DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoramiento a Municipios
CIRCULAR INFORMATIVA SOBRE EL DECRETO 16/2005, DE 10 FEBRERO,
POR EL QUE SE REGULA LA POLICIA SANITARIA MORTUORIA EN LA
COMUNIDAD DE CASTILLA Y LEÓN.
El Decreto 16/2005, de 10 febrero, publicado en el B.O.C y L. nº 29, de 11 de febrero, y en
vigor desde el día siguiente, tiene por objeto la regulación de la policía sanitaria mortuoria en el
ámbito territorial de la Comunidad de Castilla y León comprendiendo toda clase de prácticas
sanitarias sobre cadáveres, restos cadavéricos y restos humanos, las condiciones técnico-sanitarias
de la prestación de servicios funerarios, así como de crematorios, cementerios y otros lugares de
enterramiento debidamente autorizados, y, por último, la función inspectora y la potestad
sancionadora en el supuesto de incumplimiento de la normativa aplicable.
En todo lo no regulado en el mismo, según la Disposición Final Primera, será de aplicación
el Decreto 2263/1974, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Policía Sanitaria
Mortuoria, normativa estatal y que era, hasta ahora, la aplicable en nuestra Comunidad en este
ámbito sectorial.
La competencia de los Ayuntamientos en esta materia, como bien dice la Exposición de
Motivos del Decreto, ha sido reconocida por la normativa estatal y la autonómica, tanto en el
ámbito local, como lo hace la Ley 7/1985, Reguladora de las Bases de Régimen Local y la Ley
1/1998 de Régimen Local de Castilla y León, como en el sanitario, así la Ley 14/1986 General de
Sanidad y la Ley 1/1993 de Ordenación del Sistema Sanitario de Castilla y León.
De acuerdo a lo anterior, el Decreto, en su art. 3, atribuye competencias a los
Ayuntamientos en los siguientes aspectos:
-
-
La regulación de los servicios funerarios en su municipio.
La concesión de autorización sanitaria para la exhumación de cadáveres, cuando se vaya
a proceder a su reinhumación o reincineración en el mismo cementerio.
La suspensión temporal de exhumaciones en época estival o por cualquier otra causa
justificada.
La concesión de autorización de establecimiento de las empresas funerarias.
La comunicación a la Dirección General competente por razón de la materia de los datos
necesarios para la actualización del Registro de Empresas, Instalaciones y Servicios
Funerarios de Castilla y León.
La concesión de licencia ambiental de tanatorios, velatorios, crematorios y cementerios.
La concesión de licencia de apertura de tanatorios, velatorios, crematorios y cementerios.
La tramitación y resolución de los expedientes de construcción, ampliación, reforma y
clausura de cementerios.
1
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoramiento a Municipios
-
La organización y administración de los cementerios de titularidad municipal.
La clausura de cementerios.
La suspensión de los enterramientos en los cementerios ubicados en el municipio.
El control sanitario de los cementerios.
Las demás funciones atribuidas en el Decreto y demás normas que resulten de
aplicación.
A continuación vamos a destacar aquellos aspectos del Decreto que tienen incidencia en
la Administración Local:
1º.-CONDUCCIÓN Y TRASLADO DE CADAVERES.
El Decreto establece detalladamente la regulación de la conducción y traslado de
cadáveres, requiriéndose autorización sanitaria de la Comunidad Autónoma, a través del
Servicio Territorial de Sanidad, para el traslado de los mismos, entendiéndose por tal cuando el
lugar de inhumación o incineración se encuentra situado fuera de Castilla y León. Para la
conducción inicial y ordinaria, en las que no se sale del territorio de nuestra Comunidad
Autónoma no es precisa autorización sanitaria alguna.
En cuanto a los medios y vehículos de transporte también son regulados en el Decreto
siendo obligatorios los mismos. No obstante, en casos excepcionales, la conducción de
cadáveres dentro de un término municipal podrá realizase conforme a lo previsto por el
Ayuntamiento, según uso y costumbres del lugar.
