Voces: EJECUCIÓN FISCAL - IMPUESTOS, TASAS Y CONTRIBUCIONES MUNICIPALES
PRUEBA - TÍTULO INHÁBIL - INCONSTITUCIONALIDAD - FALLOS DE LA CORTE SUPREMA DOMICILIO
Partes: Municipalidad de Rio Segundo c/ Distribuidora Gómez S.A. | recurso de apelación exped.
interior (civil) - recurso de apelación Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de
Córdoba
Sala/Juzgado: Sexta
Fecha: 9-nov-2011
Cita: MJ-JU-M-70589-AR | MJJ70589
Producto: COR,MJ
Se rechaza, por mayoría, la ejecución fiscal iniciada por la Municipalidad actora, tendiente al cobro
de una multa por el incumplimiento a los deberes formales, vinculados a la “contribución que incide
sobre la actividad comercial, industrial y de servicios”, al declarar la inhabilidad del título.
Sumario:
1.-Corresponde rechazar la ejecución fiscal iniciada por la Municipalidad actora -mediante la cual
persigue el cobro de una multa por el incumplimiento a los deberes formales en el que incurriera la
demandada, al no exhibir la documentación contable que le fuera exigida-, pues el título que se
ejecuta deviene arbitrario, ya que de las actuaciones administrativas surge claramente que la
accionada no incurrió en tal infracción , por cuanto la documentación referida fue puesta a
disposición de los inspectores fiscalizadores designados por el Municipio a tal fin, quienes tuvieron
acceso a toda la documental requerida, lo cual les permitió efectuar la liquidación pertinente del
tributo a ingresar; por otra parte, el sumario que se inició por la infracción a tal deber formal fue
motivo de impugnación, sin que se haya acreditado que la impugnación haya sido resuelta y
notificada al administrado, por lo que el título que se ejecuta es inhábil (del voto del doctor Simes,
al que adhiere el doctor Zarza - mayoría).
2.-Debe desestimarse la ejecución fiscal iniciada por la Municipalidad actora mediante la cual
persigue la contribución que incide sobre la actividad Comercial, Industrial y de Servicios y el
concepto multa por Infracción de los Deberes Formales , pues de los elementos documentales se
advierte que el ente municipal designó a los funcionarios para efectuar la fiscalización al
contribuyente en su domicilio fiscal que se encuentra en otro Municipio, y ello patentiza el
reconocimiento comunal acerca de que la demandada no tenía domicilio comercial ni fiscal en su
jurisdicción -en el caso, la demandada aportó documentación relativa a su inscripción como
contribuyente en otra Municipalidad-, por lo tanto, se torna aplicable el criterio establecido por la
CSJN en Laboratorio Raffo -23/06/2009-, y en virtud de que la demandada no tiene domicilio fiscal
ni se encuentra registrada en la Municipalidad actora, ésta última no posee facultades impositivas
para exigirle el pago de tasas, ya que en realidad no le presta efectivamente servicios municipales
(del voto de la doctora Palacio de Caeiro por sus fundamentos mayoría).
3.-Es improcedente la ejecución fiscal iniciada por la Municipalidad de actora por la cual persigue la
contribución que incide sobre la actividad Comercial, Industrial y de Servicios y el concepto multa
por Infracción de los Deberes Formales , ya que la demandada no tiene domicilio fiscal ni se
encuentra registrada en jurisdicción de la Municipalidad actora, y si bien el Código Tributario
Municipal, en su art. 142, menciona específicamente la obligación de exigir aquella gabela
independientemente de la existencia de local habilitado en su jurisdicción, tal disposición se
encuentra en expresa contradicción con la doctrina sostenida por la CSJN en la causa Laboratorio
Raffo -23/06/2009-, donde se declaró ilegítima la pretensión de cobro de esa contribución a un
contribuyente que carecía de local, depósito o establecimiento en el territorio comunal, de ahí que
no corresponde el pago de la tasa exigida por la evidente inconstitucionalidad de que adolece el
cobro de la indicada Contribución a una persona que no se domicilia en la jurisdicción comunal (del
voto de la doctora Palacio de Caeiro por sus fundamentos mayoría).
