Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
MODULO II Grupo 4
TTR
RIIB
BU
UN
NA
ALL S
SU
UP
PE
ER
RIIO
OR
RD
DE
EB
BO
OG
GO
OTTÁ
ÁD
D..C
C..
SALA PENAL DE DESCONGESTIÓN LAVADO DE ACTIVOS,
ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO y EXTINCIÓN DE DOMINIO
Magistrado Ponente: JORGE ENRIQUE ORTIZ GÓMEZ
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057-01
Procedencia:
Juzgado 3º Penal del Circuito Especializado
de Descongestión de Bogotá.
Acción:
Extinción de Dominio
Afectados:
Luís Eduardo Rueda Acosta y
Fabián Alexander Rueda
Sentencia
Confirma
Bogotá, treinta y uno (31) de julio de dos mil nueve (2009).
1.
OBJETO DE LA DECISIÓN
Por apelación que interpuso mediante apoderado el afectado LUIS EDUARDO
RUEDA ACOSTA, revisa el Tribunal la sentencia que profirió el 7 de enero de 2009
el Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado de Descongestión de Bogotá,
por la cual extinguió el derecho de dominio, gravámenes o cualquiera otra limitación
a la disponibilidad o uso, sobre el bus de servicio público placas WZD-264, modelo
1990, de color amarillo zapote y blanco, marca Chevrolet, carrocería cerrada, línea
CHR 580, chasis N° PH993902 y motor N° 6RA1-306627, con capacidad para 38
pasajeros.
2. HECHOS Y ACTUACIÓN PROCESAL RELEVANTES
El 3 de abril de 2005, a las 11 de la mañana, la Policía de Carreteras recibió
información de fuente humana sobre el transporte de sustancias para el
procesamiento de narcóticos, en el bus de placas WZD-264 afiliado a Flota La
Macarena, que se dirigía al Departamento de Boyacá, entonces se dispuso un
operativo, mediante el cual ubicaron el rodante en el sector denominado la “Y”,
municipio de Machetá, sobre la vía que conduce de Bogotá a Guateque, y al
registrarlo encontraron unos compartimientos no originales en esta clase de
vehículos, que no pudieron abrir fácilmente por falta de las herramientas apropiadas,
1
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
por eso lo trasladaron a la base de la policía de Briceño, donde pudieron
destaparlos, y en ellos hallaron 68 galones contentivos de ácido sulfúrico y 4 de
ácido clorhídrico. Fueron capturados Jimmy Andrés Rueda Acosta y Alexander
Franco Pinzón. Se destaca en el informe respectivo que cuando los uniformados
trataban de abrir las caletas, FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA, conductor y
propietario del automotor, huyó con rumbo desconocido.
Por resolución del 31 de marzo de 2006, la Fiscalía Veinticinco Especializada de la
Unidad Nacional Antinarcóticos y de Interdicción Marítima UNAIM, inició el trámite de
extinción del derecho de dominio sobre el vehículo involucrado, decretó su embargo
y secuestro, y la consecuente suspensión del poder dispositivo, decisión que fue
notificada personalmente al Ministerio Público1, y por aviso a los afectados LUIS
EDUARDO y FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA. Dicha providencia además
fue publicada el 14 de julio 2006 en el diario “La República” y en la “Radiodifusora
Transmisora del Quindío”. A los propietarios, a los terceros y demás personas que
pudieran tener algún interés en el proceso se las emplazó, y ante su no
comparecencia, el 31 de julio 2006 se les designó como curadora ad litem a la Dra.
Teresa Castro Vargas, a quien el 8 de agosto de ese año se notificó personalmente
la resolución de inicio del trámite de extinción del derecho de dominio.
LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA, por medio de apoderado presentó oposición y
pidió la práctica de pruebas. Igualmente se vinculó al proceso extintivo —como
tercero perjudicado— a Nelson Jairo Mondragón Rubiano, quien designó como
apoderado al Dr. Daniel Alexander Cote Revelo, y alegó haber actuado de buena fe
exenta de culpa, pues LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA y María Leonor Acosta de
Rueda, le solicitaron un dinero a título de mutuo y constituyeron en su favor prenda
sobre el bien involucrado en la presente acción de extinción de dominio, por
$10.000.000, como garantía de dicho crédito, pero por mora en el pago de capital e
intereses, hubo de promover proceso ejecutivo singular de menor cuantía, que
actualmente cursa en el Juzgado Sesenta y Uno Civil Municipal de Bogotá.
El 10 de abril de 2006 la Fiscalía Veinticinco Especializada, de la Unidad Nacional
Antinarcóticos y de Interdicción Marítima UNAIM, remitió el proceso a la Unidad
Nacional Especializada de Extinción del Derecho de Dominio y contra el Lavado de
Activos, correspondiéndole por reparto a la Fiscalía Tercera de dicha Unidad, que
avocó su conocimiento el 27 de abril de ese año.
Mediante proveído del 14 de agosto de 2006 la fiscalía instructora corrió traslado por
cinco (5) días, para que los sujetos procesales e intervinientes pidieran las pruebas
que estimaran pertinentes, conducentes, eficaces y necesarias para fundar su
oposición, como lo dispone el numeral 5° del artículo 13 de la Ley 793 de 2002, y el
22 de junio de 2008 decretó las solicitadas por LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA.
2
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
Se practicó diligencia de inspección judicial al proceso radicado bajo el N° 71484 en
la Fiscalía Veinticinco Especializada, de la Unidad Nacional Antinarcóticos y de
Interdicción Marítima UNAIM que allí cursa contra Jimmy Andrés Rueda Acosta y
otros, del cual se allegaron copias de las siguientes piezas:

