Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca
Dirección General de Políticas Pesquera y Acuícola
Dirección de Asuntos Pesqueros Internacionales
“PESCA RESPONSABLE: REVISIÓN DE LA
PARTICIPACIÓN DE MEXICO EN LOS
ACUERDOS Y FOROS INTERNACIONALES
EN MATERIA PESQUERA”
2004
Introducción
20
Subcomité de Comercio Pesquero de la FAO
21
Organización de Cooperación para el Desarrollo
Económico (OCDE)
22
INDICE
23
3
INTRODUCCIÓN GENERAL
PARTE I. PROMOCIÓN DE ACCIONES DE MANEJO Y
CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS PESQUEROS.
Mecanismo de Cooperación Económica AsiaPacífico (APEC)
Organización Latinoamericana de Desarrollo
Pesquero (OLDEPESCA)
25
27
29
Introducción
5
Código de Conducta para la Pesca Responsable
6
El Centro de Servicios de Información y
Asesoramiento sobre la Comercialización de los
Productos Pesqueros en América Latina y el
Caribe (INFOPESCA).
Planes de Acción Internacionales de la
Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación (FAO)
7
Cooperación Bilateral
Reunión de Autoridades Pesqueras MéxicoEstados Unidos
Comité de Pesca de la FAO (COFI)
10
Convención Internacional de Comercio de
Especies Amenazadas de Flora y Fauna
Silvestres (CITES)
11
Comisión Internacional para la Conservación
del Atún Atlántico (CICAA)
13
Comisión Interamericana del Atún Tropical
(CIAT)
15
Acuerdo sobre el Programa Internacional de
para la Conservación de Delfines (APICD)
17
Convención Interamericana para la Protección y
Conservación de las Tortugas Marinas (CIT)
18
PARTE II. COOPERACIÓN
DESARROLLO PESQUERO
Y
PROMOCIÓN
Reunión de Autoridades Pesqueras MéxicoCuba
31
Permisos de Investigación Científica en Materia
Pesquera
PARTE III. PROMOCIÓN
EXPORTACIONES
Y
DEFENSA
El caso de las tortugas marinas y la captura de
camarón
El caso del embargo atunero
Ecoetiquetado de Productos Pesqueros
DEL
Libre
Comercio.
LAS
33
Introducción
Tratados de
Pesqueros
DE
Productos
33
35
39
40
2
Requerimiento de Certificado de Sanidad de la
Unión Europea a Países Exportadores de
productos pesqueros.
Importaciones de
diversos países
tilapia
procedentes
42
de
INTRODUCCIÓN GENERAL.
La adopción de la Convención de las Naciones Unidas
sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR), en 1982, modificó
substancialmente los términos de las relaciones de
cooperación entre los miembros de la comunidad pesquera
internacional. La CONVEMAR viene a sustituir la “libertad
de los mares” por principios generales de cooperación
orientados a la conservación y aprovechamiento racional
de tales recursos, particularmente
los de la Zona
Económica Exclusiva (ZEE) de los países ribereños.
Con la suscripción de este instrumento se concluyeron 30
años de negociaciones internacionales, las cuales dieron
inicio en 1958 con la Primera Conferencia de las Naciones
Unidas sobre el Derecho del Mar. La agenda de estas
consultas internas fue complementada en 1973 al
celebrarse la Tercera Conferencia sobre el Derecho del Mar,
que ha sido la más grande y compleja de la historia.
La Organización de las
Naciones Unidas (ONU) a
través de sus órganos tiene
como misión
incorporar
los principios de desarrollo
sostenible en las políticas y
los programas nacionales,
tal y como es el caso de la
pesca.
