PROYECTO DE LEY
Artículo 1: Establécese en la Provincia de Tucumán, para las elecciones
provinciales (gobernador y vicegobernador, legisladores provinciales, intendentes,
concejales, delegados comunales, convencionales constituyentes) la Boleta Única
de Sufragio.
Artículo 2: Requisitos. A los fines de esta Ley, la Junta Electoral Provincial
tendrá a su cargo confeccionar y oficializar un modelo de Boleta Única de
Sufragio, que deberá ajustarse a las siguientes disposiciones:
1)La Boleta Única de Sufragio estará dividida en espacios, franjas o
columnas de igual dimensión para cada partido o alianza política que hayan
oficializado listas de candidatos.
2) Los espacios, franjas o columnas contendrán:
a) El nombre del partido o alianza política;
b) La sigla, monograma, logotipo, escudo, símbolo, emblema o
distintivo que el partido o alianza política haya solicitado utilizar al
momento de registrar su lista de candidatos;
c) El nombre y apellido completos de los candidatos a cargos
unipersonales
(gobernador
y
vicegobernador,
intendente,
comisionado comunal);
d) El nombre y apellido completos de los candidatos titulares y
suplentes a legislador por cada sección, debiendo estar resaltados
con una tipografía mayor, los primeros tres (3) candidatos titulares.
Idéntica disposición regirá para la elección de Convencionales
Constituyentes;
e) El nombre completo y apellido de los candidatos a concejal
municipal;
f) Un casillero en blanco próximo a cada tramo de cargo electivo, a
efecto de que el elector marque con una cruz, tilde o símbolo similar
la opción electoral de su preferencia,
g) Un casillero en blanco, de mayores dimensiones que el
especificado en el inciso anterior, ubicado en el margen superior
derecho del espacio, franja o columna de cada una de las
agrupaciones políticas intervinientes, para que el elector marque con
una cruz, tilde o símbolo similar la opción electoral de su preferencia
por lista completa de candidatos.
Cuando una Municipalidad o Comuna convoque a elecciones en forma separada a
la fijada para la Provincia, la Boleta Única de Sufragio contendrá el nombre y
apellido completos del candidato a intendente o delgado comunal y el de los
concejales titulares y suplentes.
Artículo 3.- Diseño. La Boleta Única de Sufragio debe ser confeccionada
observando los siguientes requisitos en su contenido y diseño:
1) Anverso:
a) El año en que la elección se lleva a cabo;
b) La individualización de la sección electoral;
2) Reverso: un espacio demarcado para que inserten las firmas las autoridades
de mesa y los fiscales de mesa de los partidos o alianzas políticas;
3) La impresión será en idioma español, con letra tipo “Arial”, de tamaño 8 de
mínima y 12 de máxima, en papel no transparente con la indicación gráfica de sus
pliegues, pudiendo resaltarse en mayor tamaño el nombre y apellido del candidato
a: gobernador, primer legislador por sección, primer candidato a convencional
constituyente e intendente municipal o delegado comunal, en su caso;
4) Tendrá una dimensión no inferior a los cuatrocientos veinte milímetros (420
mm) de ancho por doscientos noventa y siete milímetros (297 mm) de alto,
quedando facultado el Juzgado Electoral a establecer el tamaño máximo de
acuerdo con el número de partidos, alianzas o confederaciones políticas que
intervengan en la elección;
5) Al doblarse en cuatro partes por los pliegues demarcados, debe pasar
fácilmente por la ranura de la urna,
6) Debe estar identificada con un código de barras de manera correlativa y
adherida a un talón con igual identificación y contener las exigencias previstas en
el inciso 1), subincisos a), b) del presente artículo.
Cuando el acto electoral deba realizarse como consecuencia de una reforma
constitucional o el ejercicio de los institutos de democracia semidirecta, la Junta
Electoral queda facultado para diseñar la boleta de sufragio con una dimensión
menor a la prevista en el inciso 4) del presente artículo y con un tamaño de letra
mayor al establecido en el inciso 3) del mismo.
