TEMA DE SANTO TOMÁS:
El cristianismo aparece en la cultura occidental no como una filosofía sino como una religión revelada, cuya verdad se
basaba en el valor concedido a la Palabra de Dios, y no en argumentos racionales. Introdujo ideas totalmente nuevas para la cultura
griega y revolucionarias como son el monoteísmo, la creación del mundo a partir de la nada, la resurrección de Cristo, que resultaban
extrañas al modo de entender el mundo de los filósofos ya que rompían con los criterios tradicionales. En los primeros siglos de la
aparición del cristianismo hubo a la vez que este choque original, una mutua influencia hasta que en el siglo IV, fundamentalmente
con la figura de San Agustín, la filosofía se asienta en las ideas cristianas y surge un problema que atravesará toda la Edad Media:
las relaciones entre razón y fe.
En el siglo XIII aparece la figura de Santo Tomás cuya filosofía va a ser un intento de síntesis entre el Cristianismo,
Aristóteles y elementos de Platón. Santo Tomás concibe la razón y la fe como dos facultades de distinta naturaleza pero que se
pueden ayudar mutuamente en la búsqueda de la verdad aunque sea la fe la que tenga superioridad sobre la razón.
La Metafísica es básicamente la aristotélica aunque toma elementos importantes de Platón y de las filosofía árabe y judía.
Sigue manteniendo, como Aristóteles,
la concepción del ser como sustancia y accidente, la sustancia es aquello que tiene
subsistencia por sí y es lo que realmente existe, los accidentes dependen de la sustancia para ser. Explica el cambio sirviéndose de
los conceptos acto y potencia. El cambio es la actualización de una potencia en tanto que potencia. Y asimismo mantiene la
composición hilemórfica para las sustancias materiales: Entiende por forma el principio de actividad inmanente y constitutivo que hace
que un ser sea lo que es y tenga una actividad propia. La materia es el principio de limitación y potencialidad.
Sin embargo hay también diferencias:
En Aristóteles todas las sustancias son materiales y, por tanto todas ellas son el compuesto de materia y forma. Santo
Tomás habla de diferentes sustancias: la sustancia divina y las sustancias creadas, finitas, de estas unas son corpóreas y otras
inmateriales, las sustancias angélicas que no tienen cuerpo. La esencia de las sustancias materiales incluye a la vez a la forma y a la
materia, porque en la definición de una sustancia material se incluye como característica su materia. Pero, aun así, sigue siendo la
forma la que determina que una sustancia sea lo que es, es decir, tenga unas características propias.
En las sustancias inmateriales, carentes de materia, su esencia es su forma.
Luego la composición hilemórfica no afecta a todas las sustancias, según Santo Tomás, y por tanto, no puede explicar
todos los seres creados, Así pues, ha de haber una composición más profunda de las sustancias, que afecte a toda criatura y ésta es
la composición de esencia y esse o acto de ser .
En la obra De Ente et Essentia, Santo Tomás establece la distinción, tomada de Avicena, entre esencia y existencia o esse.
Para que algo sea necesita ambas cosas. La esencia es la quiddidad, lo que una cosa es. El esse es lo que da el ser a la cosa, la
existencia, lo que hace que la esencia sea realmente.
NO SE PUEDE SEPARAR ESENCIA DE ESSE: no hay esencias sin ser, ni esse que no sea el acto de una esencia, pero
la diferencia entre ambos es real no es sólo una distinción conceptual. ESENCIA Y ESSE ESTÁN ENTRE SÍ EN RELACIÓN DE
POTENCIA Y ACTO: la esencia es potencia con relación al esse que es el acto. En las sustancias inmateriales, sólo son cuando el
1
acto de ser o essendi las actualiza. Las cosas corpóreas necesitan dos actualizaciones: la de la materia (con la forma) y la de la
esencia entera (con el esse). Así Santo Tomás separa potencia y acto de materia y forma. mientras que para Aristóteles
eran lo mismo potencia y materia que forma y acto. El esse no es forma porque la forma es siempre concreta. El ese es acto y es
único (o algo existe o no existe). El acto no es lo mismo que la forma.
La esencia de un ser finito no incluye su existencia, el que algo se defina de un modo no hace necesario que tenga que
existir: los seres finitos son contingentes, su esencia no puede dar razón de su ser. ¿dónde está la razón de que los seres
contingentes existan si no se halla en ellos mismos? Su existencia se la deben a otro ser que pueda dar razón de su existencia
