio y en la respiración.
2.4. Búsqueda de información sobre relaciones entre tabaquismo y
enfermedades respiratorias. Interpretación de datos sobre el consumo de
tabaco y sus consecuencias.
2.5. Valoración de las condiciones medioambientales (contaminación
atmosférica, tanto natural como artificial) en los procesos respiratorios y
la salud.
2.6. Prácticas de primeros auxilios en relación con la falta de ventilación
pulmonar.
3. El sistema circulatorio.
3.1. Anatomía y fisiología del sistema circulatorio sanguíneo y linfático.
3.2. La circulación sanguínea. Determinación de la presión sanguínea.
3.3. Alteraciones en el sistema circulatorio y en la circulación.
4. Utilización de los nutrientes por la célula: nociones básicas del metabolismo.
5. El aparato excretor.
5.1. Anatomía y fisiología del sistema urinario.
5.2. Otras formas de excreción.
5.3. Alteraciones en el sistema excretor y en la excreción.
V. Órganos y funciones de relación
1. Las funciones de relación en el ser humano: recepción de estímulos.
1.1. Receptores. Clasificación en fotorreceptores, receptores auditivos y del
equilibrio, mecanorreceptores del oído y de la piel, quimiorreceptores: el
olfato y el gusto. Anatomía y fisiología de los órganos implicados.
1.2. La piel y sus diferenciaciones.
1.3. Comprobación a través de experiencias sencillas del funcionamiento de
algunos órganos de los sentidos.
2. Integración y coordinación.
2.1. Sistema nervioso. Anatomía y funcionamiento.
2.2. Mecanismos de integración: actos nerviosos voluntarios e involuntarios.
2.3. Análisis y debate sobre la influencia de las drogas en el sistema nervioso.
3. Efectores.
3.1. El sistema locomotor: músculos y huesos. Estructura y fisiología.
3.2. Identificación de los principales músculos y huesos del cuerpo humano.
41
3.3. Alteraciones en el esqueleto: congénitas, por malos hábitos, etc.
3.4. Glándulas y hormonas. Principales glándulas del cuerpo humano,
hormonas secretoras y su actuación.
3.5. Identificación de la situación de las principales glándulas del sistema
endocrino.
3.6. Relaciones entre el sistema nervioso y el sistema endocrino.
3.7. Interés por el conocimiento de las causas relacionadas con el desarrollo
de patologías del sistema nervioso y del sistema hormonal.
4. El sistema inmunitario como mecanismo de respuesta ante agentes
infecciosos. Las enfermedades infecciosas. Prevención y hábitos saludables.
Calendario de vacunación en Canarias.
VI. Órganos y funciones de reproducción
1. La reproducción.
1.1. Gametogénesis.
1.2. Sistema reproductor masculino: anatomía y fisiología.
1.3. Sistema reproductor femenino: anatomía y fisiología. Genitales externos.
1.4. Identificación de las distintas partes de los aparatos reproductores
masculino y femenino.
1.5. El ciclo ovárico. Interpretación de gráficas relacionadas con el ciclo
ovárico.
1.6. Establecimiento de relaciones entre las gónadas como órganos
reproductores y endocrinos.
1.7. Fecundación.
2. Embarazo. Desarrollo embrionario y parto. Técnicas de reproducción asistida.
3. Contracepción.
3.1. Clasificación de los diferentes métodos anticonceptivos y selección del
más adecuado en determinados supuestos.
3.2. Lectura e interpretación de prospectos farmacéuticos de preparados
hormonales utilizados como anticonceptivos.
4. Alteraciones en los aparatos reproductores masculino y femenino y en el
proceso de reproducción.
5. Enfermedades de transmisión sexual con mayor incidencia.
6. Realización y exposición de trabajos con la información procedente de
distintas fuentes sobre métodos anticonceptivos, técnicas de reproducción
asistida, enfermedades de transmisión sexual, etc.
7. Reconocimiento de la diferencia entre sexualidad y reproducción.
8. Aceptación de las opciones personales respecto a la sexualidad.
9. Consolidación de una madurez personal y afectiva posibilitadora de una
actuación responsable en temas relacionados con la sexualidad.
42
VII. Genética humana
1. Cariotipo humano. Alteraciones más frecuentes.
2. Herencia de algunos caracteres significativos en la especie humana.
2.1 Herencia del sexo, de caracteres ligados al sexo, y herencia influida por
el sexo.
2.2. Herencia cuantitativa: pigmentación de la piel, estatura…
2.3. Alelismo múltiple: grupos sanguíneos.
3. Búsqueda de información sobre distintos caracteres hereditarios en la especie
humana, con especial incidencia en los causantes de la aparición de
enfermedades metabólicas congénitas. Avances en la prevención de estas.
4. Análisis de las repercusiones sobre el material genético de diversos agentes
mutagénicos: radiaciones de distinto tipo, sustancias químicas, energía
nuclear, etc.
5. Análisis y valoración del extraordinario avance de la ingeniería genética en
terapia génica, obtención de proteínas de interés y tejidos a partir de células
madre, etc.
VIII. Ciencias de la salud, tecnología y sociedad
1. Relación de las ciencias de la salud con otras ciencias, con la tecnología y la
sociedad. Influencias mutuas.
2. Análisis de la trascendencia histórica de algunos descubrimientos
tecnológicos causantes de importantes avances en el campo de la medicina.
3. Valoración crítica de las repercusiones sociales de los avances tecnológicos y
sanitarios.
4. Salud y enfermedad. La organización mundial de la salud.
5. Valoración de la importancia de una adecuada organización sanitaria.
6. Organización sanitaria en Canarias: hospitales, centros de salud, oficinas de
farmacia, centros de investigación.
7. Promoción y recuperación de la salud.
7.1. Prevención.
7.2. Medios de diagnóstico y tratamiento.
7.3. Los medicamentos. Naturaleza, componentes y efectos terapéuticos.
Interés por su correcta utilización.
7.4. Desarrollo de la responsabilidad personal en la conservación, promoción
y recuperación de la salud.
8. Medicinas alternativas. Valoración de otros enfoques en los temas de salud.
Criterios de evaluación
1. Interpretar el cuerpo humano como un organismo pluricelular integrado por
diferentes niveles de organización, resultado de un complejo proceso evolutivo,
43
y en el que se relacionan los diferentes sistemas, entre sí y con el medio, en un
equilibrio dinámico que permite mantener y perpetuar la vida.
Se trata de comprobar con este criterio si el alumnado comprende la relación
existente entre los diferentes elementos que componen el organismo, desde el nivel
molecular hasta el orgánico, y la integración que debe darse entre las funciones de
cada uno de ellos para que el sistema total que constituye el organismo funcione
adecuadamente. Además, se ha de verificar si comprende que la especie humana es
el resultado de un proceso evolutivo dentro del conjunto de los seres vivos y que
todas las personas son iguales en lo fundamental, dentro de las diferencias
individuales. Asimismo se quiere evaluar si el alumnado valora la influencia del
medioambiente, natural, cultural y social en el funcionamiento del propio
organismo como sistema biológico.
2. Identificar los elementos que constituyen la anatomía humana (tejidos y
órganos de los diferentes aparatos) en varios tipos de soporte: esquemas,
modelos, microfotografías, radiografías…, relacionando su estructura con la
función que desempeñan.
Con este criterio se pretende constatar que el alumnado reconoce en láminas,
dibujos, modelos… los órganos que forman parte del cuerpo humano, así como los
tejidos que los componen. Asimismo, se comprobará si los alumnos y las alumnas
son capaces de establecer la íntima conexión que existe entre la estructura de un
órgano y la función que desempeña.
3. Conocer los aparatos o sistemas que intervienen en las distintas funciones
orgánicas, su participación específica en éstas y las relaciones que se establecen
entre unos y otros, y comprender algunos procedimientos de la investigación
para establecer estos modelos.
La aplicación de este criterio persigue comprobar si alumnado conoce qué aparatos
intervienen en las funciones de nutrición (aparatos digestivo, respiratorio,
circulatorio y excretor), en las de relación (sistema nervioso, endocrino, locomotor
y el sistema inmunitario) y en las de reproducción (aparatos reproductores
masculino y femenino), estableciendo qué papel concreto desempeña cada uno de
ellos para cubrir las necesidades del organismo en lo que respecta a su
supervivencia, reproducción y mantenimiento del equilibrio, a través de la
coordinación entre todos los elementos. Asimismo, se busca evaluar si el alumnado
sabe establecer hipótesis sobre determinados datos (por ejemplo, la relación entre
niveles de determinadas hormonas y cambios en el organismo), y de qué manera
podría trabajarse para su comprobación.
4. Establecer, a partir del conocimiento de los factores que influyen en el
funcionamiento del organismo, la relación entre los hábitos de vida y el
mantenimiento de un estado saludable, asumiendo la responsabilidad personal
sobre el propio estado de salud y su influencia sobre el entorno familiar y
social.
Se pretende verificar con el criterio la capacidad del alumnado para reconocer la
importancia de una serie de factores tales como una correcta alimentación, la
higiene, una adecuada actividad física y mental, el descanso, una satisfactoria vida
social en un entorno armónico, etc., para conseguir un estado saludable, teniendo en
cuenta la definición de salud de la OMS. Asimismo, se quiere constatar si el
alumnado comprende el impacto que el consumo de drogas, el seguimiento de
44
dietas para ajustarse a modelos estéticos, etc., ejercen sobre su organismo y cómo
esto repercute en su vida y en la de su familia y entorno social.
5. Conocer los diferentes métodos anticonceptivos, valorar sus ventajas e
inconvenientes, especialmente frente a enfermedades de transmisión sexual y
embarazos no deseados, distinguiendo entre sexualidad y reproducción, y
analizando la influencia de factores externos en la toma de decisiones en estos
aspectos.
El criterio trata de comprobar si el alumnado es capaz de seleccionar entre los
métodos anticonceptivos el más idóneo en función de las condiciones personales
(pareja fija, condiciones de salud, edad…) y valora éticamente la necesidad de
evitar embarazos no deseados, asumiendo su responsabilidad en la prevención de
enfermedades de transmisión sexual. Asimismo, se trata de evaluar el grado de
madurez de los alumnos y las alumnas para apreciar la sexualidad como una forma
de comunicación humana que implica muchos aspectos de la persona, y no sólo
como una práctica destinada a la reproducción. También se verificará si el
alumnado ha tomado conciencia acerca de la influencia que el consumo de drogas o
alcohol puede tener a la hora de adoptar las decisiones oportunas en torno a
prácticas relacionadas con la sexualidad, y si ha adquirido una actitud abierta y
flexible ante las diferentes opciones relacionadas con este tema.
6. Interpretar el mecanismo de la herencia de determinados caracteres
humanos, incluyendo los que implican anomalías genéticas, y valorar las
repercusiones sociales y éticas de la manipulación genética que ha contribuido
a solucionar o paliar algunas patologías de tipo hereditario, así como reconocer
la influencia que tienen los agentes mutagénicos sobre el material genético.
Con este criterio se pretende comprobar si el alumnado relaciona su conocimiento
de la transmisión de los caracteres hereditarios con la aparición de algunas
enfermedades como la hemofilia, o de algunos síndromes debidos a alteraciones en
el cariotipo. Además, se persigue verificar si el alumnado establece conexiones
entre la aparición de mutaciones debidas a diferentes causas: exposición a
radiaciones de energía nuclear, consumo de tabaco… que pueden conducir a la
aparición de enfermedades como el cáncer, y si valora la contribución de la
ingeniería genética a la obtención de sustancias de interés médico, terapia génica,
etc.
7. Obtener, seleccionar y contrastar información sobre temas relacionados con la
biología humana, especialmente en relación con situaciones patológicas y el
diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, utilizando diferentes fuentes de
información, especialmente las proporcionadas por las tecnologías de la
información y la comunicación, incluidas sus vertientes interactivas y
colaborativas, y elaborar a partir de ellas informes utilizando el vocabulario
específico de la materia.
Se trata de constatar si el alumnado es capaz de manejar fuentes de información de
distinto tipo (la bibliografía tradicional, textos periodísticos, revistas de divulgación,
documentales…), y en especial las procedentes de las TIC, incluidas sus
posibilidades interactivas y colaborativas, seleccionando la información más
relevante, así como de ordenarla y contrastarla para elaborar informes con sus
conclusiones, utilizando la terminología propia de la materia.
45
8. Valorar el desarrollo y evolución de las ciencias de la salud, analizando los
cambios producidos a lo largo del tiempo, gracias a los avances tecnológicos
que influyen en el proceso investigador, así como su contribución al estado de
salud de las personas y su calidad de vida, asumiendo las limitaciones que
presentan como toda actividad humana.
Se procura evaluar si el alumnado es capaz de apreciar el inmenso progreso que se
ha producido en la medicina y en otras ciencias de la salud gracias a la contribución
de la investigación científica y a los avances tecnológicos, y de qué manera esto se
refleja en la aplicación de nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento contra la
enfermedad, que permiten un mejor estado de salud entre la población. Asimismo se
quiere evaluar si el alumnado valora las características básicas de la investigación
científica, incluyendo el espíritu crítico y el interés por obtener datos fiables,
aunque reconociendo que también se pueden producir errores o una inadecuada
utilización de las técnicas.
9. Reconocer la importancia de una adecuada organización sanitaria al servicio
de la población, así como de la correcta utilización de los servicios sanitarios
por parte de los pacientes y de sus derechos como tales, y de la necesidad de
valorar las técnicas a su disposición y el uso de los medicamentos.
A través de este criterio se pretende comprobar si el alumnado sabe diferenciar el
distinto tipo de atención sanitaria que se presta en los centros asistenciales,
diferenciando los centros de salud de los hospitales, o los servicios de urgencias.
También se quiere evaluar si el alumnado identifica y valora los diferentes medios
de diagnóstico y tratamiento disponibles en ellos, reconociendo la importancia de la
correcta utilización de los medicamentos para conseguir la máxima eficacia en la
prestación de los servicios y obtener los mejores efectos terapéuticos.
10. Diseñar y realizar investigaciones sencillas contemplando algunos
procedimientos esenciales del trabajo científico: planteamiento preciso del
problema, formulación de hipótesis, diseño y realización de experiencias,
análisis de los datos y comunicación de resultados, desarrollando y valorando el
trabajo en equipo con respeto a la participación individual.
Es la intención del criterio constatar si el alumnado desarrolla destrezas científicas
como el planteamiento de problemas relacionados con los estudios de biología
humana, estableciendo hipótesis ante algún caso concreto y verificable, y si es
capaz de establecer propuestas para su comprobación, e incluso de llevarlas a cabo
si se dan las condiciones apropiadas, con una actitud de rigor y precisión.
Asimismo, se pretende verificar si los alumnos y alumnas son capaces de analizar y
comunicar los resultados obtenidos utilizando distintos tipos de presentación,
valorando las aportaciones de las demás personas y las suyas propias, en aras de
conseguir un objetivo común, resolviendo con respeto crítico las diferencias que
pudieran surgir.
11. Conocer la existencia de los principales centros de atención sanitaria en la
Comunidad Autónoma de Canarias, así como de centros de formación e
investigación en el campo de las ciencias de la salud y de particularidades en
este tema que afectan a la población en las Islas, tales como el calendario de
vacunaciones, algunas enfermedades con mayor incidencia, etc.
Se evaluará mediante este criterio que el alumnado conoce la investigación que se
realiza en Canarias en torno a temas científicos que contribuyen a los avances de las
46
ciencias de la salud, las técnicas médicas avanzadas que se emplean en el
Archipiélago y los principales centros asistenciales. Además, permitirá comprobar
que los alumnos y las alumnas saben que Canarias cuenta con un calendario
específico de vacunaciones, qué enfermedades tienen una especial incidencia, y las
posibilidades de acceder a diversos servicios como técnicas de reproducción
asistida, trasplantes, etc.
CERÁMICA
Introducción
A lo largo de su existencia el ser humano se ha visto en la necesidad de utilizar los
recursos a su alcance, la tecnología disponible y las ideas que fluían a su mente, en
función de las posibilidades de cada cultura, época y lugar. El objetivo perseguido es
transformar y mejorar, a ser posible, las condiciones ambientales, el nivel y calidad de
vida; por este motivo se vio en la necesidad de inventar, fabricar y emplear una serie de
objetos de uso a fin de poder satisfacer mejor sus necesidades básicas y estéticas. La
trilogía de agua, tierra y fuego permitió entonces elaborar las primeras piezas cerámicas.
Estas experiencias creativas permitieron que surgieran cada vez nuevos conocimientos,
materiales y formas, uniendo inconscientemente arte y función y, al mismo tiempo,
conformando un legado cultural e histórico, patrimonio no sólo de los pueblos y
naciones sino de la humanidad.
Los cambios en el estilo y tipo de cerámica se producen en respuestas a las demandas
sociales, económicas y técnicas, razón por la que la cerámica está estrechamente ligada
al desarrollo de las distintas civilizaciones desde los primeros tiempos hasta el día de
hoy. La técnica como ciencia y la plástica como arte han convivido en la cerámica
siempre, se complementan, se potencian y son muy difíciles de separar. Ignorar esta
dicotomía empobrece el lenguaje expresivo de la cerámica. Por este motivo el diseño es
parte integrante e inseparable del proceso cerámico.
La optativa Cerámica en la etapa de Bachillerato pretende poner en contacto al
alumnado con los rasgos históricos, sociales y culturales de la cerámica en general, y de
la canaria en particular. El aprendizaje de las distintas técnicas en cerámica servirá para
comprobar y estimular su creatividad, así como para reconocerla en las producciones de
otras personas.
De igual modo esta optativa permite al alumnado de Bachillerato conocer el arte
cerámico, desarrollar una plástica específica propia del taller y fomentar una actitud
activa y de investigación en el proceso creativo y de diseño. El currículo de Cerámica se
concreta y se especializa en ciertos materiales específicos, como la arcilla y sus
diferentes composiciones, y además profundiza en las técnicas de construcciones
cerámicas y en los diferentes lenguajes plásticos que aporta la diversidad de materiales.
Otras finalidades persiguen que el alumnado aumente sus capacidades y competencias,
continuando con el desarrollo de un lenguaje plástico; que mejore sus competencias
para investigar, contribuyéndose a la adquisición de determinados conocimientos
mediante el tratamiento de la información a través del uso de las fuentes tradicionales,
de la utilización de las tecnologías de la información y comunicación y de las técnicas
de documentación.
47
En coherencia con la finalidad de la materia, también se procura que el alumnado
desarrolle la sensibilidad artística y asimile el lenguaje de la materia y las formas,
imbuyéndose de la nomenclatura básica. Con esta optativa se irá proporcionando al
alumnado, por medio de planteamientos empíricos, un lenguaje formal básico, unas
destrezas y habilidades específicas necesarias para iniciarse con aprovechamiento en
estudios posteriores relacionados con las artes plásticas y el diseño o facilitar la
transición a la vida laboral.
La optativa de Cerámica facilita al alumnado el logro de otras capacidades, mejorando
las habilidades propias del taller cerámico, amplía sus saberes sobre técnicas que
conllevan, como en toda investigación, unas inquietudes innovadoras que en esta
especialidad implican observar la conducta, la expresión de la materia y su definición
estética, así como una nueva visión de aplicación de materiales. Permite, además, la
materia una sensibilización y actitud crítica hacia el patrimonio natural y cultural, y, en
especial, hacia el de las Islas Canarias.
La utilización de los procedimientos propios de Cerámica como una vía para el
conocimiento de formas culturales artísticas, así como su influencia sobre el ambiente
que nos rodea, constituyen el eje en torno al cual se articulan los contenidos, que
revisten un carácter más procedimental que conceptual, dado el enfoque más orientador,
introductor e instrumental de la materia.
Asimismo, Cerámica aporta el desarrollo de competencias propias de algunas materias
de modalidad de Bachillerato, como es la competencia cultural y artística, mediante el
análisis de la obra de diferentes artistas ceramistas y sus manifestaciones a lo largo de la
historia, la evolución de las técnicas y los procesos, y la orientación de la cerámica
actual en sus manifestaciones tanto escultóricas como arquitectónicas. También se
fomentan competencias generales de la etapa, como la competencia en el tratamiento de
la información y competencia digital, con el uso de la biblioteca y de las tecnologías de
la información y la comunicación, mediante la consulta y selección de información para
la realización de trabajos básicos de investigación, ejercitando una actitud lectora. De
igual modo, se impulsa la competencia comunicativa a través de programas específicos
de presentaciones en la exposición de los trabajos, así como de la utilización de una
terminología propia de la cerámica. Por último, se contribuye a la adquisición de la
competencia en autonomía e iniciativa personal, pues el alumnado debe plantear sus
propias ideas en el desarrollo del proceso creativo cerámico, estableciendo sus
conclusiones y decisiones a la hora de establecer las fases de realización y elección de
materiales.
En el planteamiento de los objetivos se ha buscado que los alumnos y las alumnas
aprendan unas nociones básicas en relación con la historia de la cerámica, se interesen
por el proceso de aprendizaje de la materia y observen una evolución constante, con el
consiguiente manejo apropiado de los materiales, de las herramientas y de la
maquinaria, en el proceso y acabado de la obra cerámica. También se pretende que
mejoren sus valores plásticos y creativos y utilicen técnicas innovadoras con sentido
crítico. Por último, se procura que el alumnado respete el medioambiente y las normas
de seguridad e higiene, y que aprenda a utilizar el vocabulario apropiado a través del
conocimiento y del trabajo, enriqueciendo su expresión oral y escrita, realizando
trabajos de investigación elementales con el apoyo de las tecnologías de la información
y la comunicación.
Los contenidos se han organizado en los siete bloques que se especifican a
continuación. En el primer bloque, «Contenidos comunes», están presentes aquellos que
48
se contemplan durante el proceso de enseñanza y aprendizaje del conjunto de bloques
de la materia: el uso de la terminología adecuada; la capacidad e iniciativa en la
elaboración de la obra plástica; la valoración y análisis de las técnicas y materiales; la
investigación histórica e innovadora; el respeto por las normas de seguridad e higiene; y
la sensibilización por el medioambiente, completándose con el uso de las tecnologías de
la información y comunicación en los procesos productivos y en la organización de
proyectos de investigación básicos.
El bloque segundo, «La cerámica a través de la historia. La cerámica en Canarias.
Últimas tendencias», plantea el análisis de la cerámica desde su origen y de las
manifestaciones cerámicas que se producen a lo largo de la historia, permitiendo
identificar las distintas culturas. Incorpora, por otra parte, la cerámica en Canarias, sus
orígenes, su evolución histórica, la influencia en sus condiciones sociales y culturales, y
los procesos técnicos y materiales que la distinguen. A su vez, se completa con el
enfoque de planteamientos de trabajo, partiendo de la obra de diferentes artistas
ceramistas, y con el tratamiento de la importancia del panorama actual con relación a la
escultura y a la arquitectura.
En el tercer bloque, «El taller: herramientas y maquinaria», se propone un sistema
organizado en relación con el comportamiento y funcionamiento del taller, y con la
distribución de los espacios en función de las tareas a realizar. Además, se valora la
importancia del factor humano y del trabajo cooperativo, así como el respeto a las
normas de seguridad e higiene y la eliminación de los productos tóxicos utilizados.
El bloque cuarto, «Materia prima: la arcilla», introduce un serie de contenidos que
abordan el conocimiento de la arcilla como material imprescindible. En este sentido,
merecería ser destacada la transformación experimentada por la materia al actuar sobre
ella la temperatura del horno. Se completa, a su vez, con el estudio de su origen,
composición y propiedades plásticas, además de la manipulación, el amasado, la
conservación y el reciclaje, y los efectos relacionados con el medioambiente.
Los bloques quinto y sexto, «Técnicas de construcción manual y mecánicas», y
«Técnicas decorativas», hacen referencia a las técnicas de construcción y reproducción
y al tratamiento de la superficie, e introducen al alumno o a la alumna en la aplicación
del color. También se abordan técnicas básicas para solventar las obras planteadas y el
tratamiento del acabado que necesita la obra.
Finalmente, en el bloque séptimo, «Hornos», se propone conocer el comportamiento y
funcionamiento de los hornos, así como la importancia de la cocción en la
transformación de la arcilla a la cerámica. De igual forma, se contempla la influencia de
las nuevas tecnologías en los procesos de cocciones especiales.
Respecto a la metodología, con el objetivo de aumentar la capacidad del alumnado para
aprender de una forma autónoma se propone trabajar de forma individual y en equipo,
lo que además conllevará el desarrollo de métodos apropiados de investigación. Se
recomienda también la continua relación entre aspectos teóricos y sus aplicaciones
prácticas, incidiéndose en la importancia del desarrollo de un aprendizaje significativo y
contextualizado. Mediante explicaciones teóricas se facilitarían nociones básicas para
que el alumnado comience a plantear sus propias propuestas, y las clases podrían
reforzarse con un abanico de materiales informáticos, audiovisuales y de
documentación.
Se sugiere asimismo el empleo de estrategias y recursos variados en la propuesta de
trabajo para favorecer la comprensión y aplicar lo aprendido a la vida real. Es muy
49
conveniente el fomento del empleo de las tecnologías de la información y la
comunicación, tanto en su vertiente interactiva como en la colaborativa.
Como propuesta de actuación, se ofrecen las siguientes pautas. En un primer nivel, el de
información o exposición, en el que se distinguen las siguientes fases: a) introducción
sobre el contenido establecido en cada unidad didáctica; b) información de los
conceptos, términos y procedimientos propios de la unidad; c) exposición visual
mediante demostraciones prácticas, proyecciones con el ordenador en formato
apropiado; d) indicación de bibliografía y direcciones de Internet.
En el nivel segundo, el de realización inductiva o de descubrimiento, se establecerían
las estrategias de grupo o individuales que permiten al alumnado actuar, observar y
analizar la información para luego utilizarla: a) planteamiento del ejercicio según el
contenido abordado; b) programación de las distintas fases del trabajo; c) presentación
de técnicas, materiales y herramientas, d) realización de la actividad; e) memoria
descriptiva del trabajo.
Por último, en el tercer nivel, el resolutivo y de valoración del aprendizaje, se
completaría el proceso mediante una evaluación del ejercicio, sea conceptual, visual o
técnico. En definitiva, se trataría de un análisis crítico, un replanteamiento y una
evaluación del ejercicio.
Esta metodología está orientada a promover la fase práctica y la experimentación de los
diferentes materiales y a estimular el proceso creativo mediante proyectos básicos. Se
recomienda la organización de visitas culturales, la participación en proyectos
individuales y colectivos y el desarrollo del hábito de lectura.
La utilización de un método de trabajo en la creación plástica contribuirá a dotar al
alumnado de actitudes indispensables en el proceso creativo, como son la búsqueda y el
análisis de información y documentación, y la aplicación de principios compositivos y
expresivos básicos, permitiendo que los trabajos realizados por el alumnado se
correspondan con la realización de una obra artística personal.
Con objeto de despertar y fomentar la sensibilidad de los alumnos y alumnas podría ser
de utilidad estudiar tanto la obra de artistas del pasado como contemporáneos,
estimulando el respeto por el patrimonio cultural y artístico en general, y el canario en
particular. También sería de ayuda para estimular los procesos creativos la realización
de actividades, tareas y proyectos interdisciplinares en los que intervengan materias
como Historia del Arte, Lengua Castellana y Literatura, Dibujo Artístico, Fotografía,
etc.,
El contacto con profesionales del sector y artistas, así como la participación en
proyectos artísticos y las visitas culturales en las que se puedan observar y disfrutar las
obras plásticas, son importantes para enriquecer la formación del alumnado. En un
contexto con estas características, en el que las vivencias y los aprendizajes adquiridos
con anterioridad permiten una accesibilidad y familiaridad con la obra de arte, se
asimilarán más fácilmente los conocimientos, habilidades y actitudes. Asimismo, el
aprendizaje de determinados contenidos canarios predispone al alumnado a un mayor
conocimiento histórico, cultural y de las manifestaciones artísticas.
Dadas las características de las herramientas, maquinaria y materiales empleados en
Cerámica, que se caracterizan por poseer unas particularidades especiales, sería
conveniente que esta optativa se imparta en un espacio lo suficientemente amplio para
el desarrollo de las diferentes técnicas y de los procedimientos expresivos.
50
Con los criterios de evaluación se trata de comprobar si el alumnado es capaz de
expresarse adecuadamente con el vocabulario propio de la materia, de utilizar
correctamente los materiales, herramientas y maquinarias utilizados en el proceso
creativo para la elaboración de una obra. También permitirán verificar si el alumnado ha
adquirido las habilidades y destrezas técnicas necesarias para manejarse con pericia en
el taller, en la utilización de las herramientas específicas y en el proceso creativo para la
elaboración de una obra, y si respeta las normas de seguridad e higiene. Se persigue
constatar, en fin, si el alumnado conoce la historia de la cerámica y las características de
la cerámica aborigen y popular de Canarias, y si utiliza diferentas fuentes documentales
en la elaboración de los trabajos.
Objetivos
La enseñanza de Cerámica en el Bachillerato tendrá como finalidad el desarrollo de las
siguientes capacidades:
1. Comprender y utilizar el lenguaje expresivo propio de la cerámica y la terminología
básica de los materiales, las herramientas, la maquinaria y las técnicas más
comunes.
2. Conocer e identificar los materiales, las técnicas, las herramientas y la maquinaria
propios del proceso cerámico en general y del canario en particular.
3. Conocer la evolución histórica del arte cerámico, la transición de la cerámica
aborigen a la popular en Canarias, y el panorama actual de la cerámica
contemporánea.
4. Desarrollar los conocimientos, habilidades y destrezas necesarias para la creación y
realización de obras sencillas, utilizando las técnicas y los valores plásticos propios
del taller de cerámica.
5. Generar una actitud activa y de investigación en técnicas y materiales innovadores
en el ámbito del proceso cerámico.
6. Comprender los valores plásticos y creativos de los trabajos cerámicos como fuente
de conocimiento, disfrute y recurso para el desarrollo individual y colectivo.
7. Manifestar un juicio crítico sobre la calidad plástica de las obras realizadas en el
taller.
8. Analizar, interpretar y seleccionar la información, realizando una correcta
valoración del patrimonio cultural y artístico canario, utilizándolo como recurso
para fomentar un desarrollo creativo y plástico de la obra cerámica.
9. Cuidar y respetar el medioambiente y cumplir con responsabilidad las normas de
seguridad e higiene.
10. Utilizar las tecnologías de la información y la comunicación, incluidas sus
vertientes interactiva y colaborativa, para la búsqueda y selección de la información
relativa a la cerámica y su aplicación a trabajos de investigación básicos.
51
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Utilización del vocabulario propio de la materia.
2. Elaboración de obras en el taller atendiendo a la creatividad y a las técnicas de
construcción y decoración.
3. Investigación en técnicas y materiales innovadores proyectados en trabajos.
4. Valoración y análisis de las obras realizadas con una actitud crítica ante los
valores plásticos y creativos empleados.
5. Conocimiento y respeto de las normas de seguridad e higiene en el trabajo.
6. Respeto al medioambiente con relación al empleo de los materiales que se
utilizan de la naturaleza y el vertido de materiales tóxicos.
7. Empleo y conocimiento de las tecnologías de la información y la
comunicación, en sus vertientes interactiva y colaborativa, para su aplicación
en la búsqueda de información y en la realización de prototipos y bocetos
(lectura 3D) de la futura pieza, en la realización de trabajos escritos, dosieres,
etc.
8. Conservación y valoración del patrimonio natural, cultural, histórico y
artístico, con especial referencia al de Canarias.
II. La cerámica a través de la historia. La cerámica en Canarias. Últimas
tendencias
1. Origen y evolución histórica del arte cerámico.
2. Importancia de la cerámica para el conocimiento de la historia de las
civilizaciones.
3. La cerámica en Canarias.
3.1. Cerámica aborigen. Tipología de formas y decoraciones.
3.2. Cerámica tradicional y popular. Procesos de elaboración, acabados,
decoración y tipos de cocciones.
4. Últimas tendencias de la cerámica actual.
III. El taller: herramientas y maquinaria
1. Organización y mantenimiento del taller.
2. Utilización, manejo, conservación y mantenimiento de la herramienta y del
utillaje.
3. Medidas de seguridad e higiene en el espacio de trabajo.
IV. Materia prima: la arcilla
1. Origen, composición y propiedades plásticas.
2. Tipos de arcilla. Temperaturas de cocción.
3. Manipulación y amasado.
4. Conservación, almacenamiento y reciclado.
52
V. Técnicas de construcción manual y mecánicas
1. Técnica manual de construcción a pellizcos y churros.
2. Técnicas de tiras y placas.
3. Reproducción de moldes.
3.1. Por apretón: cóncavo y convexo.
3.2. Por colada.
VI. Técnicas decorativas
1. Tratamientos de la superficie: texturas, grabados, incrustaciones, aplicaciones,
esgrafiados.
2. Técnicas cromáticas.
2.1. Estudio de la relación forma-color como expresión estética en la
cerámica.
2.2. Pigmentos y colorantes cerámicos. Lápiz y tizas cerámicas.
2.3. Engobes coloreados y sistemas de aplicación.
2.4. Esmaltes de baja y alta temperatura. Sistemas de aplicación.
VII. Hornos
1. Tipos de horno.
2. La cocción.
3. Curvas y gráficos de cocción.
4. Cocciones especiales.
Criterios de evaluación
1. Conocer y utilizar la terminología básica de materiales, herramientas y
maquinaria, al igual que las técnicas y los procesos de elaboración utilizadas.
Con este criterio se trata de comprobar si el alumnado identifica y utiliza la
terminología básica de materiales, herramientas y maquinarias empleados en el
taller, y si puede reconocer las distintas técnicas y procesos aplicados.
2. Utilizar los materiales, las herramientas y maquinaria específicos de la
realización de obras cerámicas.
La aplicación de este criterio permite constatar las capacidades técnicas adquiridas
por los alumnos y alumnas en relación con el uso del material cerámico y de las
herramientas, así como con el manejo de la maquinaria.
3. Conocer la historia de la cerámica y los rasgos definitorios de la cerámica
aborigen y popular en Canarias.
Este criterio pretende comprobar si el alumno o la alumna conoce la historia de la
cerámica y reconoce sus características, y en particular, la de la cerámica canaria,
identificando las materias primas, las formas de construcción y las tipologías que la
hacen diversa y singular.
53
4. Conocer y aplicar los conocimientos prácticos adquiridos en los procesos
técnicos y decorativos.
La utilización de este criterio permite evaluar las capacidades prácticas y creativas
del alumnado, aplicadas en la resolución del trabajo con respecto a la relación
forma-decoración-color.
5. Investigar y aplicar los conocimientos adquiridos a través de técnicas y
materiales innovadores.
Este criterio persigue verificar si los alumnos y alumnas son capaces de apreciar los
procedimientos plásticos y creativos que se obtienen en las obras al investigar con
técnicas y materiales innovadores.
6. Comunicar con técnicas y procedimientos una obra plástica con los recursos
expresivos y creativos adquiridos.
Con este criterio se permite comprobar si el alumnado es capaz de resolver de forma
creativa el trabajo planteado, con los recursos plásticos y de expresión, que
comuniquen sensibilidad y sentimiento en la obra realizada.
7. Emitir opiniones razonadas con un juicio crítico sobre las obras realizadas en
el taller.
Este criterio se encamina a evaluar la capacidad del alumno o de la alumna para
organizar y expresar sus ideas con claridad, oralmente o por escrito, señalando con
espíritu crítico los valores adquiridos en el aula.
8. Conocer y valorar el patrimonio natural y cultural, histórico y artístico en
general, y, en particular, el de Canarias.
Con este criterio se busca comprobar si el alumnado conoce, valora, aprecia y
respeta el patrimonio natural, cultural, histórico y artístico, haciendo especial
énfasis en el canario, tomando conciencia de su conservación e investigando su
desarrollo.
9. Entender y valorar el impacto sobre la salud y el medioambiente de los
materiales de productos tóxicos usados, respetando y cumpliendo las normas de
seguridad e higiene de forma responsable.
Mediante este criterio se persigue constatar si el alumnado tiene conciencia de la
intervención que se realiza en el medioambiente, con el uso incontrolado de
materiales y el vertido de productos tóxico, y además si se responsabiliza de
cumplir durante los procesos de trabajo todas las medidas de protección, seguridad
e higiene necesarias.
10. Valorar y utilizar diferentes fuentes de información documentales y las
tecnologías de la información y comunicación, incluidas sus vertientes
interactiva y colaborativa, empleando los datos obtenidos en la elaboración de
trabajos, utilizando el vocabulario adecuado y la terminología propia de la
materia.
Se pretende verificar con este criterio la capacidad del alumnado para obtener,
seleccionar y utilizar de forma adecuada la información recogida procedente de
diversas fuentes, incluidas las procedentes de las tecnologías de la información y la
comunicación en sus vertientes interactiva y colaborativa. Además, se evaluará si
los alumnos y alumnas son capaces de expresarse verbalmente y por escrito en la
elaboración y conclusión de informes, utilizando la terminología de la materia.
54
FOTOGRAFÍA
Introducción
Los modos de expresión artística presentan la realidad histórica de los pueblos, formas
de pensar, de entender y de vivir en cada época. La fotografía como reflejo y huella de
la realidad, pero también como creadora de universos ficticios, responde a la necesidad
del ser humano de reproducir fielmente su entorno y de democratizar la imagen del
mundo. Es, por tanto, la fotografía, documento y artificio, satisfaciendo la necesidad de
saber y de imaginar.
La técnica fotográfica se presenta en la actualidad con una doble vertiente. Una, la
fotografía analógica, rescata un proceso ya casi en desuso pero con unas connotaciones
científicas que se revelan como una sólida base para el conocimiento del proceso
fotográfico. Otra, la fotografía digital, introduce al alumnado en las tecnologías
actuales, sustituyendo el laboratorio fotográfico por el tratamiento digital de la imagen.
En ambos casos, analógico y digital, la fotografía precisa de los fundamentos básicos de
la creación visual, de una sintaxis de la imagen, que comparte a medio camino entre la
pintura y el cine; como heredera de la primera en cuanto a vocabulario, como precursora
del segundo en cuanto a técnica.
Desde la materia optativa de Fotografía se pretende iniciar al alumnado en el lenguaje
de la imagen a través de la técnica fotográfica. Este lenguaje posee una doble función: la
informativa y la estética. En el primer caso, los alumnos y alumnas comprenderán desde
una perspectiva práctica y teórica el uso que hacen de la imagen los medios de
comunicación para asumir de forma crítica la información transmitida por estos. En el
segundo caso, permite instruir al alumnado en el lenguaje artístico, conociendo tanto la
técnica tradicional como las nuevas tecnologías de retoque de la imagen.
El sistema educativo debe contribuir al desarrollo de la sensibilidad artística, dotando al
alumnado de las herramientas necesarias para producir y valorar la obra fotográfica. De
este modo, se amplían, por un lado, los conocimientos sobre técnicas y materiales
dentro del campo de la creación artística, y por otro, se fomentan valores y actitudes de
respeto, de reflexión y de investigación en el ámbito expresivo de la imagen fotográfica.
La materia Fotografía supone una preparación para futuros estudios relacionados con el
diseño y las artes plásticas, con una proyección real en el mundo laboral y gran peso en
las profesiones asociadas a la comunicación, la publicidad y las tecnologías de la
información y la comunicación. Conocer el desarrollo de la técnica fotográfica, desde su
llegada a las Islas Canarias en el siglo XIX hasta el día de hoy, supone una reflexión
sobre un panorama de imágenes para comprender el papel que juega la fotografía en la
sociedad y el mundo profesional canario de hoy. De este modo, los alumnos y alumnas
adquieren un conocimiento objetivo de las salidas profesionales que les brinda el ámbito
de la fotografía y actividades afines.