La adopción del régimen de la ZEE representa un éxito político
incuestionable para los países en desarrollo y ribereños, que
algunos críticos del derecho del mar han llamado “el arrebato
territorial más grande de la historia”. El mayor aporte de la
CONVEMAR al derecho marítimo internacional y a la ordenación
de los recursos, sin duda, lo representa el reconocimiento de la
jurisdicción de los Estados sobre los recursos marinos en la
ZEE. En esta área, que se extiende a una distancia de 200 millas
náuticas a partir de la línea de base desde la cual se mide la
extensión del mar territorial, el Estado costero ostenta los
derechos de soberanía sobre los recursos naturales para el
propósito de explotar, explorar, conservar y administrar los
recursos naturales, vivos y no vivos, del lecho marino y del
subsuelo y las aguas suprayacentes.
La CONVEMAR, llamada también la “Constitución de los
Océanos”, proporciona un marco global para la protección del
medio marino, un nuevo régimen para la investigación científica
del mar y un mecanismo para la resolución de conflictos. El
derecho internacional, reflejado en sus disposiciones, establece
los derechos y las obligaciones de los Estados, tanto costeros
como de pesca distante, y proporciona la base jurídica en la cual
se fundan la protección y el desarrollo sustentable del medio
marino y costero y sus recursos, haciendo énfasis sobre el nuevo
orden de los mares y océanos en el mundo.
La CONVEMAR entró en vigor en 1994 y a la fecha son parte de
esta convención 142 países. El Gobierno de México fue el tercer
país en ratificar la Convemar, el 18 de marzo de 1983.
El desplazamiento de países con flotas distantes de las áreas de
pesca que tradicionalmente explotaban antes de la declaración de
ZEE, es un aspecto de gran relevancia que ha marcado el
desarrollo de las relaciones internacionales de pesca. Los países
con flotas distantes al agotar sus caladeros de pesca han buscado
nuevas áreas donde realizar su actividad, además de que su
creciente participación en la pesca en aguas de alta mar ha
planteado la imperante necesidad de que esta actividad se regule
y no afecte los recursos de dicha zona, así como los localizados
en la ZEE. Lo anterior ha implicado la necesidad de fortalecer y,
en su caso, crear organizaciones regionales de manejo y
conservación de los recursos pesqueros (en particular los
altamente migratorios) para lograr medidas compatibles para la
conservación de dichos recursos en el alta mar y en las ZEE.
3
Por otra parte, la expansión de la jurisdicción nacional en
los espacios oceánicos no disminuyó la necesidad de
cooperación internacional; al contrario, aumentó esta
necesidad sobre todo porque los miembros de la
comunidad internacional debieron establecer las nuevas
condiciones para el aprovechamiento de los recursos vivos
localizados en las aguas bajo la jurisdicción de los Estados
ribereños.
Asimismo, la creciente presión sobre los recursos del mar,
aunado a las cada vez mayor demanda de alimentos por
parte de la población mundial, han motivado aún más la
necesidad de una cooperación más intensa por parte de la
comunidad internacional a efecto de ordenar la actividad
pesquera y adecuarla al concepto de sustentabilidad.
Subcomité de Comercio del Comité de Pesca de la FAO,
Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico
(OCDE), Grupo de Trabajo de Pesca del Mecanismo de
Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y Organización
Latinoamericana de Desarrollo Pesquero (OLDEPESCA),
INFOPESCA,
Cooperación
Bilateral
y
Permisos
de
Investigación Pesquera.
 Promoción y defensa de las exportaciones (Acuerdos de libre
comercio y proyectos para la defensa de las exportaciones
pesqueras de México).
Es en este escenario en el cual México ha tenido que
actuar y decidir sobre su política pesquera internacional
que en términos generales se ha enfocado a promover el
aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros y
el respeto a la soberanía y jurisdicción de los estados
ribereños sobre los recursos pesqueros localizados en las
200 millas de ZEE.