desde sí mismo, un ser al que la existencia le corresponda de manera necesaria, y ese ser es Dios. Dios es causa de que las cosas
sean, al darles el ser las crea.
En Dios esencia y esse coinciden. Dios es el esse, el acto puro de ser. Como se define a sí mismo en La Biblia “Yo soy el
que soy”. El resto de seres son por participación en el ser de Dios (o sea por tener de forma imperfecta lo que él tiene de manera
perfecta e ilimitada) De este modo existe una gradación de los entes en relación a la participación en el acto de ser en función de su
esencia:
-más perfectos: sustancias angélicas (inmortales pero no eternas) y sustancias que se unen a cuerpos (las almas)
-menos perfectos: sustancias corporales(cuerpos), accidentes (colores, cantidades..) y entes de razón (cosas que pensamos pero
que no tenemos delante)
CONSECUENCIAS DE DISTINGUIR LA ESENCIA DEL SER DE LAS COSAS: esta distinción le permite a Sto Tomás: establecer que
las cosas son contingentes y creadas por Dios; distinguir a Dios, el ser, de las criaturas (entes que tienen ser); establecer la primacía
del esse sobre la esencia y modificar el concepto de ser, que ahora será una esencia a la que le corresponde la existencia.
En la Metafísica de Santo Tomás tienen también importancia algunos principios de influencia Platónica:
Principio Platónico de la participación: La creación del mundo por Dios se entiende como una participación de los seres en el ser
de Dios. Participar es tener parcialmente lo que en otro se encuentra sin restricción, tener de modo limitado lo que en otro se
encuentra de manera ilimitada, tener imperfectamente lo que otro tiene de manera perfecta.Sólo Dios es el acto pleno e infinito de
ser. Todos los demás entes participan de este acto de ser de una manera limitada; limitada a su esencia o naturaleza.
Principio platónico de la causalidad ejemplar: Dios es el supremo modelo que imitan imperfectamente las criaturas., en Dios están
los modelos preexistentes de todas las cosas. Desde este principio reinterpreta Santo Tomás el concepto de analogía de Aristóteles:
cualquier perfección se predica de Dios y las criaturas no de un modo unívoco o equívoco, sino de un modo análogo. Dios es la
existencia, las criaturas tienen existencia; Dios es la perfección misma, las criaturas participan e imitan limitadamente esa perfección.
En lo que se refiere al conocimiento, su teoría es básicamente la misma que la de Aristóteles. La base es la teoría de la
Abstracción: conocer es abstraer la forma de la materia individual, Sacar lo universal de lo particular, los conceptos de las imágenes
singulares o fantasmas. La facultad que es capaz de hacer esto es el entendimiento. El objeto propio del entendimiento es el ser. El
objeto del entendimiento humano es ser perceptible (cosas sensibles) porque nuestro entendimiento está vinculado al cuerpo material,
así que conocemos tomando como base los sentidos. Los escolásticos decían: “no hay nada en el intelecto que no haya estado antes
en los sentidos ”El paso de lo particular a lo universal (de lo que percibo a un concepto) es la abstracción. El alma humana no
puede conocer las ideas de forma directa, sin más, si no ha tenido noticia sensible de las cosas a las que se refieren nunca. El
entendimiento agente (ACTO) puede proporcionar el conocimiento de los primeros principios que preexisten en él en estado virtual y
es capaz de formarlos pero no directamente sino a partir de cosas sensibles. Todas las sustancias sensibles se componen de una
materia, que es lo que particulariza a esa sustancia, y una forma que es universal. Conocer es separar lo universal de las cosas
(abstraer).Los sentidos reciben sensaciones; en el entendimiento pasivo (POTENCIA) se forman imágenes, fantasmas, especies
2
impresas; y el entendimiento agente abstrae de las imágenes unos conceptos. Por tanto, para alcanzar el conocimiento universal se
ha de partir de la percepción sensible.
A Santo Tomás, como filósofo cristiano, le interesan las relaciones entre el hombre y Dios, una de ellas es la cuestión de la
Teología Natural: lo que el hombre puede conocer de Dios, ¿puede conocer su existencia? ¿Qué puede conocer de su naturaleza o
esencia?
En relación al primer tema, si el hombre puede conocer la existencia de Dios se pregunta si la proposición “Dios existe” es evidente
