AVANZA LA FORMACION DE
COOPERATIVAS DE PRODUCCION EN
EL CAMPO DEL DESARROLLO
MINERO
Dos casos que muestran la voluntad, pero sobre todas las cosas, la inteligencia puesta
al servicio de las soluciones que la sociedad reclama, que es, precisamente, crear
fuentes de trabajo, procurando encontrar las soluciones inmediatas frente al
desasosiego, representan la fórmula que nos da la búsqueda constante en los caminos
del desarrollo social y económico de las comunidades del interior del país. Estos dos
casos los encontramos en la noticia de medios de comunicación que se preocupan por
mostrarnos la otra cara de los reclamos.
Siendo un medio especializado en temas mineros, cuya periocidad nos permite
ingresar en el campo del análisis de la información, en esta oportunidad sumamente
importante, mostrar dos extraordinarios acontecimientos que representan el camino
que debe elegirse, si realmente buscamos las soluciones que la sociedad reclama. Nos
referimos a la formación de las Cooperativas de Producción y de Trabajo.
La Cooperativa ARG Minerales Industriales Ltda..
Está en pleno desarrollo la Cooperativa ARG Minerales Industriales Ltda..ubicada en el
Valle Fértil, produciendo minerales de feldespato y cuarzo, materia prima
particularmente destinada a la industria del vidrio. La historia, según las noticias
periodísticas, parte de la grave situación producida en la crisis del año 2001, que afectó
de manera directa en la pequeña y mediana empresa. En el caso que comentamos afectó
de manera dramática a una empresa que producía estos minerales con destino al
mercado nacional y queda afectada a tal extremo que tuvo que cerrar sus instalaciones.
Frente a esta situación los trabajadores idearon una de las soluciones más viables, que es
la formación de una cooperativa. Resultaba difícil considerar la reversión de una
situación de quiebra por la que atravezaba la empresa y no hubo otra solución que idear
la conservación de la fuente de trabajo, La idea fue la creación de la Cooperativa,
¿Saben cómo es hoy esta Cooperativa?. Según las informaciones producidas por la
propia entidad, la Cooperativa cuenta con un capital de 35 millones de pesos en
maquinarias e infraestructura. Cuentan con una inversión de 600 mil pesos en
permanente crecimiento. Constituyen 40 los miembros que trabajan con un sueldo de
1.200 pesos mensual. Cuentan con clientes en: Mendoza, Buenos Aires, Santa Fe y
Neuquén. Comercializan alrededor de 2.200 toneladas de cuarzo y feldespato en forma
mensual. Como se ha señalado han cuadruplicado la producción del año 2005.
El primer aspecto que se detecta en el caso es saber que, quienes se hicieron cargo de la
Cooperativa, fundamentaron la continuidad de los trabajos bajo el lema de la
responsabilidad y el esfuerzo. De esta manera ha sido posible mantener la continuidad
de la producción, con miras a cumplir y demostrar un grado mayor de eficiencia frente a
sus clientes y proveedores.
En declaraciones a la prensa, el presidente de la Cooperativa, señor Manuel Riofrío
define los aspectos más sobresalientes de la formación que ha tenido la Cooperativa y
los primeros éxitos producidos luego de haber tomado bajo su responsabilidad sostener
la producción y mantener la fuente de trabajo de sus integrantes. Saben que la tarea es
difícil, pero tienen el convencimiento que esta es la única forma de mantener el trabajo,
sobre todo si se quiere mantener una fuente de trabajo a largo plazo.
Sin duda alguna, los comienzos han sido difíciles porque, en torno de una actividad
industrial, giran diferentes exigencias que demandan, no sólo la capacidad para conducir
el negocio, sino la comprensión y la tolerancia para establecer el sentido común de la
convivencia. Y producir y comercializar demandan mucho más que la simple obligación
de trabajar, porque la competencia y las exigencias de mercado son inexorables a la
hora de abordar un negocio.
Celebramos el que hayan alcanzado el éxito luego de tanta dificultades que caracterizan
la quiebra de una empresa. Y abrigamos la esperanza de que, esta actividad conformada
por la presencia de cooperativas de producción, sea bien entendida por el Estado y la
Sociedad, de tal manera que, frente a las vicisitudes y los percances de empresa, se
pueda lograr siempre las más acertadas de las soluciones para conservar la fuente de
trabajo, el engrandecimiento de una actividad y la prosperidad de los mercados que, en
definitiva, forman parte del progreso de las comunidades.
La Cooperativa COMIDI de Divisadero
En el caso tomamos conocimiento de los extraordinarios esfuerzos que realizan 12
pequeños productores caleros en la zona de los Berros de la provincia de San Juan. Y al
igual que nos regocijamos con la creación de los microemprendimientos en la provincia
de Catamarca, hoy nos parece una brillante idea conformar una cooperativa, sobre todo
si se trata de producir en una región cuyo recurso con mayores posibilidades es la
producción de cal. Como en toda región donde los recursos naturales brindan la
posibilidad de crear emprendimientos, en Divisadero, que es un distrito ubicado a 8
kilómetros de los Berros, zona conocida como productora de cal, un grupo de doce
productores decidieron la formación de la Cooperativa.
Se llamará COMIDI y ya tienen realizadas todas las gestiones para su registro como tal.