A continuación se describe la participación de nuestro
gobierno en los diversos foros y acuerdos
pesqueros
internacionales, la cual se puede agrupar en los siguientes
rubros:
 Promoción de acciones de manejo y conservación de los
recursos pesqueros: Código de Conducta para la Pesca
Responsable, Acuerdo de Abanderamiento, Acuerdo
sobre Pesca de Altura, Planes Internacionales de Acción
de la FAO, Comité de Pesca de la Organización de las
Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
(COFI), Convención Internacional sobre el Comercio de
Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres
(CITES), Comisión Internacional para la Conservación
del Atún Atlántico (CICAA) y Comisión Interamericana
del Atún Tropical (CIAT), La Convención Interamericana
para la Protección y Conservación de las Tortugas
Marinas (CIT).
 Cooperación y promoción del desarrollo pesquero:
4
Introducción
En los últimos años, la pesca a escala mundial ha enfrentado
nuevos problemas y desafíos. Por un lado, se tienen problemas
como la sobrepesca, la capacidad excesiva de las flotas pesqueras
industriales y la sobrecapitalización; y, por otro, el
reconocimiento sobre la necesidad de una cooperación y
coordinación internacionales continuas para transitar hacia la
sustentabilidad.
Como resultado de la importancia de este sector para la
alimentación y generación de divisas en países en desarrollo, y
dada la estabilización en las capturas en los últimos quince años,
el tema de la sustentabilidad de los recursos pesqueros y del
carácter finito de los mismos ha cobrado mayor relevancia, así
como el de la necesidad de una cooperación y coordinación entre
los diferentes actores internacionales para hacer realidad su
sustentabilidad.
PARTE I. PROMOCIÓN DE ACCIONES DE MANEJO Y
CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS PESQUEROS.
Actualmente, existe consenso de que esto sólo puede ser posible
si la comunidad internacional dispone de instrumentos que
contengan las normas y principios generales para desarrollar la
actividad pesquera bajo criterios de aprovechamiento racional,
que aseguren la contribución de la pesca a la seguridad
alimentaria y el desarrollo socioeconómico en el largo plazo.
De esta manera, la comunidad internacional se ha ocupado de
buscar mecanismos alternativos para la ordenación pesquera,
orientando sus acciones, entre otras, al fortalecimiento de las
actividades de investigación y desarrollo tecnológico; la reducción
de la sobrepesca y el control de la capacidad de pesca; la
disminución de las capturas incidentales y de los descartes y la
reducción de la degradación ambiental de las cuencas y de las
zonas costeras.
En estos esfuerzos, nuestro país ha jugado un papel importante
como promotor e impulsor del desarrollo de una actividad
5
pesquera bajo criterios de aprovechamiento responsable.
Lo anterior, como resultado de la política internacional de
México que ha buscado promover tales principios y la
aplicación de acciones para hacer realidad la pesca
responsable.
En este marco, México ha desplegado una estrategia de
participación
dinámica
en
los
foros
pesqueros
internacionales, con el fin de promover y lograr que los
países asuman el compromiso de desarrollar una pesca
responsable.
Una muestra de esta política la representa la iniciativa de
México presentada en el seno de la FAO para la
formulación del Código de Conducta para la Pesca
Responsable, así como su participación en los organismos
y acuerdos internacionales y regionales de ordenación
pesquera.
Es de destacar que el concepto de la pesca responsable concibe:
la utilización de los recursos
pesqueros con un carácter de
sustentabilidad en armonía con el
medio ambiente

Código de Conducta para la Pesca
Responsable.
En respuesta la preocupación de la comunidad pesquera
internacional por la sustentabilidad en el desarrollo de la
pesca, en mayo de 1992 en el marco de la FAO, México
organizó la Conferencia Internacional sobre Pesca
Responsable, de la cual emanó la Declaración de Cancún
suscrita por 60 países asistentes, los cuales representan
más del 90% de la producción pesquera mundial, y
delegados de organismos internacionales y regionales
vinculados con la actividad pesquera.
