Causales de revocación. Los actos administrativos deberán ser revocados por los
mismos funcionarios que los hayan expedido o por sus inmediatos superiores, de oficio
o a solicitud de parte. La Revocatoria Directa consiste en la atribución concedida al
funcionario que expidió el acto o a su superior inmediato para que de oficio o a petición de
parte, revoque un acto administrativo contrario a la Constitución o a la ley, al interés público o
social, o cuando éste cause un agravio injustificado a una persona
DIRECCION DE IMPUESTOS Y ADUANAS NACIONALES
DIAN
Bogotá, D.C. diciembre 27 del 2002
Concepto: 083048
Doctor
EDGAR HUMBERTO MARTÍNEZ ROMERO
Subdirector de Fiscalización Aduanera
U.A. E - Dirección de Impuestos y Aduanas NacionalesCiudad
Ref. Consulta radicada con el 2004776 del 2001-01-25.
Tema: Aduanero
Descriptores Requerimiento Especial Aduanero – Revocatoria
Fuentes Formales C. C. A., Art's 50, 69 y 73.
Decreto 2685 de 1999, Art.1°. 507 y s.s
De conformidad con el numeral 7° del articulo 11 del Decreto 1265 de 1999, en concordancia
con el literal b) del articulo 2° de la Resolución 5467 del 15 de junio de 2001. esta División está
facultada para absolver en forma general las consultas que se formulen sobre interpretación de
las normas aduaneras y de control cambiarlo, en lo de competencia de la Entidad.
PROBLEMA JURÍDICO
¿Es procedente corregir por un error aritmético, de hecho, o de fondo un requerimiento especial
aduanero cuando ya ha sido debidamente notificado?
TESIS
Es procedente corregir errores aritméticos o de hecho cometidos en un requerimiento Especial
Aduanero pero, tratándose de los cargos imputados, éstos no pueden ser modificados por otro
acto administrativo, siendo menester culminar la actuación y abrir otra por los cargos que la
administración considere pertinente. De proferirse un acto administrativo revocando el inicial,
los términos se restablecen a partir de su notificación.
INTERPRETACIÓN JURÍDICA
Para dar respuesta al problema jurídico propuesto es necesario considerar el significado de
algunos términos legales, así:
i) La Revocatoria Directa. Consiste en la atribución concedida al funcionario que expidió el acto
o a su superior inmediato para que de oficio o a petición de parte, revoque un acto
administrativo contrario a la Constitución o a la ley, al interés público o social, o cuando éste
cause un agravio injustificado a una persona la cual solo procede cuando se dan las causales
previstas en el artículo 69 del Código Contencioso Administrativo. (Sentencia C-742 de 1999.
M.P. José Gregorio Hernández Galindo.
ii) Causales de revocación
En este orden, el C.C.A,art. 69, dispone.
"Art. 69. Causales de revocación. Los actos administrativos deberán ser revocados por los
mismos funcionarios que los hayan expedido o por sus inmediatos superiores, de oficio o a
solicitud de parte, en cualquiera de los siguientes casos:
1. Cuando sea manifiesta su oposición a la constitución política o a la Ley.
2. Cuando no estén conformes con el interés público o social, o atonten contra él.
3. Cuando con ellos se cause agravio injustificado a una persona."
iii). Actos administrativos de contenido particular y concreto. Son aquellos que crean, modifican
o extinguen una situación jurídica individual, no pueden ser revocados directamente por la
administración, a menos que obtenga el consentimiento expreso y por escrito de su titular. Art.
73 del C.C.A
No obstante, de manera excepcional, la ley admite la posibilidad de revocar los actos
administrativos aun sin la voluntad del respectivo titular de la situación jurídica, cuando estos
"...resulten de la aplicación del silencio administrativo positivo, si se dan las causales previstas
en el artículo 69, o si fuere evidente que el acto ocurrió por medios ilegales" (CCA, art. 73).
En este mismo sentido, la norma citada autoriza a la administración para revocar parcialmente
y en todos los casos sus propios actos cuando sea "necesario para corregir simples errores
aritméticos, o de hecho que no incidan en el sentido de la decisión
iv) Error aritmético. Se debe entender como aquellas equivocaciones derivadas de una
operación matemática que no altere los fundamentos ni las pruebas que sirvieron de base para
adoptar la decisión ó, como lo ha expresado la Corte Constitucional "...El error aritmético es