En la Ciudad de Córdoba a las horas del día 09 de noviembre de dos mil once, se reunieron en
Audiencia Pública los Señores Vocales de esta Excma. Cámara Sexta de Apelaciones en lo Civil y
Comercial,
en
presencia
de
la
Secretaria
autorizante,
en
estos
autos
caratulados:
"MUNICIPALIDAD DE RIO SEGUNDO C/ DISTRIBUIDORA GOMEZ S.A. - RECURSO DE
APELACIÓN EXPED. INTERIOR (Civil) - RECURSO DE APELACION" Expte. N° 2157110/36,
remitidos en apelación por la Señora Juez Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Río Segundo,
Dra. Susana E. Martínez Gavier, quien con fecha quince de diciembre de dos mil diez, en
Sentencia Número Trescientos Sesenta y Seis, resolvió: "Rechazar la excepción de inhabilidad de
título opuesta por la demandada. II) Rechazar el planteo de inconstitucionalidad. III) Mandar a
llevar adelante la ejecución en contra de DISTRIBUIDORA GOMEZ S.A. hasta el completo pago de
la suma de Pesos Diecisiete mil setecientos con noventa y seis centavos ($ 17.700,96.-) con más
los intereses establecidos en el considerando precedente. IV) Imponer las costas a la demandada.
V) Regular los honorarios profesionales del Dr. Fernando José Luis Martínez Massa en la suma de
Pesos . ($ .-). Prot."El Tribunal planteó las siguientes cuestiones para resolver: 1) ¿Es ajustada a
derecho la sentencia apelada? 2) ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?.
Previo sorteo de ley los Señores Vocales votaron de la siguiente manera:
EL SEÑOR VOCAL DOCTOR WALTER ADRIAN SIMES A LA PRIMERA CUESTION DIJO:
I.- El pronunciamiento que decide mandar llevar adelante la ejecución iniciada por la Municipalidad
de Río Segundo en contra de la sociedad Distribuidora Gómez S.A. es apelado por esta última.
Elevado el expediente a este Tribunal de Grado e impreso trámite de ley, la demandada expresa
agravios a fs. 120/122, quien solicita se revoque el decisorio, se haga lugar a la defensa opuesta y,
en consecuencia, se rechace la demanda intentada en su contra.
II.Agravios: En primer lugar, se agravia porque la Sentenciante considera que no debe expedirse
sobre la facultad del Municipio para exigir el cobro de la tasa, cuando dicha facultad municipal va a
determinar, justamente, la calidad de contribuyente de la empresa demandada, resultando que
solamente quienes revisten la calidad de "contribuyentes" se encuentran alcanzados por los
deberes formales compelidos a su cumplimiento. Señala que la C.S.J.N. tiene resuelto que no es
discutible la potestad municipal para cobrar tributos en tanto y en cuanto exista sustento territorial
para la imposición, esto es, que el supuesto contribuyente debe contar con un local,
establecimiento, sede o depósito y/o sucursal en el municipio, lo que en la especie no sucede.
Que la inexistencia de asiento territorial de la empresa demandada en la ciudad de Río Segundo
es un hecho no controvertido en este proceso ya que fue una circunstancia afirmada al oponer
excepciones, habiéndose acreditado domicilio legal con copia del acta constitutiva y estatuto, lo
que no ha sido negado o impugnado por la accionante. Que según doctrina judicial sentada por la
Corte en la causa "Laboratorios Raffo S.A. c/ Municipalidad de Córdoba", respecto a lo que debe
entenderse por "tasa", la Municipalidad de Río Segundo carece de facultades para exigir el pago
de contribución alguna atento no revestir carácter de contribuyente.
En segundo lugar, se agravia en cuanto considera que la resolución en crisis exhibe una errónea
apreciación de los medios probatorios arrimados al proceso.
Que la Sentenciante sostiene que la demandada presenta su descargo en el Juzgado de Paz de la
ciudad de Villa del Rosario, lo cual es inexacto ya que se hizo ante la Municipalidad de Río
Segundo.Que la intervención del Juez de Paz se limitó a la certificación de firma del Presidente de
la sociedad que suscribe la nota de descargo.
