Objeto: promovemos acción de inconstitucionalidad.
SEÑORA JUEZ DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL Y COMERCIAL
IRMA ROSANA BARRIENTO, argentina, ama de casa, D.N.I. nº
24.836.099, domiciliada realmente en Base Esperanza y El Resero, ADRIANA
MARA GUADALUPE GONZALEZ, argentina, D.N.I. 25.684.083, domiciliada
realmente en Don Segundo Sombra 2860, constituyendo domicilio legal en
México 449, todos de Paraná, por derecho propio, con patrocinio letrado, ante
V.S. nos presentamos y respetuosamente decimos:
I.- OBJETO
Que venimos a interponer demanda por INCONSTITUCIONALIDAD
del Decreto nº7560 GOB dictado en el Expediente nº 596.281, contra el
SUPERIOR GOBIERNO DE LA PROVINCIA, con domicilio en Casa de
Gobierno, Fernández de la Puente s/nº de la ciudad de Paraná, por violación de
los arts. 81 inc. 19), 135º, 139º, 23º, 4º, 5º, 14º, 15º y 33º de la Constitución
Provincial y arts. 5º, 14º y 33º de la Constitución Nacional, art. 2341° del C.C.,
arts. 4º inc. c), d) y e) y 7º de la Ley 7296 de Fiscalía de Estado, peticionando se
decrete su NULIDAD y la de todos los actos cumplidos por la FISCALIA DE
ESTADO en su consecuencia en los autos caratulados “GOBIERNO DE LA
PROVINCIA DE ENTRE RIOS C/ MUNICIPALIDAD DE PARANA Y OTROS S/
SUMARIO POR NULIDAD Y REIVINDICACIÓN” (Expte. nº 11704 Año 2003) y
“GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS C/ LIFSCHITZ, SERGIO
GREGORIO Y OTRA S/ MEDIDA CAUTELAR DE PROHIBICIÓN DE
INNOVAR Y CONTRATAR” (Expte. nº 11.836 Año 2003) que tramitan ante el
Juzgado de 1º Instancia en lo Civil y Comercial nº 4 de Paraná, Secretaría nº 4,,
por los fundamentos que a continuación exponemos.
En relación a las costas, solicitamos a S.S. que, en virtud de lo dispuesto
por el art. 23º de la C.P., se condene individualmente a los funcionarios
responsables del dictado del Decreto impugnado, Gobernador Dr. JORGE
PEDRO BUSTI y Ministro Secretario de Estado de Gobierno, Justicia,
Educación, Obras y Servicios Públicos, Sr. SERGIO DANIEL URIBARRI, por
cuanto se trata de un acto dictado con extralimitación y cumplimiento irregular
de las funciones públicas de los que sus autores están investidos.
II.- LEGITIMACIÓN ACTIVA
Las suscriptas somos vecinas de la Provincia de Entre Ríos, habitantes de
la ciudad de Paraná.
Por la referida condición, somos titulares del derecho reconocido por el
art. 2341 del Código Civil, -constitucionalmente garantizado por los arts. 14º y
1
33° de la C.M. y 5° y 6° de la C.P.- al libre tránsito, permanencia, ingreso, uso,
goce y disfrute del espacio público constituído por la Playa Pública Los
Arenales, bien de dominio público provincial ubicado sobre la margen Sureste
del Río Paraná, en el ejido del Municipio. Asimismo, somos titulares del
derecho de acceso al Río Paraná desde y por la mencionada playa pública “Los
Arenales”.
El decreto que atacamos por su inconstitucionalidad, ordena a la Fiscal
de Estado desistir del proceso en el que la Provincia persigue la nulidad de
títulos y la reivindicación de Los Arenales, que pertenecen a su patrimonio
público.
Tal decisión del P.E. permitirá que el particular que indebidamente
ocupa Los Arenales, -insusceptible de apropiación privada- se apropie
definitivamente del inmueble, lo que impedirá a los actores en particular y al
resto de la población de la Provincia –en general- ejercer los derechos y
facultades que nos asisten en relación al mismo por su carácter de bien de
dominio público.
Tal conculcación y menoscabo de concretas facultades y derechos que
detentamos como habitantes de esta Provincia de acceder, permanecer, transitar
y disfrutar de la mejor playa de la ribera de la ciudad de Paraná, nos legitima
individual y colectivamente para interponer la presente demanda. Ello porque
la ejecución de la orden contenida en el Decreto n° 7560 GOB implica retirar a la
provincia de su justo reclamo y que el particular que indebidamente ocupa Los
Arenales pase a ser su único, y excluyente dueño, lo que enervará con carácter
definitivo los derechos invocados de los que somos titulares.
Reiteramos que el desistimiento que ordena el inconstitucional Decreto,
avasallará nuestro derecho, que detentamos individual y colectivamente, ya que
impedirá con carácter definitivo el uso, goce y disfrute del bien de dominio
público provincial –playa pública Los Arenales- a nosotras y al resto del pueblo
de la Provincia, así como la libre circulación y su acceso por el río Paraná.
El ataque a derechos e intereses legítimos individuales y colectivos,
concretos, inmediatos y sustanciales de los suscriptos, configurado por el
Decreto n° 7560 GOB que manda desistir a la Fiscal de Estado el Juicio por
Nulidad de títulos y reivindicación promovido por la Provincia, justifica
nuestra legitimación activa para el ejercicio de la presente acción de
inconstitucionalidad.
Observe V.S. que no estamos invocando la condición de ciudadanas –que
también tenemos y sobre la cual nos explayaremos en seguida- sino de vecinas
de Paraná y de la Provincia, con legítimo derecho a circular libremente y a
permanecer en el balneario Los Arenales, a acceder por tales playas al Río
2
Paraná y a disfrutar del espacio público que ellas nos ofrecen sin más restricción
que el respeto por el derecho de los demás habitantes que en ese mismo sentido
y en igualdad de condiciones decidan ejercer tales derechos y facultades,
enunciados en el art. 2341° del Código Civil y amparados por los arts. 14° y 33°
de la C.M. y 5° y 6° de la C.P.
La legitimación activa invocada halla sustento en un interés jurídico
inmediato, propio y concreto de cada uno de nosotras para que el acceso
público, uso y goce de la playa Los Arenales no nos sea privado por la acción de
un particular que actúa arrogándose indebidamente el carácter de propietario
exclusivo y excluyente del predio, ahora, con la anuencia del Gobernador que
manda a la Fiscal de Estado desistir del proceso de reivindicación entablado por
la Provincia.
Nuestros derechos y facultades emanados del art. 2341º C.C. que se
verán afectados merecen recibir protección jurisdiccional.
La condición de dominio público de Los Arenales admite también, la
legitimación procesal activa de las suscriptas por su condición de ciudadanas.
Si bien esta condición aparece con una generalidad que no es
considerada suficiente de manera uniforme por los tribunales para otorgar
legitimación activa, su valor fue reconocido por el actual titular del P.E. al dictar
el Decreto n° 4627 GOB que convocó a consulta popular voluntaria para la
reforma de la Constitución.
En los considerandos del referido Decreto n° 4627 GOB, el P.E. afirmó
que la participación ciudadana es un “derecho no enumerado expresamente por el
constituyente, pero que nace del principio de soberanía del pueblo y de la forma
republicana de gobierno”.
Emana de tal disposición una interpretación contemporánea del concepto
amplio de ciudadanía y del derecho a la participación que cada ciudadano
detenta individualmente.
Tal derecho a la participación en las cosas que son de interés público o
interés general o en cuestiones en los que está comprometido el interés público,
habilita, faculta y legitima al ciudadano a peticionar ante los poderes públicos y
en especial ante el Poder Judicial en demanda del restablecimiento de los
derechos, bienes o intereses públicos afectados o conculcados.
Las cuestiones atinentes o relativas al destino del patrimonio público
provincial, afectan a cada ciudadano en forma individual y, colectivamente, a
la sociedad que conforma con el resto de los ciudadanos de la Provincia.
3
Cada ciudadano entonces está legitimado para acudir a la Justicia con el
fin de peticionar en defensa del patrimonio común, del patrimonio público, por
la vigencia plena de la C.P. , de sus derechos y garantías.