Resolución del 29 de noviembre de 2005 mediante la cual se calificó la
instrucción adelantada contra José Alexander Franco Pinzón y Jimmy Andrés
Rueda Acosta, quienes fueron acusados como coautores de Tráfico de
sustancias para el procesamiento de narcóticos (artículo 382 del Código
Penal) en concurso con el delito de Concierto para delinquir (artículo 340
ibídem), y se les precluyó la investigación por Destinación ilícita de muebles o
inmuebles así como por Cohecho por dar y ofrecer.

Resolución del 28 de abril de 2006 por la cual se calificó la investigación que
se adelantó contra FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA, acusándolo
como coautor responsable de Tráfico de sustancias para el procesamiento de
narcóticos (artículo 382 del Código Penal), en concurso con Cohecho por dar
y ofrecer (artículo 407 del mismo estatuto).

Proveído fechado el 18 de enero de 2006 dictado por la Fiscalía Delegada
ante el Tribunal Superior de Distrito Judicial de Bogotá, que revocó
parcialmente la resolución de 3 de octubre de 2005, en el sentido de
“desafectar” la medida de aseguramiento por Destinación ilícita de muebles e
inmuebles y Concierto para delinquir, pero la dejó vigente por Tráfico de
sustancias para el procesamiento de narcóticos, y revocó parcialmente el
artículo primero de la resolución de 6 de octubre para “desafectar” con
detención preventiva a FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA, por
Destinación ilícita de muebles e inmuebles y Concierto para delinquir, dejando
vigente la restricción a su libertad por Tráfico de sustancias para el
procesamiento de narcóticos.
En el trámite de este proceso se acopiaron las siguientes pruebas:

Fotocopia del “Libro de Viaje” N° B-3167589, con membrete de Flota La
Macarena, donde se lee que el automotor N° 2005 de placas WZD-264, fue
despachado el 3 de abril de 2005 a las 9 a.m. con ruta Bogotá-VillanuevaGuateque, conducido por FABIÁN RUEDA.

Fotocopia de la planilla de salida del terminal de transportes N° B4570900, de
Flota La Macarena, fechada el 3 de abril de 2005 a las 8:24 a.m.,
correspondiente al bus de placas WZD-264 manejado por FABIÁN RUEDA

Fotocopia del carné de Flota La Macarena S. A., en el cual aparece FABIÁN
LEONARDO RUEDA A., como conductor y propietario del vehículo N° 2005.
3
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________

Fotocopia del contrato suscrito el 25 de enero de 2003, por el cual Humberto
Rojas Rodríguez y Carlos Arturo Reyes Aguirre vendieron a LUIS EDUARDO
RUEDA ACOSTA el bus de placas WZD-264, modelo 1990, por $55.000.000.

