UNIDAD 1
GENERALIDADES
1.1. Definición de derecho mercantil
Derecho mercantil, conjunto de leyes relativas al comercio y a las
transacciones realizadas en los negocios. Entre estas leyes se encuentran las
relativas a las ventas; a los instrumentos financieros, como los cheques y los
pagarés; transporte terrestre y marítimo; seguros; corretaje; garantías; y
embarque de mercancías.
En nuestro Derecho privado existen sociedades civiles y sociedades
mercantiles.
Se plantea, de éste modo la necesidad de poder determinar claramente cuando
nos encontramos ante un o u otro tipo de tales sociedades.
Así, puede determinarse que, independientemente de la forma societaria
elegida en el caso de sociedades personalistas la mercantilidad de las
sociedades vendrá determinada por la propia naturaleza mercantil o industrial
de la actividad para cuya explotación la sociedad se constituye.
Por lo que se refiere a las denominadas sociedades capitalistas, ninguna duda
cabe ya que sus leyes respectivas afirman que serán siempre mercantiles
cualquiera que sea su objeto.
En definitiva, el concepto de sociedad mercantil pude ser definido del siguiente
tenor: "contrato por el que dos o más personas se obligan a poner en común
bienes, dinero o industria para realizar una actividad económica con el fin de
obtener un lucro que sea repartible entre ellos" (arts. 1.666 del Código Civil y
116 del Código de Comercio)
Tipos
Pueden definirse en nuestro ordenamiento jurídico dos clases distintas de
sociedades mercantiles:
Sociedades Personalistas: Colectivas, comanditarias y comanditarias por
acciones
Sociedades Capitalistas: Anónimas y de Responsabilidad Limitada.
Cada uno de estos tipos serán objeto de un mayor estudio y detenimiento
posteriormente.
1.3 CARACTERES DEL DERECHO MERCANTIL.
Dos características definitorias básicas:
Es un derecho en su base claramente consuetudinaria, basado en la
costumbre, en la tradición de los comerciantes.
Es un derecho profesional, creado y desarrollado para resolver los
conflictos y la actividad propia de los empresarios.
El profesor Sánchez Cabero define el DM como la parte del derecho privado
que comprende el conjunto de normas jurídicas relativas al empresario y a los
actos que surgen en el desarrollo de su actividad económica.
Características Del Derecho Mercantil
Es un derecho individualista; al ser una parte del derecho privado regula
las relaciones entre particulares y por lo tanto deja de lado aquellas
relaciones jurídicas en las cuales intervienen los poderes públicos.
Es un derecho consuetudinario; derecho que a pesar de estar codificado
se basa en la tradición.
Es un derecho progresivo, al mismo tiempo que evolucionan las
condiciones sociales y económicas el derecho mercantil ha de ir
actualizándose.
Es un derecho global/ internacionalizado; las relaciones económicas
cada vez son más http nacional s por lo que este derecho ha tenido que
internacionalizarse. Para lo cual diversos organismos trabajan para su
http nacional s http nacional. Así tenemos a UNCITRAL de las Naciones
Unidas, UNIDROT, la Cámara de Comercio http nacional de París que
desarrolla los Incoterms (cláusulas que con http nac http nacional se
aplican a las http nacional http nacional s), la http nacio Legal
http nacional y el Comité Marítimo http nacional.
http://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_mercantil#CONCEPTO_Y_CARACTERES
_DEL_DERECHO_MERCANTIL.
1.4 FUENTES DEL DERECHO MERCANTIL
Entendemos por fuente de donde brota surge o nace. Por lo que las fuentes del
Derecho Mercantil son aquellas que procuran el nacimiento de normas, sin
embargo dichas no son exclusivas del Derecho Mercantil.
Debemos partir forzosamente de la distinción entre "fuente material" (elemento
que contribuye a la creación del derecho: convicción jurídica de los
comerciantes, tradición, naturaleza de las cosas y otros factores morales,
económicos, políticos, etc.) y "fuente formal", o sea la forma externa de
manifestarse el Derecho positivo.
Acotado así el tema, no puede haber en realidad una teoría propia de las
fuentes del Derecho Mercantil, porque este Derecho no ofrece formas
especiales de manifestación, distintas de las del Derecho Civil: tanto uno como
otro se exteriorizan en dos fuentes fundamentales: la ley y la costumbre; el
Derecho se manifiesta o por palabras o por actos; o reflexiva y mediatamente a
través del Estado, o espontánea e inmediatamente por la sociedad misma.No
hay, pues, una diversidad de fuente. Hay una diversidad de normas (las
normas contenidas en la ley o en la costumbre mercantil),la rúbrica "Fuentes
del Derecho Mercantil" contiene una expresión equívoca impuesta por la
doctrina tradicional. No tratamos, en efecto, de las fuentes del Derecho
Mercantil como modos o formas peculiares de manifestarse este Derecho, sino
de las normas (legales o consuetudinarias) relativas a la materia mercantil. La
ley y la costumbre mercantil, en tanto que fuentes del Derecho, en nada se
diferencian de la ley mercantil y la costumbre civil.La diferencia está en su
respectivo contenido (relaciones sociales que regulan, necesidades que
satisfacen).
La Ley.
La ley es la principal fuente formal del Derecho Mercantil, y en nuestro sistema,
elaborarla corresponde al Congreso de la Unión según establece la fracción X
del artículo 73 Constitucional, que a la letra dice "El Congreso tiene facultad:
……Para legislar en toda la República sobre hidrocarburos, minería, industria
cinematográfica, comercio,……"Sin embargo, para los fines de nuestro estudio,
entendemos por ley mercantil no solamente las normas emanadas del Poder
Legislativo Federal, sino también otras que dictó el Ejecutivo por delegación y
en uso de las facultades extraordinarias que recibió del Legislativo; las que
contienen los tratados internacionales celebrados por el mismo Ejecutivo con
aprobación del Senado; así como aquellas dictadas por el Ejecutivo en ejercicio
de sus funciones, para proveer al exacto cumplimiento de todas las anteriores
normas.
En consecuencia entendemos por norma mercantil, toda aquella disposición
obligatoria de carácter general y abstracto emanada del Estado Federal y
provista de una sanción soberana que regulan la materia delimitada como
mercantil.
Ahora bien, nuestra legislación mercantil se encuentra sumamente dispersa,
toda vez que, por una parte, muchas de las materia que originalmente se
encontraban reglamentadas en el Código de Comercio, se han segregado de él
a virtud de leyes derogatorias; y por la otra, se han expedido múltiples
ordenamientos que han venido a regular materias no comprendidas antes en
dicho Código, de aquí que pueda decirse que nuestra legislación mercantil se
encuentra integrada por el Código de Comercio y por las leyes derogatorias y
complementarias de él.
En cuanto a las leyes derogatorias del Código podemos citar como ejemplos a
la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, la Ley General de
Sociedades Mercantiles, la Ley sobre el Contrato de Seguro, la Ley General de
Sociedades Cooperativas, entre otras.
Por lo que toca a leyes complementarias es posible citar (por dar un par de
ejemplos) la Ley Orgánica del Banco de México, la Ley General de Títulos y
Operaciones de Crédito y la Ley de Cámaras Empresariales y sus
Confederaciones.
La ley mercantil de carácter general, es el Código de Comercio, el cual integra
los aspectos generales del Derecho Mercantil, pues es dentro de su mismo
cuerpo, Derecho sustantivo y adjetivo, pero además se encuentra apoyado por
una serie de leyes y reglamentos que regulan materias específicas a las cuales
llamamos "Leyes Especiales del Derecho Mercantil".
La contemplación del campo legislativo mercantil descubre un fenómeno
interesante: la abundancia de leyes especiales, que contrasta con la escasez
de estas leyes en el Derecho Civil, como si en el Derecho Mercantil la tarea
codificadora hubiese sido mucho más restringida.Pero esta no es la razón.La
razón esta en que la insuficiencia de los Códigos para regir todas las relaciones
sociales cuyo ámbito abarcan, se muestra más claramente en Derecho
Mercantil.Los nuevos hechos, necesitados de nueva ordenación jurídica, se
producen mas rápidamente y en mayor número en la vida mercantil.Los
Códigos de Comercio nacen para quedar pronto anticuados y es preciso
recurrir a una legislación casuista y complementaria, que la vida civil,
desarrollada a un nivel más lento, no reclama con pareja urgencia.
Estos hechos son los que han dado lugar a la promulgación de múltiples leyes
especiales, que han venido a modificar o a completar la regulación contenida
en el Código.
La Costumbre.
Sin lugar a dudas y según se ha asentado, en los sistemas de Derecho escrito,
la costumbre ocupa un papel secundario o limitado en cuanto a la productividad
de normas jurídicas, en relación con la ley, aunque le reconocemos a aquélla el
carácter de fuente formal autónoma e independiente de ésta.
Ahora bien, en forma tradicional y unánime se reconoce que son dos los
elementos constitutivos de la costumbre, de los cuales uno es materia u
objetivo (inveterata consuetudo) y el otro psicológico (opinio iuris atque
necessitatis), y se define como la repetición constante y generalizada de un
hecho, con la convicción de que ese actuar es jurídicamente obligatorio.
Nuestra legislación para el efecto de colmar algunas lagunas o en prevención
de ellas, con alguna frecuencia remite a la costumbre y a los usos (de ahí que
convenga determinar si se trata de conceptos iguales o diversos)
La costumbre, per se, tiene fuerza para crear normas jurídicas mientras que el
uso desempeña una función más modesta, que consiste en suministrar
contenido a las normas legales que lo invocan, además la costumbre, en
cuanto que constituye una norma jurídica, no está sujeta a prueba, mientras
que el uso, por integrar solamente un elemento de hecho, precisa probanza.
Es decir, por una parte, la costumbre constituye una fuente de Derecho
paralela a la ley (aunque de menor importancia) y por la otra que es frecuente
que la ley, ante la presencia de lagunas o en prevención de ellas, haga
referencia a elementos del hecho que vienen a desempeñar una función
integradora o supletoria, es decir, haga referencia a los usos.
Sin embargo, cabe advertir que nuestro legislador, al referirse a los usos en
sentido técnico, emplea en forma indiscriminada este vocablo, pues según
parece los considera como sinónimos (como ejemplos tenemos el artículo 1796
del Código Civil y el artículo 304 del Código de Comercio), de ahí que el
intérprete deba tener cuidado al distinguir la costumbre verdadera y real, del
uso, o elemento objetivo, cuya función es integradora o supletoria.
Relaciones Entre La Ley y La Costumbre.
En relación con la función que la costumbre desempeña frente a la ley, se
distinguen tres especies de costumbres, cuya validez conviene analizar: la
consuetudo secundum legem, la consuetudo praeter legem, y la consuetudo
