ORDENANZA MUNICIPAL REGULADORA DE LOS SERVICIOS DE LA OFICINA
MUNICIPAL DE INFORMACIÓN AL CONSUMIDOR “OMIC” DEL MUNICIPIO DE
ALMORADI
TÍTULO I. DISPOSICIONES GENERALES
ARTÍCULO 1. Fundamento legal y Objeto
El objeto de esta ordenanza es la regulación de la protección y defensa de los consumidores y
usuarios, así como la del ejercicio de los derechos a éstos reconocidos, en desarrollo del Real Decreto
Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para
la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias y la Ley 1/2011, de 22 de
marzo, de la Generalitat, por la que se aprueba el Estatuto de los Consumidores y Usuarios de la
Comunitat Valenciana.
ARTÍCULO 2. Ámbito de Aplicación.
La presente Ordenanza será de aplicación en todo el término municipal de Almoradí (Alicante).
ARTÍCULO 3. Definición de Consumidores y Usuarios
A los efectos de la presente Ordenanza, son consumidores y usuarios las personas físicas o
jurídicas que actúan en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional.
Toda referencia a los consumidores en esta Ordenanza deberá entenderse realizada a los
consumidores y las consumidoras y a los usuarios y las usuarias.
ARTÍCULO 4. Derechos de los Consumidores y Usuarios
Son derechos básicos de los consumidores:
— La protección contra los riesgos que puedan afectar su salud o seguridad.
— La protección de sus legítimos intereses económicos y sociales; en particular, frente a las
prácticas comerciales desleales y la inclusión de cláusulas abusivas en los contratos.
— La indemnización de los daños y la reparación de los perjuicios sufridos.
— La información correcta y suficiente sobre los bienes y servicios y la información ayuda y
orientación para el adecuado ejercicio de sus derechos.
— La educación y formación en materia de consumo.
— La representación de sus intereses, a través de las asociaciones, federaciones o confederaciones
de consumidores y usuarios legalmente constituidas, así como la participación y la audiencia en
las materias que les afecten.
— Disponer de procedimientos eficaces de protección de sus derechos, en especial ante aquellas
situaciones de inferioridad, subordinación o indefensión en que puedan encontrarse individual o
colectivamente.
— Los consumidores tienen derecho a utilizar cualquiera de las lenguas oficiales de la Comunitat
Valenciana.
TÍTULO II. COMPETENCIAS Y ÓRGANOS MUNICIPALES DE CONSUMO
ARTÍCULO 5. Competencias municipales
1. Corresponde a las Entidades locales velar por la protección y promoción de los derechos de
los consumidores y usuarios en el ámbito de su territorio y respecto a su población, con el alcance y
contenido que les atribuye la presente Ordenanza y el resto de normas jurídicas que les sean de
aplicación, en el marco de la planificación y programación generales establecidas por la Generalitat, sin
perjuicio, no obstante, de las planificaciones propias o complementarias que sean de preferente
aplicación.
2. En concreto, las entidades locales ejercerán en su ámbito territorial las siguientes
competencias:
a) La inspección de productos, bienes y servicios puestos a disposición del consumidor para
comprobar su adecuación a la normativa que los regula, su origen e identidad, el cumplimiento de la
normativa vigente en materia de precios, etiquetado, presentación y publicidad y los demás requisitos o
signos externos que hacen referencia a sus condiciones de higiene, sanidad y seguridad.
b) Adoptar las medidas urgentes y requerir las colaboraciones precisas en los supuestos de crisis
o emergencia que afecten a la salud y seguridad o intereses económicos y sociales de los consumidores.
c) Desarrollar actuaciones de información y formación dirigidas a consumidores. En especial,
mediante la implantación de oficinas y servicios de información al consumidor.
d) El ejercicio de la potestad sancionadora en los términos previstos en esta Ley.
e) Colaborar y participar en el sistema arbitral de consumo.
f) El ejercicio de las acciones judiciales que en defensa de los consumidores le reconozca la
legislación aplicable.
g) Las demás que le atribuyan las leyes, así como el ejercicio de las que le delegue la
administración de la Generalitat de conformidad con la legislación estatal y autonómica de régimen local.
3. Las Entidades locales, por razones de economía, coordinación o carencia de medios, podrán
requerir la actuación de la Generalitat en el ejercicio y desarrollo de sus competencias en materia de
protección al consumidor.