Fotocopia del contrato fechado el 6 de noviembre de 2003, según el cual
LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA le vendió a FABIÁN LEONARDO
RUEDA ACOSTA el 10% del automotor, por $10.000.000, pagados en
efectivo.

Declaración de LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA, rendida el 18 de julio de
2005 ante el CTI Grupo Especializado de Estupefacientes, en la cual —previa
imposición de los artículos 442 del Código Penal, y 266, 267, 268 y 269 del
Código de Procedimiento Penal, y después de su manifestación expresa del
deseo de declarar— dijo tener 25 años, ser bachiller y estar estudiando una
técnica de contabilidad; que el vehículo involucrado en este proceso es de su
progenitor Juan Antonio Rueda López, quien se lo compró a Carlos Reyes y
Humberto Rojas en el año 2003, y lo dejó a su nombre porque él tenía
deudas, pero se debe prácticamente en su totalidad, y actualmente está
pignorado a Nelson Mondragón por $10.000.000, y que desde cuando lo
adquirieron ha sido conducido por varios relevadores de la Flota La
Macarena, pero también por su papito y por su hermano FABIÁN
LEONARDO. Al preguntársele quién lo manejaba el 3 de abril de 2005, dijo
no recordarlo, pero fue enfático en asegurar que no era FABIÁN
LEONARDO, porque cuando él llegó de jugar fútbol lo vio en la casa.
Manifestó desconocer “de las caletas” porque aunque el carro estaba a su
nombre se la pasa trabajando y estudiando, y no tenía contacto con él, y
cuando llega de viaje se mantiene en “aseo y mecánica”, pero desde cuando
lo compraron, su padre sólo le ha hecho “arreglos de pintura y mecánica”, y
finalmente asegura que su otro hermano, Jimmy Andrés, está detenido
injustamente, porque ese día iba para Guateque como pasajero, a visitar unos
familiares.

En testimonio rendido el 10 de enero de 2007, dentro de la presente
actuación, LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA expresó sin reservas ser el
propietario del automotor involucrado, según compra hecha a su tío Manuel
Antonio Rueda López por cincuenta y cinco millones de pesos ($55.000.000),
suma que pagó así: una cuota inicial de treinta millones, proveniente de la
venta del vehículo de placas SFT-311 afiliado a flota La Macarena, y
veinticinco cuotas mensuales de un millón de pesos cada una. Agregó que
estaba pignorado a Nelson Mondragón Rubiano, como garantía de un
préstamo por $10.000.000, y que para la época en que fueron halladas las
caletas lo conducía su hermano FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA. Fue
enfático en asegurar que el día de marras él no lo manejaba, que nada le
consta con relación a los hechos investigados, y que desconocía de los
compartimientos detectados, en los cuales se transportaban las sustancias
usadas para el procesamiento de narcóticos.
4
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________

María Leonor Acosta de Rueda confirmó —en el testimonio que rindió el 18
de julio de 2005, bajo juramento y previa imposición de las normas sobre la
excepción del deber de declarar, y manifestación expresa del deseo de
hacerlo— que el bus lo compró su esposo (Juan Antonio Rueda), pero como
éste tenía un pleito pendiente, se le hicieron “papeles de confianza” a su hijo
LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA; que la detención de su otro hijo, Jimmy
Andrés, es injusta pues la policía quiere hace creer que era el conductor
auxiliar del bus el 3 de abril de 2005, cuando ni siquiera tiene pase, y lo que
sucede es que los agentes dejaron escapar al relevador Silverio Garnica, que
según Andrei Ramiro Rincón es el responsable y dueño de las aguas que
encontraron ese día en el vehículo. Agregó que todo son calumnias de los
policías, quienes se atreven a culpar a su amado esposo —quien murió de un
paro cardiaco cuando lo condenaron— y a decir que sus hijos están
acostumbrados a transportar estupefacientes, pero eso no es real, como
tampoco cuando dicen que FABIÁN LEONARDO iba manejando el automotor
el día de autos, aunque en tal fecha éste sí había salido del Terminal con
despacho a las nueve de la mañana, pero se lo entregó a Silverio Garnica
para que hiciera esa línea, y se devolvió para la casa a llevar los hijos al
médico, pues su esposa lo llamó al celular para que no viajara, pero los
policías quieren hacer creer que él era el conductor, para disculparse por
haber dejado escapar al verdadero. Cuando se le pidió precisar a que hospital
llevó FABIÁN LEONARDO a sus hijos respondió que a un pediatra particular.

