JUICIO: “ANDRES TALAVERA ZORRAQUIN C/
COLEGIO SAN JOSE S/ AMPARO”.----------------
ACUERDO Y SENTENCIA N°..................
En la Ciudad de Nuestra Señora de la Asunción, Capital de la República del
Paraguay, a los
días del mes de
del año dos
mil siete, estando reunidos en la Sala de Acuerdos del Tribunal de Apelación en lo Civil y
Comercial de la Capital, Primera Sala, los Excelentísimos Magistrados MARCOS RIERA
HUNTER, OSCAR AUGUSTO PAIVA VALDOVINOS y VALENTINA NUÑEZ GONZALEZ,
bajo la presidencia del primero de los nombrados, ante mí, el Secretario autorizante, se trajo a
acuerdo el expediente caratulado: “ANDRES TALAVERA ZORRAQUIN C/ COLEGIO SAN
JOSE S/ AMPARO”, a fin de resolver los recursos de apelación y nulidad interpuestos contra
la S.D. N° 333 de fecha 29 de mayo de 2.007, dictado por el Juzgado de Primera Instancia en
lo Civil y Comercial del Duodécimo Turno.---------------------------------------------------------------------Previo estudio de los antecedentes del caso, el Tribunal resolvió plantear y votar las
siguientes;
C U E S T I O N E S:
Es nula la sentencia en alzada?
En caso contrario, es ella justa?
Practicado el sorteo de ley, este, arrojó el siguiente orden de votación: Preopinante;
el Magistrado MARCOS RIERA HUNTER, OSCAR AUGUSTO PAIVA VALDOVINOS y
VALENTINA NUÑEZ GONZÁLEZ.--------------------------------------------------------------------------------A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA EL MAGISTRADO DR. MARCOS
RIERA HUNTER DIJO: el recurso de nulidad, que se encuentra contenido implícitamente en el
recurso de apelación (art. 405, CPC), no ha sido fundado por el recurrente quien se refirió sólo
al recurso de apelación. No existiendo, por lo demás, vicios o defectos en la sentencia en
alzada que impongan al Tribunal el deber de declarar la nulidad de oficio, corresponde que el
recurso de nulidad sea declarado desierto.---------------------------------------------------------------------Así voto.--------------------------------------------------------------------------------------------------A SUS TURNOS LOS MAGISTRADOS OSCAR AUGUSTO PAIVA VALDOVINOS
y VALENTINA NUÑEZ GONZÁLEZ, manifiestan que se adhieren al voto del Magistrado Dr.
Marcos Riera Hunter por compartir sus mismos fundamentos.-------------------------------------------A LA SEGUNDA CUESTION PLANTEADA EL MAGISTRADO DR. MARCOS
RIERA HUNTER DIJO: Básicamente, el amparo ha sido promovido por el accionante fundado
en que la institución educativa demandada ha incurrido en acto ilegítimo y, al propio tiempo, en
discriminación al no permitirle rendir el examen extraordinario de la materia “Química” y al no
inscribirlo en el curso lectivo inmediatamente superior, a diferencia de otros alumnos que, en la
misma situación académica, han rendido dicho examen y han sido inscriptos para el curso
superior. Agrega que tal comportamiento de parte de la institución demandada ha sido
adoptada por haber el accionante participado en un campamento en el mes de diciembre
pasado, supuestamente prohibido por el Colegio San José, por lo que considera que ello ha
constituido una sanción irregular en perjuicio de sus derechos académicos, violándose,
específicamente, las normas constitucionales establecidas en los artículos 9, 16, 46 y 73 de la
Constitución Nacional.-----------------------------------------------------------------------------------------------Al contestar el amparo, la institución demandada sostuvo que no ha incurrido en
acto ilegítimo que pudiera fundar la pretensión de amparo por cuanto que, en el caso, se ha
aplicado la normativa reglamentaria de la institución, por lo que tampoco puede sostenerse la
aplicación de una sanción que fuese consecuencia de un procedimiento irregular.-----------------El amparo, como ha sido sostenido en forma unánime por la doctrina y la
jurisprudencia, constituye un procedimiento sumario y especial que se encuentra legislado en
el artículo 134 de la Constitución para restaurar los derechos constitucionales o legales que