para nosotros, y responde que aunque es evidente en sí, ya que si conociésemos la esencia divina sabríamos que la existencia le
corresponde de manera necesaria, como nosotros somos entendimientos finitos, limitados y vinculados a un cuerpo no podemos
conocer de manera directa la esencia divina. Por tanto se necesita la prueba puesto que aunque que Dios existe es evidente en sí
no lo es para nosotros. Para demostrar la existencia de Dios, según Santo Tomás, no se puede partir de la definición de Dios, que
es lo que hace San Anselmo en su argumento ontológico, partir de la definición de Dios como el ser mayor que el cual nada puede
pensarse, el ser sumamente perfecto y de ahí deduce que ha de existir porque si no podría pensarse uno mayor, y eso es una
contradicción. Pero la definición de Dios no la podemos conocer de manera directa. Para llegar a Dios tenemos que partir de los
efectos, de las criaturas) que nos llevarán a su causa, Dios.
Las pruebas que da Sto Tomás son las 5 vías, son pruebas “a posteriori” (parten de los efectos para conocer la causa) cuyo
fundamento es por tanto el principio metafísico de causalidad.
En general tienen la siguiente estructura común: parten de un efecto universal presente en las cosas singulares (que las cosas se
mueven, que son causas de otras cosas, que son limitadas en su duración, que participan de forma diferente en ciertas perfecciones
y que tienden a un fin) a continuación se aplica el principio de causalidad y se busca la causa de tal efecto y en el tercer paso se
argumenta que es imposible un regreso al infinito en la serie de las causas subordinadas. En la conclusión se llega a Dios como
causa en la formalidad de cada vía: Motor inmóvil, Causa incausada, Ser Absolutamente necesario, Ser que encierra todas las
perfecciones y Suma Inteligencia.
En cuanto a su esencia el hombre puede conocer por vía negativa lo que Dios no es, negando de Dios todas las imperfecciones que
encontramos en las criaturas, así diremos que no es cuerpo, que no se mueve, que no es compuesto. Pero también podemos
conocer algo de dios por vía positiva: afirmando de él de manera perfecta e ilimitada las perfecciones que encontramos en nosotros
de manera limitada.
La concepción que tiene Santo Tomás del hombre es más próxima a Aristóteles que a Platón:
-Rechaza la concepción de Platón, de que el hombre era fundamentalmente su alma y el cuerpo era la cárcel de ésta.
-Acepta la teoría hilemórfica de Aristóteles que dice que el hombre es una unidad sustancial de materia(el cuerpo) y forma (el alma)
pero, mientras Aristóteles decía que el hombre poseía tres almas: vegetativa, sensitiva y racional, cada una con sus funciones, Sto
Tomás dice que sólo posee una pero con varias facultades:
-facultades únicas del alma: el entendimiento y la voluntad
-facultades vinculadas al cuerpo: sensitivas (los sentidos externos y los internos como la imaginación, la memoria y la capacidad
estimativa) y las vegetativas.
-Santo Tomás defiende la inmortalidad del alma, dice que el alma no se agota al informar al cuerpo porque es espiritual, y de ahí se
deduce que es incorruptible e inmortal por naturaleza.
En lo que se refiere a su Ética entiende Santo Tomás que la moral es el camino que el hombre ha de seguir para alcanzar
a Dios que es su creador y su fin. Hay una unión en el proyecto de la vida humana entre lo natural de su actuación libre dirigiéndose
3
al bien, y lo sobrenatural de su fin último que se halla en Dios. Hay, por tanto, un trasfondo teológico en su planteamiento pero
también una reflexión filosófica para fundamentar racionalmente los medios adecuados para alcanzar el fin.
Filosóficamente sigue la ética de Aristóteles, y como aquél propone S. Tomás una ética eudemonista y teleológica. Pero en la
concepción de felicida ya se aparta de la ética del filósofo. La felicidad perfecta no se puede hallar en ninguna cosa creada, sino sólo
en Dios, Bien perfecto e infinito. Aristóteles, dice Santo Tomás, hablaba de una felicidad imperfecta, de este mundo. Pero el hombre
ha de aspirar a la felicidad auténtica, que no se halla en esta vida mortal y que consiste en la contemplación directa de Dios y la
participación en su amor (Beatitud o bienaventuranza).
Santo Tomás se pregunta por los principios de la acción moral ¿qué mueve al hombre a obrar moralmente? Él considera
dos tipos de principios:
a)
internos, que son los hábitos que uno genera a base de repetir acciones correctas y que son las virtudes: las virtudes son