ARTÍCULO 6. Órganos Municipales de Consumo
Bajo la superior dirección del Alcalde o, en su caso, del Concejal delegado en la materia, las
competencias municipales en materia de consumo serán ejercidas desde el Servicio de Consumo del
Ayuntamiento.
Además de los órganos municipales de carácter necesario y de los facultativos que se puedan
crear en la organización del Ayuntamiento, al objeto de garantizar el cumplimiento de la protección y
defensa de los derechos básicos de los consumidores y usuarios de este municipio, en el Servicio de
Consumo se integran los siguientes órganos o unidades de carácter administrativo:
1.- La Oficina Municipal de Información al Consumidor.
2.- La Inspección de Consumo.
3.- El Consejo Local Sectorial de Consumo.
4.- La Junta Arbitral de Consumo.
ARTÍCULO 7. La Oficina Municipal de Información al Consumidor
[Las oficinas municipales de información al consumidor son establecimientos abiertos al
público, creados por las entidades locales, que prestan el servicio de asesoramiento e información al
consumidor y usuario y sirven de cauce para sus reclamaciones].
La Oficina Municipal de Información del Consumidor (O.M.I.C.) tiene como funciones la
información, ayuda y orientación a los consumidores y usuarios para el adecuado ejercicio de sus
derechos y, entre otras, podrá realizar las siguientes actividades:
a) Recepción de quejas, denuncias, reclamaciones e iniciativas y su tramitación por el
procedimiento que le sea aplicable ante las instancias competentes.
b) Indicación de las direcciones y principales funciones de otros centro públicos o privados de
interés para el consumidor y usuario.
c) Recabar información directamente de los organismos públicos y privados.
d) Realizar campañas informativas.
e) Difundir estudios y análisis comparativos.
f) Editar publicaciones.
g) Organizar y desarrollar cursos de formación a consumidores y usuarios.
h) Organizar y desarrollar cursos de formación destinados a funcionarios implicados, directa o
indirectamente, en materias de consumo.
i) Desarrollar actividades de animación socio-cultural para jóvenes, que despierten el interés en
temas de consumo.
j) Realizar actividades de colaboración con el sistema educativo, en materia de consumo.
j) Impulsar la creación de órganos de participación, asesoramiento y apoyo a asociaciones de
consumidores.
l) Gestionar ayudas y subvenciones.
m) Fomentar el asociacionismo de consumidores y usuarios.
n) En general, la atención, defensa y protección de los consumidores y usuarios y su remisión a
las entidades y organismos correspondientes.
[Para el funcionamiento de la Oficina Municipal de Información al Consumidor deberá
redactarse el correspondiente Reglamento de funcionamiento de dicha oficina en el que se harán constar
las funciones, forma de actuar, etc].
ARTÍCULO 8. La Inspección de Consumo
Corresponde a la Inspección de Consumo desarrollar actuaciones de inspección y control sobre
los productos, bienes y servicios puestos a disposición de los consumidores en cualquiera de las fases de
su comercialización, para comprobar que se adecuen a la legalidad en cuanto a sus características
técnicas, de seguridad, de normalización y comerciales, y que se ajusten razonablemente a las
expectativas que puedan motivar su adquisición derivadas, entre otras circunstancias, del precio o de la
descripción realizada en la publicidad, etiqueta, envase, envoltorio o cualquier elemento de protección o
presentación.
ARTÍCULO 9. Facultades y Deberes de la Inspección de Consumo
Corresponden a la inspección de consumo las siguientes funciones:
a) Realizar la labor de vigilancia, control general, inspección e investigación ante indicios de
irregularidad.
b) Informar a las empresas, durante la realización de sus actuaciones, sobre las exigencias,
cumplimiento y aplicación de la normativa vigente en materia de protección y defensa de los derechos de
los consumidores y usuarios.
c) Advertir al inspeccionado de la situación irregular en la que se encuentra e indicar un plazo
prudencial, atendiendo a las circunstancias concurrentes, suficiente para que realice las modificaciones
necesarias.
d) Adoptar provisionalmente en casos de urgencia las medidas necesarias para proteger el
derecho a la salud y seguridad y a la protección de los intereses económicos y sociales de los
consumidores y usuarios según lo dispuesto en esta Ordenanza.
e) Realizar las actuaciones previas a un eventual procedimiento sancionador que juzgue
necesarias el órgano competente para la incoación.
f) Colaborar en los procedimientos administrativos sancionadores o en los procedimientos de
otro tipo practicando las diligencias que ordene el órgano competente.