Rafael Sarmiento Apolinar, gerente de Flota La Macarena, manifestó conocer
a FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA porque era conductor del bus de
placas WZD-264, afiliado a dicha empresa, del cual era copropietario junto
con LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA.

Nelson Jairo Mondragón Rubiano expuso que a finales del año 2004 María
Leonor Acosta de Rueda le pidió prestados diez millones de pesos
($10.000.000) y le dejó en prenda el bus de placas WZD-264 que figuraba a
nombre de LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA, lo cual registraron en las
oficinas de tránsito de esta ciudad, y el crédito empezó a pagarse el 16 de
febrero de 2005, pero por incumplimiento él instauró proceso ejecutivo; que
en los meses de julio, agosto o septiembre de 2005, la deudora le informó que
en abril de ese año había sido incautado el vehículo por transportar insumos
ilegales y que por ello no tenía cómo cancelarle el crédito.

Informe sucrito por el capitán Franklin Gálvis Riascos, jefe del Grupo Alianza
Operativa 2, de la Dirección Central de Policía Judicial de la Policía Nacional,
según el cual “Juan Antonio Rueda López ‘alias Juan Rueda’, es un contacto
de ‘alias Lorena’, y al parecer ha llevado elementos a ‘Pacho o John 40’ —
comandante del Frente 43 de las FARC, quien opera en los departamentos
del Meta y Guaviare—, y figura como propietario del Bus de La Macarena N°
2005, en el que tenía una gran caleta, la que se le quitó para que se le
colocara otra en el tanque del combustible, se escucha en una conversación
5
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
que sostiene Lorena con Pacho, que este vehículo es de propiedad de Pacho,
sirviendo Juan de testaferro…”.

