República De Colombia
Corte Suprema De Justicia
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
SALA DE CASACIÓN PENAL
-SALA DE DECISION EN TUTELALUIS GUILLERMO SALAZAR OTERO
Magistrado Ponente
STP533-2014
Rad. 69705
Aprobado Acta No. 19
Bogotá, D.C., veintinueve (29) de enero de dos mil
catorce (2014)
ASUNTO
Procede
la
Corte
a
resolver
la
impugnación1
presentada contra el fallo proferido el 30 de octubre de
2013 por la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema
de Justicia, a través del cual tuteló el derecho fundamental
al debido proceso a favor del CENTRO COMUNITARIO PARA
LA INFANCIA TOMÁS URIBE URIBE, dentro del trámite
constitucional adelantado en contra de la Sala Laboral del
Tribunal Superior de Buga y el Juzgado Laboral del Circuito
de Tulúa.
1
Luego de subsanada la nulidad declarada en auto del 3 de octubre de 2013
1
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
1. ANTECEDENTES
Fueron reseñados en el fallo de primera instancia2, así:
“El accionante presentó queja constitucional en contra de la
autoridad judicial cuestionada, al considerar que esta le vulneró su
derecho fundamental al debido proceso, a la seguridad jurídica y a la
igualdad.
Manifiesta que Olga Patricia González Castañeda promovió en su
contra proceso de fuero sindical - acción de reintegro, la cual le
correspondió por reparto al Juzgado Laboral del Circuito de Tuluá.
Que el Juzgado de Conocimiento, el 31 de enero de 2012 en
audiencia pública resolvió declarar probada la excepción previa de
“FALTA DE LEGITIMACIÓN POR ACTIVA Y CARECER DE CAPACIDAD
PARA SER PARTE”, propuesta por la parte demandada y aquí
accionante y por tanto no continuar con el trámite del citado proceso,
bajo el argumento que “El artículo 118 del C.P.T, y S.S. determina que
con la notificación del empleador de la elección del trabajador
amparado por fuero o la certificación de la inscripción en el registro
sindical, se presume el fuero. Ello significa… Entiende el Juzgado que
la notificación que refiere la norma anterior, así como la constancia de
inscripción en el registro sindical debe reposar en poder del patrono
para que se pueda presumir que se conoce la calidad de aforado del
demandante, Así lo exige el art. 363 del C.S.T. cuando determina que
se debe pasar comunicación del hecho por escrito al respectivo
empleador. A su vez el art. 371 ibídem exige que cualquier cambio total
o parcial de la junta directiva de un sindicato debe ser comunicado al
patrono porque si no se llena este requisito, el cambio no surte ningún
efecto. Por su parte el art. 407 reitera que la designación de toda junta
directiva o cualquier cambio que ocurra en su composición debe ser
notificado al patrono en la forma prevista en los art. 363 y 371. Al
2
Fol. 211 cno. Sala de Casación Laboral
2
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
observarse la documentación acompañada EN EL EXPEDIENTE NO SE
ENCUENTRA QUE EXISTA NINGUNA NOTIFICACIÓN AL PATRONO
sobre el nombramiento de la demandante como integrante de la junta
directiva del sindicato al cual dice pertenecer. Observamos.,,>
Conforme a derecho y por simple lógica, el patrono debe estar enterado
que su trabajador se encuentra aforado y en el presente caso no existe
ninguna prueba que tuviere conocimiento de ello por los dos medios
sencillos que permite el citado artículo 118 del C.P.T, y S.S., por lo que
no se configuran los presupuestos para que se pueda continuar
tramitando la demanda de fuero sindical que nos ocupa, y por ende, se
deberá declarar probada la excepción propuesta”.
Contra el anterior auto, la parte demandante interpuso recurso
de apelación, el cual fue resuelto por el Tribunal accionado, quien en
virtud del fallo de 12 de abril de 2013 revoca tal proveído y en su lugar
ordena al Juzgado “continuar el trámite hasta el final”.
Que el Juzgado Laboral del Circuito de Tuluá, en virtud de la
sentencia de fecha 5 de febrero de 2013, absuelve al Centro
Comunitario para la Infancia Tomas Uribe Uribe, de todas las
pretensiones propuestas en la demanda al declarar las prósperas las
excepciones propuestas por la parte demandada.
Inconforme la parte demandante, con la anterior decisión,
interpuso recurso de apelación, el cual fue resuelto por el Tribunal
accionado, quien mediante sentencia del 12 de abril de 2013 revocó la
