EVALUACIÓN DE TRES TIPOS DE SOPORTES CON USO POTENCIAL EN
HUMEDALES ARTIFICIALES.
1
MAYRA EDITH BURCIAGA-SIQUEIROS ,1MA. ELENA PÉREZ-LÓPEZ, 1MA GPE VICENCIO DE LA
ROSA, 2ADRIANA MARTÍNEZ-PRADO Y 2 JOAQUIN PINTO-ESPINOZA.
1
Becarias COFAA, CIIDIR- IPN Unidad Durango
Sigma S/N, Frac. 20 de Noviembre C.P. 34220, Durango, Dgo. Fax (618) 8-14-40, [email protected];
2
Instituto Tecnológico de Durango (ITD).
Oral (X) Cartel ( ). Área de interés: Tecnología y Biotecnología Ambiental
Palabras clave: evaluación, soportes, humedales artificiales.
Introducción. Uno de los componentes principales de los humedales es el soporte, la selección
adecuada del material a emplear es muy importante ya que dentro de él se llevan a cabo procesos físicos
y químicos que permiten elevar la eficiencia del humedal, además pueden ayudar a bajar el contenido
excesivo de sales, problema que se presenta con relativa frecuencia en las aguas residuales de algunas
localidades del Estado de Durango, México. Como soporte generalmente se emplea grava con tamaños
de partículas que pueden ir de 3 a 32 mm (Crites R. et al, 1998); y se busca que los yacimientos sean
locales para que los costos sean menores. Considerando lo anterior el objetivo del presente trabajo fue
la evaluación de tres materiales nativos que presentan potencial para ser empleados en la instalación de
humedales artificiales.
Metodología. Se evaluaron tres tipos de soportes: una zeolita (Z) y dos tipos de grava de río triturada
(G1 y G2). Se revisó la potencialidad de los soportes mediante su granulometría, conductividad eléctrica
(CE), y pH. Después se analizó el comportamiento de los soportes cuando se colocaron en una solución
sintética de mezcla de iones (fosfatos, cloruros, calcio, sodio y potasio), con una CE de 7.28 mS/cm y un
pH de 4.28, simulando los contenidos del agua residual de una quesería. Para esto se introdujeron, por
triplicado, 40 y 80 g. de cada uno de los soportes en 100 mL de la solución; el tamaño de partícula
empleado fue de 2-6 mm. La relación entre el contenido de grava y el volumen se ajustó a la que podría
usarse en un sistema de humedal artificial subsuperficial. Se revisó pH y CE en el tiempo 0 y a los 1, 2, 5
y 6 días. El experimento se llevó a cabo a nivel laboratorio a una temperatura constante de 20 °C. Las
diferencias se validaron mediante un Modelo General Lineal de Homogeneidad de Pendientes y una
prueba de medias, Newman-Keuls, todo con un α de 0.05. Para llevar a cabo el análisis estadístico
primero se normalizaron los datos.
Resultados y Discusión. Para pH los sistemas G1 y G2 alcanzaron un equilibrio al primer día y la Z
hasta los 5 días; con respecto a la CE no se alcanzó en el tiempo determinado, para ninguno de los
soportes, esto indica que se requieren más días de los utilizados. Las diferencias entre los soportes
fueron significativas en sus comportamientos con respecto a pH y CE. La respuesta de la Z fue la de
mejor resultado incremento el pH de 4.28 a 6.94, pero el valor de la conductividad tuvo un aumento de
aprox. 220 µS/cm, hecho no deseable. Entre la G1 y G2 la primera obtuvo una mejor respuesta para CE
con una reducción en promedio de 413 µS/cm; pero su efecto sobre el pH no fue tan favorable, ya que
sólo se modificó en una unidad, en promedio.
Conclusión. Uno de los propósitos del trabajo fue establecer si soportes nativos disminuían la
concentración de sales en la matriz acuosa, de acuerdo a esto el de mejor respuesta fue el G1.
Agradecimientos. Este trabajo forma parte del proyecto apoyado por Fondos Mixtos.; clave DGO-2007CO1-67972
Bibliografía.
1. CRITES, R.; TCHOBANOGLUS G. 1998. Wetlands and Aquatic Treatment Systems en Small and
Decentralized Wastewater Management Systems. McGraw-Hill. Estados Unidos de América. pp
563-640.
Descargar

TBA 095