contra legem.
La primera de estas especies, o sea la consuetudo secundum legem, no da
origen a problemas, toda vez que, por tratarse de una costumbre conforme a la
ley, su aplicación y validez queda fuera de toda duda.
Con respecto a la consuetudo praeter legem, o sea, la costumbre que
complementa a la ley colmando lagunas, precisa el sentido de ella en los casos
dudosos, o regula instituciones desconocidas, consideramos que su aplicación
tampoco presenta problemas, pues hemos atribuido a la costumbre el carácter
de fuente formal y autónoma del Derecho, de tal manera que la norma
consuetudinaria nace al lado de la ley y con igual jerarquía que ésta.
Por el contrario, la consuetudo contra legem implica problemas de extrema
delicadeza, tanto si se trata de una costumbre visiblemente contraria a las
disposiciones de Derecho escrito y tienda a derogarlas (consuetudo
abrogatoria), como cuando se trata de anular una disposición por desuso
(desuetudo).
La legislación de nuestro país nos dice que una consuetudinaria solo puede
formarse, si el comportamiento destinado regular está constituido por actos
lícitos o conformes al orden público, de tal manera que toda práctica en
desacuerdo con una norma escrita constituye un ilícito y no puede, por ende,
dar lugar a la formación de una costumbre. En virtud del principio según el cual
"contra la observancia de la ley no se admite desuso, costumbre o práctica en
contrario".
Sin embargo la realidad cotidiana nos indica lo contrario, tal es el caso de los
menores, carentes de capacidad de ejercicio, que a diario realizan por sí
mismos actos jurídicos patrimoniales de poca monta u operaciones de crédito
en pequeña escala, tan simples como la compraventa de un periódico,
contratos de transporte, etc., actos y operaciones que de conformidad con la
ley civil, obviamente resultan nulos, pero que por el reducido monto de ellos o
la condición social del menor, la costumbre los admite como válidos, de tal
manera que no se estiman anulables.
En resumen y en aplicación de lo dicho al Derecho Mercantil, afirmaremos que,
aunque históricamente gran parte de las normas comerciales encuentran su
origen en la costumbre, en la actualidad la importancia de esta fuente ha
disminuido sensiblemente, dada la cada día más frecuente intervención del
legislador en materia de comercio y la posibilidad de dictar normas que se
ajusten en forma eficaz y rápida a las circunstancias siempre cambiantes del
comercio. Sin embargo, esto no quiere decir que no existan algunas
costumbres comerciales que regulen casos imprevistos por el legislador y otros
de costumbres contrarias a disposiciones taxativas (o sea, aquéllas que obligan
a los particulares en todos los casos independientemente de su voluntad)
escritas, que traen como consecuencia su derogación.
El Derecho Común Como Subsidiario Del Mercantil.
El artículo 2º del Código de Comercio establece que, a falta de disposiciones
en el mismo, serán aplicables a los actos de comercio las del Derecho común.
El Derecho común es un calificativo que se le da al Derecho Civil, por ser un
derecho general, ya que es considerado el tronco común de las disciplinas
correspondientes al Derecho Privado.De ahí surge el que sus principios y
reglas se apliquen otras disciplinas, solo cuando existan lagunas que se
colmen con dichos principios civiles.
El Derecho Común, en todo caso, no debe ser considerado como fuente del
Derecho Mercantil; solamente es un Derecho de aplicación supletoria, es decir,
solo debe aplicarse a falta de disposición expresa de la legislación mercantil.
Jerarquía De Las Fuentes.
Ante la presencia de un negocio en concreto, en principio y de manera
espontánea, como en todo sistema de Derecho escrito, se aplica la norma
mercantil escrita (la particular antes que la general) a no ser que la hipótesis no
se encuentre prevista en ella, en cuyo caso se estará, de existir, a lo dispuesto
por la costumbre, de encontrarse previsto el caso en una norma taxativa
escrita, pero existiendo una costumbre en contrario se aplicará siempre la
norma posterior, ya sea escrita o consuetudinaria.
De no haber disposición escrita o consuetudinaria aplicable al caso, se acudirá
a los usos. Si a pesar de lo anterior no se encuentra norma aplicable al caso
concreto, consideramos se debe acudir a la integración por analogía.Y por ello
estimamos que el Derecho Mercantil es un Derecho especial, es decir, un
Derecho, nacido por circunstancias históricas, que se refiere a cierta categoría
de personas, cosas y relaciones; y precisamente por su especialidad es posible
su integración por analogía.Si después de haber recorrido a las reglas
anteriores, no es posible encontrar una norma aplicable al caso, la integración s
hará recurriendo a los principios generales del Derecho en atención a lo
dispuesto en el artículo 14 Constitucional.
http://www.monografias.com/trabajos14/derecho-mercant/derechomercant.shtml#fuent
1.5 LOS ACTOS DE COMERCIO
Antes de dar una definición de lo que son los Actos de Comercio, es importante
conocer, el origen, los conceptos y clasificación de la palabra comercio o mejor
dicho del concepto de comercio y su significado.
Después del hombre primitivo en las épocas de la caverna, se van formando
pequeños grupos familiares que con el paso del tiempo se constituían en
pequeñas sociedades cada vez mas organizadas. En esta misma proporción
aparecían para el ser humano nuevas necesidades las cuales era importante
satisfacer. Estas necesidades ya no solo eran las básicas de alimentación sino
que el ser humano buscaba satisfacer otras necesidades.
En muchas ocasiones las necesidades no eran totalmente satisfechas con lo
que el hombre producía con el producto de la caza, pesca y con la recolección
de fruto, era necesario implementar una forma de intercambio. Estos bienes,
producto del intercambio o trueque, llegaron a satisfacer mejor las necesidades
humanas tanto individuales como colectivas, razón por la que buscaban la
forma de mejorar el sistema de trueque para obtener mejores productos y
entregar sus excedentes.
En el momento en el que el ser humano logra organizar mas efectivamente las
sociedades, Los pueblos ampliaron sus mercados para los productos
intermedios y finales; los hebreos, indios, chinos, fenicios, etc., pueblos que
más se distinguieron en el comercio, perfeccionaron sus sistemas de
transportes terrestres y marítimos para llegar cada vez más lejos con sus
mercancías y traer consigo nuevos productos desconocidos en la región de
origen, los productores se preocupaban de mejorar la calidad de sus artículos y
los consumidores de encontrar nuevos medios de adquirir productos
indispensables para la subsistencia humana.
En la medida que se incremento el intercambio de productos el hombre tuvo
que recurrir a nuevas formas para realizar el comercio, así en la India apareció
una especie de letra de cambio como papeles portadores de valor, en Cartago
aparecieron unos pedazos de cuero que constituían signos monetarios de la
época con representación de valores, en el pueblo incásico eran granos de sal
los que facilitaban el comercio. Cada pueblo se buscó un sistema monetario
propio para medir con facilidad las transacciones comerciales.
Finalmente se perfeccionó el sistema monetario como medida de cambio y
portador de valor y posteriormente el dinero se convirtió en acumulador de
riqueza. El sistema bancario se hizo indispensable y el comercio comenzó a
disponer de mejores elementos para su desarrollo.
El dinero, que originalmente apareció como unidad de medida del cambio,
posteriormente al convertirse en acumulador de riqueza, da origen a la clase
pobre y la clase rica. El mercader era un potentado, mientras que para el
hombre del pueblo siempre fueron limitados sus recursos, por lo que aparece el
esclavismo, como la explotación del hombre por el hombre, el feudalismo en
donde el hombre era dueño de la tierra con todos sus componentes tanto
humanas como físicas, el capitalismo o libre empresa sistema por el cual todos
podemos comprar y vender libremente y el comunismo en cuya organización
contempla la propiedad del estado de todos los factores de la producción.
En la actualidad el comercio es una actividad de la economía de los pueblos,
destinada a relacionar a los sectores producción y consumo, que se realiza
tanto en el área nacional como internacional, la moneda de cada uno de los
países se utiliza para medir las transacciones y en el campo internacional hay
que correlacionar el valor de las diferentes monedas para facilitar la medida de
compra y venta de bienes y servicios.
Definición de Comercio:
El comercio puede definirse como una actividad económica de intercambiar
bienes, valores, servicios y conocimientos entre dos o más personas, en una
sociedad donde se compra, se vende o se cambia mercaderías que han sido
producidas para el consumo.
Etimológicamente la palabra comercio proviene de las raíces latinas: CUM que
significa juntamente y MERX, mercancía, derivado de MERCOR, comprar y
vender. “Equivale al traspaso de cosas materiales, de persona a persona”.
Los objetivos o finalidades del comercio son:
Satisfacer las necesidades del consumidor.
Alcanzar utilidades económicas para el comerciante
Relacionar dos sectores fundamentales dentro de la actividad
económica, los sectores producción y consumo que son de vital importancia
para el desarrollo de las ACTIVIDADES SOCIO ECONÓMICAS DE UN
PAÍS. El sector de la producción es aquel que relaciona un bien
transformando la materia prima en un producto final para su consumo. El
sector del consumo está formado por el núcleo familiar que adquiere el
producto final para satisfacer sus necesidades
Actos De Comercio O Transacciones:
Es el intercambio de bienes, valores y servicios entre dos o más personas
naturales y jurídicas.
En todo acto de comercio o transacción encontramos la parte real y la parte
financiera, la parte real constituye el objeto mismo de la transacción, como una
computadora, un perfume, reloj etc. Por otro lado la parte financiera es el valor
monetario que se paga o recibe por la parte real de la transacción.
Los Actos de Comercio tienen dos funciones claramente establecidas, por un
lado delimita la materia objeto del derecho comercial y, por otro, es fuente de
obligaciones que son mercantiles por emanar de un acto de comercio. Empero,
realmente es una misma función, pues de los actos de comercio emanan
obligaciones, por lo cual, el derecho mercantil es predominantemente un
derecho de obligaciones.
Además, por actos de comercio se entiende que son las operaciones que el
ordenamiento jurídico somete, más que a las normas del derecho privado
común, a las normas especiales del derecho comercial .
Este concepto es estrictamente de derecho positivo y, por tanto, de contenido
variable, respecto a los distintos ordenamientos jurídicos, así como en las
diversas épocas y lugares.
