I.72.222
"LA
CUCHA
S.A.
C/
PROVINCIA DE BS. AS. S/ INCONST.
LEY 14.333 Y OTRAS NORMAS"
La Plata, 10 de julio de 2013.
VISTO:
La demanda interpuesta a fs. 58/80, y la medida
cautelar solicitada en el punto XIV de dicho escrito y,
CONSIDERANDO:
1. Que en nombre y representación de la firma
"La Cucha S.A." se presenta el doctor Juan Pedro Merbilhaa,
con
patrocinio
letrado,
promoviendo
una
demanda
de
inconstitucionalidad con relación a las siguientes normas:
ley 14.333 (norma impositiva anual que modificó las cuotas
y alícuotas de las escalas aplicables para la determinación
del
impuesto
Presupuesto
inmobiliario
para
el
año
rural
2012);
el
sancionada
decreto
con
442/12
el
(que
modificó los valores óptimos); la ley 14.357 (ratificatoria
del decreto 442/12 y modificatoria de la ley 14.333) y la
Resolución Normativa nro. 23/12 (dictada por A.R.B.A., que
resuelve incorporar un "adicional" a la segunda cuota del
año 2012, para completar dicha segunda cuota con el aumento
establecido en la ley 14.357), asi "como toda otra (sea de
naturaleza
legislativa
o
administrativa)
que
se
haya
dictado
o
se
dictare
como
complementaria,
aplicativa
o
modificatoria de las mismas" (sic, fs. 58 vta.).
Funda la legitimación de la firma en cuestión
en
su
condición
de
"contribuyente"
del
impuesto
inmobiliario rural según el artículo 143 del Código Fiscal
de la Provincia de Buenos Aires, por resultar titular de la
parcela cuya nomenclatura catastral detalla y sobre la cual
se le aplicó la variación impositiva que aquí impugna.
Considera que el plexo normativo impugnado ha
configurado
un
"impuestazo",
por
su
tremendo
impacto
económico y por el carácter de "inesperado" con relación a
la situación establecida por la ley de Presupuesto para el
período fiscal 2012. En virtud de ello consideran que se ha
configurado
un
vicio
de
irrazonabilidad
en
las
normas
atacadas que afecta la "seguridad jurídica", "por cuanto el
aumento en el impuesto inmobiliario resulta tal como surge
de un modo manifiesto de los cálculos (que en el mismo
escrito
acompaña),
absolutamente
'desproporcionado'
en
referencia a los valores anteriores del impuesto (afectando
gravemente
la
'previsibilidad
impositiva',
la
'seguridad
jurídica' y el 'derecho de propiedad privada')".
Agrega que resulta igualmente desproporcionado
si
se
analiza
desde
la
posición
del
Fisco,
desde
la
previsión de gastos y recursos estimados y consagrados en
el Presupuesto anual para el 2012.
Entiende
que
"la
'desmesura'
del
Estado
Provincial en el impuesto no puede ser válida por la simple
'declamación' de necesidad fiscal y el 'presunto' interés
general a atender con esa exacción".
Considera
que
también
se
ha
configurado
el
vicio de arbitrariedad pues el aumento de las valuaciones
fiscales
de
su
parcela
(que
según
detalla
fueron
del
1.406%) carece de todo sustento y justificación objetiva,
legal y técnica y no se encuentra documentado.
Por otra parte, afirma que se ha violado lo
establecido por los artículos 45 y
103 inc. 1º de la
Constitución provincial y los artículos 53, 59, 60, 64 y 78
de la Ley de Catastro nro. 10.707, entre otras normas.
2.
Que
en
cuanto
al
remedio
cautelar
peticionado, la actora requiere que este Tribunal ordene la
suspensión de las normas impugnadas. Así, solicita "como
'medida
o
impuesto
alcance
tal
de
como
esta
se
lo
cautela',
había
seguir
pagando
el
antes
del
establecido
imprevisto aumento... y, de este modo, no dejar de cumplir
con la obligación tributaria, pero sin incluir el monto del
aumento...,
hasta
tanto
se
resuelva
nuestro
planteo
de
inconstitucionalidad" (fs. 75).