Que, con relación a la defensa esgrimida por la demandada de que en ningún momento le fue
impuesta una multa por infracción a deberes formales, la A-quo sostiene que la infracción queda
configurada mediante la Resolución de fecha 08/04/09 (fs. 100), pero conforme surge de la lectura
de la resolución aludida (fs. 44), la misma sólo dispone "instruir sumario"; lo cual significa que hasta
dicho momento el Fisco tan sólo dispuso iniciar una causa a fin de determinar si efectivamente se
cometió una infracción, otorgando un plazo de 15 días para que la demandada presente defensa.
Que la accionada presentó descargo en término y puso a disposición de la Municipalidad la
totalidad de la documentación solicitada, lo cual fue receptado favorablemente mediante
Resolución 031/09 en la que dispone llevar adelante la fiscalización de la demandada.
Que si bien el deber formal era "exhibir" y pese a que la demandada lo consideraba improcedente,
cumplió con dicho requerimiento y exhibió la totalidad de la documentación requerida (ver fs. 42/3 y
fs. 45), por lo que no se explica cuál fue el fundamento de la multa.
Que de acuerdo a lo explicitado no existió incumplimiento alguno para sancionar y, en
consecuencia, no existe obligación que el certificado instrumenta, por lo que solicita se revoque la
sentencia dictada y se haga lugar a la excepción de inhabilidad de título opuesta y se rechace la
demanda interpuesta en su contra.
III.- A fs. 124/126 contesta traslado el apoderado de la parte actora, quien solicita se rechacen los
agravios en los términos que da cuenta su responde y a fs. 128/133 contesta traslado sobre el
planteo de inconstitucionalidad el Sr.Fiscal de Cámaras Civiles, al cual me remito por razones de
brevedad.
Dictado y firme el decreto de autos, queda la causa en condiciones de resolver.
IV.- Análisis de los Agravios:
Por una cuestión de método analizaré en primer lugar el segundo agravio formulado por la
demandada.Previamente corresponde aclarar que se equivoca la apelante al entender que la Sentenciante
sostuvo que la demandada presenta su descargo en el Juzgado de Paz de la ciudad de Villa del
Rosario, y que ello era inexacto ya que se hizo ante la Municipalidad de Río Segundo y que la
intervención del Juez de Paz se limitó a la certificación de firma del Presidente de la sociedad que
suscribe la nota de descargo.
La Juzgadora textualmente expresa: "el representante de la demandada agrega una nota dirigida a
la Municipalidad de Río Segundo, la cual es presentada ante el Juzgado de Paz de Villa del
rosario.". Así, claramente surge que la misma no incurre en yerro alguno en tanto señala que el
descargo fue realizado en Rio Segundo y que antes fue presentado ante el Juzgado de Paz de
Villa del Rosario, huelga aclarar, a los fines de la certificación de firmas.
No obstante ello, tal circunstancia, aunque fuera interpretada en la forma referida por la recurrente,
carece de absoluta relevancia toda vez que el Tribunal A-quo, al fundar su decisión, ninguna
importancia o trascendencia adjudica a dicho extremo fáctico.
V.- Con respecto al hecho que su parte cumplió con el deber formal de "exhibir" la documental
requerida y, por ello, no existe fundamento para imponer la multa, corresponde realizar las
siguientes consideraciones: En el expediente administrativo referido se instruyeron dos sumarios:
Uno, por infracción a "deberes formales" dispuesta por resolución de fecha 08/04/09 (fs. 44) por no
"exhibir" documentación requerida (fs. 51), en los términos del art. 94 CTM; Otro, ordenada por
Resolución N° 051-09 de fecha 10/07/09 (fs. 40/41) por encontrarse incursa en la infracción de
"omisión de tributos", prevista en el art. 95 del Cod.Cit., por haber omitido efectuar la obligación
tributaria referida e ingresar la tasa correspondiente.