Artículo 4.- Diseño para no videntes. La Junta Electoral dispondrá también la
confección de plantillas idénticas a las mencionadas en los artículos 2 y 3 de la
presente Ley, en papel transparente y alfabeto Braille, fáciles de colocar por sobre
la Boleta Única y con ranuras sobre los casilleros, para que las personas
discapacitadas visuales puedan ejercer su opción electoral. Habrá ejemplares de
este tipo en todos los centros de votación, para los electores que las soliciten.
Artículo 5.- Sorteo. La Junta Electoral determinará el orden de precedencia de los
espacios, franjas o columnas de cada Partido o alianza política que cuente con
listas de candidatos oficializadas mediante un sorteo público. Todos los partidos,
alianzas o confederaciones políticas formarán parte del sorteo. Si resueltas las
cuestiones recursivas alguna fuerza política quedase fuera del proceso, se
realizará el corrimiento respectivo, en el orden correlativo, a fin de evitar espacios
en blanco.
Artículo 6.- Aprobación de las boletas. Elaborado el modelo de Boleta Única de
Sufragio, la Junta Electoral lo pondrá en conocimiento y consideración de los
apoderados de los partidos o alianzas políticas y fijará una audiencia a los fines de
receptar las observaciones que formulen las fuerzas políticas participantes, las
que son resueltas previa vista al observado. No existiendo observaciones o
resueltas las formuladas, aprobará el modelo propuesto y mandará a imprimir la
Boleta Única de Sufragio oficializada, que será la única válida para la emisión del
voto.
Artículo 7.- Publicidad. La Junta Electoral publicar en el Boletín Oficial de la
Provincia de Tucumán y en un diario de circulación masiva de la Provincia, los
facsímiles de la Boleta Única de Sufragio con las cuales se sufragará.
Artículo 8.- Impresión. La impresión de las Boletas Únicas de Sufragio, del afiche
con la publicación de las listas completas de candidatos propuestos por los
partidos o alianzas políticas que integran la Boleta Única de Sufragio y las actas
de escrutinio y cómputo, estará a cargo exclusivo de la Junta Electoral el que
adoptará las medidas de seguridad para garantizar la autenticidad de dicha
documentación.
Artículo 9.- Cantidad. Se imprimirán Boletas Únicas de Sufragio en una cantidad
igual al número de electores correspondientes al padrón electoral, con más un
diez por ciento (10%) adicional para reposición. En cada mesa electoral debe
haber igual número de Boletas Únicas de Sufragio que de electores habilitados,
cifra a la que se le adicionará el porcentaje establecido en el párrafo anterior para
reposición.
Artículo 10.- Plazo para la impresión. La Boleta Única de Sufragio debe estar
impresa con una antelación no menor a los quince (15) días del acto electoral.
Artículo 11.- Vigencia.La presente ley será de aplicación a partir de las
elecciones provinciales a realizarse en el año 2011.
Artículo 12. Incorpóranse las presentes disposiciones a la Ley Electoral
Provincial, la que quedará modificada por la presente.
Artículo 13. De forma.-
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
Señor Presidente:
Uno de los problemas estructurales que afectan al sistema electoral vigente,
con capacidad de afectar directamente la transparencia y legitimidad de todo el
sistema democrático, se relaciona con la utilización de diversas boletas electorales
partidarias cuya distribución se mantiene a cargo de los propios partidos políticos.
Estos problemas de nuestro sistema electoral dañan sensiblemente el
sistema de partidos políticos. Una democracia no puede impulsar el segundo
olvidándose
del
primero.
Ambos
sistemas
se
encuentran
íntimamente
entrelazados al punto de poder afirmar que, una democracia plural, solo responde
a un sistema plural de partidos políticos como consecuencia, a su vez, de un
sistema electoral que los promueva y permita su desarrollo.