Al efecto se pueden dividir los ordenamientos jurídicos en aquellos que
presentan una lista enunciativa de los actos de comercio; aquellos que se
refieren a ellos sin ejemplificar; y, por otro lado, aquellos sistemas que evitan el
concepto de acto de comercio, remitiéndose a un criterio profesional.
El Código de Comercio regula, por tanto, los llamados actos de comercio
objetivos, incluyendo los actos objetivos propiamente tales y los actos de
comercio por accesoriedad; o bien podemos decir, siguiendo otra clasificación,
actos absolutos de comercio y actos relativos de comercio. Los primeros,
aquellos que siempre son considerados mercantiles y no existe una disciplina
civil, en razón de que el legislador consideró "su normal inserción en una
actividad comercial sin que el calificativo dependa, sin embargo, de la efectiva
inserción en tal actividad"
Los actos relativos de comercio son aquellos que objetivamente son actos
civiles, pero resulta que son realizados accesoriamente a una actividad
comercial. Para que sea un acto de comercio por accesoriedad, debe reunir
determinadas características; tal sería el caso de ser realizado por un
comerciante, o ser accesorio a un acto o actividad considerada comercial,
como sería el caso de la fianza y el depósito, al tratarse de un derecho real de
garantía y, como tal, accesorio al contrato principal garantizado; sin embargo,
en realidad es un acto absoluto de comercio, pues para el Código de Comercio
siempre es mercantil, sin importar la actividad en la cual está inserto o el
contrato garantizado; incluso podría ser civil o una compra-venta civil.
Por otra parte se puede considerar como actos de comercio los contratos entre
comerciantes que se presumen actos de comercio, salvo prueba en contrario,
que sería lo que se conoce como acto subjetivo de comercio. Agrega la norma
la posibilidad del acto mixto de comercio, esto es aquel que es mercantil para
una de las partes, de modo tal que se regirá por las disposiciones del Código,
aunque para la otra parte no fuere mercantil.
Consecuentemente, el concepto de empresa entendida como actividad
económica organizada para la producción e intercambio de bienes y servicios,
no tiene mayor relevancia en derecho comercial, salvo algunos supuestos
aislados en que el Código hace mención a contratos de empresa para
calificarlos como actos de comercio (compra-venta mercantil). Significa que el
acto es de comercio, ello sin necesidad del ejercicio de una actividad en forma
de empresa, con las salvedades indicadas.
Continuando con el desarrollo del concepto de acto de comercio, es necesario
aclarar algunas dudas tales como saber ¿Por qué existe la necesidad de
precisar cuales son los actos de comercio y quienes son los comerciantes?. Se
podría decir en este sentido que el Derecho Comercial es el conjunto de
Normas destinadas a regir las relaciones Jurídicas que se derivan del comercio
y a resolver los conflictos que surgen entre los comerciantes, ya que seria
imposible emprender el estudio de esta rama del derecho privado sin
determinar antes, cuales son los actos de comercio y quienes son los
comerciantes. Siendo esto así, parece lógico que el legislador comenzara por
definir esos actos y estos profesionales. Pero a pesar de ello, en la redacción
del código del comercio francés, que es el nuestro, no se procedió de tal modo.
El método seguido por los redactores del código mencionado anteriormente
parece indicar que antes de precisar cuales son los actos de comercio se debe
determinar quienes son los comerciantes.
http://html.rincondelvago.com/actos-de-comercio_1.html
1.6 EL ARTICULO 75 DEL CODIGO DE COMERCIO
El artículo 75º del Código de Comercio, el cual contempla todas aquellos actos
que se consideran por la ley como actos de comercio, es importante
mencionar, que el análisis, se realizar por fracción abarcando las 24 fracciones
con que este artículo cuenta, tratando de ejemplificar cada fracción lo mejor
posible.
El artículo 75º del código de comercio, enumera los actos de comercio, que son
así considerados por la ley.
La primera fracción, nos habla de que todo lo que se adquiera o se
venda, o en dado caso se alquilen, siempre y cuando sean bienes muebles,
o productos de obtenidos de estos. Un ejemplo sería el comprar o vender
una bicicleta.
La segunda fracción hace alusión, a todos aquellos actos que tengan
que ver con la adquisición o la venta de un bien inmueble, ya sea para
vender, donarlo, o cualquier otro objeto comercial. Un ejemplo es la compra
o venta de una casa.
La tercera fracción también habla sobre la compraventa solo que aquí se
realizara, ya sea por porciones, acciones u obligaciones de sociedades. Es
decir que la ley contempla como acto de comercio, el hecho de aportar
capital, en una sociedad mercantil. Por ejemplo, aquella persona, que
compra acciones de Telmex.
En esta fracción, se refiere a las obligaciones del Estado, que vendrían a
constituir, títulos de deuda pública, tal y como sería el pago de
indemnización bancaria. Un ejemplo sería la obligación del Estado de jubilar
a las personas a una determinada edad.
La fracción cinco, nos habla, acerca de realizan actos de comercio,
todas aquellas empresas que abastecen de víveres, forrajes, municiones,
agua o cualquier otro servicio. Un ejemplo, sería todos aquellos camiones
repartidores de refrescos.
La fracción sexta, nos hace referencia, a que realizan actos de comercio,
aquellas empresas, que brindan servicios de construcción de determinadas
obras, bien sea transformación demolición o construcción de inmuebles con
el propósito de lucrar. Un ejemplo sería la empresa que realizó la
construcción de la línea B del metro.
La fracción séptima, se refiere a todas aquellas empresas o fábricas,
que tiene por objeto una labor de transformación de materias primas, ya
sean en estado natural o trabajadas, parar ponerlas en condición de ser
aprovechadas en el consumo. Un ejemplo sería la empresa ADIDAS, de
ropa deportiva.
La octava fracción hace alusión a todas aquellas empresas, que se
dedican al turismo de personas, a las empresas de autotransportes, bien
sea de mercancía o de personas, ya sea por mar, tierra o aire. Un ejemplo
sería la empresa ADO, de autotransportes.
La fracción nueve., se refiere, a todas esas empresas, cuyo propósito,
es el de vender o editar libros, o cualquier otro tipo de edición, como
revistas, documentales etc. Un ejemplo sería la Editorial PORRUA.
La fracción décima, se refiere a empresas que se dedican a la
coordinación entre los factores de producción, capital y trabajo, acercando a
quien ofrece con quien pide e interponiéndose en esa forma en la
conclusión de negocios. Un ejemplo serían las empresas que realizan la
labor de contratistas, para ofrecer a los contratados, para laboral, en otro
sitio.
La fracción once, se refiere, a que la ley reputa como actos de comercio,
el hecho de que una empresa de espectáculos públicos, lleve acabo algún
evento, bien sea un concierto, una obra, un recital, etc. Un ejemplo sería,
cuando el Auditorio Nacional, realiza algún concierto.
La fracción doce, se refiere al hecho de que realizan actos de comercio,
aquellas personas que realizan operaciones mercantiles, en nombre y
cuenta ajeno. Un ejemplo podrían ser los representantes de los menores
incapaces, para realizar actos de comercio.
La fracción trece se refiere a las operaciones, que llevan acabo los
corredores de bolsas, quienes se interponen entre las partes, para
acercarlas y así realizar actos comerciales.
La fracción catorce, hace alusión a que todas las operaciones, que
realiza un banco, son actos de comercio. Un ejemplo sería el préstamo
bancario, que se solicita.
La fracción 15, se va a referir a todas los contratos relativos al comercio
marítimo, un ejemplo sería el hecho de alquilar un bote para pescar, o bien
el comercio de venta de pescado, que se realiza en los puertos.
La fracción 16, reconoce como actos de comercio, el trabajo realizado
por las empresas aseguradoras, un ejemplo sería el hecho de adquirir un
seguro de vida con Seguros Comercial América.
La fracción decimoséptima, se refiere a los actos ejecutados, por
comerciantes, que tiendan a secundar y facilitar su comercio. Un ejemplo
sería el que yo dejara en depósito mil pesos, por el préstamo o alquiler de
un departamento.
La fracción 18, hace referencia a actos que son comerciales por
intervenir los almacenes generales, que son empresas cuyo propósito es la
recepción y custodia de mercancías, además habla de actos que o recaen
sobre títulos de crédito, certificados de depósito y bonos de prenda. Un
ejemplo sería el hecho de guardar un auto, en un estacionamiento de cuota,
o dejarlo en una pensión nocturna. O en otro caso, el guardar nuestro
equipaje, en las paqueterías de las centrales camioneras.
La fracción decimonovena, se refiere a que la ley contempla como acto
de comercio, el hecho de que una persona extienda a otra un cheque, o
bien le firme una persona a otra una letra de cambio.
La fracción veinte, se refiere a que el hecho de extender o firmar un
pagare, es decir que todos los títulos de crédito a la orden o al portador son
actos de comercio. Un ejemplo sería el hecho de que yo firmare un pagaré
a otra persona por dos mil pesos.
La fracción veintiuno, se refiera que son considerados actos de
comercio, las obligaciones entre comerciantes y banqueros. Un ejemplo
sería el hecho de que yo compro un boleto de avión, para X compañía, y
esa compañía a última hora no pueda brindarme el servicio, y me cambien
el boleto para la compañía Z, siempre y cuando ambas compañías tengan
convenios entre sí.
La fracción 22, se refiere al hecho de contratar personas, para un
determinado servicio, de esto la ley contempla como actos de comercio los
contratos y obligaciones de estos empleados. Un ejemplo sería, que yo
contratara obreros, para una empresa de mi propiedad, o de la cual yo soy
el encargado.
La fracción 23, contempla que los actos que tengan que ver con la
actividad agrícola, serán considerados, como actos de comercio. Un
ejemplo, es el agricultor, que cultiva jitomate y lo vende para obtener un
beneficio. Y
La fracción veinticuatro se refiere a que también serán considerados
actos de comercio, todos aquellos actos, que sean muy parecidos, o tengan
alguna coincidencia os mencionados en las 23 fracciones mencionadas.
http://html.rincondelvago.com/actos-de-comercio.html
UNIDAD 2
EL COMERCIANTE
2.1 CONCEPTO DE COMERCIANTE
Son aquellos entes que tienen capacidad para contratar y que hacen del
comercio una actividad habitual, es decir, es su profesión. Cuando
decidimos que el sujeto debe tener capacidad no es más que, la aptitud
para contraer obligaciones y a la vez exigir el cumplimiento de ellas.
Comerciante es la persona, natural o jurídica que teniendo capacidad
para contratar, hace del comercio su profesión habitual, es decir que toda
persona que no se encuentre prohibida por la ley para realizar actos de
