FUNDACION GUANAJUATO PRODUCE. A.C.
FICHA TECNICA
(2007)
Nombre del investigador: Aguilar García Ramón
Número FGP y nombre del proyecto: 39/98, “Utilización óptima de recursos:
energía, agua, suelo e insumos en los sistemas de producción agropecuaria de
regiones semiáridas”
Institución: Suelos, Cengua - Inifap
Fecha: Julio 27 / 2008
Tecnología(s) adoptada(s)

Rediseño de sistemas de producción agropecuaria en el Norte de Guanajuato: Los pastos
de temporal, una posibilidad.
Eslabón y cadena productiva que se atiende

Pastos (en sustitución de maíz-fríjol), etc.
Ubicación

Ocampo, San Felipe, Dolores Hidalgo, San Diego de la Unión, San Miguel de Allende, San
Luis de la Paz, San José de Iturbide, Dr. Mora, Victoria y León.
Características de los productores adoptantes
Son 117 productores individuales, con 39.5 ha promedio cada uno, con superficie extrema de 1 a
540 ha de temporal o secano, la edad es superior a 50 años, su escolaridad, para la mayoría, es
sin primaria terminada, excepcionalmente un poco más, algo distintivo es que en alguna etapa de
la vida emigraron en búsqueda de trabajo, generalmente a estados Unidos de Norteamérica; la
marginalidad está entre III, IV y V. El avance de investigación que se tiene es aplicable, con
reserva a los municipios del Norte de Guanajuato, excepto a la parte de Sierra Gorda. En el Cuadro
1 se ilustra respecto al monto económico.
Componentes de apoyo de la Fundación
La operación.
Problema que resuelve
La erosión (superior a 25 ton/ha/año), la siniestralidad en cultivos básicos (maíz – fríjol, alrededor
del 47 %) y la falta de forraje producido in situ. El que se resuelva el problema está condicionado a
que se de acompañamiento y seguimiento técnico, además, a que el productor esté dispuesto a
respetar las disposiciones técnicas. Que se haya sembrado más de 4600 ha con pasto es el inicio,
pero, NO GARANTIZA QUE YA SE RESOLVIO EL PROBLEMA, debe prestarse mucha atención a
lo que se recomienda, de lo contrario será más de lo mismo.
Descripción breve de la(s) tecnología(s) empleada(s)
Con el soporte de más de 11 años de avance de investigación ininterrumpida del
Programa de Suelos del Campo Experimental Norte de Guanajuato, Cengua, (INIFAP), se
identificaron los genotipos de pasto con más posibilidades de adaptación a las
condiciones de la región, así como los principales elementos agronómicos.
Fundamentalmente se ataca tres factores: erosión, siniestralidad (maíz – fríjol) y
producción de forraje. La tecnología no está terminada, se requiere atender más
1
aspectos, imposibles de alcanzar en tres años o menos. Todos los involucrados debemos
estar conscientes que para el productor lo principal es tener forraje, los otros factores para
él pasan a segundo término.
Modelo de transferencia utilizado: A través del apoyo interinstitucional de la Dirección
General de Microcuencas del Gobierno del Estado (SDA) y el Programa de Suelos del
Cengua. En el Cengua se generó el avance de la investigación y la SDA instrumentó y
apoyó el Programa Estatal de Agricultura Sostenible y Reconversión Productiva en Zonas
de Siniestralidad Recurrente (PEASRE). Gracias a esta conjunción se logró establecer un
poco más de 4600 ha con pasto, al Director de este proyecto (39/98), a título personal le
hubiera resultado imposible, física y económicamente lograrlo, sin embargo, a él es al que
le exigen, casi al grado de presión por resultados dobles, es decir, hacer la investigación y
transferirla (sic). Se hace la aclaración que el término “transferir” está mal empleado,
porque los conocimientos no se transfieren, se adquieren.