El concepto amplio de legitimación activa deriva del concepto de
participación ciudadana directa en asuntos de interés general o interés público
y encuentra sus raíces históricas en la antigua Grecia, cuando el demos –puebloparticipaba en el ágora con la palabra y por votación, decidiendo pública y
colectivamente sobre el uso, destino y acciones relativas a la cosa pública.
En el caso del Decreto 7560 GOB que se impugna por inconstitucional, el
Gobernador ordena a la Fiscal de Estado desistir sobre un pleito en el que la
Provincia reclama sus derechos sobre un bien de dominio público provincial,
con sustento en precedentes judiciales firmes que reconocieron el dominio
Público de la Provincia en terrenos colindantes al del reclamo, la mencionada
Playa los Arenales. Con el desistimiento se elude el pronunciamiento de la
justicia que, por esos antecedentes, será seguramente favorable para la Actora
(Provincia de Entre Ríos). Asimismo se elude el debate legislativo que debería
producirse al tratarse de decisiones que involucran bienes del dominio público
del Estado Provincial.
Por lo tanto, la inconstitucional orden de desistimiento constituye una
verdadera emboscada del Poder Ejecutivo en perjuicio del patrimonio público
provincial. Cuando el supuesto derecho litigioso de la Provincia sobre Los
Arenales ya ha sido reconocido a su favor en casos análogos, incluyendo el de la
titularidad de dominio Público del terreno que ocupa el Club Náutico, vecino a
la playa Los Arenales, -sobre el que volveremos más adelante- no puede el
Gobernador mediante el recurso de un Decreto desistir del proceso, pues carece
de facultades para perfeccionar la transferencia a manos privadas de un bien de
Dominio Público por la vía procesal del desistimiento, soslayando el
mecanismo constitucional de su desafectación mediante Ley que debe sancionar
la H. Legislatura.
Por todo ello, queda suficientemente acreditada nuestra legitimación
activa para intervenir como actoras en la presente controversia.
Si cabe expresarlo, cobra más fuerza la afirmación de nuestra
legitimación atendiendo a nuestra condición de personas de escasos recursos
porque, como sucede a decenas de miles de personas humildes vecinas de
Paraná, -por no abarcar a las de toda la provincia- somos quienes más
necesitamos del ejercicio del derecho al sano esparcimiento y goce sin costos
adicionales en la mejor playa pública de la ciudad.
II.- HECHOS
4
1°) Antecedentes
Como previo al análisis de la inconstitucionalidad del Decreto n° 7560
GOB hemos de reseñar brevemente los antecedentes que motivaron la
interposición de la acción de nulidad y reivindicación y medida cautelar que el
Gobernador manda desistir a la Fiscal de Estado, a fin de ilustrar a S.S. sobre el
objeto de la controversia y sus consecuencias jurídicas adversas a los intereses
de la Provincia y violatorias de derechos e intereses legítimos de las suscriptas.
Con motivo de una exhaustiva investigación llevada a cabo por la
Fiscalía de Investigaciones Administrativas, en el Expediente nº 110/2001 que
contiene estudio de títulos, pericial de cartografía y planialtimetría, pericial de
Agrimensor, antecedentes jurisprudenciales de sentencias firmes y
ejecutoriadas dictadas por tribunales de nuestra Provincia y actuaciones
administrativas tramitadas ante la Municipalidad de Paraná y Superior
Gobierno de la Provincia se concluyó que:
a) Los inmuebles inscriptos en el Registro de la Propiedad de Paraná bajo el
dominio privado por el Sr. Sergio Gregorio Lifschitz, luego cedido a
“Paraná Fiduciaria S.A.”, Matrículas nº 159.574, Plano de Mensura nº
127.687 y Matrícula nº 172.355 Plano de Mensura nº 148.275 que
constituyeran el ex.-balneario público de la ciudad de Paraná “Los
Arenales”, PERTENECEN AL DOMINIO PUBLICO DE LA PROVINCIA
DE ENTRE RIOS, de acuerdo a la línea de ribera trazada por la autoridad
nacional de Puertos y Vías Navegables en 1957, -autoridad administrativa
competente-, a los precedentes judiciales de las sentencias dictadas en los
autos “Superior Gobierno c/ Annichini Hermanos S.R.L. y otros – ordinario por
Nulidad absoluta de convenio, reivindicación, restitución e indemnización” y
“Casa Franchini S.R.L. c/ Superior Gobierno de la Provincia de Entre Ríos s/
Reivindicación”, a constancias existentes en la Fiscalía de Estado de la
Provincia, Escribanía Mayor de Gobierno, Comisión Interprovincial del
Túnel Subfluvial, Municipalidad de Paraná, IAPV y otras reparticiones del
Estado Provincial, siendo por lo tanto, objetos materiales fuera del
comercio, inalienables e insusceptibles de apropiación privada.
b) Ello es así porque mediante estudio de títulos y antecedentes se llegó a la
conclusión de que el inmueble Matrícula nº 159.574, Plano de Mensura nº
127.687 –identificado como Lote n°1 - inscripto actualmente como de
dominio privado de Sergio Gregorio Lifschitz que lo cedió en Dominio
Fiduciario a “Paraná Fiduciaria S.A.-, integra un inmueble de mayor
extensión junto a otros dos lotes (el n°2 sobre el cual se asientan las
instalaciones del Túnel Subfluvial, y el n° 3 cedido en comodato por el
Gobernador Jorge P. Busti al Club Náutico Paraná, durante la presidencia
de éste por el Sr. Sergio Gregorio Lifschitz) con una superficie total de 16 ha.
5
65 as. 39cas. 33dm2. El total del inmueble carece de antecedentes dominiales
y formaba parte, -conjuntamente con los que fueran reivindicados
judicialmente por la provincia a Annichini y Franchini- de la zona de
bañados y anegadizos, inundable por el Río Paraná, cuya línea de ribera
fue delimitada por la autoridad administrativa competente con
participación de la Fuerza Aérea, con motivo de la construcción del Túnel.
c) La mensura de todo ese terreno fue realizada por Ingeniero Civil Alberto M.
Sors, cuyo plano lleva el n° 52.906, fechado en Agosto de 1965. A
continuación en el mismo año, a pedido del Intendente Aldasoro fue
confeccionada la escritura de este inmueble (Lotes 1, 2 y 3) sin mediar
consentimiento del Estado Provincial por el Escribano Municipal de Paraná
Rafael Ruiz, y se inscribió en el Registro de la Propiedad como del Banco
Municipal de Paraná, Industrial, Comercial y Agropecuario, en el Registro
de la Propiedad Inmueble de Paraná, el 15/10/1965. Cabe destacar en
descargo de aquél gobierno municipal –aunque no de la ilicitud cometidaque ese título de propiedad, de por sí nulo, fue obtenido con el fin de
capitalizar el Banco ante el eventual peligro de que fuera dispuesto su cierre
por las autoridades del Banco Central de la R. A., por estar fuera de las
relaciones técnicas exigidas.
d) Luego aparece el Inmueble Matrícula 172.355 Plano de Mensura nº 148.275
de 28.058,62 metros cuadrados que Sergio Gregorio Lifschitz inscribió por
acto gratuito, unilateral, como bien propio en escritura “declarativa de
anexión por aluvión”. Este inmueble también corresponde al DOMINIO
PUBLICO PROVINCIAL y tal Escritura es nula, por cuanto dichos terreno
no se constituyó por aluvión sino que se corresponde a los antiguos
bañados y anegadizos del Río Paraná contiguos a la línea de ribera y a los
Lotes n° 1 y n° 2 ya mencionados, que fueron elevados por obras de
rellenado y alteo a través del refulado de limo y arena del lecho del río
realizado por la empresa que construyó el Túnel Subfluvial, para dar lugar
a su instalación en el lecho del río y ulterior cobertura con ese material de
manera de evitar su “flotación”.
e) La naturaleza jurídica pública del dominio de los inmuebles constitutivos
de Los Arenales, identificados en los parágrafos a),b) y c) precedentes, fue
plenamente conocido por Sergio Gregorio Lifschitz.