decisión del a quo y en su lugar declaró la ilegalidad del despido de la
señora González y por ende ordenó el reintegro solicitado, al considerar
que de conformidad con la sentencia C-465 de 2008, mediante la cual
la Corte Constitucional examinó la exequibilidad de los artículos 370 y
371 del C.S.T., “al haberse efectuado el depósito de cambio de Junta
Directiva del Sindicato de trabajadores de Hogares Infantiles de
Colombia – Seccional Valle, el 02 de julio de 2010, se cumplió con el
presupuesto señalado en la sentencia ya referida, para que fuera
eficaz, válido y oponible el fuero sindical, frente al empleador y a
3
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
terceros”, así mismo que de acuerdo a las tres testigos que afirmaron
que la representante legal del Centro accionante, tenía conocimiento
que la señora González Castañeda pertenecía a la Junta Directiva de
Sintrahoincil Seccional Valle, por lo que la notificación, en su criterio se
dio de forma verbal.
Que la señora Olga Patricia González Castañeda, en mayo del
presente año promovió acción de tutela con el fin de obtener el
cumplimiento de la anterior sentencia, amparo que le fue concedido por
el Juzgado Primero Penal del Circuito de Tuluá y que a la fecha se
encuentra ante el Superior para desatar la impugnación que presentó
contra dicha providencia.
Se duele el accionante de la decisión proferida en segunda
instancia por el Tribunal cuestionado, con la cual considera se incurrió
en vía de hecho, pues en su sentir “Si el Sindicato solo tramitó el
depósito de la nueva junta directiva en la inspección de Palmira y este
no cumplió la obligación de comunicar al empleador que está radicado
en otra jurisdicción de su competencia: ¿Al empleador se le debe aplicar
la presunción legal ante el juez laboral competente (Tuluá), el
conocimiento de un evento ocurrido en otra jurisdicción, como es el dar
por probado por el Tribunal Superior de Buga, que con el deposito de la
nueva junta directiva en la inspección de Palmira, nace el derecho al
fuero sindical de uno de sus trabajadores, a pesar que también se
encuentra probado que ni la inspección de Palmira ni el sindicato le
comunicaron por escrito al empleador en la ciudad de Tuluá sobre la
existencia de la designación como miembro de una junta directiva
sindical, tal como lo exigen los art. 363 y 371 del C.S.T.?. R/ta: A nadie
se le debe condenar o responsabilizar por las negligencias y errores
cometidos por quienes reclaman el derecho, tal circunstancia, es culpa
exclusiva de quienes han incurrido en ello”.
Por lo anterior, solicita al juez de tutela se conceda el amparo
constitucional deprecado y, como consecuencia de ello, revoque la
4
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
sentencia proferida por el Tribunal cuestionado y confirme la proferida
en primera instancia.”
2. EL FALLO IMPUGNADO
La Sala de Casación Laboral concedió la demanda de
tutela presentada, con los siguientes argumentos:
1.
De
acuerdo
con
las
pruebas
aportadas,
la
interpretación dada por el Tribunal Superior a los artículos
363 y 371 del C.S.T. y de la S.S. y bajo la cual sustentó el
reintegro de Olga Patricia González, se erige como un
defecto sustantivo, por cuanto de manera expresa el
primero de ellos dispone que la comunicación sobre el
cambio de la junta directiva del sindicato debe hacerse por
escrito al empleador para así ser oponible y surtir efectos,
además el depósito de dicha modificación se hizo en la
ciudad de Palmira, sin que exista prueba alguna que
corrobore la debida notificación al Centro Comunitario.
2. Para que surtan los cambios, totales o parciales, en
las
juntas
directivas
de
los
sindicatos
es
necesario
satisfacer el contenido del artículo 371 ejusdem que a su
turno remite a la forma de notificación prevista en el 363;
cumplido ello, operan de manera automática para el
empleador si se hizo de manera directa o, si lo fue por
intermedio del Ministerio de Trabajo, una vez éste cumpla
tal cometido en términos de la sentencia C-465 de 2008 de
la Corte Constitucional que declaró condicionalmente
exequible el artículo 371 del C.S.T.
5
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
3. DEL RECURSO INTERPUESTO
El apoderado de Olga Patricia González Castañeda,
impugnó el fallo, por cuanto:
1. No compete a la trabajadora acarrear con las
consecuencia negativas de la no notificación al empleador
por el Ministerio de Trabajo del cambio de junta, mas aun
cuando la Sentencia C-465 de 2008 prevé que con una de
las dos comunicaciones (empleador o Ministerio) se suple el
requisito para dar a conocer dicha sustitución, sin importar
a cual se acuda.
2. No tenía que verificar el cumplimiento de las
obligaciones del Ministerio y por consiguiente, imponer tal
carga en materia probatoria.
3. La referencia a la sentencia referida fue sesgada, sin
concedérsele el alcance apropiado.
4. Al proceso se adujeron otros medios de prueba
(testimonios) que daban cuenta del conocimiento por la
accionante de la calidad de aforada de la demandante;
además del depósito del cambio de junta ante el Ministerio
de Trabajo.
5.
No
se
quebrantó
de
forma
alguna
derecho
fundamental pues se respetaron las formas propias del
proceso, ni se demostró la existencia de una causal de
procedibilidad de la acción.
6
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
4. CONSIDERACIONES
1.
Competente
es
la
Sala
para
conocer
de
la
impugnación interpuesta de conformidad con lo previsto en
el Acuerdo número 006 del 12 de diciembre de 2002, en un
claro acatamiento del principio de la doble instancia.
2. El artículo 86 de la Constitución Política establece
que toda persona tiene derecho a promover acción de tutela
ante los jueces, con miras a obtener la protección inmediata
de sus derechos constitucionales fundamentales, cuando
por acción u omisión le sean vulnerados o amenazados por
cualquier autoridad pública o por particulares, en los casos
previstos de forma expresa en la ley, siempre que no exista
otro medio de defensa judicial, o si existe, cuando se utiliza
como mecanismo transitorio para evitar la materialización
de un perjuicio de carácter irremediable.
2.1. De igual forma, la potestad de controvertir las
decisiones de los jueces a través de la acción de tutela tiene
un alcance excepcional y restringido, según lo
han
precisado la Corte Constitucional en sentencia C-543 de
1992 y la jurisprudencia de esta Sala; todo ello por virtud
de un cabal respeto de los principios de seguridad jurídica,
cosa juzgada y autonomía judicial. La razón de una tal
postura no es distinta a evitar que la misma se convierta en
un instrumento adicional para discutir la disparidad de
criterios entre los sujetos procesales y la autoridad
accionada, contrariando su esencia, que no es otra que
denunciar la violación de los derechos fundamentales.
7
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
Criterio que no resulta absoluto, pues si no existen
motivos que impidan promover la acción, ésta procederá
contra las decisiones judiciales en la medida que carezcan
de fundamento objetivo; por el contrario, son improcedentes
aquellas demandas en las cuales primen consideraciones
personales o subjetivas del accionante que se anteponen a
las argumentaciones del funcionario que las profiere, toda
vez que esa circunstancia por sí misma no es razón
suficiente para predicar la existencia de una arbitrariedad
que acredite
una causal de procedibilidad3 de la acción
constitucional.
3. En el caso bajo análisis, la parte actora cuestiona la
decisión adoptada por la Sala Laboral del Tribunal Superior
de Buga por medio de la cual declaró la ilegalidad del
despido efectuado a Olga Patricia González Castañeda por
violación de la garantía al fuero sindical, ordenó su
reintegro y pago de acreencias laborales, por cuanto no fue
enterada conforme con los parámetros legales de la
condición de aforada de la reclamante.
Punto frente al cual se opone la recurrente una vez fue
concedido el amparo por el a quo, dado que de acuerdo con
la sentencia C-465 de 2008 bastaba la notificación del
cambio de junta directiva del sindicato al Ministerio de
Trabajo para ser oponible ante el empleador.
4. Temática que a todas luces escapa al conocimiento
del juez constitucional, por cuanto se erige como la
3
Véase sentencias T 200 y T-684 de 2004 y T-658 y T-939 de 2005, entre otras.
8
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
continuación
de
un
debate
ya
concluido
ante
las
autoridades competentes, sin que sea la acción de tutela
una nueva oportunidad para insistir en una de las tesis