Evaluación ex ante: (situación antes de iniciar la transferencia de tecnología)
La siniestralidad y la erosión son dos elementos naturales a través de los cuales se
expresa la ineficiencia con que operan los sistemas de producción agropecuaria, y su
reflejo socioeconómico se tiene en la emigración, emigración gracias a la cual, en gran
medida descansa la economía en el Norte de Guanajuato, especialmente para las familias
de escasos recursos económicos. El binomio siniestralidad – erosión puede mitigarse con
pastos, además, aportarían forraje para el ganado, demanda que actualmente se solventa
sobrepastoreando agostaderos, consumiendo la escasa cobertera de las parcelas
agrícolas, cortando a la vera de los caminos y pidiendo apoyos para adquirir forraje,
principalmente. En suma, el panorama es desolador, preludio de la desertificación.
Impactos o logros alcanzados: (Qué se logró o se logrará con la incorporación de esta
experiencia a nivel tecnológico, económico, ambiental, y social.)
Con el concepto de “Rediseño de sistemas de producción agropecuaria” se trata de
alcanzar varios objetivos, algunos de ellos son los siguiente: continuar sembrando maíz y
fríjol, pero, donde la probabilidad de éxito sea igual o superior al 70 %, algo de superficie
destinada a éstos cambiarla a pastos; establecer pastos para mitigar la erosión a 5 ó
menos ton/ha/año; disponer de forraje producido in situ para prescindir de esquilmo de
pésima calidad proveniente del Bajío y que suele ser usado con fines clientelares
(Uniones Ganaderas, Presidencias Municipales, etc); dejar agua en “tránsito” en un
acuífero sobreexplotado; entre otros. Para el Norte de Guanajuato se ilustra (Cuadro 2),
respecto a las probabilidades de éxito entre especies y disponibilidad de lluvia.
Cuadro 2. Grupo de especies y lluvia en el Norte de Guanajuato. Suelos – Cengua, Inifap.
ESPECIE
Maíz
Fríjol
Cereales
Pastos
Vegetación nativa
PRECIPITACION, mm
450 ó más
450 – 375
375 – 250
250 – 150
150 ó menos
PROBABILIDAD, %
58 ó menos
66
84
94
97 ó más
Análisis beneficio - costo
AUN NO SE TIENE. Es ganancia con lograr persuadir al productor y alcanzar el establecimiento
pleno del pasto, pues ya en otras ocasiones se han hecho intentos institucionales y se ha
fracasado. Lograr mitigar la erosión es una excelente aportación, primero, medioambiental,
después, social y económica. Reducir la siniestralidad en maíz y fríjol al destinarlos exclusivamente
donde las posibilidades de éxito sean iguales o superiores al 70 % es la propuesta, la superficie
liberada de esta manera deberá destinarse a pastos. Contar con pastura cosechada en la propia
unidad de producción, posiblemente reduzca los costos de la actividad pecuaria y por lo tanto deje
mayores márgenes de ganancia al ganadero.
2
Errores y aciertos tenidos en el desarrollo del trabajo.
El apoyo para la operación ha sido magro, extemporáneo, pero, muy exigente. Uno de los
principales aciertos radica en investigaciones ininterrumpidas, mismas que se echarán a la basura
en el momento que se trunquen, bajo cualesquier pretexto. Avances de investigación que han
inspirado confianza, por el momento, en específico en la Dirección General de Microcuencas, SDA.
Incluir cualquier evidencia documental pertinente (fotos, videos, testimonios, etc.)
que sustente el contenido de esta ficha. Aquí van, escrito básico de tríptico y fotografías;
vídeos ya se entregaron, después ya no se autorizaron.
Anexos:
REDISEÑO DE SISTEMAS DE PRODUCCIÓN AGROPECUARIA EN EL
NORTE DE GUANAJUATO: LOS PASTOS DE TEMPORAL, UNA
POSIBILIDAD.
Aguilar García Ramón *
EL PROBLEMA
El Norte de Guanajuato desde el punto de vista agropecuario se considera de
alta siniestralidad porque de 175,600 ha que cada año se siembran con maíz y
fríjol de temporal se pierden 83,500 ha, es decir, el 47.6% (DDR 001 y 002), la
principal causa se atribuye a la sequía, lo cual es cuestionable; aunado a esta
situación, quizás lo más grave y preocupante es constatar que las tasas de
erosión del suelo son superiores a 25 ton/ha/año y que del agua de lluvia al suelo
ingresa menos del 24%, el resto se pierde por evaporación y escorrentía; al
respecto en el programa de Suelos del Campo Experimental Norte de
Guanajuato (Cengua) se viene trabajando en varios tópicos y se tiene claro que
es necesario pensar en un rediseño de los sistemas de producción agropecuaria,
en donde sin dejar de sembrar maíz y fríjol, estos cultivos deberían establecerse
en menos superficie, pero, cuando la probabilidad de éxito fuera mayor del 70%,
para lo cual se necesita, a partir de un diagnóstico in situ, acondicionar el espacio
físico y proporcionar un entrenamiento exhaustivo, así como un mínimo de
apoyos para quienes muestren un genuino interés en el sector agropecuario y en
la conservación – mejoramiento de los recursos naturales, con especial énfasis
en suelo y agua.