[Téngase en cuenta asimismo lo dispuesto en los artículo 42 y siguientes de la Ley 1/2011, de 22
de marzo, de la Generalitat, por la que se aprueba el Estatuto de los Consumidores y Usuarios de la
Comunitat Valenciana].
ARTÍCULO 10. Procedimiento de Inspección
1.- Cuando los inspectores aprecien algún hecho que estimen pueda constituir infracción
levantarán la correspondiente acta, en la que harán constar las circunstancias personales del interesado,
los datos relativos a la empresa que inspeccionan y los hechos que sirvan de base al correspondiente
procedimiento sancionador.
2.- El acta será formalizada por triplicado, ante el titular de la empresa o establecimiento, o ante
su representante legal o personal, y, en defecto de los mismos, ante cualquier dependiente. Si dichas
personas se negasen a intervenir o firmar en el acta, ésta será autorizada con la firma de un testigo, si
fuera posible, sin perjuicio de exigir las responsabilidades a que dará lugar tal negativa, y siempre y en
todo caso por el inspector o inspectores actuantes.
3.- Los inspectores tienen la estricta obligación de cumplir el deber de sigilo profesional, siendo
sancionados en caso de su incumplimiento, conforme a los preceptos disciplinarios que le sean de
aplicación en cada caso.
4.- Las personas físicas o jurídicas, asociaciones o entidades estarán obligadas, a requerimiento
de los órganos competentes o de los inspectores, a:
a) Suministrar toda clase de información sobre instalaciones, productos o servicios permitiendo
la directa comprobación por los inspectores.
b) Exhibir y facilitar copias, en su caso, de la documentación justificativa de las operaciones
realizadas, de los precios y márgenes aplicados y de los conceptos en que se descomponen los mismos.
c) Permitir que se practique la oportuna toma de muestras de los productos o mercancías que
elaboren, distribuyan o comercialicen.
d) Y, en general, a facilitar las visitas de inspección.
5.- La documentación aportada y las declaraciones efectuadas voluntariamente o a requerimiento
de la Administración irán firmadas por personas con facultad bastante para representar y obligar a la
empresa.
Dicha documentación debe ser completa y exacta, sancionándose su falsedad, inexactitud y falta
de datos, de conformidad con lo previsto en la presente Ordenanza y demás normas aplicables, sin
perjuicio de que, si se observase la posible existencia de delito o falta, se pase al tanto de culpa a los
Tribunales de Justicia.
6.- En el supuesto de que sea previsible el decomiso de la mercancía como efecto accesorio de la
sanción, el Alcalde podrá ordenar su intervención cautelar, sin perjuicio de que, en la resolución que se
adoptase, decrete el decomiso definitivo o se deje sin efecto la intervención ordenada.
El Alcalde, durante la tramitación del expediente, a propuesta del Instructor y cuando las circunstancias
así lo aconsejen, podrá levantar la intervención cautelar de la mercancía.
7.- En el supuesto de riesgo real o previsible para la salud pública se adoptará cualquiera otra
medida que ordenen los órganos competentes.
ARTÍCULO 11. El Consejo Local Sectorial de Consumo
1.- El Consejo Local Sectorial de Consumo es el órgano consultivo de la Corporación, con
carácter no decisorio, que tiene por objeto canalizar la participación de los ciudadanos en los asuntos
relativos a consumo y constituir un adecuado marco de encuentro de todos los sectores sociales
implicados en el consumo local.
2.- Su creación, composición y funcionamiento serán definidos en el acuerdo del Pleno del
Ayuntamiento en que se cree.
3.- Además del asesoramiento a la Corporación en asuntos relacionados con el consumo, el
Consejo tendrá las siguientes funciones:
a) Informar al Ayuntamiento sobre los problemas generales o específicos del sector.
b) Emitir informes, estudios y propuestas sobre anteproyectos de ordenanzas.
c) Elaboración de informes previos a la ejecución de planes sobre consumo y comunicación de
iniciativas, propuestas y recomendaciones.