Los objetivos de esta optativa pretenden que el alumno o la alumna tengan un
conocimiento sobre la ciencia de la fotografía, partiendo de las primeras capturas de
imagen desarrolladas en el siglo XIX y entendiendo la evolución de la técnica como
respuesta a una necesidad social. A través de la teoría y la práctica de los
procedimientos de captura, revelado y positivado, los alumnos y las alumnas se
55
instruirán en la base científica fundamental para la reproducción concreta y veraz de la
realidad circundante, adquiriendo así la habilidad para documentar su entorno,
cumpliendo con uno de los requisitos necesarios, aunque no únicos, de la fotografía.
Además, la elección de diversos encuadres, modos de iluminación y temática dentro de
su producción personal los dotará del vocabulario necesario para convertir una mera
fotografía en un producto artístico con diversas cualidades estéticas y expresivas, tan
necesarias en el mundo profesional, se trate de diseño gráfico, publicidad, medios de
comunicación o exhibición artística.
El estudio de la fotografía en Canarias, contemporánea a la fotografía en el resto del
mundo, les dará la posibilidad, por un lado, de conocer las tendencias estéticas en las
Islas en este ámbito, relacionadas con los sistemas de vida a lo largo de los años y con
las motivaciones artísticas, y, por otro lado, de percibir las diferencias tecnológicas
derivadas de la insularidad en las distintas décadas del siglo XX. Se trata, pues, de una
materia que contribuye tanto al desarrollo de conocimientos técnicos de gran utilidad
para estudios posteriores, como al fomento de una sensibilidad artística relacionada con
todos los ámbitos de la creación visual, siendo la fotografía un complemento prioritario
en la era de la imagen y la comunicación.
Con esos objetivos y prácticas, se fomentan competencias específicas del Bachillerato
como la sensibilidad artística y creativa. La materia coadyuva también al desarrollo de
competencias generales y de otras específicas. A partir del desarrollo de proyectos
fotográficos con una temática predefinida, el alumnado desarrolla la competencia
general de autonomía e iniciativa personal, pues debe resolver de manera satisfactoria
un determinado problema a través de la selección de los recursos y la técnica más
apropiada. Además, y teniendo en cuenta que estos proyectos tendrán una lectura
psicológica y expresiva propia, se potencia la competencia comunicativa, que se
relaciona directamente con la competencia específica de lenguaje y técnicas de la
producción artística. Se trabaja igualmente la competencia de tratamiento de la
información y competencia digital mediante la manipulación, retoque y optimización de
sus imágenes con programas informáticos, así como sirviéndose de la publicación de
sus obras en formato digital en Internet.
Los contenidos de Fotografía se estructuran en siete bloques. El orden elegido en la
propuesta de presentación de estos en el currículo responde al criterio recomendable de
que el alumnado debe tomar contacto con la materia de forma gradual, empezando por
los aspectos generales para ir concretándolos a lo largo de los diferentes bloques.
El primer bloque, «Contenidos comunes», hace referencia a los que se trabajan desde el
resto de los bloques de la materia. Todos ellos se presentan como contenidos de carácter
procedimental y actitudinal, puesto que el estudio de la fotografía hace necesario, no
sólo el conocimiento de sus conceptos históricos y técnicos, sino la experimentación de
todos ellos en diversos proyectos que afiancen la práctica de la fotografía y el debate
sobre sus usos y utilidades.
El segundo bloque de contenidos, «Historia de la fotografía», se centra en la evolución
de esta, que se presenta como elemento estructurador del conocimiento científico de
esta disciplina, pues los inventos a lo largo de la historia no surgen de forma espontánea
sino, en la mayoría de los casos, tras el trabajo de diversos investigadores durante
décadas o incluso siglos. Los alumnos y alumnas conocerán la inquietud por fijar la
imagen de la cámara oscura como una constante de los últimos siglos, entendiendo su
funcionamiento y las diversas tentativas hasta llegar a concluir con éxito el proceso
fotográfico. También descubrirán el vertiginoso progreso de la técnica fotográfica,
56
producto de las demandas sociales y profesionales. Se dedica un espacio diferenciado a
la fotografía en Canarias, su evolución y usos. De igual manera, se estudia la relación de
la fotografía con otras disciplinas artísticas. La fotografía sirvió para la reproducción de
grabados, jugó un papel fundamental junto con la pintura en los movimientos
vanguardistas y es actual protagonista del diseño y de la publicidad.
El tercer bloque de contenidos, «La imagen fotográfica», parte del conocimiento
científico de la formación de la imagen. Conocer las propiedades y el comportamiento
de la luz, así como las cualidades de la materia, es requisito imprescindible para
interiorizar las posteriores exposiciones sobre la técnica fotográfica. El segundo
epígrafe de este bloque hace referencia a la fotografía como técnica y como arte, no
siendo excluyentes la una de la otra, pues la primera resulta imprescindible para la
creación de una imagen fotográfica coherente con las intenciones estéticas, expresivas y
comunicativas del producto final.
En el cuarto bloque, «La cámara fotográfica», se trata de que el alumnado aplique los
conocimientos adquiridos en el tercer bloque sobre el estudio de la cámara fotográfica.
Se incluyen aquí los fundamentos de la cámara oscura unidos al estudio de la óptica. De
este modo se concretan de forma práctica los conocimientos teóricos de base científica,
entendiendo que la fotografía deja de ser reproducción fiel de la realidad para
convertirse en porciones de esta seleccionadas por el fotógrafo. El estudio de la
profundidad de campo y el control del movimiento muestran al alumnado las
posibilidades expresivas de la captura de la imagen como medio para conformar una
instantánea con contenido expresivo, propio y subjetivo, cuya finalidad es comunicar al
espectador diferentes modos de comprender y elaborar la realidad. Teniendo en cuenta
la veracidad que el espectador concede a la imagen fotográfica, es interesante
reflexionar sobre las posibilidades críticas que este bloque ofrece al alumnado. Entender
y practicar la selección del campo visual, así como sus atributos ópticos y compositivos,
permite al alumno o a la alumna posicionarse ante el uso de la imagen fotográfica por
parte de los medios de comunicación, comprendiendo que el resultado visual de la
fotografía es parte de una verdad, pero no la realidad completa.
El quinto bloque, «Material fotosensible», se dedica, en parte, a profundizar en las
características del material fotosensible desde un punto de vista puramente científico.
Esto faculta a los alumnos y alumnas la identificación de las causas físicas y químicas
que permiten que la fotografía sea posible como soporte físico, y cuáles son las
condiciones necesarias para que ésta pueda ser, además de capturada, fijada de forma
permanente. Se desarrolla este bloque teniendo en cuenta las dos técnicas que
actualmente conviven, la analógica y la digital. A través de un estudio comparativo del
material fotosensible analógico y del sensor digital los alumnos y las alumnas
aprenderán las condiciones científicas comunes a ambas y los procesos de fijación de la
imagen que las diferencian. La valoración de los resultados en ambas técnicas les
proporcionará el conocimiento necesario para determinar la más adecuada dependiendo
de la situación y del objetivo planteado previamente a la toma fotográfica.
En el sexto bloque, «La iluminación en la fotografía», se desarrolla uno de los
contenidos más importantes de la materia, la luz. Requisito imprescindible para la
formación de la imagen, la luz se presenta como elemento configurador del mensaje
fotográfico, además del encuadre, de la composición y del tema.
Los bloques séptimo, «Proceso de manipulación de la imagen analógica», y octavo,
«Proceso de manipulación de la imagen digital», desarrollan el trabajo posterior a la
toma fotográfica. El bloque séptimo está dedicado a la práctica del revelado y
57
positivado del material analógico. De esta manera se concretan los conceptos estudiados
en bloques anteriores referidos a la ciencia de la fotografía. Este bloque aporta, además,
un conocimiento de la práctica tradicional de la fotografía, que servirá como punto de
partida para la comprensión del bloque octavo, en el que se instruye en el retoque digital
de la imagen a través de programas informáticos de edición digital que sustituyen al
laboratorio analógico. Más allá del conocimiento técnico en ambos campos, analógico y
digital, estos dos bloques de contenido muestran las posibilidades de manipulación de la
imagen, descubriendo que la práctica fotográfica se extiende más allá de la cámara y
que la edición de la imagen la puede convertir en un documento gráfico más veraz o en
una obra artística más expresiva.
En el aspecto metodológico sería recomendable que esta optativa se organizase
partiendo de una base teórico-científica desde los primeros intentos por capturar la
imagen con la cámara oscura y las investigaciones en el siglo XIX, por parte de
inventores como Niepce o Daguerre, para fijarla sobre un soporte fotosensible. Esta
introducción a la ciencia de la fotografía es vital para que el alumnado sea capaz de
comprender tanto los mecanismos de la captura y fijación de la imagen como los
conceptos sobre la óptica fotográfica.
En el estudio de la historia de la fotografía sería apropiado también atender al debate
sobre la fotografía como arte o como documento. Tras un primer acercamiento a sus
funciones hacia la década de los años cuarenta del s. XIX, momento en el cual se la
considera como un elemento documental o de apoyo a los artistas plásticos, se analiza el
interés de los artistas contemporáneos de finales del s. XIX por crear un lenguaje propio
de la técnica fotográfica, entendido como arte autónomo a cualquier otra disciplina: el
pictorialismo. Esta identificación de las funciones de la fotografía pretende posicionar al
alumnado en un debate en el que se plantee la complejidad de la lectura de una obra
fotográfica que, heredera del lenguaje pictórico, poco a poco pretende encontrar un
hueco propio en el mundo profesional y artístico. En este mismo apartado se incluye el
desarrollo de la fotografía canaria, en primer lugar a través de los fotógrafos
expedicionarios llegados a las Islas en el siglo XIX, pasando por los fotógrafos insulares
dedicados sobre todo a la fotografía documental a principios del siglo XX, para
concluir, en último término, con la fotografía en Canarias en la actualidad.
Una vez presentada la invención de la fotografía y sus usos en la sociedad, sería
oportuno centrarse en el conocimiento teórico de la técnica, dando especial
protagonismo a la luz como elemento principal de la fotografía. La luz y el material
fotosensible hacen posible la captura y fijación de la imagen; por tanto, se sugiere un
recorrido por las propiedades de la luz y las diferentes emulsiones fotosensibles basadas
en las sales de plata para descubrir la «magia» de la fotografía analógica. Para la
comprensión de estos conceptos resultaría interesante la elaboración de una cámara
estenopeica, un recurso de fácil construcción que mostrará al alumnado de forma
experimental el efecto de la luz sobre el material fotosensible. Teniendo en cuenta la
necesidad de numerosos recursos para la ampliación de la imagen analógica, es dicha
cámara la mejor opción para experimentar esta técnica, dejando un mayor peso en el
desarrollo metodológico del currículo a la fotografía digital, que sin duda es la técnica
que se usa mayoritariamente en la actualidad.
En la presentación de los conceptos sobre la cámara fotográfica, sus partes y su manejo,
se efectuaría una distinción entre las cámaras analógicas y digitales, atendiendo
especialmente a la forma de captura de ambas, diferenciando el material fotosensible
analógico del sensor fotosensible digital. En el estudio de la cámara fotográfica se
abordarán los conceptos de profundidad de campo y sus aplicaciones expresivas, pues
58
es de vital importancia para la creación de imágenes con diversas lecturas. En cuanto al
análisis de la luz como elemento expresivo, después de asimilar los distintos tipos de
fuentes de luz disponibles, tanto en la naturaleza como de forma artificial, y sus
connotaciones expresivas según la cantidad, calidad y dirección de la luz, se fomentaría
que los alumnos y alumnas aplicaran de forma práctica su uso. Así, sería interesante la
realización de proyectos de iluminación en grupo, planteándose a modo de un equipo
encargado de desarrollar un trabajo profesional relacionado con la moda, la prensa… en
el que cada alumno o alumna pueda asumir un rol singular en la ejecución del proyecto
propuesto.
Con respecto al retoque y a la edición de la imagen analógica, atendiendo a los recursos
disponibles se realizarían prácticas de positivado y retoque expresivo. Sin embargo, se
hace mucho más necesario un desarrollo en profundidad del retoque y de la edición
expresiva de la imagen digital, dado su actual peso y utilidad en el mundo fotográfico.
Se puede aprovechar la variedad de programas informáticos de retoque digital en el
mercado para presentarlos como laboratorios fotográficos modernos, con las mismas
técnicas y recursos de manipulación de la imagen que se encontraban en un laboratorio
analógico tradicional, con las ventajas que implica un trabajo informatizado.
Por último, los alumnos y las alumnas usarán su producción fotográfica para publicarla
en diferentes medios informáticos, recomendándose la creación de blogs personales en
Internet para poder exponer sus trabajos y analizar la obra de sus compañeros y
compañeras. Igualmente, se sugiere el uso de programas informáticos de diapositivas o
presentaciones para mostrar sus logros de forma ordenada atendiendo a la importancia
no sólo de la obra en sí, sino de su exhibición.
Los criterios de evaluación proponen verificar la adquisición por parte del alumnado de
las bases científicas relacionadas con la formación de la imagen y su registro posterior,
así como el grado de conocimiento y capacidad para un uso adecuado del material, de
los equipos y programas propios de la práctica fotográfica en la realización de proyectos
con diversas posibilidades expresivas.
De igual modo, se persigue evaluar la capacidad del alumnado en el control y manejo de
la luz en la captación y posterior manipulación de las imágenes en un laboratorio
analógico o digital. Se constatará, asimismo, la disposición de los alumnos y alumnas
para el trabajo cooperativo, con la asunción de diversos roles en proyectos
determinados, así como su aptitud para formular razonamientos que demuestren un
juicio crítico sobre la evolución histórica de la fotografía y su uso social, tanto en
Canarias como en el resto del mundo.
Por último, se comprobaría también que el alumnado es capaz de relacionar la fotografía
con otras materias y sabe explorar sus posibilidades técnicas y artísticas, verificando al
mismo tiempo que conoce sus aplicaciones profesionales y artísticas.
Objetivos
La enseñanza de Fotografía en el Bachillerato tendrá como finalidad el desarrollo de las
siguientes capacidades:
1. Manejar con destreza los equipos y el material fotográfico para la producción de
imágenes con diferentes planteamientos estéticos acordes con cada situación
particular.
59
2. Reconocer la evolución histórica, los usos y las aplicaciones de la fotografía en
la Comunidad Autónoma de Canarias, reflexionando sobre su importancia social
en las Islas.
3. Conocer y realizar de forma correcta la captura de imagen analógica y digital,
determinando la técnica más adecuada en cada caso.
4. Identificar y aplicar correctamente el procedimiento de revelado y positivado del
material sensible en blanco y negro, así como la edición de imágenes digitales.
5. Adquirir una base científica respecto a la técnica fotográfica, así como un
adecuado vocabulario en relación con los equipos, los materiales y la práctica de
esta.
6. Desarrollar una sensibilidad estética y una actitud crítica a través del análisis y
de la valoración de obras fotográficas de producción propia, teniendo en cuenta
sus características estéticas y funcionales, con especial atención a la realidad
social, profesional y cultural canaria.
7. Conocer las diferentes aplicaciones de la técnica fotográfica en el mundo laboral
dentro y fuera de las Islas Canarias como orientación para elegir correctamente
su futuro académico o profesional.
8. Relacionar las imágenes fotográficas con otras disciplinas artísticas, así como
aplicar su utilización en diferentes modos y ámbitos de presentación como
proyecciones, publicaciones impresas, Internet…
9. Manejar correctamente las tecnologías de la información y de la comunicación
(TIC), incluidas sus posibilidades interactivas y colaborativas, en la búsqueda y
en el intercambio de información, y en la selección e interpretación de datos,
elaborando trabajos, presentaciones o informes con un empleo adecuado del
vocabulario propio de la materia.
10. Conocer y aplicar las medidas de seguridad e higiene en el laboratorio, así como
aplicar correctamente el protocolo de eliminación de los productos químicos
usados en el proceso de revelado y ampliación.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Análisis y valoración de los usos de la fotografía a lo largo de la historia
universal y canaria.
2. Práctica de toma de imágenes con cámara estenopeica de construcción propia,
y posterior revelado y positivado de ellas.
3. Creación de proyectos artísticos y profesionales, relacionados con diversos
campos de la sociedad, a partir de imágenes captadas con cámara analógica o
digital con atención especial a la expresividad de la iluminación utilizada y al
material y equipos más apropiados.
4. Desarrollo de trabajos en equipo con la asunción de diversos roles y el aporte
de soluciones basadas en las habilidades y conocimientos propios.
60
5. Empleo de la terminología específica del mundo de la fotografía en las
exposiciones y presentaciones de trabajos, proyectos, informes…
6. Revelado de carretes analógicos a través de baños químicos; secado, archivo y
conservación de los negativos.
7. Utilización del positivado analógico en blanco y negro y manipulación
expresiva de la copia.
8. Práctica del retoque digital y optimización de la imagen a través de programas
informáticos con la manipulación de niveles, equilibrio de color y retoque
selectivo, así como preparación de la imagen en modo RGB o CMYK con el
objeto de su posterior publicación digital o impresa.
9. Publicación de las imágenes en Internet y realización de presentaciones
digitales.
10. Realización de trabajos de investigación relacionados con la estética y los
usos sociales de la fotografía mediante el empleo de las tecnologías de la
información y de la comunicación. Posibilidades interactivas y colaborativas
de las TIC.
11. Aplicación de las medidas de seguridad e higiene en el laboratorio y
eliminación de residuos tóxicos.
II. Historia de la fotografía
1. Antecedentes históricos y evolución de la fotografía. Historia de la fotografía
en Canarias.
2. Corrientes estéticas clásicas y modernas de la fotografía.
3. Géneros fotográficos. Análisis sobre su uso y aplicaciones.
4. Relación de la fotografía con otras disciplinas artísticas.
III. La imagen fotográfica
1. La luz: naturaleza y características.
2. El color y su temperatura.
3. El proceso fotográfico.
4. La fotografía como arte y como técnica.
5. Valoración estética de la fotografía en Canarias.
IV. La cámara fotográfica
1. Tipos de cámaras y sus diferentes componentes. Uso de estos.
2. Objetivos, distancia focal, ángulo visual y sus aplicaciones.
3. Diafragma. Obturador. El enfoque.
4. Profundidad de campo y sus aplicaciones expresivas.
V. Material fotosensible
1. La película analógica y el sensor de la cámara digital: estructura,
características y comportamiento.
61
2. Sensibilidad. Propiedades del papel fotosensible.
3. Analogías entre fotografía química y digital.
VI. La iluminación en la fotografía
1. Tipos de fuentes y aplicaciones.
2. La expresividad de la luz.
3. Técnicas de iluminación.
4. Manejo de fotómetros de mano y fotómetros incorporados. Luz incidente y
luz reflejada.
5. Temperatura de color.
VII. Proceso de manipulación de la imagen analógica
1. El laboratorio, estructura y funcionamiento.
2. Proceso del revelado y positivado en blanco y negro.
3. Los filtros de contraste.
4. Técnicas de manipulación de la imagen y aplicaciones.
VIII. Proceso de manipulación de la imagen digital
1. Procesado del negativo digital, retoque de la imagen y edición expresiva con
software especializado.
2. Sistemas de reproducción de imagen digital: positivado químico o impresión
de un archivo digital.
Criterios de evaluación
1. Reconocer y adquirir las bases científicas que sostienen los procesos de
formación de la imagen (óptica) y su registro posterior (analógico y digital),
expresándose con el vocabulario propio de la materia (equipos, materiales,
técnicas fotográficas…).
Este criterio propone verificar si el alumnado ha asimilado las bases científicas que
han hecho posible el desarrollo de la fotografía, sea desde un punto de vista de la
imagen (óptica) como de su posterior registro (analógico y digital). También se
propone este criterio comprobar mediante diferentes métodos, orales o escritos, que
se demuestre un uso correcto de la terminología utilizada en esta materia, valorando
una argumentación personal sobre los diferentes elementos que se desarrollen.
2. Conocer, seleccionar y utilizar adecuadamente el material, los equipos y
programas propios del trabajo fotográfico (cámaras, focos, flashes, trípodes,
fotómetros, ampliadoras, ordenadores, programas de tratamientos de
imágenes).
Con este criterio se trata de evaluar si el alumnado conoce los equipos relacionados
con la disciplina fotográfica y sabe utilizarlos, además de ser capaz de elegir los
materiales adecuados en función del resultado que se quiere conseguir. Por lo tanto,
se comprobará la capacidad del alumnado para desenvolverse en el manejo y en el
62
uso de los diferentes materiales, equipos y programas necesarios, tanto en su faceta
analógica como digital, teniendo en cuenta la búsqueda de las mejores soluciones
para cada caso.
3. Manejar con destreza las diferentes habilidades técnicas (medición de la luz,
revelado, tratamiento digital), necesarias para la obtención de imágenes
fotográficas, valorando sus posibilidades expresivas.
Este criterio persigue comprobar si el alumnado es capaz de diferenciar las
habilidades técnicas necesarias para desarrollar un proceso completo de creación
fotográfica, verificando el grado de conocimiento y de uso adecuado por parte de
los alumnos y alumnas de todos los procesos fotográficos, desde el control y manejo
de la luz, pasando por la captación de imágenes, hasta su manipulación posterior,
tanto en un laboratorio como mediante herramientas digitales.
4. Elaborar fotografías utilizando las técnicas específicas y los recursos
expresivos necesarios para obtener los resultados deseados, aplicando para ello
efectos especiales en la iluminación, toma, trabajos de laboratorio o
tratamiento digital.
La aplicación de este criterio pretende constatar el grado de conocimiento y destreza
logrado por el alumnado para producir fotografías con diferentes valores plásticos y
expresivos, empleando diversos recursos técnicos y procedimientos, tanto
mecánico-químicos como digitales. Se valorará la capacidad expresiva y técnica
desarrollada por los alumnos y alumnas en el proceso y resultado de sus fotografías,
utilizando efectos especiales en función de las necesidades y situaciones.
5. Desarrollar el trabajo en grupo integrando la terminología, las habilidades y
los conocimientos en el proceso fotográfico específico, así como la experiencia
propia en la resolución de problemas.
Se persigue con este criterio evaluar la capacidad del alumnado para trabajar en
equipo en los diferentes matices: valoración de las capacidades de las otras
personas, relación adecuada con sus compañeros y compañeras, aportación de
soluciones técnicas a los problemas que surjan a lo largo de la elaboración del
trabajo. Para ello se fomentarán actividades en que los alumnos y alumnas tengan
que realizar tareas en las diferentes vertientes del trabajo fotográfico.
6. Formular razonamientos críticos, de forma escrita u oral, sobre la evolución
histórica y la importancia social de la fotografía, así como sobre las
características técnicas y estilísticas de obras fotográficas, con especial atención
a la fotografía realizada en Canarias.
Este criterio permite comprobar que el alumnado tiene capacidad para expresar sus
ideas con claridad, que tiene criterios propios y es capaz de desarrollarlos con la
elaboración de un discurso comprensible al analizar la evolución histórica y la
importancia social de la fotografía, así como las características técnicas y estilísticas
de obras fotográficas, adecuándose a la situación y al propósito de comunicación.
Se tendrá en cuenta, de manera particular, que los alumnos y alumnas conocen la
historia de la fotografía de Canarias y su valor.
7. Establecer las distintas relaciones de las imágenes fotográficas con otras
disciplinas artísticas, así como desarrollar la vertiente artística de la fotografía,
utilizando diferentes modos de presentación a través del empleo de las TIC
como proyecciones, publicaciones impresas o digitales o Internet.
63
Este criterio verifica si el alumnado es capaz de relacionar la fotografía con otras
disciplinas artísticas y sabe explorar sus posibilidades técnicas y artísticas,
demostrando la imaginación y la creatividad a través de su práctica, incluyendo el
empleo de las TIC en los modos de presentación, en particular de Internet (webs
relativas a fotografías, foros, blogs…), publicaciones, etc.
8. Conocer las diferentes aplicaciones de la técnica fotográfica y las actividades
profesionales en las que se utilizan estas técnicas con la finalidad de evaluar o
adoptar una posterior elección profesional o académica dentro y fuera de
Canarias.
Con el uso de este criterio se comprobará si el alumnado conoce las aplicaciones de
las técnicas fotográficas y los diferentes ámbitos de producción y uso específicos de
la fotografía, así como los distintos recursos técnicos, con la finalidad de que pueda
recabar información para una toma de decisión sobre su futuro académico y
profesional a partir de criterios propios.
9. Conocer y aplicar las medidas de seguridad e higiene en el laboratorio y el
protocolo de eliminación de residuos tóxicos con el fin de comprender la
importancia de trabajar de forma responsable para la propia integridad y el
respeto al medioambiente.
Este criterio pretende verificar si los alumnos y alumnas conocen y comprenden la
importancia de trabajar de forma segura para evitar accidentes y asumen la
necesidad de un reciclaje responsable de los productos químicos con los que se
trabaja en el revelado y positivado de imágenes como manifestación de respeto
hacia el medioambiente.
FUNDAMENTOS DE ADMINISTRACIÓN Y GESTIÓN
Introducción
El relevante papel que desempeña la empresa en nuestra sociedad como motor del
desarrollo económico, tecnológico, científico, cultural y social es bien conocido. Desde
el origen de los tiempos hasta nuestros días, los seres humanos han sentido la necesidad
de colaborar y organizarse para obtener los recursos necesarios para satisfacer todo tipo
de necesidades, actividades estas que subyacen en el concepto moderno de empresa.
A medida que las estructuras sociales se han ido haciendo cada vez más complejas, así
también la empresa ha corrido en paralelo con dicha realidad evolucionando desde las
pequeñas y simples explotaciones agrícolas y ganaderas de los primeros tiempos de la
humanidad a las complejas organizaciones actuales, en ocasiones locales, en ocasiones
transnacionales.
La materia Fundamentos de Administración y Gestión se adentra en el funcionamiento
interno de la empresa y en su relación con el entorno en el que desarrolla su actividad,
identificando aquellas iniciativas empresariales que por su carácter innovador
contribuyen a diversificar la economía, problema este que afecta especialmente a las
Islas, siempre desde una perspectiva de sostenibilidad medioambiental y social.
De entre todas las materias que conforman el Bachillerato, Fundamentos de
Administración y Gestión se relaciona de manera particular con las de Economía y
64
Economía de la Empresa. No obstante, conviene tener presente que no todo el alumnado
inscrito en la materia ha cursado necesariamente las dos señaladas anteriormente, por lo
que al abordar el desarrollo de los contenidos no se debe presuponer determinados
conocimientos del mundo de la economía y de la empresa.
Uno de los objetivos en materia educativa de la Unión Europea y de la UNESCO es
incentivar y desarrollar el espíritu emprendedor entre los escolares en cada una de las
etapas educativas. Por ello, la inclusión de determinados contenidos en esta etapa que
promuevan la emprendeduría resulta especialmente indicada para despertar en el
alumnado el interés por el mundo de la empresa. Esta materia cuenta con contenidos y
recursos para proporcionar al alumnado una formación básica en el campo de la gestión
y la administración de la empresa.
En el origen y desarrollo de cualquier actividad empresarial son indispensables la
constancia, la tenacidad, el esfuerzo continuado, la toma de decisiones, la innovación, la
asunción del riesgo, la flexibilidad ante los entornos cambiantes para alcanzar metas
satisfactorias. Estas capacidades y habilidades son propias de la competencia en
autonomía e iniciativa personal, una de las competencias generales de esta etapa
educativa. Asimismo será abordada en esta materia otra competencia general del
Bachillerato, la competencia en el tratamiento de la información y competencia digital.
Hoy en día el uso y manejo de las tecnologías de la información y de la comunicación
(TIC) resultan imprescindibles en la administración y gestión de las empresas; por este
motivo se pretende que el alumnado maneje algunos programas informáticos utilizados
habitualmente en las empresas, así como un uso razonable de determinadas fuentes
digitales, de manera que obtenga información, la procese y la aplique de forma
conveniente y apropiada. Por su parte, la competencia comunicativa se desarrollará en el
alumnado mediante la adquisición del léxico específico utilizado habitualmente en las
actividades económico-empresariales.
Además de las tres competencias generales del Bachillerato señaladas, Fundamentos de
Administración y Gestión persigue desarrollar en el alumnado competencias específicas
como la competencia en cultura económica, que comparte con la materia de Economía,
y la competencia en emprendeduría, en estrategia, y en gestión y organización, que
además están presentes en la materia de Economía de la Empresa.
Los objetivos de la materia pretenden, a partir del conocimiento del funcionamiento de
las distintas áreas de una empresa, que el alumnado reconozca la función que, dentro de
nuestra sociedad, puede desempeñar aquella como ente generador del progreso y del
bienestar, valorando el papel de la persona emprendedora como impulsora de la
innovación y propiciando en el alumnado una actitud crítica frente a aquellas
actividades que no sean respetuosas con el medioambiente y con la sociedad.
Los tres primeros objetivos que se enumeran en el apartado correspondiente son de
naturaleza actitudinal y como tales deben ser considerados en el conjunto de la materia,
de tal forma que no sólo se aborden cuando se traten aquellos contenidos que específica
y directamente están relacionados con estos objetivos, sino que en el desarrollo de la
materia convendría que el profesorado desarrollara los distintos contenidos desde la
perspectiva de la función social que desempeña la empresa, fomentando la innovación
en las actividades propuestas al alumnado desde el respeto a su entorno. Se trata de
valorar la función que desempeña la empresa en nuestra sociedad generando riqueza,
creando puestos de trabajo, desempeñando actividades en beneficio de la colectividad, y
contribuyendo, en suma, al progreso y bienestar de los seres humanos, siempre desde
65
parámetros de sostenibilidad medioambiental. También se pretende despertar el espíritu
emprendedor a partir del concepto de la innovación.
El resto de los objetivos, implican, por una parte, conceptos y procedimientos cuyo
objetivo es el desarrollo de competencias relacionadas con la administración y gestión
de una empresa, el uso de las nuevas tecnologías y el conocimiento de la realidad
empresarial canaria; por otra, persiguen que el alumnado emplee de manera adecuada el
lenguaje específico utilizado en las actividades económico-empresariales.
Desde un punto de vista curricular es bien conocido que los contenidos definen el
campo del saber y las habilidades, destrezas y actitudes a desarrollar en cada materia. La
selección propuesta para Fundamentos de Administración y Gestión delimita el campo
al estudio de la gestión y administración de una pequeña o mediana empresa,
considerando esta materia como de introducción a los temas más relevantes de la
gestión y la administración de una empresa, sin llegar a un tratamiento exhaustivo que
correspondería a otro nivel académico. El carácter propedéutico de la materia adquiere
especial significado para el alumnado que desee cursar estudios superiores relacionados
con esta optativa, por lo que además de completar la formación general podría resultar
indicado para aquellas alumnas y alumnos que se inclinen por cursar enseñanzas de
Grado de Económicas o Empresariales o Ciclos Superiores de la familia profesional de
Administración.
La propuesta de la estructura y organización de los contenidos es el resultado de un
planteamiento en el que se aborda el estudio de la empresa a partir de las diversas áreas
que la integran, proporcionando siempre referencias concretas a la realidad de la
empresa canaria. No obstante, es el profesorado el que, a partir de los recursos
disponibles y de las características del alumnado al que dirige esta materia, organizará
los contenidos de la forma más conveniente en su programación didáctica.
Los contenidos de la materia se han estructurado en siete bloques. El primero de ellos
aborda aquellos contenidos de carácter general que serán desarrollados a lo largo de
toda la materia. Son los que tratan del uso del lenguaje propio de las actividades
económico-empresariales, de la utilización de las TIC y de las repercusiones que tienen
las actividades empresariales sobre el medioambiente, contenido este último que
responde a la creciente sensibilización de la sociedad ante estos temas, que en Canarias
revisten un especial protagonismo y significado debido a sus peculiaridades geográficas,
medioambientales, culturales, demográficas y sociales.
El bloque II, «La empresa», desarrolla el concepto de empresa y sus clases, abordando
su función social. A partir de ahí, se trata de que el alumnado conozca los trámites
necesarios para la puesta en marcha de un pequeño negocio. Se reconoce la estructura y
características del tejido empresarial canario, haciendo concreta referencia a la empresa
familiar, presente en la mayoría de las actividades empresariales que se desarrollan en el
Archipiélago. También resulta importante trabajar los aspectos peculiares de la
economía canaria, en particular todo lo referido al Régimen Económico y Fiscal (REF)
y a su encaje en la Unión Europea. Los yacimientos de empleo y las actividades
emergentes en Canarias son contenidos que están vinculados a la idea de la innovación
y al espíritu emprendedor valorando la necesidad de, sin abandonar las actividades
tradicionales, buscar nuevos sectores que permitan diversificar la economía
En el bloque III, «Organización interna de la empresa», se estudia este tema con el
propósito de conocer el funcionamiento de sus diferentes departamentos o áreas. Los
contenidos aportan una visión eminentemente práctica de la organización de la empresa,
incidiendo sobre su importancia para un correcto funcionamiento de esta. La
66
documentación que generan las comunicaciones externas e internas de la empresa y su
tratamiento, así como la aplicación de las TIC a los procesos de información y gestión,
son tratados en este bloque de manera integrada.
El bloq ue IV, «Administración de la empresa», analiza el registro de las operaciones de
naturaleza económico-financiera por parte de la empresa en un sistema contable. Se
presentan aquí los conceptos fundamentales para una adecuada comprensión de los
aspectos contables de la empresa, como son el patrimonio, las masas y los elementos
patrimoniales. Además, se desarrollan los aspectos más significativos de la contabilidad
de una pyme según el plan general de contabilidad del año 2007.
El aprovisionamiento de mercancías o materias primas, así como la distribución y venta
de los productos y servicios en el mercado de las Islas, son abordados en el bloque V,
«Operaciones de compra y venta», haciendo, en primer lugar, una especial mención a la
problemática de la distribución en Canarias, tanto desde la perspectiva de mercado
receptor como emisor de productos hacía otros mercados. Las operaciones de compra y
venta constituyen una parte fundamental de la actividad empresarial, por lo que el
dominio de estas resulta de vital importancia para el éxito de la empresa.
El bloque VI, «Los recursos humanos en la empresa», nos acerca, en primer lugar, al
mercado laboral de las Islas Canarias, aportando al alumnado una visión «macro» del
tema a fin de conocer qué notas características presenta dicho mercado en relación con:
la distribución del empleo por sectores e islas; la estratificación del desempleo; el nivel
de cualificación de los trabajadores y trabajadoras; los organismos e instituciones que
intervienen en este mercado en Canarias, etc. En segundo lugar, los contenidos de este
bloque se orientan a la gestión de los recursos humanos dentro de la empresa,
comenzando por los procesos y técnicas de selección de personal, pasando por las
fórmulas de contratación más habituales en la Comunidad Autónoma de Canarias y
terminando con la retribución del personal, todo ello acompañado del conocimiento de
la correspondiente documentación.
La obtención de los recursos financieros necesarios para el desarrollo de cualquier
actividad empresarial se presenta, por último, en el bloque VII, «Diferentes vías de
financiación en la empresa», en el apartado «Fuentes de financiación. Búsqueda y
elección». Se trata de identificar las diferentes fórmulas financieras, tanto propias como
ajenas, que tienen las empresas para llevar adelante sus proyectos, eligiendo aquellos
recursos financieros que, en cada caso, sean los más apropiados en función de su
oportunidad y coste. La tesorería merece un apartado en este bloque, ya que la liquidez
de la empresa depende de su correcta gestión. Finaliza este bloque con el estudio de
aquellas operaciones, productos y servicios bancarios más habituales en las pymes.
Metodológicamente la materia admite diversos y variados enfoques. No obstante, se
recomienda utilizar aquellos métodos de enseñanza-aprendizaje que logren despertar el
interés del alumnado por la materia, involucrándolo de forma activa, evitando en lo
posible la presentación estática de los contenidos, aquella en la que los alumnos y
alumnas son meros espectadores.
A título orientativo se propone desarrollar la materia mediante la elaboración de un
proyecto de empresa que articule los contenidos de forma integrada. Con ese fin la
utilización de las TIC resulta especialmente indicada, en particular los programas
informáticos de hojas de cálculo, de contabilidad y otros. Además, la búsqueda de
información a través de Internet favorece el aprendizaje autónomo e individualizado del
alumnado A tal fin resultaría de gran utilidad la elaboración de una guía de recursos
que puedan ser consultados en Internet en la que se incluyan páginas webs relacionadas
67
con la creación de empresas (asociaciones de empresarios, Cámaras de Comercio…),
con la gestión empresarial, con el entorno económico de Canarias (REF, Zona ZEC,
etc.), con datos estadísticos (ISTAC), con el mercado laboral canario (Servicio Canario
de Empleo, OBECAN, etc.), todo ello con la intención de vincular lo más posible los
contenidos a la realidad del Archipiélago, lo que podría favorecer el interés del
alumnado por la materia.
A medida que se van abordando los distintos contenidos se puede proponer al alumnado
la realización de actividades que impliquen la resolución de situaciones o problemas que
sean reflejo de lo que le sucede habitualmente al gestor o pequeño empresario en el día
a día de su empresa: búsqueda de información para detectar mercados emergentes,
elaboración de presupuestos, valoración de propuestas de financiación, definición de
una oferta de empleo, o la gestión de la tesorería, por citar sólo algunos ejemplos.
Finalmente, en cuanto a los criterios de evaluación, cabe reseñar que están íntimamente
relacionados con las competencias y los objetivos de la materia y se sustentan,
asimismo, en los contenidos de esta. Se han enunciado y descrito criterios de evaluación
vinculados a contenidos de naturaleza marcadamente actitudinal y que, al igual que se
señaló anteriormente al hablar de los objetivos, no deben ser considerados de manera
aislada sino que por el contrario, se asociarán a los conceptos a lo largo del curso. Los
conceptos y procedimientos quedan reflejados sobre todo en aquellos criterios de
evaluación relacionados con la gestión empresarial, como son la organización de la
empresa, las operaciones de compra y venta, la obtención de recursos financieros, la
gestión de personal, etc., y también con aquellos que tienen que ver con el uso y manejo
del lenguaje específico empleado en las actividades económico-empresariales.
Concluimos, al fin, que los criterios de evaluación deberán permitir valorar si el
alumnado ha sido capaz de reconocer el esencial papel que desempeña la empresa en
nuestra sociedad, la figura de la persona emprendedora como impulsora de la
innovación, las repercusiones que la actividad empresarial tiene en la vida de las
personas, las singularidades de la economía canaria; si ha identificado las distintas
funciones que se realizan en una empresa y ha adquirido las capacidades para realizar
las operaciones básicas vinculadas a ellas, manejando la documentación apropiada y
empleando, con acierto, a tal fin, las TIC, usando en todo momento aquellos términos y
expresiones propios de la actividad de las empresas.
Objetivos
La enseñanza de Fundamentos de Administración y Gestión en el Bachillerato tendrá
como finalidad el desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Valorar el papel que desempeña la empresa en el progreso económico, social,
cultural, tecnológico y científico de nuestra sociedad.
2. Tomar conciencia de las repercusiones sociales y medioambientales de las
actividades empresariales.
3. Despertar y desarrollar el espíritu emprendedor a partir de ideas innovadoras.
4. Conocer el funcionamiento práctico de una empresa a través de las diferentes áreas
que componen su organización.
5. Reconocer las características de las empresas canarias y las singularidades del
entorno donde desarrollan su actividad.
68
6. Utilizar las TIC a fin de obtener información de relevancia para la actividad
empresarial y para la gestión y administración de la empresa.
7. Identificar los diferentes procesos de gestión y administración que se desarrollan en
una empresa y realizar operaciones básicas vinculadas a dichos procesos.