De
la
Declaración
de
Cancún
se
derivaron
pronunciamientos encaminados a la eliminación de
barreras arancelarias y no arancelarias que obstaculizan el
comercio internacional de productos pesqueros, aplicar
medidas de administración para los recursos pesqueros de
alta mar, y convocar a la Declaración del Decenio de la
Pesca Responsable, así como para formular un Código de
Conducta que contuviera recomendaciones y principios
para normar la actividad pesquera bajo el concepto del
aprovechamiento responsable.
promueve el uso de métodos y
artes de pesca apropiados para el
aprovechamiento óptimo de los
recursos sin deterioro del ecosistema,

instrumentar
prácticas
comerciales adecuadas para asegurar
a los pueblos el acceso a los
productos pesqueros, de la mejor
calidad y a un precio justo para el
bienestar
de
las
generaciones
presentes y futuras,

y propiciar la contribución eficaz
de la pesca a la seguridad
alimentaria, y el mejorar el nivel de
vida de quienes se dedican a esta
actividad.
A fin de delinear los principios
y orientaciones que debería

contener el Código de Conducta, en julio de 1993, México acogió
la celebración de la Conferencia Interamericana sobre Pesca
Responsable, en la cual se convocó a los países del Continente

6
Americano a fin de que los intereses de la región quedasen
incorporados debidamente en el Código de Conducta. Los
resultados de esta reunión se reflejaron en un comunicado
conjunto el cual fue entregado a la FAO para que se
consideraran en la elaboración del citado instrumento.
Después de varios periodos de sesiones en la FAO, el
Código de Conducta fue adoptado en el mes de noviembre
de 1995, en ocasión del 28º Periodo de Sesiones de la
Conferencia de la FAO. Su adopción representó un
importante avance en la consecución de los objetivos de
conservación de la biodiversidad y del aprovechamiento
sustentable de los recursos acuáticos vivos, planteados en
instrumentos como la Conferencia de Naciones Unidas
sobre Medio Ambiente y Desarrollo y la Conferencia
Internacional sobre Pesca Responsable.
El texto final del Código consta de doce artículos en los
cuales se plantean recomendaciones y directrices
relacionadas con los principales aspectos de la actividad
pesquera, a saber: ordenación pesquera, operaciones
pesqueras,
investigación,
comercio,
acuacultura
y
desarrollo de la pesca en las zonas costeras; así como, una
serie de principios y objetivos para alcanzar el ejercicio de
una pesca responsable.
Participación de México
México es uno de los países que impulsaron la formulación
del Código de Conducta para la Pesca Responsable, no sólo
al hospedar la Conferencia de Pesca Responsable celebrada
en Cancún en 1992, sino también en virtud de que presidió
las negociaciones para su formulación en el seno de la
FAO.
En los programas y planes nacionales para el desarrollo de
la pesca se han contemplado e incluido las disposiciones y
principios de dicho Código de Conducta, así como en la
legislación nacional se ha procurado incluir disposiciones
para asegurar su cumplimiento.
En los foros y organismos pesqueros regionales e
internacionales se ha pugnado por una amplia aplicación
de los principios de este instrumento por parte de la comunidad
pesquera internacional.
De manera bianual se reporta a la FAO los avances y/o
actividades que en México se han realizado para el cumplimiento
del Código. En 2004 México informó a la FAO sobre el
cumplimiento del Código de Conducta.
Como parte de estos trabajos y en reconocimiento a nuestro país,
en la Vigésima Novena Sesión celebrada 1997, la Conferencia de
la FAO decidió, instituir la “Medalla Margarita Lizárraga”, que se
otorga bienalmente, a una persona u organización que se haya
distinguido en la aplicación del Código de Conducta para la Pesca
Responsable de la FAO.
La Medalla rinde homenaje a la
mexicana, Dra. Margarita Saucedo
Lizárraga, Oficial Superior de Enlace de
Pesca, por su papel decisivo como
impulsora del Código de Conducta para
la Pesca Responsable, por su fructífera
labor en el ámbito de la pesca durante
cerca de 40 años, por su gran dedicación
a la FAO y por su firme empeño en la
promoción
del
sector
pesquero,
especialmente
en
los
países
en
desarrollo.