han sido conculcados a causa de un acto (acción, omisión o amenaza) manifiestamente
ilegítimo o arbitrario, que por su especial urgencia no puede ser impugnado por vías previas
(paralelas o administrativas), sea porque no existen o porque, existiendo, fuesen inidóneas
para el efecto pretendido. Debe insistirse que el amparo no puede ser utilizado como un atajo
procesal para desplazar las competencias de otras autoridades (legales o administrativas) y
menos aún cuando el acto lesivo que se pretende impugnar no es clara y manifiestamente
ilegítimo, arbitrario, inconstitucional o ilegal. La ilegitimidad o arbitrariedad, por tanto,
constituye una condición esencialísima para la procedencia y admisión del juicio de amparo.--En el caso en estudio, se advierte, conforme surge de las constancias de estos
autos, que el accionante, alumno de la institución educativa demandada, reprobó la materia de
química en dos oportunidades (examen extraordinario y complementario), pudiendo, empero,
conforme el reglamento interno del colegio, rendir el examen extraordinario respectivo e
inscribirse en el curso inmediatamente superior siempre que acreditare el extremo de
enfermedad. Así surge expresamente de la reglamentación interna, que se encuentra
aprobada por las autoridades del Ministerio de Educación conforme constancias también
agregadas al presente juicio. En efecto, “el alumno/a – dice el reglamento – repitente no podrá
ser inscripto en el Colegio... No serán inscriptos en el Colegio los alumnos que rindan examen
extraordinarios, salvo caso de enfermedades debidamente comprobadas”.--------------------------La condición, por tanto, para acceder a la inscripción o matriculación al curso
académico inmediatamente superior es rendir y aprobar las materias en el examen ordinario o,
en su caso, en el complementario, estableciéndose también dicha posibilidad, incluso, luego
del examen extraordinario si el interesado acredita el requisito de enfermedad. En la especie,
el demandante, como se dijo, reprobó la materia Química en dos oportunidades consecutivas y
no acreditó la condición de enfermedad para tener el beneficio de rendir el examen
extraordinario respectivo e inscribirse en el curso inmediatamente superior, conforme lo
establece el reglamento interno del Colegio que constituye la norma jurídica Positiva a la cual
se sujetan todos los sujetos involucrados en la institución educativa, sean autoridades,
docentes, alumnos y funcionarios administrativos. No deja de ser importante reiterar que tal
reglamento se encuentra aprobado por el Ministerio de Educación y Cultura por lo que las
normas del mismo deben ser tenidas en cuenta a fin de apreciar si el comportamiento asumido
por el Colegio demandado se enmarca, o no, en la figura del acto manifiestamente ilegítimo
que pudiese fundar válidamente la pretensión de amparo.------------------------------------------------Obviamente, la respuesta debe ser negativa. Desde el momento en que el Colegio
se limitó aplicar el reglamento interno conforme las circunstancias fácticas del caso particular
en estudio, no puede concluirse que ha incurrido en un acto ilegítimo, ilegitimidad, que, como
se dijo, debe ser clara, manifiesta, patente, obvia e indiscutible. Pues bien, esta exigencia
constitucional no se advierte en el caso en estudio.---------------------------------------------------------Por otra parte, tampoco se advierte que la no inscripción del demandante en el
curso inmediatamente superior sea consecuencia de la aplicación de una sanción, entendida
como la consecuencia que deriva de un proceso o sumario de naturaleza disciplinaria,
tampoco que aquella (la no inscripción) sea una reacción del Colegio por haber participado del
demandante en un campamento en el mes de diciembre pasado, como tampoco que haya
existido discriminación, como lo sostiene, por cuanto que no se han producido probanzas que
permitan acreditar la existencia del proceso disciplinario y la sanción consiguiente, la reacción
JUICIO: “ANDRES TALAVERA ZORRAQUIN C/
COLEGIO SAN JOSE S/ AMPARO”.----------------
...///...