ARTÍCULO 12. La Junta Arbitral de Consumo
1. A fin de fomentar la solución amistosa de aquellos conflictos y reclamaciones que afecten a
los consumidores y usuarios, propiciando una rápida y equitativa satisfacción de las controversias y
reclamaciones planteadas y cuando éstas alcancen una entidad suficiente que implique la necesidad de
ofrecer este servicio, por el Pleno del Ayuntamiento podrá adoptarse el acuerdo de crear un órgano
arbitral, de forma individualizada o bien mediante la firma de un convenio con la Conselleria de Sanidad
y Consumo, con la denominación de Junta Arbitral de Consumo.
2. La composición, competencias y requisitos de la Junta serán concretados en el acuerdo de
creación, respetando lo dispuesto en la Ley de Arbitraje y en las demás disposiciones que lo regulen.
3. La Junta Arbitral será competente para atender reclamaciones de consumidores y usuarios,
que tengan su domicilio o razón social dentro del ámbito territorial de la Junta siempre que no concurra
intoxicación, lesión o muerte ni existan indicios racionales de delito, todo ello sin perjuicio de la
protección administrativa y de la judicial de acuerdo con lo establecido en el artículo 24 de la
Constitución Española.
4. El sometimiento de las partes al sistema arbitral será voluntario y deberá constar expresamente
a través de escrito dirigido a la Administración competente.
TÍTULO III. PROCEDIMIENTO SANCIONADOR
ARTÍCULO 13. Disposiciones Generales de las Infracciones y Sanciones
Corresponde al Ayuntamiento de Almoradí, dentro de la esfera de sus competencias, ejercer la
potestad sancionadora en materia de protección de la salud y de los legítimos intereses de los
consumidores.
El ejercicio de la potestad sancionadora corresponde al Alcalde Presidente o Concejal que la
tenga expresamente delegada.
ARTÍCULO 14. Sanciones Administrativas
Las infracciones en materia de consumo previstas en esta Ordenanza, serán objeto de las
sanciones administrativas correspondientes, previa instrucción del oportuno expediente, sin perjuicio de
las responsabilidades civiles, penales o de otro orden que puedan concurrir.
Cuando a juicio de la Administración competente, las infracciones pudieran ser constitutivas de
delito o falta, dará traslado al Ministerio Fiscal y se abstendrá de proseguir el procedimiento sancionador.
Las medidas administrativas precautorias o cautelares que se hubieran adoptado se mantendrán hasta
tanto la autoridad judicial se pronuncie sobre las mismas. La sanción penal excluirá la imposición de
sanción administrativa. Si no se hubiera estimado la existencia de delito o falta, la Administración podrá
continuar el expediente sancionador con base, en su caso, en los hechos que el órgano judicial haya
considerado probados.
ARTÍCULO 15. Infracciones, Sanciones y Prescripción
El régimen de infracciones, sanciones y la prescripción de ambas, se regirá por lo dispuesto en la
Ley 1/2011, de 22 de marzo, de la Generalitat, por la que se aprueba el Estatuto de los Consumidores y
Usuarios de la Comunitat Valenciana, en el Decreto 132/1989, de 16 de agosto, del Consell de la
Generalitat Valenciana, por el que se regulan las infracciones el procedimiento y la competencia
sancionadora en materia de defensa de los consumidores y usuarios.
Serán de aplicación supletoria el Real Decreto Legislativo, 1/2007, de 16 de noviembre, por el
que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y
otras Leyes Complementarias.
ARTÍCULO 16. Procedimiento Sancionador
El procedimiento sancionador se ajustará a los principios contenidos en la Ley 30/1992, de 26 de
noviembre, del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo
Común, y se tramitará en la forma y plazos reglamentariamente establecidos por la Generalitat
Valenciana.
DISPOSICIÓN FINAL
La presente Ordenanza, cuya redacción provisional ha sido aprobada por el Pleno del
Ayuntamiento en sesión celebrada en fecha 4 de mayo de 2012, entrará en vigor a los quince días de su
publicación íntegra en el Boletín Oficial de la Provincia de Alicante, de conformidad con los artículos
65.2 y 70.2 de la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local, permaneciendo en vigor hasta su
modificación o derogación expresa.”
Descargar

Ordenanza reguladora OMIC - Ayuntamiento de Almoradí