2º.- EXHUMACIÓN DE CADAVERES Y RESTOS CADAVERICOS .
Como requisito previo para toda exhumación debe haber transcurrido al menos dos años
desde la inhumación del mismo, salvo en los casos en que se produzca intervención judicial. No
está permitida la exhumación de cadáveres cuya causa de defunción represente un riesgo
sanitario, como el cólera, la fiebre hemorrágica, carbunco, etc.( estos cadáveres definidos como
Grupo I se encuentran especificados en el art. 4.1 del Decreto).
Toda exhumación deberá obtener autorización, que será del Ayuntamiento cuando se
vaya a proceder inmediatamente a su reinhumación o reincineración en el mismo
cementerio. Cuando se vaya a reinhumar en otro cementerio o se pretenda su cremación en
establecimiento autorizado, la autorización corresponderá al Servicio Territorial con
competencias en sanidad de la provincia en que radique el cementerio. El particular con la
solicitud de autorización debe de adjuntar el certificado médico de defunción expedido por el
Registro Civil.
2
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoramiento a Municipios
El Ayuntamiento podrá suspender temporalmente las exhumaciones en época
estival o por cualquier otra causa justificada debiendo comunicarlo al Servicio Territorial
con competencias en sanidad.
Por último, están exentas de autorización las exhumaciones de restos cadavéricos y
su traslado, que deberá realizarse en caja o bolsa de restos. Se entiende por restos cadavéricos
como lo que queda del cuerpo humano transcurridos cinco años desde la muerte, computados
desde la fecha que figure en la inscripción de defunción del Registro Civil.
3º.- AUTORIZACION DE EMPRESAS FUNERARIAS.
Los servicios funerarios podrán ser prestados por las Administraciones Públicas, por
empresas públicas, mixtas o privadas, y en régimen de concurrencia competitiva,
correspondiendo a los Ayuntamientos la regulación de los mismos en su municipio.
La autorización para el establecimiento de las empresas funerarias corresponde a
los Ayuntamientos en cuyo término se ubiquen, sin perjuicio de las demás autorizaciones que
sean necesarias de conformidad con la normativa sectorial aplicable. Se crea el Registro de
Empresas, Instalaciones y Servicios Funerarios de Castilla y León, adscrito a la Dirección
General competente por razón de la materia, en el que habrán de inscribirse las autorizaciones
otorgadas por los Ayuntamientos respectivos, estando obligados estos últimos a comunicar a la
Dirección General las nuevas autorizaciones y cualquier modificación o baja de las ya
existentes. A tales efectos, remitirán a dicho Registro los siguientes datos de las empresas
autorizadas:
a) Denominación y domicilio social de la empresa.
b) Titular de la empresa.
c) NIF o CIF, según se trate de personas físicas o jurídicas.
d) Servicios que presta.
e) Instalaciones, medios materiales y humanos con que cuenta.
Según la Disposición Transitoria Quinta del Decreto los Ayuntamientos deberán
remitir los datos de las empresas funerarias ya autorizadas en el plazo de un año desde la
entrada en vigor del Decreto, es decir tienen de plazo hasta el 11 de febrero de 2006.
El cese de la actividad de la empresa funeraria requerirá la comunicación con una
antelación mínima de tres meses al Ayuntamiento correspondiente.
3
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoramiento a Municipios
4º.- AUTORIZACIÓN DE INSTALACIONES FUNERARIAS: TANATORIOS,
VELATORIOS Y CREMATORIOS.
Los tanatorios, velatorios y crematorios estarán sometidos a la obtención de licencia
ambiental municipal, de conformidad con lo previsto en la Ley 11/2003, de 8 de abril, de
Prevención Ambiental de Castilla y León.
Con carácter previo a la concesión de dicha licencia, será necesario informe del Servicio
Territorial con competencias en sanidad al que se le remitirá el expediente completo para su
emisión. Dicho informe será preceptivo y deberá emitirse en el plazo de quince días.