Copia simple de la resolución proferida el 3 de octubre de 2003 por la Fiscalía
Trece de la Unidad Especializada de Terrorismo, que impuso detención
preventiva a Juan Antonio Rueda López por Concierto para delinquir, en
concurso con Tráfico de armas y municiones de uso privativo de las fuerzas
militares, Tráfico de armas de defensa personal, y Utilización ilegal de
uniformes e insignias, en la cual se lee: “Por medio de interceptaciones
telefónicas iniciadas desde abril del presente año, se ha tenido conocimiento
de la actividad ilícita efectuada por los aquí investigados, al concertarse para
traficar con material bélico cuyo destino final era el Frente 42 de las FARC
liderado por alias “Pacho” o “Jhon 40” que ejerce marcada influencia en el
departamento del Meta”.
Se allegaron como pruebas trasladas del proceso penal adelantado con ocasión de
los hechos a que se refiere el acápite anterior, las siguientes:
 Informe de policía suscrito por el patrullero Alexander Villa Osorio, adscrito a
la Policía de Carreteras de Cundinamarca, ruta Briceño-Albarracín, en el cual
precisa las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que fueron capturados
José Alexander Franco Pinzón y Jimmy Andrés Rueda Acosta, e incautado el
vehículo objeto de extinción en este proceso, por haberle encontrado una
caleta en la cual transportaban 68 galones contentivos de ácido sulfúrico y 4
de ácido clorhídrico. Se indica que FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA –
quien al parecer es el propietario del rodante— desapareció mientras
registraban el automotor, y según información suministrada por los dos
aprehendidos, tenía conocimiento de dichas sustancias, por cuyo transporte
recibiría dinero.
 Acta de inmovilización del vehículo, por transporte de sustancias controladas,
que se utilizada en el procesamiento de narcóticos.
 Acta de incautación de 65 recipientes plásticos con capacidad de 10 litros
cada uno, contentivos de ácido sulfúrico y 4 de ácido clorhídrico..
 Prueba preliminar que dio positivo para ácidos clorhídrico y sulfúrico..
 Declaración de los patrulleros Alexander Villa Osorio y Omar Antonio
Camargo, quienes afirmaron que un ciudadano que se desplazaba en un
vehículo negro, les indicó que un bus de Flota La Macarena que transitaba
por la vía Bogotá-Guateque llevaba algo sospechoso, entonces lo detuvieron,
y notaron que la estructura en la parte de los guardabarros estaba muy
tapada, por lo cual dijeron que lo trasladarían al comando de la Policía de
Briceño, a lo cual el conductor, FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA,
inicialmente se opuso, pero posteriormente les ofreció dinero, y al registrar el
automotor encontraron varias caletas en las que había recipientes plásticos
6
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
contentivos de lo que resultó ser insumos para el procesamiento de
narcóticos; los ocupantes del automotor admitieron tener conocimiento de
dichas sustancias y dijeron que las habían cargado en Fontibón, con destino a
una finca ubicada en San Luis de Gaceno. Agregaron que mientras revisaban
el bus, el conductor emprendió la huída y no lograron capturarlo. Fueron
contestes en asegurar que según los aprehendidos, el cargamento era del
conductor, y que hacía tiempo venían trabajando con dichas sustancias.
Alexander Villa Osorio precisó que en el bus encontraron documentos de
FABIÁN RUEDA ACOSTA, entre ellos un carné de Flota La Macarena que
tiene foto, y la planilla de despacho del Terminal, la cual confirmaba que este
señor salió conduciendo el vehículo del Terminal.
A Omar Antonio Camargo Suárez se le preguntó si estaba en capacidad de
reconocer al conductor del vehículo, observando el documento que tenía su
fotografía, y al ver la de FABIÁN RUEDA ACOSTA, respondió que éste venía
manejando el carro.
 Álbum fotográfico que muestra el bus, los dos capturados, varias “pimpinas
blancas” contentivas de sustancia liquida, y en detalle las caletas donde hay
varios recipientes plásticos.
Por resolución del 25 de abril de 2008, la fiscalía instructora decretó la procedencia
de la extinción del derecho de dominio sobre el bien objeto del trámite.
Para continuar el procedimiento respectivo, fue remitida la actuación a los Juzgados
Penales del Circuito Especializados de Descongestión para Extinción de Dominio, y
correspondió al Tercero de dicha categoría, el cual mediante sentencia del 7 de
enero de 2009 extinguió el derecho de dominio sobre el mencionado automotor,
decisión que fue recurrida por el apoderado de LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA.
3. DE LA SENTENCIA IMPUGNADA
El Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado de Descongestión de Bogotá
declaró extinguido el derecho de dominio sobre el bus de servicio público de placas
WZD-264, modelo 1990, color amarillo zapote y blanco, marca Chevrolet, carrocería
cerrada, línea CHR 580, chasis N° PH993902 y motor N° 6RA1-306627, con
capacidad para 38 Pasajeros, de propiedad de LUIS EDUARDO y FABIÁN RUEDA
ACOSTA, y en consecuencia, ordenó su traspaso a poder del Estado —a través del
Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social, y Lucha contra el Crimen Organizado
FRISCO—.
En la misma providencia se reconocieron los derechos que como acreedor prendario
tiene Nelson Mondragón Rubiano y se ordenó que la Dirección Nacional de
Estupefacientes este “atenta para proceder en tal sentido”.
7
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
Consideró el a quo, como causal de extinción de dominio aplicable, la prevista por el
numeral 3° del artículo 2° de la Ley 793 de 2002, esto es que “los bienes de que se
trate hayan sido utilizados como medio o instrumento para la comisión de
actividades ilícitas, sean destinadas a éstas, o correspondan al objeto del delito”
(subrayado en el fallo), porque se demostró que en el interior del vehículo
involucrado fueron hallados insumos para el procesamiento de alucinógenos,
confirmándose una de las modalidades usadas para su transporte como fue la
elaboración de “caletas”, para no ser detectadas por las autoridades.
Desestimó los argumentos del opositor LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA, quien
afirma ser ajeno a la actividad delictiva, pues si bien no existe prueba que demuestre
su participación en los hechos, las recaudadas evidencian que como propietario del
bus únicamente ha tenido interés en las utilidades que este le reporta, develando
marcada desidia en lo que tiene que ver con su operatividad y/o rodamiento, máxime
cuando se dice que de él deriva el sustento familiar; le faltó diligencia y prudencia al
entregar su vehículo, y fue su voluntad dejarlo al libre albedrío para que fuera
utilizado como medio o instrumento para la comisión de actividades ilícitas, cuando
le era exigible prevenir que se cometieran irregularidades en el uso del automotor.
Además la elaboración de las seis caletas al interior la carrocería, no pudo pasar
desapercibida por LUIS EDUARDO, habida cuenta de la falta de una justificación
valedera sobre la existencia de dichos depósitos, dejando entrever una clara y
mancomunada ideación para acondicionarlo con fines ilícitos conocidos.
Consideró que la manera como fueron hallados los recipientes, la actitud nerviosa de
las personas que estaban a cargo del rodante —quienes según los policiales, al
momento del registro del vehículo les ofrecieron “arreglo monetario”, para que no
siguieran con el operativo—, y la huida de FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA,
permiten deducir que los sujetos aprehendidos conocían la clase de cargamento que
llevaban y que el rodante estaba siendo utilizado para transporte de los insumos, y
que la prueba documental, entre la cual se destaca el historial del automotor,
acreditó cómo sus propietarios a LUIS EDUARDO y FABIÁN LEONARDO RUEDA
ACOSTA, aunque este último solo ostenta el dominio sobre su 10%.
Para la funcionaria a quo son inadmisibles los argumentos expuestos por el
apoderado de LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA, tendientes a persuadir de que
éste desconocía la existencia de los compartimientos que habían sido
deliberadamente acondicionados en el bus, posición orientada a evitar cualquier
compromiso de su parte y el señalamiento de su hermano FABIÁN LEONARDO
como conductor del vehículo, y concluyó que no puede tenerse a LUIS EDUARDO
como tercero de buena fe, habida cuenta de su falta de diligencia y control sobre el
automotor, pues sin duda conocía de las caletas adaptadas en éste y destinadas al
transporte clandestino de las sustancias controladas.
8
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
4. SUSTENTACIÓN DEL RECURSO
El apoderado de RUEDA pide revocar el fallo recurrido, y en su lugar decretar la no
extinción del dominio, con fundamento en las siguientes razones:

No se debate participación alguna de su poderdante en los hechos, y lo que
se cuestiona es su desidia y apatía en relación con las caletas
acondicionadas en su vehículo, pero no hay prueba que lo evidencie, como
tampoco se demostró que FABIÁN LEONARDO RUEDA haya sido quien
utilizó el rodante, porque no ha sido condenado por tal conducta.

Discrepa de lo afirmado en el fallo, en cuanto a que LUIS EDUARDO sólo se
centró, como propietario, a cumplir funciones económicas, porque no existe
manual alguno que indique cómo debe observar un dueño sus bienes, y ello
no es elemento para extinguir el derecho de dominio.

No es cierto que su representado hubiese dejado el vehículo al libre albedrío,
pues como administrador se preocupó de dejarlo en manos de su familia, y en
esas condiciones no se puede hablar de descuido, en lo cual habría incurrido
si lo hubiera dejado en manos extrañas, y no se puede considerar que no hizo
nada para “solucionar lo relacionado con los compartimientos” porque esto
pudo haber obedecido a circunstancias ajenas a su voluntad, como por
ejemplo no haber tenido el dinero o el tiempo para quitarlos.

No se puede desconocer el principio de confianza que inspiró a su cliente a
dejar el automotor en manos de su hermano para que lo condujera.

