¿ESTA MI HIJO PREPARADO PARA IRSE DE CAMPAMENTO?
Guía para padres que todavía no han enviado a alguno de sus hijos a
campamento.
por Lic. Sandra Benaim de Katz, Psicóloga Escolar y Directora de www.proyectoarmonia.com.
Los campamentos vacacionales de verano son una costumbre que cada vez se hace mas popular entre las
familias venezolanas y latinoamericanas. El campamento se ha convertido en un excelente oportunidad
donde los niños –y sus padres—crecen y aprenden a vivir separados temporalmente de la mejor manera.
En mi experiencia personal y profesional, además, el campamento es un lugar mágico donde los niños
aprenden a convivir con otros niños, consigo mismos y con la naturaleza de un modo experiencial,
hermoso y casi perfecto donde se divierten, aprenden y se sienten seguros y felices.
Pero antes de preparar la mochila, la maleta y el saco de dormir, hay ciertas preguntas-clave que
conviene que los padres se planteen antes de decidir si sus hijos están preparados para irse de
campamento por primera vez.
Primero lo primero: ¿Cómo saber si su hijo estará feliz? ¿Cómo saber si está listo para dormir fuera
de la casa? Quizás aquí la primera recomendación es que usted como madre o padre confíe en su instinto
y en lo que conoce de su hijo. Confíe en lo que usted siente y en sus observaciones. Esa es su mejor
“primera guía” para tomar la decisión.
Ahora bien, hay algunos elementos que pueden ayudarle a tomar decisiones. La mayoría de los expertos en
psicología infantil estamos de acuerdo que no hay una “edad perfecta” para salir la primera vez de
campamento. Lo que sí es cierto es que ciertas destrezas básicas son imprescindibles, como: poder
amarrarse los zapatos, vestirse de forma independiente --sin ayuda__, controlar esfínteres, comer solo y
cortar la comida (Ref: Kim Atchley y American Camping Association)
Por otra parte, y aún mas importantes son las destrezas sociales emocionales para salir de campamento. En
principio, la idea principal es que no fuerce al niño si se rehúsa o tiene miedo a irse de campamento. En
cambio, prepárelo y prepárese. Argumentos como “al campamento van todos tus amiguitos de clase” , o
“tus hermanos fueron de campamento mucho antes que tú” no le van a dar a su hijo ni a usted suficientes
razones ni criterios para convencerse. Tome en consideración los siguientes elementos: cómo su niño se
adapta a situaciones nuevas, si muestra interés por irse de campamento, y cómo ha sido su experiencia para
dormir una o dos noches fuera de casa. Si usted no sabe la respuesta a la pregunta de si está listo o maduro,
entonces prepare a su hijo enviándolo a dormir a casa de un primo o amiguito, a un campamento de fin de
semana, o proporcionando alguna experiencia novedosa que le permita observar sus reacciones y capacidad
de adaptación.
Involucre parcialmente al niño en el proceso de decidir. Motívelo. Enséñele fotos y la pagina web del
campamento, pregúntele si le gustaría realizar las actividades que allí observa. Entusiásmelo con lo que ven
juntos en la página web, video o fotos. Sería maravilloso si además su hijo pudiera hablar con algún niño
sobre el campamento, sobre todo si es algo mayor en edad y pudiera contarle lo que allí se hace y lo que allí
se goza. Vaya poquito a poco. Vaya involucrando los diversos aspectos del tema y de la experiencia, uno
por uno, a sabiendas que puede tomar varias semanas. No le haga un “programa intensivo de
convencimiento” ya que solamente va a conseguir que su hijo se paralice del temor por la campaña
que usted ha montado.
Por otra parte, obsérvese y ponga atención a sus propias reacciones como padre o madre.¿Qué
está transmitiendo cuando le pregunta a su hijo si quiere ir de campamento? Con sorpresa he
visto como madres o padres hablan a su hijo del campamento casi llorando, o como si una
1
Lic. Sandra Benaim de Katz, 2005
tragedia pudiese ocurrir por la separación. Otros, preguntan al niño de modo totalmente contradictorio,
diciendo algo como: ¿verdad que no quieres separarte tantos días de papi y mami? ¿Verdad que vas a
extrañarnos mucho? O todavía peor, “si no te gusta, me llamas y te salgo a buscar de inmediato”. Ya
comenzamos mal. Lo importante de nuestra actitud es que observemos cómo nos estamos preparando
nosotros como padres para la separación y qué mensajes estamos dando a nuestros hijos. Generalmente
ésta actitud tiene relación directa con el temor que luego muestran nuestros hijos. Ellos sólo están
respondiendo a nuestros propios temores y mensajes contradictorios.
Una vez decidido que el campamento SI es la opción que deseamos para nuestros hijos, entonces es hora
de considerar algunos puntos claves para hacer de la experiencia un tiempo ideal, seguro y de alto
aprendizaje. Para convencernos y estar seguros que hemos elegido un buen campamento, les incluimos a
continuación algunos elementos fundamentales que puede investigar y tomar en cuenta:
RECURSOS E INSTALACIONES:
 ¿Dónde funciona el campamento? ¿Cuál es el clima? ¿Cuál es la ubicación geográfica? Es muy
diferente un campamento en el llano, que en la montaña, la ciudad o la playa y el interés de su hijo
puede ser muy diferente en uno u otro.