aquel que surge de un cálculo meramente aritmético cuando la operación ha sido
erróneamente realizada. En consecuencia, -su corrección debe contraerse a efectuar
adecuadamente la operación aritmética erróneamente realizada, sin llegar a modificar o alterar
los factores o elementos que la componen. En otras palabras, la facultad para corregir, en
cualquier tiempo, los errores aritméticos... no constituye un expediente para que el juez pueda
modificar otros aspectos —tácticos o jurídicos— que, finalmente, impliquen un cambio del
contenido jurídico sustancial de la decisión..."Sentencia T-875 de 2000. M.P. Eduardo
Cifuentes Muñoz.
v) Error de hecho Art. 1510 del C.C., "£/ error de hecho vicia el consentimiento cuando recae
sobre la especie de acto o contrato que se ejecuta o celebra; como si una de las partes
entendiese empréstito y la otra donación; o sobre la identidad de la cosa específica de que se
trata, como si en el contrato de venta el vendedor entendiese vender cierta cosa determinada, y
el comprador entendiese comprar otra"
Teniendo presente los anteriores conceptos, es pertinente entrar a precisar la naturaleza
jurídica del Requerimiento Especial Aduanero a fin de analizar si cuando se cometen errores
aritméticos, de hecho o de fondo es necesario acudir a la figura de la revocatoria directa para
corregirlos.
En este orden de ¡deas, el Decreto 2685 de 1999, en el artículo 1°. define el Requerimiento
Especial Aduanero como:
"Requerimiento Especial Aduanero.
Es el acto administrativo por el cual la autoridad aduanera propone al declarante la imposición
de una sanción, el decomiso de una mercancía o la formulación de una liquidación oficial"
De conformidad con la definición expuesta en concordancia con lo establecido en el artículo
507 y s.s. del Decreto 2685 de 1999, mediante el requerimiento especial aduanero se le da a
conocer al declarante (administrado) la existencia de unos cargos que podrían generar la
imposición de una sanción, el decomiso de una mercancía o la expedición de una Liquidación
Oficial, proponiéndole el debate sobre los hechos que se le imputan. En otras palabras, a
través del requerimiento especial aduanero se entraba la controversia entre la Administración y
el administrado a fin de determinar posibles irregularidades relacionadas con la importación,
exportación o transito de mercancías. •
En este orden de ideas, y de conformidad con lo establecido en el Art. 50 del C.C.A. respecto a
los actos administrativos definitivos que son los que le ponen fin a una actuación, o sea los que
deciden directa o indirectamente el fondo del asunto, y los de trámite que, aunque allí no están
definidos, según la doctrina1 y la jurisprudencia2 deben entenderse como aquellos que le dan
impulso al proceso, este despacho concluye que el Requerimiento Especial Aduanero es acto
administrativo de tramite ya que mediante él se impulsa el procedimiento aduanero tendiente a
definir la situación jurídica de una mercancía, la imposición de una sanción o la expedición de
una liquidación oficial.
Ahora bien, no obstante que el requerimiento especial aduanero va dirigido a una persona en
particular, no existe aun una decisión de la administración que genere una situación jurídica
particular y concreta pues hasta ahora se está proponiendo al administrado contra
1 El acto Administrativo, Tomo. _Dr. Gustavo Penagos Pag. 525
2 Sentencia de tutela SU-201 de abril 21 de 1994. Los actos de trámite o preparatorios a
diferencia de los actos definitivos, no expresan en concreto la voluntad de la administración
simplemente constituyen el conjunto de actuaciones intermedias que preceden a la formación
de la decisión administrativa que se plasma en el acto definitivo.
el cual se dirige, explique la posible ocurrencia de unos hechos, que se presumen van en
contra del orden legal aduanero establecido.
Así las cosas, este Despacho considera que, siendo el Requerimiento Especial Aduanero un
acto administrativo de trámite el cual carece de una decisión definitiva creadora de una
situación jurídica particular y concreta no es dable revocarlo ni de fondo ni de forma.
De tal manera que, frente a los errores de forma que se configuren ya sea por errores
aritméticos o de hecho definidos anteriormente, es posible su corrección a través de actos
administrativos aclaratorios que deberán notificarse de la misma manera que se notifica