-2-
(o represalia) del Colegio por haber participado en el referido campamento, y la discriminación
en relación a otros alumnos en la misma condición que el accionante.---------------------------------Las pruebas producidas en este juicio no abonan ninguno de tales extremos. Los
testigos propuestos por el actor han declarado sobre la base de referencias o informaciones
suministradas por otras personas, sea la madre del accionante (testigo de fs. 81), sean
compañeros de colegio del hijo del testigo (fs. 82). No se han depuesto sobre hechos
concretos y positivos que hayan recaído bajo la acción de los sentidos de los declarantes, lo
cual resta valor a dichas deposiciones. El testigo de fs. 82 manifestó también haberse hallado
muy involucrado en esfuerzos y negociaciones derivadas del citado campamento, pero no se
ha depuesto concretamente sobre hechos o conductas del colegio que, relacionadas con el
campamento, hayan tenido repercusión negativa en los intereses o derechos académicos del
actor de este juicio de amparo.------------------------------------------------------------------------------------Las consideraciones que anteceden conducen a la conclusión de que en el caso no
ha existido acto ilegítimo por parte del Colegio demandado por lo que se encuentra ausente
uno de los requisitos absolutamente determinantes para la procedencia del amparo promovido.
Desde el momento en que la institución accionada ha aplicado la normativa reglamentaria, y
desde el momento en que dicha normativa se ajusta a la situación fáctica o de hecho que
motiva este juicio, no puede sostenerse la ilegitimidad que alega el accionante. La normativa
reglamentaria es clara, no aparece como arbitraria o injusta, se encuentra aprobada por la
autoridad ministerial competente, y, por último, contempla precisamente los extremos fácticos
que rodean la situación del demandante (reprobación de la materia química en dos
oportunidades, y no acreditación de la condición de enfermedad para rendir el extraordinario y
lograr la matriculación en el curso superior). Es por ello por lo que la pretensión del
demandante no resulta procedente en Derecho.-------------------------------------------------------------Ahora bien: la improcedencia del amparo no obsta, en modo alguno, a que la
institución demandada pueda permitir – si así lo considera – que el actor de este juicio pueda
proseguir igualmente y con normalidad sus estudios académicos hasta su completa
finalización (año 2007) teniendo en cuenta que el año lectivo se encuentra sumamente
avanzado y que restan solamente pocos meses para su terminación, circunstancia que no
favorece al accionante quien, como consecuencia de la medida de urgencia decretada por el
Juez de Primera Instancia se encuentra inscripto en el Colegio demandado (luego de aprobar
el examen de regulación de Química) hallándose cursando normalmente el año académico
respectivo. Pero, cabe la aclaración, esta concesión no puede ser consecuencia de la decisión
judicial, que debe resolver – y resolverá – el amparo conforme a Derecho, sino de la
determinación libre de la institución educativa demandada, determinación que no podría ser
conceptuada como improbable o imposible considerando la trayectoria del Colegio y, en
particular, los valores morales y religiosos destinados a encarnar en todos los sujetos activos
que constituyen la institución (Vide, “Fundamentos”, Reglamento Interno). --------------------------Por los fundamentos que han sido expresados, corresponde que el Tribunal
revoque, con costas, la sentencia apelada (que hace lugar al amparo) por no hallarse la misma
ajustada a Derecho.--------------------------------------------------------------------------------------------------Así voto.----------------------------------------------------------------------------------------------------
A SUS TURNOS LOS MAGISTRADOS VALENTINA NUÑEZ GONZÁLEZ y
OSCAR AUGUSTO PAIVA VALDOVINOS, manifiestan que se adhieren al voto del
Magistrado Dr. Marcos Riera Hunter por compartir sus mismos fundamentos.-----------------------Con lo que se dio por terminado el acto, firmando los Sres. Magistrados por ante mí
de que certifico, quedando acordada la sentencia que sigue de inmediato.----------------------------
Ante mí:
ACUERDO Y SENTENCIA N°..........
Asunción,
de
de 2.007.-
VISTO: Lo que resulta de la votación que instruye el acuerdo precedente y los
fundamentos en el esgrimidos, el TRIBUNAL DE APELACION EN LO CIVIL Y COMERCIAL
DE LA CAPITAL, PRIMERA SALA;
R E S U E L V E:
DECLARAR desierto el recurso de nulidad.-----------------------------------------------------REVOCAR, con costas, la sentencia apelada.-------------------------------------------------ANOTAR, registrar y remitir copia a la Excma. Corte Suprema de Justicia.-------------
Ante mí:
Descargar

ANDRES TALAVERA ZORRAQUIN C/ COLEGIO SAN JOSE S