Ahora bien, el título que se ejecuta hace referencia a la Resolución N° 055-09 de fecha 08/09/09 de
la cual surge que el demandado sería responsable de la contribución que incide sobre la actividad
comercial, industrial y de servicios, y que el monto reclamado por el Fisco es en concepto "Multa
por Infracción a los Deberes Formales" (fs. 1) y no por "omisión" de ingresar el tributo.
La actora debió colaborar a dilucidar la controversia suscitada en autos y acompañar la resolución
citada (Nº 055-09) y constancia de notificación de la misma, siendo que es quien está en mejor
condición de hacerlo, máxime cuando la demandada niega que se le haya comunicado decisión
alguna al respecto al momento de contestar la demanda. De lo expuesto y del tenor literal del
documento base de la presente acción es dable presumir que el monto reclamado mediante la vía
sumaria intentada tiene su génesis en la infracción de un deber formal, cual sería la de "exhibir"
determinada documentación", conforme surge de las actuaciones administrativas ofrecidas como
prueba en estos autos, y de las propias manifestaciones vertidas por la actora al contestar el
traslado de los agravios, al expresar que ".este proceso se inicia persiguiendo el cobro de una
multa por el incumplimiento a los deberes formales en el que incurriera la demandada, al no exhibir
la documentación contable que le fuera exigida por el Municipio; y no del cobro de una tasa como
expresara la actora." (fs. 124 vta., 2do. Párrafo.El resaltado en "negrita" me pertenece).
Ahora bien, si estamos a las actuaciones administrativas arrimadas al proceso, de las mismas
surge claramente que la demandada no incurrió en tal "infracción" por lo que el título que se
ejecuta, fundado en dicho incumplimiento, deviene arbitrario y contrario a constancias de autos,
debiendo destacarse que tal medida (sumario por infracción a tal deber formal) fue motivo de
impugnación, sin que se haya acreditado que la misma haya sido resuelta y notificada al
administrado.
Lo afirmado surge de las actuaciones administrativas arrimadas a la causa, ofrecidas por la
accionada. En dicho expediente consta: Que con fecha 09/03/09 (fs. 51) el Inspector de la
Municipalidad de Rio Segundo, Antonio Jorge Saez, en ejercicio de las facultades de fiscalizació n
conferidas por los arts. 15 a 18 del C.T.M., requiere a la demandada que en el término de quince
días exhiba en el domicilio del fisco la documentación que se detalla en el acta de fs. 51. Con fecha
23/03/09 el Sr. Gómez, en su carácter de Presidente de Distribuidora Gomez S.A., responde el
requerimiento y formula descargo, manifestando que se encuentra inscripto en el municipio de Villa
del Rosario, donde tiene su sede social y domicilio comercial y tributa en base a la facturación total
de la empresa, la cual incluye la mercadería repartida en Río Segundo, considerando
improcedente que se pretenda cobrarle un tributo que ya paga en otra jurisdicción (fs. 48). Atento
haber formulado descargo la accionada sin dar cumplimiento a la intimación formulada de exhibir la
documentación solicitada, el Organismo Fiscal resuelve con fecha 08/04/09 instruir sumario por la
infracción referida en los términos del art. 94 CTM y acuerda un plazo de quince días para que
alegue su defensa y aporte prueba que hagan a su derecho (fs. 44). A fs.46 obra Resolución Nº
031-09 del 20/05/09 de la cual surge que el administrado formuló descargo con fecha 04/05/09
solicitando el archivo de las actuaciones por no configurarse infracción, y que en dicho escrito pone
a entera disposición del Organismo Fiscal la documentación requerida, por lo que decide designar
a los funcionarios municipales para que efectúen la fiscalización ordenada en el domicilio sito en
calle Sarmiento Nº 401 de la ciudad de Villa del Rosario (fs. 46). A fs. 45 obra copia del
procedimiento llevado a cabo por los mencionados fiscalizadores en el domicilio fiscal de la
demandada el 26/05/09, dejándose constancia que "acceden a toda documentación por ellos
solicitada", en cumplimiento del requerimiento oportunamente efectuado, y en virtud de lo cual, la
administrada reitera que considera haber cumplido con su obligación fiscal de tributar sobre
ingresos brutos generados por su actividad en Villa del Rosario. A fs. 40/41 obra Resolución Nº
051-09 de fecha 10/07/09 dictada por el Fisco en el Expte.1288/09, de la que surge que se realizó
la
correspondiente
fiscalización,
habiéndose
practicado
la
consecuente
liquidación,
correspondiente a los períodos octubre 2007 a abril de 2008, determinándose las bases imponibles
y obteniéndose los montos adeudados e intereses, a la vez que declara que la demandada se
encontraría "prima facie" incursa en la infracción "omisión de tributos", por lo que instruye sumario
pertinente.