Recordemos que el inmueble (Lote n° 1) fue adquirido por Lifschitz
mediante cesión de acciones litigiosas que le hiciera el Banco Municipal a Sergio
Gregorio Lifschitz en los autos “Banco Municipal de Paraná S.E.M. – en
Liquidación – Hoy: Sergio Gregorio Lifschitz c/ Los Arenales S. A. s/ ejecución
hipotecaria” (Expte. nº 370 Año 1995 - Matrículas nº 159.574, Plano de Mensura
nº 127.687) que tramitaron ante el Juzgado de 1º Instancia en lo Civil y
Comercial nº 4 Secretaría nº 4 de Paraná, que integraba una mayor superficie
6
con el Lote nº 2 (en el que están las instalaciones del Túnel Subfluvial) y el Lote
nº 3, en el que se encuentra la sede del Club Náutico Paraná, actual
“comodatario” del contrato de de comodato celebrado con el Superior Gobierno
de la Provincia (comodante) por 100 años, que se encuentra vigente.
Con referencia a este último contrato, resulta significativo destacar que en
su condición de Presidente del Club Náutico, el Sr. Sergio Gregorio Lifschitz
repelió una acción promovida contra el Club por el Banco Municipal (“Banco
Municipal c/ club Náutico s/ Reivindicación”) e interpuso “incidente de redargución
de falsedad” del título de propiedad que esgrimía el Banco con fundamento en la
dominialidad pública provincial del Lote n° 3.
Este incidente prosperó, resultando vencido el Banco, con costas y
honorarios a favor de los abogados intervinientes, que fueron pagados por el
Banco Municipal.
Posteriormente y como resultado de las actuaciones judiciales antedichas –
como ya adelantáramos-, quien ejercía el cargo de Gobernador, Dr. Jorge Pedro
Busti, celebró con el Club Náutico, presidido por el Sr. Sergio Gregorio
Lifschitz, un contrato de comodato del señalado Lote N° 3 a favor de dicha
institución, que fue instrumentado en Escritura nº 463 del 11/12/1991, en la que
consta el reconocimiento de la condición de dominialidad pública del referido
Lote, que se reconoce como parte de aquel inmueble que a su vez comprendía
dentro de sus límites al Lote n° 1 ( Los Arenales) y Lote n° 2 en el que se
asientan las instalaciones del Túnel.
Se agrega a tal circunstancia que acredita el pleno conocimiento que tenía
Sergio Gregorio Lifschitz y tiene el Sr. Gobernador de la Provincia de la
condición jurídica de bien de dominio público de Los Arenales, el hecho de
haber otorgado en su oportunidad el Sr. Sergio Gregorio Lifschitz mandato al
Dr. Juan Carlos Brollo para que en su representación formalizara la cesión de
acciones que le hiciera la parte actora en el juicio “Banco Municipal – hoy: Sergio
Gregorio Lifschitz c/ Los Arenales S. A. s/ Ejecución Hipotecaria” en el que se había
pedido el remate del inmueble identificado como Lote n° 1 (parte de Los
Arenales).
Sobre este particular merece destacarse que el Dr. Juan Carlos Brollo había
intervenido con anterioridad al cumplimiento del mencionado mandato en
nombre y representación de Sergio Gregorio Lifschitz en las actuaciones
administrativas municipales nº 26.781/88 – 162.275/58, nº 22.201/93 – 13.256 –
23; nº 17.008/93; n° 29.122/94 – 13.256 – 23; nº 15.216/91 y agregados, referidos
a la Licitación Pública Municipal nº 90/88 en las que fundamentó ampliamente
que el Lote n° 1 era un bien de dominio público provincial.
7
Por ejemplo, señala el mencionado profesional a la Municipalidad de
Paraná, (a fs. 684/692 del Expte. Administrativo nº 29.122 - índice 13.256 Ficha
23) que: “en efecto, por las características físicas del balneario Los Arenales –zona de
playa comprendida dentro de las crecientes normales del Río Paraná- y por la obra
pública vinculada a ese predio (Túnel), se trata de un bien de DOMINIO PUBLICO,
susceptible de concesionar su uso, -como se ha hecho con el suscripto- pero de ninguna
manera susceptible de venderse a un particular. Y menos aún con un título lleno de
vicios que lo tornan absolutamente nulo....el Banco Municipal se empeñó en
vender el Balneario, invocando ese curioso título que nació allá por el año 1965
sin antecedentes de ningún tipo...No se reparó en el dominio público
comprometido y en las consecuencias dañosas que resultarán cuando deba
revocarse la irregular venta”.
Cabe concluír, por ello, que el Sr. Sergio Gregorio Lifschitz ha sido
adquirente de mala fe del inmueble identificado como Lote n° 1 (parte hoy de la
playa pública Los Arenales) y se ha apropiado de mala fe de la superficie
lindera que anexa a dicho terreno por unilateral voluntad que invoca
graciosamente como causa un “aluvión”, cuando en verdad la acrecida ha sido
por obra de la empresa constructora del túnel subfluvial, es decir por el hecho
del hombre y no por acción del río como prevé la ley.
De ello se desprende que ninguna indemnización por daños y perjuicios
cabría a su favor, de reclamarla, y que nada le debería el Superior Gobierno de
la Provincia a Sergio Gregorio Lifschitz si se decretara judicialmente la nulidad
de tales títulos y se hiciera lugar a la reivindicación a favor de la Provincia de
Entre Ríos de todo el terreno de Los Arenales.
En idéntica situación se encontraría la Municipalidad de Paraná respecto de
la nulidad del título comprensivo del Lote n° 1 (recordemos que el N° 2
corresponde al Túnel y el N° 3, hoy afectado en comodato al Club Náutico, ya
fue reconocido por sentencia como Dominio Público provincial)
f) Ante la ilegítima compra del Lote n° 1 y la anexión del resto del inmueble
que los abarca mediante el artilugio de la escritura “declarativa de dominio por
aluvión”, los derechos y el patrimonio público de la Provincia de Entre Ríos
sobre Los Arenales debían ser defendidos y reivindicados.
Es por ello que se promueven las actuaciones “Gobierno de la Provincia de
Entre Ríos c/ Municipalidad de Paraná y otros – Sumario por Nulidad y
Reivindicación” (Expte. n° 11.704 Año 2003) y “Gobierno de la Provincia de Entre
Ríos c/ Lifschitz, Sergio Gregorio y otra s/ Medida cautelar de prohibición de innovar y
contratar” (Expte. n° 11.826 Año 2003) que tramitan ante el Juzgado de 1°
Instancia en lo Civil y Comercial n° 4 de Paraná, Secretaría n° 4., en defensa del
patrimonio público de la Provincia
8
La solución del caso debía darse en los términos de los antecedentes
judiciales (casos Annichini y Franchini) en los que la Provincia obtuvo sentencia
favorable en todas las instancias, y en los que se declaró a los terrenos linderos a
“Los Arenales” inmuebles pertenecientes al dominio público provincial.
f)
Operado el cambio de autoridades provinciales y con la asunción del cargo
de Gobernador de la Provincia del Dr. Jorge P. Busti y de Fiscal de Estado
de la Dra. Claudia Mizawak se pone en evidencia, por diversas
declaraciones públicas realizadas por ésta a la prensa en abril y mayo del
año 2005 –en las que manifiesta su opinión adversa a la continuidad del
juicio y reproduce igual opinión del Gobernador-, un claro propósito de
ambos de beneficiar al particular que ha ocupado ilegítimamente Los
Arenales en desmedro de los derechos inalienables de la provincia sobre su
patrimonio público y del derecho de los suscriptos e interés de todos los
habitantes a su libre ingreso, tránsito, permanencia, uso, goce y disfrute,
reconocidos por el art. 2341° del C.C. y garantizados por el art. 14° y 33° de
la C.N. y 5° y 6° de la C.P
g) Esta anunciada privatización de lo público se concreta con el dictado del
Decreto n° 7560 GOB -cuya inconstitucionalidad pasaremos seguidamente a
fundar-, mediante el cual el Gobernador Jorge P. Busti y el Ministro de
Gobierno Sergio Daniel Urribarri, utilizando el artilugio del desistimiento
del proceso por parte de la Provincia de Entre Ríos) ordena a la Fiscal de
Estado hacerlo efectivo, para provocar el apartamiento de la Justicia de un
pronunciamiento seguramente similar al que se tuvo en los casos judiciales
precedentes (Annichini y Franchini), es decir, adverso para el particular
ocupante y favorable a la Provincia de Entre Ríos respecto de Los Arenales.
h) En el Juicio en el que la Provincia reclama sus legítimos derechos sobre un
bien de su dominio público, a fs. 176,
el Dr. PABLO FRANCO,
acompañando copia del Decreto 7560 GOB y en representación de la Fiscal
de Estado, el 17/11/2005, presenta una “propuesta de desistimiento”,
condicionada a que las costas sean por su orden. De inmediato, a fs. 184, en
fecha 21/12/2005, el Dr. JUAN CARLOS BROLLO, en representación de
SERGIO GREGORIO LIFSCHITZ acepta el desistimiento en las condiciones
planteadas.