8. Expresarse con corrección en el lenguaje propio de la gestión y administración
empresarial.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Conocimiento y uso del lenguaje específico derivado del desarrollo de
actividades económico-empresariales.
2. Utilización de las TIC en los procesos de información y gestión en la empresa.
3. Valoración de los efectos y repercusiones de las actividades empresariales en
el medioambiente. Su aplicación en Canarias.
II. La empresa
1. Concepto de empresa y sus clases. El caso particular de la empresa familiar.
Contribución de la empresa al progreso y bienestar de la sociedad. La
responsabilidad social de la empresa, con especial incidencia en Canarias.
2. Trámites administrativos para la creación de una empresa. Requisitos legales
para su constitución según su forma jurídica.
3. Estudio y análisis del tejido empresarial canario.
4. Identificación de los factores condicionantes de la actividad empresarial.
Canarias y la Unión Europea. Aspectos básicos del REF.
5. Desarrollo del espíritu emprendedor y aprecio de este. Valoración de la
innovación. Identificación de los nuevos yacimientos de empleo y actividades
emergentes, con singular referencia a la realidad canaria.
6. La viabilidad de las actividades empresariales. Distinción entre viabilidad
técnica y viabilidad económico-financiera.
III. Organización interna de la empresa
1. Estructura de la empresa. Modelos de organización.
2. Liderazgo y toma de decisiones. Planificación y control de la actividad
empresarial.
3. La secretaría en la empresa: organización y funciones.
4. Formalización y tramitación de la documentación interna y externa de la
empresa. Correspondencia general. El archivo: concepto y finalidad.
Aplicación de los sistemas de clasificación. Conservación de documentos.
IV. Administración de la empresa
1. Concepto de patrimonio. Masas y elementos patrimoniales.
69
2. Registro de las operaciones contables de una pyme mediante el método de la
partida doble según el plan general de contabilidad.
V. Operaciones de compra y venta. El marketing
1. La distribución. Reconocimiento de los canales distribuidores en las Islas.
2. El proceso de compra. Selección de los proveedores. Identificación,
formalización y tramitación de los documentos básicos de compra y de pago.
Determinación del IGIC soportado.
3. El proceso de venta. Los clientes. La atención al cliente. Identificación,
formalización y tramitación de los documentos básicos de venta y de cobro.
Cálculo del IGIC repercutido.
4. Procedimientos de valoración de las existencias.
5. El marketing: la promoción y la comercialización de productos y servicios.
VI. Los recursos humanos en la empresa
1. Análisis del mercado laboral: el ejemplo canario.
2. Procesos y técnicas de selección de personal. La carta de presentación y el
currículum vítae: formalización de modelos.
3. El contrato de trabajo. Concepto y clases.
4. El salario. Conceptos salariales y no salariales. Cálculo de salarios y
elaboración de nóminas.
5. Documentación relacionada con la gestión de personal.
VII. Diferentes vías de financiación en la empresa
1. Fuentes de financiación. Búsqueda y elección.
2. Gestión de la tesorería de la empresa.
3. Operaciones, productos y servicios bancarios.
Criterios de evaluación
1. Definir el concepto de empresa e identificar las clases que existen,
determinando el tipo de empresa adecuado a la actividad y al entorno
empresarial, en especial al canario, procesando la documentación necesaria
para la constitución de dicha empresa.
Este criterio persigue verificar si el alumnado es capaz de definir el concepto de
empresa y clasificar los tipos que existen según diversos criterios de clasificación,
determinando y seleccionando el tipo de empresa más adecuado en función de la
actividad a realizar y teniendo en cuenta las características del entorno canario.
También se trata de comprobar si los alumnos y alumnas reconocen las
particularidades de la empresa familiar y su importancia en Canarias, distinguiendo
y cumplimentando los documentos necesarios para su constitución, identificando
los organismos oficiales e instituciones implicadas, y reconociendo la singularidad
del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF) en sus aspectos básicos.
70
2. Reconocer el papel que desempeña la empresa en la sociedad, valorando la
responsabilidad social y medioambiental que asume en el desarrollo de su
actividad.
Con este criterio se pretende evaluar la capacidad del alumnado para valorar las
empresas como generadoras de bienestar material, progreso económico, avances
científicos, desarrollo tecnológico y fomento del arte y de la cultura, mediante el
desarrollo de actividades empresariales respetuosas con las normas y leyes,
especialmente las relacionadas con las condiciones laborales de los trabajadores y
trabajadoras, con los usos y costumbres del lugar, con los derechos humanos y con
los recursos y el entorno natural.
3. Identificar las características que definen a una persona emprendedora,
valorando aquellas innovaciones que han supuesto un avance económico,
tecnológico, científico, cultural o social, y distinguiendo las actividades y
sectores con mayor futuro para Canarias, estimando la importancia de que los
proyectos empresariales sean viables.
La aplicación de este criterio permitirá comprobar, a partir del estudio de diversos
casos de emprendeduría a nivel local, nacional y mundial, si el alumnado es capaz
de analizar y distinguir cuáles son las notas características comunes que se dan en
todos ellos, valorando las ideas innovadoras que han desarrollado y que han
supuesto un avance para la sociedad. Asimismo, respecto al concepto de
innovación, se corroboraría si el alumnado es capaz de enumerar y valorar aquellas
actividades empresariales emergentes que puedan desarrollarse en Canarias y
contribuyan a diversificar la economía de las Islas, considerando la importancia de
la viabilidad técnica y económico-financiera de dichas actividades.
4. Conocer la estructura interna de la empresa, su organización y documentación
básica, aplicando las tecnologías de la información y de la comunicación.
Este criterio quiere constatar la capacidad del alumnado para comprender, analizar y
tramitar la documentación generada en una empresa, tanto la relativa a su
funcionamiento interno como la utilizada para las comunicaciones externas, usando
los medios adecuados al procesar la información, en particular las tecnologías de la
información y de la comunicación. En el proceso de evaluación se verificaría,
además, si los alumnos y alumnas adquieren una visión práctica global de la
organización de la empresa y valoran la importancia de una buena organización
para el correcto funcionamiento de esta.
5. Adquirir los conceptos contables básicos de una pyme aplicando los mismos a
la resolución de supuestos prácticos.
Se persigue comprobar con este criterio, mediante la resolución de supuestos
prácticos, que el alumnado ha logrado una visión global del ciclo contable,
afianzando y aplicando los conceptos contables básicos en el registro de las
operaciones más comunes que genera una empresa en el ejercicio de su actividad,
de acuerdo con los principios contables y la normativa vigente (PGC-2007), siendo
capaz de conciliar la documentación contable vinculada a las diversas operaciones
de la empresa con los registros contables derivados de ellas.
6. Realizar las operaciones derivadas de los procesos de compraventa y la
documentación que generan, identificando las singularidades que presenta la
distribución en Canarias.
71
Con este criterio se trata de constatar si el alumnado es capaz de realizar
operaciones de compraventa documentada, resolviendo supuestos prácticos de
gestión comercial, y de generar la documentación propia de la compraventa,
valorando la selección de proveedores y teniendo en cuenta las particularidades e
importancia de la distribución en las Islas Canarias, dada su lejanía de los mercados
continentales. Asimismo el criterio permite comprobar si el alumnado está
capacitado para atender las necesidades del cliente con calidad, en particular las
derivadas de las diversas fórmulas empleadas en la venta de productos y servicios.
7. Conocer y analizar el mercado laboral, sobre todo el canario, valorar la
importancia de los procesos de selección de personal y realizar operaciones
básicas de gestión relativa a los recursos humanos de la empresa.
Se trata de comprobar con este criterio si el alumnado es capaz de reconocer la
estructura y características de mercado laboral, en especial el existente en el
Archipiélago, acudiendo a las fuentes de información que proporcionan datos
relativos a su composición, estructura, evolución, etc. También el criterio permite
evaluar si los alumnos y alumnas identifican las técnicas de selección de personal y
las fórmulas de contratación más habituales, y determinan las retribuciones de los
trabajadores en supuestos prácticos planteados a tal efecto manejando la
documentación laboral relativa a un puesto de trabajo.
8. Identificar y diferenciar las operaciones financieras más usuales, seleccionando
aquellas que sean más idóneas en cada caso.
Mediante este criterio se pretende constatar si el alumnado está capacitado para
identificar las operaciones más habituales con entidades bancarias y financieras, así
como las operaciones a crédito con clientes y proveedores, seleccionando aquellos
recursos financieros más idóneos en cada situación en función de su oportunidad y
coste financiero. Además, se persigue verificar si el alumnado calcula el gasto
financiero de las operaciones de crédito (intereses, comisiones, rappels…) a fin de
determinar su conveniencia e idoneidad.
9. Utilizar con precisión y corrección el lenguaje propio de la actividad
empresarial utilizando el vocabulario adecuado en cada caso.
Se quiere evaluar con este criterio si el alumnado ha incorporado a su léxico
personal términos, palabras y expresiones propias de la materia, utilizando este
vocabulario con rigor y precisión en todas aquellas situaciones en que sea preciso
definir un concepto, describir una actividad o explicar un procedimiento de
naturaleza económico-empresarial. Sería conveniente que este criterio se tuviera en
cuenta en el conjunto de situaciones de evaluación que se programen, valorándose
la paulatina adquisición de vocabulario económico-empresarial por parte del
alumnado.
HISTORIA DE CANARIAS
Introducción
Hace más de tres décadas que se aprecia un gradual incremento de los estudios
monográficos de historia de Canarias, cuya divulgación ha contribuido a propagar entre
la población insular el interés por conocer su pasado. Asimismo, la inclusión de
72
contenidos referidos a las Islas en los currículos ha sido aprovechada, en este tiempo,
por toda una generación de docentes para cautivar la curiosidad del alumnado sobre la
historia local, como método eficaz de conseguir objetivos más generales. En ese
sentido, la investigación que se realiza, de modo preferente en el ámbito universitario,
sobre capítulos concretos del pretérito de las Islas ha tenido una estimable proyección
didáctica en las aulas de Educación Primaria y Secundaria. La configuración territorial
del estado español conforme a la norma constitucional y la reforma educativa
emprendida en los años noventa dieron respaldo legal a las corrientes pedagógicas que
defendían la conveniencia de introducir, en el currículo escolar, la enseñanza de la
historia de los entornos más próximos.
El propósito último de la historia como disciplina intelectual consiste en tratar de
explicar racionalmente la evolución de los pueblos en el transcurso del tiempo. Y en la
etapa del Bachillerato, tal perspectiva epistemológica ha de gozar de una especial
consideración en las materias de contenido histórico. Así pues, la Historia de Canarias,
ofrecida entre las optativas de esta etapa, servirá, en primer término, para profundizar en
el conocimiento del devenir del Archipiélago, desde los orígenes de su poblamiento
hasta la actualidad, con una aproximación a los métodos empleados por la investigación
histórica. Por medio de la percepción racional del pasado de Canarias como pueblo, se
ha de procurar que la materia permita asimismo una comprensión, no menos razonada,
de la realidad social de las Islas en el presente.
Sentado este principio, es evidente que la Historia de Canarias puede complementar de
modo notable la formación integral del alumnado, ya sea «profundizando en aspectos
propios de la modalidad elegida», sobre todo si se trata de la de Humanidades y
Ciencias Sociales, ya sea «ampliando las perspectivas de la propia formación general»,
cual ha de ser la función esencial de las materias optativas a tenor de lo dispuesto en
artículo 4 del Decreto 202/2008, de 30 de septiembre (BOC de 10 de octubre), que
establece el currículo del Bachillerato en la Comunidad Autónoma de Canarias.
Quienes cursen la materia ya han tenido oportunidad de un previo acercamiento a sus
contenidos durante la Educación Secundaria Obligatoria, pues determinados aspectos de
la historia de Canarias se incluyen en el currículo de Ciencias Sociales, Geografía e
Historia; cabe decir lo propio si se ha cursado Historia del Mundo Contemporáneo, en la
modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales, en el primer curso del Bachillerato.
Ahora bien, el estadio cognitivo en que, por edad, se hallan los alumnos y las alumnas
de este nivel posobligatorio favorece una mayor profundización y una aceptable
interpretación significativa de la complejidad de los hechos históricos y, en
consecuencia, de las transformaciones que ha experimentado el Archipiélago a lo largo
del tiempo.
Esta materia optativa lleva implícita una continua reflexión sobre el pasado insular que
coadyuvará a la consecución de varios de los objetivos generales del Bachillerato; entre
ellos, el de conocer con sentido crítico los antecedentes históricos del mundo actual.
Hacerlo a través de unos contenidos que al alumnado le han de resultar particularmente
cercanos es la mejor baza con que juega la materia en la labor de contribuir a fomentar
una actitud cívica responsable para el ejercicio de una ciudadanía democrática. El
recorrido diacrónico por las manifestaciones del arte en la historia de las Islas, presentes
también en el currículo, ayudará a estimular la educación de la sensibilidad artística,
otro objetivo general del Bachillerato.
En relación con lo expuesto, la Historia de Canarias es materia apropiada para continuar
progresando en la competencia social y ciudadana. No han de entenderse las
73
competencias como aprendizajes mínimos comunes, sino como saberes en acción. Se
pretende así en esta optativa, con la competencia social y ciudadana, incentivar la
conciencia histórica a través del estudio de las distintas fases por las que ha transitado la
sociedad canaria hasta nuestros días. Conviene, a tal fin, intentar demostrar a alumnas y
alumnos que saber acerca de lo que aconteció a sus ascendientes más o menos lejanos
puede valer para descifrar algunas claves de la sociedad que les ha tocado vivir, y de la
que deberán sentirse partícipes como ciudadanas y ciudadanos comprometidos, a la vez
que autoexigentes, en la construcción de un futuro más justo e igualitario.
Además la materia permite desarrollar otras competencias generales; en concreto, la
competencia comunicativa, la competencia en autonomía e iniciativa personal, o la
competencia en el tratamiento de la información y competencia digital. Acude en
refuerzo de esta última una competencia específica que la Historia de Canarias tendrá
que compartir con otras materias afines del Bachillerato (Historia del Mundo
Contemporáneo e Historia de España): la competencia en el tratamiento de las fuentes
históricas, mediante la cual se insistirá en familiarizar al alumnado, en su justo grado,
con la búsqueda, cotejo, selección y uso metódico de información de naturaleza
historiográfica relacionada con Canarias, y su transformación en conocimiento crítico.
Una segunda competencia específica ha de atender a la contextualización temporal, con
la que se podrá avanzar en la facultad de fijar en su momento cronológico preciso los
más relevantes hechos sociales, políticos, económicos o culturales ocurridos en las Islas,
articulándolos entre sí, así como ejercitar la capacidad de captar la sincronía, o no, de
determinados procesos y acontecimientos históricos insulares con otros acaecidos en
contextos más amplios. La presencia de contenidos que abordan la evolución de la
historia del arte en Canarias admite asimismo el desarrollo de capacidades que impulsen
la competencia específica del lenguaje y de las técnicas de producción artística.
Las competencias apuntadas encajan con los nueve objetivos propuestos en el currículo,
que a su vez conectan con algunos de los objetivos generales del Bachillerato. El fin
primordial del proceso de enseñanza-aprendizaje de la Historia de Canarias ha de ser el
de su comprensión significativa. Y es por esto que los objetivos curriculares se han
establecido en términos de capacidades que inciden en el manejo de los rudimentos del
conocimiento histórico a partir de un referente cercano: el pasado de las Islas. La
representación cronológica, la contextualización de los hechos, la articulación entre
diversas instancias, la captación de la causalidad múltiple, la conexión del pasado con el
presente, la sensibilidad artística, la adquisición de vocabulario, la consulta e
interpretación de fuentes o el uso de nuevas tecnologías son habilidades que habrá que
activar en los alumnos y las alumnas de la materia con el propósito más amplio de
concitar su interés por hallar, en los precedentes históricos, los factores que explican los
cambios obrados en la sociedad canaria hasta el presente. Aplicando de este modo tales
capacidades al análisis crítico sobre la realidad en que habitan (e incluso, cuando
proceda, más allá del marco insular), se procurará dotar al alumnado de herramientas
que ayuden a ejercer una ciudadanía consciente que participe de forma solidaria, como
apuntan los objetivos generales de la etapa, en el desarrollo y mejora de su entorno
social.
Los contenidos de Historia de Canarias, agrupados en seis bloques, se han seleccionado
de acuerdo con los objetivos ya explicitados. El primer bloque lleva el título genérico de
«Contenidos comunes», por su carácter transversal. Se trata además de contenidos
eminentemente procedimentales en los que se intentará progresar a lo largo del curso, a
la par que se desarrolla el resto de los bloques, que siguen la secuencia cronológica. La
aproximación a la historia de las Islas alcanza en el Bachillerato un tono más
74
disciplinar, y su función formativa se deberá orientar sobre todo a elevar el nivel
académico del alumnado que se prepara para afrontar estudios superiores. Con tal
perspectiva propedéutica se recomienda aplicar en la práctica docente los «contenidos
comunes», mientras se avanza en las programaciones de aula.
El segundo bloque, titulado «Las culturas prehistóricas insulares y su final. La
conquista», da comienzo con el debate acerca del primitivo poblamiento de Canarias,
protagonizado, antes del cambio de era, por grupos beréberes procedentes del
continente, que luego se vieron obligados a adaptar su sistema de vida originario a los
nuevos espacios insulares. De la forma en que ocuparon el territorio y de sus medios de
subsistencia, de los modos en que se organizaban socialmente y de sus creencias
mágico-religiosas, que expresaron a través del arte, tratan los principales contenidos de
este bloque, en cuyo desarrollo docente resulta primordial acercar al alumnado a los
métodos que la arqueología, y la crítica de las fuentes etnohistóricas, han utilizado para
recrear la vida de los primitivos canarios. El bloque concluye con un apartado que
aborda el ocaso del mundo aborigen. Habrá que enmarcar el redescubrimiento del
Archipiélago en la expansión atlántica iniciada en el siglo XIV, cuando la búsqueda de
las fuentes del oro movió a la Europa bajomedieval a explorar el litoral africano. Y no
conviene tanto ajustarse al relato pormenorizado de los episodios de la conquista en el
siglo XV, sino centrar más bien la atención en fenómenos como la rivalidad lusocastellana por el dominio de las nuevas tierras descubiertas, el interés de la monarquía
hispánica por coronar la dominación militar de las Islas, dado su valor geoestratégico, o
el impacto demográfico que tuvo la transculturación para la comunidad aborigen, con el
consiguiente etnocidio.
«El Antiguo Régimen en Canarias», tercero de los bloques, atiende a la evolución de la
sociedad insular desde la época de la colonización hasta la llegada del pensamiento
ilustrado. A partir de los conocimientos previos que el alumnado pueda tener sobre las
características generales del Antiguo Régimen, se deberán resaltar las peculiaridades
que presentó este periodo en el caso canario: por ejemplo, la formación tras la conquista
de una sociedad multiétnica de base feudal, pero que desarrolla un modelo económico
vinculado, desde un principio, a la economía atlántica mediante la expansión de la
cañadulce, y afianzado más tarde durante la etapa vitivinícola. Se sugiere, sin embargo,
no ceñir la historia económica insular a la relativa importancia de los sucesivos cultivos
de exportación, sino más bien subrayar la articulación de éstos con la agricultura de
consumo interno y con otras actividades mercantiles. En relación con la economía se
afrontará el estudio de la consolidación de la nueva sociedad isleña, jerarquizada a la
manera europea, aunque con un papel singular de la elite burguesa, e integrada en el
marco jurídico e institucional de Castilla. La persistencia durante los tres siglos de la
Edad Moderna de la división administrativa entre islas señoriales e islas realengas
permite además incidir en el divergente devenir histórico de unos territorios y otros. Y
el análisis de los distintos factores que condicionan, en el Setecientos, la decadencia
final del viejo orden (crisis agroexportadora y de subsistencia, emigración a Indias,
conflictividad social, política borbónica, nuevas corrientes intelectuales y artísticas)
puede aprovecharse para ilustrar las permanencias y los cambios durante la fase de
transición a la contemporaneidad.
Durante el siglo XIX «Canarias entra en la Edad Contemporánea», o lo que es lo
mismo, irá adecuando sus instituciones a las formas propias del Estado liberal que se va
abriendo paso en la Península, mientras sus agentes sociales abrazan el librecambio
como vía de inserción en la economía capitalista mundial, en plena expansión de la
industria en Europa y del colonialismo en África y Asia. En este bloque cuarto la
75
atención del alumnado debe dirigirse, pues, hacia las consecuencias sociales que se
derivan de las transformaciones políticas y económicas antedichas. La implantación del
sufragio, primero censitario, luego universal, y en todo caso masculino; el control social
practicado por el caciquismo en unas ínsulas esencialmente rurales; la creciente
proletarización de la fuerza de trabajo que, en las coyunturas críticas, se ve empujada a
emigrar; la formación de las primeras asociaciones de trabajadores que presagian el
sindicalismo de clase; las claves explicativas del denominado «pleito insular», o
enfrentamiento de intereses entre las elites hegemónicas radicadas en los dos principales
puertos del Archipiélago; la nueva fisonomía que empiezan a adquirir estas ciudades
portuarias en consonancia con la modernidad; el significado que para las Islas tuvo la
guerra hispano-norteamericana de 1898… podrían figurar entre los aspectos que
merecen tenerse en cuenta al hacer comprensible, desde la docencia, la Canarias
decimonónica.
El quinto bloque abarca gran parte del siglo XX: a partir de la «crisis de la
Restauración» se adentra en los contenidos relativos a la «Segunda República, guerra
civil y franquismo». Convendría razonar con el alumnado los motivos que condujeron a
la caída final de la monarquía española en 1931, tal como son claramente observables
en la sociedad canaria durante las primeras décadas del siglo XX, cuando el sistema de
dominación caciquil, todavía muy sólido, es puesto en cuestión por la acción de la clase
trabajadora, organizada en sindicatos y federaciones obreras, y por el republicanismo
que apoyan las clases medias urbanas. La creación de los cabildos en 1912, o la más
drástica decisión de dividir la provincia en 1927, son asimismo jalones inexcusables al
tratar del transcurso histórico del «problema canario». Acerca de la República en el
Archipiélago cabría establecer alguna simetría con lo que acontece en el resto del
Estado en cuanto al comportamiento electoral en los tres comicios generales, en cuanto
a los efectos de la Gran Depresión o en cuanto a la agudización de la confrontación
interclasista, pero, por su carácter impar, sería interesante también destacar la no
aplicación de la reforma agraria en las Islas, la importancia del movimiento surrealista o
la imposibilidad de dotarse de un estatuto regional cuya aprobación estaba ya prevista
cuando estalló la guerra civil. Sobre ésta se deben considerar la participación en el golpe
de la comandancia militar de Canarias, los malogrados intentos de resistencia a la
sublevación, así como el alcance de la represión y la miseria mientras transcurrió la
contienda y durante la larga posguerra. Lo que se ha dado en llamar desarrollismo tiene
su reflejo a partir de 1960 en las áreas insulares que se vuelcan con el turismo, al tiempo
que los agentes económicos recuperan su anhelado sistema de franquicias que culminará
con la aprobación del REF. Es este el trasfondo que puede acompañar en el aula la
explicación de las mutaciones culturales y de mentalidad, y de las protestas
sociolaborales y estudiantiles, que exteriorizan los deseos de cambio en la etapa final
del franquismo en el Archipiélago.
El último de los bloques se destina a los años de la «transición» y a la «historia del
tiempo presente». El modo en que se desenvolvió en las Islas el tránsito de la dictadura
franquista a la monarquía parlamentaria, comúnmente acotado entre 1975 y 1982, es el
objeto del primer conjunto de contenidos de este bloque; un periodo de crisis económica
y de incertidumbre en el que se multiplican las movilizaciones populares y surgen con
fuerza las organizaciones de signo nacionalista. La Constitución del 78 crea el Estado de
las autonomías, entre las que figurará desde 1982 la Comunidad Autónoma de Canarias.
Es recomendable, por consiguiente, un análisis del agitado contexto histórico en que se
desarrolló el proceso autonómico y del articulado del polémico Estatuto. Un postrero
apartado del bloque final del currículo se reserva para un recorrido por la evolución de
76
la economía, la política, la sociedad y la cultura durante los últimos decenios, así como
para las relaciones con el exterior, y en especial con Europa. Cabe aprovechar, para la
enseñanza y aprendizaje de estos contenidos, la realización de lecturas reflexivas sobre
noticias y artículos de prensa relativos al presente insular que tengan interés por su
conexión con el pasado reciente del Archipiélago. Será posible así conseguir un
acercamiento a la actualidad inmediata a través de la utilización del conocimiento de la
historia de Canarias más o menos próxima.
El alumnado suele haber alcanzado ya en el Bachillerato una cierta madurez en el uso
de razonamientos hipotético-deductivos, lo que conviene aprovechar por el profesorado
para planificar actividades que estimulen la reflexión e impliquen, al mismo tiempo, el
ejercicio de las destrezas básicas del análisis sociohistórico. Así pues, las técnicas de
trabajo en la enseñanza-aprendizaje de la Historia de Canarias deben adiestrar en la
comprobación de hipótesis preestablecidas, con la intención de que alumnas y alumnos
constaten que, mediante el desarrollo de determinadas capacidades, se pueden extraer
conclusiones útiles para comprender críticamente el pasado. Tal es, al menos, la
intención de la metodología cuyo enunciado explícito queda plasmado en alguno de los
«contenidos comunes» del currículo, al proponer el comentario de imágenes de valor
cultural o artístico y la interpretación de textos, mapas o gráficos de temática histórica.
Son, en definitiva, técnicas con fuentes que admiten tanto el método por
descubrimiento, protagonizado por el alumnado, como el método guiado, que exige el
apoyo del profesorado; ambos métodos se han de combinar en la práctica con el método
expositivo, más habitual en la docencia, pero que debiera ser remozado con el concurso
de las nuevas tecnologías. La incorporación de recursos como la proyección de
documentales en DVD y de páginas web de carácter didáctico, o la utilización de la
pizarra digital, pueden reforzar con su efecto motivador las explicaciones en el aula. En
cualquier caso, se procurará ante todo que los conocimientos que se hayan adquirido
sobre cualquier momento pretérito de las Islas se apliquen, con solvencia, a la hora de
formular deducciones.
Recoge también el currículo la realización de ejercicios que muevan al alumnado a
rastrear información sobre episodios de historia local. Indagar en el pasado de la
familia, del barrio, de la localidad, de la isla, puede servir para iniciarse en las tareas
historiográficas: buscar fuentes directas en archivos, o a través de entrevistas a mayores,
y fuentes indirectas en bibliotecas y hemerotecas, o en la Red, constituye una forma
estimulante de emplear procedimientos y adquirir actitudes que incluso trascienden los
objetivos específicos de la materia. La presentación de estos elementales trabajos de
investigación, y de las actividades realizadas para el cuaderno de clase, proporcionará
técnicas de recopilación escrita que suponen progresar en la competencia comunicativa,
así como en la competencia en el tratamiento de la información y competencia digital.
En este sentido, sería aconsejable la realización de pesquisas guiadas sobre historia de
Canarias en internet, si es posible mediante webquests creadas por el profesorado, por
ser éste un buen recurso didáctico para habituar al alumnado a seleccionar información
relevante en la Red.
El estudio de la historia local, y de sus manifestaciones en el arte, se compagina bien
con la programación de actividades complementarias fuera del aula (visita a museos o
espacios de interés, recorrido de itinerarios) que motiven al alumnado a comprender el
valor del patrimonio histórico-artístico que forma parte del entorno en que transcurre su
vida cotidiana.
La finalidad de los nueve criterios de evaluación propuestos en el currículo de Historia
de Canarias no es otro que la de comprobar si el alumnado ha alcanzado los objetivos
77
previstos, en relación con los bloques de contenido y con el desarrollo de las
competencias del Bachillerato. Los primeros criterios de evaluación apuntan
básicamente a la consecución de los «contenidos comunes», pues tratan de verificar la
habilidad para manejar la cronología, la contextualización, la multicausalidad, la
terminología de la materia o la interpretación de fuentes de distinta naturaleza, haciendo
en especial uso de las nuevas tecnologías, con su potencial interactivo y colaborativo.
Es obvio que estos criterios se han de aplicar a la evaluación del resto de los contenidos
establecidos en este currículo. El tercer criterio, que ha de valorar la capacidad para
analizar obras de arte y fragmentos literarios en relación con su época, y los seis
siguientes, que han de servir para evaluar los contenidos asimilados sobre el pretérito
insular desde la prehistoria hasta la actualidad, deberán cumplir en todo caso con su
principal función: constatar el grado de asimilación de conocimientos sobre la evolución
histórica de Canarias que, a través del aprendizaje activo, debieran estimular en el
alumnado el interés por el pasado y la reflexión crítica desde el presente.
Objetivos
La enseñanza de Historia de Canarias en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Conocer los más significativos hechos y procesos del pasado de las Islas,
situándolos según su cronología en la correspondiente época, y en el contexto de la
historia española y universal.
2. Entender la evolución pretérita de Canarias en relación con la dinámica histórica de
otros pueblos de España, con sus peculiaridades y paralelismos, y en conexión con
la de África, Europa y América.
3. Comprender el nexo existente entre las instancias política, económica e ideológica
durante el transcurso histórico de la sociedad canaria, subrayando la relevancia de
los cambios y las permanencias.
4. Identificar las múltiples causas que han podido motivar los principales hechos de la
historia de Canarias, así como las diversas consecuencias que deben deducirse de
cada uno de ellos, remarcando su posible incidencia en el tiempo presente.
5. Reconocer los distintos estilos y su particular plasmación en el arte producido en el
Archipiélago, y apreciar nuestro patrimonio histórico-artístico como fuente de
disfrute colectivo a cuya conservación se debe contribuir.
6. Utilizar de manera adecuada los términos empleados en las explicaciones históricas,
en especial los de carácter abstracto, aplicándolos con propiedad a los
acontecimientos y estructuras de Canarias que se analicen.
7. Examinar imágenes e interpretar textos procedentes de fuentes coetáneas o
historiográficas, también literarias, recurriendo con juicio crítico a los
conocimientos adquiridos sobre la época del pasado insular de que se trate.
8. Realizar ejercicios elementales de investigación sobre historia local que impliquen
la visita a bibliotecas, archivos y hemerotecas, así como a otros espacios de interés
cultural, utilizando además las tecnologías de la información y la comunicación,
incluyendo sus posibilidades interactivas y colaborativas.
9. Valorar, con perspectiva histórica, los principios democráticos y de igualdad, y los
derechos humanos, como resultado de una ardua conquista, en la que ha participado
78
la sociedad canaria y en la que es necesario seguir avanzando mediante el
compromiso activo.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Situación en el tiempo y localización en el espacio de procesos, estructuras y
acontecimientos relevantes de la historia de Canarias, y análisis de las
interrelaciones producidas en su transcurso entre los hechos políticos,
económicos y culturales, con la debida atención a la inserción de los estilos
artísticos en su contexto histórico.
2. Identificación y comprensión de los factores de multicausalidad, tanto
internos como exógenos, condicionantes de los procesos de evolución y
cambio, y causantes de la transformación de la sociedad canaria hasta su
configuración actual.
3. Búsqueda, selección e interpretación crítica de información procedente de
fuentes diversas (ya sean textos, mapas o gráficos de temática histórica, ya
sean imágenes de valor cultural o artístico), proporcionadas por el
profesorado, consultadas en bibliotecas u obtenidas mediante el uso de las
tecnologías de la información y la comunicación, con inclusión de sus
posibilidades interactivas y colaborativas.
4. Resolución de actividades de comprensión y síntesis, y elaboración de
sencillos trabajos de indagación sobre historia local, de forma individual o en
grupos, con el empleo correcto de los métodos de análisis y del vocabulario
propio de las ciencias sociales.
5. Valoración del patrimonio histórico-artístico canario, e interés por su
necesaria conservación, mediante la realización de actividades
complementarias, como visitas programadas a museos locales e insulares o
recorridos guiados de itinerarios jalonados por escenarios de importancia
cultural
II. Las culturas prehistóricas insulares y su final. La conquista
1. El problema del origen: teorías sobre el primitivo poblamiento de Canarias.
1.1. La procedencia norteafricana. El parentesco con los pueblos beréberes.
1.2. El conocimiento del Archipiélago por fenopúnicos, romanos y árabes.
1.3. ¿Arribadas eventuales o colonización planificada?
1.4. Revisión crítica de los mitos clásicos y medievales relacionados con
Canarias: de las islas Afortunadas a San Borondón.
2. El modo de vida material de las comunidades indígenas.
2.1. La ocupación del territorio. Hábitat en cuevas y en superficie.
2.2. Una dieta heterogénea: la relativa importancia por islas de las actividades
pastoril, recolectora o agrícola.
79
2.3. Propiedad comunitaria y redistribución del excedente. La división social
y sexual del trabajo.
3. La estructura tribal en la organización social prehispánica.
3.1. La familia: poliandria y poliginia. La mujer en la sociedad aborigen.
3.2. Las desigualdades: jefaturas, castas y grupos dependientes.
3.3. Las demarcaciones territoriales. «Menceyatos» y «guanartematos».
4. Los rituales mágico-religiosos y sus expresiones artísticas.
4.1. Lugares de culto. Ritos propiciatorios. Ídolos y arte rupestre.
4.2. La muerte. Ritos funerarios. Cuevas de enterramiento y arquitectura
funeraria.
5. El ocaso del mundo aborigen: redescubrimiento y conquista.
5.1. Exploradores y misioneros en el siglo XIV.
5.2. El siglo XV: la conquista castellana. La fase señorial (1402-1477). La
fase realenga (1478-1496).
5.3. Los efectos de la transculturación sobre los vencidos: derrumbe
demográfico, cristianización e imposición de un nuevo modo de vida.
5.4. Endechas y crónicas, primeras expresiones literarias.
6. Las pervivencias aborígenes en la tradición popular.
III. El Antiguo Régimen en Canarias (siglos XVI al XVIII)
1. La formación de la sociedad de frontera en los inicios de la colonización.
1.1. Composición multiétnica: aborígenes, europeos y africanos.
1.2. Repoblación y repartimientos. Urbanismo y arquitectura fundacional. El
gótico atlántico.
1.3. El bases del modelo económico colonizador. Agricultura de autoconsumo
y de exportación. La oferta azucarera. Arte de Flandes en las Islas.
1.4. Canarias, «camino para las Indias».
2. La singularidad de una sociedad consolidada de Antiguo Régimen.
2.1. La evolución de la oferta vitícola en los mercados exteriores. Relaciones
de Canarias con Europa, América y África. El comercio interior.
2.2. La minoría dominante: nobleza y burguesía; el clero. El trabajo de la
tierra y los oficios: la diversidad del campesinado y el artesanado. Los
marginados.
2.3. Situación de la mujer canaria en la sociedad de la época.
2.4. El entramado político-administrativo. Poder real y poder señorial:
capitanes generales, concejos y Real Audiencia. Iglesia e Inquisición.
2.5. Crecimiento de la población durante el régimen demográfico antiguo.
2.6. Las letras: literatura e historia insular. Las artes: la persistencia del
mudejarismo; las influencias renacentista y manierista; el barroco.
80
3. La larga crisis del siglo XVIII.
3.1. Recesión vitivinícola y búsqueda de alternativas. El reformismo
borbónico y las Sociedades Económicas.
3.2. Crisis de subsistencia y descontento social. Tipología de los conflictos.
La emigración a Indias. Migraciones internas.
3.3. Del barroco a lo neoclásico en la literatura y en el arte. El impacto de las
ideas ilustradas en el Archipiélago: Viera y Clavijo. Ideología dominante
y mentalidad popular.
IV. El siglo XIX: Canarias entra en la Edad Contemporánea
1. Liberales frente a absolutistas.
1.1. 1808: primer capítulo del pleito insular. Canarios en las Cortes de Cádiz.
Sus propuestas legislativas.
1.2. Un respiro para la economía exportadora: vino y barrilla.
1.3. Vuelta al absolutismo. La Universidad de San Fernando; la división
episcopal.
1.4. El trienio liberal: la burguesía canaria contra el proteccionismo. La
capitalidad en Santa Cruz de Tenerife.
1.5. Artistas canarios en la Corte. La imaginería neoclásica.
1.6. Isleños en la independencia de Hispanoamérica.
2. La vía canaria al capitalismo: librecambio y transformación social.
2.1. El sufragio censitario. Moderados isabelinos en el poder: el «partido
canario».
2.2. Los resultados del proceso desamortizador. El decreto de franquicias de
1852. El fugaz negocio de la grana. Proletarización rural, crisis y
emigración.
2.3. El sexenio democrático. Primeras asociaciones de trabajadores. El
«compromiso Estévanez».
2.4. La Restauración: caciquismo y control social. El sufragio universal
masculino y la marginación política de la mujer. Las claves históricas del
«problema canario».
2.5. Canarias en la expansión colonialista europea. Plátanos, tomates y papas,
nuevos cultivos exportadores. Los servicios: puertos y turismo.
2.6. La renovación urbana y arquitectónica: el impulso de la burguesía. Los
paisajistas, entre el naturalismo y el impresionismo. La literatura
romántica y regionalista; el realismo de Galdós.
2.7. Isleños en la guerra de Cuba. Los efectos del «desastre de 1898» en las
Islas. Nacionalismo canario en la emigración.
V. Crisis de la Restauración. Segunda República, guerra civil y franquismo en
Canarias
1. La descomposición del sistema político de la Restauración en las Islas.
81
1.1. La disgregación partidista del bloque de poder. 1912: creación de los
cabildos insulares. La Gran Guerra paraliza los puertos.
1.2. La contestación social del republicanismo y el «movimiento obrero» en
el primer cuarto del siglo XX.
1.3. La dictadura de Primo de Rivera. Envío de tropas a la guerra del Rif.
1927: división de la provincia de Canarias.
1.4. Evolución demográfica y crecimiento de las ciudades portuarias.
Modernismo en la arquitectura y la literatura.
2. El quinquenio republicano (1931-1936).
2.1. La política canaria, de las elecciones de abril al Frente Popular. Mujer y
República. Canarias al margen de la reforma agraria. Propuestas de
estatuto regional.
2.2. El alcance de la Gran Depresión sobre la economía insular. Ofensiva de
las organizaciones obreras. Los sucesos de Hermigua.
2.3. Racionalistas y surrealistas. Gaceta de Arte.
3. La guerra civil en Canarias: resistencia, represión y miseria. La aportación de
las Islas a la causa franquista.
4.
Los «años del hambre»: una dura posguerra.
4.1. Canarias, escenario de la batalla del Atlántico. La economía militarizada.
Emigración a Venezuela, clandestina y legal.
4.2. La vida cotidiana: racionamiento y nacionalcatolicismo. La sumisión de
la mujer. El arte de posguerra. Poesía social.
5.
La década de los sesenta y el tardofranquismo.
5.1. Nueva fase de expansión económica (1959-1975): el binomio turismoconstrucción. La explosión demográfica.
5.2. Los síntomas del cambio social. 1972: anteproyecto de estatuto y
restitución del librecambio (REF). Protesta estudiantil y despertar del
movimiento obrero.
5.3. Arquitectura: alternativas a la construcción turística. Las renovadoras
corrientes pictóricas. El bum de la narrativa canaria.
VI. Canarias: transición e historia del tiempo presente
1. Posfranquismo y transición política al Estado autonómico.
1.1. Repercusión de la crisis del petróleo: paro e inflación. El impacto del
abandono español del Sáhara occidental.
1.2. Tiempos de agitación popular (1975-1977). La irrupción
nacionalismo: entre la autonomía y la autodeterminación.
del
1.3. Partidos y comportamiento electoral (1977-1982). Canarias y la
Constitución española. De las juntas preautonómicas al Estatuto.