Cita extractos jurisprudenciales sobre la buena fe del tercero, y concluye que
en este caso se cumplen los requisitos para tener a LUIS EDUARDO como
tal, por lo cual se debe declarar la improcedencia de la extinción de dominio
sobre el bien involucrado.
5. CONSIDERACIONES DE LA SALA
5.1 De la competencia.
Conforme a lo previsto en el artículo 31 de la Constitución Política, el artículo 204 del
Código de Procedimiento Penal —Ley 600 de 2000—, y los acuerdos 4439 del 14 de
enero de 2008 y 6047 del 30 de junio de 2009, emanados de la Sala Administrativa del
Consejo Superior de la Judicatura, esta Colegiatura está facultada para conocer en
segunda instancia de los procesos de Lavado de activos y Enriquecimiento ilícito,
tramitados en Bogotá, y de la acción de extinción de dominio a nivel nacional.
5.2 Del caso concreto.
El problema jurídico a resolver se plantea así:
¿Se reúnen los supuestos fácticos y jurídicos previstos para extinguir el derecho
de dominio sobre el bus de placas WZD-264, modelo 1990, color amarillo
zapote y blanco, marca Chevrolet, de chasis N° PH993902 y motor N° 6RA19
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
306627, con capacidad para 38 pasajeros, de propiedad de LUIS EDUARDO
y FABIÁN RUEDA ACOSTA?
5.3 Solución al problema jurídico planteado.
Contrario a lo argumentado por el apoderado de LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA,
esta Colegiatura encuentra jurídica y adecuadamente motivada la decisión que se
revisa, por las siguientes razones:
La Ley 793, promulgada el 27 de diciembre de 2002, “por la cual se deroga la Ley 333
de 1996 y se establecen las reglas que gobiernan la extinción de dominio”, en su
artículo 2º consagra las causales correspondientes, entre ellas la tercera, en cuya
virtud procede la aplicación de dicha medida cuando “los bienes de que se trate hayan
sido utilizados como medio o instrumento para la comisión de actividades ilícitas sean
destinadas a éstas o correspondan al objeto del delito”, y en el caso que ocupa la
atención de la Sala, según las pruebas reseñadas en esta providencia, es claro que el
bus del cual es copropietario LUIS EDUARDO fue utilizado para transportar insumos
para el procesamiento de estupefacientes en unas caletas, no improvisadas sino
permanentes, comoquiera que son el producto de una elaborada alteración de la
carrocería, de tal manera que no fueran fácilmente perceptibles ya que se instalaron
debajo de las sillas de los pasajeros, y tampoco eran fáciles de abrir, tanto que los
miembros de la Policía de Carreteras no pudieron hacerlo en el lugar donde
interceptaron el automotor, por falta de herramientas adecuadas, y por ello debieron
desplazarlo hasta la estación de Policía mas cercana, lo cual no sólo trató de impedir
su conductor, quien aprovechó la distracción de los uniformados mientras se
dedicaban a la dispendiosa labor de abrir los receptáculos, para darse a la fuga.
No hay duda alguna en cuanto a que FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA era
quien manejaba el tantas veces mencionado bus, como se acreditó con prueba
documental reseñada (fotocopias de la planilla de salida del terminal y del respectivo
libro de viaje) sino con los testimonios de los patrulleros Alexander Villa Osorio y Omar
Antonio Camargo, quienes categóricamente afirman que el automotor era conducido
por FABIÁN LEONARDO RUEDA ACOSTA, el cual inclusive dejó sus documentos a
bordo, en su precipitada huída, lo cual permitió que el uniformado Camargo Suárez lo
reconociera por la foto que en uno de ellos aparecía, como se reseñó en precedencia.
Y carece en absoluto de respaldo probatorio lo dicho por María Leonor Acosta de
Rueda, progenitora de los hermanos RUEDA ACOSTA, quien contra toda evidencia
trata de hacer creer que aunque FABIÁN LEONARDO había salido del terminal
manejando el bus, cedió su comando al relevador Silvio Garnica, para devolverse a su
casa, con el fin de llevar sus hijos al médico, pero que el propietario y responsable del
acarreo de esas aguas en el automotor es Garnica, maniobra defensiva ineficaz pues
de otra parte la construcción de las caletas tampoco podría ser atribuida a un ocasional
relevador, y lo menos que puede esperarse del conductor autorizado para realizar el
viaje, máxime si es copropietario del rodante, es que verifique la carga que lleva.
Además la actitud altamente sospechosa de abandonar la conducción después de
10
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
haber empezado a cubrir el itinerario, demuestra no sólo el compromiso de FABIÁN
LEONARDO con la utilización ilícita del bien objeto de extinción, sino su