comercio, en un sistema de libre empresa como el nuestro, todos podemos
comprar y vender en un determinado mercado.
Cual Es La Base Fundamental De La Definición Del Comerciante
Se basa en que el sujeto de derecho debe tener capacidad para contratar y
además debe hacer del comercio su profesión habitual.
Tipos De Sujeto De Derecho Con Cualidades De Comerciante:
El menor, como sujeto de derecho en una situación jurídica de carácter
mercantil.
El llamado factor mercantil y dependiente como sujeto de derecho en
una situación jurídica de comercio.
A la mujer casada, como sujeto de derecho en una relación jurídica de
carácter mercantil.
A las sociedades entre esposos.
A las entidades públicas, como sujetos de derecho en una relación
jurídica de carácter mercantil.
http://html.rincondelvago.com/comerciante-individual.html
http://www.ucentral.edu.ec/facultades/filosofia/hoja%20web%20comercio/elco
mercio.htm
2.3 REQUISITOS PARA SER COMERCIANTE
Básicamente, los requisitos para ser comerciante, son dos:
1.
Capacidad para contraer obligaciones
Están en capacidad de contraer obligaciones, todas aquellas personas que
pueden obligarse a sí mismas; sin requerir autorización de otra persona. La
norma general es que toda persona es capaz para comerciar, considerando
como excepciones las contempladas por la ley.
Generalmente estas
excepciones son de dos clases, absolutas y relativas.
Son incapaces absolutas los que por ningún concepto pueden efectuar actos
de comercio, dentro de las personas naturales, tenemos a los impúberes, sordo
– mudos que no se dan a entender por escrito y los dementes; los incapaces
relativos son los que requieren del cumplimiento de ciertas normas legales para
convertirse en comerciantes, como los clérigos, los menores, adultos, etc.
2.
Ejercer el comercio habitualmente
El segundo requisito para ser comerciante es el de ejercer el comercio
habitualmente, ya que un comerciante no puede hacer actos de comercio
temporal u ocasionalmente, sino en forma permanente, esto da como confianza
al consumidor y garantiza la venta de productos que expende. Con más
seguridad se adquiere un refrigerador en una empresa de solvencia conocida,
en donde le garantizan el producto y le ofrecen mantenimiento; que adquirirlo
sorpresivamente en la calle.
http://www.ucentral.edu.ec/facultades/filosofia/hoja%20web%20comercio/elcom
ercio.htm
2.4 PROHIBICIONES DEL COMERCIANTE
1.
Alterar los asientos
2.
Mutilar las hojas de los Libros de Contabilidad
En la actualidad el Comercio tiene su máximo desarrollo y las Leyes
Ecuatorianas obligan llevar Contabilidad, para controlar y obtener resultados
reales de esa actividad comercial a fin de evitar la fuga de los impuestos
tributarios.
De acuerdo a la Ley de Régimen Tributario Interno las personas obligadas a
llevar Contabilidad son los que tienen un patrimonio de $24,000.00 o ingresos
netos anuales de $40,000.00
http://www.ucentral.edu.ec/facultades/filosofia/hoja%20web%20comercio/elco
mercio.htm
2.7 OBLIGACIONES DE LOS COMERCIANTES.
La ley mercantil impone a todos los comerciantes, por el solo hecho de tener tal
calidad, diversas obligaciones, aunque en este apartado nos referiremos casi
exclusivamente a aquellas obligaciones impuestas por el Derecho Mercantil, y
no a las de tipo administrativo, fiscal, sanitario, etc., que también deben cumplir
los comerciantes.
El artículo 16 del Código de Comercio establece las obligaciones (de manera
general) a las que esta sometido en comerciante. A lo largo de este capítulo
nos referiremos a estas y a algunas otras obligaciones especiales impuestas
por las leyes mercantiles a los comerciantes.
Publicidad Mercantil.
Los comerciantes tienen el deber de participar la apertura del establecimiento o
despacho de su propiedad, por los medios de comunicación que sean idóneos.
Esta información dará a conocer el nombre del establecimiento o despacho, su
ubicación y objeto.
El incumplimiento de esta obligación no tiene en términos generales sanción.
El Registro de Comercio.
Los comerciantes deberán inscribir en el Registro de Comercio aquellos
documentos cuyo tenor y autenticidad deban hacerse notorios, así como: las
escrituras constitutivas de las sociedades mercantiles, la disolución de las
sociedades mercantiles, el nombramiento de los liquidadores de las sociedades
mercantiles, los acuerdos de fusión, transformación y escisión de las
sociedades mercantiles, etc.
La inscripción en el Registro de Comercio es potestativa para los comerciantes
individuales, por el contrario, dicha inscripción es obligatoria para las
sociedades mercantiles
Registros Especiales.
Además del registro de Comercio, existen regulados por nuestra legislación
otros registros especiales relativos a determinados actos o documentos de
carácter mercantil o que se relacionan con la materia.
Ejemplos de estos son: el registro público marítimo nacional, registro nacional
de inversiones extranjeras, etc.
Contabilidad Mercantil.
Todos los comerciantes están obligados a mantener un sistema de contabilidad
de acuerdo con las disposiciones del propio Código de Comercio.
El comerciante esta obligado a llevar y mantener un sistema de contabilidad
adecuado. Este sistema podrá llevarse mediante los instrumentos, recurso y
sistemas de registro y procesamiento que mejor se acomoden a las
características particulares del negocio, pero en todo caso deberá satisfacer los
siguientes requisitos mínimos: a) permitirá identificar las operaciones
individuales y sus características, b)permitirá seguir la huella desde las
operaciones individuales hasta las cifras finales de las cuentas y viceversa, c)
permitirá la preparación de los estados que se incluyan en la información
financiera del negocio
El comerciante deberá conservar debidamente archivados, los comprobantes
originales de sus operaciones.Todo comerciante esta obligado a conservar los
libros, registros y documentos de su negocio por un plazo mínimo de 10 años.
Sanciones.
Excepto par el caso de que los libros de contabilidad se lleven en idioma
extranjero, no existe en nuestra legislación mercantil sanción directa par el
incumplimiento de las obligaciones de los comerciantes en relación con dichos
libros.
Correspondencia.
Los comerciantes están obligados a la conservación de la correspondencia que
tenga relación con su empresa.Los comerciantes están obligados a conservar
los originales de aquellas cartas, telegramas o documentos en que se
consignen contratos, convenios o compromisos que den nacimiento a derechos
y obligaciones y deberán conservarlos por un plazo de 10 años por lo menos
Inscripción en la Cámara de Comercio o Industria.
Los comerciantes están obligados a inscribirse en la Cámara de comercio o
industria que corresponda, durante el mes de enero de cada año. La falta de
cumplimiento de dicha obligación es sancionada con una multa igual al monto
de la cuota de inscripción que debió ser cubierta.
http://www.monografias.com/trabajos14/derecho-mercant/derechomercant.shtml#oblig
2.10 LA CONTABILIDAD MERCANTIL
Aparte de que la contabilidad es una ciencia, jurídicamente contabilidad se
considera a las anotaciones que el comerciante hace de las operaciones o
negocios que efectúa (tanto las comerciales como las actividades), en libros
especialmente destinados al efecto, con el objeto de poder conocer mediante
los mismos, la situación de su actividad comercial, determinar sus resultados y
precisar en cierto modo las causas que así lo determinaron.
Es la contabilidad por tanto, el medio idóneo para que el comerciante se entere
de la situación o de acreedor o de deudor que tengan los terceros con relación
a su empresa; lo que permite detallar y comprobar los valores que integran su
acervo patrimonial, y determinar el resultado de las operaciones en cada uno
de los ejercicios económicos, indicando las ganancias obtenidas o las pérdidas
sufridas en dichos ejercicios.
Por lo tanto, la contabilidad entendida en esos términos, se constituye en un
instrumento de control sobre el desarrollo de la actividad comercial del
comerciante tanto en el orden interno como en el externo, que le posibilita en el
momento que así lo considere oportuno, reconstruir sus relaciones celebradas
con otros comerciantes o con terceros, y en caso de crisis económica, precisar
las causas que la determinaron y establecer un cálculo aproximado sobre la
consistencia de su patrimonio.
La Informática Aplicada A La Contabilidad Mercantil
La avanzada tecnología de la informática constituye un extraordinario medio
por medio del cual se puede llevar con mayor exactitud la contabilidad
mercantil. Porque mediante la informática se pueden condensar esquemas
técnicos de contabilidad que permiten visualizar de manera precisa y detallada
las diferentes actividades que realiza el comerciante en sus respectivas áreas
comerciales, y denotar de esa manera, una proyección del curso de sus
negociaciones bien, en el ámbito interno o externo o con particular referencia
ante el Estado en su carácter de contribuyente.
La ciencia y la informática aplicadas a la contabilidad hacen que el Contador
Público pueda igualmente desarrollar una mejor actividad profesional, al
considerar esa técnica como un medio también de agilizar y facilitar su trabajo.
La producción del documento informático que configura un sistema diferente al
de la contabilidad común y corriente, es decir, la contabilidad manual, hace que
esa contabilidad se produzca por medio de máquinas, que vienen a ser las
intermediarias del proceso informativo, con resultado a la información definitiva,
para dar origen de esa manera a los respectivos libros de contabilidad. Estos
libros principales y auxiliares, conformados de acuerdo con la Ley, producen y
constituyen en esos casos, los verdaderos Libros de Contabilidad de la
Empresa.
Con esta producción documental entendemos que se planeta allí una
coexistencia del documento electrónico (disquete, c.d., discos duros, archivos
magnéticos, etc.) con el documento papel conformador de los libros de
contabilidad. Lo que sin lugar a duda tiene vital importancia probatoria para los
efectos de sus relaciones entre los comerciantes por hechos de comercio,
como entre no comerciantes, y entre comerciantes con el Fisco Nacional, pues
de acuerdo con la naturaleza jurídica del caso planteado, se tendrá que
considerar la valoración en sí de dichos documentos, y llegar a la conclusión de
su posibilidad de admisión y análisis respectivo.
De allí que, por ejemplo una inspección fiscal de parte del Servicio Nacional
Integrado de Administración Tributaria (SENIAT), puede practicarse tanto en
los libros de contabilidad propiamente dichos, como en los respectivos soportes
informáticos o documentos electrónicos que existan con relación a dicha
contabilidad, en los que se podrán observar la valoración misma, tanto de la
información existente en ese documento electrónico, como de la contabilidad