Conforme lo expuesto precedentemente y constancias administrativas acompañadas, surge que la
demandada no incurrió en infracción al "deber formal" de exhibir la documentación referida, sino
que la misma fue puesta a disposición de los inspectores fiscalizadores designados por el
Municipio a tal fin y que tuvieron acceso a toda la documental requerida y que la misma permitió
efectuar la liquidación pertinente del tributo a ingresar por el administrado.
De las constancias arrimadas a la causa no sólo consta, pues, que la accionada exhibió y puso a
disposición la documental requerida por el fisco y que diera lugar a la apertura del sumario
pertinente, sino que tampoco consta que se haya dictado o al menos notificado resolución alguna
que imponga sanción alguna por tal circunstancia, la que, de existir, resulta a todas luces arbitraria
e improcedente por las razones señaladas supra.
El título ejecutivo sólo es válido si resulta de un procedimiento regular y completo. Las etapas
previas que son indispensables condicionan la legitimidad misma del título, en tanto atañen a su
exigibilidad; en su defecto, no hay acto administrativo firme ni obligación exigible. Así, pues, para
que exista un titulo expedito de cobro, se requiere que la eventual etapa impugnativa previa se
encuentre debidamente agotada, a fin de que el título se perfeccione y adquiera fuerza ejecutiva.
En síntesis, de las actuaciones administrativas acompañadas no sólo surge que la demandada no
ha incurrido en la infracción que se le endilga (omisión de exhibir documental requerida), sino que
tampoco se acredita que se haya resuelto la impugnación formulada al respecto por el
administrado o que, de haberse resuelto haya sido notificada la decisión y quedado firme y
consentida.
Atento las razones expuestas entiendo que el título que se ejecuta es inhábil y, por ende, la
ejecución debe rechazarse.
A mérito de las consideraciones efectuadas supra y los términos del pronunciamiento, deviene
innecesario analizar el planteo de inconstitucionalidad introducido por el apelante.
ASI VOTO.
EL SEÑOR VOCAL DOCTOR ALBERTO F. ZARZA A LA PRIMERA CUESTIÓN DIJO:
Que adhería a lo expuesto por el Sr. Vocal preopinante, y vota en igual sentido a esta cuestión
propuesta por compartir los fundamentos.
LA SEÑORA VOCAL DOCTORA SILVIA B. PALACIO DE CAEIRO A LA PRIMERA
CUESTIÓN DIJO:
I.- Acuerdo con la solución a la que arriban mis distinguidos colegas preopinantes, agregando las
siguientes razones.
He de señalar que la parte demandada, a fs. 53/56 articuló excepción de inhabilidad de título e
impetró la inconstitucionalidad de la pretendida gabela municipal, lo que fue mantenido en su
expresión de agravios de fs. 120/122.A los fines de examinar la cuestión de constitucionalidad
planteada, debe recordarse que desde el caso "Municipalidad de Plaza Huincul c. Yacimientos
Petrolíferos Fiscales", 1992, Fallos: 313:170, la CSJN admite ingresar al estudio y examen de la
declaración de inconstitucionalidad en los procesos ejecutivos en aquellos casos en donde las
normas que resulten de aplicación puedan causar un perjuicio irreparable a las partes, exponiendo
que la defensa del derecho federal y constitucional no puede ser rechazada con base en razones
de mero orden formal.