La Dra. Lizárraga emprendió siempre un trabajo sistemático y
decidido para hacer realidad el Código Internacional de Conducta
para la Pesca Responsable, que se ha constituido en pocos años
en la referencia obligada para las políticas y normas que en
materia de pesca que emanan de esta Organización.
Planes de Acción Internacionales de FAO
Los Planes de Acción de FAO son instrumentos de aplicación
voluntaria elaborados en el marco del Código de Conducta para la
Pesca Responsable. Se aplican a todos los estados y entidades.
Cuatro Planes de Acción se han desarrollado hasta la fecha y han
7
surgido como iniciativas de los países participantes en el
COFI ante la necesidad de contar con medidas y normas
internacionales de manejo para dar cumplimiento a
algunas disposiciones.
Plan de Acción sobre Manejo de la Capacidad
de Pesca
Este Plan de Acción responde a la preocupación creciente
de que la excesiva capacidad de pesca está contribuyendo
substancialmente a la sobrepesca, la degradación de los
recursos pesqueros, la reducción de la producción
potencial de alimentos y, por ende, provoca significativas
pérdidas económicas.
Este Plan fue adoptado en ocasión de la 23ª sesión del
COFI en febrero de 1999 y aprobados por el Consejo de
FAO en su sesión de 2000.
Los objetivos principales de este plan de acción son el
alcanzar para 2003 y no más tarde del 2005, un eficiente,
equitativo y transparente manejo de la capacidad de pesca,
a través de una evaluación de las pesquerías a nivel
nacional y regional y de la reducción del tamaño de las
flotas en aquellas pesquerías donde exista sobrecapacidad.
Actualmente y de conformidad con los compromisos
establecidos en este Plan de Acción, se llevan a cabo
trabajos para evaluar el tamaño de la flota en las
principales pesquerías, así como para formular un plan de
acción nacional para atender los compromisos establecidos
en el marco de la FAO.
De conformidad con los
compromisos
establecidos
en este Plan de Acción
Internacional, por parte de
México se han iniciado los
trabajos para evaluar el
tamaño de la flota en las
principales pesquerías, así
como para formular un Plan
de acción nacional para
atender los compromisos
establecidos en el marco de
la FAO.
Plan de Acción Internacional para la Conservación y
Ordenación de la Pesquería del Tiburón.
El Plan se adoptó en ocasión de la 23ª sesión del COFI en febrero
de 1999 y fue aprobado por el Consejo de FAO en su sesión de
2000.
Una de las principales disposiciones de éste Plan de Acción
Internacional es el que los Estados elaboren un Plan de Acción
Nacional cubriendo los siguientes objetivos: lograr el
aprovechamiento sustentable de las poblaciones de tiburón;
evaluar las amenazas a las poblaciones de tiburón, determinar y
proteger hábitats críticos e implementar estrategias de
aprovechamiento, minimizar la captura incidental no utilizada de
tiburones; promover el uso integral de los tiburones capturados;
y, mejorar los datos sobre desembarques de tiburón y los datos
comerciales.
8
El
Plan
de
Acción
Internacional
para
la
Conservación y Ordenación
de la Pesquería del Tiburón
responde a la preocupación
del
incremento
de
las
capturas del tiburón y las
consecuencias de ello sobre
algunas especies de tiburones
en el mundo.
Por parte de México, desde 1984, se llevan a cabo
proyectos de investigación biológico-pesquera del tiburón y
cazón en el sudeste de México sobre la composición
regional de las capturas y de los ciclos biológicos de las
principales especies, así como los mecanismos que regulan
su distribución y abundancia. Se evaluó el estado de la
pesquería y recomendaron normas para su correcta
administración.
En 1993 se establecieron disposiciones administrativas
tales como la expedición de permisos de pesca comercial
para evitar el incremento del esfuerzo de pesca, así como
especificaciones de equipos de pesca en los permisos de
pesca comercial. En 1996 se constituyó el Grupo de
Trabajo Técnico, para la realización de diagnósticos de la
pesquería, consultas públicas estatales con los sectores
productivos y académicos en ambos litorales y para
analizar propuestas de regulación de sistemas de pesca y
vedas.