elaborada como producto de esa información.
Todo ese conjunto de documentos, tienen plenos efectos jurídicos de carácter
probatorio, pero que sin embargo su conservación, es obligatoria para los libros
en sí, mas no para el soporte electrónico, pues, lo que importa e interesa es
que los libros deben tener al mismo tiempo los respectivos soportes o
comprobantes de facturación con base en los cuales se ha pasado esa
información al computador, y éste las ha ordenado con impresión para la
posterior elaboración del reporte original por lo que tiene que coincidir la
facturación inicial con el resultado final de la información
Esto quiere decir por tanto, que si bien es cierto que el documento electrónico
puede formar parte de la contabilidad, sin embargo su existencia y
conservación no son necesarias para la legalidad misma de dicha contabilidad,
pues una legal contabilidad, aquella llevada de acuerdo con la Ley, no requiere
de la conservación de los correspondientes soportes electrónicos, sino de la
facturación que es la que tiene en definitiva que ser conservada y reflejada en
los respectivos libros de contabilidad.
Por estas razones el sistema electrónico a los efectos de la contabilidad del
comerciante, debe considerarse, como ya se indicó, un valiosísimo medio
técnico mediante el cual los comerciantes, por una parte, y los contadores por
la otra, puedan agilizar y visualizar de manera más efectiva y rápida, sus
respectivas actividades profesionales; los primeros, teniendo una información
inmediata del curso de sus negociaciones, y los segundos, una mejor manera
de elaborar sus trabajos, pero que al fin y al cabo, tanto los unos como los
otros, deben tener la prudencia necesaria de no darle absoluta credibilidad a
esa información, pues la misma está sujeta o expuesta a fallas técnicas o
humanas que pueden reflejar una versión diferente a la verdad verdadera, lo
que podría originar consecuencias desfavorables por tergiversación de los
hechos que compagina la verdadera situación comercial y patrimonial del
comerciante en ejercicio de sus actividades económicas.
Libros Principales Y Libros Auxiliares
El comerciante debe llevar su contabilidad de acuerdo con las proyecciones y
naturaleza de su actividad comercial. Pero en todo caso, debe llevar el libro
diario, el de inventario y el mayor, llamados libros principales, y además, puede
llevar otros libros que estime conveniente para el mejor orden y claridad de sus
operaciones, a los cuales se les califica de libros auxiliares.
Formalidades Que Deben Cumplir Y Consecuencias De Las
Mismas.
Tanto los libros de Contabilidad encuadernados y formados con hojas de
asientos contables y demás anotaciones, producidas dichas hojas de asientos
contables y demás anotaciones, producidas dichas hojas a través de
procedimientos mecánicos y computadoras, como los libros principales (diario e
inventario) y auxiliares, llevados de la manera tradicional y manual, deben ser
habilitados para su uso por el Registro Mercantil o Tribunal de Comercio. En
este sentido "el libro diario y el de inventario no pueden ponerse en uso sin que
hayan sido previamente presentados al Tribunal o Registrador Mercantil, en los
lugares donde no existen aquellos funcionarios, a fin de poner en el primer folio
de cada libro, nota de los que éste tuviere, fechada y firmada por el Juez y su
Secretario o por el Registrador Mercantil. Se estampará en todas las demás el
Sello de la Oficina". (Art. 33 C de C.)
Una vez habilitados dichos libros, se prohíbe a los comerciantes: 1. Alterar en
los asientos, el orden y la fecha de las operaciones descritas. 2. Dejar blancos
en el cuerpo de los asientos o a continuación de ellos. 3. Poner asientos al
margen y hacer interlineamientos, raspaduras o enmendaduras. 4. Borrar los
asientos o partes de ellos. 5. Arrancar hojas, alterar la encuadernación o
foliaturas y mutilar alguna parte de los libros.
Ante el incumplimiento de la obligación de la tenencia de dichos libros o si sus
libros estuvieran incompletos o defectuosos, o no apareciere en ellos el
verdadero estado de los negocios del comerciante, éste podrá ser declarado
culpable de quiebra, en el supuesto caso de que la hubiere solicitado o se la
hubieren demandado, y en el caso del estado de atraso, es posible que el
mismo no le sea concedido por el Tribunal competente. También dejarán de
tener el carácter probatorio que les señala el artículo 38 del Código de
Comercio y el Comerciante está expuesto a las sanciones que al efecto
establece la Ley de Impuesto sobre la Renta y su Reglamento. De estas
formalidades se distinguen, las externas y las internas. Las primeras se refieren
a las señaladas en el artículo 33, y las internas en el artículo 36 del Código de
Comercio.
Errores Y Omisiones
Los errores y omisiones que se cometieren al formar un asiento se salvarán en
otro distinto en la fecha en que se notare la falta. Así soluciona el Código de
Comercio, en su artículo 37, el conflicto que se puede presentar una vez que se
cometieren errores y omisiones en cualquier libro de contabilidad.
Libros Diario, Inventarios Y Mayor
El libro diario es aquel en el cual el comerciante asienta cronológicamente
todas las operaciones, activas o pasivas, al contado o a crédito que
diariamente realiza, vinculadas o no con su comercio. El código de Comercio,
en su artículo 34, establece: "En el libro diario se asentarán día por día, las
operaciones que haga el comerciante, de modo que cada partida exprese
claramente quién es el acreedor y quien es el deudor, en la negociación a que
se refiere, o se resumirán mensualmente, por lo menos, los totales de esas
operaciones siempre que, en este caso, se conserven todos los documentos
que permiten comprobar tales operaciones, día por día. No obstante, los
comerciantes por menor, es decir los que habitualmente sólo venden al detal,
directamente al consumidor, cumplirán con la obligación que impone este
artículo, con sólo asentar diariamente un resumen de las compras y ventas
hechas al contado, y detalladamente las que se hicieran a crédito, y los pagos y
cobros con motivo de éstas.
Por su parte, el código de comercio dispones que todo comerciante, al
comenzar su giro y al fin de cada año, hará en el libro de inventarios una
descripción estimatoria de todos sus bienes, tanto muebles como inmuebles y
de todos sus créditos, activos y pasivos vinculados o no a su comercio.
El inventario debe cerrarse con el balance y la cuenta de ganancias y pérdidas,
estas deben demostrar con evidencias y verdad los beneficios obtenidos y las
pérdidas sufridas. El libro de inventario, constituye otro documento más de lo
que integran o constituyen la contabilidad, y en él se insertan los inventarios
que forme el comerciante, bien el ordinario como el extraordinario. El inventario
es una estimación económica de todos los bienes que tenga el comerciante al
comenzar su giro y al fin de cada año.
Finalmente el libro Mayor no está especialmente disciplinado en el vigente
Código de Comercio, como sí lo estaba en el código derogado. En el libro
mayor se abrirán las cuentas con cada persona y objeto por debe y haber y en
ellas se asentarán, en orden cronológico, las partidas correspondientes, con
referencia libro diario y en su caso, a los libros y documentos auxiliares de éste.
Cuando ello convenga a la mejor ordenación de la contabilidad del
comerciante, el libro mayor podrá reemplazarse por un sistema de hojas
separables, en las cuales se llevarán las cuentas respectivas. Así podemos
precisar que el Libro mayor no necesita la previa habilitación exigida para los
otros libros de contabilidad, y además su razón radica fundamentalmente, en
que permite el fácil manejo del libro diario ya que viene a ser, si así e pudiese
decir, un reflejo esquematizado del diario.
De La Comunicación Y Exhibición De Los Libros De Contabilidad.
Desde el punto de vista doctrinario, por comunicación de los libros de comercio,
se entiende el acto mediante el cual se pone a disposición del adversario, o
interesado, todos los libros, tanto principales como auxiliares, con el objetivo de
que por medio de ellos se indague el estado patrimonial y el movimiento de los
negocios del comerciante.
La exhibición, por su parte, es una institución de carácter procesal, que
consiste en poner a disposición los libros de comercio, para que sean
considerados solamente en el caso que se ventila y sobre la parte asignada
previa y determinadamente. Generalmente la exhibición se presenta con motivo
de un juicio determinado, en el que la ley obliga al comerciante a exhibir sus
libros, pero no a trasladarlos fuera de su oficina mercantil, para lo cual, si el
Juez de la causa no puede constituir en ella para el examen y compulsa de
dichos libros, puede comisionar o exhortar a otro Juez mercantil o civil, para
que lo haga en su hogar.
http://www.monografias.com/trabajos16/contabilidad-mercantil/contabilidadmercantil.shtml
2.12 AUXILIARES DEL COMERCIO.
El comerciante, en el ejercicio de su empresa, requiere la colaboración de otras
personas; de la actividad y servicios ajenos.
Esta colaboración puede ser meramente de carácter intelectual o material
(como en el caso de los abogados, contadores, ingenieros, obreros, etc.), o
además, de carácter jurídico, esto es, con poder de representación.
Precisamente aquellas personas que, además de prestar su actividad material
o intelectual, colaboran jurídicamente con el comerciante, actuando, en menor
o mayor grado, en su representación, son los llamados auxiliares del
comerciante. Es, pues, nota característica de los auxiliares del comerciante
tener –en diferente grado- facultad de representación.
La doctrina distingue entre los auxiliares dependientes y los auxiliares
autónomos.
Los auxiliares dependientes se encentran en una posición subordinada
respecto al comerciante y forman parte de su organización, a la que prestan
(normalmente) en forma permanente sus servicios en virtud de una relación
contractual determinada (mandato, contrato de prestación de servicios
profesionales o trabajo).
Los auxiliares autónomos, por el contrario, no forman parte de la organización
de la empresa y se encuentran, por tanto, en una posición independiente
respecto al comerciante. Su actividad se despliega no solo al servicio de un
comerciante determinado, sino de todo el que lo solicita, y, por eso, la doctrina
los conoce también con el nombre de auxiliares del comercio.
Son auxiliares dependientes, los factores y los dependientes del comercio; son
auxiliares autónomos: los corredores, los comisionistas y los agentes.
Dependientes Del Comercio.
Son dependientes las personas que desempeñan constantemente alguna o
algunas gestiones propias de una empresa mercantil, en nombre y por cuenta
de su titular (el comerciante).
Todo comerciante, en el ejercicio de su trafico, podrá constituir dependientes.
Los actos de los dependientes, obligarán a su principal en todas las
