"Se preocupó por la pedagogía
y la enseñanza, como Giner de los
Ríos. Se interesó por las letras patrias
como Menéndez Pidal. Tenía talento
como
Miguel
de
Unamuno,
conocimientos como Pío Baroja,
conocía España como Azorín, poseía
la fantasía de Valle Inclán pudo ser del
98..."
(Palabras del editor Olañeta en homenaje
a Calleja)
Saturnino Calleja Fernández nació el año
1853 en Quintanadueñas (Burgos),
donde fue a su primera escuela. A los 15
años de edad se fue a vivir a Madrid.
En 1876, su padre, Fernando Calleja,
fundó en la calle la Paz, de Madrid, la
Librería Calleja, y tres años más tarde, en
1879 se la vendería a su hijo, Saturnino,
quien fundó la editorial que lleva su
nombre en dicha fecha.
Calleja, además de ser editor, fue un
verdadero defensor de los intereses del
magisterio español. Consciente de la
necesidad de colaborar con los maestros,
en 1884 funda la revista La Ilustración de
España que iba acompañada del boletín
El Magisterio Español. Creó la Asociación
Nacional de Maestros y, en 1891,
convocó una Asamblea Nacional de
Maestros en la que logró reunir la
representación
maestros.
autorizada
de
24.000
Sus publicaciones abarcaban tres
grandes ramas: 1) libros de texto o
manuales escolares, con tres niveles de
profundización: epítomes, compendios y
tratados, dirigidos a los distintos grados
de la enseñanza; 2) cuentos y libros de
lectura, dirigidos al público infantil, con
ilustraciones de los mejores dibujantes de
la época, y 3) material escolar, como
mapas y láminas.
Para que nos demos una idea del
volumen de publicaciones de esta
editorial, sólo en el año 1899 llegó a
editar 3.400.000 libros repartidos en 875
títulos.
Saturnino Calleja, después de una
fructífera tarea editorial, moriría en
Madrid el año 1915. La Editorial continuó
editando libros hasta el año 1958,
cerrando sus puertas en 1959.
La exposición “Más Cuento que Calleja”
pretende mostrar -a través de diez
paneles- lo que para la sociedad en
general y para la escuela en particular
supuso su obra en el último tercio del
siglo XIX y primeras décadas del XX.
Para que nos demos una idea de cómo
era el nivel cultural de España en su
época, hay que recordar que de cada 100
habitantes, 67 no sabían leer ni escribir.
La esperanza de vida era de 35 años
(actualmente más de 70 años). La
mortalidad infantil antes del año de vida,
se situaba en torno al 22 por ciento.
Calleja era consciente que la falta de
instrucción de las clases más populares
era uno de los graves problemas de
España, por lo que su obra iba dirigida a
redimir del analfabetismo al pueblo, a las
clases más humildes, y, sobre todo, a las
escuelas.
Bajo el lema “Instruir
deleitando”, Saturnino Calleja publicó
diversos materiales, amenos, ilustrados y
de gran difusión.
No obstante, si Calleja se hizo famoso
fue por sus famosos cuentos. Con la
frase “más cuento que Calleja” nos
referimos a la persona que se pasa la
vida dando excusas o a la que tiene
mucha fantasía, en recuerdo del editor
Calleja que se hizo famoso por sus
innumerables Cuentos editados en
ediciones populares. Todos los cuentos,
según el propio Calleja tienen un fondo
moral e instructivo: “son libros que
educan la imaginación, sin traspasar
jamás las barreras de la más pura moral”.
EXPOSICIÓN
POZOHONDO
del 2 al 4 de abril
Horario de visita:
Miércoles:
16’00-19’30 h.
Jueves:
16’00-19’30 h.
Visitas comentadas: miércoles y jueves a las
16’30 h. y a las 18’00 h.
Visitas comentadas con el colegio: jueves y
viernes por la mañana
Lugar:
Ayuntamiento de Pozohondo
Biblioteca P.M. de Pozohondo
Colegio Público de Pozohondo
CRA de Pozohondo
Museo Pedagógico y del Niño.
Castilla-La Mancha. Albacete
Descargar

folleto - Ayuntamiento de Pozohondo