Consumidores europeos piden fin de cuotas a textiles chinos
http://www.portafolio.com.co/hist_imp/porta_secc/porta_inte/2005-0824/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_PORTA-2502734.html
Delegación llega hoy a China para buscar una solución a la crisis.
La Asociación Europea de Consumidores (Beuc) pidió a la Comisión Europea
que revoque el acuerdo con China por el que se imponen restricciones a las
importaciones de algunos productos textiles.
La Beuc solicitó también que Bruselas abandone sus actuales esfuerzos para
volver a imponer cuotas a las importaciones de textiles, que perjudican a los
consumidores.
La Unión Europea llegó en junio a un acuerdo con China para establecer un
sistema de cuotas, hasta 2007, para diez productos textiles, después de la
avalancha de importaciones registradas desde comienzo de año, que provocó
las protestas de la industria europea por los daños sufridos.
Sin embargo, la asociación de consumidores asegura que las nuevas cuotas
significan mayores precios y menos elección para los consumidores europeos
cuando quieran comprar pantalones, jerséis, blusas, sujetadores y otros
productos en los próximos meses.
La Beuc hace referencia a los productos textiles para los que ya se ha
superado el nivel de contingentes acordado con China para todo 2005 y para
los que la Comisión Europea, por lo tanto, ha dejado de emitir licencias de
importación.
Aunque el Ejecutivo comunitario adoptó el acuerdo con China para prevenir
distorsiones del mercado y propiciar un desarrollo ordenado del mercado, para
la Beuc el efecto ha sido exactamente el contrario.
Los importadores, distribuidores y minoristas europeos han dado la voz de
alarma ante la superación de cuotas para seis de los productos sujetos a
límites y han advertido de las pérdidas a las que hacen frente y el peligro de
desabastecimiento de las tiendas en los próximos meses.
El efecto del acuerdo con China es "posponer una vez más el final del sistemas
de cuotas para la importación de textiles y dar margen a los que aún quieren
mantener los contingentes de una forma u otra", según la Beuc.
Esta semana, Holanda, Dinamarca, Suecia y Finlandia también se
manifestaron contra el sistema de cuotas y advirtieron que puede llevar a la
bancarrota a algunas empresas europeas y entrañar pérdidas de empleos.
Una delegación de la Comisión Europea llegará a China hoy para intentar
buscar una solución a la crisis provocada por el bloqueo de millones de
prendas de confección chinas en las fronteras de la Unión Europea (UE).
Michael Jennings, portavoz de la Comisión Europea (CE) en Beijing, capital de
China, no quiso confirmar cuándo comenzarán las reuniones bilaterales sobre
este espinoso asunto.
Efe / Bruselas
Productos permanecen bloqueados en puertos
Millones de jerséis y pantalones de fabricación china destinados al mercado
francés están bloqueados en los puertos europeos, indicó el Ministerio francés
del Comercio Exterior.
Las aduanas francesas tienen contabilizados 5,9 millones de jerséis, 1,2
millones de pantalones y 79.400 camisas en espera en las fronteras de la
Unión Europea, y en los puertos franceses en concreto hay cuarenta
contenedores bloqueados con un millón de piezas de ropa, de un valor global
de cinco a seis millones de euros.
En el conjunto de la Unión Europea (UE), el Ministerio evaluó el total de
mercancías textiles chinas paralizadas en los puertos en 58,6 millones de
jerséis, 16,5 millones de pantalones de hombre y 272.200 camisas.
Según el acuerdo logrado entre la UE y China el pasado 10 de junio para limitar
el crecimiento de las importaciones textiles chinas, la cuota de jerséis para este
año quedaba limitada a 68,9 millones de unidades, la de pantalones a 104,05
millones y la de camisas a 24,7 millones de unidades.
Efe / París
La eliminación del sistema
La asociación de consumidores, favorable a la liberación del comercio de
textiles aplicada desde enero, considera que la forma en que se realizó la
eliminación progresiva del sistema de cuotas en el mercado mundial de textiles
no fue satisfactoria, pues las decisiones más difíciles se dejaron para el final en
lugar de hacerles frente gradualmente. Al contrario que algunos productores en
toda Europa, otros no han realizado los ajustes necesarios para prepararse
para el fin de sistema a pesar de que contaron con diez años de aviso.
Zapateros italianos aseguran estar cerca de la quiebra
Los zapatos ‘Made in Italy’, una de las industrias más conocidas en el mundo
por su refinado diseño, a la vez moderno y cómodo, está a punto de ser
arrasada por la fuerte competencia china.
Uno de los sectores estratégicos de Italia, que da trabajo a unas 150.000
personas, fruto de una larga tradición que combina capacidad artesanal para
curtir el cuero y creatividad, corre el riesgo de morir.
En Italia reconocidas firmas del calzado, entre ellas la clásica Pollini, han tenido
que cerrar sus fábricas, transformarlas o trasladarlas a otros países, como
hicieron Geox, Lumberjack y Stonefly.
Unas 8.000 personas han perdido el empleo en los primeros seis meses del
2005 y se calcula que entre 30.000 a 40.000 quedarán desempleadas a finales
de año.
A nivel europeo, cerca de 500.000 trabajadores corren el riesgo de perder el
empleo.
La desigualdad en la capacidad de producción es tal, que expertos calculan
que China cubre en seis días la producción anual de calzado de toda Europa.
La crisis del sector en Italia quedó plasmada tras la divulgación de los datos
oficiales a comienzos de agosto: la industria del calzado registró una baja de
producción del 14 por ciento.
Para todos, la culpa la tiene la competencia china.
"Las importaciones de zapatos de cuero de China aumentaron en el 700 por
ciento en seis meses. Obviamente la producción italiana bajó", comentó
recientemente el economista Marco Fortis en la revista Panorama.
"Los chinos nos hacen una competencia desleal", denunció por su parte el
presidente de la Asociación Nacional de Productores de Calzado Italiano,
Rossano Soldini, representante de más de mil empresas, quien abrió un
recurso legal contra China por dumping, acusada de vender a un precio inferior
al real.
AFP / Roma
Descargar

Consumidores europeos piden fin de cuotas a textiles chinos