Cabría expresar que las boletas partidarias de las cuales se nutre nuestro
actual sistema electoral, constituyen un anacronismo. En este sentido, un reciente
informe de la Cámara Nacional Electoral pone de manifiesto con respecto al
proceso electoral del mes de octubre de 2007 que, “no puede dejar de señalarse
los
inconvenientes
con
que
se
enfrentaron
muchos
votantes,
debido
principalmente a nuestro sistema de múltiples boletas, es decir, una por cada uno
de los partidos o alianzas intervinientes, lo que trae como consecuencia su
proliferación y las dificultades que puede tener el elector en el momento de emitir
su voto”. Dicho informe concluye: “Creemos que ha llegado el momento de
mencionar y reflexionar sobre otro de los sistemas de votación, el de boleta única
suministrada por el tribunal electoral, en la cual el votante marca la opción elegida
y que, por otra parte, es el que se utiliza en nuestro país para los electores
privados de libertad y para los argentinos residentes en el exterior”. 1
1
Cámara Nacional Electoral, Datos sobre el sistema de partidos, noviembre 2007, presentación. Sin resaltar en el original.
Si comparamos a la Argentina con el resto de los países de América Latina,
a excepción de Uruguay que mantiene un sistema similar a la “ley de lemas”, el
resto de los países de la región –con diversas modalidades– han adoptado algún
sistema de Boleta Única.
En Bolivia está vigente una “papeleta única de sufragio” (art. 125, Código
Electoral), Brasil (art. 103, Ley Nr. 4.737); Colombia donde se utiliza “una sola
papeleta” para la elección de candidatos a las “corporaciones públicas” (art. 123,
Código Electoral, Decreto Nr. 2.241/86), y desde la Ley 85 de 1916 se aplica el
sistema de papeletas para votar; Costa Rica (art. 27, Código Electoral, Ley Nr.
1.536); Ecuador (art. 59, Ley Electoral Nr. 59); El Salvador (art. 238, Código
Electoral, Decreto Nr. 417); Guatemala (art. 218, Ley electoral y de partidos
políticos, Decreto-Ley Nr. 1-85); Honduras (arts. 121 y ss, Ley Electoral y de las
Organizaciones Políticas, Decreto Nr. 44/04); México (arts. 252 y ss, Código
Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales); y Nicaragua (arts. 131 y
ss.,
Leyes Nr. 43 y 56 de 1988). En Chile la emisión del sufragio se hace
mediante “cédulas electorales” (art. 22, Ley Orgánica Constitucional Nr. 18.700,
sobre votaciones populares y escrutinios); en Perú se las llama “cédulas de
sufragio” (art. 159, Ley Orgánica de Elecciones, Ley Nr. 26.859). En Panamá se
utiliza una “boleta única de votación” (art. 247, Código Electoral); mientras que en
Paraguay se denominan “boletines únicos” (art. 170, Código Electoral, Ley Nr.
834).
El sistema de Boleta Única encuentra un referente en el sistema australiano
el cual emplea una “papeleta oficial uniforme” en el que se imprimen las opciones
electorales por cargo. Los votantes registran su elección en privado, marcando
con una cruz alineada al nombre del partido o alianza. Este sistema fue adoptado
por primera vez en Australia en 1856. El Estado de New York comenzó a utilizar
este sistema en 1889.
El sistema australiano –de amplia recepción como vemos en América
Latina- baja exponencialmente los costos de impresión de boletas, impide que los
partidos distribuyan papeletas influyendo en la decisión del elector o promoviendo
el voto cadena, y rompe con los efectos negativos de la “sábana horizontal”. La
implementación de una Boleta Única impide, además, la práctica ilegal pero
habitual, en nuestro país, del robo de boletas.
La impresión de los talonarios de Boletas Únicas, en el presente proyecto
pasa a ser responsabilidad del Estado quien debe garantizar su distribución y
existencia en cada una de las mesas electorales. Esta nueva modalidad no solo
permite bajar los costos que significa la multiplicidad de boletas electorales sino
que, agrega transparencia al comicio, al evitar que cada partido político
participante deba custodiar y proveer sus boletas. De esta forma se espera
conjurar una práctica de gran notoriedad en la última elección nacional, como fue
el robo sistemático de boletas electorales.
El número de Boletas Únicas impresas debe coincidir con el número de
electores empadronados . Se trata de una medida de seguridad tendiente a evitar
la multiplicidad de Boletas Únicas y la consiguiente distorsión en la manifestación
del voto. Para los casos de robo, hurto o pérdida del talonario de Boletas Únicas
se prevé la impresión de talonarios de Boletas Únicas suplementarias en un
número no mayor al 5% del número de electores registrados en el padrón
nacional.