Estos trabajos sentaron las bases para la elaboración de
un proyecto de Norma Oficial Mexicana para regular el
aprovechamiento de tiburón y especies afines en aguas de
jurisdicción federal, en aguas de alta mar y en aguas de
jurisdicción extranjera con embarcaciones de bandera
mexicana. Esta Norma tiene como objetivo proteger y
garantizar el aprovechamiento sostenible de los tiburones y
especies afines, así como inducir la conservación de
especies sujetas a protección especial. De igual forma,
regula tamaños de malla de redes de enmalle, establece
especificaciones técnicas de cimbras y palangres, así como
vedas en áreas de crianza y durante el período de reproducción
(mayo-julio) de varias especies.
La aplicación de las medidas anteriores da cumplimiento en
buena medida a los compromisos establecidos en el Plan de
Acción de la FAO para el manejo de la pesquería del tiburón.
Así, en base a los trabajos anteriormente mencionados y con el
propósito de dar cumplimiento al requerimiento de establecer un
plan de acción nacional sobre los tiburones, desde agosto de
2002 se efectuaron talleres de trabajo para la elaboración del
Plan Nacional, el cual fue concluido en enero de 2003 y se
difundió activamente en 2004 en foros como CITES.
El Plan de Acción Nacional para el Manejo y Conservación de los
Tiburones, Rayas y Especies Afines, considerada el desarrollo de
diversos programas que contemplan desde investigación
sistemática (capacitación, acopio de datos, análisis de datos y
establecimiento de un plan de ordenamiento) hasta programas de
difusión, educación, capacitación y de inspección y vigilancia coparticipativa con el sector pesquero y sociedad en general.
El Plan de Acción Internacional sobre la Captura Incidental
de Aves Marinas en la Pesca con Palangre.
El Plan de Acción pretende atender la preocupación del aumento
de las capturas incidentales de dichas especies en varias
pesquerías de palangreros comerciales, ya que se considera que
podrían perjudicar la productividad y rentabilidad de la pesca.
Aunque en México este problema no se presenta, se apoyó la
formulación del Plan internacional a efecto de que este problema
se atienda en las regiones donde se ha detectado su presencia.
En el texto del Plan de Acción se establece que en caso de que
exista, se deberá adoptar e iniciar la implementación de un Plan
de Acción Nacional para su reducción y sus avances deberán ser
reportados a la FAO.
9
Plan de Acción Internacional sobre Pesca Ilegal,
No regulada y No reportada (PAI-INDNR).
El PAI-INDNR se elaboró como instrumento voluntario, en
el marco del Código de Conducta para la Pesca
Responsable, atendiendo a una petición formulada en el
23º período de sesiones del Comité de Pesca (COFI). En
una Consulta de Expertos celebrada en Sydney, Australia,
en mayo de 2000, se redactó un proyecto de texto para un
PAI-INDNR. Este documento constituyó la base para las
negociaciones de las consultas técnicas que se celebraron
en la Sede de la FAO en Roma en octubre de 2000 y febrero
de 2001. El PAI-INDNR fue aprobado por consenso el 2 de
marzo de 2001 en el 24º período de sesiones del COFI y
ratificado el 23 de junio de 2001 por el Consejo de la FAO
en su 120º período de sesiones.
El objetivo de dicho Plan de Acción Internacional es
prevenir, desalentar y eliminar la pesca INDNR
proporcionando a todos los Estados orientaciones sobre
medidas eficaces y transparentes de amplio alcance para
que actúen con arreglo a ellas, inclusive a través de las
organizaciones
regionales
de
ordenación
pesquera
pertinentes,
establecidas
conforme
al
derecho
internacional.