2.
Historia reciente de las Islas: la Comunidad Autónoma de Canarias.
82
2.1. La economía: expansión (1985-1991), recesión (1991-1993),
recuperación (1993-2008) y crisis. Un modelo de crecimiento
cuestionado.
2.2. La política (1983-2007): del gobierno del PSOE al del pacto Coalición
Canaria-Partido Popular.
2.3. Relaciones con el exterior. Canarias ingresa en la Comunidad Europea
(1986-1991). Conexiones con África y América.
2.4. Aumento poblacional e inmigración. Análisis de la estructura social. La
mujer en la sociedad canaria actual.
2.5. La diversidad artística y literaria en la cultura de la creación. El
mecenazgo institucional de la vida cultural.
Criterios de evaluación
1. Situar en su momento cronológico los acontecimientos más destacados de la
historia de Canarias, comprenderlos en relación con su contexto, e identificar
las causas más significativas que los han debido motivar, así como reconocer el
estilo de las cambiantes manifestaciones artísticas y literarias en conexión con
su correspondiente época.
Se pretende con este criterio verificar la competencia de los alumnos y alumnas
para insertar en el tiempo histórico, haciendo uso de la cronología, los hechos que
han incidido en la evolución de la sociedad canaria hasta la actualidad. Se evaluará
asimismo la capacidad para contextualizarlos en relación con los factores
estructurales o coyunturales que los han causado, así como para conectarlos con
otros acontecimientos o procesos coetáneos sobre los cuales tuvieron incidencia.
También servirá este criterio para comprobar si el alumnado identifica y encaja en
la época precisa los estilos, escuelas o movimientos de las artes y las letras que han
tenido su particular réplica o manifestación en Canarias, vinculándolos a la sociedad
del momento.
2. Utilizar técnicas elementales de trabajo con fuentes de variada naturaleza,
relativas al pretérito insular, proporcionadas por el profesorado o rastreadas
en bibliotecas y archivos locales, así como en la Red, incluidas las posibilidades
interactivas y colaborativas de las TIC, interpretando con sentido crítico la
información que contienen y expresando las pertinentes conclusiones con un
adecuado uso del lenguaje y la terminología histórica.
El propósito de este criterio es constatar si el alumnado ha adquirido las habilidades
para desarrollar la competencia en el tratamiento de las fuentes históricas, sean
imágenes, textos, series estadísticas, mapas temáticos u otros documentos
relacionados con el pasado de las Islas. Se pretende al mismo tiempo verificar su
capacidad para hacer uso cabal de las tecnologías de la información y la
comunicación, incluyendo las vertientes interactivas y colaborativas, lo que a su vez
ayudará a valorar los progresos en la competencia digital. Se evaluará igualmente
en las pruebas escritas u orales y en los trabajos de indagación el empleo correcto
del lenguaje, en general, y de los términos propios del discurso historiográfico, en
particular.
83
3. Analizar las expresiones artísticas que se han desarrollado en las Islas a lo
largo del tiempo, así como algunas obras literarias de autores insulares,
aplicando para ello los conocimientos adquiridos sobre la evolución de la
historia del arte y la literatura en Canarias, valorando además la importancia
de la conservación de su rico patrimonio cultural.
Trata principalmente este criterio de comprobar si el alumnado aprecia la necesidad
de preservar y transmitir el legado artístico y literario generado en el Archipiélago.
Además persigue constatar si los alumnos y alumnas avanzan en el conocimiento
del lenguaje y de las técnicas específicas de la producción artística al captar los
elementos que otorgan significado a una obra de arte o de literatura, desde la
composición formal a las circunstancias sociales e ideológicas que condicionan a
quien la crea. Se propone para la evaluación de este criterio la lectura, siquiera
fragmentada, de autores notables de la literatura canaria, e igualmente la realización
de visitas guiadas a espacios culturales (museos, monumentos) que se hallen en el
entorno local, seguidas de la elaboración de informes acerca de artistas o escritores,
periodos estilísticos y análisis de las obras leídas o contempladas.
4. Conocer las características básicas de las culturas prehistóricas canarias,
resaltando su origen norteafricano, el modo de vida material, las formas de
organización social y las creencias mágico-religiosas, con sus correspondientes
expresiones artísticas, valorando asimismo las pervivencias aborígenes aún
observables en ciertas tradiciones populares.
Este criterio se propone evaluar los conocimientos alcanzados por el alumnado
sobre la prehistoria de Canarias, basados en las conclusiones que aportan la
arqueología y la crítica de las fuentes etnográficas, y que desmontan las fantasías
clásicas y los mitos al uso sobre el mundo aborigen. Se valorarán en consecuencia
las explicaciones razonadas sobre el poblamiento primigenio, las formas de
subsistencia y de ocupación del territorio, la división del trabajo, las diferencias
jerárquicas y el significado de los rituales religiosos, así como sobre las
manifestaciones artísticas de la sociedad prehispánica. Se sugiere incluir en la
evaluación de este criterio algún sencillo trabajo de campo que muestre la
persistencia de tradiciones aborígenes.
5. Explicar el ocaso del mundo aborigen durante el siglo XV como consecuencia
de la trasculturación derivada de la conquista militar del Archipiélago,
enmarcando esta en el contexto de la rivalidad entre Castilla y Portugal por el
dominio de territorios estratégicos en ultramar, e identificando las bases
feudales y la inserción en la economía atlántica de la nueva sociedad canaria.
Mediante este criterio se habrá de verificar si el alumnado entiende el proceso de
conquista y colonización de Canarias encajándolo en la época bajomedieval, cuando
se inicia la expansión atlántica de las monarquías europeas, en especial la lusa y la
castellana. Se constatará asimismo si los alumnos y alumnas comprenden las
interpretaciones explicativas de la trasculturación que puso fin a las comunidades
aborígenes y abrió paso a la nueva sociedad de frontera, surgida entre los siglos XV
y XVI e incorporada, a través de la producción de azúcares, a la economía-mundo.
Se persigue, finalmente, evaluar si reconocen el componente multiétnico y de clase
de la estructura social que se implanta en las Islas tras la conquista, y si entienden la
participación de Canarias en la colonización de América por Castilla.
6. Caracterizar los elementos que singularizan la realidad canaria durante la
Edad Moderna, relacionando la base económica agro-mercantil con la
84
estratificación social y el entramado político-administrativo propio del Antiguo
Régimen, y prestando atención a los factores que definen la crisis del siglo
XVIII a la que intentan dar respuesta las minorías ilustradas isleñas.
La aplicación de este criterio busca comprobar si el alumnado percibe la interacción
entre las instancias económica, sociopolítica e ideológica durante el Antiguo
Régimen y su peculiar plasmación en Canarias. Además, se quiere verificar si los
alumnos y alumnas identifican las consecuencias sociales (conflictividad,
emigración) de la crisis agroexportadora y de subsistencia que caracteriza la
decimoctava centuria en las Islas, ponderando la amortiguada repercusión que
tuvieron las ideas ilustradas. De esta fase final de la Edad Moderna en Canarias
interesa, pues, evaluar si captan la contraposición entre las reformas que vaticinan la
entrada en los tiempos contemporáneos y las permanencias a las que se aferran los
sostenedores del viejo orden.
7. Sintetizar los cambios que se suceden en las Islas durante el tránsito a la edad
contemporánea mientras avanza siglo XIX, tanto los de tipo político, que
afectan al funcionamiento de las instituciones locales, con el pleito insular al
fondo, como los de naturaleza económica, que resultan de la inserción de las
Islas en el área de expansión del colonialismo capitalista, remarcando los
efectos sociales que ocasionó el librecambio amparado por las clases
dominantes canarias.
Con este criterio se persigue constatar si el alumnado reconoce las transformaciones
políticas, económicas y sociales que en Canarias determinan el fin del Antiguo
Régimen y la implantación del nuevo orden capitalista, compendiando las
mutaciones causadas por la traslación al Archipiélago del nuevo sistema político
nacido en las Cortes de Cádiz, en pugna con el absolutismo, por la ejecución de las
desamortizaciones y el decreto de franquicias, por la implantación de la dominación
caciquil o por la progresiva proletarización de la clase trabajadora, sin obviar la
omnipresencia del llamado «problema canario» y su verdadera significación
histórica. Se habrá de evaluar también si los alumnos y alumnas perciben el papel
de Canarias en la nueva división internacional del trabajo y en coyunturas críticas
como la independencia de Hispanoamérica o la guerra de Cuba.
8. Comprender las motivaciones que explican la crisis del sistema de la
Restauración y el establecimiento y transcurso de la Segunda República en las
Islas, entendiendo el retroceso originado por la guerra civil, con sus secuelas de
represión y miseria durante la posguerra, así como la evolución de la sociedad
canaria durante los años sesenta y el tardofranquismo.
A través de este criterio será posible comprobar la capacidad del alumnado para
reconocer los rasgos que definen los sistemas políticos que se suceden durante
buena parte del siglo XX (c. 1900-1975), y para entender el significado de los
factores que determinaron tal sucesión. Pero interesa, sobre todo, verificar el
conocimiento que tiene el alumnado de cómo se viven en las Islas esos periodos:
crisis de la Restauración, dictadura de Primo de Rivera, República, guerra civil y
franquismo, con sus etapas de autarquía y desarrollismo. En este sentido se ha de
valorar, por lo tanto, la comprensión de la relación entre la historia de España e
internacional y la de Canarias, resaltando de esta última la forma en que los
acontecimientos y procesos externos afectan o se desarrollan en el Archipiélago;
por ejemplo, la guerra del 14, la Gran Depresión, la segunda guerra mundial, el
movimiento obrero, la posguerra o el crecimiento del sector terciario.
85
9. Reconocer los factores que condicionaron en las Islas el convulso tránsito del
franquismo a la democracia actual, en un momento de crisis económica y de
agitación social y política, analizar el surgimiento de la Comunidad Autónoma
de Canarias en el nuevo marco constitucional del Estado español, y
comprender la evolución económica, política y social de las últimas décadas, así
como la integración en Europa y las relaciones con América y África.
Se procurará con este criterio evaluar los conocimientos asimilados por los alumnos
y alumnas sobre la época de la transición en Canarias que culmina con la
aprobación del Estatuto de Autonomía (1975-1982), atendiendo entre otros
contenidos a la eclosión de las movilizaciones sociales, estimuladas por los deseos
de cambio político, en el contexto de una crisis económica que se tradujo en las
Islas en paro e inflación. Se pretende también constatar si el alumnado maneja
elementos de análisis extraídos de la historia reciente para reflexionar sobre la
actual situación económica, política o social de Canarias, y sobre el encaje de las
Islas en el contexto europeo y mundial. Se recomienda para ello la utilización de la
prensa, en papel o en la Red, extrayendo de ella noticias, informes o artículos que
enlacen el presente con el pasado más o menos cercano. La utilización e
interpretación de datos e informaciones sobre demografía, comportamientos
electorales, desigualdades sociales, sectores económicos…, o sobre el momento
político, pueden resultar un instrumento adecuado para evaluar los contenidos
relativos a los últimos decenios.
LA MITOLOGÍA Y LAS ARTES
Introducción
El estudio de la mitología clásica pretende poner en contacto al alumnado de
Bachillerato con aquellos rasgos históricos, sociales y culturales que, procedentes de la
Antigüedad y unidos al mito, han perdurado en la actualidad a través de una continuada
evolución.
El aprendizaje de los mitos es un instrumento para reconocer y comprender las fuentes
del conocimiento (arte, literatura, música, cine, etc.) y, al mismo tiempo, ahondar en la
problemática del pensamiento humano a lo largo de los tiempos y observar su
desarrollo, así como las distintas soluciones halladas. Los mitos son una constante en la
historia de la humanidad, con ellos se han creado modelos para explicar lo inexplicable
y ahí han estado siempre presentes la imaginación y la belleza, pero también la
destrucción y la muerte, estimulando la creatividad. El mito es tan antiguo como el ser
humano pues cuando este necesitó comprender los fenómenos naturales inexplicables se
inventó estas historias que ocupan su amanecer como ser inteligente e indican su
despegue hacia lo conceptual. Por lo tanto, el conocimiento de estas claves míticas es un
instrumento eficaz para comprender a la humanidad y al mundo.
El desarrollo y mejora de las capacidades de expresión y comprensión de los usos y
formas de la comunicación es otra finalidad de esta materia, y en ello coincide con las
restantes materias del Bachillerato. El carácter globalizador del mito está en el origen de
las explicaciones del mundo, de las tradiciones y de la cultura occidental, ayudando al
86
alumnado a entender mejor los conceptos y las diferentes ramas del saber. Por ello esta
optativa es un puente que une los diferentes conocimientos proporcionando un sentido
integrador.
La Mitología y las Artes, a causa de su naturaleza multidisciplinar, contribuye a varias
competencias generales y específicas del Bachillerato. La lectura y análisis de los textos
mitológicos de autores clásicos afianzará las destrezas de la competencia comunicativa
relacionando las diversas fuentes y extrayendo conclusiones para emitir sus propios
mensajes. Desarrollará su competencia literaria, encontrando en los mitos historias
atractivas que impregnarán la sensibilidad del alumnado y lo incitarán a descubrir otros
mundos en la lectura de otros mitos.
Asimismo la materia ayuda al desarrollo de la competencia social y ciudadana. El mito
surge de la realidad social de una colectividad, refleja un modo de vida y muestra la
respuesta de los individuos ante diversas situaciones, ofreciendo modelos de actuación
cívica. A través del conocimiento de las diferentes concepciones del mundo que han
elaborado los distintos pueblos se fomenta en el alumnado el conocimiento de la
evolución humana y el respeto por otras culturas. Esta actitud propicia el diálogo,
habilidad que coadyuva a la competencia en autonomía e iniciativa personal.
Una finalidad prioritaria de esta materia es contribuir a la adquisición de la competencia
cultural y artística mediante el estudio y análisis del mito a través del arte de todas las
épocas. El alumnado desarrolla las habilidades para reconocer la cultura y el momento
en que se ha plasmado artísticamente un mito. Con ello se fomenta la sensibilidad
artística y creativa.
Se accede al mundo de la mitología a través de las fuentes literarias, de los textos
clásicos, pero son las imágenes de sus dioses y héroes las que captan con mayor
intensidad la atención del alumnado. Para la búsqueda y tratamiento de estas imágenes
se hace indispensable el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación,
desarrollando la competencia en el tratamiento de la información y competencia digital.
Los objetivos de la Mitología y las Artes pretenden que el alumnado sienta interés por
recuperar los valores humanísticos de la Antigüedad y comprenda la importancia de su
reflejo en el mundo actual. A través de la lectura y de la representación plástica de los
mitos se persigue desarrollar las capacidades estéticas, críticas y creativas. Además, el
dominio del vocabulario de origen mitológico podría ampliar sus recursos expresivos y
comunicativos, añadiendo riqueza y rigor en sus mensajes escritos y orales. Los textos
clásicos y sus referencias a Canarias y el acercamiento a la mitología aborigen darán al
alumnado la posibilidad de indagar y percibir en su entorno la herencia de una tradición
mítica plasmada en elementos locales y en la literatura e historia de Canarias.
Asimismo, la comparación y el estudio simultáneo de mitos de diferentes civilizaciones
ayudará a crear una conciencia de respeto y tolerancia hacia personas procedentes de
otras culturas. La Mitología y las Artes contribuye en definitiva a analizar y valorar
críticamente las realidades del mundo contemporáneo y los antecedentes clásicos que
influyen en él; a consolidar una madurez personal, social y moral; y a desarrollar la
sensibilidad artística y literaria como fuente de formación y enriquecimiento cultural.
Los contenidos se organizan en cuatro bloques con un criterio expositivo que, partiendo
de aspectos generales, van adquiriendo mayor concreción a medida que se avanza en
localizaciones, descripciones y detalles tanto de personajes de la mitología como de
objetos o emplazamientos geográficos, culminando con el último bloque, dedicado a las
Islas Canarias. El primero, «Mitos y mitología», representa tanto el fundamento de los
conceptos como el de los términos que irán apareciendo gradualmente en el resto de los
87
contenidos. Es el punto de partida para delimitar los tipos de relatos míticos y sus
diferentes funciones no sólo en la cultura clásica sino también en otras culturas
europeas, americanas, africanas y del Lejano y Próximo Oriente. La comparación de los
recursos imaginativos y del uso de los símbolos que proliferan en mitos y leyendas de
diferentes grupos humanos podría ser adecuada para propiciar una perspectiva cultural
más amplia, así como para desarrollar una actitud tolerante hacia otros enfoques y
discursos. Este contacto inicial con los relatos originarios promovería en el alumnado la
reflexión sobre las respuestas que ha dado el ser humano ante lo desconocido, así como
el deseo de indagar sobre esas constantes que subyacen en las creencias tradicionales y
en los rituales de la mayoría de las civilizaciones.
En el segundo bloque, «La mitología clásica. Grecia y Roma», se aborda el papel
determinante que la literatura griega y, con posterioridad, la latina va a jugar en la
elaboración y difusión de los mitos y leyendas del mundo clásico y, sobre todo, en su
potenciación como referencias constantes en la iconografía y en los temas de la cultura
occidental. Se pretende que el alumnado disfrute con la lectura y que desarrolle su
sensibilidad en contacto con el arte griego y romano y que valore el mundo clásico
como predecesor del actual. En este bloque se tratarán, además, los temas de la
mitología relacionados con la humanidad y sus orígenes, las genealogías divinas y las
hazañas de los héroes localizadas en diversos lugares de Grecia y del mundo
mediterráneo. Sería deseable que una de las maneras de tratar estos temas por parte del
alumnado fuera a través de las tecnologías de la información y de la comunicación,
completándose con exposiciones y trabajos en grupo que enriquecerían sus capacidades
expresivas y fomentarían actitudes de colaboración.
El tercer bloque, «Pervivencias de dioses y héroes», hace referencia a los restos y
huellas de la mitología que aún podemos apreciar y que, de hecho, siguen funcionando,
en la nomenclatura de los planetas, de los meses, de los días de la semana, en las
constelaciones y galaxias, en la terminología de los elementos químicos, de la
psicología y de la publicidad. Los contenidos están organizados en una secuencia
cronológica, en cuanto a los dioses olímpicos y sus relaciones familiares se refiere,
centrándose en la descripción de las atribuciones, atributos y anécdotas de cada
divinidad recogidos por los tratados iconográficos y presentes en obras plásticas y
escultóricas pertenecientes a diferentes estilos artísticos y en alusiones literarias desde la
Antigüedad hasta nuestros días. Los héroes se han seleccionado por su importancia en la
cultura clásica y por su relevancia como fuente de inspiración en el arte y la literatura.
Estos contenidos pueden hacer que el alumnado identifique a los protagonistas de los
mitos en su entorno cercano, museos, obras de arte, en el vocabulario de otras materias,
en textos poéticos, cinematográficos, musicales y publicitarios.
Por último, con el cuarto bloque, «Canarias en la mitología», se pretende poner en
contacto al alumnado con los temas de la mitología clásica que conciernen, o al menos
así lo consideraron los primeros historiadores de las Islas Canarias, al lugar donde vive
y a los archipiélagos vecinos en el Atlántico. Los mitos de la Atlántida, del Jardín de las
Hespérides o de las Islas Afortunadas son identificables en el patrimonio cultural
canario y podrían ser un estimulante motivo de reflexión sobre su funcionalidad y sobre
las influencias que tal vez aún ejercen.
En el aspecto metodológico, la organización del estudio de estos mitos está planteada de
manera transversal. El mito se erige en centro y eje alrededor y a través del cual se
integran todas las manifestaciones culturales. El estudio de todos los mitos sería una
tarea imposible debido a su complejidad y extensión, y todavía más si se tienen en
cuenta las distintas versiones de los diferentes autores. Por esto, una vez definido el
88
concepto de mito, y después de haber viajado rápidamente por las mitologías del
mundo, nos detendremos en Grecia y Roma, objetivos centrales de nuestra materia, para
recorrer su geografía mítica de la mano de Pausanias y para, siguiendo los textos de
Hesíodo y Homero, reencontrarnos con los dioses y héroes que explicaron nuestro
mundo, centrándonos en aquellos que tienen mayor atractivo para nuestro alumnado por
su actualidad, su fuerza inspiradora en el arte de todos los tiempos, su riqueza de temas
y personajes, su relación con Canarias. Se trata de Ulises, Orfeo, Teseo, Jasón,
Hércules.
La secuencia en el estudio de los mitos puede ser la presentada en este currículo, pero
también cabe otra organización atendiendo al proyecto educativo del centro, a los
intereses y a las motivaciones del alumnado, a un diseño novedoso y alternativo del
profesorado, o a las distribuciones temporales de las otras disciplinas, de manera que
esta materia sirva de apoyo a las demás y viceversa. Igualmente algunos de estos héroes
pueden dar paso a otros si el interés y el tiempo así lo aconsejan, aunque sería
recomendable que el primer bloque constituyera en cualquier caso la introducción de la
materia. Incluso hay apartados de cada bloque que admiten también cierta movilidad. Se
podría tratar, por ejemplo, la geografía mitológica dentro del segundo bloque, donde
está incluida, o retrasarla uniéndola al desarrollo de uno de los mitos del tercer bloque,
que podría ser el de Hércules, cuyos doce trabajos recorren muchos lugares de Grecia y
los más significativos de las tierras que bordean el mar Mediterráneo.
Sería oportuno presentar de forma simultánea los contenidos, de manera que el
alumnado cuente con una primera visión global e interrelacionada. Si la proyección de
diapositivas sobre el mito de Venus está acompañada de la lectura de textos de autores
clásicos sobre la diosa, nuestro alumnado apreciará inmediatamente hasta qué punto la
mitología grecolatina ha sido traducida literalmente y con todo detalle por el lenguaje
pictórico. Las audiciones musicales pueden igualmente ir acompañadas de una
proyección de imágenes alusivas al tema inspirador. Si estamos escuchando el Lamento
de Ariadna de Monteverdi, podemos mostrar las imágenes de las Ariadnas abandonadas
que nos han legado artistas de todos los tiempos.
El análisis comparativo es recomendable en nuestra materia: establecer comparaciones
entre las religiones de Grecia y Roma y las religiones actuales más importantes, entre
los rasgos de la sociedad clásica y los de otras sociedades antiguas y actuales, entre las
diferentes interpretaciones del mito a lo largo de la historia y de los autores, entre
Canarias y otros archipiélagos o islas que tienen en común una naturaleza mítica. Por
último, se sugiere el análisis de las interpretaciones que cada cultura da a los grandes
temas de la mitología.
Asimismo, constituiría una ayuda la incorporación de recursos como la elaboración de
guiones y esquemas que sinteticen los contenidos de las distintas mitologías con sus
divinidades, sus héroes, las explicaciones del mundo y del ser humano; que nos
introduzcan en el tratamiento clásico de los grandes temas de la mitología y que recojan
y enumeren los principales argumentos mitológicos. También sería interesante la
selección de textos de la prensa alusivos a los mitos, la dramatización de episodios
mitológicos, la asistencia a obras de teatro, la audición de fragmentos musicales, la
visita a museos y exposiciones temporales y el visionado de películas.
En la realización de actividades y de tareas en grupo con exposiciones orales se
recomienda la utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación
para realizar presentaciones digitales. La utilización de Internet permite al alumnado
aumentar la riqueza y eficacia en la búsqueda de imágenes y textos mitológicos con los
89
que desarrollar sus trabajos. El uso de programas informáticos de diseño y dibujo sería
de gran ayuda en la elaboración de anuncios publicitarios, marcalibros, cómics, carteles,
u otras manifestaciones plásticas, en los que el alumnado, sirviéndose de los mitos
clásicos, pueda desarrollar su creatividad. También podría ser aconsejable para
despertar la curiosidad y el interés del alumnado el aprovechamiento de numerosas
páginas de mitología en Internet de contenido lúdico- interactivo.
Sería muy conveniente la coordinación de esta materia optativa de Bachillerato con
otras como Filosofía y Ciudadanía, Historia de la Filosofía, Lengua Castellana y
Literatura, Música y Sociedad, Religión o Historia del Arte. Esto ayudaría a afianzar la
noción global del conocimiento.
Los criterios de evaluación concretan las aspiraciones de los objetivos y verifican si el
alumnado los ha alcanzado, por lo que deben estar relacionados con las competencias y
los contenidos. Los criterios de evaluación de La Mitología y las Artes tratan de evaluar
si el alumnado ha adquirido la noción de mito y mitología, si es capaz de analizar y
sintetizar la información contenida en las fuentes mitológicas, si puede explicar la
importancia de la mitología clásica en la cultura occidental, si logra emitir juicios
críticos sobre determinados aspectos de las distintas mitologías, expresándose
correctamente y utilizando el vocabulario mitológico adquirido. Sería también oportuno
comprobar si el alumnado puede descubrir la pervivencia de la mitología clásica tanto
en el ámbito social, histórico, literario, plástico y musical de Canarias como en otro más
amplio y universal. Finalmente se debería evaluar su capacidad para identificar
semejanzas y diferencias en las interpretaciones que pueblos y culturas han dado a los
grandes temas de la mitología y para apreciar la diversidad cultural.
Para evaluar estos contenidos se recomienda el diseño de actividades en las que el
alumnado pueda además plasmar su creatividad, como pudieran ser escenificaciones de
pasajes míticos, creaciones literarias inspiradas en dioses o héroes, elaboración de
murales explicativos, comentarios sobre películas inspiradas en mitos, interpretaciones
plásticas y publicitarias a partir de manifestaciones artísticas de todas las épocas
inspiradas en los mitos o presentaciones de programas informáticos.
Objetivos
La enseñanza de La Mitología y las Artes en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Conocer las características propias del mito y sus relaciones con la religión, y
establecer sus diferencias con otros tipos de relato como el cuento y la leyenda.
2. Descubrir en las mitologías de diferentes culturas y pueblos similitudes y
diferencias, valorando su diversidad, y reconocer el papel determinante de la
mitología clásica en la cultura occidental y la importancia de sus transmisores.
3. Comprender los textos de autores clásicos y de épocas posteriores a través de la
identificación de las claves y de los símbolos míticos transmitidos por la tradición
literaria.
4. Disfrutar, valorándola, con la lectura de autores clásicos. Utilizar convenientemente
las fuentes de transmisión mitológica para la comprensión y emisión de juicios
críticos sobre aspectos mitológicos y socioculturales.
90
5. Acceder a la mitología clásica a través de fuentes diversas, especialmente las
provenientes de las tecnologías de la información y comunicación, utilizando sus
aspectos interactivos y colaborativos.
6. Ampliar el vocabulario con los términos derivados de la mitología, utilizándolo,
junto con los nuevos conceptos adquiridos sobre esta materia, en la elaboración y
emisión de discursos orales y escritos.
7. Destacar las relaciones del mundo clásico con las Islas Canarias. Identificar en el
entorno local aspectos y elementos procedentes de la mitología clásica y de la
mitología aborigen y valorar su influencia en las diferentes manifestaciones de
nuestra cultura.
8. Conocer la interrelación que existe en las diferentes producciones literarias y
artísticas del ser humano y la mitología y disfrutar con el reconocimiento de las
claves y el carácter integrador del corpus mitológico grecolatino.
9. Comprender y valorar a través de la pervivencia de la mitología grecolatina en el
mundo de hoy que la civilización actual occidental es heredera de la cultura clásica.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Búsqueda de información, realización de esquemas y análisis comparativo de
los mitos clásicos y los de otras sociedades antiguas y actuales para su
posterior debate, a partir del disfrute y de la valoración de la lectura de textos
de autores grecolatinos y de otras culturas y épocas posteriores.
2. Comprensión del valor simbólico de los mitos y posterior identificación de
dichos símbolos en los textos y en las obras artísticas de la actualidad,
incluido el lenguaje literario e iconográfico de Canarias. Valoración del
conocimiento de las claves míticas en la apreciación de la obra de arte.
3. Elaboración y exposición de trabajos sobre la mitología y su incidencia en las
artes con ayuda de fuentes diversas, especialmente aquellas provenientes de
las tecnologías de la información y la comunicación, mediante su utilización
tanto en la fase inicial de indagación como en la parte final de presentación.
Aplicación de los conocimientos adquiridos sobre léxico mitológico.
4. Utilización de los mitos como recurso inagotable de creatividad en
manifestaciones artísticas del alumnado y constatación de la atracción ejercida
por la mitología clásica en los artistas de todas las épocas.
5. Valoración de los mitos como conocimientos perdurables definidores de la
identidad individual y colectiva. Respeto por las aportaciones mitológicas y
religiosas de los diferentes pueblos y culturas.
II. Introducción. Mito y mitología
1. Definición de mito. Función y origen. Mito, cuento y leyenda. Mitología y
religión.
2. Mitos universales: la edad de oro, el diluvio, el más allá, el paraíso, etc.
91
3. Pueblos y mitologías. Diferentes explicaciones del origen del mundo y del ser
humano.
4. Diferencias de la mitología clásica con las otras mitologías. Importancia de la
mitología clásica en la cultura occidental. Calidad de los difusores:
originalidad, atractivo, influencia.
III. La mitología clásica. Grecia y Roma
1. Historia de la mitología griega desde la Antigüedad hasta nuestros días.
2. Fuentes clásicas: Homero, Hesíodo, Esquilo, Píndaro, Sófocles, Herodoto,
Eurípides, Apolonio de Rodas, Calímaco, Apolodoro, Diodoro de Sicilia,
Catulo, Virgilio, Propercio, Higinio, Tito Livio, Ovidio, Séneca, Pausanias,
Luciano.
3. Temas de la mitología.
3.1. Cosmogonía y teogonía: el comienzo del mundo y el desarrollo de la
genealogía divina desde el caos inicial hasta el triunfo de Zeus.
3.2. Los dioses: orígenes, atributos, uniones y descendencia.
3.3. La humanidad: el mito de las edades, el sacrificio, la posesión del fuego y
la introducción de la mujer como compañera del hombre.
3.4. Los héroes: concepto y tipología.
3.4.1. Caudillos guerreros, jefes de tropas (Agamenón, Aquiles,
Héctor…).
3.4.2. Héroes solitarios (Hércules, Teseo, Jasón, Ulises, Orfeo).
3.4.3. Héroes fundacionales: Eneas, Rómulo y Remo.
4. Geografía mitológica. Localización de los escenarios de la vida, hechos y
hazañas de dioses y héroes: Grecia peninsular, meridional, insular y colonial.
IV. Pervivencia de dioses y héroes
1. Los dioses olímpicos y descendencia.
1.1. Planetas. Constelaciones. Calendario. Publicidad. Léxico.
1.2. Literatura, música y artes plásticas.
2. Afrodita/Venus: modelo representativo de inspiración en las disciplinas
artísticas de todas las épocas. Tratamiento dado a los distintos aspectos de la
diosa.
3. Los héroes clásicos. Literatura, pintura, cine, música, escultura y demás artes
inspiradas en los héroes:
3.1. Hércules: vida y apoteosis. Los doce trabajos y otras expediciones.
3.2. Orfeo: músico, argonauta, visitante del Hades. Muerte y orfismo.
3.3. Jasón: viaje a la Cólquide con los argonautas, el vellocino de oro y
Medea.
3.4. Teseo: ciclo cretense. Minos, sus hijos y el Minotauro, Dédalo e Ícaro.
3.5. Ulises: episodio troyano, regreso a Ítaca y aventuras.
92
4. Los héroes modernos. Resurgimiento de personajes ejemplares en el siglo
XXI.
V. Canarias en la mitología
1. Mito de los extremos: los confines del mundo, la imago mundi griega, el dios
Océano y las columnas de Hércules.
2. Mito de las Hespérides: Hércules y su undécimo trabajo, las manzanas de oro.
Atlas y las Hespérides.
3. Mito de la Atlántida: el relato de Platón, teorías sobre su emplazamiento.
4. Otros mitos: los campos Elíseos, las islas de los Bienaventurados y las
Afortunadas, el paraíso, mitos aborígenes, San Borondón…
Criterios de evaluación
1. Analizar las características de mitos, cuentos y leyendas, extrayendo las
diferencias y similitudes entre ellos, así como contrastar el mito con el hecho
religioso atendiendo a la función y mensaje de ambos.
A través de este criterio se pretende comprobar si el alumnado es capaz de acotar la
definición del término mito, oponiéndola a otros conceptos que tienen muchos
elementos comunes (como pueden ser los términos «fábula», «leyenda», «cuento»),
a través del análisis y de la comparación de textos que hagan referencia a cada una
de las citadas categorías. Además, este criterio trata de constatar si el alumnado
sabe diferenciar la función social en los discursos míticos y religiosos, analizando
en sus fuentes mensajes y simbolismos que en algunos casos pueden coincidir.
2. Apreciar las distintas interpretaciones que pueblos y culturas han dado a los
temas de la mitología, identificando los elementos comunes y su diversificación
como muestra de coincidencia y riqueza cultural.
Este criterio evalúa en qué medida el alumnado tiene capacidad para analizar las
diferentes mitologías y extraer sus semejanzas y diferencias, percibiendo las
características geográficas, sociales y culturales que determinan las manifestaciones
identitarias de los pueblos, constatando que el alejamiento en el espacio o en el
tiempo de las distintas comunidades humanas no impide que las grandes preguntas
del ser humano sobre su origen y sobre el origen del mundo sean siempre las
mismas. Es conveniente que el alumnado realice estudios comparativos de diversas
culturas a través de los mitos universales, fundamentando en la igualdad el respeto y
la tolerancia hacia ellas.
3. Reconocer en textos literarios, artículos de prensa y otros medios de
comunicación la presencia del vocabulario mitológico, utilizándolo
correctamente en producciones orales y escritas y valorando el
enriquecimiento que han supuesto los mitos clásicos en el patrimonio léxico.
La aplicación de este criterio trata de verificar la capacidad del alumnado para
identificar la terminología de origen mitológico en obras y fragmentos significativos
partiendo de conocimientos etimológicos ya adquiridos, explicar su significado y
desarrollar por escrito o de forma oral, correcta y creativamente, cualquier tema de
93
su elección en el que utilice el vocabulario mitológico aprendido, apreciando el
enriquecimiento léxico como consecuencia de la aportación mitológica.
4. Identificar los relatos mitológicos en fuentes literarias de diferentes épocas y
géneros y comparar sus variantes, constatando las influencias socioculturales
del momento, distinguiendo las ideas principales y secundarias, sintetizando la
información obtenida y resumiéndola de forma esquemática o creativa.
Con este criterio se pretende comprobar si el alumnado es capaz de reconocer las
características del relato mitológico diferenciándolo de otro tipo de narraciones a
partir de textos de distintas épocas y culturas. La aplicación de este criterio también
trata de verificar si el alumnado percibe las diferencias que en el tratamiento de los
mitos determina cada época y cada autor apoyando sus argumentos en aspectos
geográficos, culturales y artísticos, para explicar en cada caso el recurso mitológico
y su funcionalidad. Asimismo se persigue evaluar la capacidad de los alumnos y
alumnas para realizar un trabajo personal de reinterpretación del mito, previo
análisis y resumen.
5. Comparar los dioses y héroes de la mitología clásica con los personajes creados
por las mitologías posteriores, analizar las causas de la consolidación de
arquetipos y explicar las preferencias de cada época por determinados héroes,
emitiendo un juicio crítico constructivo en debates y trabajos escritos.
Se pretende evaluar con este criterio la capacidad del alumnado para extraer las
semejanzas y diferencias entre mitología clásica y mitología actual y descubrir bajo
los ropajes característicos de cada época a los antiguos dioses y héroes. Además, es
propósito de este criterio comprobar que el alumnado es capaz de identificar las
características simbólicas de personajes míticos como Hércules, Ulises, Pandora,
Ícaro o el Minotauro en héroes de épocas posteriores, y de reconocer su evolución y
transformación en el tiempo, su adaptación a los gustos y aspiraciones del ser
humano en cada época, así como las razones por las que estos héroes permanecen
como referencia colectiva y devienen arquetipos. Además de estos aspectos, se
valorarán otros como la argumentación y la capacidad de expresión.
6. Elaborar y exponer oralmente trabajos sobre la pervivencia de la mitología
clásica en las manifestaciones artísticas de los ámbitos plásticos, musicales y
literarios, valorándola como instrumento para llegar a un mayor disfrute del
arte, expresión máxima del espíritu humano.
Mediante este criterio se pretende comprobar la capacidad del alumnado para
averiguar la pervivencia de la mitología clásica en las artes de todas las épocas,
partiendo de modelos explicados previamente por el profesorado para llegar a la
adquisición de mecanismos propios con los que pueda interpretar el trasfondo
mitológico de las diferentes creaciones artísticas, dándole sentido a la obra,
descubriendo los motivos inspiradores del autor y de la época y sintiendo mayor
placer en el arte a medida que vaya descubriendo mayor número de claves. En la
realización de estos trabajos el alumnado mostrará su competencia en la obtención
de información recogida de diferentes fuentes, especialmente las proporcionadas
por las tecnologías de la información y de la comunicación, como pueden ser las
páginas de iconografía mitológica disponibles en Internet. De igual manera se
valorarán sus habilidades de expresión, interacción, originalidad, y el grado de
dominio de las presentaciones digitales en las exposiciones orales de estos trabajos.
94
7. Reconocer en las obras de artistas destacados de Canarias la influencia de la
mitología aborigen y, principalmente, de la mitología clásica, poniendo de
manifiesto la relación existente entre el Archipiélago Canario y el mundo
grecorromano desde época temprana.
Este criterio trata de constatar en el alumnado la capacidad de identificación de los
mitos grecorromanos en las manifestaciones artísticas de Canarias, apreciando la
influencia que dichos mitos han ejercido en los pintores, escultores, escritores,
cineastas… de las Islas, comprobando que estas, a pesar de su lejanía geográfica,
siempre han estado cerca del mundo clásico en o mitológico, dejando su huella en el
arte y en la vida cotidiana. El alumnado debe reconocer esta pervivencia en textos
de diferentes épocas, caracterizándolas, así como realizar trabajos monográficos
sobre los mitos más relevantes relacionados con Canarias. También se busca a
través de este criterio comprobar la capacidad del alumnado para obtener
información acerca de la pervivencia mitológica en su entorno, descubriendo que la
mitología no está presente sólo en las grandes manifestaciones artísticas, sino
también en lo cotidiano y cercano.
8. Valorar a través de la participación continuada en las diferentes actividades
realizadas que nuestra sociedad y nuestra cultura tienen sus raíces en aquella
otra que llamamos clásica, apreciando su aportación y la de otras culturas
como elementos que han consolidado la identidad de la civilización occidental.
Con este criterio se trata de verificar en qué medida el alumnado ha sido capaz de
valorar de manera gradual a través del trabajo diario, individual o en grupos, o de
actividades extraescolares (visitas a museos, visionado de películas, asistencia a
exposiciones temporales…), la multitud de aspectos heredados de la cultura clásica,
adquiriendo paulatinamente la conciencia de que esta herencia es uno de los pilares
sobre los que se asienta la civilización occidental. En el proceso de evaluación el
alumnado debe aportar datos que reflejen la influencia del pensamiento de los
antiguos griegos y romanos en relación con el origen y creación del mundo y del
hombre, con los dioses, la naturaleza, la condición humana…, en definitiva, con los
mitos, sobre la cultura occidental. También comparará la importancia de esta
influencia con el legado que han dejado otras culturas, y argumentará de qué
manera y con qué elementos se va conformando la identidad de un pueblo.
LITERATURA CANARIA
Introducción
La inclusión de la Literatura Canaria como materia optativa en el Bachillerato tiene su
origen en la necesidad del alumnado de conocer su propia cultura, y en el
reconocimiento explícito de una particular manera de entender y comprender el hecho
literario, que emana de un contexto geográfico, social, cultural y personal determinado y
singular.