Como ejemplo de ello, puede mencionarse el examen de constitucionalidad practicado en el caso
"Banco del Suquía c. Tomassini, Juan C. Ejecutivo",19/03/2002, Fallos:325:428, en donde se
cuestionó la constitucionalidad de la cuestión de inembargabilidad de la vivienda única, establecida
en el art. 58 de la Constitución Provincial y sus numerosas leyes reglamentarias, cuya invalidez fue
declarada por la CSJN. -
Resultando procedente en consecuencia el planteo de inconstitucionalidad en los procesos de
ejecución, merced al criterio sostenido por el Máximo Tribunal en la materia, corresponde ingresar
a su análisis.
II.- Debe puntualizarse que según las constancias expuestas en el certificado de multa de fs. 1, la
gabela que se persigue es "contribución que incide sobre la actividad Comercial, Industrial y de
Servicios" y el concepto "multa por Infracción de los Deberes Formales".
La demandada ha invocado en contra de la procedencia de dicho título, la doctrina de la CSJN
expuesta en "Laboratorio Raffo c. Municipalidad de Córdoba", en la cual, se descalificó la validez
de un tributo análogo.
A dicho caso, me he referido en mi obra Constitución Nacional en la doctrina de la Corte Suprema
de Justicia de la Nación (La Ley, Bs.As., 2011), permitiéndome transcribir aquí el análisis de la
misma por ser ilustrativo de la doctrina judicial sentada.
Señalé: "En la Provincia de Córdoba se produjo una conflictiva situación respecto a disposiciones
de distintas municipalidades, que establecieron una "contribución que incide sobre la actividad
comercial, industrial y de servicios", respecto de empresas y personas jurídicas, aún careciendo de
radicación física (local, establecimiento u oficina) en el radio comunal. (el original sin remarcar).
(Véase también, Palacio de Caeiro, Silvia B. "La competencia federal y la tributación municipal",
Rev. Foro de Córdoba, núm. 127, noviembre 2008, p. 67, donde se realizó un análisis de esta
problemática presentada en distintas municipalidades de la Provincia de Córdoba. Dicho trabajo
fue realizado con antelación al pronunciamiento de la Corte en "Laboratorio Raffo c.Municipalidad
de Córdoba", concretizándose al punto de la competencia jurisdiccional.).
Hubo en la indicada provincia, reiteradas acciones de empresas o entidades, en contra de la
indicada contribución, por dos razones fundamentales. En la primera, se argumentó que la
exigencia municipal contraría normas de Coparticipación federal de impuestos y el Pacto federal
para el empleo, la producción y el crecimiento. En la segunda, se dijo que la mencionada
contribución se revela como un impuesto encubierto, al no resultar retributivo de ningún servicio.
Llegado el tema a conocimiento de la CSJN, sostuvo en "Laboratorios Raffo S.A. c. Municipalidad
de Córdoba", 23/06/2009,(Fallos: 332:1503) que el cobro de las tasas y contribuciones
municipales, presupone la existencia de un requisito fundamental como es que ellas deben hallar
correspondencia con una concreta, efectiva e individualizada prestación de un servicio relativo a
algo, no menos individualizado (bien o acto), del contribuyente.En mérito a esa posición, ya
sostenida en anteriores pronunciamientos,(Fallos: 312:1575 -1989) la CSJN consideró ilegítima la
mencionada contribución municipal, por haberse comprobado que el laboratorio demandante,
carecía de local, depósito o establecimiento en el territorio comunal.
Se definió para ello, la naturaleza de la tasa y las pretensiones tributarias municipales,
exponiéndose que la gabela invalidada, no cumple la condición de que no deben gravarse servicios
en forma aislada, sino conjuntamente, ya que el objetivo de los gravámenes, es que las actividades
lucrativas lo sean en forma ordenada, pacífica, segura y con mutuo respeto a los derechos de cada
uno.
Resultando por ello, la contribución municipal analizada contraria a dicho requisito fundamental.