LA PROPUESTA
Hipotéticamente pensando que la superficie de maíz y fríjol se fuera reduciendo
paulatinamente cada año hasta estabilizarla donde la probabilidad de éxito fuera
mayor del 70%, la tasa de erosión menor a 3 ton/ha/año y la infiltración de la
precipitación mayor del 5% por cada año que se persistiera haciendo un manejo
conservacionista, hasta captar más del 80% de la lluvia total, la superficie que
cambiara de uso, ¿a qué convendría destinarla? Varias podrían ser las
propuestas, pero, de momento se considera que una son los pastos nativos e
introducidos, asociados con arbustos (preferentemente nativos), por algunas de
las siguientes razones: existen evidencias naturales e históricas que en la región
había vegetación xerófila (de ambiente seco) entremezclada con pastos; la
manera más económica y efectiva de reducir e incluso evitar la erosión es con
cubierta vegetal, pues con un 50% de cobertura la erosión se reduce en más del
80% y con un 90% la protección es mayor del 98%; los pastos ya bien
establecidos pueden tolerar temperaturas de –10ºC, períodos sin lluvia mayores
3
a cuatro meses, así como daño mecánico de granizo y captar más del 95% de la
radiación solar; normalmente siempre existe demanda de forraje y éste,
deshidratado es un producto no perecedero susceptible de venderse, o bien de
consumirse por el ganado propio. Pueden citarse más razones, pero, éstas se
consideran suficientes.
EL METODO
Ya que se eligió el espacio para establecer pasto, posiblemente surjan algunas
de las siguientes preguntas, entre otras.
¿Cómo acondicionar el suelo? Aquí caben varias posibilidades, a saber:
- Ladera (pendiente mayor del 2%), pedregoso (superficie cubierta en más
del 15%) y con o sin vegetación nativa: Terraceo + subsoleo (si el tamaño de
piedra lo permite) + distribución de semilla.
- Ladera (pendiente mayor del 2%), no pedregoso (superficie cubierta en
menos del 15%) y con o sin vegetación nativa: Terraceo + subsoleo +
distribución de semilla.
- Plano (pendiente menor del 2%), pedregoso (superficie cubierta en más
del 15%) y con o sin vegetación nativa: Subsoleo + distribución de semilla.
- Plano (pendiente menor del 2%), no pedregoso (superficie cubierta en
menos del 15%) y con o sin vegetación nativa: Subsoleo + fertilización de
fondo + distribución de semilla + tapo con rastra de ramas.
Terraceo: el ancho de las terrazas está en función de la pendiente, para este
propósito sirve la siguiente expresión. D=34.65-2.662*P+0.1037*P^20.001345*P^3; dónde: P=pendiente (%) y D=distancia entre terrazas (m).
Subsoleo: entre 20 a 40 cm de profundidad y entre 40 a 60 cm de ancho,
realizarlo cuando el suelo esté lo más seco posible.
Fertilización de fondo: apoyarse en análisis de laboratorio para decidir sobre los
nutrientes limitantes en el suelo.