México participó en esta iniciativa con el interés de
cooperar en el adecuado manejo de los recursos pesqueros,
no obstante se pronunció, durante las negociaciones, a
favor de que las acciones para combatir este tipo de pesca
debían tomarse conforme a las legislaciones nacionales y el
derecho internacional, así como sin afectar el libre
comercio de productos pesqueros.
Con el propósito de dar cumplimiento al requerimiento de
establecer un plan de acción nacional sobre la Pesca Ilegal,
No regulada y No reportada (PAI-INDNR), en el mes de
agosto de 2003, se presentó un proyecto de plan nacional,
para el cual durante el 2004 se exploró la posibilidad de
que la FAO brinde asistencia para concluir dicho proyecto.
Se espera que en el 2005 se concluya y se envíe a la FAO,
así como se difunda a nivel internacional.
Comité de Pesca de la Organización de
las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación (COFI)
Objetivos
El Comité de Pesca de la FAO, es un órgano auxiliar del Consejo
de la FAO creado en 1965. Es el principal foro
intergubernamental de ámbito mundial establecido para el
examen periódico del estado de la pesca y acuacultura mundial y
sus perspectivas futuras, así como de las medidas que pueden
tomar, individual y colectivamente, los países para promover el
crecimiento y la ordenación de las actividades pesquera y
acuícola de manera sustentable, así como asegurar su
contribución a la seguridad alimentaria mundial.
El COFI sesiona cada dos años convirtiéndose en el principal foro
de negociación de acuerdos mundiales e instrumentos no
vinculantes en materia de pesca, tales como el Código de
Conducta para la Pesca Responsable, el Acuerdo sobre
Abanderamiento, entre otros.
Para apoyar su labor, el COFI ha establecido subcomités sobre
temas específicos, como es el de Comercio Pesquero y el de
Acuicultura. Estos órganos auxiliares se reúnen en los intervalos
entre los períodos de sesiones del Comité.
Participación de México
México participa en este Comité desde 1978 y actualmente lleva a
cabo una activa participación en los trabajos que se están
desarrollando en este foro con los cuales se pretende dar
cumplimiento a las disposiciones del Código de Conducta para la
Pesca Responsable, así como de los planes de acción
internacionales. Asimismo, se toma parte en acciones para
promover el desarrollo de la actividad acuícola, la promoción de
un comercio pesquero libre de barreras arancelarias y de
10
obstáculos técnicos al comercio y la compatibilización de
los sistemas de control de calidad de los productos
pesqueros.
Existen actualmente otras iniciativas de importancia en el
seno de la FAO, como es el ecoetiquetado de productos
pesqueros, el cual es de gran importancia ante las
repercusiones comerciales que puede llevar consigo. Este
punto se toca con mayor profundidad en el apartado sobre
promoción del comercio.
Página web: www.fao.org
Subcomité de Acuacultura
Fue establecido por el Comité de Pesca (COFI) en su
Vigésima cuarta sesión en 2001, en respuesta a la
importancia de la acuacultura como un proveedor
importante de alimentos e ingresos y su contribución a la
seguridad alimentaria.
De reciente creación, este Subcomité ha celebrado dos
sesiones de trabajo, en abril de 2002 en la Republica
Popular de China y en agosto de 2003 en Noruega.
El Subcomité constituye el principal foro para la consulta y
la discusión en acuicultura y asesorará al Comité de Pesca
de la FAO (COFI) sobre las cuestiones técnicas y de política
relacionadas con la acuicultura, y sobre el trabajo que
debe realizar la Organización en el sector acuícola.
De manera especifica en el Subcomité se deben identificar
y discutir las principales cuestiones y tendencias del
desarrollo de la acuicultura mundial; determinar las
cuestiones y las tendencias de importancia internacional
que necesitan una acción para aumentar la contribución
sostenible de la acuicultura a la seguridad alimentaria, el
desarrollo económico y el alivio de la pobreza y recomendar
una acción internacional para hacer frente a las
necesidades del desarrollo de la acuicultura.