El 1º/02/2006, se presenta la Municipalidad de Paraná, representada por el
Fiscal Municipal Dr. Martín Uranga, convalidando con su intervención la
gravísima inconstitucionalidad en que incurrió la Fiscal de Estado y su
delegado en el juicio, Dr. Pablo Franco.
La propuesta de desistimiento que se hace hacer a la Provincia, originada en
una orden inconstitucional y debe declararse nula, así como todos los actos
cumplidos en su consecuencia, dado el vicio originario que la invalida.
9
De este modo, por Decreto que violenta expresas normas constitucionales,
el Gobernador ordena a la Fiscal retirar a la Provincia y abdicar de su justo y
fundado reclamo privando, como consecuencia de ello, a los suscriptos y al
resto de los habitantes, del uso, goce y disfrute del bien de dominio público
provincial y único lugar de esparcimiento de los paranaenses, playa de
inconmensurable belleza paisajística e innegable utilidad pública.
III.- INCONSTITUCIONALIDAD DEL DECRETO N° 7560 GOB
Ubicados en el contexto precedentemente reseñado, a mediados del mes de
enero 2006 toma estado público el dictado del Decreto n° 7560 GOB refrendado
por el ministro de Gobierno Sergio Daniel Urribarri, fechado el 07/11/2005, que
dispone:
“Art. 1°) Ordénase a la Señora fiscal de Estado de la Provincia desistir del proceso
judicial seguido contra la Municipalidad de Paraná en el juicio caratulado
“GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS C/ MUNICIPALIDAD DE
PARANA Y OTROS – SUMARIO POR NULIDAD Y REIVINDICACIÓN” y su
Medida Cautelar “GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS c/
LIFSCHITZ, SERGIO GREGORIO y OTRA S/ MEDIDA CAUTELAR DE
PROHIBICIÓN DE INNOVAR Y CONTRATAR” (Expte. n° 11.836 – Año 2003) en
trámite por ante el Juzgado de 1° Instancia en lo Civil y Comercial n° 4 de Paraná,
condicionado a que la Municipalidad de Paraná y todas las demás partes intervinientes
en el juicio manifiesten su expresa conformidad al desistimiento, a que las costas del
juicio se declaren por su orden y que renuncien a cualquier reclamo de daños y
perjuicios por motivo de esta demanda y su medida cautelar”.
Si bien la redacción del Decreto aparece ordenando desistir del proceso
respecto de uno de los co-demandados -tanto en el juicio como en la cautelar
(Municipalidad)-, luego hace referencia a la aceptación el desistimiento por
parte de todos los co – demandados (Municipalidad y Sergio Gregorio
Lifschitz) como recaudo para perfeccionar el acto –art. 292° C.P.C. y C.-.
Seguramente que los demandados, en especial Lifschitz, aceptaron gustosos el
desistimiento pues el título nulo confeccionado por la Municipalidad que
comprende al Lote n° 1 “adquirido” por aquél mantendrá su presunta
“validez”, por lo que el “dominio” sobre el terreno por Sergio Gregorio
Lifschitz quedaría indiscutido, así como la también ilegítima anexión que
realizó de más de 28.000 mts2 de arenales invocando un falso “aluvión”.
Es cierto que el Decreto ordena desistir del proceso –no del derecho-. Ello
habilita a conjeturar que es posible que futuras gestiones decidieran promover
nuevamente la nulidad de los títulos y su reivindicación, ya que el dominio
público es imprescriptible e inalienable y está fuera del comercio.
10
Pero vale más la política el hecho consumado. La construcción de casas
suntuosas sobre los Arenales, su cesión o transferencia a terceros adquirentes de
buena fe, complicaría las expectativas de reivindicación del predio –hoy
absolutamente clara y cierta- ante la posibilidad de tener que hacer frente la
Provincia a futuras acciones indemnizatorias de daños y perjuicios de
eventuales damnificados adquirentes de buena fe.
Ahora es la oportunidad de dejar a salvo los intereses de la Provincia y de
los legítimos derechos de los suscriptos, violentados por la decisión adoptada a
través del decreto que se impugna, lo que da fundamento y cabida a la legítima
intervención de nuestra parte en la presente y en la incidencia cautelar que
paralelamente interponemos.
1°.- Violación del art. 135° y 81 inc. 19) de la C.P.
1.1.- El Decreto n° 7560 GOB funda en el art. 135° de la Carta Provincial la
orden dada a la Fiscal de Estado para que desista en el proceso judicial
promovido por la Provincia de Entre Ríos contra la Municipalidad de Paraná,
Sergio Gregorio Lifschitz y Paraná Fiduciaria S.A., en el que se controviertan
sus intereses, patrimonio, bienes y derecho.
La invocación de tal artículo de la Constitución Provincial para dar sustento
al Decreto n° 7560 GOB es errónea.
En ninguno de sus 28 incisos el art. 135° de la Constitución Provincial que
regula las atribuciones y deberes del P.Ejecutivo establece que el Gobernador
pueda dar órdenes a la Fiscal de Estado para decidir la suerte de los pleitos en
los que se controviertan intereses de la Provincia.
No existe ninguna atribución de tal naturaleza que la Constitución
reconozca al P.E. respecto de las actuaciones e intervenciones de la Fiscalía de
Estado. Sobre este particular debe tenerse en cuenta que la enunciación del
artículo 135° debe ser interpretada de manera taxativa pues lo contrario abriría
la puerta a una extensión y concentración de poderes en cabeza del
Gobernador incompatible con los principios republicanos rectores de las
limitaciones y controles recíprocos de los poderes del estado incorporados en el
texto constitucional.
Más aún, en nuestra Constitución se afirma la independencia del Fiscal de
Estado. Es por ello que está habilitado para recurrir por ante el Superior
Tribunal de Justicia de las resoluciones del Poder Ejecutivo cuando a su juicio
sean contrarias a los intereses patrimoniales del Estado (art. 139 C.P. in fine).
Como el Fiscal de Estado tiene atribuciones para revisar las decisiones del
Poder Ejecutivo, y cuando las repute contrarias al interés patrimonial del
11
Estado recurrir a la justicia, mal podría obedecer “ordenes” del P.E. , en
especial sobre materias vinculadas al patrimonio del Estado, tal como ocurre
con la ilegítima decisión de hacer desistir a la Provincia del juicio
reivindicatorio de Los Arenales.
Por este sólo hecho, el Decreto n° 7560 GOB debe caer fulminado de
nulidad.
La Dra. Claudia Mizawak , Fiscal de Estado, debió cumplir con el mandato
del art. 139° de la C.P. por el cual, con total autonomía e independencia de los
poderes del Estado, está encargada de defender el patrimonio del Fisco,
representar al Estado Provincial en juicio y ejercer el control de la actividad
administrativa.
En síntesis, NO EXISTE ni PODRIA EXISTIR, debido a la institución
constitucional de la Fiscalía de Estado y sus atribuciones vigente en la
Provincia, que refleja el principio republicano inmanente de la división de
poderes, ninguna norma que permita al Gobernador dar órdenes al Fiscal de
Estado.
Por lo tanto, cuando dictó el Gobernador el Decreto n° 7560 GOB excedió
sus facultades constitucionales. Al violar los arts. 135° y 139° de la C.P. ha
incurrido en abuso de poder.
Ante lo expuesto reiteramos que la norma que impugnamos provoca un
gravísimo ataque institucional al violentar la necesaria autonomía que debe
mantener el Fiscal de Estado en ejercicio de sus atribuciones de ejercer el control
de la actividad de los funcionarios que ocupan cargos administrativos
provinciales (Gobernador, Ministros, etc.), representar a la provincia en todas
las causas en que se controviertan sus derechos y velar por los intereses
patrimoniales del Estado.