¿Cómo son las instalaciones del campamento? Quién lo dirige? Cómo son los traslados? Y las
cabañas? ¿Cuántos niños duermen por cabaña? ¿Cuántos baños, lavamanos, excusados y duchas por
grupo? Quien cuida a los niños de día y de noche? Estos son temas muy importantes para que usted
decida si su hijo estará bien atendido, suficientemente cómodo, y sobre todo, bien cuidado.
SEGURIDAD:



Pregunte si el campamento está certificado por la asociación local o nacional de
campamentos, ya que ello implica que el campamento cumple con los requerimientos
mínimos de funcionamiento y de calidad.
Verifique la localidad donde se encuentra el campamento, vías de acceso, cercanía o
lejanía de autopistas y caminos, y cercanía a poblados o ciudades.
Verifique cercanía a algún centro médico para casos de emergencia.
COMUNICACIÓN:
 ¿Cómo se puede comunicar el padre con el niño? Y con el campamento? Cuales son las políticas de
comunicación?

¿Tienen pagina Web?¿Qué información puede obtenerse del niño mientras se encuentra en el
campamento?

¿Quién maneja la “mamitis” o “casitis” en el campamento y cómo se le comunica a los padres?
Algunos campamentos, a sabiendas que los primeros 5 días son los mas importantes para que el
niño se separe emocionalmente de su hogar, y son los días mas fuertes de “mamitis”, no permiten la
comunicación del niño con su casa, pero mantienen informados a los padres si ésto ocurriese.
Otros, no permiten comunicación con los padres durante las 2 o 3 semanas de campamento, solo
por carta, fax o e-mail.

Casi todos los campamentos limitan las conversaciones telefónicas de los niños con sus hogares y
las visitas de los padres a través de ciertas normativas. Investigue la política y siempre pregunte
porqué. Los buenos campamentos tienen mucha experiencia con niños nuevos o pequeños y las
políticas de comunicación directa con el hogar. Confíe en su experiencia, pero pregunte
exhaustivamente.
2
Lic. Sandra Benaim de Katz, 2005
EL FACTOR HUMANO:
Indudablemente, esta es la clave de un campamento y el secreto de la felicidad de su
hijo.

¿Quiénes son las personas y los profesionales que se van a ocupar de su niño en el
campamento?

¿Cuántos guías o adultos hay por cada niño, cual es su certificación, qué tipo de entrenamiento
reciben, y cómo cuidan la seguridad de los niños? . En principio, un guía por cada 10-15 niños es
una buena proporción adulto-niño. Mas importante aún es la calidad humana y la preparación como
guía que tengan éstos adultos. La gran mayoría de los buenos campamentos en Venezuela tienen
políticas muy estrictas de elección de guías y de formación de los mismo. Pregunte e infórmese.

¿Cuál es la filosofía del campamento? ¿Es competitivo? ¿Cooperativo? ¿Ecológico? Cómo manejan
las relaciones humanas? Este factor es crucial para tomar sus decisiones.
Es asi como, tomando en cuenta el factor humano, filosofía, recursos, dotación, seguridad y
comunicación del campamento, podrá usted tomar una decisión informada y responsable en beneficio
de su pequeño o no-tan-pequeño hijo que va por vez primera a campamento. Ahora, RELAJESE, una
vez tomada la decisión, disfrútela y disfrute cada etapa: hacer la maleta, comprar lo que hace falta,
contarle cuentos maravillosos de cuando usted mismo fue a campamento, empacar, despedirse, dejarlo
disfrutar, y recibirlo con amor. Es así como el niño disfrutará cada momento desde que salga a su
campamento hasta su retorno a casa.
Esperando que la presente guía les ayude a tomar la mejor decisión para sus hijos, y estando a la orden
para cualquier consulta por [email protected], se despide de ustedes, con la convicción de
que encontrarán el mejor momento, y el mejor lugar para que sus hijos pasen una vacación de
crecimiento, alegría y seguridad inolvidables.
Autora: Lic. SANDRA BENAIM DE KATZ
Asesora y Consultora Educativa
Magíster en Psicóloga Escolar/ Infantil, Directora- Fundadora de PROYECTO ARMONIA
www.proyectoarmonia.com Email: [email protected]
Referencias:
www.goUpstate.com; Kim Atchley
http://www.kidscamps.com/press/71802.html
http://www.kidscamps.com/press/iowaparent032102.html
Benaim de Katz, Sandra (1996) Manual Campamentos Venezolanos, no publicado.
NINGUN ELEMENTO DEL PRESENTE MANUAL O GUIA PUEDE SER UTILIZADO SIN
RECONOCIMIENTO DE LA AUTORIA DEL MISMO. Les agradecemos respetar el texto y la
fuente original. PUEDE REPRODUCIRSE Y REENVIARSE. USO DIDACTICO, DOCENTE Y
DIVULGATIVO.
3
Lic. Sandra Benaim de Katz, 2005
Descargar

Esta.mi.hijo.maduro.para.campamento.armoni