El estudio de esta materia supone no sólo la realización de un recorrido por los
diferentes periodos literarios, con el objetivo de descubrir la relevancia de sus más
representativos creadores, sino una propuesta de conectar las manifestaciones literarias
de las Islas con su realidad, a través de los movimientos históricos y sociales vividos
desde la geografía y la perspectiva de Canarias. En este sentido, la proximidad de la
95
realidad que se aborda puede estimular el interés del alumnado por acercarse a los
escritores y las escritoras del Archipiélago.
Así pues, la Literatura Canaria puede convertirse en un valioso marco de referencia que
combina el placer estético de la producción y de la comprensión literaria con el
desarrollo de la sensibilidad hacia lo propio y lo ajeno en un entorno cada vez más
multicultural. Junto con otras materias, Lengua Castellana y Literatura y Literatura
Universal de Bachillerato posibilita el descubrimiento de los especiales resortes que
generan el texto literario, así como conocer la combinación de factores que está en la
esencia de la necesidad de la expresión literaria. Todo ello podrá dotar al alumnado de
los instrumentos necesarios para desentrañar los textos literarios y complementarlos con
otras manifestaciones artísticas; de igual modo, le facilitará producir textos.
El principal cometido del presente currículo radica, de modo esencial, en su aportación
a la consecución de diferentes objetivos de la etapa de Bachillerato tales como el
desarrollo de la sensibilidad literaria, el dominio de la expresión oral y escrita y del
criterio estético y hábito lector, entendidos como fuentes de formación y
enriquecimiento cultural, y como instrumentos que contribuyen a la consolidación de la
madurez personal, del espíritu crítico, del trabajo tanto individual como en grupo y de la
tolerancia.
La materia optativa Literatura Canaria puede coadyuvar de manera notable a la
adquisición de la competencia comunicativa, dado que en los textos literarios se
manifiestan todas las posibilidades de la lengua. De este modo, la enseñanza de la
literatura y de la lengua se vuelven inseparables, pues los textos literarios son las
manifestaciones en las que mayor variedad de construcciones lingüísticas se producen.
Permite, asimismo, un conocimiento más completo de los procedimientos gramaticales
y léxicos en las actividades literarias orales y escritas.
La comprensión de textos y su análisis, la búsqueda de la información para las
exposiciones de trabajos de investigación sobre periodos literarios, autores o autoras,
textos y contextos, hacen hincapié en esta competencia comunicativa, coexistiendo
estrechamente con otras competencias generales y fundamentales del Bachillerato,
como son la autonomía e iniciativa personal, el tratamiento de la información y la
competencia digital; y contribuirá, por último, al desarrollo de competencias específicas
de esta materia. La competencia literaria, por su parte, está indisolublemente integrada
en todo el desarrollo de este currículo. El conocimiento de la cultura literaria del
Archipiélago no sólo podrá posibilitar la comprensión de su identidad cultural en
distintos momentos de su historia, sino también entender las concepciones ideológicas y
estéticas de las escritoras y los escritores canarios, y la expresión de los pensamientos y
los sentimientos que se transmiten a través de sus obras.
La lectura como proceso e interacción, que precisa la complicidad entre el lector o la
lectora y el texto, alimentando la creatividad, la imaginación y la sensibilidad, debe
convertirse en un instrumento natural de información, de enriquecimiento léxico y de
aprendizaje de las estructuras de la lengua. Además, la lectura le aporta al alumnado la
comprensión de otras perspectivas, culturas y formas de vida; y al ser una verdadera
transmisora de valores y referentes socioculturales enriquece sus puntos de vista,
trabajando de esta manera la competencia social y ciudadana.
La competencia cultural y artística se desarrolla a través de todos los contenidos y
cuando el adecuado enfoque teórico de la materia se complementa con producciones del
alumnado, fomentando así la competencia expresiva y comunicativa. El resto de las
96
competencias se abordan transversalmente, mediante la metodología apropiada, en el
ámbito del desarrollo de las tareas diarias.
Subyace en todo este planteamiento el objetivo de despertar en el alumnado el interés
por acercarse al patrimonio literario de las Islas, reconociendo su importancia en el
contexto de la literatura en lengua castellana. Se persigue, en consecuencia, afianzar el
hábito de lectura como instrumento básico para el aprendizaje y la madurez personal. El
reconocimiento de las autoras y autores más representativos, la comprensión de textos
valiosos del acervo literario canario y la escritura propia fomentan el desarrollo de la
sensibilidad literaria desde diversas perspectivas estéticas y artísticas, convirtiéndose en
apreciables fuentes de enriquecimiento cultural y de crecimiento personal. La expresión
de sus experiencias constituye en sí misma la plasmación de la necesidad de
manifestación social del individuo, capacitándolo para la empatía y para la comprensión
del hecho de que toda sociedad, y en especial la canaria, es un mosaico de culturas.
Las tecnologías de la comunicación y de la información utilizadas con conocimiento de
causa y responsabilidad en la realización de trabajos de investigación sobre los diversos
aspectos de la materia, y las exposiciones efectuadas en clase con la ayuda de medios
audiovisuales e interactivos, complementados con la literatura dramática, pueden
constituir un nuevo mecanismo de enriquecimiento estético, que repercutirá en el
dominio de la expresión oral y escrita.
En suma, conocer la literatura canaria supone vincular el planteamiento literario con la
historia, la sociedad, el arte y el pensamiento, y puede resultar eficaz para el desarrollo
de la conciencia crítica y, por ende, para conformar la personalidad.
Los contenidos de la materia se desarrollarán en tres bloques de trabajo. El primer
bloque lo constituyen los «Contenidos comunes», en forma de mecanismos de acción,
que pueden resultar fundamentales para abordar el texto literario en cada uno de los
periodos creativos. El primero de ellos es la comprensión del discurso que se propone
descubrir los resortes internos empleados por el autor o la autora en su acto creativo. Se
podrá partir de comentarios dirigidos que faciliten las reflexiones necesarias para la
adquisición de un método de aplicación adecuado a los diferentes géneros literarios. La
capacidad de comprensión, de análisis (relación, abstracción) y de crítica del alumnado,
unidas a la adquisición de un método analítico básico, lo dotarán de un soporte cultural
mínimo a la hora de abordar cualquier texto artístico, permitiéndole integrar los datos
objetivos con sus emociones, sentimientos y fantasías.
La lectura de obras breves completas, representativas de las distintas épocas, géneros y
movimientos, proporcionará una interpretación personal, y una comprensión más
exhaustiva y ajustada de la literatura en general. En su condición de fuente de
enriquecimiento personal y de placer, que faculta a las alumnas y alumnos para observar
el texto literario como una representación e interpretación del mundo, constituye un
elemento estimulador de la propia capacidad de creación y de expresión de la
sensibilidad personal. Se trata de un recurso fundamental para la educación en valores, y
para el análisis crítico de la actividad humana, indicador del grado de madurez del
alumnado, que lo situará en la posición adecuada para constatar que los textos literarios
son la expresión hecha arte de las concepciones ideológicas y estéticas que representan
y definen una época, interpretadas por el genio creador de sus autores o autoras.
Prosiguiendo con los «Contenidos comunes», la producción de textos propios se
mostrará como un instrumento revelador de la adquisición de los demás aprendizajes,
indicadora y favorecedora de la autonomía de los estudiantes y su capacidad de
aprender a aprender. Inicialmente, la creación surgirá de la imitación y la alteración o de
97
su recreación, con el fin de alcanzar progresivamente una mayor autonomía creativa
hasta llegar a producciones personales. El objeto de este nivel de trabajo es la creación
de un corpus literario propio, susceptible de ser publicado en el blog que cada alumno o
alumna ha creado a comienzos de curso, para un posterior intercambio de opiniones o
comentarios sobre las creaciones realizadas.
Las dramatizaciones literarias serán una herramienta útil, motivadora y causante de
satisfacciones, en las que confluyen todos los tipos de lenguajes, verbales y no verbales.
Además de permitirle al alumnado desarrollar competencias comunicativas, sociales,
expresivas, y creativas, inciden en otras competencias generales de Bachillerato
relacionadas con la resolución de problemas y la autonomía personal, estimulando de
esta manera su interacción con el medio y garantizando su desarrollo personal.
Finalmente, la realización de exposiciones orales, a través de los medios audiovisuales y
las tecnologías de la información y la comunicación, dotarán al alumnado de
mecanismos para seleccionar de modo responsable los datos más relevantes, en
combinación con aquellos medios audiovisuales que mejor complementen la
información literaria (grabaciones, música, literatura dramática, etc.), siguiendo unas
determinadas pautas. Este procedimiento podrá resultar valioso, porque permitirá
planificar, analizar y criticar los trabajos realizados, insistiendo de nuevo en el
desarrollo de la madurez y de la autonomía, y en la capacidad de aprender a aprender
del alumnado.
El bloque segundo, «Desde los orígenes hasta el Romanticismo», desarrollará la cultura
literaria canaria desde sus comienzos hasta las generaciones románticas de las Islas,
haciendo un especial hincapié en las recurrencias temáticas que vertebran el hecho
literario del Archipiélago.
Se partirá de una definición y caracterización de la literatura canaria. A continuación, se
abordará una secuencia de contenidos literarios (siempre desde la perspectiva del
trabajo de los contenidos comunes), cuyo origen radicará en el estudio de la literatura
oral (endechas, canciones y romances). Habrá de entenderse que nos encontramos ante
una literatura distinta a la escrita, totalmente integrada en el medio insular y que da
respuesta a las necesidades culturales de diferentes grupos humanos, que reflejan, de
forma intuitiva, una actitud crítica hacia los valores sociales y morales de la época.
Todo ello permitirá valorar las manifestaciones literarias de los primeros autores
canarios como una necesidad de expresar inquietudes, creencias y aspiraciones de
manera tanto individual como colectiva.
Las crónicas de la conquista de Leonardo Torriani, Alonso Espinosa o Juan Abreu
Galindo, entre otros, propiciarán el conocimiento de las tradiciones y costumbres de los
habitantes de las Islas cuando los conquistadores arriban a estas. Bartolomé Cairasco de
Figueroa y Antonio de Viana conformarán los pilares básicos en los que se sustentará la
literatura canaria, gracias a la formulación de ciertas constantes temáticas, como la
Selva de Doramas, el Teide, el mar mitológico, la valoración del mundo aborigen, etc.
Junto a ellos destacan otros canarios que pasaron a América, Silvestre de Balboa y José
de Anchieta, considerados hoy los fundadores de la literatura cubana y brasileña,
respectivamente.
El siglo XVIII, de acuerdo con el espíritu de la Ilustración, supuso para Canarias un
intento de modernización cultural sin precedentes, con figuras de la talla del Vizconde
de Buen Paso, José de Viera y Clavijo, Tomás de Iriarte y José Clavijo y Fajardo.
98
El siglo XIX arranca con la figura de Graciliano Afonso, precursor del Romanticismo.
Se acercará al alumnado a las manifestaciones románticas más relevantes del momento,
el nacimiento de las primeras revistas literarias, la primera antología de la literatura
canaria, y a los autores más relevantes del periodo (Lentini, Sansón, Negrín, etc.).
El género dramático en el Archipiélago describe una trayectoria de creadores y
creaciones que van desde los orígenes de una tradición posrenacentista en el siglo XVI
hasta las manifestaciones románticas. Desde los autos religiosos y las escenificaciones
al servicio de las instituciones políticas y religiosas durante los Siglos de Oro hasta el
aburguesamiento de los públicos, autores y obras, el teatro en Canarias descubre un
panorama emergente merced a una evolución de doble signo: la que sigue los modelos
literarios e ideológicos foráneos y la que transforma la identidad insular en materia
dramática.
El tercer bloque de contenidos, «De Galdós a la actualidad», se extenderá desde la
figura universal de Benito Pérez Galdós, precursor de la narrativa moderna, hasta las
últimas generaciones de escritores y escritoras. Se persigue en esta ocasión abordar la
literatura canaria como una manifestación creativa que pretende explicar los principales
movimientos, autores y autoras, obras literarias, restableciendo una necesaria relación
con sus coetáneos. El siglo XIX se clausura con un fuerte movimiento de reivindicación
de lo autóctono, representado en la poesía por la Escuela regionalista y en la prosa por
novelistas de la talla de los hermanos Millares Cubas, Benito Pérez Armas o Ángel
Guerra, cuyas obras alcanzan ya al siglo XX. En este bloque, convendría hacer mención
a la actividad cultural desarrollada por los principales historiadores, eruditos y
ensayistas de los siglos XIX y XX.
La literatura que inicia el siglo XX nos invitará a adentrarnos en la estética modernista,
representada, entre otros, por Tomás Morales y Alonso Quesada, en la poesía, y Miguel
Sarmiento, en la prosa.
Los incesantes contactos personales o periodísticos de los creadores o creadoras con la
literatura peninsular y europea favorecerán el arraigo en el Archipiélago de la estética
vanguardista, que con Pedro García Cabrera, Agustín Espinosa y otros alcanzará su
momento culminante. En este periodo surgirán otras figuras de enorme relevancia,
como Josefina de la Torre, Claudio de la Torre y Pedro Perdomo Acedo.
La literatura canaria de posguerra centrará la palabra en el compromiso con la difícil
realidad del momento. Muestra de ello es la poesía militante y social que contará con los
versos de Agustín Millares, Pedro Lezcano, etc. A esta tendencia habría que añadir otra
de carácter existencial, representada, entre otros, por Carlos Pinto Grote.
El medio siglo abre nuevos horizontes en nuestra literatura, con la convivencia del
compromiso y el cuidado del lenguaje poético: es la generación compuesta por poetas
de la talla de Luis Feria y Manuel Padorno. Sin romper con la generación anterior ha de
destacarse una serie de poetas que componen el grupo llamado Poesía canaria última
–título de la antología que publicada en 1966 da nombre a la generación–, así como
otros posteriores y recientes poetas representativos de diversas tendencias líricas. El
influjo de las nuevas técnicas narrativas y el deseo de ruptura con el realismo de la
década de 1950 orientaron la novela hacia lo onírico y lo simbólico, dando lugar al
Grupo Fetasa, compuesto por Isaac de Vega y Rafael Arozarena, entre otros. Un caso
aparte es la aportación literaria de Alfonso García Ramos, quien, sin resistirse a algunas
de las innovaciones de la narrativa, elige la novela testimonial como forma de
expresión.
99
Desde la década de 1970, las escritoras y escritores canarios se proponen hacer una
nueva narrativa que ahonde críticamente en la memoria insular mediante una expresión
propia y diferenciada. Dado que la nómina de novelistas de este periodo es muy amplia,
se propone el acercamiento a algunas de las figuras más representativas de las distintas
promociones literarias.
El teatro contemporáneo se caracteriza por la pluralidad. Las Islas, durante el siglo XX,
imitan los usos dramáticos europeos y generan variedades propias que oscilan del
costumbrismo a la dramaturgia experimental o a la escena con preocupaciones sociales.
Este signo de la consolidación arranca en la producción dramática de Galdós
desembocando en las últimas promociones de autores.
Es preciso, por lo demás, entender que la profusión de revistas y periódicos, y la fluida
comunicación existente entre las Islas Canarias y el resto del mundo hispánico
implicarán un mejor conocimiento de los grandes movimientos estéticos que se
desarrollan en otros entornos. El papel de la prensa ha sido fundamental para el
conocimiento y reconocimiento de la actividad literaria, porque su carácter de
inmediatez facilita la pronta difusión de los textos, pero son las revistas literarias las que
ejercen un papel difusor indiscutible. Por ejemplo, las revistas La rosa de los vientos
(1927-28) y Gaceta del Arte (l932-1935) se situaron entre las primeras revistas
europeas, al incluir colaboraciones de prestigio. Otros títulos de semanarios (Castalia),
periódicos (Ecos, Gaceta de Tenerife), etc., se convirtieron también en verdaderas
protagonistas de la literatura de principios del siglo XX. El acceso a este material
impreso mediante la consulta de hemerotecas o de archivos de prensa digital será un
interesante modo de entender la literatura de manera sincrónica, es decir, comprobar que
cuando todo el mundo hispánico hablaba de Modernismo, de igual forma lo hacían las
escritoras y los escritores canarios, porque la prensa facilitaba el inmediato
conocimiento de las nuevas tendencias literarias. Enlazando con la actividad editorial,
se concluiría este tercer bloque de contenidos con una somera alusión al papel
desempeñado por los principales investigadores, eruditos y ensayistas del siglo XX.
Se recomienda una metodología que precisa en los inicios de una adecuada selección de
los contenidos, de los movimientos, los autores y autoras y las obras con mayor
influencia en las épocas posteriores; y, asimismo, una cuidada selección de los espacios
físicos que más han incidido en el desarrollo de la materia. Conviene señalar, en este
sentido, que aunque el orden de presentación es cronológico, existe la posibilidad de
una secuencia didáctica que ponga de relieve la recurrencia permanente de ciertos temas
y motivos, así como las diferentes inflexiones y enfoques que reciben en cada momento
de la historia. El alumnado deberá realizar lecturas, análisis y comentarios de
fragmentos o de obras literarias completas para entrar en contacto con los textos,
verdadera base de la formación cultural y literaria. Asimismo deberá incrementar las
capacidades y destrezas que le permitan comprender y analizar textos literarios de
distintos periodos de la literatura canaria y compararlos con textos de otros autores y
autoras contemporáneos de habla hispana, estableciendo sus semejanzas y
peculiaridades.
Las actividades han de responder siempre a la creación de un ambiente de trabajo que
favorezca las condiciones apropiadas para estimular la comprensión y la producción de
textos; por ejemplo, recitaciones de textos propios y ajenos en ambientes tenuemente
iluminados, selección de melodías adecuadas para la creación de situaciones que
faciliten la comprensión, la creación, la pintura de poemas, los colajes o sus
adaptaciones mímicas. El trabajo con autoras y autores de prestigio permite, entre otros
aspectos, realizar recitaciones-homenaje en sus lugares de nacimiento. La dramatización
100
de pequeñas obras de teatro y la narración escénica de textos son otros instrumentos
indudables de implicación del alumnado en el hecho literario; y se convierten,
asimismo, en claros indicadores del grado de consecución de algunas de las más
importantes competencias generales del Bachillerato y de casi todas las específicas de la
materia.
En determinadas ocasiones sería conveniente desplazar al alumnado a lugares que
faciliten la inspiración: trabajar poemas del mar en sus proximidades; en lugares míticos
como la «Selva de Doramas», en Gran Canaria; o en algunos parajes de la vega
lagunera, en Tenerife; o en otros igualmente míticos del resto de las Islas; en el campo
o, incluso, en parques cercanos… Se multiplica así el catálogo de registros sensitivos.
El aula es, simultáneamente, un lugar idóneo para las exposiciones temáticas, puesto
que se puede convertir en un espacio posibilitador de recreaciones temporales del
momento literario abordado. Las nuevas tecnologías, además, permiten complementar
las actividades con lenguajes audiovisuales de fácil aplicación (imágenes para fondos de
poemas o como complementos de estos, melodías, sonidos, presentaciones
interactivas…). No menos interesante puede resultar la realización de trabajos de
investigación sobre temas que concreten y amplíen el currículo de la materia, como, por
ejemplo, la irrupción de la poesía femenina en el siglo XIX, la aparición de periódicos y
revistas de principios del siglo XX, la estrecha relación existente entre los responderes
canarios y el folclore de las Islas, la recopilación de variantes de romances y de otros
poemas de la cultura literaria que perviven en la memoria de las generaciones pasadas,
los mitos y personajes célebres recreados en nuestra literatura, etc.
Los criterios de evaluación tratan de establecer descriptores que nos permitan valorar la
capacidad del alumnado para comprender, reconocer y apreciar la realidad literaria del
Archipiélago en sus aspectos más significativos y definidores a través del estudio
comparativo de las obras, autores y autoras, y periodos, con la finalidad explícita de
resaltar sus singularidades y especificidades, pero también sus similitudes. Estos
criterios intentan evaluar además la capacidad de alumnado para planificar, organizar y
conceder el debido reconocimiento a exposiciones orales y trabajos críticos, así como
actividades de creación en las que el estudiante exprese, simultáneamente o por
separado, conocimientos, opiniones y sentimientos que contribuyan a formar su espíritu
crítico y su sensibilidad artística. Con la aplicación de estos criterios se pretende
evaluar, por último la capacidad del alumnado para aprender a aprender por medio de
las nuevas tecnologías, al tiempo que se comprueba su habilidad para utilizarlas como
mecanismo de comunicación y creación literaria.
Objetivos
La enseñanza de la Literatura Canaria en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Conocer y valorar la literatura canaria como un proceso creador con diversas
particularidades que le aportan un carácter propio, dentro del contexto de la
literatura hispánica, a la que, además, integra un universo temático específico.
2. Conocer los grandes movimientos estéticos, las principales obras literarias y los
autores que han ido conformando la realidad literaria de las Islas, y relacionarlos
con sus coetáneos.
101
3. Analizar y valorar los textos literarios como una necesidad del alumnado de definir
individual y colectivamente sus inquietudes, creencias y aspiraciones en un mundo
multicultural.
4. Dramatizar y recitar textos literarios con la finalidad de expresar sentimientos,
emociones, e ideas propias y ajenas, mediante el uso de las técnicas escénicas más
apropiadas.
5. Transformar, imitar y crear textos de naturaleza literaria diversa como forma de
desarrollo de la creatividad, como vehículo de expresión de las vivencias y
experiencias propias y como manifestación del dominio de variadas técnicas
literarias.
6. Elaborar, utilizar y publicar en la Red documentación con medios informáticos de
forma autónoma (blogs), con el propósito de realizar trabajos propuestos o
complementar la visión sobre la materia de forma interactiva y audiovisual.
7. Disfrutar de la lectura literaria como hecho vivencial, producto de una visión íntima
y personal del mundo, que contribuye a entender el proceso creador como una
necesidad esencial del individuo.
8. Realizar exposiciones orales y escritas, individuales o colectivas, con el apoyo de
las tecnologías de la comunicación, los medios audiovisuales, y la literatura
dramática.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Comprensión del discurso literario como fenómeno comunicativo y estético,
vehículo de creación y transmisión cultural y expresión de la realidad
histórico-social y personal.
2. Producción de textos de los diversos géneros como forma de expresión
artística, flujo de emociones personales y sociales, y reflejo de la actitud del
individuo ante el entorno que lo rodea.
3.
Dramatización de textos literarios, con la finalidad de expresar pensamientos,
emociones, sentimientos e ideas propias y ajenas, mediante el uso de las
técnicas escénicas más apropiadas.
4. Realización, individual o en grupo, de exposiciones orales o escritas, con
ayuda de medios audiovisuales y de las tecnologías de la información y la
comunicación, con pautas previamente establecidas.
5.
Lectura, comprensión y apreciación crítica y valoración estética de obras
narrativas, líricas o dramáticas significativas de diferentes periodos.
II. Desde los orígenes hasta el Romanticismo
1. Definición y caracterización de la literatura canaria.
2. Conocimiento, análisis y reconocimiento de las primigenias manifestaciones
de la literatura de tradición oral y su variedad temática. Análisis de las
Endechas a la muerte de Guillén Peraza. Singularidad y originalidad de los
102
responderes como elemento característico de los romances tradicionales en las
Islas. El cancionero popular.
3. Comprensión, conocimiento, valoración y trascendencia de la literatura
canaria del siglo XVI, mediante un recorrido por las crónicas de la conquista y
las obras más representativas de los fundadores de la literatura canaria,
Bartolomé Cairasco de Figueroa y Antonio de Viana, y los escritores canarioamericanos.
4. Análisis y reconocimiento de las peculiaridades y los rasgos literarios de los
autores barrocos canarios más prestigiosos: Fray Andrés de Abreu y la escuela
barroca de La Palma.
5. Comprensión y valoración del contexto ilustrado canario y sus
manifestaciones literarias más representativas. Aproximación al estudio del
Vizconde de Buen Paso, Tomás de Iriarte, José de Viera y Clavijo y José
Clavijo y Fajardo.
6. Análisis de la actividad editorial y otras manifestaciones culturales
decimonónicas, y su relación con las producciones literarias románticas.
Graciliano Afonso y los poetas románticos: Lentini, Sansón, Negrín, etc. La
novela romántica: El último de los canarios, de Agustín Millares Torres.
Análisis de la eclosión de la poesía femenina en Canarias.
7. Conocimiento de la evolución histórica de la literatura dramática desarrollada
en las Islas y reflexión y sensibilidad crítica ante esta, desde sus orígenes hasta
el siglo XIX. De los Siglos de Oro al teatro burgués. Análisis de los autores,
tendencias y obras y conciencia de la gestación de una tradición dramática en
el Archipiélago: de las comedias de Cairasco a la generación romántica de
vocación regionalista.
III. De Galdós a la actualidad
1. Comprensión, análisis y reconocimiento de los valores universales de la
narrativa de Benito Pérez Galdós y de sus continuadores en su vertiente
canaria: Benito Pérez Armas, los hermanos Millares Cubas, Ángel Guerra.
Reconocimiento de la labor cultural de los principales historiadores,
investigadores y ensayistas del siglo XIX. Conocimiento y valoración de la
Escuela regionalista y sus principales representantes: Nicolás Estévanez, José
Tabares Bartlett, etc.
2. Conocimiento, comprensión y análisis del Modernismo canario. Valoración
del fenómeno cultural que supone la estética modernista. Reconocimiento y
apreciación de la obra de Domingo Rivero, de los poetas modernistas: Tomás
Morales, Alonso Quesada y Saulo Torón. La prosa modernista: Miguel
Sarmiento.
3. Conocimiento y valoración de las primeras manifestaciones culturales
vanguardistas, y, más concretamente, del movimiento surrealista, a través de
la obra de Pedro García Cabrera y Agustín Espinosa, entre otros.
Reconocimiento de las figuras de Josefina de la Torre, Claudio de la Torre y
Pedro Perdomo Acedo, y su aportación al horizonte cultural de principios de
siglo.
103
4. Conocimiento, comprensión y análisis de la literatura de la posguerra.
Sensibilización ante la realidad histórico-social de la década de 1950.
Valoración y conocimiento de la obra de los poetas sociales (Agustín Millares
Sall, Pedro Lezcano, José María Millares Sall, etc.) y existenciales (Carlos
Pinto Grote). Félix Casanova de Ayala y el «postismo»; la Generación del
medio siglo (Luis Feria y Manuel Padorno, entre otros); el grupo de Poesía
canaria última y las más recientes tendencias líricas.
5. Conocimiento y valoración de la narrativa canaria del siglo XX.
Aproximación a la obra de Rafael Arozarena e Isaac de Vega, así como de
otros narradores fetasianos. Aproximación a la obra de Alfonso García
Ramos. Reconocimiento y valoración de las autoras y autores canarios a partir
de la década de 1970.
6. Conocimiento de las principales tendencias del teatro canario del siglo XX.
Valoración de las direcciones ideológicas y estéticas del arte dramático en las
Islas. Identificación de las condiciones y propiedades del teatro en el
Archipielago desde Galdós hasta hoy.
7. Reconocimiento de la labor cultural de los principales historiadores,
investigadores y ensayistas del siglo XX.
Criterios de evaluación
1. Comprender y reconocer la particular manera de entender el hecho literario
de las autoras y autores canarios emanada de un contexto geográfico, social,
cultural y humano con carácter propio y singular, aportando un universo
temático específico dentro de la literatura hispánica.
La aplicación del criterio se propone verificar si el alumnado reconoce los
elementos temáticos y formales que caracterizan la personalidad creativa canaria y
sus componentes diferenciales dentro del contexto del universo literario hispano,
siempre, desde una actitud de respeto manifiesto hacia lo propio y lo aledaño. Se
pretende, pues, que el alumnado demuestre, mediante textos representativos, que
comprende los rasgos definidores de la literatura canaria como parte de una realidad
geográfica, social, cultural y artística específica, y que sea capaz de reconocer unos
contornos definidos que se suman al panorama literario hispánico.
2. Realizar análisis comparativos de textos de la literatura canaria con textos de
otras literaturas en lengua castellana de autoras y autores coetáneos, para
resaltar las singularidades literarias propias.
Se pretende con este criterio comprobar si los estudiantes son capaces de relacionar
textos de la literatura canaria y de la literatura hispánica, destacando los rasgos
comunes, producto de la convivencia y de las influencias mutuas, y las
singularidades literarias propias de la Islas. Además, con ello se persigue verificar
el espíritu crítico y la capacidad del alumnado para profundizar en el conocimiento
directo e indirecto de autores, autoras, obras y periodos característicos de mundos
diversos y, en muchos casos, complementarios.
3. Identificar y caracterizar los grandes movimientos estéticos, las principales
obras literarias y las autoras y autores que han ido conformando la realidad
104
cultural en el ámbito de las Islas, su relación con el contexto histórico-social, y
con el mundo literario hispanohablante.
Con este criterio se pretende determinar que el alumnado es capaz de caracterizar e
identificar en un texto dado los elementos conceptuales y formales más
significativos de la época, del movimiento o de la autora o autor estudiado,
percibiendo con ello que los cambios en la concepción de la literatura y en los
géneros se enmarcan en el conjunto de circunstancias culturales que los rodean, y en
las particularidades personales del propio creador o creadora. Además, se tratará de
explicar las concomitancias existentes entre un determinado movimiento literario
insular en el entorno literario creado en lengua castellana.
4. Realizar trabajos críticos sobre la lectura de una obra significativa de una
época, interpretándola en relación con su contexto social, histórico y literario,
que tenga en cuenta el análisis de los aspectos temáticos y formales, y
efectuando una valoración personal.
El propósito de este criterio es comprobar la capacidad del alumno o alumna para
planificar, elaborar y presentar un trabajo individual o colectivo de interpretación,
reflexión y valoración sobre una obra relevante de una época, leída en su integridad,
relacionándola con su contexto histórico, social, y literario, y con la trayectoria,
relevancia y significación de su autor o autora en la época o en la historia de la
literatura. Se verificará, asimismo, el análisis adecuado y correcto de los aspectos
temáticos y formales de la obra, al tiempo que se comprobará que la planificación
se realiza de una manera estructurada y coherente, tras una búsqueda de fuentes que
considere los aspectos más significativos y relevantes del tema estudiado con la
finalidad de constatar que la presentación final está dotada de una argumentación
rigurosa que combina la objetividad y la sensibilidad, dotando al texto de un
carácter preciso y personal.
5. Componer textos de intención literaria de los diversos géneros que permitan
desarrollar su sensibilidad artístico-cultural, y su espíritu crítico, aplicando las
técnicas creativas que posibiliten reflejar con sensaciones, sentimientos,
emociones, conceptos e ideas, la postura del individuo ante el entorno que lo
rodea.
La puesta en práctica del criterio se propone comprobar los conocimientos literarios
del alumnado y su capacidad de imitar, transformar o crear libremente textos
literarios de diversa naturaleza, aplicando los códigos inherentes a los diferentes
géneros de la literatura. Se valorará, de esta manera, el reconocimiento del acto
literario como la plasmación de la capacidad del alumnado para integrar
conocimientos y emociones en los textos, ya sea para expresar su mundo personal y
desvelar su sensibilidad artística y cultural, o para posicionarse ante los
acontecimientos que constituyen su realidad circundante.
6. Dramatizar textos de diversa naturaleza, empleando técnicas escénicas básicas
apropiadas, que permitan indagar en las posibilidades creativas y
comprensivas de los textos, y en las posibilidades comunicativas del alumnado
en las presentaciones orales.
La intención de este criterio es verificar si el alumnado comprende objetiva y
emocionalmente los textos, y comprobar su capacidad para comunicar a los demás
las potencialidades formales y semánticas de dichos textos. Se pretende, asimismo,
constatar el grado de creatividad y capacidad del estudiante para integrar sus
105
conocimientos teóricos y prácticos cuando se enfrenta a la necesidad de realizar
presentaciones orales mediante la literatura dramática.
7. Componer, publicar, realizar y valorar exposiciones orales y escritas sobre las
épocas literarias, los movimientos, los géneros los autores y las autoras más
representativos de cada momento, partiendo de un esquema previo, usando
recursos bibliográficos, audiovisuales y las tecnologías de la información y de la
comunicación.
Con ese criterio se evaluará la capacidad del alumnado para planificar y elaborar
esquemas y para realizar breves exposiciones orales y escritas, integrando los
conocimientos adquiridos, las lecturas realizadas y la plasmación de las opiniones
personales, debidamente argumentadas. Se valorarán la presentación formal, la
inclusión de los recursos audiovisuales apropiados y de las tecnologías de la
información y de la comunicación, la estructuración del contenido, la
argumentación de las propias opiniones, la selección responsable de la información
procedente de diversas fuentes, la utilización del registro apropiado, y el empleo de
la terminología literaria adecuada. Asimismo, se considerará la capacidad de
evaluación del trabajo propio y ajeno.
8. Comentar y analizar textos literarios representativos de distintas épocas y de
diferentes autores y autoras, aplicando una metodología que permita abordar y
desentrañar el texto en su diversidad de aspectos, teniendo, además, en cuenta
las relaciones de similitud y divergencia con respecto a otras composiciones de
creadoras y creadores coetáneos en el ámbito de la literatura en lengua
castellana.
Este criterio pretende valorar la capacidad de los alumnos y alumnas para
interpretar textos literarios de distintas épocas y autores o autoras en su contexto
histórico, social, cultural y personal, destacando la presencia de temas y motivos
recurrentes, la evolución formal de los elementos rítmicos, morfológicos, sintácticos
y semánticos en las obras tanto en su relación con otros textos de la misma época o
de épocas diferentes, como con textos del mismo creador o creadora o de diferentes
creadores o creadoras. Se valorará, igualmente, el dominio de las técnicas del
comentario de texto, que desde un estadio inicial de cierta simplificación irá
evolucionando de manera progresiva hasta convertirse en un estudio más autónomo
y personal en el cual siempre deberá estar presente una argumentación coherente,
crítica y rigurosa con lo observado en los textos. El comentario realizado deberá
establecer las relaciones de similitud y divergencia con los textos de otros creadores
o creadoras significativos de la época o el periodo que hayan desarrollado su
trayectoria literaria en el marco de la literatura escrita en castellano.
9. Utilizar las tecnologías de la información y de la comunicación para acceder a
la perspectiva que cada época proporciona de sí misma y acerca de sus
protagonistas, incidiendo de este modo en una visión contemporánea de la
época y del momento estudiado.
Se pretende comprobar con la aplicación de este criterio la capacidad del alumnado
para abordar los rudimentos de la investigación sociocultural a través de la
utilización de instrumentos de última generación, como plataformas especializadas,
que le permitan trabajar en los aspectos sincrónicos y diacrónicos del acontecer
literario, sin otros elementos que los fondos hemerográficos consultados y su propio
criterio construido con los conocimientos que haya adquirido a lo largo del curso,
con la finalidad explícita de hacerlo reflexionar sobre estos. En este proceso de
106
reflexión y cuestionamiento del trabajo propio y ajeno es en el que se pretende
incidir al poner énfasis en recursos comunicativos como los blogs, que tienen el
propósito último de proporcionarle al estudiante un canal de comunicación con el
exterior; este le hará más sencilla la expresión y plasmación de su mundo literario
personal, y lo situará en un proceso de constante apertura a nuevas visiones y
perspectivas.
MEDIO NATURAL CANARIO
Introducción
Medio Natural Canario es una materia pluridisciplinar, ya que integra un componente
ambiental que no se puede abordar desde una sola ciencia. Este hecho se justifica si
tenemos en cuenta que en la actualidad el estudio del medioambiente debe
interrelacionar tanto los factores del medio físico, los seres vivos y el ser humano como
aquellos otros de tipo social, económico y cultural. Al ser estos aspectos estudiados por
disciplinas científicas distintas, el planteamiento de esta materia debe tener un enfoque
de síntesis y preferentemente práctico, que permita lograr una visión integradora. En
este contexto, se debe considerar al medio de forma globalizada, estudiando las
relaciones del ser humano y los otros seres vivos entre sí y con el propio medio, y a su
vez estos presentan grandes interacciones con las condiciones socioculturales y
económicas que afectan a la vida de las comunidades.
El medio natural de las Islas Canarias se caracteriza por presentar una gran variedad de
paisajes y ecosistemas, vinculados a unas características geológicas y climáticas que
hacen posible una gran variación ambiental. El origen volcánico, las condiciones de su
aislamiento insular, las singularidades climáticas, la cercanía al continente africano, la
dificultad de intercambios genéticos con las poblaciones de origen, etc., favorecen el
desarrollo de procesos evolutivos peculiares que junto con la selección natural
convierten a las Islas en laboratorios naturales. Esto ha permitido la diferenciación de
numerosas especies endémicas, formadas durante su proceso de adaptación a la
diversidad de nichos ecológicos de las Islas, que conforman los ecosistemas canarios.
Se trata de un patrimonio natural extraordinario y singular, pero de gran fragilidad, que
comparte el espacio con una alta densidad de población y un elevado número anual de
visitantes foráneos.
La materia Medio Natural Canario tiene como finalidad en el Bachillerato que el
alumnado conozca y comprenda las principales características del medio natural en el
que habita, su funcionamiento y sus interacciones con el ser humano, valorando el
patrimonio natural del Archipiélago y aplicando sus conocimientos en la protección y
mejora del entorno. Se pretende ampliar la formación en contenidos canarios relativa al
medio natural recibida, especialmente, en Ciencias para el Mundo Contemporáneo y en
Biología y Geología, y profundizar en aquellos aspectos de especial relevancia
contemplados de manera general en otras materias, como Ciencias de la Tierra y
Medioambientales con la que se encuentra relacionada, favoreciendo el desarrollo del
pensamiento formal y contribuyendo a la consecución de un equilibrio entre
conservación y aprovechamiento de los recursos naturales de las Islas.
Esta materia contribuye a desarrollar varias competencias generales del Bachillerato y
determinadas competencias específicas de algunas materias de modalidad. Así, favorece
107
la competencia en investigación y ciencia, al incluir una serie de conocimientos y
capacidades destinadas a conocer y comprender los conceptos, leyes, teorías y modelos
del medio físico y los ecosistemas de Canarias. También fomenta la indagación y
experimentación mediante el refuerzo del pensamiento lógico, de modo que el
alumnado adquiera las habilidades propias del trabajo científico. Mediante el análisis
del funcionamiento de los sistemas insulares y su relación con las actividades humanas,
aplicando este conocimiento a los problemas actuales de las Islas, se desarrolla la
competencia específica en el conocimiento y la interacción del mundo físico. En
relación con la competencia anterior cobra especial importancia la competencia
comunicativa, trabajada a través de la exposición y comprensión de mensajes, ya que el
alumnado debe exponer los resultados integrando las diversas fuentes y extrayendo las
conclusiones, comunicándolas con un vocabulario científico adecuado.
También coadyuva la optativa a la adquisición de la competencia en el tratamiento de la
información y competencia digital, consolidando las capacidades y destrezas adquiridas
durante los cursos anteriores y mejorando la búsqueda, selección, ordenación e
interpretación de la información, ya que los alumnos y alumnas deberán realizar
informes y presentaciones, y emplearán las tecnologías de de la información y
comunicación de manera interactiva. Esta competencia a su vez permitirá reforzar otras
competencias generales, como la competencia en autonomía e iniciativa personal y la
social y ciudadana, capacitando al alumnado en el aprendizaje autónomo a partir de las
fuentes de información, animándolo a seguir aprendiendo a lo largo de su vida y
facilitando su integración en estudios posteriores.