1.2.- Extralimitación inconstitucional: implícita desafectación de un bien de
dominio público por decisión personal del Gobernador.
Como se expresara, por el acto impugnado, el Gobernador de la Provincia
ordena a la Fiscal de Estado desistir de un proceso en el que se controvierte la
nulidad de títulos de propiedad sobre inmuebles que han sido inscriptos por un
particular como de su dominio privado, cuando los mismos constituyen parte
del dominio público provincial conocidos como Playa Pública “Los Arenales”.
Los efectos del desistimiento tendrán como resultado el archivo de las
actuaciones y por lo tanto, la libre disponibilidad del particular sobre el
territorio que ya no le será disputado a través de la acción de nulidad y
reivindicación.
12
Al mandar abdicar del proceso, el Poder Ejecutivo indirecta pero
efectivamente está decidiendo sobre materia expresamente reservada a la
legislatura de la Provincia por el artículo 81° inc. 19) de la Constitución
Provincial, como es la materia territorial y la que corresponde a tierras públicas
y bajo su dominio público.
El desistimiento del juicio por parte de la Provincia operará como una
suerte de desafectación de un bien del Dominio Publico provincial y su
consolidación como propiedad privada, todo al margen de la H. Legislatura que
es el órgano constitucional y legalmente habilitado para decidir sobre su
destino.
Observe V.S. que el art. 135° de la C.P., al enunciar taxativamente las
atribuciones y facultades del Poder Ejecutivo no hace mención de ninguna
facultad que pudiese, -ni siquiera forzando la interpretación del texto
constitucional-, abarcar la materia propia del Decreto que ordena desistir el
juicio por nulidad y reivindicación de bienes de dominio público de la
Provincia.
Todo lo referente a la disposición de tierras públicas o del territorio de la
Provincia está contemplado entro de las atribuciones que la Constitución otorga
al Poder Legislativo en el art. 81, en especial en los incisos 19) y 20).
Bajo el imperio de esta norma (art. 81°) deben comprenderse aquellos casos
en los que se traten cuestiones que tengan relación con bienes del dominio
público provincial o que afecten, modifiquen o suspendan derechos de la
provincia sobre su patrimonio público o impidan el libre y pleno ejercicio de
derechos reconocidos por normas sustanciales a los habitantes o ciudadanos de
la Provincia relativos a bienes de dominio público provincial.
El dominio público de una provincia, para dejar de ser tal y pasar a manos
privadas, precisa de un acto específico –ley- es decir, debe existir un previo
pronunciamiento de los representantes de la ciudadanía.
El artilugio del desistimiento que ha ordenado formular el Gobernador a la
Fiscal de Estado soslaya toda decisión del órgano habilitado, la H. Legislatura.
Ha evitado el necesario debate legislativo que por la índole del Juicio que se
desiste, debió respetarse.
Todo ello favorecerá únicamente a Sergio Gregorio Lifschtz y al fideicomiso
que constituyó (Paraná Fiduciaria S.A.) perjudicando a la Provincia de Entre
Ríos y a más de 800.000 entrerrianos (entre los nos encontramos los actores) al
menoscabar derechos inalienables constitucionalmente garantizados.
13
2°.- Violación del art. 139° de la C.P. Prevención ante la actuación de la
Fiscal de Estado.
El decreto del Gobernador ordena a la Fiscal de Estado desistir del proceso
en el que la Provincia demanda la nulidad de títulos y reivindicación de Los
Arenales.
Este Decreto no debó ser cumplido ni admitido por la Fiscal de Estado. La
aceptación de una orden inconstitucionalmente dada por el Gobernador implica
por parte de ésta una violación de los deberes de su cargo y un ataque a los
intereses, derechos y patrimonio de la Provincia. En tal caso deberá asumir
personalmente la responsabilidad por daños y perjuicios que le causará a la
provincia la pérdida de Los Arenales (art. 23° de la C.P.).
El Decreto 7560 GOB dictado en el Expediente n° 596.281 menciona que
“han tomado la intervención de su competencia la Fiscalía de Estado y la Secretaría
Legal y Técnica”.
Al respecto, lo que en dicho expediente administrativo n° 596.281 haya
manifestado la Fiscal no la autoriza a declinar los deberes constitucionales de su
cargo ni a aceptar las órdenes del Gobernador dictadas en inconstitucional
Decreto.
Menos aún, cuando la señora Fiscal conoce con plena certeza –o debiera
conocer, ésa es su principal responsabilidad funcional- que, debido a lo que le
indican las múltiples pruebas, constancias, instrumentos, antecedentes
administrativos y jurisprudenciales que obran en la causa que se le ordena
desistir, la Provincia está en inmejorables condiciones jurídicas y legales para
ganar el pleito y reivindicar Los Arenales que ilícitamente anexó y ocupa Sergio
Gregorio Lifschitz y/o Paraná Fiduciaria S.A. para el pueblo de la Provincia,
por tratarse éstos de terrenos que pertenecen a su dominio público.
En tal sentido, la Suprema Corte ha admitido que el Fiscal de Estado, al
responder una acción, despliegue con entera libertad todas las defensas y
argumentos que fuesen necesarios para el debido desempeño de su función,
“con prescindencia de la opinión o criterio que hubiese expuesto con anterioridad al
emitir la vista fiscal en el respectivo expediente administrativo”. (Tribiño; op. cit.,
pág. 93).
Por último, la Sra. Fiscal no debió expresar temor sobre el futuro de una
acción que claramente defiende los intereses patrimoniales de la Provincia.
Si la Fiscal de Estado siente temor respecto del resultado del reclamo
reivindicatorio de Los Arenales promovido por la Provincia no tiene otra
opción que retirarse del cargo, renunciar, dando paso a otro Fiscal que esté
14
imbuido del mandato que le impone la Constitución y se coloque a la altura de
las circunstancias privilegiando el interés del Estado por sobre los de algún
particular conocido en los ámbitos del poder. Pero nada de esto ha hecho.
“En el desempeño de la función que estamos analizando el Fiscal de Estado debe
actuar con absoluta independencia de criterio, no estando obligado a recibir o solicitar
instrucciones del Gobernador ni de ningún otro funcionario público. Ello es así, ante
todo, por cuanto no está ligado por ninguna relación jerárquica con el Poder Ejecutivo,
y, además, porque es evidente que la Constitución ha querido que la defensa en juicio de
los intereses patrimoniales del Estado esté a cargo de un órgano independiente –de allí la
inamovilidad vitalicia que le garantiza el artículo de ese estatuto fundamental- sustraído
a las valoraciones políticas de los funcionarios que deben renovarse por mandato
constitucional o legal”. (Tribiño, Carlos “El Fiscal de Estado”, Editorial Abaco,
Bs. As., 2001, pág. 90).
3°.- Violación del art. 7° de la Ley 7296
El Decreto 7560 GOB es contrario y violatorio del art. 7° de la Ley 7296 que
reglamenta especialmente la facultad de desistimiento del Fiscal de Estado.
En efecto, esta norma dispone que el Fiscal de Estado únicamente “podrá
desistir de los juicios o no iniciar la respectiva acción, cuando el importe del capital
reclamado o reclamable fuera inferior al 50% del salario mensual mínimo de los agentes
de la administración pública o el interés, condiciones y/o posibilidades del caso así lo
aconsejare. Deberá informar al Poder Ejecutivo previo a adoptar la decisión a que lo
faculta este artículo, y ajustar su cometido a las instrucciones que de él reciba”.
Lejos está de ser aplicable el art. 7° al caso que nos ocupa, en el que la
Provincia persigue reivindicar lo que le pertenece.
El citado artículo de la Ley de Fiscalía, está limitado por el art. 139° de la
C.P.
Admite, por ello, muy acotadamente, que el Fiscal desista de juicios en los
que se controvierten reclamos dinerarios de “capital reclamado o reclamable”, por
exiguos montos (“50% del salario mensual mínimo de los agentes de la
administración pública”) debiendo sola y únicamente, en estos casos, el Fiscal,
cumplir con el deber de “informar” la decisión que ha tomado, al Poder
Ejecutivo, como previo al desistimiento.
Hasta allí el alcance de esta norma específica que regula la facultad de
desistir juicios al Fiscal de Estado.