disposiciones del carácter que nos llevan a actuar del modo correcto cuando las hemos adquirido, gracias a la práctica.
b) los principios externos: la ley natural y la gracia, procedentes ambas de Dios. Dios instruye a los hombres por la ley, los ayuda
por la gracia.
LAS VIRTUDES son principios internos de nuestra acción porque al formar nuestros hábitos virtuosos formamos nuestro
carácter y de ahí surgen los nuevos actos: actuamos desde nuestros modos de ser o disposiciones. Virtud significa excelencia o
perfección de una facultad (o potencialidad) gracias al ejercicio. La perfección no consiste en despojarse de las potencias inferiores
sino de someterlas racionalmente. La vida moral consiste en administrar juiciosamente las pasiones, en moldearlas. Tal moderación
son los hábitos morales o virtudes. Moderación significa imponer a los apetitos un “modus”, un orden o medida. El hombre virtuoso,
moderado, es el que ordena los apetitos del alma según el justo medio. En esto, como ya dijera Aristóteles consiste la virtud moral,
en el hábito de actuar en el término medio entre el exceso y el defecto. Las 4 virtudes principales son: Justicia, templanza, fortaleza
y prudencia. Las virtudes que el hombre logra gracias al esfuerzo propio, siguiendo los preceptos que para él establece su razón
basándose en su naturaleza son virtudes naturales, caen dentro de la ley natural. (las virtudes toleogales, que no las adquiere el
hombre sino que son infundidas por la gracia de Dios, fe esperanza y caridad.; las virtudes teologales hacen al hombre hijo de Dios)
Por las virtudes naturales el hombre llega a ser bueno, que es decir que tiene el hábito de actuar correctamente, lo que
supone seguir la ley moral natural. Los actos propiamente humanos son los deliberados y libres, son buenos si se someten a la ley
moral natural que Dios ha establecido como principio ordenador de la actividad humana, malos si no se someten a tal ley.
La ley natural no está desconectada del orden general del Universo, en el que el hombre se halla inmerso. La totalidad del
Universo está sometida a una ordenación que procede del Creador. La ordenación divina de la naturaleza entera es la LEY ETERNA,
que es el proyecto racional de Dios que rige y gobierna el mundo. Pero esta ley no regula del mismo modo el comportamiento de los
hombres y de los demás seres. Las criaturas no humanas participan inconscientemente de la ley eterna, que se refleja en sus
varias tendencias naturales, y no poseen la libertad para actuar de una forma incompatible con esta ley.. El hombre, puesto que es
libre racional y libremente se sujeta a tal ley o puede ir contra ella en sus acciones. De este modo el ser humano ha de conocer los
preceptos de la ley puesto que depende de él cumplirla o no. Pero ¿cómo puede conocerla? No puede leer, por así decirlo, la mente
de Dios. ¿Es preciso que Dios se la revele? No es necesario pues puede discernir las tendencias y necesidades fundamentales de su
naturaleza y, reflexionando sobre ellas, llegar a conocer tal ley:por la luz de su propia razón el hombre puede llegar al conocimiento
de la ley natural.
En resumen es a la razón a la que corresponde dirigir la actividad del hombre hacia su fin, es ella quien da órdenes,
impone obligaciones. Pero estas obligaciones impuestas por la razón no son arbitrarias, están fundadas en la naturaleza del hombre.
4
A estas normas u obligaciones que la razón formula basándose en la naturaleza del hombre es a lo que se llama LEY NATURAL,
que es una ley moral pues depende del hombre someterse a ella o actuar en su contra.
El precepto o norma general de la ley moral es “Ha de hacerse el bien y evitarse el mal”.
El bien es aquello que conviene a la naturaleza, el mal aquello que no le conviene.
El contenido de la ley natural se deduce de las tendencias naturales del hombre, pues el fundamento de dicha ley es, como
se ha dicho, la naturaleza humana.
Según su naturaleza el hombre
es sustancia y como tal su tendencia es conservar la vida y el precepto
que de esta
tendencia deriva es conservarse en el ser, cuidar su vida. En tanto que animal tiende a procrear y las normas basadas en tal
inclinación son las relativas a este aspecto y al cuidado de los hijos. En cuanto ser racional tiende a la Verdad y la Justicia y su
deber es buscar la Sabiduría y respetar las exigencias de la justicia.