Medio Natural Canario contribuye asimismo al desarrollo de varios objetivos de
Bachillerato, como el de la comprensión de los elementos y procedimientos
fundamentales de la investigación y del método científico mediante la identificación,
observación, identificación, diseño de hipótesis, búsqueda de información, toma de
datos y análisis de resultados en el estudio e interpretación de los fenómenos naturales
de Canarias, capacidades que permitirán al alumnado afianzar la adquisición de dichos
elementos y procedimientos fundamentales y desarrollar la sensibilidad y el respeto
hacia el medio en el que habita. La adquisición de las técnicas y estrategias propias del
trabajo de campo y laboratorio repercutirá en el conocimiento de las habilidades propias
de su modalidad. La selección y utilización responsable de diversas fuentes
bibliográficas y de las tecnologías de la información y de la comunicación sobre temas
del medio natural, presentando conclusiones y analizándolas críticamente, podría
estimular el interés del alumnado y fortalecer su madurez personal y autónoma,
desarrollando el espíritu crítico y fomentando la corresponsabilidad en la construcción
de una sociedad canaria justa y equitativa que favorezca la sostenibilidad.
La materia se organiza en cuatro bloques de contenidos: «Contenidos comunes»,
«Medio físico», «Biodiversidad», «Impactos humanos y conservación». En la propuesta
de presentación se ha seguido un criterio cronológico, partiendo del origen y formación
de las Islas en las cuales se produce la colonización y transcurre la evolución insular que
ha dado lugar a los ecosistemas actuales, y finalizando con los impactos causados por el
ser humano sobre el territorio y con la legislación existente para su ordenación y
conservación.
El bloque primero, «Contenidos comunes», incluye contenidos de carácter
procedimental y actitudinal: la utilización de los conceptos y técnicas básicas del trabajo
científico, tanto de campo como de laboratorio; la búsqueda, selección, análisis e
interpretación de la información utilizando diversas fuentes, entre ellas las tecnologías
de la información y comunicación; o la actitud crítica ante teoría y modelos. Todos ellos
108
deben estar presentes de forma contextualizada en el desarrollo de todos los contenidos
de tipo conceptual que así lo requieran.
El bloque segundo, «Medio físico», se organiza en cinco apartados: en el primero se
estudia la situación de las Islas Canarias en el marco de la tectónica de placas y los
modelos actuales más relevantes sobre su origen, explicándose su génesis común con
otros archipiélagos volcánicos, como los macaronésicos. En el segundo se analizan los
procesos que determinan la construcción y el modelado del relieve. En el tercer apartado
se aborda el estudio del mar de Canarias resaltando las principales características
oceanográficas, entre ellas el carácter oligotrófico de sus aguas oceánicas y las
variaciones insulares de temperatura y salinidad, los tipos de fondos marinos y las
grandes profundidades cercanas a la costa como consecuencia de las plataformas
insulares muy reducidas. En el apartado cuarto se tratan los factores que determinan los
climas y los tipos de tiempo en Canarias, destacando su gran variabilidad climática en
función de la altitud, orientación y exposición. Finalmente, en el quinto apartado se
estudian las aguas superficiales y los acuíferos canarios, destacando la importancia del
mar de nubes y de la lluvia horizontal al relacionarla con la existencia de las masas
boscosas canarias y de los cultivos instalados en las medianías, así como las principales
formas de extracción de galerías y pozos.
La «Biodiversidad» se estudia en el bloque tercero, en el que se presentan los
contenidos en cuatro apartados. En los dos primeros se ofrece el estudio de los seres
vivos con su llegada y colonización, detallando los tipos de desplazamiento que han
tenido vegetales y animales para llegar hasta las Islas, así como los factores que
influyen en el asentamiento de una especie en un territorio y en su evolución hasta la
formación de nuevas especies. En el tercer apartado se analiza dicha formación y los
principales procesos inherentes, efectuándose una aproximación a los grupos
taxonómicos más representados, estableciendo una diferenciación entre los tipos de
especies (endémicas, autóctonas, migratorias, introducidas) y reconociendo algunas
endémicas y representativas de Canarias. Finalmente, en el cuarto apartado se examinan
los ecosistemas canarios: su localización, los factores ambientales característicos, las
especies dominantes de flora y fauna y sus adaptaciones al medio. En el medio marino
se detalla su zonación, distinguiéndose entre los ecosistemas bentónicos y pelágicos, y
en el medio terrestre, los ecosistemas zonales representativos así como las especies
dominantes y sus principales adaptaciones al medio.
Por último, el bloque cuarto, «Impactos humanos y conservación», aporta una visión
global de la gestión ambiental de los recursos sobre el medio natural canario a lo largo
de la historia. Se concretan aquí las alternativas para su recuperación y conservación,
estableciéndose cuatro apartados. El primero comprende aspectos relacionados con la
utilización adecuada de algunos recursos como el agua, el suelo, etc., y el tratamiento de
los residuos y las energías alternativas en Canarias. En el segundo se engloban los
principales problemas ambientales del Archipiélago: desaparición de paisajes, pérdida
de suelo y biodiversidad, escasez de agua y sobreexplotación de los acuíferos, exceso de
residuos, demanda de combustibles… En el apartado tercero se tratan los modelos
económicos de desarrollo y los principios del desarrollo sostenible, así como la
influencia de las políticas medioambientales. Finalmente, en el cuarto apartado se
realiza una aproximación a la legislación medioambiental y a los instrumentos
institucionales de ordenación de los recursos naturales y del territorio, como la creación
de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, los planes de ordenación del
territorio y de recuperación y conservación de especies, los LIC, etc.
109
Es conveniente resaltar la importancia de que exista una relación directa entre la
metodología y el resto de los elementos curriculares, pues así se facilita la orientación
al profesorado sobre las actividades más recomendables para conseguir objetivos y
competencias propuestos y alcanzar el adecuado desarrollo de las capacidades y
conceptos establecidos en los objetivos y contenidos. En esta materia se sugiere aplicar
una metodología que produzca un aprendizaje significativo y funcional, incidiéndose en
aquellos planteamientos de tipo más práctico y en el diseño de actividades y tareas con
carácter integrador, de modo que permitan al alumnado articular los contenidos
adquiridos con la información del aula y el trabajo de investigación realizado y
contrastarlos con los datos recopilados en los medios de comunicación. Es importante ir
proporcionando al alumnado el vocabulario científico propio de la materia de forma
progresiva y contextualizada, ampliándolo de forma continua a lo largo de toda la
materia.
Sería provechoso que los diferentes contenidos se aborden desde una perspectiva
teórico-práctica, valiéndose para ello, por un lado, de la utilización de modelos que
reproduzcan la realidad, utilizando tanto ejemplos reales como maquetas y empleando
preferentemente recursos multimedia con inclusión de actividades interactivas para
comprender mejor los procesos explicados; y, por otro, de la realización de prácticas de
laboratorio y actividades de campo.
La utilización de las tecnologías de la información y comunicación y sus posibilidades
interactivas y colaborativas sería eficaz durante la explicación de los contenidos y la
realización de actividades, especialmente cuando los procesos son difíciles de
comprender e interpretar por el alumnado. Por ejemplo, en los distintos modelos sobre
el origen de Canarias, las fases de formación de las islas volcánicas, los procesos de
formación de barrancos, roques, mesas, etc., el afloramiento de aguas profundas
africanas, los procesos evolutivos de las especies... Asimismo son muy útiles dichas
tecnologías en los procesos de búsqueda de información, y en la presentación de
informes y de exposición de resultados y conclusiones.
El impulso y fomento del trabajo autónomo del alumnado es beneficioso para
consolidar un estudio competente, al mismo tiempo que conviene estimular las
capacidades del trabajo en equipo y colaborativas mediante la formación de grupos de
trabajo en tareas de iniciación a la investigación del medio.
En definitiva, la materia de Medio Natural Canario es conveniente abordarla por un lado
mediante el estudio de los sistemas insulares a partir de modelos explicativos
relacionados con la economía y la sociedad, y por otro, aprovechando la investigación y
el papel de los medios de comunicación y su repercusión en los estilos de vida. Todo
ello servirá para entender mejor los procesos, las causas, así como sus consecuencias en
el territorio, lo que permitirá la potenciación de una serie de valores para facilitar la
integración del alumnado en una sociedad democrática, responsable y solidaria.
Los criterios de evaluación que se presentan pretenden comprobar si el alumnado ha
adquirido los aprendizajes básicos que servirán de referencia para evaluar el grado de
asimilación y desarrollo de los objetivos y contenidos, que implican un determinado
desarrollo de las capacidades. En este currículo se han establecido criterios de
evaluación de carácter general, como el diseño y la realización de investigaciones
aplicando la metodología propia del trabajo científico al medio natural canario, así
como la utilización de forma adecuada de las diversas fuentes de información,
especialmente el manejo de las TIC, a partir de las cuales se seleccionan e interpretan
los datos y se elaboran informes que se deben exponer con vocabulario científico
110
específico de la materia. De igual forma, se han elaborado criterios de evaluación, que
pretenden verificar el grado de asimilación de aspectos concretos de la materia
estudiada, como la situación de las Islas Canarias en la tectónica de placas, las
principales teorías sobre su origen, las fases de formación de los edificios insulares, la
identificación de los elementos y procesos que caracterizan el relieve canario, el
reconocimiento de las principales características de las masas fluidas, la identificación
de algunas adaptaciones de especies, la caracterización de los ecosistemas marinos y
terrestres, y el desarrollo de algunos conceptos básicos medioambientales aplicados a la
gestión ambiental y al desarrollo sostenible en Canarias.
Objetivos
La enseñanza del Medio Natural Canario en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Conocer los principales conceptos, leyes, teorías y modelos relativos al medio
físico y a los ecosistemas con el fin de interpretar las características que identifican
el medio natural de Canarias, tomando conciencia del importante papel que estos
desempeñan en el conocimiento de los procesos naturales.
2. Aplicar el método científico en la interpretación de los fenómenos naturales y
valorar la importancia de la utilización de modelos para comprender la realidad,
asumiendo que el desarrollo de la ciencia es un proceso dinámico.
3. Identificar los elementos, las estructuras y los procesos geológicos sobre los que
han evolucionado los paisajes canarios, interpretando los procesos de la
geodinámica interna y la geodinámica externa que han dado lugar a estas formas de
relieve.
4. Reconocer las principales características de las capas fluidas de las Islas, los
factores que los determinan y los principales riesgos relacionados.
5. Caracterizar los principales ecosistemas canarios, las especies más representativas y
sus adaptaciones al medio, reconociendo la importancia de su biodiversidad y la
necesidad de adoptar conductas respetuosas destinadas a su protección y
conservación.
6. Comprender que el funcionamiento de los sistemas naturales en Canarias es común
a los del resto de la Tierra, por lo que las actuaciones locales pueden tener
repercusiones globales.
7. Seleccionar y utilizar datos procedentes de diversas fuentes, incluidas las
tecnologías de la información y la comunicación y sus posibilidades interactivas y
colaborativas, sobre temas de la actualidad canaria, con objeto de analizar y
presentar conclusiones e informes utilizando correctamente el vocabulario
específico de la materia.
8. Investigar problemas ambientales de Canarias utilizando una metodología científica
sencilla, con el fin de analizarlos e interpretarlos críticamente para comprender sus
repercusiones naturales, sociales y medioambientales.
9. Valorar objetivamente la utilización de los recursos naturales en las Islas tomando
conciencia de la existencia de límites para su explotación, desarrollando actitudes
de respeto y protección que promuevan el desarrollo sostenible.
111
10. Entender el conocimiento del medio natural de forma integrada con el concurso de
distintas disciplinas y adoptando una actitud crítica y fundamentada ante las
ventajas y problemas que hoy plantean las relaciones entre la ciencia, la tecnología,
la sociedad y el medioambiente.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Utilización de las estrategias propias de la metodología científica: trabajo de
campo (identificación de edificios, estructuras y formas del relieve,
reconocimiento de muestras de seres vivos sobre el terreno, toma de datos
climáticos y ecológicos, identificación de impactos en el medio) y de
laboratorio (utilización de lupa binocular, microscopios ópticos y claves de
identificación de minerales, rocas y seres vivos, interpretación de mapas
topográficos y geológicos).
2. Búsqueda, selección, análisis e interpretación de información relacionada con
el medio natural canario, procedente de fuentes primarias y secundarias,
incluida la proporcionada por las tecnologías de la información y la
comunicación y sus posibilidades interactivas y colaborativas.
3. Desarrollo de los procedimientos del trabajo científico: planteamiento de
problemas y discusión de su interés, formulación de hipótesis, estrategias y
diseños experimentales, análisis e interpretación y comunicación de
resultados.
4. Actitud crítica ante las teorías y modelos geológicos y biológicos, así como
ante las variaciones originadas como consecuencia de la investigación
científica.
5. Participación en debates sobre problemas ambientales de Canarias con la
correcta exposición razonada y argumentada de los datos técnicos, mediante
el empleo del vocabulario y los conocimientos propios de la materia.
6. Respeto por las normas de seguridad y utilización correcta de los materiales e
instrumentos básicos de laboratorio y de campo.
II. Medio físico
1. Situación y origen de Canarias.
1.1. El Archipiélago Canario en el planeta.
1.2. El origen de Canarias en el marco de la tectónica global. Modelos de
penacho térmico (punto caliente, penacho inclinado intermitente) y
modelos basados en la tectónica (fractura propagante, ascenso de
bloques, unificador).
1.3. La Macaronesia: características generales de sus archipiélagos.
2. Formación del relieve en Canarias.
2.1. Procesos de construcción y estructura de los edificios insulares canarios.
2.2. Erupciones, estructuras y productos volcánicos.
112
2.3. Tipos de edificios volcánicos.
2.4. Minerales y rocas.
2.5. Procesos determinantes del modelado del relieve.
2.6. Modificación del paisaje: formas y estructuras más representativas.
2.7. Predicción y prevención de los riesgos geológicos.
3. El mar en Canarias.
3.1. Características oceanográficas de las aguas de Canarias: corrientes
marinas, oleaje y mareas, temperatura, salinidad, oxígeno y nutrientes.
3.2. Morfología costera.
3.2.1. Plataformas insulares y batimetría.
3.2.2. Tipos de fondos marinos.
4. El clima y tipos de tiempo en Canarias.
4.1. Factores del clima en las Islas.
4.2. Tipos de tiempo: situación de alisios o «tiempo norte», el siroco,
harmatán o «tiempo sur», las borrascas o tormentas atlánticas.
4.3. El mar de nubes. Lluvia horizontal.
4.4. La variabilidad mesoclimática: clima cálido, clima templado-cálido,
clima templado, clima fresco y clima frío.
4.5. Los riesgos climáticos (inundaciones, tormentas, gota fría).
5. El agua en Canarias.
5.1. Las aguas superficiales. Presas y embalses.
5.2. Los acuíferos canarios. Formas de extracción.
5.3. Otros métodos de obtención y transformación de agua: desalinizadoras y
depuradoras.
III. Biodiversidad
1. Los seres vivos de Canarias.
1.1. La colonización insular. Tipos de desplazamiento.
1.2. Factores influyentes en la capacidad de poblamiento de un territorio.
2. La evolución insular: formación de especies. Convergencia adaptativa.
Procesos de evolución en el Archipiélago: radiación adaptativa y especiación
geográfica.
3. La biodiversidad de especies en Canarias.
3.1. Grupos taxonómicos más representativos.
3.2. Especies y
introducidas.
subespecies
endémicas,
autóctonas,
3.3. Importancia de la biodiversidad canaria. Especies
fauna y flora del Archipiélago.
migratorias
e
representativas de la
113
4. Los ecosistemas en Canarias.
4.1. Etapas de la evolución del medio natural. Factores naturales y actividad
humana.
4.2. Introducción a los ecosistemas canarios. Relación con los ecosistemas
macaronésicos.
4.3. Localización, caracterización del ambiente y especies dominantes de los
ecosistemas zonales más representativos del medio terrestre: matorral
costero, humedales, bosque termófilo, monteverde, pinares y matorral de
cumbre.
4.4. Localización, características y especies más representativas del medio
pelágico (plancton, neuston y necton de Canarias) y del medio bentónico
(supralitoral, mesolitoral o intermareal, infralitoral, circalitoral y batial).
IV. Impactos humanos y conservación
1. La utilización adecuada de los recursos.
1.1. El agua, el suelo, el territorio, la extracción de áridos, la pesca, el
marisqueo, etc.
1.2. El tratamiento de los residuos.
1.3. La energía en Canarias: realidad y alternativas.
2. Impactos humanos en el medio natural. Principales problemas ambientales.
2.1. Efectos de la superpoblación sobre el territorio insular.
2.2. Pérdida de biodiversidad y de ecosistemas.
2.3. Agotamiento de los acuíferos.
2.4. Introducción de especies exóticas; residuos y contaminación.
3. Modelos de desarrollo y alternativas para la conservación en Canarias.
3.1. Desarrollo sostenible.
3.2. Influencia de la las políticas medioambientales en los diversos niveles de
decisión (mundial, estatal, autonómico, insular y municipal).
4. La legislación medioambiental y los instrumentos de ordenación de los
recursos naturales y del territorio.
4.1. La Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos: categorías de
protección.
4.2. Planes de ordenación del territorio.
4.3. La conservación de la biodiversidad: ecosistemas, hábitats y especies
protegidas, planes de recuperación y conservación.
4.4. La educación ambiental en las Islas.
114
Criterios de evaluación
1. Utilizar diferentes fuentes de información, incluidas las tecnologías de la
información y la comunicación, seleccionar adecuadamente los datos obtenidos
e interpretarlos, elaborando informes y comunicando conclusiones con un uso
correcto del vocabulario específico de la materia.
Con este criterio se pretende evaluar la capacidad del alumnado para obtener,
seleccionar y utilizar de forma adecuada la información relacionada con el medio
natural canario, procedente de fuentes diversas (cartográficas, bibliográficas,
estadísticas, etc., incluidas las proporcionadas por las tecnologías de la información
y la comunicación.), distinguiendo entre información científica objetiva, de opinión
y de interpretación. También se quiere comprobar si el alumnado es capaz de
elaborar informes y comunicar las conclusiones a otras personas de forma clara y
precisa utilizando correctamente el vocabulario de la materia.
2. Diseñar y realizar investigaciones o prácticas de laboratorio que contemplen
las características esenciales del trabajo científico, aplicando estas técnicas de
trabajo en la investigación del medio natural del Archipiélago.
Se pretende comprobar, con la aplicación de este criterio, si los alumnos y alumnas
utilizan las destrezas y actitudes científicas y aplican las técnicas relacionadas con
la investigación (concreción del problema, emisión de hipótesis, diseño y
realización de experiencias y comunicación de resultados), aplicándolas tanto en los
trabajos de campo (reconocimiento de muestras sobre el terreno, toma de datos,
identificación de impactos, etc.), como en los trabajos de laboratorio (manejo de los
microscopios petrográfico y biológico, utilización de claves de identificación,
interpretación de mapas geológicos, etc.). También se pretende verificar si el
alumnado ha adquirido las habilidades y destrezas que lo capacitan para utilizar
correctamente los materiales, aparatos, sustancias e instrumentos propios de la
metodología de campo y de laboratorio, desarrollando actitudes propias del trabajo
científico como precisión, limpieza, rigor, objetividad y creatividad.
3. Conocer la situación de Canarias, relacionándola con la teoría de la tectónica
de placas y las etapas de formación de las Islas, comprendiendo los modelos
actuales explicativos de su origen y manteniendo una actitud crítica sobre la
validez y provisionalidad de cada uno de ellos.
La finalidad de este criterio es constatar si el alumnado es capaz de situar al
Archipiélago en el planeta aplicando la teoría de la tectónica de placas y
relacionándola con las fases de construcción de los edificios insulares canarios
(submarina, subaérea en escudo y subaérea poserosiva) y el vulcanismo oceánico.
Del mismo modo, se ha de evaluar si los alumnos y alumnas comprenden los
modelos actuales (punto caliente, penacho inclinado intermitente, fractura
propagante, ascenso de bloques y unificador) que tratan de explicar el origen del
Archipiélago, y si son capaces de adoptar una actitud crítica sobre cada uno de
ellos. De similar manera, se trata de comprobar si el alumnado conoce la influencia
que tienen los avances de la investigación científica en la evolución de los modelos
actuales y si constata la provisionalidad de las teorías científicas.
4. Conocer los elementos que caracterizan el relieve canario, las rocas y los
minerales más representativos, explicando su formación como resultado de los
procesos geológicos internos y externos, y considerando los posibles riesgos
geológicos de las Islas.
115
Este criterio trata de verificar si el alumnado es capaz de identificar, mediante la
observación en el campo o utilizando mapas, gráficos, medios audiovisuales,
informáticos, etc., los elementos característicos del relieve de las Islas Canarias
(edificios volcánicos, estructuras, productos volcánicos, formas del relieve…),
relacionándolos con los procesos geológicos externos (erosión, meteorización,
transporte, etc.) o internos (volcanes, tectónica, sismos…) responsables de su
formación. De igual forma, se ha de evaluar si los alumnos y las alumnas
reconocen los principales tipos de minerales y rocas de Canarias por observación
directa o con ayuda de claves de identificación, si conocen sus principales utilidades
y afloramientos y si son capaces de interpretar utilizando los medios disponibles
(microscopio petrográfico, claves de identificación, bibliografía especializada…) su
composición y textura, así como los procesos de formación que las han originado.
Finalmente, se pretende constatar si con capaces de relacionar la actividad volcánica
de su entorno con los riesgos de erupción volcánica, de producción de sismos,
deslizamientos, etc., y si conocen las medidas de prevención y predicción.
5. Utilizar los conocimientos adquiridos sobre las capas fluidas para determinar
las características fundamentales de la oceanografía y del clima de Canarias,
así como los posibles riesgos derivados.
Con este criterio se pretende comprobar si los alumnos y las alumnas conocen las
principales características oceanográficas de Canarias (corrientes marinas, mareas,
salinidad, temperaturas, etc.), responsables de las diferencias que se producen entre
las aguas de las distintas Islas. Se valorará si relacionan la limitación de las
plataformas insulares con las grandes profundidades cercanas a la costa y su
influencia en la morfología costera, discriminando los tipos de fondos más
abundantes. Además, se ha de constatar si el alumnado es capaz de comprender que
el clima está determinado por varios factores: la cercanía al anticiclón de las
Azores, la influencia de los vientos alisios, la corriente fría de Canarias, la altitud de
sus relieves, el mar de nubes y la proximidad del desierto africano, reconociendo la
gran variabilidad climática y tipos de clima que se originan en función de las
diferentes altitudes, orientaciones y exposiciones existentes en la geografía de las
Islas. Asimismo, se persigue con el criterio verificar si los alumnos y alumnas
conocen los riesgos asociados al clima, como inundaciones, desbordamientos de
barrancos, tormentas tropicales, gota fría, etc., y los métodos para su predicción y
prevención.
6. Comprender el funcionamiento del ciclo del agua en Canarias, diferenciar las
aguas superficiales, en particular los barrancos, y los acuíferos, reconociendo
los métodos de obtención del agua y tomando conciencia de la necesidad de
ahorro en el consumo y de una adecuada gestión y planificación.
Es propósito de este criterio verificar si el alumnado conoce el funcionamiento del
ciclo hidrológico en Canarias, si conoce los procesos generadores de los barrancos
canarios y sus diferentes morfologías, según su perfil transversal y longitudinal. De
la misma manera, se pretende comprobar si ha comprendido la importancia de los
acuíferos para la obtención del agua en Canarias y si diferencia sus diferentes
formas de obtención, sea a partir de los acuíferos (galerías, pozos...) o de otros
medios (desaladoras, depuradoras, etc.), concretando cuál ha sido su repercusión en
los últimos años. En última instancia, el criterio permite comprobar si el alumnado
toma conciencia sobre la necesidad de controlar el uso del agua y la
sobreexplotación de los acuíferos, poniendo en práctica medidas encaminadas al
ahorro de su consumo.
116
7. Valorar la importancia de la gran biodiversidad de las Islas Canarias,
identificar los seres vivos más relevantes y asociarlos a los grupos taxonómicos
en los que se integran.
La aplicación de este criterio permite evaluar si el alumnado valora la importancia y
riqueza de la biodiversidad de las especies que habitan en el Archipiélago, si conoce
cómo han llegado y han evolucionado en las Islas, y si comprende su relación con
las adaptaciones que presentan los animales y vegetales a los diferentes
ecosistemas. Además, se quiere constatar si sabe manejar claves dicotómicas para
establecer la correcta identificación de las especies más frecuentes y si las asocia a
las diferentes categorías taxonómicas que las incluyen. Con este criterio, en fin, se
persigue verificar si los alumnos y alumnas conocen las especies más
representativas de los ecosistemas canarios, diferenciando las endémicas y
autóctonas de las introducidas y migratorias.
8. Localizar y describir los principales ecosistemas terrestres y marinos de
Canarias, y conocer los principales factores abióticos que los caracterizan, las
especies dominantes de flora y fauna dominantes en las comunidades que los
integran, así como las principales adaptaciones de estas especies al medio.
Mediante la aplicación de este criterio se pretende evaluar si los alumnos y las
alumnas describen mediante trabajos de campo o utilizando fuentes de información
diversas, incluidas las tecnologías de la información y la comunicación y sus
posibilidades interactivas y colaborativas, los principales ecosistemas terrestres y
marinos de las Islas Canarias y su zonación en función de la altitud o profundidad,
si los localizan en la cartografía, analizan los factores ambientales y las especies
dominantes y representativas de las principales comunidades, y reconocen sus
principales adaptaciones al medio. También se pretende verificar el grado de
conocimiento del alumnado respecto a los factores que caracterizan el medio físico
marino (batimetría, luminosidad, oleaje, corrientes, mareas, etc.) y las comunidades
bentónicas y pelágicas de Canarias, identificando las especies más representativas
de cada una de ellas. De la misma manera, se quiere constatar si el alumnado
reconoce los factores abióticos de cada ecosistema zonal terrestre (régimen de
temperaturas y precipitaciones, grado de insolación, desarrollo del suelo, humedad),
y es capaz de identificar las especies dominantes de flora y fauna que caracterizan
cada uno de los ecosistemas canarios: costero, tabaibal-cardonal, bosque termófilo,
monteverde, pinar y matorral de cumbre.
9. Valorar la importancia del uso responsable de los recursos naturales,
señalando ejemplos de impactos humanos negativos sobre el medio y de
actuaciones individuales, colectivas y administrativas para su protección y
conservación.
Con este criterio se pretende verificar si el alumnado valora la necesidad de utilizar
adecuadamente los recursos naturales de las Islas (territorio, materiales geológicos,
suelo, alteración de línea de costa y fondos marinos, etc.). Igualmente, se pretende
evaluar si los alumnos y alumnas conocen la existencia de normas legales y planes
para la ordenación del territorio, y si son capaces de identificar algunos impactos
provocados por el ser humano sobre el medio, como los efectos de la
superpoblación sobre el territorio insular, el agotamiento de los acuíferos, la
contaminación…, utilizando técnicas sencillas de investigación basadas en la
observación y recogida de datos, con objeto de valorar la incidencia de estas
117
alteraciones y reflexionar acerca de las posibles medidas e iniciativas para su
recuperación y conservación.
10. Participar en debates de aula sobre los modelos de desarrollo sostenible
posibles en las Islas y comprender la influencia de las decisiones políticas en la
conservación del territorio insular, identificando el marco legal protector de la
Comunidad Autónoma de Canarias y valorando la importancia de la
conservación de la biodiversidad.
Por medio de este criterio se trata de constatar si el alumnado participa en debates
sobre los modelos de desarrollo sostenible, reconociendo los principios ecológicoambientales del desarrollo sostenible, diferenciándolos del crecimiento económico y
comprendiendo su relación con las actuaciones políticas y los hábitos sociales.
También se quiere comprobar si los estudiantes identifican las leyes que protegen la
biodiversidad, como la creación de la Red Canaria de Espacios Naturales
Protegidos, la obligación de realizar planes de recuperación y conservación para las
especies protegidas y sus hábitats, las leyes de veda de caza, pesca y marisqueo, o
bien la prohibición de quema de rastrojos, de recolectar especies incluidas en el
Catálogo de Especies Protegidas, etc. Para finalizar, el criterio pretende comprobar
si los alumnos y alumnas desarrollan actitudes encaminadas a apreciar, respetar y
proteger los ecosistemas canarios, comprendiendo que conservar el patrimonio
biológico es una condición indispensable para el desarrollo sostenible de las Islas.
MÚSICA Y SOCIEDAD
Introducción
La música, al igual que el resto de manifestaciones artísticas, evoluciona con la
sociedad. Desde los orígenes de la humanidad ha acompañado la actividad diaria del ser
humano formando parte de su cultura y expresión. Ha estado condicionada por el
contexto económico, político y social en el que se desarrolla, y sometida, en muchas
ocasiones, a ideologías y modas. Hoy en día constituye un elemento de ocio esencial en
la vida cotidiana del alumnado, que puede acceder a ella por muchos y variados canales.
La llegada de las nuevas tecnologías y los medios de comunicación de masas han sido
determinantes en el surgimiento de diferentes tendencias musicales y en la difusión
musical en general.
Por ello, en esta etapa, se hace necesario el estudio, análisis y reflexión sobre el hecho
musical desde tres puntos de vista interrelacionados: por un lado, como forma de
expresión que utiliza un código específico; por otro, como una manifestación artística
que requiere unos canales para su difusión y está sujeta a unas normas para su edición y
comercialización; y por último, como forma cultural que, al mismo tiempo que es
reflejo de un contexto y situación social concreta, puede influir de diferentes formas en
la salud y el ánimo de las personas.
A lo largo de la Educación Secundaria Obligatoria se pretende que el alumnado
adquiera una formación musical básica. En Bachillerato, la materia debería continuar
esta formación pero de forma más profunda y analítica, atendiendo al momento
evolutivo que vive el alumnado. Por tanto, no se deberá plantear la materia como algo
alejado de aquella enseñanza musical recibida en la etapa precedente. Al contrario, la
materia deberá enriquecer los conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes ya
asimilados para llegar a un análisis más profundo que permita la reflexión y la crítica en
118
torno al hecho musical. Por ello es imprescindible que parta del nivel, de los
conocimientos previos y del entorno del alumnado con el fin de proporcionarle una
formación, madurez intelectual y humana, y conocimientos y habilidades que le
permitan desarrollar funciones sociales e incorporarse a la vida activa con
responsabilidad y competencia, así como acceder a estudios superiores.
La asimilación de aspectos musicales, el análisis de la música y el contexto en el que es
creada contribuyen a la formación, a la madurez intelectual y al desarrollo del
conocimiento del alumnado. Amplía su formación en el terreno musical haciéndolos
extensibles a otros ámbitos. De esta forma, se parte del conocimiento puro de la música
para insertarse en su realidad social o viceversa, pudiendo proporcionar aprendizajes
significativos y funcionales en todos los campos. Las actividades musicales individuales
de reflexión sobre el hecho musical y la creación colaboran en la adquisición de la
madurez intelectual en los alumnos y alumnas, ya que se fomenta el desarrollo de la
autonomía y la capacidad de autocrítica. No obstante, la música es principalmente una
actividad colectiva, ya sea en el ámbito de la expresión instrumental, de la expresión
vocal, o del movimiento y danza, lo que requiere la toma de decisiones que permita el
buen funcionamiento y la colaboración entre los distintos miembros del grupo. De esta
forma, se produce el desarrollo de habilidades sociales, ya que el trabajo cooperativo
implica una serie de normas y valores de respeto, solidaridad, igualdad, interés,
dedicación, esfuerzo… que rigen la vida activa y las relaciones entre las personas.
La materia coadyuva de forma especial al desarrollo de cuatro de las cinco
competencias generales de Bachillerato: la competencia comunicativa, en la medida en
que la música es un vehículo de expresión que podemos percibir y analizar; la
competencia en el tratamiento de la información y competencia digital, ya que permite
el acercamiento a las nuevas tecnologías aplicadas a la música y a los medios de
información; la competencia social y ciudadana, especialmente relacionada con las
actividades musicales en conjunto; y la competencia de autonomía e iniciativa personal,
a través de actividades individuales en las que se fomente la autocrítica, la creatividad,
el análisis musical y la valoración de la propia aportación individual a las
interpretaciones grupales.
Asimismo, la materia participa directamente en el fomento de las siguientes
competencias específicas: competencia cultural y artística, desarrollada a través del
estudio de las diferentes ejemplos musicales existentes en la sociedad; competencia de
contextualización musical, mediante la relación entre la música y el entorno en el que
fue creada; competencia morfológica musical, presente en el análisis de los diferentes
elementos que forman parte de la música; y finalmente, la competencia en sintaxis
musical, a través del estudio de las relaciones entre los diferentes elementos del lenguaje
musical y la estructura de las diversas obras.
La selección de los objetivos propuestos para la materia responde al desarrollo de
capacidades relativas a la percepción, el análisis, la comprensión, expresión y creación
que conforman el eje central de la música. Estas capacidades se desarrollarán a través de
los contenidos propuestos para el curso, que permiten aproximar al alumnado a la
percepción, al análisis, a la expresión y creación musical, además de permitir el
acercamiento a la comprensión, al conocimiento y a la reflexión sobre la difusión
musical y a la relación de la música con la sociedad. De esta forma, los objetivos de la
materia colaboran en el desarrollo de las capacidades enunciadas en los objetivos de
Bachillerato, especialmente aquellos en los que se pretende afianzar un espíritu
emprendedor con actitudes de creatividad y desarrollar la sensibilidad artística. Se
recogen en la materia, además, objetivos referidos a valores como el respeto, la
119
responsabilidad, el fomento de la igualdad entre hombres y mujeres y la participación y
valoración de la música, relacionados directamente con los objetivos de etapa que hacen
alusión al fomento de la igualdad y la no discriminación, al trabajo en equipo, a la
confianza en uno mismo, a la conciencia cívica y a la asimilación actitudes de respeto.
De igual modo, entre los objetivos de la materia, se alude a la incidencia de la música en
nuestra sociedad así como de las tecnologías de la información y la comunicación
relacionadas directamente con la difusión de la música. Se concreta, de esta forma, el
objetivo de Bachillerato relativo a la utilización de las tecnologías de la información y
comunicación. Por último, las manifestaciones y los espacios musicales de Canarias
también constituyen un aspecto recogido entre los objetivos, lo que permite aproximar a
nuestro entorno el proceso de enseñanza y aprendizaje.
Los contenidos se han distribuido en cuatro bloques: «Contenidos comunes», «Difusión
de la música», «Percepción y análisis» y «Música y sociedad». Este orden de los
bloques de contenidos, que el profesorado podrá variar en su programación didáctica,
pues esta presentación no tiene carácter secuencial sino orientador, intenta responder a
las fases en las que se desarrolla el proceso musical desde su creación y difusión hasta
que lo percibimos, analizamos y reflexionamos.
El primer bloque de contenidos responde a los procedimientos y actitudes comunes al
resto; el segundo, «Difusión de la música», contempla contenidos relativos a su
divulgación a través de diversas vías, prestando especial atención a los nuevos medios
de comunicación; el tercer bloque, «Percepción y análisis», nos permite centrarnos en la
contenidos relacionados con el proceso de análisis del hecho musical para, finalmente,
en el último bloque de contenidos, reflexionar sobre cómo afecta la música a las
personas y cómo se ha utilizado desde un punto de vista social. Se responde, de esta
forma, al análisis y a la reflexión sobre un proceso real vivido por el alumnado, que
disfruta de la música en su actividad diaria, al mismo tiempo que se busca una reflexión
crítica sobre aspectos que afectan a la sociedad en la que se encuentran inmersos.
Ejemplo de ello es el problema que suscita la contaminación acústica y sus efectos en el
ser humano, así como la posible utilización de la música como terapia.
El bloque I, «Contenidos comunes», recoge los procedimientos y actitudes que se
trabajan en el resto de bloques. En él se insertan contenidos relativos a la expresión y
percepción musical. Además, se incluyen procedimientos relacionados con la
realización de trabajos de investigación y la utilización de las TIC que conducen a un
conocimiento más profundo de la música. Asimismo se incluyen contenidos
relacionados con las actitudes necesarias para abordar la materia como son la
participación, el respeto, la aceptación y el cumplimiento de normas.
El bloque II, «Difusión de la música», incluye contenidos que hacen referencia a la
divulgación de la música en medios escritos, a la música en directo y en los medios de
comunicación de masas. Aparte de esto, se consideran otros hechos importantes en la
difusión musical como son el procedimiento para el registro de obras musicales, las
condiciones acústicas que deben poseer los espacios musicales de actuación, prestando
especial atención a los existentes en Canarias, y la comercialización ilegal de la música.
En el bloque III, «Percepción y análisis», se recogen aspectos relacionados con el
análisis de los elementos musicales, la estructura formal y el plano subjetivo de la
música, considerando el contexto en el que fue creada. Conocer los elementos de la
música y percibirlos suponen el fundamento de este bloque de contenidos con el fin de
ampliar y diversificar sus gustos musicales. No obstante, la música genera en quienes
escuchan distintas sensaciones que también deben ser analizadas con el fin de
120
desarrollar la sensibilidad y como forma de autoconocimiento personal acerca de sus
gustos y preferencias.
Finalmente, el bloque IV, «La música como expresión cultural y social», pretende dar
respuesta por un lado, a cómo la música ha sido reflejo de modas, ideologías y
comportamientos, convirtiéndose incluso, en un instrumento de manipulación; y por
otro, a cómo puede afectar el hecho sonoro a la salud, fomentando un espíritu crítico
ante esta situación, al igual que un uso responsable de la música.
Desde un punto de vista metodológico, convendría tener en cuenta el tratamiento de la
música en sus tres dimensiones: como lenguaje, como arte y como ciencia. No obstante,
atendiendo a las características evolutivas del alumnado, se tratarán estos aspectos de
forma más profunda, complementándose con una formación musical general que lleve,
por un lado, a reflexionar sobre los distintos usos de la música en la sociedad y las
diferentes formas de difusión musical y, por otro, a alcanzar un conocimiento más
amplio acerca de los factores que influyen en la obra musical (contexto y compositor).
La introducción de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el
campo de la educación durante los últimos años está permitiendo ensanchar el propio
ámbito de actuación educativa. Si pensamos en la influencia que han tenido los medios
audiovisuales y los medios de comunicación, convendremos en la necesaria aplicación
de los recursos que el propio desarrollo de la informática puede proporcionar en el
campo de la música, lo que sería recomendable reflejar en el planteamiento
metodológico. La inclusión de las TIC debe ayudarnos a plantear situaciones reales en
el aula, lo que lleva a prestar atención a toda la información que, con relación a los
temas a tratar, vaya apareciendo en los distintos medios de comunicación. Dichas
tecnologías se han convertido no solamente en una forma de acceder a cualquier tipo de
información sino que además son una fuente de estudio en sí mismas. Así, en el ámbito
musical destaca la posible utilización de programas de edición de audio, edición de
partituras, secuenciadores, sintetizadores...
Es evidente que la música, al igual que las TIC, forma parte de la vida cotidiana del
alumnado, convirtiéndose en muchas ocasiones en un elemento constante de su entorno.
Por ello, deberíamos partir de sus gustos y aficiones para enriquecer su experiencia,
proporcionándole un amplio abanico de posibilidades musicales que lo lleve a valorar
críticamente y seleccionar la música que desean escuchar con una actitud abierta y
respetuosa hacia el hecho musical y hacia la diversidad de inclinaciones estéticas e
intereses personales. Se trata, por lo tanto, de implicar al alumnado en temas muy
relacionados con su vida, lo cual podría entrañar un mayor grado de motivación y de
participación. Las edades de los alumnos y alumnas y el carácter propio del Bachillerato
hacen que éste sea el momento educativo propicio para tratar una serie de temas que era
más dificultoso abordar en etapas anteriores.