El art. 4° inc. d) de la Ley 7296 atribuye a la Fiscal de Estado la posibilidad
de “recabar” del P.E. –no de recibir órdenes- autorización para desistir en los
15
procedimientos judiciales a su cargo, pero dicho desistimiento debe enmarcarse
en lo ordenado por el art. 7° del mismo texto legal, que le pone límites y
condiciones expresas, inviolables por la Fiscal y por el Gobernador dado el
tenor del texto del art. 139° de la C.P.
El Decreto 7560 GOB no menciona en ninguno de sus párrafos que la Fiscal
haya recabado autorización para desistir. Por el contrario “ordena” a la Fiscal
desistir, acto impensable para la Constitución Provincial.
El Decreto 7560 GOB menciona, únicamente, en sus considerandos, que, en
el Expediente Administrativo n° 596.281 “han tomado intervención de su
competencia la Fiscalía de Estado y la Secretaría Legal y Técnica”.
Con ello, está indicando que la Fiscal y el Gobernador recorrieron el camino
contrario al que les impone la Constitución Provincial.
En pos de defender al particular a costa de perjudicar los intereses, derechos
y patrimonio de la Provincia, el Gobernador y el Sr. Ministro de Gobierno que
refrenda el Decreto que impugnamos no han dudado en tratar a la Fiscal como
si fuera una abogada representante del Dr. Busti y no la encargada de defender
el patrimonio de la Provincia.
Cualquier interpretación que exceda el marco normativo delimitado por el
art. 139° de la C.P. y el art. 7° de la Ley 7296 en materia de desistimiento por la
Fiscalía de Estado en juicios en los que se controvierten intereses o derechos de
bienes que integran el patrimonio público de la Provincia, ataca la Constitución
y violenta el Estado de Derecho que corresponde a la forma republicana de
gobierno y al sistema democrático de control y división de poderes.
4°.- Incumplimiento de los deberes de funcionario, fraude en perjuicio del
Estado Provincial y peculado.
4.1.- La arbitrariedad e ilegalidad del Decreto que evita arribar a la
Provincia a un fallo judicial favorable e impide debatir a la Legislatura, se
revela a través de la propia conducta del Gobernador desplegada en los
antecedentes relacionados con el caso.
Recordemos cómo actuó el Gobernador Dr. Jorge P. Busti en relación al
Lote 3 (sede del Club Náutico), que como ya sabemos integra un inmueble de
mayor superficie junto al Lote 2 (dependencias del Túnel) y al Lote n°1 (parte
de los Arenales)en el recordado plano de mensura N°52.906 confeccionado por
el Ing. Civil Alberto M. Sors, en agosto de 1965.
16
Al final de su gestión anterior ,en 1999, en nombre y representación de la
Provincia suscribió contrato de comodato del Lote n° 3 por 100 años a favor del
Club Náutico, presidido entonces por Sergio Gregorio Lifschitz.
Ahora, ante el interés del nombrado Lifschitz de consolidar su apropiación
del Lote n° 1 (parte de los Arenales) y la anexión a este Lote de los más de
28.000 mts2 de arenales que forman la playa pública por supuesto “aluvión”, el
Dr. Jorge P. Busti aparece renunciando encubiertamente –mediante el
desistimiento del proceso reivindicatorio que ganaría la Provincia- a la
dominialidad pública de dicho Lote n° 1 y otorgándole valor a un título
también nulo por el cual Lifschitz se anexó para sí más de 28.000 mts2 de Los
Arenales.
Tal abdicación de los deberes propios del cargo con beneficio para un
particular, lo ha llevado al Gobernador al punto de dar órdenes a la Fiscal a
través del Decreto n° 7560 GOB y a fundar tal ilegítima e inconstitucional orden
en la peregrina afirmación de que “la resolución del litigio por medio de la sentencia
provocará solamente perjuicios para los contribuyentes de toda la provincia y en especial
para los de la ciudad de Paraná”.
4.2.- La parte dispositiva del Decreto n° 7560 GOB dictado por el
Gobernador se sostiene sobre los considerandos precedentemente transcriptos.
Dichos considerandos expresan falsos hechos y omiten deliberadamente las
razones fácticas y jurídicas que sostienen y fundamentan la procedencia y
legitimidad de la demanda promovida por la Provincia contra el Sr. Sergio
Gregorio Lifschitz y Paraná Fiduciaria S.A.
El contexto de tales considerandos se apartan de la buena fe que debe regir
los actos de los funcionarios públicos.
En efecto, para justificar la orden de desistimiento, los considerandos del
Decreto ocultan que la Provincia, al demandar por nulidad y reivindicación en
relación a Los Arenales, contaba y cuenta con múltiples e importantes
antecedentes que la favorecen, pruebas documentales, técnicas, de organismos
públicos nacionales y provinciales, expedientes administrativos municipales y
fallos jurisprudenciales que darían la razón a la Provincia, como ya le fue dada
en precedentes judiciales (casos “Annichini” y “Franchini”) Ello permitiría
repeler con éxito las pretensiones o las defensas de los co-demandados respecto
a Los Arenales.
Se omite también el hecho de que Lifschitz anexó gratuitamente los más de
28.000 mts. cuadrados de la playa pública Los Arenales, haciendo confeccionar
un título absolutamente nulo porque está fundado en un aluvión inexistente.
17
Téngase presente, además, que ese terreno no contaba con avalúo fiscal,
simplemente por ser de dominio público provincial.
El ocultamiento de la verdad real y la invocación de falsos presupuestos que
realiza el Sr. Gobernador de la Provincia para intentar justificar la decisión de
desistir del proceso, pretende atemorizar a los contribuyentes con el riesgo de
eventuales indemnizaciones por daños a cargo del erario provincial como
consecuencia del juicio.
El engaño y la situación de ignorancia en que deliberadamente el Decreto n°
7560 coloca a los vecinos de la Provincia tiende a impedir la oposición
justificada y legítima ante el despojo del patrimonio público provincial,
evitando reacciones públicas adversas a la actuación del Gobierno, además de
maniatar en total estado de indefensión a la Provincia y a sus habitantes.
El uso del término “contribuyentes” en el texto del malogrado Decreto no es
casual y contiene el deliberado propósito de confundir a la población que paga
impuestos para que, sorprendida en su buena fe con el agitado fantasma de
eventuales pérdidas patrimoniales a favor de Sergio Gregorio Lifschitz o
“Paraná Fiduciaria S.A.” se abstenga de reaccionar en defensa de los derechos y
patrimonio de la Provincia, es decir de los entrerrianos, frente a la privatización
de Los Arenales por vía del desistimiento del proceso reivindicativo.
Al develarse la ilegitimidad del Decreto N° 7560 GOB y la inconsistencia
argumental de sus engañosos considerandos, aparecen prima facie conductas
que podrían ser tipificadas penalmente como delitos de incumplimiento de los
deberes de funcionario público y abuso de poder, defraudación y peculado en
perjuicio de la administración pública cometidos por los autores del Decreto.
Corresponde que esas conductas sean objeto de investigación por el
Ministerio Público y ello excede el cometido de esta demanda. Pero amerita su
valoración pues podría estarse ante la comisión de delitos contra la
Administración Pública Provincial por parte del Sr. Gobernador y el Sr.
Ministro que refrenda el decreto n° 7560 GOB.
A todo evento, y sin perjuicio de lo hasta aquí expuesto, si el decreto en sí es
resultado de un acto ilícito, mal podría servir de soporte jurídico para el
desistimiento del proceso reivindicatorio. Va de suyo, entonces, que el
demandado Lifschitz y/o el fideicomiso no podrían consolidar su dominio
sobre Los Arenales.
5°.- Violación del art. 2341° del C.C. y arts. 14°, 16° y 33° de la C.M.
5.1.- El desistimiento que ordena el Gobernador hacer a la Fiscal mediante el
Decreto n° 7560 GOB, impediría a la Justicia pronunciarse sobre la
18
dominicanidad pública de Los Arenales, admitiendo derechos exclusivos de un
particular para usar, utilizar, lucrar, con el bien, en desmedro del derecho que
nos asiste a todos los particulares que conformamos el pueblo de esta Provincia,
a ingresar, transitar, permanecer, usar, gozar y disfrutar del mismo por tratarse
de un inmueble que pertenece al dominio público provincial.
