El Comprador de Sueños.
Antonio había estado visitando El Madrigal desde hacía unos veinte años, pueblo que había
nacido de un viejo caserío que inició su transformación gracias a la construcción del ferrocarril
que unió la capital del país con su más importante puerto internacional.
Miguel, un gran amigo de Antonio, fue el arquitecto de la creación del pueblo en el mismo sitio
del caserío dada su cercanía a la ciudad portuaria, primer destino del tren.
Su jefe, en la empresa contratista y constructora de la línea férrea – ante quien había presentado
la idea - le había dicho: “Miguel te compro la idea”, y así fue como entre sus ocupaciones le
dedicó tiempo al diseño de lo que sería ese pueblo.
Una vez completada la línea férrea y las demás obras del proyecto, Miguel decidió quedarse para
trabajar por la realización de su sueño. Que el progreso del ferrocarril también significara
progreso para la comunidad.
Se dedicó durante cinco años a llevar a cabo las obras que le darían forma al modelo urbanístico
que había pensado. De vital importancia era la incorporación de los residentes del caserío, en
todas las actividades que se realizarían incluyendo la construcción de sus propias viviendas
gracias a un programa de créditos personales que aprobó el Cabildo local.
Eran frecuentes las visitas de amigos de Miguel con quienes compartía sus ideas. Entre ellos, fue
Antonio el que tras un par de visitas dedicó largas temporadas para compartir experiencias con
Miguel, quien ya tenía planes de volver a la capital.
A Antonio, un contador y administrador comercial especializado en la Gerencia del Desarrollo, le
cautivó la idea de Miguel de promover el desarrollo del pueblo dentro del esquema de
autogestión dando lugar a un envidiable pueblo interiorano. Entonces, Antonio le confesó su
sueño para el pueblo.
“Dotarlo de la más eficiente organización de la actividad artesanal y comercial para dar paso, en
un futuro, a la necesidad de crecimiento de las fuentes de ingresos de sus pobladores quienes sin
duda irían aumentando en el tiempo”.
Dos años fueron suficientes para elevar la efectividad de la actividad económica, tiempo que
Antonio se mantuvo como residente en el pueblo motivado no solo, por ver realizado su sueño
sino por la partida de Miguel, hacía ya unos tres meses. El hecho se tradujo en una gran
gratificación de los habitantes que vieron abiertas las posibilidades de alcanzar la satisfacción de
otras, viejas y nuevas, necesidades teniendo en Antonio su propulsor. Darse cuenta de esto le
causó preocupación. Se apartaban de la aspiración de Miguel y de él mismo. Los pobladores de
El Madrigal tenían que ser los gestores de su propio destino.
Entonces decidió emprender una visita a los más apreciados habitantes de la comunidad. El
primero de ellos fue Felipe, no solo por su edad sino por ser uno de los habitantes pioneros del
caserío, y le preguntó si él tenía algún sueño que quisiera ver realizado.
“Yo tengo uno que ha estado dando vueltas en mi cabeza desde muchos años y más desde que
tenemos esto”, haciendo ademán con los brazos señalando el espacio físico del pueblo.
Y, ¿Cuál es ese sueño?
“Ay, mijito. Es muy difícil y cuando lo he conversado, nadie cree que se puede lograr”.
“Vamos a hacer una cosa, le compro su sueño, Felipe”.
“Y ¿Cómo es eso que usted me lo compra?”.
“Pues, muy fácil. Usted me dice cuál es ese sueño, yo me ocupo de ayudarlo a hacer las cosas
necesarias para alcanzarlo y cuando esté realizado, usted recibirá como paga lo que ha soñado.
Así que, dígamelo”.
“Mire, he podido educarme un poco oyendo la radio y un reproductor pero quiero conocer otras
historias que están en libros que no he podido tener. Me ha llamado la atención lo que he oído de
Andrés Bello y él forma parte de mi sueño. Tengo muchos amigos que no saben leer ni escribir, y
mucho menos una mejor educación. Por eso sueño que mi pueblo tenga en la plaza, una estatua
de Andrés Bello y una biblioteca”.
“Felipe, se lo compro!”.
El resto del día y esa noche, Antonio estuvo pensando en el sueño que había comprado y la
forma cómo podría hacerlo realidad. Su primer paso fue lograr que la Alcaldía iniciara un
programa de alfabetización en la escuela del pueblo. Serían clases nocturnas para los adultos.
Encomendó a Felipe promover la inscripción de los pobladores en el programa. Del primer curso,
al cabo de seis meses, egresaron 60 vecinos.
Para alcanzar la segunda parte del sueño, le pidió a Felipe que lo acompañara en las gestiones
para lograr un busto de Andrés Bello y la construcción de la biblioteca.
Ya había entrenado a Felipe en lo que debía hacer cuando llegaran a la audiencia que habían
solicitado al Alcalde. Después de escuchar la exposición de las cosas que ellos aspiraban de él y
el consabido intercambio de opiniones, éste les dijo: “que haría las gestiones para obtener el
busto y que les proveería de materiales pero que los habitantes del pueblo se debían organizar y
comprometerse a realizar, ellos mismos, la construcción del pedestal y del local para la biblioteca
que estarían ubicados en un espacio de terreno adyacente a la escuela. Todo esto de acuerdo con
los planos que Antonio había obtenido en una solicitud que le había hecho a Miguel.
Dos años tomó la realización de la obra y con la presencia del Alcalde, de Miguel y de los
pobladores, se llevó a cabo el acto de inauguración.
Felipe le dijo Antonio: “He allí cumplido tu sueño”.
A esta obra siguieron otras y en cada una Antonio había comprado los sueños de algunos
pobladores y éstos habían respondido con la ejecución de las tareas requeridas para logarlo.
Antonio se limitaba a orientarlos y motivarlos en lo que tenían que hacer.
El padre de José que había observado a Antonio en lo que hacía y satisfecho por los logros
personales de José en sus estudios en una escuela técnica industrial en la capital, decidió
compartir con él una vieja aspiración.
“José, yo tengo mi sueño y quiero que Antonio y tú me ayuden a hacerlo realidad”.
“¿De qué se trata, papá?”
“Quisiera construir en el pueblo una Escuela de Artesanía para garantizar el futuro de nuestros
jóvenes y mejorar la calidad de la actividad de la que hemos vivido”.
Antonio se levantó, abrazó a José y le dijo al padre: “Le compro su sueño…”
La voz se había corrido por el pueblo. Regresábamos a casa. En la plaza, bañada por un radiante
sol, escuchamos a los pobladores exclamar a nuestro paso "ese es nuestro comprador de
sueños".
Al llegar a casa yo me quedé en el estudio plasmando en el papel para la posteridad el sueño
hecho realidad de Antonio, mi papá.
Ernesto H. Marin S.
Caracas
Diciembre de 2010
Descargar

EL Comprador de sueños. Autor

Puerto Plata

Puerto Plata

ActividadesTurismoMunicipiosLímitesAtractivosHistoriaHabitantesPoblación

Importancia de la materia:

Importancia de la materia:

Economía políticaFenómeno económicoFuentes de información

Historia de España, siglo XVII y XVIII

Historia de España, siglo XVII y XVIII

Austrias menoresEdad Contemporánea españolaRevolución industrialSiglo de las LucesCasa de Borbón

La España del Barroco

La España del Barroco

Cultura barrocaDespoblaciónSiglo de oroCrisis de 1640Felipe IIIConde-Duque de OlivaresFelipe IVCarlos IIIndependencia de Portugal (1668)Rebelión de Cataluña (1640-1652)Arbitristas