La actividad musical llevada a cabo en grupo conlleva el desarrollo de capacidades
sociales, por lo que es recomendable prestar especial atención a la intervención de todo
el alumnado en debates, investigaciones, interpretaciones de obras musicales que se van
a ir suscitando en el aula, con el objetivo de conseguir un alto grado de participación y
satisfacción, que les permita expresarse de manera libre y autónoma, evitando así
cualquier situación de discriminación. Teniendo en cuenta la posibilidad de elección por
parte del alumnado, no conviene olvidar en ningún caso el carácter lúdico de la materia,
que permitirá la realización de espectáculos o montajes audiovisuales de carácter
interdisciplinar.
121
Con el fin de verificar si los alumnos y alumnas alcanzan los objetivos previstos, los
criterios de evaluación deberán estar relacionados con las competencias, los bloques de
contenidos y las capacidades determinadas en los objetivos de la materia.
Los criterios de evaluación tratan de verificar la capacidad del alumnado para analizar
las diferentes obras musicales aplicando una terminología adecuada y situarlas en el
contexto cultural en el que fueron creadas; de igual modo, comprobarán la habilidad del
alumnado para explicar algunas de las funciones que cumple la música en nuestra
sociedad en general y de los efectos que produce en el individuo en particular, teniendo
en cuenta diferentes aspectos, tales como factores psicológicos y sociales y su propia
experiencia musical. Asimismo, se evaluarán los conocimientos adquiridos en relación
con el proceso de creación, producción, comercialización y difusión musical, utilizando
de forma autónoma y acertada los recursos tecnológicos a su alcance.
Asimismo, se constatará la participación de los alumnos y alumnas en actividades de
interpretación grupal, al igual que alguna de las tareas requeridas en los actos musicales
celebrados en el centro. Se tendrá en cuenta su capacidad de adoptar diferentes roles,
valorando y respetando las aportaciones de las demás personas. Se evaluará, en fin, la
audición y expresión musical como medio para desarrollar la sensibilidad y la
creatividad, así como forma de mejorar la comunicación interpersonal.
Objetivos
La enseñanza de Música y Sociedad en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Analizar, comprender y valorar los diferentes elementos musicales de una obra así
como su forma, relacionándola con el contexto en el que fue creada.
2. Utilizar la audición y expresión musical como medio de conocimiento, de
comunicación interpersonal y de desarrollo de la sensibilidad y creatividad.
3. Adquirir un repertorio musical variado que incluya actividades vocales,
instrumentales y de movimiento y danza, prestando especial atención a las
manifestaciones musicales del Archipiélago Canario.
4. Comprender el proceso de creación y difusión de las obras musicales, así como su
dependencia de los intérpretes y de los diversos medios de comunicación,
asimilando el lenguaje propio de la materia y empleándolo de manera adecuada.
5. Conocer los principales medios de difusión de la música que se desarrolla en
Canarias, así como los espacios en los que se lleva a cabo.
6. Reflexionar sobre las múltiples manifestaciones musicales que se producen en la
sociedad, explicándolas y valorándolas, y conocer la íntima relación existente entre
ambas.
7. Percibir la música como una manifestación artística inmersa en su propia historia y
a vez abierta a la innovación, considerando la influencia de otros factores de tipo
cultural, económico y político en el proceso creativo.
8. Utilizar con solvencia y responsabilidad los medios audiovisuales y las tecnologías
la información y la comunicación de forma creativa, valorando sus posibilidades
expresivas y también su papel como fuente de información y conocimiento.
122
9. Profundizar en el conocimiento del proceso de comercialización de la música.
10. Participar en la organización y desarrollo de las actividades musicales, aportando
sus ideas y experiencias, contribuyendo así al desarrollo cultural del centro y su
entorno, fomentando la igualdad entre hombres y mujeres.
11. Consolidar una madurez personal, social y moral que les permita actuar de forma
responsable y autónoma, desarrollando la sensibilidad artística así como el criterio
estético, como fuente de formación y enriquecimiento cultural.
12. Conocer y valorar las consecuencias de la contaminación acústica para la salud, así
como de los beneficios de la musicoterapia.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Práctica e interpretación de repertorio vocal, instrumental y de movimiento y
danza, con especial atención al repertorio folclórico, popular y culto del
Archipiélago Canario.
2. Realización de improvisaciones y creaciones propias, tanto en grupo como
individualmente.
3. Elaboración de trabajos individuales o en grupo conducentes al análisis y la
valoración crítica de las diferentes vías de difusión de la música y la relación
existente entre la música y la sociedad, con singular atención a las
preferencias y hábitos musicales predominantes.
4. Audición de obras representativas de diferentes tendencias y análisis de las
características musicales y el contexto creativo (compositor y entorno),
teniendo en cuenta, además, la influencia de las experiencias personales en la
percepción global de la obra).
5. Uso de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) para la
realización de trabajos de investigación, así como del hardware y software
musical para la edición y creación de obras. Valoración de la contribución de
esas tecnologías a la música.
6. Lectura y análisis de partituras de diferentes estilos, con manejo de la
terminología y vocabulario propio de la materia.
7. Adquisición de buenos hábitos de escucha y aceptación y cumplimiento de las
normas reguladoras de la interpretación individual y en grupo, con respeto de
las ideas sonoras aportadas por los compañeros y compañeras.
8. Participación interesada en las actividades musicales del aula, así como en la
organización de conciertos en el centro y montajes audiovisuales con papel
destacado de la música, propuestos en el aula o de carácter interdisciplinar.
II. Difusión de la música
1. La difusión de la música en los medios escritos.
1.1. La crítica musical como medio de información, análisis y valoración del
hecho musical.
123
1.2. Prensa y revistas musicales.
1.3. Partituras musicales.
2. La difusión de la música en los medios de comunicación de masas.
2.1. Emisoras radiofónicas, cadenas de televisión nacionales y regionales.
2.2. Difusión de la música en Internet. Promoción de grupos e intérpretes
canarios en la web.
2.3. Soportes sonoros y audiovisuales.
2.3.1. Casas discográficas y multinacionales de discos a nivel
internacional, nacional y regional.
3. La difusión de la música en directo.
3.1. Programación de conciertos y publicidad.
3.2. Festivales de música de Canarias.
4. Condiciones acústicas, visibilidad y estética de los espacios musicales.
4.1. Espacios musicales de Canarias.
5. Procedimientos para el registro de obras musicales y literarias.
5.1. Derechos de autor.
5.2. Edición.
5.3. Comercialización.
6. La comercialización no legal de la música.
III. Percepción y análisis
1. Análisis, comprensión y valoración de la obra musical.
1.1. Análisis de los elementos musicales de una obra: melodía, ritmo, tempo,
dinámica, textura, timbre.
1.2. Análisis formal de la obra: estructura organizativa, motivos, temas
musicales y su tratamiento, texturas empleadas, relación música-texto.
1.3. Plano subjetivo de la música: unión de aspectos analíticos, experiencias
personales, mundo de los sentimientos e ideas propias.
1.4. Relación de las características musicales de las obras con el contexto
creativo.
1.4.1. El compositor o compositora y su obra: época, lugar y entorno
geográfico, relación con la sociedad y las corrientes artísticas y
filosóficas, periodo, estilo, género y forma.
IV. La música como expresión cultural y social
1. La música como forma de expresión de la sociedad:
1.1. La música como expresión cultural de los pueblos a lo largo de la
historia.
1.2. Música y movimientos sociales. El papel de la música en las dictaduras,
en las transiciones político-sociales y en las revueltas sociales.
124
1.3. La música como reflejo de ideas y comportamientos. Identificación de la
música con diferentes estilos de vida.
1.4. La denuncia social a través de la música.
2. Gustos musicales y referentes sociales.
2.1. Manipulación de los gustos musicales. Aspectos determinantes:
formación, edad, situación social…
2.2. Los ídolos y estrellas musicales como modelos de vida de la juventud.
3. Utilización de la música y consecuencias sociales.
3.1. Problemas de exceso de intensidad sonora sobre la salud.
3.2. Musicoterapia.
3.2.1. Orígenes.
3.2.2. Influencia de la música en la conducta.
3.2.3. Usos.
Criterios de evaluación
1. Analizar los rasgos estilísticos más significativos y el contexto en el que han
sido creadas diferentes obras musicales, apoyándose en la audición y en el uso
de documentos impresos, con una actitud receptiva hacia la formación y
diversificación del gusto musical.
Este criterio propone verificar la capacidad del alumnado para analizar obras
musicales de todo tipo, teniendo en cuenta diferentes aspectos tales como elementos
musicales y estructurales de la obra, mediante la audición y el manejo de diversos
documentos impresos (partituras, comentarios…), valorando la actitud positiva
hacia la escucha como punto de partida para la formación y diversificación del
gusto musical. Del mismo modo, se pretende comprobar la capacidad de
contextualización musical de los alumnos y alumnas, de modo que relacionen la
música con otras manifestaciones artísticas y culturales, ubicándola en un entorno y
época concretos e identificándola con un compositor determinado, utilizando
diferentes recursos que tengan a su alcance.
2. Aplicar la terminología musical básica para el análisis de obras y situaciones
musicales y para la expresión de sus propias sensaciones relacionadas con la
música.
Este criterio evalúa la capacidad de los alumnos y alumnas para emplear de manera
adecuada términos musicales básicos (melodía, tempo, ritmo, textura…), que
pueden aparecer en una obra, una crítica o cualquier situación musical. También se
comprobará si saben explicar verbalmente las ideas y sensaciones generadas como
consecuencia del estudio de diferentes obras musicales.
3. Valorar la audición y expresión musical como medios de conocimiento,
comunicación interpersonal y de desarrollo de la sensibilidad y creatividad.
La finalidad de este criterio es, por un lado, constatar que el alumnado sea capaz de
apreciar el hecho sonoro como medio de conocimiento y como un acto de
125
comunicación en el que intervienen distintos agentes (compositor, obra, intérprete,
oyente); y por otro, se quiere evaluar su capacidad de valorar la importancia de la
expresión musical como forma de desarrollo integral, potenciando las posibilidades
de sensibilidad y la creatividad inherentes a la música.
4. Participar en las actividades de interpretación en grupo de diferentes piezas
musicales, ya sea vocal, instrumental, de movimiento o danza, siendo capaz de
adoptar diferentes roles, así como en algunos actos musicales que se celebren
en el centro (planificación, organización, montaje y difusión, etc.).
Con este criterio se pretende comprobar la capacidad del alumnado para asumir
cualquiera de los papeles que demande una situación musical, tanto dentro como
fuera del aula, ya sea aceptando cualquier obra vocal, instrumental o de danza o
movimiento, como adoptando cualquier rol que se le encargue (solista, director,
miembro de un grupo). En el proceso de evaluación se valorará que intente en todo
momento adaptar su acción a la del resto del conjunto, participando de forma
colaborativa y manteniendo una actitud respetuosa hacia sus compañeros y
compañeras. Asimismo, se constatará si los alumnos y alumnas colaboran en las
diversas tareas necesarias para la realización de actos musicales en el centro,
conociendo las posibilidades que ofrece este y el entorno para organizar montajes
musicales, recitales y conciertos, sabiendo aprovechar los recursos y buscando
soluciones a los posibles problemas que se presenten.
5. Utilizar con autonomía algunos de los recursos tecnológicos disponibles, se
trate de tecnologías de transmisión, interactivas y colaborativas, para la
edición, difusión y comercialización de la música.
Lo que persigue verificar este criterio es la capacidad del alumnado para emplear de
manera adecuada y autónoma las tecnologías de la información y la comunicación,
no solamente como recurso para el estudio de aspectos musicales, sino como un
medio importante en la edición, difusión y comercialización de la música. Por tanto,
nos permitirá evaluar la capacidad de los alumnos y alumnas para utilizar el
software musical que permita la edición y los medios tecnológicos para la difusión
y comercialización al mismo tiempo que podremos comprobar la capacidad para
seleccionar, ordenar, contrastar, interpretar y analizar la información a la que el
alumnado puede acceder interactuando con los recursos tecnológicos,
individualmente y en colaboración con los compañeros y compañeras.
6. Describir los aspectos más relevantes del proceso de creación, producción,
comercialización y difusión musical.
Este criterio trata de constatar si los alumnos y alumnas son capaces de reconocer y
describir los diferentes aspectos integrantes del proceso seguido en cualquier
producción musical. El alumnado debe saber que un disco, un programa de radio o
de televisión, o un concierto requieren cada uno de ellos una organización precisa
en la que intervienen diferentes instituciones y un conjunto de personas
cualificadas. De igual forma, se busca comprobar si el alumnado conoce las fases
que se siguen para difundir una obra musical, partiendo de la creación de una obra y
su posterior registro, hasta que, después del proceso de producción y
comercialización, llega al público.
7. Explicar, con la adecuada reflexión, la íntima relación que existe entre las
manifestaciones musicales y las diferentes situaciones sociales.
126
La aplicación de este criterio pretende evaluar la capacidad del alumnado para
reflexionar sobre la relación existente entre la música y la sociedad, prestando
especial atención, por un lado, al papel de la música en diferentes situaciones
político-sociales, como son las dictaduras, las transiciones políticas y las revueltas
sociales; y por otro, a la relación entre la música y las diferentes ideas y
comportamientos sociales que llevan a la identificación de los distintos tipos de
música con diversas formas de vida. De igual manera, se pretende constatar la
capacidad de los alumnos y alumnas para explicar el papel de la música en las
diferentes situaciones sociales, resaltando la importancia que ha adquirido la música
a lo largo de la historia como medio de denuncia social.
8. Analizar críticamente los aspectos y técnicas determinantes en la manipulación
de los gustos musicales y la utilización de estrellas musicales como referente
social entre la juventud.
Este criterio permite comprobar la capacidad del alumnado para analizar
críticamente los factores que influyen en los gustos musicales (formación, edad,
situación social…), cuyo conocimiento lleva en muchas ocasiones a situaciones de
manipulación musical, en las que tienen vital importancia los medios de
comunicación (programas de televisión, páginas web, anuncios…). Se busca
evaluar, además, la capacidad para analizar de qué forma los ídolos y estrellas
musicales se han convertido en referentes sociales, especialmente entre la juventud,
prestando especial atención al fenómeno «fan» y sus consecuencias.
9. Describir los efectos que produce la música en el individuo, reflexionando
sobre ellos, y ser conscientes de los problemas que genera el exceso de
intensidad sonora sobre la salud.
Con este criterio se pretende verificar si los alumnos y alumnas son capaces de
distinguir los problemas y virtudes que puede generar la experiencia sonora en las
personas y en la sociedad en general. Además, se quiere constatar la capacidad de
reflexión del alumnado sobre los efectos que provocan en la salud el exceso de
intensidad sonora o la utilización de la música de forma continua e indiscriminada.
Asimismo, permitiría este criterio comprobar el grado de conocimiento del
alumnado sobre los beneficios de la música como terapia y como medio de
bienestar personal, reflexionando sobre sus propias experiencias musicales.
10. Conocer el repertorio musical canario y los principales medios de difusión
musical existentes en el Archipiélago, así como las características esenciales de
los espacios y salas de conciertos.
Este criterio persigue evaluar si los alumnos y alumnas son capaces de reconocer el
repertorio vocal, instrumental y de danza, tanto folclórico y popular como culto, del
Archipiélago Canario, sus autores y autoras representativos y los principales
festivales musicales que se desarrollan en las Islas. De igual forma, permite
verificar la capacidad para identificar los espacios musicales que hay en Canarias y
sus características principales (condiciones acústicas, visibilidad, estética).
127
PSICOLOGÍA
Introducción
La psicología es una ciencia cuyo objeto de investigación es la conducta de los
individuos y sus procesos mentales. Un rasgo característico de esta disciplina es que
integra conocimientos, tanto de las ciencias sociales como de las biomédicas, ya que los
condicionantes de la conducta pueden ser biológicos, sociales y culturales. Este aspecto
debe ser tenido en cuenta a la hora de articular los contenidos propios del currículo de la
materia optativa de Psicología y su relación con otros de las distintas materias de
Bachillerato (Biología, Ciencias para el Mundo Contemporáneo, Filosofía, etc.). La
complejidad de la conducta humana y las dificultades metodológicas que entraña su
análisis, debido, entre otras razones, a la coincidencia entre sujeto y objeto de estudio,
han propiciado que desde el nacimiento de la psicología hayan coexistido no sólo
métodos diversos sino, sobre todo, modelos o posiciones teóricas alternativas para
explicar un mismo fenómeno. Las distintas escuelas psicológicas (psicoanalista,
conductista, humanista, cognitivista…) han ido aportando teorías y generando múltiples
métodos y técnicas, tanto para acercarse al conocimiento de la mente como, desde una
vertiente aplicada, para proporcionar estrategias útiles a las personas para su
autoconocimiento y mejora de su calidad de vida. En este sentido es importante destacar
el papel de la psicología aplicada a distintos ámbitos: laboral, social, educativo,
deportivo, jurídico, sanitario y a nuevos campos, por ejemplo la intervención en
emergencias o desastres, o a diversos problemas que han ido tomando relevancia en
nuestra sociedad: el acoso laboral, el acoso escolar, el síndrome de estrés postraumático,
el síndrome del quemado, etc.
El alumnado de Bachillerato debe reconocer las diferencias entre la psicología
científica, con su base epistemológica y su metodología, y otras formas de acercarse a
los problemas humanos: la filosofía, la religión, la «psicología popular», etc. En
consecuencia, se considera necesario el tratamiento riguroso de la psicología como
ciencia con el fin de discriminar claramente lo científico de lo pseudocientífico y
promover una actitud crítica ante los logros y límites de esta ciencia.
La inclusión de esta materia en el Bachillerato puede favorecer el conocimiento de los
procesos psicológicos propios y de las demás personas, contribuyendo a desarrollar en
el alumnado actitudes de tolerancia, de empatía y de respeto, así como destrezas y
habilidades que promuevan su salud mental y el afrontamiento de situaciones vitales
estresantes de manera positiva, mejorando la posibilidad de seguir proyectándose en el
futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores y de condiciones de vida difíciles.
La valoración de la diversidad de perspectivas teóricas es un modo útil de propiciar la
flexibilidad y apertura necesarias para el desarrollo del espíritu crítico y de la madurez
personal y social del alumnado de Bachillerato. Asimismo, acercarlo a la pluralidad
metodológica de la psicología: descriptiva, correlacional, experimental… contribuye a
desarrollar el conocimiento de los procedimientos fundamentales del método científico
y conectar estos saberes con los de otras disciplinas científicas.
En la medida que se aborden temas de actualidad y de interés para la población
adolescente y se interpreten a la luz de los conocimientos que aporta la psicología se
pueden favorecer en el alumnado actitudes de análisis y propuestas de actuación hacia
los problemas humanos, constatando la influencia de la psicología en el cambio de los
estilos de vida. Por último, ya no es ninguna novedad que la psicología se incluya en los
planes de estudio de diversas carreras como la medicina, la economía, el derecho…, por
128
lo que el estudiante va a manejar competencias que le pueden servir de utilidad en su
desarrollo profesional posterior.
Las finalidades anteriormente mencionadas contribuyen no sólo al desarrollo de los
objetivos de la etapa, sino además a las competencias generales de Bachillerato. Los
contenidos desarrollarán la competencia social y ciudadana, en tanto que aporta criterios
al alumnado para interpretar problemas sociales e interpersonales, en los que podrá
desarrollar actitudes de empatía y aplicar estrategias de resolución de conflictos.
La competencia de autonomía e iniciativa personal está directamente relacionada con
los objetivos y los contenidos de la materia, ya que una de sus metas es proporcionar un
mayor autoconocimiento personal y fomentar una adecuada autoestima, así como
conocer técnicas para la toma de decisiones ante situaciones problemáticas.
El énfasis puesto en la materia sobre su carácter científico, conociendo los distintos
métodos de investigación, así como sus ventajas y limitaciones en el campo del estudio
de la conducta humana, está directamente relacionado con la competencia de
investigación y ciencia. Los alumnos y las alumnas deben plantearse hipótesis,
argumentar sus conclusiones y trabajar en equipo emulando el trabajo de la comunidad
científica.
Los contenidos se organizan en seis bloques. El bloque I, «Contenidos comunes», tiene
un carácter instrumental. Su finalidad es que el alumnado conozca y aplique distintas
herramientas y habilidades que le permitan conocer y analizar los conocimientos
referidos a esta materia.
El bloque II, «La psicología como ciencia», pretende ofrecer una visión general de la
psicología para, desde un principio, establecer las diferencias entre las ideas
preconcebidas, provenientes de la psicología popular, y la psicología como disciplina
científica, que estudia el comportamiento humano y los procesos mentales subyacentes
a través del método científico. Los contenidos de este bloque ayudarán al alumnado a
definir la psicología, sus características, las diferencias con otras disciplinas como la
psiquiatría, la sociología, etc., los distintos campos de aplicación, así como a conocer de
qué forma surgieron las diferentes escuelas teóricas con sus respectivos métodos y
temas de estudio a lo largo de la historia de esta ciencia. Especial relevancia merece el
análisis de las metodologías científicas usadas, ya sean de tipo cuantitativo como
cualitativo, y la valoración de sus ventajas y limitaciones para la investigación de
fenómenos psicológicos. Por otro lado, será necesario diferenciar la vertiente
investigadora de la vertiente aplicada de la psicología. Por último, se tratan aspectos
deontológicos a los que están sujetos los profesionales de la psicología, haciendo
hincapié en la responsabilidad que conlleva el ejercicio de esta profesión, ya sea en el
ámbito de la psicología básica como en la práctica. Con todo ello el alumnado
construirá un mapa conceptual de la materia que le permitirá organizar el resto de
contenidos.
La dicotomía mente-cuerpo, que tradicionalmente divide el estudio del ser humano,
induce con frecuencia a olvidar el sustrato biológico que sustenta nuestra conducta,
sobre todo en lo referido a sentimientos y emociones. El bloque III, «Fundamentos
biológicos y evolutivos de la conducta humana», aborda el estudio de los
condicionantes biológicos del comportamiento. El alumnado deberá conocer que la
evolución de la especie humana, a lo largo de millones de años, es el resultado de la
interacción entre factores biológicos y ambientales, y que del mismo modo opera el
desarrollo psicológico del individuo; es decir, la conducta humana, entendiendo que esta
también incluye lo que nuestra conciencia puede experimentar como «mente pensante»
129
o «mente emocional», está determinada por la herencia y el medio. Una vez reconocidas
las relaciones entre «filogénesis» y «ontogénesis», se pueden introducir conceptos de
psicología evolutiva para observar los principales cambios psicológicos que se producen
a lo largo de la vida de las personas. El reconocimiento de la «existencia» de
predisposiciones innatas y aprendidas ayudará a entender hasta qué punto pueden
modificarse algunas conductas o capacidades humanas por la influencia del aprendizaje.
Cierra este bloque, el estudio de la estructura del sistema nervioso, que se centrará en el
cerebro como órgano de la mente de modo que el alumnado disponga de la información
suficiente sobre su organización y funcionamiento, que le permita reconocer la
importancia de determinadas lesiones en el origen de algunos trastornos o
discapacidades. La referencia a la «mente pensante » y a la «mente emocional» servirá
de marco introductorio a los bloques relativos al estudio de los procesos cognitivos y
afectivos.
En el bloque IV, «Procesos cognitivos», se aborda el estudio de las capacidades
humanas implicadas en el procesamiento y manejo de la información. Sin olvidar que el
cerebro humano actúa como un todo integrado, se trabajan, por un lado, aquéllas
capacidades más básicas relacionadas con la recepción de la información, tales como la
percepción o la atención, y por otro, procesos más complejos como el aprendizaje o la
inteligencia. Asimismo, también se estudian las formas diferentes de contribuir que han
tenido las distintas escuelas de la psicología a la investigación de cada uno de esos
procesos. La escuela «Gestalt» o Escuela de la Forma ha partido de los estudios sobre
los estímulos y las sensaciones aportando nuevas teorías y formulando leyes sobre la
percepción, de gran influencia en el mundo de la publicidad. Las investigaciones sobre
el pensamiento y el lenguaje de la psicología evolutiva han realizado descripciones
detalladas de estas capacidades a lo largo de las diferentes etapas del desarrollo. La
escuela conductista ha analizado las leyes del aprendizaje aplicando los resultados de
sus numerosas investigaciones a terapias psicológicas de gran influencia en ámbitos
educativos y terapéuticos. Hoy en día, sus teorías están siendo reformuladas por la
psicología cognitiva o por el enfoque neuropsicológico, lo que puede dar una idea de la
vitalidad de la psicología en el campo de la investigación científica. Los estudios sobre
la inteligencia, sus tipos y los instrumentos de medida continúan aportando nuevas
perspectivas. Algunos de ellos, como los estudios sobre inteligencia emocional o sobre
inteligencia artificial, cuentan con notable repercusión social.
El bloque V, «Personalidad, motivación y emociones», pretende acercarse al estudio
de cómo el ser humano siente e interpreta la vida. Se trata de abordar el conjunto de
emociones, sentimientos y pasiones que las personas experimentan ante las
circunstancias que las rodean. La disposición a responder de un mismo modo ante
situaciones heterogéneas o las razones por las que distintos individuos reaccionan de
manera diferente ante las mismas situaciones, es uno de los aspectos clave y más
debatidos de la psicología. Conocer algunos de los múltiples sistemas teóricos,
psicoanálisis, humanismo, conductismo, cognitivismo-constructivismo, mediante los
que diferentes autores explican las diversas tendencias de comportamiento, y los
distintos instrumentos de evaluación, permitirá delimitar lo que se entiende por
trastornos psicológicos. Para explicar la conducta humana el conductismo destaca el
papel del ambiente y del aprendizaje y en la investigación prefieren el uso del método
experimental. Los cognitivistas y constructivistas, además de considerar el papel activo
del sujeto en la construcción de su personalidad, reconocen la influencia de los procesos
mentales como el pensamiento (ideas y creencias) en el desarrollo de la vida afectiva y
sus alteraciones. No puede abordarse el estudio de la personalidad sin hacer alusión a
130
Freud y el psicoanálisis. Así lo sugieren el descubrimiento del papel del inconsciente
sobre la vida consciente, el desarrollo de un modelo de terapia basado en la curación por
medio de la palabra, o su enorme influencia en la cultura de nuestro siglo, sin olvidar el
atractivo que ejercen estos temas en la adolescencia. La construcción de la identidad
como característica principal de la etapa evolutiva del alumnado de Bachillerato apunta
la importancia de mostrar estrategias emocionalmente provechosas para afrontar la vida
como proceso dinámico y cambiante. Desde esta perspectiva resulta pertinente incluir el
enfoque de la psicología humanista, su concepción de la vida como proceso de
búsqueda libre e individual y su confianza en la capacidad del individuo para construir
su «sí mismo» personal. Este enfoque, por un lado, supone una crítica: tanto a la
concepción excesivamente reduccionista del modelo conductista como al pesimismo
existencial del modelo psicoanalista, excesivamente centrado en la conducta patológica;
y, por otro lado, tiende un puente teórico que enlaza adecuadamente con las ideas de la
actual psicología positiva y su búsqueda de la felicidad o del bienestar emocional, a
través del conocimiento de los «factores protectores» que previenen la aparición de
problemas psicológicos y de los aspectos que promueven un estilo de vida saludable.
Completa este bloque el estudio de la sexualidad, como motivación primaria de clara
relación con factores psicosociales, y de las actitudes ante ella.
Los bloques precedentes han acometido el estudio del ser humano desde una perspectiva
individual. En el bloque VI, «Dimensión social de la persona», se asume que existe una
influencia recíproca entre las conductas personales y los contextos sociales en los que se
desenvuelve el individuo; de ahí la importancia de analizar los patrones de
comportamiento en los grupos y organizaciones sociales, destacando el análisis de las
actitudes, los roles, el liderazgo, la violencia, los estereotipos, los prejuicios, etc. No
pueden obviarse en este bloque los temas relacionados con las relaciones
interpersonales y grupales, que tanto interés presentan para el momento evolutivo del
alumnado de esta etapa. Las necesidades de aceptación y pertenencia, al tiempo que la
búsqueda de una identidad propia, confirman la oportunidad del análisis del concepto de
sí mismo en los procesos de interacción grupal. Especial relevancia posee el estudio de
la influencia cultural en nuestras conductas, dada la importancia que tiene el diálogo
intercultural en nuestra sociedad.
En definitiva, el currículo se ha organizado partiendo de un bloque de contenidos
transversales a todos los bloques de la materia y de otro general cuya finalidad es
aportar una visión global de la psicología desde el que ir desglosando en los otros
bloques los diferentes contenidos que pretenden responder a las preguntas sobre cómo
piensa el ser humano, cómo siente y cómo se relaciona. No obstante, lógicamente, el
profesorado podrá alterar en su programación didáctica el orden de los contenidos o de
los bloques en función de los intereses del alumnado. Así, por ejemplo, puede resultar
más atractivo abordar inicialmente los temas relacionados con la sexualidad, la
personalidad o las técnicas grupales, o bien comenzar con las aportaciones teóricoprácticas de cada una de las escuelas al análisis y estudio de casos.
La metodología es el instrumento del que dispone el profesorado para que los
contenidos más complejos resulten asequibles y atractivos. Desde esta perspectiva, se
recomienda el carácter aplicado y práctico que debe tener la psicología, sin olvidar que
su enseñanza debe saber conjugar la experiencia personal y cotidiana con los
conocimientos científicos y técnicos. Un posible esquema a seguir para el desarrollo de
cada uno de los temas puede ser la exposición o recopilación de información sobre
nociones teóricas, la identificación de las posibles disfunciones que se pueden dar en ese
campo y las aplicaciones o estrategias prácticas que aporta la psicología. Para todo ello,
131
el uso de buscadores y páginas especializadas de Internet podrá resultar una fuente
inagotable de recursos, así como el uso colaborativo e interactivo de las tecnologías de
la información y la comunicación. Es aconsejable partir de la experiencia personal del
alumnado, es decir, de sus conocimientos previos para posteriormente aplicar los
nuevos aprendizajes adquiridos a su realidad personal, haciendo uso de la introspección,
sin perder de vista las aportaciones del grupo de iguales. Estimular la intuición, la
creatividad, la capacidad de análisis y síntesis son aspectos imprescindibles en la
construcción del conocimiento. Por otro lado, algunas estrategias son más propicias que
otras para abordar los diferentes contenidos Sin pretender ser exhaustivos, se proponen
estrategias como: elaboración de cuadros sinópticos para establecer comparaciones
entre las distintas escuelas y sus aportaciones, visionado de películas que traten
diferentes fenómenos psicológicos, el análisis de artículos de prensa para reconocer la
presencia de la psicología en la sociedad, el estudio de la publicidad, la elaboración de
montajes audiovisuales sobre emociones, sentimientos, etc., la observación y grabación
en vídeo de pautas evolutivas desde la infancia, la elaboración de encuestas para
averiguar cuestiones de interés para la juventud, tales como las actitudes ante la
sexualidad o el uso de las redes sociales en esta etapa de la vida, el estudio de casos para
analizar diferentes respuestas ante una situación planteada, la realización de talleres
sobre comunicación, resolución de conflictos, interpretación de los sueños o habilidades
de afrontamiento del estrés y cuantas estrategias, técnicas o fórmulas pueda conocer el
profesorado para acercar al alumnado esta materia. Todos estos recursos metodológicos
deben enmarcarse en la línea del trabajo en equipo, del trabajo cooperativo y del uso de
las distintas dinámicas de grupo.
Los criterios de evaluación de la materia de Psicología tratan de verificar si el alumnado
ha adquirido una concepción global de la psicología que le permita establecer
diferencias y semejanzas entre las distintas escuelas, sus concepciones del ser humano y
las diferentes técnicas o estrategias que utilizan para resolver los problemas de las
personas. Los alumnos y las alumnas deberán discriminar las aportaciones de la
psicología científica al análisis de los problemas humanos de otras formas, científicas y
no científicas, de acercarse a ellos, identificando las características teóricas y
metodológicas de la psicología como ciencia y su complementariedad con las
aportaciones de otras disciplinas. Para ello será necesario que el alumnado pueda
analizar y sintetizar textos o documentales científicos de carácter divulgativo que lo
ayuden a comprender los principales motivos, las emociones y los afectos que están
influyendo en la conducta humana, así como los procesos mediante los que se
adquieren, y aplicar sencillas técnicas que puedan ayudarlo a afrontar situaciones
cotidianas propias de la etapa evolutiva de estas edades. La mejora de la comprensión
de sí mismo y de las demás personas establecerá las bases para aceptar la diversidad de
estas, de su manera de ser y de pensar.
Objetivos
La enseñanza de Psicología en el Bachillerato tendrá como finalidad el desarrollo de las
siguientes capacidades:
1. Conocer los principales modelos teóricos existentes hoy en la psicología,
comprendiendo sus diferencias y la distinta concepción de la naturaleza humana que
subyace a cada uno de ellos.
132
2. Discriminar los planteamientos de la psicología científica de otras formas científicas
y no científicas de analizar los problemas humanos.
3. Conocer las principales áreas de aplicación de la psicología en el mundo
profesional, tomando contacto con alguna de las técnicas empleadas.
4. Adquirir las estrategias más efectivas para el análisis de los problemas de
aprendizaje, relación social y control emocional, que les proporcionen un mayor
dominio sobre su conducta y consecuencias en las demás personas.
5. Aplicar algunos conocimientos y técnicas adquiridos, a la mejora de sus estrategias
cognitivas, metacognitivas y al desarrollo de sus competencias emocionales y
sociales.
6. Comprender mejor su propio funcionamiento psicológico y el de las demás
personas, integrando factores biológicos, psicológicos y sociales y fomentando el
metaconocimiento y la capacidad de descentrarse del propio punto de vista.
7. Desarrollar actitudes más comprensivas y tolerantes con respecto a la conducta y las
ideas de las demás personas, a partir de los conocimientos aportados por la
investigación psicológica y de los marcos teóricos que la sustentan.
8. Aplicar los conocimientos adquiridos a la comprensión de problemas personales y
sociales, complejos observando específicamente aquéllos problemas más
relacionados con la realidad canaria, usando las nuevas las tecnologías de la
información y la comunicación en la búsqueda, selección, organización y
presentación de temas relacionados.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Selección, análisis y síntesis de información proveniente de textos,
documentales, vídeos, etc. de carácter psicológico, comunicación de ideas,
conclusiones y reflexiones en diferentes soportes, y a través de distintas
técnicas de grupo.
2. Participación activa en equipos de trabajo colaborativo, en el desarrollo de
proyectos de investigación o trabajos monográficos sobre los contenidos
recogidos en los distintos bloques, con la utilización de las tecnologías de la
información y la comunicación.
3. Adquisición y aplicación de técnicas y estrategias propias de la psicología.
II. La psicología como ciencia
1. Definición y objeto de estudio. Breve historia de la psicología. Comparación
de los distintos métodos de investigación cuantitativos y cualitativos:
descriptivo, correlacional, experimental…, y aplicación a diferentes supuestos
prácticos.
2. Comparación de las distintas escuelas y modelos teóricos de la psicología:
psicoanálisis, conductismo, cognitivismo-constructivismo y psicología
humanista. Valoración crítica de sus aportaciones.
133
3. Conocimiento de los diferentes campos de estudio o aplicación de la
psicología. Reconocimiento de la presencia de la psicología en la sociedad, a
través del análisis de diversas fuentes documentales. Valoración de las
distintas funciones del psicólogo.
4. Aspectos deontológicos. Reflexión sobre la necesidad de respeto del código
deontológico en el ejercicio de la profesión, tanto en psicología básica como
en la aplicada.
III. Fundamentos biológicos y evolutivos de la conducta
1. Comparación entre los procesos de filogénesis y ontogénesis en el desarrollo
del cerebro y la evolución de la conducta humana. Distinción entre
predisposiciones innatas y el comportamiento adquirido.
2. El sistema nervioso central: estructura y funciones del cerebro. Relación de
algunas conductas como sexualidad, lenguaje, pensamiento, etc., con el
funcionamiento cerebral. Técnicas de exploración cerebral y principales
patologías relativas a las funciones mentales superiores.
IV. Procesos cognitivos
1. El ser humano como constructor e intérprete de la realidad. La atención y la
percepción. Valoración en sí mismo y en otras personas de la influencia de las
variables culturales, motivacionales y personales sobre los procesos
perceptivos y atencionales Descubrimientos de la escuela «Gestalt».
Alteraciones de la atención y de la percepción.
2. La memoria como capacidad de almacenamiento y recuperación de la
información. Tipos de memoria. El olvido. Patologías de la memoria.
Aprendizaje de técnicas para la mejora del recuerdo.
3. Teorías y leyes del aprendizaje. Aportaciones de la escuela conductista y de la
cognitiva. Uso y aplicación de estrategias metacognitivas: aprender a pensar,
aprender a aprender...
4. Pensamiento y lenguaje. Etapas del desarrollo cognitivo. Funciones y
desarrollo del lenguaje. Comunicación verbal y no verbal. Utilización del
método de observación como estrategia de comprobación de las
características de las diferentes etapas del desarrollo evolutivo, o de las
características de la comunicación verbal y no verbal. Principales patologías
del lenguaje.
5. Naturaleza de la inteligencia. Conceptos y modelos teóricos sobre la
inteligencia. Influencia de los factores genéticos y de los factores ambientales.
La creatividad. La inteligencia emocional. La inteligencia artificial y
aportaciones de las nuevas tecnologías al conocimiento del funcionamiento de
la mente. Medición de la inteligencia y valoración crítica de sus aportaciones
y limitaciones. Conocimiento y aplicación de diversas estrategias relacionadas
con la mejora de la inteligencia.
V. Personalidad, motivación y emociones
1. Posibles definiciones de la personalidad. Teorías, dimensiones y métodos de
exploración de la personalidad. Valoración crítica. El psicoanálisis como
134
primera teoría sistematizada de la personalidad. Teoría humanista: el proceso
de maduración de la persona. Análisis de algunos trastornos psicológicos y
valoración del principio de normalización en la calidad de vida de las
personas afectadas.
2. La psicología positiva. La búsqueda de la felicidad. Concepto de resiliencia.
Estrategias para la mejora de las competencias de la inteligencia emocional y
del fomento de actitudes psicológicas saludables. Técnicas de afrontamiento
del estrés y de autocontrol emocional. Virtudes terapéuticas del humor y de la
risa.
3. Afectividad y sexualidad. La sexualidad como producto de la interacción de
factores psicológicos, biológicos y sociales. Adolescencia y sexualidad.
Diversidad sexual y actitudes ante la sexualidad.
VI. Dimensión social de la persona
1. Objeto de estudio de la psicología social. Análisis comparativo de la
influencia de las distintas escuelas.
2. Las actitudes y sus componentes. Proceso de adquisición y de modificación
de las actitudes.
3. Los grupos y su influencia en la conducta del individuo. Definición y
características de los grupos. El liderazgo. Utilización en el aula de distintas
técnicas de grupo.
4. Las relaciones interpersonales: el apego, la amistad, el enamoramiento y el
amor. Relaciones negativas. Formas de abordar las rupturas. Influencia de las
tecnologías de la información y la comunicación en la creación de redes
sociales.
5. Influencia de la cultura: diferencias culturales en el comportamiento social, en
los procesos cognitivos, en la personalidad y en la vida afectiva.
Reconocimiento y aceptación de la diversidad cultural.
Criterios de evaluación
1. Conocer el objeto de estudio de la psicología como ciencia y la diferencia
existente entre sus aportaciones a la comprensión de la conducta humana y las
realizadas por otras formas de conocimiento científicas y no científicas,
reconociendo y comparando sus principales modelos teóricos desde sus
orígenes hasta la actualidad.