En el sentido, en Bolivia las “papeletas de sufragio” se imprimen “en
cantidad exactamente igual al número de ciudadanos inscritos en cada mesa” (art.
133 c), Código Electoral). Algo similar ocurre en México donde los presidentes de
los consejos distritales entregan a cada presidente de mesa directiva de casilla las
boletas para cada elección “en número igual al de los electores que figuren en la
lista nominal de electores” (art. 255 d), Código Federal de Instituciones y
Procedimientos Electorales). En Chile, por su lado, las cédulas para la emisión de
los sufragios se realizan “en número igual al de los electores que deben sufragar,
más un diez por ciento” (art. 55 4), Ley Orgánica Constitucional Nr. 18.700, sobre
votaciones populares y escrutinios). En El Salvador la cantidad de “papeletas” se
hacen “de acuerdo al total de ciudadanos que aparece en el Registro Electoral,
más el uno por ciento de las mismas para reposición” (art. 240, Código Electoral,
Decreto Nr. 417).
Por último, el presente proyecto tiene en cuenta facilidades para el voto de
los no videntes. En efecto, tomando el antecedente de la legislación chilena se
prevé que se confeccionarán plantillas facsímiles de cada Boleta Única en material
transparente y alfabeto Braille, que llevarán una ranura en el lugar destinado al
casillero para ejercer la opción electoral, que sirva para marcar la preferencia que
se desee, sobreponiendo la plantilla a la Boleta Única.
El ejemplo dentro del ámbito nacional es el de la provincia de Córdoba,
digno de ser tenido en cuenta porque en los comicios provinciales de 2011,
Córdoba podría estrenar su nuevo sistema electoral aprobado por la Legislatura
en diciembre de 2008, el que entre sus principales reformas contempla la
eliminación de las boletas partidarias y su reemplazo por una boleta única con
todos los candidatos de todos los partidos que participan en la elección. Es en
esta papeleta donde el elector marcará con una cruz al postulante que quiere
votar.
Además de suprimir las boletas partidarias, el nuevo Código Electoral
cordobés prohibe las sumatorias de votos, por las cuales distintos partidos
postulaban a través de boletas distintas, al mismo candidato para un cargo
ejecutivo;
que
en
realidad
era
un
sistema
de
lemas
encubierto.
Con la reforma, también quedaron prohibidas las dobles candidaturas, o
sea que una persona sea candidata a más de un cargo en la misma elección:
nadie podrá postularse, por ejemplo, a gobernador y encabezar la boleta
legislativa.
Estamos convencidos que la boleta única implica un sustancial cambio
en la modalidad de votar. En lugar de que cada partido lleve su boleta al cuarto
oscuro, se propone que se imprima una sola gran papeleta con todos los
candidatos para un mismo cargo de todos los partidos.
El presidente de mesa la entregaría a cada votante a fin de que en el
cuarto oscuro marque con una cruz el postulante de su preferencia y lo introduzca
en la urna.
El sistema de boleta única, aplicado en todos los países de América
Latina –a excepción de Uruguay- y recientemente adoptado por la provincia de
Córdoba, tiene numerosas ventajas: transparenta el sistema, fortalece la decisión
ciudadana y elimina casi todas las distorsiones del sufragio, implica el fin de las
listas colectoras, del acople, evita el robo de las boletas, el “voto cadena”, hace
más rápido el escrutinio final , contempla la utilización del sistema braille y la
facilitación gráfica de los no alfabetizados.
Por eso, presentamos este proyecto y esperamos que no sólo
represente un testimonio de la oposición, sino que lo podamos discutir con el
oficialismo porque todos queremos que, luego del proceso electoral, la población
se quede con una sensación positiva, sabiendo que su voto fue cuidado como el
símbolo más importante de la democracia.
Saludamos al Sr. Presidente,
Dr. Ricardo A. BUSSI
Descargar

Proyecto de ley Boleta Unica