Una vez obtenida la licencia ambiental, y con carácter previo al inicio de la actividad,
deberá obtenerse la licencia de apertura, de conformidad con lo establecido en la Ley de
Prevención Ambiental de Castilla y León.
En el Decreto se establecen detalladamente las condiciones generales y especificas que
deben tener los velatorios, los tanatorios y los crematorios, debiendo ser considerados como
dotaciones urbanísticas, con carácter de equipamientos. Por ello, el Planeamiento
urbanístico deberá reservar terrenos para este tipo de instalaciones. Los tanatorios y velatorios
de nueva construcción deberán estar ubicados en edificios de uso exclusivo funerario y
actividades afines o complementarias.
Estas instalaciones tienen obligación de gestionar los residuos generados, de acuerdo
con la legislación sectorial en materia de residuos, con especial mención de las instalaciones de
incineración ya que se hace constar expresamente que dicha gestión lo será sin riesgo para la
salud de los trabajadores, ni para el medio ambiente.
Para la supresión de los crematorios, bastará con la comunicación al Ayuntamiento en el
que se ubique con una antelación al menos tres meses, dada la naturaleza de estas instalaciones.
Se requiere autorización del Ayuntamiento para la exposición de cadáveres en lugares
públicos distintos de los velatorios y tanatorios, siendo obligatorio en estos casos que los
mismos estén embalsamados.
Por último, el traslado de las cenizas resultantes de la cremación debe de llevarse a cabo
en urnas o estuches de cenizas y el deposito de las mismas no se podrá realizar en las vías o
zonas públicas.
4
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoramiento a Municipios
5º.- CEMENTERIOS.
5.1.- Obligatoriedad de los cementerios, emplazamiento y condiciones urbanísticas de
los mismos- Cada municipio deberá disponer, al menos, de un cementerio municipal o
supramunicipal con características adecuadas a su población. Su capacidad será calculada
teniendo en cuenta el número de defunciones ocurridas en los correspondientes términos
municipales durante el último decenio, especificadas por años, y deberá resultar suficiente para
que no sea necesario el levantamiento de sepulturas en un período de, al menos, veinticinco
años.
Los cementerios tiene la consideración de servicios mínimos municipales, de interés
general y esencial, de conformidad con lo establecido en la Ley 1/1998, de 4 de junio, de
Régimen Local de Castilla y León y deben ser considerados como dotaciones urbanísticas, con
carácter de equipamientos. El planeamiento general de cada municipio deberá reservar los
terrenos necesarios para el emplazamiento de dichas dotaciones.
El emplazamiento de los cementerios de nueva construcción habrá de hacerse sobre
terrenos geológicamente idóneos y alejados como mínimo cien metros del suelo urbano y
urbanizable, medidos a partir del perímetro exterior del cementerio.
En el exterior de todos los cementerios se respetará una banda de cien metros de ancho,
medidos a partir del perímetro exterior del cementerio, que no podrá ser clasificada como suelo
urbano o urbanizable. En los terrenos de dicha banda que a la entrada en vigor de este Decreto
no tengan la condición de suelo urbano o urbanizable, no podrá autorizarse ninguna nueva
construcción, salvo las destinadas a usos funerarios.
5.2.- Instalaciones, dependencias mínimas y condiciones de los fosas y nichos.- El
Decreto, en su art. 39, establece una serie de instalaciones y dependencias mínimas que deben
tener los cementerios, y en su art. 40, las condiciones de las fosas y nichos que se construyan
desde la entrada en vigor de esta norma.
5.3.- Construcción, ampliación, y reforma de cementerios.- Los expedientes de
construcción, ampliación, y reforma de cementerios deberán de ser instruidos y resueltos
por el Ayuntamiento en donde estén o vayan a estar ubicados, de conformidad con la
normativa de régimen local y autonómico sectorial.
Los cementerios requerirán de licencia ambiental y de apertura, de conformidad con lo
previsto en la Ley de Prevención Ambiental de Castilla y León.