¿Cuál y cuánta semilla utilizar? Son varias las posibilidades:
- Sin restricción. Mezcla de gramíneas y leguminosas: pastos buffel común o
biloela (Cenchrus ciliaris) + rodees (Chloris gayana) + klein (Panicum coloratum)
+ llorón (Eragrostis curvula), entre 4 a 6 kg/ha de la mezcla de pastos, en
proporción similar de cada variedad + veza o ebo, 10 a 15 kg/ha + avena, 30 a 50
kg/ha. Si el terreno es muy pedregoso y dificulta el tapo de la semilla conviene
prescindir de la veza o ebo. La mezcla de las semillas debe hacerse lo más
homogéneo posible. La siembra conviene realizarla al inicio del período de
lluvias, si la superficie es pequeña esto se puede hacer en forma manual, pero, si
la superficie es grande, entonces debería utilizarse el cono voleador conectado y
accionado por tractor, después tapar con rastra de ramas. Los costos de las
semillas de pasto varían entre $50.00 a $150.00/kg, la veza o ebo entre $20.00 a
$25.00/kg y la avena entre $5.00 a $10.00/kg. Esta mezcla tiene un costo
aproximado de $1200.00/ha.
- Con moderada restricción. Únicamente puede disponerse de los pastos,
algunos de ellos o solamente uno de ellos, en estas circunstancias es muy
importante que sea el pasto buffel el que se incluya a razón de 4 a 6 kg/ha de
semilla.
- Con alta restricción. Sólo se tiene semilla de pasto buffel (4 a 6 kg/ha), en
estas circunstancias los pastos nativos, que normalmente en los diferentes
ambientes se encuentran, son muy importantes y deben ser tomados en cuenta,
porque mientras el pasto introducido se establece (entre dos a cuatro años), en
dichos pastos nativos descansará la producción y el combate a la erosión,
4
después de manera paulatina éstos serán desplazados por el pasto introducido,
que por lo general es más agresivo y produce más materia seca.
¿Cuándo cosechar forraje? Es importantísimo tener presente que las
semillas de pastos son salvaguardadas por el fenómeno llamado latencia o
dormancia que de manera práctica se manifiesta en un reducido índice de
germinación, por lo general inferior al 35%, para subsanar esto lo que
procede es tener paciencia, programar y cuidar la siembra evitando el
acceso del ganado, lo cual requiere al menos tres años, las plantas que se
establecen desde el primer año conviene dejarlas para que asemillen y así
pueda poblarse todo el terreno, si estas reglas básicas se han atendido,
entonces para el quinto a séptimo año ya se tendrá más del 80% de
cobertera. En terreno de topografía accidentada y pedregosa es el ganado el
que hará la cosecha, pero, en condiciones favorables lo más conveniente es
cosechar de manera mecánica.
¿Cómo hacer el mantenimiento? Una pradera con pasto de temporal con una
cobertura mayor del 80% requiere entre 8 a 10 bolsas de 50 kg de sulfato de
amonio por hectárea (80-00-00 a 100-00-00) distribuidas a voleo al inicio del
temporal, sulfato de amonio porque esta fuente de nitrógeno puede durar entre
ocho a 12 días a la intemperie sin que haya una pérdida apreciable de nutriente.
Si se dispone de abono orgánico, mejor, ya sea de oveja, cabra, bovino o aves,
aplicar entre 12 a 15 ton/ha base seca, se puede hacer desde un mes antes de la
época de lluvia y se obtiene mucho mejor resultado si se mezcla el fertilizante
químico y el orgánico, reduciéndose en un 75 a 50% cada presentación.
¿Cuánta materia seca se puede obtener? De las mezclas aludidas con
coberteras entre el 50 a 90% en condiciones de temporal del Norte de
Guanajuato, en suelos planos y con al menos 40 cm de profundidad, con
precipitaciones entre 300 a 450 mm se puede aspirar a producciones entre 7000
a 15000 kg/ha de materia seca, es decir, a eficiencias biohídricas comprendidas
entre 2.3 a 3.3 kg ms/m^3 de agua, o lo inverso, entre 429 a 300 lt de agua por
cada kilogramo de materia seca.
*Programa de Suelos del Campo Experimental Norte de Guanajuato.
IMÁGENES (* Ings Rafael Durán Martínez, Emilio Agustín Medina Mancera y José Ángel Fernández
Reina, técnicos de SDA)
5
La promoción, elemento básico para el trabajo*
Degradación antrópica y pecuaria: ¿Quién tomará la iniciativa?*
6
La naturaleza se resiste y trata de “curarse”: ¿Se le permitirá?, ¿Se coadyuvará con ella?*
Los pastos, la esperanza para el futuro*.
7
Manejo antrópico responsable, antídoto vs la erosión*.
8
Descargar

Aguilar García Ramón