De esta forma el Decreto n° 7560 GOB además de violentar derechos e
intereses legítimos de la Provincia, desbarata, cercena, conculca y limita
derechos e intereses legítimos reconocidos por el art. 2341° del Código Civil y
garantizados por el art. 14° y art. 33° de la Constitución Nacional a los
suscriptos, (particulares, habitantes y ciudadanos del pueblo de la Provincia),
sobre un bien de dominio público provincial.
5.2.- Por lo demás, ha tomado estado público que el emprendimiento
privado avanza a pasos agigantados destruyendo Los Arenales con obra de
acarreo y retiro de arena para la construcción de un canal en el que las futuras
construcciones tendrán las amarras con las que sujetarán sus embarcaciones.
El trazado del canal pondría en riesgo la estructura del Túnel Subfluvial.
El refulado de arena que determinó el alteo de aquellos bañados en los que
se decidió construír el túnel, tuvieron y tienen una razón de ser, que es la de
preservar la estructura de la obra pública mediante el peso de toneladas de
arena sobre la misma que permite sujetarla al lecho del río Paraná. No
olvidemos que el túnel tiende a “flotar” a causa de la cámara de aire existente
en su interior
Todo esto ha sido advertido al Gobernador por las autoridades del Túnel,
pero no le ha importado a la hora de beneficiar al particular en perjuicio de los
intereses y el patrimonio de la Provincia.
La defensa del Túnel que será probablemente afectado si se perfecciona el
desistimiento que manda hacer el Gobernador a la Fiscal y en consecuencia el
emprendimiento privado sigue adelante con sus designios, tendrá seguramente
su particular planteo judicial.
5.3.- Los efectos del desistimiento del Juicio que promovió la provincia para
reivindicar Los Arenales resultarán violatorios del principio de igualdad ante la
ley –art. 16 de la C.M. y de la garantía implícita del art. 33, pues el particular
beneficiado podrá ejercer en forma exclusiva y excluyente actos de verdadero
dueño sobre el predio que pertenece al dominio público provincial, y lucrar con
él, de cuyo uso y goce quedaremos excluidas las suscriptas y el resto de los
habitantes de la Provincia.
19
De esta forma, el Decreto n° 7560 GOB afectará, por su objeto, derechos
garantizados por los arts. 16° y 33° de la C.M.
6°.- Violación de los arts. 4°, 5°, 6°, 14°, 15° y 23° de la Constitución
Provincial
6.1.- El Decreto n° 7560 GOB viola el art. 4° de la C.P. por cuanto nos priva a
las suscriptas y al resto de los ciudadanos de la provincia del derecho debatir y
resolver -a través de nuestros representantes y con arreglo a lo que establece la
Constitución- lo atinente al bien inmueble de dominio público provincial “Los
Arenales”, materia de exclusivo y excluyente tratamiento por la Legislatura de
la Provincia.
6.2.- Viola también los arts. 5° y 6° de la C.P. porque, al ordenar a la Fiscal
desistir de un Juicio en el que la Provincia persigue recuperar parte de su
territorio que pertenece a su patrimonio público provincial , impide el ejercicio
pleno de los derechos y facultades reconocidos por el art. 2341° del C.C. -que
garantizan los arts. 14° y 33° de la C.M.- y crea una gravísima desigualdad y
discriminación legal a favor del particular beneficiado y en directo perjuicio del
resto de los habitantes de la provincia, como se expresara ut supra.
6.3.- Sin perjuicio de todo lo expuesto el Decreto n° 7560 GOB resulta nulo
conforme a la doctrina que surge del art. 14 de la C.P., que reputa nula
cualquier decisión de magistrado e empleado publico adoptada con exceso de
sus atribuciones, es decir sin autorización constitucional o legal.
6.4.- El Decreto 7560 GOB viola la clara disposición constitucional del art.
15° C.P. que prohíbe a las autoridades de la Provincia suspender la observancia
de la Constitución Provincial y/o Nacional ni la efectividad de las garantías y
derechos establecidos en ambas.
6.5.- El Decreto 7560 GOB incurre además en la nulidad prevista por el art.
23° de la C.P. pues, como se ha dicho, violenta las limitaciones que el art. 135°
impone a las atribuciones del Gobernador.
El mencionado art. 23° establece que las atribuciones de los funcionarios
(Gobernador, Ministro, Fiscal) están limitadas por la C.P., la C.M., y por las
leyes que en su virtud sancione la Legislatura.
Caso contrario, son individualmente responsables de los daños y pérdidas
causados al Estado por la extralimitación de sus funciones estando la Provincia
eximida de responsabilidad frente a terceros (léase: Sergio Gregorio Lifschitz,
Paraná Fiduciaria S.A.) por los actos que los funcionarios públicos practiquen
fuera de sus atribuciones.
20
En consecuencia, en caso de ejecución de esta inconstitucional orden, la
Fiscal, el Gobernador y el Ministro, deberán responder por los daños
patrimoniales que se ocasionen a la Provincia
7.- Aplicación al caso del art. 33° C.P.
Hemos detallado las flagrantes violaciones de normas constitucionales y
legales en que incurre el Decreto 7560 GOB por el que el Gobernador ordena a
la Fiscal de Estado desistir de un proceso en el que legítimamente la Provincia
de Entre Ríos reivindica parte de su territorio.
V.S. deberá declarar la nulidad por inconstitucionalidad de este
malogrado Decreto.
El art. 33° de la C.P. señala que “es de ningún valor toda ley de la Provincia
que viole o menoscabe las prescripciones establecidas por la ley suprema de la Nación y
por esta Constitución, así como todo acto, contrato, decreto u ordenanza que
contravenga las mismas o a las leyes dictadas en su consecuencia, pudiendo los
interesados demandar o invocar su inconstitucionalidad o invalidez ante los tribunales
competentes”.
Corresponde pues que S.S. restablezca el orden constitucional provincial
y nacional violado por este irregular y perjudicial Decreto que se impugna,
imponiendo las costas a cargo exclusivo de los autores del acto anulado.
IV.- APLICACIÓN DEL ART. 23 DE LA C.P.
Ante la posibilidad de que V.S., siguiendo el camino que traza la
Constitución de nuestra Provincia y la Carta Magna, declare la nulidad por
inconstitucionalidad del Decreto 7560 GOB y que imponga las costas a cargo de
la Provincia, rechazando el pedido que hacemos de imponerlas directamente a
los funcionarios responsables, atento a la irregularidad y extralimitación de
funciones en que han incurrido, se deberá ordenar a la Fiscal de Estado
reclamar la repetición de tales gastos erogados por la Provincia y de todos los
daños y perjuicios que se hayan producido a la Provincia como consecuencia de
tal acto.
V.- CASO FEDERAL
Ante la hipótesis de que se rechazara la presente acción, dejamos desde
ya formulada expresa reserva de interponer Recurso Extraordinario por ante la
S.C.J.N. mediante el planteo del Caso Federal por violación de los arts. 14°, 33°,
5°, 8°, 16° y 18° de la Carta Magna.
VI.- PRUEBA
21
A fin de acreditar lo expuesto ofrecemos la siguiente prueba:
1º) Documental:
Acompañamos:
a) Copia del Decreto 7560 GOB.
b) Dictamen de la F.I.A. indicando que sus originales, planos anexos y
planialtimetria que estaban en poder de la Fiscalía de Investigaciones
se encuentran en poder de la Fiscalía de Estado desde que la
derogación de la ley de creación. .
Tal Dictamen y planos fueron ofrecidos como prueba en los autos
“Gobierno de la Provincia de Entre Ríos c/ Municipalidad de Paraná y otros s/ Sumario
por Nulidad y Reivindicación” (Expte. n° 11.704 Año 2003) que tramitan por ante
el Juzgado de 1° Instancia en lo Civil y Comercial n° 4 Secretaría n° 4 de Paraná.
Respecto de esta prueba, solicitamos a S.S. certificar las copias que se
acompañan, disponiendo se devuelvan los originales a cualquiera de los
patrocinantes, bajo recibo en autos.