5
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoramiento a Municipios
Antes del inicio de las obras para la nueva construcción, ampliación o reforma de un
cementerio, será necesario obtener autorización sanitaria de instalación de la Dirección
General competente por razón de la materia, de acuerdo al procedimiento previsto en el art. 37
del Decreto, para lo que será necesario aportar el correspondiente proyecto técnico de
construcción, ampliación o reforma del cementerio con el contenido que recoge el art. 38 del
Decreto.
Finalizadas las obras, y tras la correspondiente inspección del cumplimiento de las
condiciones del proyecto y de demás normas sanitarias, se deberá obtener de la Dirección
General en materia de sanidad la autorización sanitaria de funcionamiento.
5.4.- Administración de los cementerios.- Los Ayuntamientos, cuando sean titulares de
los cementerios, serán responsables de la organización, distribución y administración de los
mismos, así como de su cuidado, limpieza, mantenimiento y vigilancia del cumplimiento de los
derechos y deberes de los propietarios y de quienes detenten cualquier otro tipo de derechos
sobre las fosas y nichos. Tienen obligación de llevar un Libro Registro, en el que por orden
cronológico y permanentemente actualizado, se hará constar la información relativa al mismo,
como los datos de los fallecidos, inhumaciones, exhumaciones, traslados, etc.
5.5.- Suspensión de enterramientos.- Los Ayuntamientos, de oficio o a instancia de parte,
podrán suspender los enterramientos en un cementerio en los siguientes casos:
-
Cuando se pretenda destinar su terreno o parte de él a otros usos.
Por agotamiento transitorio o definitivo de su capacidad.
Por razones sanitarias o condiciones de salubridad. En este ultimo caso, antes de
proceder a la suspensión de los enterramientos el Ayuntamiento solicitará informe al
Servicio Territorial con competencias en sanidad que deberá emitirlo en el plazo
máximo de diez días.
5.6.- Clausura de cementerios.- El Ayuntamiento, de oficio o a instancia de parte, podrá
iniciar expediente de clausura, una vez declarada la suspensión de los enterramientos. El
Decreto establece una limitación temporal al decir que no podrá cambiarse el destino de un
cementerio hasta después de transcurridos como mínimo diez años desde la última inhumación,
salvo que razones de interés público lo aconsejen.
En el expediente existirá obligatoriamente un periodo de información pública con
una antelación mínima de tres meses, mediante la publicación en el «Boletín Oficial de la
Provincia» y en uno de los periódicos de mayor circulación del municipio de que se trate, al
objeto de que las personas interesadas puedan ejercer los derechos que las leyes les reconozcan.
6
DIPUTACIÓN DE VALLADOLID
Servicio de Asistencia
y Asesoramiento a Municipios
Con carácter previo a la clausura del cementerio, será necesario informe del Servicio
Territorial con competencias en sanidad al que se le remitirá el expediente completo para su
emisión. Dicho informe deberá emitirse en el plazo máximo de dos meses.
La resolución de clausura del cementerio corresponde al Ayuntamiento, que en ningún
caso podrá ser efectiva hasta transcurridos, como mínimo, diez años desde el último
enterramiento efectuado. Los restos que se retiren serán inhumados en otro cementerio o
cremados en establecimiento autorizado.
6º.- ADAPTACIÓN DE ORDENANZAS O REGLAMENTOS MUNICIPALES.
Los municipios que tengan ordenanzas o reglamentos de regulación de cementerios y
servicios funerarios adaptarán las mismas a lo dispuesto en este Decreto, en el plazo máximo
de un año desde su entrada en vigor.
En relación a la normativa en esta materia, hay que decir que el Decreto establece la
obligación de los cementerios de poblaciones de más de cinco mil habitantes de disponer
de su propia regulación de régimen interno( Reglamento del Servicio).
Valladolid, a 11 de marzo de 2005.
LA JEFE DEL SERVICIO.
EL TECNICO ASESOR.
Fdo: Mª. Aurora Herrero Cocho.
Fdo: Fco. Javier Vázquez Negro.
7
Descargar

Circular Policía Sanitaria y Mortuoria(89 kB.)