AYUDAS A LA MARINA MERCANTE

advertisement
GERENCIA DEL SECTOR NAVAL
2.- AYUDAS A LA MARINA MERCANTE.2.1.- Ayudas en la Unión Europea.
Normativa comunitaria. Ante la competitividad decreciente de los pabellones
comunitarios, los Estados miembros tomaron iniciativas independientes para
preservar sus intereses marítimos. Ante el recurso creciente a las ayudas de
Estado, la Comisión elaboró en 1989 unas directrices en las que se definían
las condiciones en que esas ayudas al transporte marítimo se consideraban
compatibles con el mercado común.
Se estableció un “techo” máximo admisible, basado en la diferencia del coste
de explotación teórica de buques operando bajo bandera de un Estado
miembro de bajos salarios y un pabellón de conveniencia. Dado que ese
método no permite tener suficientemente en cuenta las diferencias de tamaño
de los buques, productividad, composición de las tripulaciones y rentabilidad
de la explotación, se consideró necesario otro enfoque para limitar la
intensidad de las ayudas y evitar una carrera de subvenciones.
Esta necesidad se puso de manifiesto en la Comunicación de la Comisión
“Hacia una nueva estrategia marítima” (COM (96) 81/6, de 8 de marzo de
1996) y se asumió por el Consejo en su resolución sobre este documento. En
consecuencia la Comisión preparó un borrador de nuevas directrices que, tras
un proceso de consultas e información pública, fue adoptado por la Comisión
y publicado en el DOCE de 5 de julio de 1997 con el título “Directrices
comunitarias sobre ayudas de Estado al transporte marítimo”. (97/C 205/05).
Con este documento la Comisión informa al Consejo, de su interpretación de
la aplicación del Artículo 92 del Tratado de Roma, relativo a las ayudas de
Estado. Es decir, resume aquellos tipos y cuantías de ayudas que se
consideran aceptables y los que, por el contrario, se estima incompatibles con
el Tratado.
Así, se consideran ayudas de Estado las medidas especiales adoptadas en
muchos Estados miembros para mejorar el entorno fiscal de las compañías
marítimas, como por ejemplo la amortización acelerada de las inversiones o la
posibilidad de reservar los beneficios derivados de la venta de buques, con
exención de impuestos, durante un número determinado de años, siempre que
estos beneficios se vuelvan a invertir en buques. Igualmente se considera
ayuda la aplicación de un impuesto sobre el tonelaje en lugar del impuesto
sobre sociedades. Sin embargo, teniendo en cuenta la importancia de las
actividades marítimas y afines (seguro, corretaje y financiación), para la
economía comunitaria, en principio, podrá aceptarse este tipo de incentivos
fiscales.
En cuanto a los costes salariales, se pueden considerar compatibles con el
mercado común las ayudas en materia de seguridad social y de imposición de
los ingresos de los trabajadores del mar, destinadas a reducir las cargas de las
compañías navieras derivadas de la explotación de buques matriculados en la
Comunidad.
Del resto de ayudas analizadas, unas son consideradas compatibles, como
Relevo de tripulaciones y Formación, otras incompatibles, como Inversión y
GERENCIA DEL SECTOR NAVAL
Reposición de pérdidas de explotación (excepto en el caso de obligaciones de
servicio público OSP) y otras se regirán por las normas generales, como
Regionales y de Reestructuración.
Finalmente, se establece un nivel máximo aceptable del conjunto de ayudas,
representado por la reducción a cero de las cargas fiscales y sociales
aplicables a los marinos y del impuesto sobre sociedades de las compañías
marítimas. Este enfoque sustituye al sistema anterior de límite basado en la
diferencia hipotética de costes.
Dentro de los criterios recogidos en las Directrices se han venido
instrumentando y autorizando distintos tipos de ayudas que, en general, se
refieren a garantías estatales, beneficios fiscales, sistemas impositivos,
bonificaciones de interés, etc…
En el momento actual, prácticamente todos los países marítimos de la UE
tienen algún tipo de ayuda estando extendiéndose la conocida como "Impuesto
sobre el tonelaje" (Tonnage tax).
2.2.- Ayudas en España.
Normativa española. Se refiere en concreto a la financiación de la construcción
de buques, concesión de avales del Estado a la inversión en buques y Régimen
de Tributación de las empresas navieras.
Sistema de financiación. Se recogía en el Capítulo IV del Real Decreto
442/1994, (Texto refundido), ya mencionado, en el que se establecían las
condiciones de los créditos distinguiendo entre armadores del EEE y fuera de
él, así como entre condiciones del Acuerdo OCDE y otras. Además por el
Ministerio de Ciencia y Tecnología se podía subvencionar la diferencia entre el
tipo de interés de referencia a largo plazo de la entidad financiadora y el tipo
de interés del crédito concedido, con un límite de hasta tres puntos
porcentuales.
Dado que la prima de funcionamiento, contemplada en el Real Decreto
mencionado, ha dejado de tener vigencia el 31 de diciembre de 2000 y que la
subvención equivalente a la subvención del tipo de interés, se consideraba
detraible de dicha prima, se deduce que en el momento actual, las únicas
condiciones crediticias que se pueden conceder son las del Acuerdo OCDE, de
3 de agosto de 1981, que se recogen en el Artículo 12. f).1. del Real Decreto.