3. Es preciso, entonces, pronunciarse sobre la
solicitud
de
tutela
precautoria
articulada
por
la
a.
El Tribunal ha resuelto reiteradamente que
demandante.
el examen de los requisitos a los que se halla sujeta la
procedencia de las medidas cautelares es particularmente
estricto
en
el
ámbito
inconstitucionalidad,
de
atento
la
acción
la
originaria
presunción
de
de
constitucionalidad de que gozan las normas susceptibles de
ser cuestionadas por su conducto (cfr. causas I. 3.024,
“Lavaderos de Lanas El Triunfo S.A.”, res. de 8-VII-03; B.
67.594, “Gobernador de la Provincia de Buenos Aires”, res.
de 3-II-2004; I. 68.944 “U.P.C.N.”, res. de 5-III-2008; I
71.446,
"Fundación
Biosfera",
res.
de
24-V-2011,
entre
otras).
Con
todo,
también
ha
acogido
solicitudes
suspensivas en casos en que el cumplimiento de la norma
cuestionada
pueda
generar
un
perjuicio
grave
para
el
derecho invocado; cuando, en los hechos, la ejecución de la
disposición implique la solución anticipada del pleito o
cuando es posible prever que un sinnúmero de actos han de
tornarse
inválidos
ante
la
declaración
de
inconstitucionalidad de la norma bajo cuyo amparo fueron
dictados
citas;
(I.
I.
3.521,
68.183,
“Bravo”,
“Del
res.
Potro”,
de
res.
9-X-2.003,
de
4-V-2005,
y
sus
entre
otras). Ello, en el entendimiento de que si bien las normas
legales
o
reglamentarias,
gozan
de
una
presunción
de
validez o constitucionalidad (doctr. causa I. 3.521, ya
citada), la tutela preventiva no exige un examen de certeza
sobre la existencia del derecho pretendido, sino sólo su
verosimilitud (art. 230, inc. 1, C.P.C.C.; cfr. C.S.J.N.,
Fallos
314:
711
e
I.
71.446,
cit.
entre
otras)
pues
requerir un juicio definitivo no condice con la finalidad
del
instituto
cautelar,
que
no
es
otra
que
atender
a
aquello que no excede del marco de lo hipotético (cfr.
C.S.J.N., Fallos 316: 2060; 318: 2375; B-63.590, “Saisi”,
res. de 5-III-2003, entre otras).
b. Teniendo en consideración estos parámetros,
cabe adelantar que los requisito indispensables para la
concesión de la medida cautelar solicitada en el escrito
inicial no surgen acreditados, en esta etapa liminar, con
las constancias agregadas en la causa.
En punto a la verosimilitud del derecho, la
actora
cuestiona
cuotas
y
el
alícuotas
bloque
de
las
normativo
escalas
que
modificó
aplicables
para
las
la
determinación del impuesto inmobiliario rural. La mentada
modificación encuentra su fuente en las disposiciones de
las leyes 14.333 y se complementa con la ley 14.357.
Siendo así, cabe recordar que la Constitución
provincial
dispone
que
corresponde
al
Poder
Legislativo
establecer los impuestos y contribuciones necesarios para
los gastos de servicio público, debiendo estas cargas ser
uniformes en toda la Provincia (art. 103 inc. 1°). De modo
que es competencia exclusiva del legislador elaborar la
política
financiera
del
Estado
y,
en
consecuencia,
determinar la medida en que las diferentes categorías de
contribuyentes deben aportar para la formación del erario
(doctr. causas I. 1183 "Nida", sent. del 31-V-1988 e I.
1181 "Licade S.A.", sent. del 16-VIII-1988).
Es que -como ha precisado el Tribunal, causa I.
2127
"Di
Lorenzo",
jurisprudencia
de
sent.
la
del
Corte
17-VI-2009,
federal-
la
siguiendo
la
creación
de
impuestos, elección de objetos imponibles y formalidades de
percepción, resulta del resorte propio de la provincias,
porque entre los derechos que hacen a la autonomía de ellas
es primordial el de imponer contribuciones y percibirlas
(arts. 121, 122 y 126, Const. nac.).