cualquier Requerimiento Especial Aduanero, sin que dicha notificación signifique el
restablecimiento de términos.
Respecto a esta conclusión es necesario observar lo expuesto por el Consejo de Estado, Sala
de lo Contencioso Administrativo, mediante Sentencia del seis (6) de febrero de 1980: " Sobre
el particular ha dicho el Consejo de Estado que si la revocación implica un cambio sustancial
que puede ser total o parcial en el contenido de la voluntad administrativa y la revocabilidad se
predica como principio general del acto administrativo sin limitación en el tiempo, con cuanta
mayor razón serán posibles otras variaciones del acto que no impliquen alteración sustancial de
esa voluntad. En otras palabras, si la ley consagra como principio de revocabilidad en cualquier
tiempo del acto administrativo, no puede el intérprete suponer que la misma ley le impida a la
administración aclarar sus propios actos, en cualquier tiempo. Si lo que se persigue es la
realización del interés general y para ello se dota al poder publico de competencias que le
permiten adaptar su actividad a la realidad y al bien común, es preciso entender que
igualmente disfruta de una potestad menor, de menor alcance y trascendencia como es la de
acarar sus propios actos sin limitaciones en el tiempo"
Ahora bien, respecto a los errores de fondo contenidos en el Requerimiento Especial Aduanero,
como serían aquellos que varían los cargos que inicialmente se imputaron a determinada
persona para imponerle una sanción, para proferirle una liquidación oficial de corrección o para
decretar el decomiso de una mercancía, es necesario que se continúe con el proceso para que
se tome una decisión de fondo que defina porque son o no procedentes los cargos formulados.
De suerte que, de tenerse que imputar nuevos cargos éstos se formularan en un nuevo
requerimiento, dando de esta manera inicio a una nueva actuación administrativa.
Lo anterior tiene su razón de ser en la medida en que como se comentó, el Requerimiento
Especial Aduanero es el acto administrativo por el cual la autoridad aduanera propone al
declarante la imposición de una sanción, el decomiso de una mercancía o la formulación de
una liquidación oficial, de tal manera que al trabarse la litis por aplicación del debido proceso y
del derecho de defensa se entiende que es sobre los cargos formulados que el usuario hará su
defensa y responde el requerimiento teniendo en cuenta para el efecto, los hechos y pruebas
reseñados por la autoridad que propone la sanción, la liquidación oficial o el decomiso de la
mercancía.
Permitir que de manera abrupta dichos cargos se modifiquen con un acto administrativo
proferido por fuera del orden procesal que las normas imponen soslaya el derecho de defensa
del administrado, generando una posible nulidad de todo lo actuado.
Por lo tanto, de determinar que se cometió un error en los cargos propuestos lo que procede es
un pronunciamiento de fondo sobre los mismos, sin prejuicio de que la administración formule
otro requerimiento Especial Aduanero por los cargos pertinentes.
De proferirse un acto administrativo modificando los cargos inicialmente propuestos, por
efectos de la notificación ipso jure, los términos procesales se restablecen a favor del
interesado para que responda los cargos imputados, a efectos de garantizar el debido proceso
y el derecho de defensa, pero sin perjuicio de los términos que la legislación aduanera
prescribe para que se configure el Silencio Administrativo Positivo, teniendo en cuenta que la
actuación se entiende iniciada en los procesos sanciónatenos y de formulación de liquidaciones
oficiales con el Requerimiento Especial Aduanero inicialmente proferido, y en los de definición
de situación jurídica de mercancías con el Acta de Aprehensión, conforme se precisó en el
Concepto Jurídico N° 121 de 2002, en razón al debido proceso .
En los anteriores términos se absuelve la consulta.
Hasta otra oportunidad.
JUAN CARLOS OCHOA DAZA
Jefe División de Normativa y Doctrina Aduanera
Descargar

Causales de revocación

Servicio de Aduana

Servicio de Aduana

ImpuestosImportaciónNormasPotestad aduaneraRégimen suspensivoTaller arancelarioExportación de mercancias

Alimentos de uso animal

Alimentos de uso animal

Requerimiento energéticoConsumo alimentarioMecanismos reguladoresSistema productivo