Tienen proyectos a la vista, pero lo importante es que han creado una organización de
trabajo que los vinculará con el mundo del trabajo y la industria.
Recientemente informamos sobre el fuerte crecimiento que ha tenido la industria de la
cal, tanto por la demanda de la industria de la construcción como por la que tiene la
construcción de los proyectos mineros. Es decir, el futuro de esta Cooperativa está
asegurada. Lo importante es que, tanto las autoridades de la provincia, como las
entidades crediticias concurran a prestarles atención, teniendo presente que la
cooperación debe surgir de las entidades que producen y generan emprendimientos de
esta naturaleza.
Así como las grandes empresas mineras y proveedoras han abierto un camino muy
elogioso para crear los emprendimientos mineros en la provincia de Catamarca, así debe
darse en la provincia de San Juan, fomentando estas formas de crear fuentes de trabajo
como son las cooperativas. Hoy en días crear fuentes de trabajo forma parte de una
política de sustentabilidad que está relacionado con el progreso de la sociedad en su
conjunto.
En el caso de los productores de cal de Divisadero, según informan los propios
interesados, en su mayoría tiene sus propias canteras e incluso disponen de capital, no
cuentan, sin embargo, con un apoyo financiero que les permita realizar el procesamiento
del producto y la comercialización. La decisión de formalizar una Cooperativa,
indudablemente, los ubica en el campo de las actividades que deben recurrir al
financiamiento, para lo cual las entidades financieras están preparadas.
Estamos convencidos que esta forma de solución que buscan los pequeños productores
será bienvenida a la política minera que tiene la provincia de San Juan, sobre todo
conociendo la sensibilidad con que se maneja y encara las soluciones sociales que,
permanentemente, procura el gobierno y más directamente, el gobernador José Luis
Gioja.
Bienvenidos los integrantes de esta flamante Cooperativa Minera al mundo de los
emprendimientos porque, sabiamente, contribuyen a la solución reclamada por la
sociedad, que es la de crear fuentes de trabajo para evitar que la pobreza se asome,
sabiendo que la naturaleza nos proporciona los elementos para generar riqueza que, en
términos más nuestros, significa crear fuentes de trabajo.
Estamos seguros que el propósito que persiguen encontrará un camino de realizaciones
y sabrán obtener el apoyo de quienes se encuentran en ese camino. El trabajo genera
más trabajo y los que avisoran las soluciones prácticas siempre tendrán una solución,
aunque sea difícil de encontrarla.
Qué mejor que desearle éxito.
SIGUEN SUMANDOSE LOS
ESFUERZOS
A propósito de resaltar la labor de las cooperativas
creadas en el campo de la minería
De manera permanente señalamos que, la minería ha debido agregar un eslabón más a
su cadena de prioridades que la historia le depara. Hoy al informar sobre el camino que
han elegido quienes participan de la minería, en regiones donde este recurso tiene un
enorme significado para la creación de fuentes de trabajo, hemos expresado que,
constituirse en un esfuerzo mancomunado para responder a las exigencias que hoy tiene
la sociedad en sus diferentes niveles y estamentos, es conformar una armonización de
valores que va más allá de la cotidiana solidaridad del trabajo. Predispone a participar
de las tareas con un espíritu de altruismo social. Quien trabaja en minería está más cerca
del esfuerzo mancomunado.
Quizá se plantee a sí mismo que son sus alternativas, pero en realidad, le significará el
saber que participa de un esfuerzo que va más allá de su propio entorno.
Trabajar en minería es entender que contribuye de alguna manera al desarrollo de su
propio país y que explotar minerales es también contribuir a las exigencias actuales de
la humanidad, si se entiende que los minerales son parte de la vida misma. Trabajar, en
definitiva, es lo que el hombre necesita y esto es lo que significa la minería, sobre todo
cuando, al tiempo de participar del trabajo, se crean las condiciones para generarlo. Los
esfuerzos de quienes se comprometen a generar su propia fuente de trabajo, son los que
tienen validez a la hora de lograr el éxito Haber creado, a su vez, una fuente de trabajo
para sus propios compañeros es altamente valorado, sobre todo en regiones de menor
desarrollo.
Las definiciones que la política expresa en toda oportunidad, deberían estar destinadas a
crear las condiciones requeridas para el desarrollo de las comunidades y para lograr el
bienestar de sus habitantes. No es que lo digamos de memoria, es algo que debemos
repetir permanentemente.
En el campo del desarrollo la minería es trabajo, es crear diversas alternativas, como lo
señalan quienes dedican su tiempo al estudio de los problemas sociales del país. Crear
trabajo, precisamente, en las regiones donde la minería representa la más cercana
posibilidad de generarla, y es una de las prioridades que convoca a quienes lo hagan
posible, la gran empresa, la pequeña empresa o, en este caso, la Cooperativa.
Frente al duro camino del entendimiento donde un cúmulo de expresiones
contradictorias sobre el uso del bien común, el sector minero se abre paso en procura de
participar en todos los escenarios posibles, donde se busque y se quiera encontrar
soluciones viables a los graves problemas que aquejan, como la desocupación, la
exclusión social, la pobreza. La minería, lo viene demostrando está preparada para
participar en las grandes y pequeñas soluciones que la sociedad aspira encontrar.
Descargar

AVANZA LA FORMACION DE COOPERATIVAS DE PRODUCCION