Para concretarse en la organización de una ciudad La ley natural exige las leyes positivas o leyes humanas, pues la vida
en sociedad requiere de la existencia de unas normas legales que regulen la convivencia. La ley positiva ha de respetar la ley natural
y jamás puede entrar en contradicción con ella.
En definitiva, La ley eterna gobierna el Universo todo, la ley natural las acciones humanas si han de ser moralmente
buenas, basadas en su propia naturaleza racional y la ley positiva concreta la ley natural para ser aplicada a la convivencia pacífica y
justa dentro de una comunidad.
Puesto que la ley moral natural se funda en la naturaleza humana ha de ser:
Universal: compara los principios de la razón teórica y la práctica y concluye que los primeros principios a los que la razón
llega en ambos usos, son evidentes y conocidos por todos, aunque no pueda decirse lo mismo de las afirmaciones y casos
particulares: los de la razón especulativa son verdaderos aunque no todos los conozcan, sin embargo en la razón práctica cuando ya
se llega a los casos particulares, puesto que esta se ocupa de lo contingente, de lo que puede ser de muchas maneras, y no de lo
necesario ( que no puede ser de otro modo), que sí es objeto de la razón especulativa, no todos coinciden en lo que es correcto.
Inmutable: pues la naturaleza humana no cambia, la ley natural es esencialmente la misma.
Evidente: Clara para todo el mundo. Ya que ha de ser el principio orientador de la vida del hombre ha de ser fácilmente
cognoscible para todos. Tema que se ha tratado en el artículo
Santo Tomás pretende dar a la Ética el tratamiento y el rigor de una ciencia.
ESTRUCTURA
Punto de partida
1º VIA MOVIMIENTO
Algo se mueve en el mundo.
2º VIA
3º VIA
4º VIA
5º VIA
CAUSALIDAD
CONTINGENTE
PERFECCIÓN
FINALIDAD
En las cosas sensibles hay
Existen seres limitados en su
Los
un
duración posibles de ser o no.
encuentran en las cosas
orden
de
causas
eficientes.
grados
de
que
se
Los seres naturales
obran por un fin.
distintas
perfecciones.
Principio de causalidad
Todo lo que se mueve, se
Todo
lo
es
Ha de existir un ser necesario
El mas y el menos se
Tales seres tienden
mueve por otro. Pues lo que
causado pos otro porque
que haya existido siempre y
dicen de algo que se
a este fin dirigidos
mueve ha de estar en acto y
no
causa
sea la causa de los seres
toma como máximo que
por
lo movido en potencia y nada
eficiente de sí mismo.
contingentes, pues si todos
es causa de todo de lo
inteligente, ya que
puede estar a la vez en acto
Pues para ello tendría que
los seres fueran contingentes,
de su mismo género.
carecen
y potencia respecto a lo
ser anterior a sí mismo, lo
alguna vez no hubo nada,
mismo.
cual es imposible.
pero entonces ahora tampoco
hay
que
nada
es,
habría nada, ya que de la
nada, nada sale.
5
algún
conocimiento.
ser
de
Corolario
No se puede proceder al
Es imposible proceder al
No es posible proceder del
Existe
algo
que
es
No puede haber un
infinito en la serie de los
infinito en la serie de las
infinito en la serie de los
causa
de
cualquier
regreso infinito en la
motores que a su vez son
causas porque si fuera así
seres necesarios que tiene la
perfección en las cosas.
serie de los seres
movidos por otro, porque
no
causa de su necesidad en
inteligentes
entonces no existiría un primer
efectos.
otro.
ordenadores que a
habría
causas
ni
motor y por tanto ningún otro.
su
vez
son
ordenados por otro
Conclusión
Este primer motor inmóvil que
Debe existir una primera
Ha de existir un ser que tenga
Ha de haber un ser que
Existe
mueve a los demás sin ser él
causa incausada y esta es
la causa de su necesidad en
encierra
inteligente
movido es Dios.(Acto Puro)
Dios. (Causa Sui)
sí mismo y este es Dios.
perfecciones,
todas
sumamente perfecto
este es Dios..
las
por
ser
el
cual todas las cosas
y
naturales se ordenan
a un fin y este ser
es Dios.
6
un
Descargar

TEMA DE SANTO TOMÁS:

Santo Tomas. Presupuestos previos e ideas

Santo Tomas. Presupuestos previos e ideas

Fe y razónDiosPoder estatalHombreLey natural y positivaLibertadEmpirismoPolíticaRealidadFilosofía medievalÉtica

Santo Tomas de Aquino

Santo Tomas de Aquino

Ley natural, positiva, eternaAntropologíaMetafísicaTeología naturalRazón y feLas cinco víasPensamiento filosófico del Siglo XIII

SANTO TOMAS DE AQUINO filosofía patrística San Agustín

SANTO TOMAS DE AQUINO filosofía patrística San Agustín

DiosFilósofos Edad MediaFeAntecedentes: San Agustín, Averroes y AristótelesRazónFilosofía medieval