irresponsabilidad e insolidaridad mayúsculas, al abandonar y dejar encartado con el
cargamento ilegal a su hermano Jimmy Andrés, si además, como se ha dicho, ese
automotor era el único medio de sustento de la familia.
Las anteriores razones llevan a la Sala a concluir, como lo hizo la juez de primer grado,
que LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA, así no hubiera sido sorprendido en flagrante
comisión del delito que originó este proceso extintivo, por lo menos lo toleró, al
desentenderse del uso que su hermano FABIÁN LEONARDO, conductor y
copropietario del rodante le daba a éste, y en consecuencia uno y otro deben asumir el
costo jurídico de esa ilícita utilización, como lo prevé la causal de extinción de dominio
que se endilga (3ª de las previstas en el artículo 2° de la Ley 79 de 2002), esto es: que
los bienes de que se trate hayan sido utilizados como medio o instrumento para la
comisión de actividades ilícitas, sean destinados a éstas, o correspondan al objeto del
delito —como acertadamente se resolvió en primera instancia.
En respuesta al apelante, además de lo dicho en precedencia sólo resta expresar que
aunque no exista manual que indique el cuidado que debe tener un propietario con
relación a sus bienes, el artículo 58 de la Constitución Política atribuye a la propiedad
una función social y ecológica, con lo cual riñe la destinación de un bus de transporte
colectivo al acarreo de precursores químicos destinados a la producción de
estupefacientes, productos que atentan contra un bien tan preciado y protegido por
nuestro régimen constitucional y legal como es la salud pública, y es indiferente que
LUIS EDUARDO hubiera confiado el manejo del carro a su propio hermano, pues tanto
en este caso como si lo hubiere delegado a personas ajenas a su familia, lo cierto es
que las caletas que permitieron el uso ilícito del vehículo estaban instaladas en él, y no
de manera improvisada u ocasional sino permanente y elaborada. De manera que se
impone reprochar a los copropietarios del rodante no simplemente la adecuación de
éste para su utilización ilícita, sino esta misma utilización, sin que resulte admisible la
insinuación del recurrente de que si no se hizo nada para “solucionar lo relacionado
con los compartimientos ello “pudo haber obedecido a circunstancias ajenas a la
voluntad (de su representado) como por ejemplo no haber tenido el dinero o el tiempo
para quitarlos”, lo cual no ha sido manifestado por LUIS EDUARDO RUEDA ACOSTA.
Finalmente, ha de advertirse que LUIS EDUARDO no es un tercero de quien pueda
predicarse buena fe con relación al trámite extintivo, sino persona directamente
afectada en su condición de propietario del bien involucrado, y es irrelevante que en su
contra no se haya adelantado proceso penal o dictado sentencia alguna, pues la
acción constitucional de extinción de dominio no es de carácter personal sino real, y es
autónoma e independiente de cualquiera otra de naturaleza penal que se haya iniciado
simultáneamente, o de la que se haya desprendido o en la que tuviera origen; sin
embargo así como las consecuencias de un encarcelamiento las sufre no sólo la
persona privada de la libertad sino también su familia, así también los efectos de la
extinción del dominio recaen sobre todos los miembros del núcleo familiar,
11
Radicación: 11001-07-04-013-2008-00057 01
Afectado: Luis Eduardo Rueda Acosta
Extinción de Dominio
__________________________________
independientemente del compromiso que tengan o puedan tener en el reato cuya
comisión genera las dos acciones en comento.
En mérito de lo expuesto, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en
Sala Penal de Descongestión, administrando justicia en nombre de la República y
por autoridad de la ley,
RESUELVE
PRIMERO: CONFIRMAR la sentencia proferida el 7 de enero de 2009 por el
Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado de Descongestión de Bogotá para
la Extinción de Dominio.
SEGUNDO: Contra la presente decisión no procede recurso alguno (Ley 793 de
2002 Art. 13-9).
Cópiese, notifíquese y cúmplase.
12
Descargar

TRIBUNAL SUPERIOR DE BOGOTÁ D

La rueda

La rueda

AutomóvilCarrosHistoria de la ruedaAutomoción

Historia del Trabajo

Historia del Trabajo

Revolución industrialFeudalismoHistoria universal

Orígenes de la Ordenadores

Orígenes de la Ordenadores

ComputaciónGeneraciones de computadorasBlaise PascalJohn NapierHerman HollerithHoward Aiken

Objetivos

Objetivos

Conservación energéticaTransformación de energía potencial en cinéticaRueda de Maxwell

INFLUENCIA DE LA MOTIVACIÓN HUMANA

INFLUENCIA DE LA MOTIVACIÓN HUMANA

HawtorneComportamiento humanoLiderazgoNecesidades vitalesTeorías de la motivaciónPersonalidad