Esta definición Constitucional, en la especie,
disipa
la
apariencia
de
buen
derecho
que
invoca
el
accionante.
Y no modifica el escenario el planteo referido
al carácter desproporcionado e irrazonable que alcanzará el
monto del impuesto inmobiliario como consecuencia de la
incidencia que producen las nuevas valuaciones fiscales;
pues las impugnaciones basadas en la cuantía del tributo
sólo deben acogerse en caso de que se demuestre con nitidez
que
en
su
aplicación
la
gabela
cuestionada
resulta
prohibitiva, destructiva o confiscatoria de la capacidad
contributiva gravada (causas I. 1183, cit., entre otras).
De tal modo, en el marco provisional propio del
despacho cautelar, ese andarivel impone la justificación prima facie- de la confiscatoriedad del monto de la gabela
a la luz de la concreta capacidad contributiva de quien
acciona; circunstancia que no surge explicitada con las
constancias obrantes en autos.
Dados
los
términos
de
la
demanda
y
la
documentación agregada, no concurren elementos suficientes
que evidencien una extralimitación inconstitucional de la
Provincia en el uso de sus facultades tributarias.
Para
percepción
de
más,
las
debe
rentas
tenerse
públicas
en
en
cuenta
el
tiempo
que
y
la
modo
dispuestos por la ley es condición indispensable para el
funcionamiento
regular
del
Estado
(conf.
doc.
Fallos
312:1010 y sus citas), y que consecuentemente el análisis
de
medidas
cautelares
en
materia
tributaria
impone
una
particular estrictez en la constatación de sus requisitos
de procedencia (doc. Fallos 313:1420).
c. Tampoco concurre en la especie un supuesto
de peligro en la demora que justifique la concesión de la
cautelar
solicitada
(arts.
195,
230,
232
y
concs.
C.P.C.C.).
Este Tribunal ha dicho que en la evaluación del
peligro en la demora como requisito general de toda medida
cautelar
es
preciso
ponderar
tanto
el
gravamen
que
produciría la ejecución del acto cuestionado si al cabo del
proceso
fuese
declarado
inconstitucional-,
como
-y
ilegítimo
en
-para
relación
el
con-
caso,
aquel
que
resultaría de la paralización temporal de los efectos de
dicho acto, en el supuesto de arribarse a una sentencia
adversa a la pretensión (doctr. causa B. 65.168, "Burgués",
res. del 30-IV-2003). En la especie, tal balance arroja un
saldo desfavorable al otorgamiento de la tutela cautelar
pretendida.
Las
referencias
a
cuestiones
de
hecho
genéricas, como un no acreditado impacto en la actividad
productiva agrícola ganadera que desarrolla la accionante
en
las
parcelas
sujetas
al
gravamen
o
el
eventual
acrecentamiento de los daños producidos por "imprevisibles
inundaciones",
resultan
insuficientes
para
alcanzar
la
solidez que requiere la configuración de este requisito en
tanto
la
pretensión
se
direcciona
a
la
suspensión
preventiva de una ley de contenido tributario.
Como ya se expuso, no se cuenta en este proceso
con elementos que permiten cotejar la repercusión de las
modificaciones
económica
319:633),
y
tributarias
financiera
circunstancia
en
del
que
la
concreta
accionante
obsta
la
situación
(doc.
concesión
Fallos
de
una
medida como la solicitada.
4. Por tales razones, sin que ello implique
emitir opinión sobre el fondo de la cuestión planteada, no
se hace lugar a la medida cautelar solicitada por la parte
actora en el punto XIV de su demanda (arts. 195, 230, 232 y
conc., C.P.C. y C.; doctr. causas I. 71.668 "Sulimp", res.
del 8-VIII-2012 e I. 72.269 "C.E.A.M.S.E.", res. del 6-XI2012, entre otras).
Regístrese y notifíquese.
Héctor Negri
Daniel Fernando Soria
Juan Carlos Hitters
Luis Esteban Genoud
Hilda Kogan
Eduardo Julio Pettigiani
Eduardo Néstor de Lázzari
Juan José Martiarena
Secretario
Fdo.: So-Ko-Pe-dLa
Reg.Nº 366
Descargar

I.72.222 "LA CUCHA