Con este criterio se trata de comprobar que los alumnos y las alumnas reconocen las
diferentes contribuciones de la psicología en oposición a todas aquellas de carácter
especulativo y no científico. El alumnado deberá reconocer que los diferentes
métodos utilizados tanto por la psicología básica, como por la psicología aplicada
para abordar el estudio sistemático de la conducta, se encuadran dentro del modelo
científico o modelo hipotético deductivo, modelo que también usan el resto de las
ciencias. En la medida de lo posible, debería evaluarse el grado en que el alumnado
es capaz de aplicar alguno de estos métodos al análisis de problemas psicológicos
sencillos. Asimismo, deberá observar conexiones entre la psicología y otros saberes
que también abordan el estudio del ser humano, estableciendo relaciones entre ellos
135
y comprendiendo que el estudio del ser humano como realidad compleja y
pluridimensional ha devenido en la necesidad de desarrollar distintas especialidades
científicas.
Por otro lado, deberá comprender las distintas concepciones de la naturaleza
humana y su complementariedad, subyacentes a cada una de las principales escuelas
teóricas, conociendo cómo se aplican algunas de las técnicas de intervención más
usuales.
2. Identificar y relacionar los condicionantes genéticos y ambientales que
provocan diferencias en la conducta individual y social de las personas,
valorando positivamente dichas diferencias y reconociendo la interacción entre
lo fisiológico y lo psicológico con el fin de alcanzar una visión del ser humano
como unidad biopsíquica.
Se pretende verificar si el alumnado puede establecer relaciones entre los procesos
biológicos y la conducta, reconociendo qué estructuras cerebrales intervienen en las
diferentes funciones psíquicas, tratando de determinar, en la medida de lo posible,
qué hay de innato y qué de aprendido. Se trata de que los alumnos y alumnas
mediante el estudio de casos, como por ejemplo el de los «niños lobo», el análisis
del desarrollo del lenguaje, las diferencias en el rendimiento en los test atribuibles a
la cultura, etc., comprueben la constante interacción entre lo genético y ambiental y
lo físico y lo psíquico como factores conformadores de lo que somos y de lo que
hacemos, valorando y respetando la diversidad humana.
3. Conocer aspectos básicos de los principales procesos cognitivos (atención,
percepción, memoria, lenguaje, inteligencia, etc.), su estructura, interacción,
funcionamiento y relación con factores de tipo social y cultural, así como
algunos de los modelos teóricos que se hayan revelado como más importantes
para el estudio de éstos.
Con la aplicación de este criterio se quiere constatar si el alumnado reconoce las
características fundamentales del ser humano como intérprete y constructor de la
realidad. Se trata de evaluar si es capaz de responder a la pregunta de si las cosas
son como parecen mediante ejemplos sencillos en los que se da cuenta de cómo
toda percepción viene mediada por la cultura, las expectativas, las emociones, la
personalidad… Las ilusiones ópticas o las imágenes engañosas pueden contribuir a
reflexionar sobre las falsas creencias, o sobre los prejuicios y su influencia sobre
determinadas conductas o actitudes. Asimismo, se verificará si identifica los
procesos de atención, percepción, memoria, aprendizaje, lenguaje, pensamiento,
etc., reconociendo algunas de las patologías y déficits relacionados con dichos
procesos, sin olvidar que el cerebro humano actúa como un todo integrado. Las
aportaciones de los diferentes modelos teóricos han de servir para aplicar algunas
estrategias a la mejora de los procesos de atención, memorización, aprendizaje, etc.,
en sí mismo.
4. Comprender las principales motivaciones, emociones y afectos que están
influyendo en la conducta humana, los trastornos psicológicos más
importantes, los procesos mediante los que se adquieren, las estrategias para
mantener un estilo de vida saludable, y aplicar dichos conocimientos al
desarrollo del autoconocimiento personal y a la mejora de las relaciones
interpersonales.
136
Se quiere constatar con este criterio si el alumnado es capaz de reconocer el papel
de las motivaciones, emociones y afectos dentro del conjunto de la vida psíquica.
Deberá poder identificar y comparar distintas teorías de la personalidad, así como
sus técnicas de evaluación e intervención, reconociendo sus aportaciones.
Asimismo, debe ser capaz de cuestionarse el concepto de normalidad y debatir la
dificultad de establecer límites precisos para determinar cuándo surge un trastorno
psicológico y en base a qué criterios.
Además, se debe verificar si es capaz de analizar y reflexionar sobre sus propias
emociones y sentimientos e impulsar el conocimiento de estrategias útiles para
reconocer y controlar las propias emociones, motivarse a sí mismo, adquirir
habilidades sociales, afrontar situaciones de estrés, como la ansiedad ante los
exámenes y, en general, mejorar sus competencias emocionales.
5. Identificar y discriminar los principales ámbitos de aplicación e intervención
de la psicología, conociendo cómo se aplican algunas de las técnicas de
intervención más usuales a problemas determinados, y aplicar los
conocimientos adquiridos al estudio de casos concretos o a situaciones
personales sencillas, reflexionando sobre la necesidad de un código
deontológico profesional.
Es propósito de este criterio comprobar si el alumnado, en contextos de trabajo
individual o grupal, es capaz de ejecutar tareas o actividades basadas en supuestos
prácticos, estableciendo diagnósticos y tratamientos elementales que propicien la
construcción de hipótesis o explicaciones para poner de manifiesto las causas y
consecuencias de las conductas problema o bien aplicar algunas técnicas sencillas,
tales como: estrategias de relajación, prácticas de escucha activa, estrategias
metacognitivas, etc. Se podrá, así, comprobar si establece comparaciones acerca de
las características principales de cada ámbito de aplicación, valorando la necesidad
de respetar el código ético.
6. Seleccionar, analizar y sintetizar información proveniente de textos,
documentales, vídeos, etc. de carácter psicológico, comunicando ideas,
conclusiones y reflexiones en diferentes soportes, y a través de técnicas de
grupo.
Se trata con este criterio de evaluar la capacidad de análisis y síntesis del alumnado,
así como su habilidad para exponer ideas y argumentos relacionando los diferentes
conceptos psicológicos adquiridos. El alumnado deberá mostrar que hace un uso
crítico de las diversas fuentes de documentación, sin caer en la mera reproducción
mecánica de ideas, pudiendo argumentar y expresar conceptos, pensamientos u
opiniones suyas o de otros, de manera personal y creativa. Para ello se pueden
utilizar dinámicas de grupo como: «tormenta de ideas», simposio, debate, pecera…
7. Participar activamente en equipos de trabajo colaborativo, en el desarrollo de
proyectos de investigación o trabajos monográficos sobre los contenidos
recogidos en los distintos bloques, haciendo uso de las tecnologías de la
información y la comunicación.
Con este criterio se pretende comprobar que el alumnado es capaz de trabajar en
equipo de forma cooperativa, mostrando una actitud responsable en la distribución,
organización y planificación de las tareas y superando las dificultades derivadas de
la interacción en el grupo de trabajo. Además, se verificará el uso apropiado de las
TIC en la búsqueda, selección y transmisión de la información elaborada.
137
8. Aplicar los conocimientos adquiridos sobre los fundamentos biológicos de la
conducta y sobre los procesos cognitivos, afectivos y sociales al análisis de
algunos de los problemas personales y sociales.
Se trata de verificar que el alumnado es capaz de relacionar los conocimientos
adquiridos en los diferentes bloques de contenido y transferirlos a situaciones
sociales y personales relevantes. El profesorado seleccionará en cada bloque
aquellos temas que tengan especial interés para el alumnado, profundizando en su
análisis a través de la integración de diferentes enfoques o perspectivas. Para ello
puede ser útil el estudio de casos, la utilización de técnicas de grupo, la aplicación
de encuestas, la realización de trabajos monográficos, etc. Además, se trata con este
criterio de evaluar si el alumnado será capaz de interpretar en clave psicológica los
conflictos de la vida social, de aplicarlos al entorno circundante y buscarles utilidad.
TÉCNICAS DE LABORATORIO
Introducción
El desarrollo y la trascendencia de las ciencias en nuestra sociedad son enormes. Se
disfruta en cualquier aspecto de la vida de los avances científicos y, sin embargo, el
prestigio de la ciencia y de los científicos y científicas no está acorde con lo que aportan
a la civilización. Parece importante entonces que el alumnado con una vocación
incipiente hacia la ciencia pueda asomarse a la forma científica de trabajar y disponga
de una oportunidad de contrastar sus inquietudes y de orientarse en esa dirección.
La materia optativa Técnicas de Laboratorio está dirigida a aquellos alumnos y alumnas
de Bachillerato que muestran interés por las ciencias y la tecnología y que están
decididos a cursar estudios posteriores dentro de estas ramas del saber. Su propósito es
el de abordar la ciencia desde el punto de vista de la investigación, buscando soluciones
a los problemas reales que se plantean en el laboratorio y profundizando de esta forma
en su conocimiento.
Se trata de que los alumnos y las alumnas aprendan de manera más práctica
determinados contenidos científicos ya esbozados en las materias de modalidad, que se
podrán estudiar dentro de esta materia optativa, implicándose personalmente en esta
tarea. El alumnado se erige así en el principal protagonista de su aprendizaje, desarrolla
su imaginación, su creatividad y su capacidad de análisis y de síntesis, aprendiendo a
trabajar en el laboratorio de forma fundamentada y comprendiendo las profundas
relaciones entre la ciencia, la tecnología y la sociedad. En definitiva, se pretende que el
alumnado aprenda a resolver problemas, a investigar sistemáticamente y a trabajar en
equipo, como es preceptivo en quienes se dedican profesionalmente a la ciencia.
Técnicas de Laboratorio se relaciona estrechamente con las materias de Física, Química,
Física y Química, Biología, Ciencias de la Tierra y Medioambientales y Ciencias para el
Mundo Contemporáneo y contribuye, junto a estas, a desarrollar los objetivos del
Bachillerato, incidiendo especialmente en facilitar el acceso a conocimientos científicos
y tecnológicos fundamentales y en desarrollar las habilidades básicas propias de la
modalidad de Ciencias y Tecnología. Favorece también la comprensión de los
elementos y procedimientos fundamentales de la investigación y del método científico,
138
así como el entendimiento y la valoración de las aportaciones de la ciencia y la
tecnología al cambio de las condiciones de vida, contribuyendo además a afianzar la
sensibilidad y el respeto hacia el medioambiente. Finalmente, proporciona al alumnado
formación, madurez intelectual y humana, conocimientos y habilidades que le
permitirán desarrollar funciones sociales e incorporarse a la vida activa con
responsabilidad y competencia, capacitándolo para acceder a otra etapa educativa.
Esta materia contribuye a la consecución de las competencias generales del
Bachillerato. En primer lugar, a la competencia comunicativa, ya que constantemente se
tendrá que recabar información, elegir la más relevante, resumirla, exponer el trabajo
realizado y las conclusiones alcanzadas, tanto de forma oral como escrita. En segundo
lugar, coopera a la consecución de la competencia en el tratamiento de la información y
competencia digital, puesto que incide en el empleo apropiado de las tecnologías de la
información y la comunicación, tanto para indagar en las múltiples posibilidades de
obtener la información, como para realizar la presentación de los trabajos y, además,
para establecer las redes de comunicaciones entre el alumnado y entre este y el
profesorado para conseguir un trabajo colaborativo. En tercer lugar, se desarrolla la
competencia social y ciudadana en cuanto se promueve la valoración del conocimiento
científico como parte de la cultura y de la formación integral de las personas. Por
último, se fomenta la competencia en autonomía e iniciativa personal, que se ve
favorecida por las decisiones razonadas que se deberán tomar durante la realización de
las tareas y por la necesidad de diálogo y acuerdo en el grupo para llevar a término el
trabajo.
Además, la materia propicia el desarrollo de las competencias específicas del ámbito
científico: la competencia en indagación y experimentación, la competencia en el
análisis y la reflexión sobre la naturaleza de la ciencia y la competencia en el
conocimiento e interacción con el mundo físico. La competencia en indagación y
experimentación se relaciona directamente con el método científico, un conjunto muy
potente de estrategias que permite conocer la realidad y buscar las repuestas a nuestros
interrogantes, y que será la pauta de trabajo en las tareas que realice el alumnado. La
competencia en el análisis y la reflexión sobre la naturaleza de la ciencia supone, por un
lado, la comprensión del carácter dinámico y no dogmático de la ciencia, siempre en
continua revisión y sometida, como actividad humana que es, a los intereses personales
y de grupos, tanto científicos como sociales y económicos; y, por otro, implica la
búsqueda de actitudes propias del trabajo científico: cuestionar lo que parece evidente,
mostrar curiosidad ante los fenómenos, trabajar con rigor, afrontar los problemas de
forma creativa, contrastar los resultados o saber trabajar en equipo. A la competencia en
el conocimiento e interacción con el mundo físico se contribuye a través de la
comprensión de los modelos y teorías que explican el mundo que nos rodea y de la
aplicación de las habilidades para desenvolvernos en este, mediante la comprensión de
las aportaciones de la ciencia a la mejora de la calidad de vida y a la conservación de los
recursos, y a través de la toma de decisiones responsables en lo concerniente a estos
asuntos.
Aunque la mayor parte de los objetivos se comparten con el resto de las materias de
carácter científico y se refuerzan mutuamente, se debe destacar aquel que pretende
desarrollar estrategias de investigación propias de la ciencia, tales como: el
planteamiento de problemas, la emisión de hipótesis, la búsqueda de información, el
diseño y la realización de experimentos respetando las normas de seguridad del
laboratorio, la obtención e interpretación de datos, el análisis y la comunicación de
resultados, el aprecio por la importancia de la participación responsable y de la
139
colaboración en equipos de trabajo, ya que el carácter eminentemente práctico de la
materia favorece su consecución. Asimismo, el estudio de situaciones prácticas y la
resolución de problemas abiertos posibilitan la comprensión de conceptos que encierran
más dificultad cuando únicamente se plantean desde un punto de vista teórico. Al
mismo tiempo, los conocimientos así adquiridos se pueden aplicar en otros contextos y
pueden servir para tomar decisiones fundamentadas ante problemas sociales o
medioambientales y contribuir, por ejemplo, a la búsqueda de un futuro sostenible,
particularmente en Canarias. Es un objetivo importante el uso de las tecnologías de la
información y comunicación, tanto para obtener y evaluar la información, como para
desarrollar el trabajo experimental y elaborar y presentar los resultados y las
conclusiones, ya que el alumnado podrá utilizar estas habilidades en otros muchos
campos, más allá del estrictamente científico, en el futuro. Por otra parte, los objetivos
de esta materia se relacionan estrechamente con los objetivos de la etapa del
Bachillerato ya que persiguen: ejercer la responsabilidad en la construcción de una
sociedad sostenible; consolidar una madurez personal para actuar de forma responsable,
autónoma y crítica; afianzar los hábitos de lectura, estudio y disciplina; acceder a los
conocimientos científicos y tecnológicos y dominar las habilidades básicas propias de la
modalidad de Ciencias y Tecnología; comprender los elementos y procedimientos
fundamentales de la investigación y del método científico, conocer y valorar de forma
crítica la contribución de la ciencia y la tecnología en el cambio de las condiciones de
vida, así como afianzar la sensibilidad y el respeto hacia el medioambiente; utilizar con
solvencia y responsabilidad las tecnologías de la información y la comunicación y
desarrollar actitudes de creatividad, flexibilidad iniciativa, trabajo en equipo, confianza
en sí mismos y sentido crítico.
Los contenidos de esta materia amplían y refuerzan los de las materias de Física y
Química, profundizando en estos y sin incurrir en repeticiones. En el primer bloque,
«Contenidos comunes», se presentan la metodología científica, las actitudes propias del
trabajo científico y el uso de las TIC, y se puede desarrollar como un bloque de
iniciación o bien desglosar los contenidos durante todo el curso a medida que se haga
necesaria su introducción. Los bloques II, «Técnicas de mecánica»; III, «Experiencias
de electromagnetismo»; y IV, «Experiencias de electrónica», se dedican a la física,
concretamente a la mecánica, al electromagnetismo y a la electrónica. Se abordan en
ellos experimentalmente conceptos y leyes como las aceleraciones tangencial y normal,
la relación entre los distintos tipos de movimiento, las leyes de Ohm y Kirchhoff, la
obtención de energía eléctrica o el funcionamiento de los diodos y transistores,
favoreciéndose así un aprendizaje más significativo. Los bloques V, «Análisis
químico»; VI, «Técnicas de termología»; VII, «Química de los alimentos»; y VIII,
«Química industrial», pertenecen al ámbito de la química y suponen una introducción al
análisis químico, a la termoquímica, al análisis de los alimentos y a la química
industrial. Con estos contenidos se van desarrollando progresivamente las técnicas
básicas de un laboratorio químico, como la determinación de la presencia de elementos,
de iones o de nutrientes en una muestra, así como la concentración en que se
encuentran, o la síntesis de plásticos y la elaboración de cosméticos para acercarnos al
trabajo de las industrias químicas, emulando en el laboratorio, a pequeña escala, la
obtención industrial de productos de uso cotidiano. Se deben poner de manifiesto los
valores y las actitudes que aparecen implícitos en la formulación de muchos contenidos
y que el profesorado sabrá destacar. Asimismo, se contextualizan algunos contenidos en
el ámbito de Canarias, especialmente los relativos a las industrias, a la obtención de
energía eléctrica, a las energías renovables y al desarrollo sostenible.
140
La actividad científica es una labor básicamente constructiva que, mediante
aproximaciones sucesivas, elabora explicaciones más amplias, ajustadas y coherentes
sobre los aspectos ya estudiados. La ciencia aparece como un conjunto de
conocimientos en constante evolución que no pueden ser aprendidos de forma estática y
definitiva. Sería conveniente entonces que la metodología se caracterice por los
siguientes rasgos: progresividad en la presentación de los contenidos, que se van
enriqueciendo a lo largo del curso; interactividad, favoreciendo la dinámica de grupos y
el trabajo en equipo; flexibilidad, pues en cada momento se puede modificar si las
circunstancias así lo aconsejan, utilizando las noticias recientes o temas relacionados
con los intereses del alumnado como un acicate para el aprendizaje.
Con el fin de conseguir que el alumnado se familiarice con el trabajo científico, se
considera esencial la práctica reiterada en la utilización de procedimientos que
constituyen la base del trabajo científico: el planteamiento de problemas, la formulación
y el contraste de hipótesis, el diseño y desarrollo de experimentos, la interpretación de
resultados, la comunicación científica, la estimación de incertidumbre en las medidas y
la utilización de fuentes diversas de información. Se recomienda resaltar la importancia
de las teorías y de los modelos con los que se lleva a cabo la investigación, así como de
las actitudes propias del trabajo científico: cuestionamiento de lo que parece obvio,
necesidad de comprobación, de rigor y de precisión, apertura ante las nuevas ideas y
desarrollo de hábitos de trabajo e indagación intelectual. Son herramientas muy
importantes en este sentido la historia de la ciencia y las biografías de las personas que
le han dedicado su vida.
Una posible estrategia para desarrollar el trabajo será la siguiente: sensibilización ante
un nuevo tema; conexión con el entorno y la vida cotidiana; examen de las ideas previas
del alumnado; planteamiento cualitativo del problema científico a resolver; búsqueda de
información e introducción de conceptos; emisión de hipótesis; diseño experimental;
reparto de tareas dentro del grupo; trabajo experimental y recogida de datos; análisis de
resultados; resolución del problema y recapitulación; autorregulación y reflexión sobre
todo el proceso.
Los materiales y productos que se utilizarían son los propios de los laboratorios de
física y química, que constituyen las aulas adecuadas para la materia. Asimismo se
debería disponer de una biblioteca básica y de conexión a la Red para poder consultar
aspectos teóricos y prácticos. Sería recomendable contar con sistemas informáticos de
adquisición de datos y sensores que se podrían alternar con la instrumentación clásica o
con los aparatos diseñados por el alumnado, pues esta variedad es enriquecedora y
motiva el aprendizaje.
Además, sería aconsejable que el alumnado trabajara en pequeños grupos los contenidos
de cada bloque. Así, se plantearían diferentes problemas y proyectos de investigación
relacionados con estos, buscarían la información pertinente, desarrollarían las
experiencias y expondrían los resultados al resto de los grupos, de manera que sus
conclusiones puedan ser debatidas y beneficien a todos los alumnos y alumnas. La
información compartida pretende que, uniendo todos los problemas analizados, quede
patente una relación entre los contenidos que se estudian dentro del bloque en cuestión.
La tarea del profesorado en todo este proceso sería la de actuar como guía de varias
investigaciones simultáneas, pero que pueden marchar a diferente ritmo. Tendría que
ayudar a valorar el interés de un problema; aconsejar en la búsqueda de información;
colaborar en resolver los problemas prácticos que se presenten en el diseño
experimental; velar por la seguridad de todos los procesos; enfrentar al alumnado con
141
sus errores; alumbrar el camino para vencerlos; valorar de forma crítica el desarrollo de
las tareas; y constituir en todo momento un referente al que se puede acudir para llevar a
buen término el proyecto.
También sería recomendable que el profesorado velara porque el trabajo en equipo
resulte eficaz. Con esa finalidad puede variar los agrupamientos al término de cada
bloque y comprometer a cada alumno y alumna con su trabajo particular y con el
resultado del grupo. Se evitan de este modo las diferencias en la participación y se
estimula la enseñanza entre iguales, que suele ser eficaz y significativa.
Los criterios de evaluación responden a la pregunta de qué debe conocer y saber hacer
el alumnado después de un proceso formativo, estableciendo los aprendizajes básicos de
capacidades y contenidos que han de servir de referencia para evaluarlo. La mayor parte
de los criterios de evaluación de esta materia son generales, ya que se trata de verificar
la adquisición de contenidos relacionados con todos los bloques, algo que se irá
consiguiendo a medida que el alumnado asimile las estrategias del trabajo de
investigación y del método científico tales como: recabar información, contrastarla,
comprender y utilizar el lenguaje científico, observar los fenómenos, cumplir las normas
de seguridad, medir, diseñar experimentos, elaborar tablas y gráficas, utilizar sensores y
programas informáticos, trabajar con responsabilidad en equipo, dar cuenta de los
resultados y conclusiones o valorar las aportaciones de la ciencia al desarrollo de la
técnica y la sociedad, especialmente en el ámbito de la Comunidad Autónoma de
Canarias. Otros criterios son específicos para algunos bloques, ya que tratan de
comprobar si el alumnado ha aprendido a realizar medidas de algunas magnitudes
concretas, aplica determinadas leyes o maneja técnicas con una determinada finalidad,
como el análisis de sustancias o la resolución de circuitos eléctricos.
Los criterios de carácter más general se consideran fundamentales para comprobar el
aprendizaje del alumnado, aunque los de índole más específica pueden constatar la
profundidad que se ha alcanzado durante ese proceso.
Objetivos
La enseñanza de Técnicas de Laboratorio en el Bachillerato tendrá como finalidad el
desarrollo de las siguientes capacidades:
1. Comprender los modelos, leyes y teorías más importantes de la física y la química,
así como las estrategias empleadas en su construcción, mediante el diseño de
experiencias, con el fin de tener una visión científica básica que permita al
alumnado desarrollar estudios posteriores relacionados con la modalidad elegida.
2. Entender la importancia de los conocimientos adquiridos para aplicarlos con
autonomía en distintos contextos con sentido crítico y creativo, así como para
participar de manera responsable en la toma de decisiones fundamentadas sobre
problemas locales y globales, contribuyendo a construir un futuro sostenible.
3. Desarrollar estrategias de investigación propias de las ciencias, tales como:
planteamiento de problemas; emisión de hipótesis; búsqueda de información; diseño
y realización de experimentos respetando las normas de seguridad del laboratorio;
obtención e interpretación de datos; análisis y comunicación de resultados mediante
mensajes científicos orales y escritos con la terminología propia de la materia.
142
4. Apreciar la importancia de la participación responsable y de la colaboración en
equipos de trabajo.
5. Conocer de forma intuitiva conceptos que puedan encerrar dificultad en un estudio
teórico y abstracto, y proponer y estudiar situaciones prácticas y cotidianas de
interés, realizando diseños y planteando problemas abiertos y fundamentados.
6. Reconocer el trabajo científico como una actividad dinámica en permanente
proceso de construcción y analizar críticamente distintos modelos y teorías
contrapuestas, conociendo cómo se produce su evolución, con el fin de comprender
el desarrollo histórico del pensamiento científico, valorando sus aportaciones al
desarrollo de la ciencia y del pensamiento humano.
7. Comprender que las actitudes desarrolladas en el trabajo científico (interés por la
búsqueda de información, importancia de la verificación de hechos, capacidad
crítica, apertura a las nuevas ideas…) constituyen no sólo valores del método, sino
actitudes que deben desarrollarse en la vida en sociedad y, por lo tanto, valores que
desde la ciencia se aportan a esta.
8. Utilizar las tecnologías de la información y la comunicación, tanto para obtener
información de diferentes fuentes, evaluar su contenido y seleccionar la más
relevante, como para desarrollar el trabajo experimental, recoger los datos y
elaborar y presentar resultados y conclusiones, incluyendo también sus
posibilidades interactivas y colaborativas.
9. Integrar la dimensión social y tecnológica de la ciencia, comprender las
aportaciones y los problemas que su evolución plantea a la calidad de vida, al
medioambiente y a la sociedad, y valorar el conocimiento científico como parte de
la cultura y de la formación integral de las personas.
10. Conocer y valorar el desarrollo científico y tecnológico en Canarias, sus
características, peculiaridades y principales elementos, para participar en la
conservación, protección y mejora del medio natural y social.
Contenidos
I. Contenidos comunes
1. Normas de seguridad y su importancia en el laboratorio. Comprensión y uso
apropiado de los términos y del lenguaje científicos.
2. Medida de magnitudes físicas. Precisión, exactitud y sensibilidad. Errores de
método y aleatorios. Cifras significativas en las medidas. Interés por el rigor
en la realización de medidas experimentales y por la comprobación de su
validez y significado físico.
3. Valor medio. Error absoluto y relativo. Desviación estándar.
4. Tablas de valores. Variables dependiente e independiente. Representaciones
gráficas. Interpolación y extrapolación de datos a partir de la curva
representada. Importancia de la presentación ordenada y limpia de datos,
tablas, gráficos, conclusiones y memorias.
5. Ajuste de datos experimentales a ecuaciones teóricas. Ecuación de la recta.
Significado físico en una representación particular de la pendiente y la
143
ordenada en el origen. Conversión de representaciones curvas a rectas.
Representaciones inversas y no lineales.
6. Mapas de conceptos. Organigramas y esquemas del trabajo práctico.
Valoración del cuidado en el diseño y preparación de los diversos
experimentos para la consecución de unos resultados interesantes,
esclarecedores y fiables.
7. Operaciones básicas en el laboratorio: limpieza y cuidado del material,
etiquetado, preparación de disoluciones y separación de sustancias.
8. Introducción al uso de software de simulación de experiencias de laboratorio.
9. Introducción al uso de sensores en experiencias de laboratorio y empleo de
programas informáticos para el análisis de datos obtenidos.
10. Utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación,
incluidas sus vertientes interactivas y colaborativas, en el acopio de
información y en la presentación de resultados y conclusiones.
11. Uso de la historia de la ciencia y de las biografías de los científicos y
científicas y su relación con la sociedad del momento, para la
contextualización de los avances en el desarrollo científico y la valoración de
su evolución.
12. Valoración del diálogo y de las discusiones positivas, organizadas y
respetuosas sobre cualquier divergencia de opiniones. Participación en las
tareas, tanto de forma individual como dentro de un grupo,
responsabilizándose de su parte del trabajo y del resultado conjunto.
13. Estimación del desarrollo científico y tecnológico de Canarias, e interés por la
participación en la conservación, protección y mejora de su medio natural y
social.
II. Técnicas de mecánica
1. Significados de posición, desplazamiento, velocidad lineal, velocidad angular,
aceleración lineal y aceleración angular.
2. Determinación de la aceleración tangencial y normal y relación de estas con
las gráficas de un movimiento circular.
3. Estudio del movimiento armónico simple y de su relación con el circular
uniforme: relación entre la elongación y el radio y la velocidad angular.
4. Composición de movimientos.
5. Determinación del centro de gravedad. Momento de una fuerza. Par de
fuerzas.
6. Medida de la fuerza de rozamiento. Coeficientes de rozamiento estático y
dinámico.
III. Experiencias de electromagnetismo
1. Campo eléctrico, intensidad de corriente, diferencia de potencial, resistencia
eléctrica, ley de Ohm, potencia, montaje de circuitos eléctricos (resistencias
en serie y paralelo).
2. Uso de aparatos de medida: amperímetro y voltímetro.
144
3. Resistencias no lineales: dependientes de la luz, la temperatura o la tensión
aplicada.
4. Capacitancia. El condensador: diferentes tipos y sus aplicaciones.
5. Visualización de las líneas de campos magnéticos. Experiencias de Oersted y
Faraday. Construcción y propiedades de la jaula de Faraday.
6. Fuerza electromotriz de un generador. Generadores ideales y reales.
7. Redes eléctricas: aplicación de las Leyes de Kirchhoff.
8. Corriente alterna. Intensidad de corriente y voltaje. Medida de los parámetros
de una corriente alterna (Ief, Vef).
9. Alternadores y motores. Inducción mutua: transformadores.
10. Circuitos en corriente alterna. Comprobación de la Ley de Ohm. Concepto de
impedancia. Uso del osciloscopio para el análisis de circuitos eléctricos.
11. Las fuentes de energía eléctrica en Canarias. Valoración de las fuentes de
energía renovables y de su papel en el desarrollo sostenible de las Islas.
IV. Experiencias de electrónica
1. Semiconductores. Tipos: n y p.
2. Diodo. Tipos y aplicaciones.
3. Transistor. Tipos (NPN y PNP). Regiones de funcionamiento de un transistor:
activa, corte y saturación.
4. Aplicaciones de la electrónica. Circuitos con transistores.
5. Valoración de la importancia en la actualidad de las aplicaciones de la
electrónica en la instrumentación, los ordenadores y las comunicaciones.
V. Análisis químico
1. Análisis de llama para el reconocimiento de metales.
2. Análisis de aniones y cationes en disolución.
3. Métodos de obtención y propiedades del amoniaco.
4. Estudio de las propiedades físicas y químicas del dióxido de carbono.
5. Indicadores ácido-base. Técnicas de valoración ácido-base.
6. Uso del peachímetro y su aplicación en las curvas de valoración.
7. Análisis del agua. Importancia, uso y consumo responsable en Canarias.
8. Análisis de suelos. Contaminación.
VI. Técnicas de termología
1. Relación entre calor y temperatura.
2. Determinación de capacidades caloríficas y calores específicos. Ley de
Dulong y Petit.
3. Determinación de calores de reacción y de disolución.
4. Estudio de la dilatación de sólidos, líquidos y gases con la temperatura.
145
5. Propagación del calor: conducción, convección y radiación.
6. Medida de los puntos de fusión y de ebullición. Estudio de las propiedades
coligativas. Leyes de Raoult.
VII. Química de los alimentos
1. Composición y comportamiento de los reactivos más usuales: Biuret,
Benedict, Lugol, etc.
2. Características y determinación en alimentos de los hidratos de carbono,
proteínas, grasas y vitaminas.
3. Aditivos en los alimentos. Extracción de colorantes naturales y artificiales de
alimentos.
4. Características de las emulsiones.
5. Preparación y diferenciación de disoluciones, emulsiones y suspensiones.
6. Química en la cocina. Alimentación equilibrada. Enfermedades relacionadas
con la nutrición: estados carenciales, anorexia y bulimia.
VIII. Química industrial
1. La industria química. Utilidad de los productos químicos.
2. Fabricación de ácidos y bases. Elaboración de jabones y detergentes.
3. Aplicaciones industriales de la electroquímica.
4. El petróleo. Origen, prospección y extracción. Tratamiento del petróleo y sus
derivados: fraccionamiento, craqueo y refino.
5. Fabricación, tratamiento y uso de polímeros naturales y sintéticos. Uso y
reciclado de plásticos.
6. Química del color: preparación de pinturas, pigmentos y tintas. Fotografía.
Preparación de cosméticos: esencias, perfumes y cremas.
7. Industrias químicas y medioambiente. Depuración de aguas residuales y de
gases producidos por reacciones de combustión. Química atmosférica.
8. Industrias químicas en Canarias. Su importancia en los diferentes sectores de
las Islas.
9. Importancia y valoración de la industria química en el desarrollo de la
sociedad.
Criterios de evaluación
1. Aplicar el método científico al estudio de los fenómenos físico-químicos.
Se trata de comprobar con este criterio que el alumnado es capaz de formular
hipótesis que expliquen los hechos observados, contrastándolas mediante la
experimentación. Se valorará que el alumnado controle las experiencias,
seleccionando algunas variables que intervienen en estas y buscando sus relaciones
con el objetivo de encontrar una regla o ley empírica.
2. Manejar las técnicas de cálculo, elaborar tablas de valores y representaciones
gráficas a partir de datos experimentales para el análisis de los resultados y la
146
extracción de las conclusiones pertinentes, usando para ello programas
informáticos de cálculo.
La aplicación de este criterio persigue constatar la capacidad del alumnado de
utilizar las técnicas matemáticas a su alcance para analizar de forma rigurosa los
datos extraídos de las experiencias de laboratorio, haciendo uso de técnicas de
representación gráfica y de hojas de cálculo y llevando a cabo un tratamiento de
errores que permita discutir el grado de validez de los resultados finales.
3. Comprender y expresar mensajes científicos utilizando el vocabulario propio
de la materia, así como sistemas de notación y representación propios del
lenguaje científico, utilizando programas informáticos para presentar
memorias e informes.
A través de este criterio se pretende comprobar que el alumnado es capaz de
comprender los mensajes científicos y de comunicar de forma ordenada y rigurosa
los resultados experimentales mediante un empleo correcto de la terminología
propia de la materia, incluidos los sistemas de notación y representación, de forma
oral o a través de memorias e informes, usando apropiadamente procesadores de
texto y presentaciones.
4. Trabajar en el laboratorio con respeto y cumplimiento de las normas de
seguridad.
Con este criterio se busca evaluar si los alumnos y alumnas son capaces de trabajar
en el laboratorio respetando todas las normas de seguridad y valorando su
importancia, de tal forma que prevean, por sí mismos, los peligros que puedan
surgir, así como las soluciones que se puedan adoptar ante cualquier imprevisto.
5. Buscar y utilizar distintas fuentes de información, seleccionando e
interpretando datos, de manera que puedan planificar y extraer conclusiones
de las experiencias de laboratorio, haciendo uso de las TIC y sus posibilidades
interactivas y colaborativas.
Se trata de verificar que el alumnado sabe buscar y utilizar distintas fuentes con el
objeto de obtener toda la información necesaria para diseñar y realizar experiencias
de laboratorio (datos, conceptos…), o que pueda resultar de utilidad para
comprender mejor los resultados prácticos y sus aplicaciones tecnológicas,
comprobando que hace uso de las TIC y sus posibilidades interactivas y
colaborativas.
6. Utilizar de forma correcta los instrumentos de medida y observación en el
laboratorio respetando sus normas de uso y conservación, y usar sensores y
programas informáticos para recoger algunas medidas y procesarlas.
El uso de este criterio permite evaluar la capacidad del alumnado para manejar y
calibrar distintos aparatos de medida y observación haciendo un uso correcto de
estos y apreciando la importancia de mantener en buen estado todos los utensilios y
aparatos de laboratorio. Asimismo se quiere comprobar si el alumnado sabe emplear
correctamente los sensores y programas informáticos que permiten medir diferentes
magnitudes físicas o químicas como temperatura, posición o pH, y procesarlas
directamente.
7. Diseñar y realizar distintas experiencias de laboratorio analizando fenómenos
físicos relacionados con la mecánica, la electricidad o la electrónica, midiendo
distintas magnitudes de interés.
147
Con este criterio se quiere comprobar la habilidad y creatividad del alumnado para
diseñar de forma autónoma sus propias experiencias, en la medida de sus
posibilidades. Los alumnos y alumnas deben ser capaces, no sólo de realizar
experiencias controladas por el profesorado, sino de trabajar científicamente,
diseñando y elaborando sus propias investigaciones. También se constatará que el
alumnado sabe medir o determinar velocidades, aceleraciones, resistencias,
intensidades o potenciales, y utiliza leyes como la de Newton, Ohm o Kirchhoff
para alcanzar sus conclusiones. Además, se quiere comprobar que el alumnado
valora las aplicaciones de la electrónica en la instrumentación, los ordenadores y las
comunicaciones.
8. Analizar la presencia de elementos o iones en una muestra, valorar su
concentración, y medir propiedades de las sustancias relacionadas con la
temperatura y el calor.
A través de este criterio se pretende verificar si el alumnado conoce las bases de
algunas técnicas de análisis tales como el análisis de llama o la valoración para
determinar la presencia y la concentración de una sustancia química en una muestra.
También permite constatar si los alumnos y alumnas saben cómo determinar
algunas propiedades como calores de disolución o calores específicos que precisan
de medidas de cantidad de sustancia o de cambios de temperatura que deben
hacerse con cierto rigor para obtener resultados fiables.
9. Realizar análisis químicos de distintas sustancias presentes en los alimentos e
interesarse por mantener una alimentación racional y equilibrada, analizando
críticamente diversos regímenes alimenticios.
Pretende evaluar este criterio la capacidad del alumnado para determinar la
presencia de nutrientes y aditivos en algunos alimentos. Asimismo, se quiere
comprobar su interés por mantener una alimentación sana y equilibrada, analizando
distintos regímenes alimenticios y tomando conciencia de los peligros que
conllevan enfermedades como la bulimia y la anorexia.
10. Elaborar a escala de laboratorio algunos productos, relacionándolos con su
producción industrial.
Con este criterio se persigue comprobar si los alumnos y alumnas son capaces de
elaborar algún producto como jabón o polímero, informándose de los procesos que
permiten obtenerlos industrialmente.
11. Valorar el desarrollo de las ciencias en relación con el conocimiento y la
comprensión de la naturaleza, debatiendo de forma crítica y racional la
influencia mutua entre ciencia, tecnología y sociedad, especialmente en el
ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias.
El criterio trata de constatar el interés, la valoración y la toma de conciencia del
alumnado respecto a los avances científicos y al desarrollo tecnológico y social que
estos han propiciado, en cuanto se hallan presentes en multitud de objetos de uso
cotidiano y proporcionan una mayor calidad de vida. Además, se quiere comprobar
si conoce y analiza críticamente las repercusiones negativas de distintas
aplicaciones tecnológicas y la forma en que se pueden solucionar o minimizar.
También se debe constatar si valora la necesidad del uso racional de la energía y la
importancia de las industrias que desarrollan su trabajo en las Islas, especialmente
las industrias alimentarias, las petroquímicas, las que se dedican a la obtención de
energía, al reciclado o a la potabilización y depuración del agua.
148
12. Respetar las opiniones de otras personas mostrando una actitud dialogante y
tolerante, pero a la vez crítica, y participar en tareas individuales y de grupo
con responsabilidad y autonomía.
Con este criterio se pretende verificar la capacidad del alumnado para respetar
nuevas opiniones e ideas, no sólo en el ámbito de la ciencia sino también en sus
relaciones interpersonales. Se busca también comprobar si los alumnos y alumnas
son capaces de realizar trabajos individuales y en equipo, con responsabilidad y
autonomía, concibiendo la ciencia como una labor de colaboración.
149
Descargar

ANEXO - Gobierno de Canarias