operaciones que le tuvieren encomendadas
Factores.
Todo comerciante, en el ejercicio de su trafico, podrá constituir factores.
Son factores las personas que tienen a su cargo la dirección de alguna
empresa o están autorizados para contratar respecto a todos los negocios que
conciernen a la misma, por cuenta y en Tena, ob. cit., pp.62-64
nombre del titular empresa.
En la práctica, los factores son mejor conocidos con el nombre de gerentes o
administradores.
http://www.monografias.com/trabajos14/derecho-mercant/derechomercant.shtml#auxil
2.13 CORREDORES
El corredor es el agente auxiliar del comercio con cuya intervención se
proponen y ajustan los actos, contratos y convenios y se certifican los hechos
mercantiles
Esta figura es tan importante dentro del derecho Mercantil que es regulada por
una legislación especialmente concerniente a ella; la Ley Federal de la
Correduría Pública, la cual en su artículo 6º establece las funciones de los
corredores. Dicho artículo será citado textualmente a continuación:
Al corredor público corresponde:
I. Actuar como agente mediador, para transmitir e intercambiar propuestas
entre dos o más partes y asesorar en la celebración o ajuste de cualquier
contrato o convenio de naturaleza mercantil.
II. Fungir como perito valuador, para estimar, cuantificar y valorar los bienes,
servicios, derechos y obligaciones que se sometan a su consideración, por
nombramiento privado o por mandato de autoridad competente.
III. Asesorar jurídicamente a los comerciantes en las actividades propias del
comercio.
IV. Actuar como árbitro, a solicitud de las partes, en la solución de
controversias derivadas de actos, contratos o convenios de naturaleza
mercantil, así como las que resulten entre proveedores y consumidores, de
acuerdo con la Ley de la materia.
V. Actuar como fedatario público para hacer constar los contratos, convenios
actos y hechos de naturaleza mercantil, excepto en tratándose de inmuebles,
así como en la emisión de obligaciones y otros títulos valor; en hipotecas sobre
buques, navíos y aeronaves que se celebren ante él, y en el otorgamiento de
créditos refaccionarios o de habilitación o avío, de acuerdo con la Ley de la
materia.
VI. Actuar como fedatarios en la constitución, modificación, fusión, escisión,
disolución, liquidación y extinción de sociedades mercantiles y en los demás
actos previstos en la Ley General de Sociedades Mercantiles; y
VII. Las demás funciones que le señalen esta y otras leyes o reglamentos.
Las anteriores funciones se entenderán sin perjuicio de lo dispuesto en otras
leyes y no se consideran exclusivas de los corredores públicos.
http://www.monografias.com/trabajos14/derecho-mercant/derechomercant.shtml#auxil
2.14 COMISIONISTAS
Comisionista es la persona que desempeña una comisión mercantil: comitente
el que la confiere.
El mandato aplicado a los actos concretos de comercio, se reputa comisión
mercantil.
El comisionista es auxiliar autónomo porque no presta su actividad
exclusivamente a un comerciante determinado, sino a todo el que se lo solicite.
El Capitulo I del Titulo tercero del Código de Comercio es el encargado de
regular las actividades del comisionista.
http://www.monografias.com/trabajos14/derecho-mercant/derechomercant.shtml#auxil
UNIDAD IV
LA SOCIEDAD ANONIMA
4.1 CONCEPTO DE SOCIEDAD ANONIMA
La sociedad anónima puede ser definida como "sociedad de naturaleza
mercantil, cualquiera que sea su objeto, cuyo capital está dividido en acciones
transmisibles que atribuyen a su titular la condición de socio, el cual disfruta del
beneficio de la responsabilidad limitada frente a la sociedad y no responde
personalmente de las deudas sociales".
Así, la sociedad anónima presenta las siguientes características:
1. Tener dividido en capital en acciones;
2. El capital se forma por las aportaciones de los socios;
3. Los socios no responden personalmente de las deudas sociales.
Por lo que se refiere al capital social, la reforma de 1989 estableció el capital
mínimo para la sociedad anónima en diez millones de pesetas tratando con ello
de reservar esta forma societaria para empresas con el suficiente volumen de
negocio para poder mantener ese mínimo capital exigido.
Por otra parte, la denominación de la sociedad es necesaria para así poder ser
distinguida de aquellas otras con las que pueda competir y le servirá, además,
como firma para suscribir sus transacciones comerciales.
La Ley otorga libertad casi absoluta en cuanto a la denominación que pueda
elegirse para la sociedad anónima, sólo se previene que deberá
necesariamente hacerse constar la indicación de "sociedad anónima" o su
abreviatura: S.A. y que no podrá adoptarse una denominación idéntica al de
otra sociedad preexistente. Por ello se hace necesaria la obtención del
correspondiente certificado de no inscripción que ha de solicitarse en el
Registro Mercantil.
Por lo que se refiere a la naturaleza de este tipo societario no admite duda
alguna: tiene carácter mercantil, cualquiera que sea su objeto (art. 3 de la
L.S.A.)
Cumplidas por la sociedad las formalidades constitutivas, la sociedad adquiere
un domicilio y nacionalidad determinada: "serán españolas y se regirán por la
presente Ley todas las sociedades anónimas que tengan su domicilio en
territorio español, cualquiera que sea el lugar en que se hubieran constituido"
(art. 5.1. L.S.A.), y se añade legalmente que "deberán tener su domicilio en
España las sociedades anónimas cuyo principal establecimiento o explotación
radique dentro de su territorio".
Por último indicar que el domicilio social deberá ser fijado en la escritura de
constitución.
4.4 LAS ACCIONES
Acciones participaciones que otorgan el derecho de propiedad sobre una
empresa. Representan, por lo tanto, cada una de las partes en que se divide el
capital de una sociedad mercantil.
Las acciones pueden ser nominativas (aparece el nombre del propietario de la
acción) o al portador. Su compraventa es libre, y puede realizarse, cuando
cumplen ciertos requisitos, en los mercados de valores. Por ejemplo, en
España, estos requisitos son los siguientes: en los dos años anteriores a su
salida en Bolsa, tres si no son consecutivos, la empresa tiene que haber
repartido dividendos de, al menos, el 6% entre sus accionistas; cada tres
meses debe proporcionar un informe sobre su estado financiero y sobre los
cambios que afecten a la cuenta de explotación, y ha de contar con un mínimo
de títulos negociables. En los países latinoamericanos las características son
similares.
También se pueden distinguir las acciones según sean ordinarias o
preferentes. Estas últimas confieren a sus titulares determinados privilegios que
no disfrutan los tenedores de acciones ordinarias, como es el hecho de percibir
unos dividendos predeterminados sobre los beneficios de la empresa. Por el
contrario, las acciones ordinarias percibirán dividendos sólo cuando así lo
considere conveniente la junta de la empresa en cuestión.
La tenencia de acciones, ordinarias o preferentes, otorga un derecho preferente
de suscripción de nuevas acciones cuando se produce una ampliación de
capital. Cuando se ejerce este derecho, al producirse la ampliación, la acción
antigua se denomina acción ex derecho. Por otra parte, las acciones conceden
el derecho a voto según la cantidad que de ellas se posea: para que un
determinado accionista pueda tener derecho a voto tendrá que poseer un
mínimo estipulado en los estatutos de la sociedad.
Los conceptos de participación de capital y de sociedad surgieron en el
renacimiento, cuando las empresas empezaban a crecer y un individuo
particular no podía reunir todo el capital necesario para poder emprender
grandes actividades. La ventaja fundamental de las acciones consiste en que
permiten acceder al ahorro de otros agentes económicos. Otra ventaja
importante deriva del hecho de que el accionista no responde con sus bienes
particulares ante las pérdidas de la sociedad, por lo que su responsabilidad se
reduce a la cantidad que haya invertido para comprar las acciones.
La existencia de acciones esencial en la sociedad anónima, tanto es así que
algunas legislaciones denominan a este tipo societario como "sociedad por
acciones". La acción será objeto de estudio desde una triple perspectiva: como
parte del capital, como conjunto de derechos y como título.
La acción como parte del capital.
La propia ley señala la relación de la acción con el capital al establecer que "las
acciones representan partes alícuotas del capital social".
Así, existe una relación exacta entre el número de acciones de una sociedad,
su valor nominal y el capital social de tal modo que la cuantía de éste último
resulta de multiplicar el número de acciones por el valor nominal de cada una
de ellas.
La acción tendrá como contrapartida una efectiva aportación patrimonial a la
sociedad ya sea en el propio momento de la suscripción o bien posteriormente,
con lo que surgirá la obligación del socio de pagar los dividendos pasivos.
Por lo que ser refiere al valor nominal de la acción es diverso de su valor real o
efectivo, esto es, del precio alcanzado por la acción en virtud de su enajenación
a terceros. Así, en caso de acciones que coticen en Bolsa su determinación
efectiva vendrá determinada por la cotización que alcancen las mismas en el
momento de la enajenación. Por contra cuando las acciones de que se trate no
cotizan en Bolsa, evidentemente la determinación de su valor efectivo es más
problemática. no obstante, en caso de separación del socio, legalmente se
previene la determinación del precio de la acción en este supuesto que se
realizará por el Auditor de cuentas a la vista del valor del patrimonio de la
sociedad.
http://www.eseune.edu/paginas/libros.htm
http://www.eseune.edu/PROTEGIDO/sa7.htm
Enciclopedia Encarta 2004
UNIDAD V
OTROS TIPOS DE SOCIEDADES MERCANTILES EN PARTICULAR
5.4 EL CAPITAL Y LAS PARTES SOCIAL
La sociedad anónima es el prototipo de la sociedad denominada capitalista.
Recibe este título en función de su propia esencia y funcionamiento en relación
con el elemento del capital ya que, en una sociedad anónima, la proporción del
capital que se detenta suele condicionar su propio control y su dominio.
No obstante cuanto antecede, es necesario distinguir entre el perfil económico
del capital (conjunto de bienes y elementos valorables económicamente que se
destina a la explotación de la actividad societaria) del perfil jurídico entendido
como cifra contable cuya cuantía o valor coincide o debe coincidir en el
momento constitutivo con el total valor de los bienes aportados o prometidos a
la sociedad y que figura como primera partida de su pasivo para impedir el
reparto de beneficios cuando realmente no existen.
Una clara comprensión del concepto jurídico del capital social, requiere el
debido contraste entre este y el concepto de patrimonio. Así, definido el capital
social como cifra contable cuyo valor debe coincidir con las aportaciones