planteadas en su momento.
4.1. De las pruebas aportadas al plenario y en especial
de la lectura del fallo atacado se observa que lejos está de
constituir afrenta a los derechos fundamentales invocados,
por la simple circunstancia de haberle resultado adversa a
los intereses de la accionante.
En efecto, aparece que el funcionario accionado
analizó
conforme
con su
competencia los problemas
jurídicos planteados y, encontró procedente la pretensión de
la entonces demandante como quiera que de acuerdo con la
Sentencia C-465 de 2008 que declaró la exequibilidad
condicional del artículo 371 del C.S.T., era oponible la
condición de aforada de la trabajadora una vez fue
depositado el cambio de Junta Directiva del Sindicato de
Trabajadores de Hogares Infantiles de Colombia, el 2 de
julio de 2010 ante el Ministerio de Trabajo.
Sin que dicha conclusión aparezca manifiestamente
contraria al orden jurídico o quebrantadora de derecho
fundamental alguno, sino como el resultado del análisis de
las circunstancias propias del caso y la normatividad y
jurisprudencia que regulan la materia, según la cual
igualmente es oponible tal variación al empleador cuando se
notifica al Ministerio del Trabajo, al preverse que éste lo
entere de manera inmediata.
9
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
Repárese en el contenido de la referida decisión de
constitucionalidad:
Lo primero que se debe manifestar al respecto es que la exigencia
de informar al Ministerio de la Protección Social y a los
empleadores acerca de los cambios efectuados en las juntas
directivas de los sindicatos tiene por fin dar publicidad a las
decisiones tomadas dentro de la organización, de tal manera que
ellas sean oponibles ante terceros – verbigracia para temas como
el del fuero sindical – y que los actos que realicen esos dirigentes
puedan obligar al sindicato. Lo que la norma acusada persigue
es garantizar los derechos del sindicato y de los terceros, a
través de la definición acerca de cuándo empiezan a surtir
efectos los cambios efectuados en la junta directiva de un
sindicato. De esta manera, la comunicación no es un requisito de
validez sino de oponibilidad ante terceros.
(…)
21. El segundo interrogante se dirige a establecer desde cuándo
tienen eficacia los cambios en la integración de la junta directiva
de un sindicato. Esta pregunta tiene diferentes respuestas, de
acuerdo con los sujetos interesados en esas modificaciones en la
junta directiva. Así, por ejemplo, en virtud del principio de
autonomía sindical, los cambios realizados deben tener efecto
inmediato en relación con el sindicato, es decir que entrarán en
vigor tan pronto como él mismo lo decida, sin tener que cumplir
ninguna condición externa.
Distinta es la situación de los empleadores, el Gobierno y los
terceros, sobre los cuales también tienen repercusiones los
cambios aprobados en la composición de la junta directiva de un
sindicato. En el caso de los dos primeros, la Corte considera que
los cambios tienen efectos a partir del momento en que el
sindicato les informe sobre ellos. Y puesto que el depósito de la
10
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
comunicación respectiva en el Ministerio cumple con el requisito
de publicidad sobre esas modificaciones, ha de entenderse que a
partir de ella los cambios en la junta directiva son oponibles a los
terceros. Ciertamente, a partir de esa comunicación el Ministerio
está en condiciones de expedir certificaciones acerca de quiénes
representan al sindicato.
Ahora bien, en el caso de los empleadores y el Gobierno es
fundamental la determinación acerca del momento en que
adquieren eficacia los cambios para establecer cuáles son los
trabajadores amparados por el fuero sindical. De acuerdo con el
artículo 371, los cambios en la junta directiva de un sindicato
solamente surten efectos luego de que se hubiera notificado de
ellos, por escrito, al inspector del trabajo y al empleador. Dado
que, por lo regular, las dos notificaciones no son simultáneas, la
pregunta que surge es si el amparo del fuero opera desde que se
practica la primera notificación o solamente a partir de que el
Ministerio y el patrono hayan recibido la comunicación.
La Corte considera que, desde la perspectiva del derecho
constitucional de asociación y libertad sindical, la respuesta