Eximición: solicitamos a S.S. eximirnos de presentar copias para traslado
debido a su costosa reproducción y a que los originales de la misma obran en su
totalidad en poder de la Demandada, Superior Gobierno de la Provincia.
d) Remisión de documental
Solicitamos a V.S., mediante Oficios, requerir se remita la siguiente
instrumental que obra en poder de diversas reparticiones públicas y el Juzgado
precedentemente mencionado:
1°) Al Archivo Judicial, para que remitan las actuaciones caratuladas:
a.- “Superior Gobierno de la Provincia c/ Annichini Hnos. S.R.L. y otros s/
Ordinario por Nulidad Absoluta de Convenio, reivindicación, restitución o
indemnización” que tramitaron por ante el Juzgado de 1° Instancia en lo Civil y
Comercial a cargo de la Dra. Haydeé Halle Sain.
b.- “Casa Franchini S.R.L. c/ Superior Gobierno de la Provincia de E. R. S/
Reivindicación” (Expte. n° 656 F° 98 Año 1976, que tramitó ante el Juzgado de 1°
Instancia en lo Civil y Comercial n° 7 de Paraná, Secretaría n° 7.
22
c.- “Banco Municipal S.E.M. (en Liquidación) c/ Club Náutico – Incidente de
redargución de falsedad promovido por Club Náutico”, que tramitó por ante el
Juzgado de 1° Instancia en lo Civil y Comercial n° 7 de Paraná, Secretaría n° 7.
d.- “Banco Municipal de Paraná S.E.M. – en liquidación- hoy: Sergio Gregorio
Lifschitz c/ Los Arenales S.A. s/ Ejecución Hipotecaria”(Expte. n° 370 Año 1995) que
tramitaron ante el Juzgado de 1° Instancia en lo Civil y Comercial n° 4 de
Paraná, Secretaría n° 4.
e.- “Rey, Leonidas Nicolás c/ Bunge, Augusto M., y otros s/ Interdicto de
retener la posesión” (Expte. n° 98 F° 320 Año 1994) que tramitaron ante el Juzgado
de 1° Instancia en lo Civil y Comercial n° 7 de Paraná, Secretaría n° 7.
2°) Al Superior Gobierno de la Provincia, para que remita:
Contrato de Comodato celebrado entre el Gobernador Jorge P. Busti y el
Club Náutico Paraná, presidido por Sergio Gregorio Lifschitz, Escritura n° 463
de fecha 11/12/1991.
3°) A la Municipalidad de Paraná, para que remita:
Exptes. Administrativos Municipales n° 32.614 – 8 – 241 – 7; n° 22.201/93
– 13.256 – 23; n° 17.006/93 y n° 26.781/88 – 162 – 275/58.
Copia certificada de Escritura Pública confeccionada en Paraná, el
05/10/1965 por el Escribano Municipal Rafael Ruiz, Folio 2603.
4°) A la Dirección del Túnel Subfluvial, para que remitan copia
certificada de los siguientes instrumentos:
a.- Informe, extendido por el Director por E. R. – Nota n° 247/00;
b.- Planialtimetría – Levantamiento Aéreo Lado Paraná, Lámina 4 Plano
L 4-4, aprobado por la Comisión Interprovincial del Túnel Subfluvial y por las
Provincias de Entre Ríos y Santa Fe el día 02/02/1962.
5°) A la Dirección General de Avaluación y Catastro de la Provincia de
Entre Ríos, a fin de que remita copia certificada de:
Planialtimetría de la Propiedad de Annichini Hnos. S.C. – Plano n° 126 y
Planos de Mensura n° 48.733, 9739, 30.720, 3118 y 8722.
Plano de Mensura n° 52.908 confeccionado por el Ingeniero Civil Alberto
M. Sors, Secretario de Obras Públicas y Urbanística en Paraná, Agosto de 1965
de una superficie total de 16 has. 65 as. 39 cas. 33 dm2.
23
Plano de Mensura n° 52.187.
Plano de Mensura n° 127.687.
Plano de Mensura n° 148.275.
Plano de Mensura n° 127.688.
6°) A la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias y Vías
Navegables, para que remita el Plano n° 11.957 P.A. 1.
7°) A la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias y Vías
Navegables – Dirección Paraná Medio, para que remita: Plano n° 11.963 P.A. 1 –
Clas. III – 3 – 04.
8°) Al Escribano Público Víctor Badano, para que remita copia certificada
de la Escritura n° 255 fechada el 02/11/1999 por la cual el Sr. Sergio Gregorio
Lifschitz declara anexar “el aluvión” de 28.058,62 mts2 al inmueble principal
Plano de Mensura n° 127.687 de 53.191,72 mts.2.
b.- Testimonial
V.S. citará, bajo apercibimientos de ley, a prestar declaración testimonial
a las siguientes personas:
1.- Celia Piñón Avila, argemtina, domiciliada en calle Laprida nº 169 de Paraná.
2.- Guillermo Mondéjar, argentino, domiciliado en La Rioja 547 de Paraná;
3.- Ingeniero Eduardo Grassi, argentino, domiciliado en Buenos Aires 270 de
Paraná;
4.- Dr. Oscar Mario Rovira, argentino, domiciliado en Escalada de San Martín
1381 de Concordia.
5.- Dr. Víctor Manuel Esparza, argentino, domiciliado en Maipú 537 de Paraná.
Los testigos propuestos deberán contestar a tenor del siguiente
interrogatorio:
1º) Por las generales de la Ley;
2º) Para que diga el testigo, dando razón, si conoce a quien pertenecen los
terrenos comprendidos por la Playa denominada “Los Arenales”.
3º) De público y notorio.
Nos reservamos el derecho de ampliar, quitar y/o variar el precedente
pliego en oportunidad de producirse la prueba.
24
VI.- DERECHO
Fundamos la presente acción en las normas de los arts. 139°, 135°, 81° inc.
19), 4°, 5°, 6°, 14°, 15°, 23°, 33° y concdts. de la C.P., art. 2341 y concdts del C.C.,
arts. 14°, 16°, 33° y concdts. de la C.M., arts. 7 y concdts. de la Ley 7296, arts. 51º
y siguientes de la Ley 8369.
VII.- PETITORIO
Por lo expuesto, de S.S. solicitamos:
1°) Nos tenga por presentadas, en el carácter invocado, con patrocinio
letrado, domicilio real denunciado y legal constituido, dándonos la intervención
que por derecho nos corresponde y por parte;
2°) Tenga por entablada demanda de inconstitucionalidad del Decreto
7560 GOB dictado en fecha 07/11/2005 en el Expte. N° 596.281 por el
Gobernador de la Provincia contra el SUPERIOR GOBIERNO DE LA
PROVINCIA DE ENTRE RIOS, de domicilio denunciado, corriéndole traslado y
a la Fiscal de Estado, por el plazo y bajo apercibimientos de ley.
3°) De intervención al Ministerio Público:
4°) Tenga por acompañada la documental que se detalla. Por ofrecida la
demás, admítala íntegramente y ordene su producción como se interesa.
5°) Tenga por formulada reserva del Caso Federal.
6°)Oportunamente, dicte sentencia, declarando la nulidad por
inconstitucionalidad del Decreto n° 7560 GOB dictado en el Expediente
Administrativo nº 596.281 el 07/11/2005 y de todos los actos cumplidos en su
consecuencia por la Fiscal de Estado o su delegado en los autos “GOBIERNO
DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS C/ MUNICIPALIDAD DE PARANA Y
OTROS – SUMARIO POR NULIDAD Y REIVINDICACIÓN” (Expte. nº 11.704
Año 2003) y “GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS C/ LIFSCHITZ
SERGIO GREGORIO Y OTRA S/ MEDIDA CAUTELAR DE PROHIBICION DE
INNOVAR Y CONTRATAR” (Expte. nº 11.836 Año 2003) con costas a cargo de
los funcionarios autores del acto.
7°) Regule honorarios de nuestros patrocinantes.
SERÁ JUSTICIA
25
Rosana Barriento
26
Adriana Mara Guadalupe González
Descargar

Demanda de inconstitucionalidad

ððððð ððððððð

ððððð ððððððð

UbicaciónHidrografíaArgentinaAgriculturaPolíticaRelieveBiomaComercio exteriorFaunaHistoriaFloraSector industrialGeografíaEcologíaClimaSociedadEconomía

Río de la Plata

Río de la Plata

Tratado de límites entre Argentina y UruguayParanáIsla Martín GarcíaSudamérica