Sin embargo, dado que este Acuerdo no refleja en la actualidad las
condiciones de los mercados financieros para la financiación de buques y
existe un consenso generalizado para su sustitución, en la última redacción
dada al artículo 11.2 ya se ha previsto esa posibilidad admitiéndose que las
condiciones de financiación aplicables se adaptarán a las que resulten de las
decisiones y acuerdos que se adopten y que la subvención máxima del tipo de
interés haga que éste no sea inferior al CIRR.
Avales y Garantías estatales.- En este caso hay que distinguir entre avales del
Estado para la adquisición de buques por empresas navieras domiciliadas en
España y garantías estatales para la financiación a armadores extranjeros.
GERENCIA DEL SECTOR NAVAL
Avales para armador nacional.- Se regulan anualmente en la Ley de
Presupuestos Generales del Estado. Para el año 2002 se recogen en el artículo
50. Dos c) de la Ley 23/2001, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales
del Estado para el año 2002 (B.O.E. del 31 de diciembre). Su texto es el
siguiente:
c).- Dentro del total señalado en el apartado uno, se aplicará el límite
máximo de 30,07 millones de euros a garantizar operaciones de
inversión destinadas a la adquisición de buques por empresas
navieras domiciliadas en España.
El importe avalado no podrá superar el 27 por 100 del precio total del
buque financiado.
Dicho importe se entenderá referido al principal de las operaciones de
crédito objeto del aval, extendiéndose el mismo a sus correspondientes
cargas financieras.
Las condiciones de los préstamos asegurables bajo este sistema
serán, como máximo, las establecidas en el Real Decreto 442/1994, de
11 de marzo, o disposiciones posteriores que lo modifiquen.
El procedimiento para la concesión de los avales será el determinado
por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos para
operaciones de inversión destinadas a la adquisición de buques por
empresas navieras domiciliadas en España.
El procedimiento para la concesión de los avales se encuentra recogido en la
Orden, de la Presidencia de Gobierno, de 7 de abril de 2000 por la que se
dispone la publicación del Acuerdo de la Comisión delegada del Gobierno para
Asuntos Económicos de 24 de febrero de 2000, por el que se establece el
procedimiento para la concesión de avales del Estado a operaciones de
inversión destinadas a la adquisición de buques por empresas navieras
domiciliadas en España (B.O.E. del 18.04.00), que tiene carácter indefinido y
en la que la tramitación se encomienda a la Dirección General de la Marina
Mercante. El procedimiento establecido ha sido modificado por la Comisión
Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, en su reunión del 28 de
febrero, dando lugar a un nuevo Acuerdo publicado mediante la ORDEN
PRE/862/2002, de 11 de abril. (B.O.E. del 20.04.02). El texto refundido se
recoge en el ANEXO.
En cuanto a la tramitación, la Dirección General de la Marina Mercante ha
publicado una Resolución de 30.07.1998.
Garantías estatales a armadores extranjeros.- Se regulan por Acuerdos de la
Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos sobre un sistema
de Garantías estatales para la financiación a Armadores extranjeros, el último
de los cuales es de 24 de febrero de 2000, por lo que se autoriza a CESCE a
asegurar por cuenta del Estado riesgos comerciales derivados de
incumplimientos en el reembolso de los préstamos concedidos a armadores
extranjeros. La exposición de motivos es:
Mediante Acuerdo de la Comisión delegada del Gobierno para
Asuntos Económicos de 22 de mayo de 1997, que sustituye al
GERENCIA DEL SECTOR NAVAL
acuerdo de 3 de agosto de 1995, se autorizó a la "Compañía
Española de Seguros de Crédito a la Exportación, Sociedad Anónima,
Compañía de Seguros y Reaseguros" (CESCE) a asumir por cuenta
del Estado riesgos derivados de incumplimientos en el reembolso de
préstamos destinados a financiar la adquisición por armadores
extranjeros de artefactos de nueva construcción en astilleros
nacionales, bajo las condiciones indicadas en el propio Acuerdo.
Por lo que respecta a las condiciones técnicas de la cobertura del
riesgo se indicaba que serían fijadas por una Comisión técnica
formada por CESCE y representantes de los Departamentos
Ministeriales afectados, teniendo en cuenta que deberían estar
alineadas con las aplicadas en los otros países del ámbito de la
Unión Europea. Asimismo, se señalaba que la Comisión técnica
realizaría el seguimiento de las operaciones y la revisión del limite
anual del conjunto de las operaciones garantizadas por CESCE.
Hasta la fecha, tan solo se ha presentado una operación, por lo que
se considera necesario un nuevo Acuerdo de la Comisión Delegada
que, superando al anterior, permita su puesta en práctica, fijando
unas nuevas condiciones técnicas, así como algunos otros aspectos
que se ha considerado conveniente aclarar. (Acuerdo de 24.02.2000)
Régimen de Tributación. En el ámbito de la Unión Europea una de las ayudas
a las empresas navieras, que la Comisión autoriza, es la conocida como
“tonnage tax” ó “impuesto sobre el tonelaje”.
Ya disponen de ella en Alemania, Finlandia, Grecia, Holanda, Noruega y Reino
Unido y en lo que respecta a España, se ha tramitado la legislación oportuna
que finalmente se ha incluido en el artículo 47 de la Ley 24/2001, de 27 de
diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social (B.O.E. del
31 de diciembre) (Artículo 47)
GSN\ANGEL\MSOFFICE\WINWORD\CARTAS\garcia
MERCANTE.doc – asb – 10.05.02 – 11:31
revuelta\pagina
web\actualizacion
mayo
2002\AYUDAS
A
LA
MARINA
Descargar