Con tal tendencia, se analizó la mencionada "Contribución que incide sobre el Comercio, la
Industria y las Empresas de Servicios", a la luz de las exigencias del art.167 del Código Tributario
de la Municipalidad de la Ciudad de Córdoba, expresándose que "no puede calificarse como
impuesto, pues el legislador local diseñó el presupuesto de hecho adoptado para hacer nacer la
obligación de pago tomando en cuenta la prestación a los particulares de ciertos servicios
comprendidos en una serie de actividades estatales que allí enumera, de forma no taxativa, y la
mención de las actividades gravadas, seguida de los términos "en virtud de los servicios
municipales" no puede ser entendida como una redacción descuidada o desafortunada del
legislador, sino que la sucesión entre ambos indica que la intención fue retribuir estos servicios
mediante esa contribución, exhibiendo así la vinculación directa entre hecho imponible —desarrollo
de una actividad estatal que atañe al obligado— y una obligación tributaria extraña a la especie
impositiva."(Ibíd. Del dictamen de la Procuradora Fiscal que la Corte hace suyo).
Así, precisando la definición legal del hecho imponible relativo a la mencionada contribución, se
estableció, que "no corresponde concluir que aquélla opera como tasa o como impuesto según la
modalidad de prestación de la actividad sobre la que recaiga el tributo, pues, la diferencia entre
tasa e impuesto queda indubitablemente determinada por la existencia o no —en sus respectivos
presupuestos de hecho— del desarrollo de una actividad estatal que atañe al obligado, razón por la
cual los diferentes modos bajo los cuales los contribuyentes desempeñen sus actividades no
causan mutación en la naturaleza jurídica del tributo, establecida por el legislador en ejercicio de
sus facultades constitucionales propias y exclusivas - arg. arts. 42, 52, 17, 52, 75 incs. 12 y 22, 99
inc. 32 y 121 de la Constitución.(...) La tasa es una categoría tributaria derivada del poder de
imperio del Estado, que si bien posee una estructura jurídica análoga al impuesto, se diferencia de
éste por el presupuesto de hecho adoptado por la ley, que consiste en el desarrollo de una
actividad estatal que atañe al obligado y que, por ello, desde el momento en que el Estado
organiza el servicio y lo pone a disposición del particular, éste no puede rehusar su pago aun
cuando no haga uso de aquél, o no tenga interés en él, ya que el servicio tiene en mira el interés
general.".
Recuerda además, el pronunciamiento, que la distinción entre impuestos y tasas no es meramente
académica, pues "desempeña un rol esencial en la coordinación de potestades tributarias entre los
diferentes niveles de gobierno, a poco que se advierta que el art. 9, inc. b), de la ley 23.548 excluye
a las tasas retributivas de servicios efectivamente prestados de la prohibición de aplicar
gravámenes locales análogos a los nacionales distribuidos.".
Esta doctrina se aplicó luego en "BGH S.A. c. Municipalidad de Córdoba", 9/11/2010. (La Ley
Online, cita AR/JUR/83430/2010).
III. De los elementos documentales adjuntos al proceso (certificado de multa de fs. 1 y fotocopias
de la actuaciones municipales de fs. 40/46), se advierte en especial de la Resolución 031-09 del 20
de mayo de 2009 fs. 46), que el ente municipal de Río Segundo designó a funcionarios municipales
para efectuar la "Fiscalización de la Contribución que incide sobre la Actividad Comercial, Industrial
y de Servicios al contribuyente DISTRIBUIDORA GOMEZ S.A. en su domicilio Fiscal sito en calle
Sarmiento Nº 401 de la ciudad de Villa del Rosario.". Con ello se patentiza el reconocimiento
comunal acerca de que la demandada no tenía domicilio comercial ni fiscal en su jurisdicción, sino
en la correspondiente a Villa del Rosario. La demandada ha aportado documentación relativa a su
inscripción como contribuyente en la Municipalidad de Villa del Rosario (fs.49/51), y tal
circunstancia no ha sido negada por la accionante ni en las actuaciones administrativas ni en este
proceso judicial. Luego se dictó la Resolución 051-09 del 10 de julio de 2009 (fs. 40) en el cual se
determinan las bases imponibles en concepto de "Contribución que incide sobre el Comercio, la
Industria y las Empresas de Servicios", aplicándose a propósito, la normativa propia del Código
Tributario Municipal de Río Segundo.