apropiada es que la protección foral opere desde que se efectúa
la primera notificación. Ello, por cuanto en el caso de que el
primer notificado hubiere sido el empleador éste adquiere desde
el mismo momento de la comunicación la obligación de respetar
el fuero sindical de los nuevos dirigentes. Y porque, en el caso de
que el primer notificado hubiera sido el Ministerio, éste adquiere
la obligación de comunicar inmediatamente al empleador sobre la
designación realizada.
Por todo lo anterior, se declarará la constitucionalidad de la
norma acusada, pero sujeta a dos condiciones: (i) el Ministerio no
puede negar la inscripción de los nuevos directivos sindicales,
pues si él o el empleador consideran que hay motivos para
denegar el registro deberán acudir a la justicia laboral para que
11
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
así lo declare, y (ii) la garantía del fuero sindical para los nuevos
directivos entra a operar inmediatamente después de que al
Ministerio o al empleador le ha sido comunicada la designación.
En consecuencia, la norma acusada es exequible en el entendido
de que la comunicación al Ministerio acerca de los cambios en la
junta directiva de un sindicato cumple exclusivamente funciones
de publicidad, y de que el fuero sindical opera inmediatamente
después de la primera comunicación. (CC C-465/08)
Presupuestos que fueron estudiados por el juez al
momento de desatar el recurso de apelación y el cual
concluyó que estaba demostrada la calidad de aforada de la
entonces demandante por cuanto:
“Acorde con los lineamientos expuestos se tiene que al haberse
efectuado el depósito de cambio de Junta Directiva del Sindicato de
Trabajadores de Hogares Infantiles de Colombia –Seccional Valle, el 02
de julio de 2010, se cumplió con el presupuesto señalado en la
sentencia ya referida, para que fuera eficaz, válido y oponible el fuero
sindical, frente al empleador y a terceros”4
4.2. Así las cosas, la inconformidad del libelista con la
determinación adoptada no significa per se la violación de
sus derechos fundamentales, ya que el proveído atacado no
se advierte diste de un criterio razonable de interpretación y
que se enmarque dentro de una de las causales específicas
de procedencia de la acción constitucional en contra de
providencias judiciales, contrario a lo afirmado por el a quo.
De
allí
que
impedido
se
encuentra
el
juez
constitucional para inmiscuirse en la discusión jurídica
4
Página 12 de la providencia, visible a fol. 326 del cno. anexo
12
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
debatida ante los jueces naturales de la actuación, al no
concurrir quebrantamiento a garantías constitucionales.
En consecuencia, se impone la revocatoria del fallo
recurrido.
******
En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de
Justicia Sala de Casación Penal, Sala de Decisión de Tutela,
administrando justicia en nombre de la República y por
autoridad de la ley,
RESUELVE
Primero.- REVOCAR integralmente el fallo recurrido,
para en su lugar DECLARAR IMPROCEDENTE la acción de
tutela impetrada por el representante legal del CENTRO
COMUNITARIO PARA LA INFANCIA TOMÁS URIBE URIBE.
Segundo.-
NOTIFÍQUESE de
conformidad
con lo
dispuesto por el Decreto 2591 de 1991.
Tercero.- REMÍTASE el diligenciamiento a la Corte
Constitucional para su eventual revisión.
NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE
LUIS GUILLERMO SALAZAR OTERO
Magistrado
13
Impugnación de Tutela 69705
A/. Centro Comunitario para la Infancia
Tomás Uribe Uribe
GUSTAVO ENRIQUE MALO FERNÁNDEZ
EYDER PATIÑO CABRERA
Magistrado
Magistrado
Nubia Yolanda Nova García
Secretaria
14
Descargar

T-69705 - Corte Suprema De Justicia

Desarrollo psicológico de niños enfermos

Desarrollo psicológico de niños enfermos

Apoyo económico y afectivoFundación Bernardo UribeEnfermedad

Sindicatos y Convenciones colectivas

Sindicatos y Convenciones colectivas

Derecho del trabajoJusticia socialLibertad sindicalFueroReivindicacionesInteresesSindicalismoClase trabajadora

Educación en salud

Educación en salud

Enfermedades infantilesInestabilidad emocionalNiñosAsistencia social

Contrato colectivo del Trabajo

Contrato colectivo del Trabajo

ContratosDerecho Laboral españolLegislación nacionalDerechos de las mujeres y menoresContratación