realizadas más las prometidas (dividendos pasivos) de los socios, el patrimonio
estará constituido por el conjunto efectivo de bienes de la sociedad en un
momento determinado.
En definitiva, y desde un punto de vista jurídico, el capital es una cifra de
retención, porque al figurar como primera partida en el pasivo impide que se
repartan beneficios mientras el patrimonio de la sociedad no supere su cuantía.
Otro aspecto fundamental en relación con el capital social lo constituyen los
diferentes tipos de reservas. Las indicadas reservas son, desde un punto de
vista económico, verdaderos fondos de la sociedad no repartidos entre los
accionistas. Por contra, desde la perspectiva jurídica las reservas son cifras
que se añaden a la del capital en el pasivo del balance para evitar el reparto del
beneficio en tanto en cuanto no supere el valor del patrimonio al del capital y
las reservas, son, por tanto y junto al capital, cifras de retención.
Podemos destacar como clases de reservas: legales comunes, impuestas
imperativamente por Ley (art. 214 de la L.S.A.); legales especiales,
establecidas por disposiciones diferentes a las de la L.S.A. y en atención al tipo
concreto de actividad que explota la sociedad en cuestión (Bancos y
Compañías de Seguros); estatutarias, establecidas en los estatutos; libres,
acordadas libremente por la Junta General; tácitas u ocultas, son las
procedentes de plusvalías, infravaloración del activo o sobrevaloración del
pasivo.
5.5 LOS ADMINISTRADORES DE LA SOCIEDAD
El órgano encargado de la gestión de la empresa y de la representación de la
sociedad frente a terceros es, el término utilizado por la L.S.A., el de los
administradores.
Dicho órgano de administración, sometido legalmente a la voluntad y control de
la Junta General, en la actualidad ha adquirido un gran poder en las grandes
sociedades anónimas debido, preferentemente, al hecho de que los
administradores son quiénes ostentan la dirección en la explotación de la
empresa lo que unido a la complejidad de la gestión empresarial y la
abstención de los accionistas deviene, en la práctica, en un poder importante
que recae sobre el órgano de administración.
Clases y facultades de los administradores:
El órgano de administración, considerado por Ley como necesario y
permanente, y con la posibilidad de estar integrado por personas físicas o
jurídicas puede adoptar cuatro formas de organización concreta:
Órgano pluripersonal de funcionamiento solidario: cada uno de sus
miembros posee todas las facultades del órgano pudiendo así usar el
nombre de la sociedad obligándola frente a terceros.
Órgano pluripersonal de funcionamiento mancomunado: sólo la
totalidad de sus miembros puede, por unanimidad, adoptar acuerdos y usar
el nombre social frente a terceros.
Órgano pluripersonal de funcionamiento colegiado: las facultades
corresponden colectivamente a los miembros, y no individualmente a
ninguno de ellos per se.
Órgano unipersonal: la gestión y representación social queda conferida
a una persona.
Destacar que los administradores, cualquiera que sea su clase, presentan una
doble relación: en cuanto al aspecto externo puede decirse que constituyen la
sociedad misma; en el aspecto interno, cada uno de sus miembros está ligado
a la sociedad por una relación jurídica que participa del mandato y del
arrendamiento de servicios.
Las facultades de dicho órgano se dividen en dos grandes áreas: la
administración o gestión y la representación de la sociedad. por lo que se
refiere a la administración no se hacen precisos especiales detalles ya que
comprende todo cuanto afecte a vida interna de la empresa. sin embargo, en lo
referido a la representación que ostentan los administradores de la sociedad,
conviene destacar que la Ley ha fijado dos concretas exigencias de las
Directivas comunitarias: el ámbito y extensión de la representación alcanza a
todos los actos integrados o comprendidos en el objeto social fijado
estatutariamente de tal modo que cualquier limitación de esas facultades será
ineficaz frente a terceros, a pesar de su posible inscripción en el Registro
mercantil; pero obligarán a la sociedad los actos y contratos de los
administradores realizados fuera del objeto social con terceros que actúen de
buena fe y sin culpa grave.
Capacidad y prohibiciones de los administradores. En primer lugar hay que
destacar la posibilidad de ser administrador sin ostentar la condición de
accionista, salvo que los Estatutos dispongan otra cosa, y que pueden ser
administradores, como ya vimos, tanto personas físicas como jurídicas. Por lo
que se refiere a la capacidad, en virtud de las reglas del art. 124 de la L.S.A.,
podrán desempeñar el cargo de administrador quiénes por sí mismos posean
capacidad para el ejercicio del comercio.
Por lo que se refiere a las prohibiciones se establece que no podrán ser
administradores sociales los quebrados y concursados no rehabilitados, los
condenados a penas que lleven aneja la inhabilitación para el ejercicio de
cargos públicos, los que hubieran sido condenados por grave incumplimiento
de Leyes o disposiciones sociales y quiénes por razón de su cargo no puedan
ejercer el comercio. Especialmente establece el art. 132.2 de la L.S.A. la
prohibición condicionada para ser su administrador a quien está en conflicto de
intereses con la sociedad.
El nombramiento de los administradores corresponde a la Junta General,
puede ser designados en el momento constitutivo, por acuerdo de los
fundadores o de la propia junta constituyente en la fundación sucesiva. Una vez
designados los administradores han de aceptar el cargo y ser inscrito dicho
nombramiento en el Registro Mercantil para que su nombramiento surta efecto
frente a terceros.
Por lo que se refiere a la duración el cargo de administrador no es indefinido ni
inamovible. Se realiza por el período máximo de cinco años determinado por
ley o por el menor determinado en estatutos. Por su parte, la revocación de los
administradores puede producirse en cualquier momento, medie o no justa
causa (según interpretación jurisprudencial).
En cuanto a la retribución la ley exige que se haga constar en los estatutos cual
sea esta.
La responsabilidad de los administradores. "Los administradores responderán
frente a la sociedad, frente a los accionistas y frente a los acreedores sociales
del daño que causen por actos contrarios a la ley o a los estatutos o los
realizados sin la diligencia con la que deben desempeñar el cargo" (art. 133
L.S.A.). De este modo, fijado quiénes son los sujetos pasivos en la acción de
responsabilidad -los administradores-; conviene destacar que son sujetos
legitimados activamente para exigir dicha responsabilidad tanto la propia
sociedad como los accionistas e, incluso y en su caso, los terceros
perjudicados.
Consejo de Administración, órgano colegiado:
Constituye, tal vez, la forma más frecuente que adopta el órgano ejecutivo en la
sociedad anónima. Basa su existencia en la existencia de varias personas a
quiénes confía la administración y representación de la sociedad y supone que
ninguna de ellas, per se o separadamente, puede ostentar poderes o
facultades de gestión o representación sino que dichas funciones las ostenta el
órgano colegiado: el Consejo de Administración.
En cuanto se refiere a su nombramiento ha de destacarse que, normalmente,
se nombran sus miembros por decisión mayoritaria o unánime de los asistentes
a la Junta General. No obstante, para intentar evitar que en virtud del juego de
las mayorías en la propia Junta, la propia Ley ha establecido el llamado
sistema de representación proporcional por el que el accionista o accionistas
que detenten como mínimo una participación del capital igual al cociente
resultante de dividir la cifra del capital por el número de miembros del Consejo
tendrá derecho a la designación de un consejero. De este modo, el propio
Consejo se integra por vocales designados tanto por los accionistas
mayoritarios como por los minoritarios.
Régimen jurídico: No queda establecido legalmente un régimen jurídico
exhaustivo para el Consejo, no obstante, puede determinarse que dicho
régimen de funcionamiento y facultades han de encontrarse:
1. en la propia ley
2. en los estatutos sociales
3. en defecto de lo anterior, el propio Consejo podrá establecer las reglas
necesarias para su propio funcionamiento
4. las propias prescripciones que sobre tal materia pudieran establecerse
por la propia Junta General.
Constitución y funcionamiento: El Consejo quedará válidamente constituido,
previa convocatoria, cuando concurran, presentes o representados, la mitad
más uno de sus miembros componentes. Una vez constituido, el Consejo
deliberará y adoptará sus acuerdos por mayoría absoluta.
Delegación y apoderamiento: La estructura colegiada de éste órgano requiere,
en aras de las exigencias de dedicación, rapidez y prontitud del funcionamiento
inherente a la actividad empresarial, la necesidad de articular métodos de
delegación que permitan la eficiencia en la gestión social.
Aparecen así los comités-ejecutivos o delegados, los consejeros-delegados o
los Directores Generales en cuyas manos queda concentrado, en mayor o
menor medida las facultades del consejo. No obstante lo anterior, ha de
determinarse que, en todo caso, existen una serie de facultades indelegables y
propias del Consejo de Administración como órgano colegiado que, entre otras,
son: la rendición de cuentas, presentación del balance para su aprobación,
convocatoria de la Junta General, ni aquéllas facultades que la propia Junta
conceda al Consejo salvo que fuese expresamente autorizado para ello.
Por último indicar que el acuerdo de delegación de facultades del Consejo
habrá de ser inscrito en el Registro Mercantil.
Impugnación de acuerdos:
Los acuerdos del Consejo de Administración serán impugnables siempre y
cuando pueda estimarse que son nulos o anulables. Serán nulos aquéllos
acuerdos contrarios a la ley y anulables los que se opongan a los estatutos o
lesiones, en beneficio de uno o más accionistas o de terceros, los intereses de
la sociedad.
Dicha impugnación seguirá los trámites ya definidos para la impugnación de
acuerdos de la Junta General con las siguientes especialidades:
a. están legitimados para impugnar los acuerdos los administradores y
accionistas que representen, al menos, un 5 por 100 del capital;
b. b. el plazo de impugnación es de 30 días para los administradores y el
mismo plazo para los accionistas, sin embargo, para estos últimos,
comenzará a contarse dicho plazo a partir de la fecha en que hubieran
tenido conocimiento de los acuerdos impugnables, siempre que no haya
transcurrido un año desde su adopción.
http://www.eseune.edu/paginas/libros.htm
http://www.eseune.edu/PROTEGIDO/sa7.htm
5.21 TIPOS DE SOCIEDAD COOPERATIVA
COOPERATIVAS
Regulación legal:
Ley 3/87 de 2 de Abril, General de Cooperativas.
Normas propias en las siguientes Comunidades Autónomas:




País Vasco: Ley 1/82 de 11 de Febrero
Cataluña: Ley 4/83 de 9 de Marzo
Valencia: Ley 2/85 de 25 de Octubre
Navarra: Ley 12/89 de 3 de Julio
Concepto:
"Las Cooperativas son Sociedades que, con capital variable y estructura y
gestión democráticas, asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria,
a personas que tienen intereses o necesidades socioeconómicas comunes,
para cuya satisfacción, y al servicio de la comunidad desarrollan actividades
empresariales, imputándose los resultados económicos a los socios, una vez
atendidos los fondos comunitarios, en función de la actividad económica que
realiza".
Características:
1. Es una sociedad, en sentido estricto, que ejercita una actividad
empresarial en favor de sus socios, sin embargo, también podrá ejercer
dicha actividad con terceros no socios.
2. Tanto el capital como el número de socios, son variables a lo largo de la
vida de la sociedad.
3. Los resultados o excedentes económicos, se repartirán entre los socios
en proporción a la actividad mantenida por estos en la sociedad; los
resultados de las operaciones con terceros se imputan, por contra, a un
fondo de reserva.
4. Como regla, los socios no responden personalmente de las deudas
sociales.
Clases:
Las sociedades Cooperativas se clasifican atendiendo a muy diversos criterios.
El más tradicional es aquél que incide en la forma de satisfacción del interés de
los socios, el fin mutualista de la sociedad; así se distinguen entre sociedades
cooperativas de consumo y de producción. En las primeras, el fin de la
sociedad es ofrecer prestaciones a sus miembros al menor precio posible. En
las de producción el fin de la sociedad es remunerar las prestaciones de sus
socios al máximo posible.
Clasificación:
La Ley hace una clasificación extensa de los distintos tipos de Cooperativas lo
que tiene trascendencia a efectos de determinar el régimen aplicable ya que,
en primer lugar, se rigen por las formas específicas dictadas para cada una de
ellas y, en segundo lugar, por las normas generales de la Ley. A título
ilustrativo anotamos los distintos tipos que señala la Ley:
De trabajo asociado
De consumidores y usuarios
De viviendas
Agrarias
Explotación comunitaria de la tierra
De servicios
Del mar
De transportistas
Sanitarias
De enseñanza
Educacionales
De crédito.
Estas son cooperativas de primer grado, siendo de segundo grado aquéllas
constituidas a su vez por otras sociedades cooperativas que son los socios de
ellas.
http://www.eseune.edu/paginas/libros.htm
http://www.eseune.edu/PROTEGIDO/sa7.htm
Descargar

DERECHO MERCANTIL - Servidor de Apoyo al Sistema

Sociedad civil y sociedad mercantil

Sociedad civil y sociedad mercantil

RegistrosTipos de SociedadesEsquema resumenResponsabilidadesDiferencias

Introducción al Derecho Mercantil

Introducción al Derecho Mercantil

Factor o apoderadoComerciante y empresario individualSignos distintivos

EXAMEN DE DERECHO MERCANTIL II (DOBLE LICENCIATURA DERECHO−LADE) TODAS

EXAMEN DE DERECHO MERCANTIL II (DOBLE LICENCIATURA DERECHO−LADE) TODAS

FusiónSocios y sociedadesMecanismos jurídicosRegistroDerecho Mercantil español

Banco de preguntas de Derecho Mercantil Mexicano

Banco de preguntas de Derecho Mercantil Mexicano

Legislación mercantil mexicanaJurisprudencia mercantil mexicanaDerecho Mercantil mexicanoNormas mercantiles mexicanasOrdenamiento jurídico mercantil mexicano

Sociedad de nombre colectivo

Sociedad de nombre colectivo

EmpresasResponsabilidad limitadaDerecho Mercantil mexicanoConstituciónOrganización societariaSociedades mercantiles