Se torna aplicable el criterio establecido por la CSJN en "Laboratorio Raffo c. Municipalidad de
Córdoba" (Fallos: 332:1503), y en virtud de que la demandada no tiene domicilio fiscal ni se
encuentra registrada en la Municipalidad de Río Segundo, se comprueba que ésta última no posee
facultades impositivas para exigir el pago de tasas, pues en realidad no presta efectivamente
"servicios municipales" a la demandada.
El Código Tributario de la Municipalidad de Río II en su art. 142 menciona específicamente la
obligación de exigir la gabela por la Contribución sobre la actividad comercial, industrial y de
servicios, "independientemente de la existencia de local habilitado" en su jurisdicción.
En esa línea, tal disposición se encuentra en expresa contradicción con la doctrina sostenida por la
CSJN en el referido caso "Laboratorio Raffo c. Municipalidad de Córdoba".
De ahí, que al no exhibirse vinculación directa entre hecho imponible, desarrollo de una actividad
que atañe al obligado y una obligación tributaria extraña a la especie impositiva como la pretendida
por la accionante a través del certificado de multa inserto a fs. 1, no corresponde el pago de la tasa
exigida. Ello por la evidente inconstitucionalidad de que adolece el cobro de la indicada
contribución sobre la actividad comercial, industrial y de servicios, a una persona que no se
domicilia en la jurisdicción comunal.
IV.- Por lo expuesto, corresponde admitir el recurso de apelación articulado y desestimar la
demanda articulada en función de la inconstitucionalidad evidente de la gabela y sus conceptos
perseguidos en contra del demandado.
EL SEÑOR VOCAL DOCTOR WALTER ADRIAN SIMES A LA SEGUNDA CUESTION DIJO:
Corresponde: 1) Hacer lugar al recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en
consecuencia, revocar in totum la sentencia impugnada; 2) Imponer las costas de ambas
instancias a la parte actora por resultar vencida (arg. art. 130 CPC); 3) Dejar sin efecto la
regulación de honorarios practicada en primera instancia, debiendo efectuarse una nueva
conforme los términos del presente pronunciamiento; 4) Regular los honorarios por las tareas en la
Alzada de conformidad a lo dispuesto por los arts. 36, 39 y 40 de la ley 9459 calculados sobre lo
que ha sido materia de discusión en esta sede.
EL SEÑOR VOCAL DOCTOR ALBERTO F. ZARZA A LA SEGUNDA CUESTIÓN DIJO:
Que adhería a lo expuesto por el Sr. Vocal preopinante, y vota en igual sentido a esta cuestión
propuesta por compartir los fundamentos.
LA SEÑORA VOCAL DOCTORA SILVIA B. PALACIO DE CAEIRO A LA SEGUNDA
CUESTIÓN DIJO:
Que adhería a lo expuesto por el Sr. Vocal de primer voto, y vota en igual sentido a esta cuestión
propuesta.
Por lo expuesto y el resultado de la votación que antecede,
SE RESUELVE: 1) Hacer lugar al recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en
consecuencia, revocar in totum la sentencia impugnada. 2) Imponer las costas de ambas
instancias a la parte actora por resultar vencida (arg. art. 130 CPC). 3) Dejar sin efecto la
regulación de honorarios practicada en primera instancia, debiendo efectuarse una nueva
conforme los términos del presente pronunciamiento. 4) Regular los honorarios del Dra. Mariana C.
Rossa en el . % del término medio de la escala del art. 36 L.A. calculados sobre lo que ha sido
materia de decisión en la Alzada. No regular en esta oportunidad los estipendios profesionales del
Dr. Fernando J. L. Martínez Massa (art. 26 ley cit.).
Protocolícese, hágase saber y bajen. Con lo que terminó el acto que firman los Señores Vocales.
Descargar

Voces: EJECUCIÓN FISCAL - IMPUESTOS, ... PRUEBA - TÍTULO INHÁBIL - INCONSTITUCIONALIDAD - FALLOS DE LA...