En el informe final, de la segunda reunión (2003), el
Subcomité presentó una serie de recomendaciones a la
FAO, como elaborar directrices detalladas para la gestión
responsable de la piscicultura, destinadas tanto a mejorar la
calidad del producto como a reducir las repercusiones
ambientales negativas de la actividad, así como producir un
compendio de referencia de las leyes relacionadas con la
acuicultura que ya estén vigentes en diversos países.
Asimismo, en respuesta a la observación de los países en
desarrollo de que a menudo no logran seguirle el paso a los
cambios de las normas de inocuidad que rigen las importaciones
de pescado, la FAO se comprometió a mejorar la comunicación
entre los países importadores y exportadores y, a través de la
Comisión
del
Codex
Alimentarius,
elaborar
normas
internacionales para velar por la inocuidad de los productos
pesqueros.
Otro aspecto que se acordó y del que México esta muy pendiente
es el de evaluar los diversos sistemas de etiquetado que se están
utilizando para certificar la inocuidad y el respeto ambiental de
los productos de la acuicultura, con el fin de promover la
aprobación mundial de una serie única de normas de base
científica.
Los países representados en la reunión también decidieron
colaborar con la FAO para mejorar y enriquecer el acervo de
información mundial de acuicultura.
Convención Internacional de
Comercio de Especies Amenazadas
de Flora y Fauna Silvestres (CITES)
Objetivos
Los objetivos de la CITES son: monitorear y detener el comercio
internacional de especies silvestres en peligro de extinción;
mantener a las especies que se encuentran bajo explotación
comercial internacional en un balance ecológico; y asistir a los
países para alcanzar el uso sostenible de las especies a través de
la regulación del comercio internacional.
11
El Convenio funciona con base en tres apéndices que
establecen diferentes restricciones de comercio para las
especies.
El apéndice I incluye todas las especies en peligro de
extinción que son o pueden ser afectadas por el comercio.
El apéndice II incluye todas las especies que, si bien en la
actualidad no se encuentran necesariamente en peligro de
extinción, podrían llegar a esa situación a menos que el
comercio de especimenes de dichas especies esté sujeto a
una reglamentación estricta a fin de evitar la utilización
incompatible con su supervivencia.
El apéndice III incluye todas las especies que cualquiera de
las Partes manifieste que se encuentran sometidas a
reglamentación dentro de su jurisdicción con el objeto de
prevenir o restringir su explotación y que necesitan la
cooperación de otras Partes en el control de su comercio.
Entre
las
diversas
especies
de
tiburón
enlistadas
en
los
apéndices de CITES se
encuentra el tiburón
ballena, cuya protección
esta considerada en la
legislación mexicana.
Para poder incorporar una especie a estas listas, las Partes
deben presentar una propuesta que contenga información
científica y biológica sobre su población y las tendencias
del comercio para que sea aprobada por la Conferencia de
las Partes (COP).
Alrededor de 5 mil especies animales y 25 mil especies
vegetales están hoy protegidas por estos tres apéndices de
la CITES. En la medida en que aumenta o disminuye el
impacto del comercio sobre una especie, la COP decide si
debe eliminar a alguna de esas especies de los apéndices o
cambiarlas de un apéndice a otro.
Miembros
Actualmente hay 162 Partes sujetas a las disposiciones de CITES,
entre las que se encuentra nuestro país.
Participación de México
En cuanto a la relación de esta Convención con los temas de
manejo pesquero, por parte de México se ha buscado que exista
un reconocimiento de la competencia que tienen los organismos
especializados de pesca en el manejo de los recursos pesqueros y
que esto se tome como una norma general para la inclusión de
especies marinas en los Apéndices de CITES.
A este respecto, diversas y extensas han sido las discusiones
sobre las inclusiones de especies marinas en los Apéndices de
CITES, en virtud de que están estrechamente vinculadas las
actividades del manejo de las especies acuáticas que son
atribución de la FAO, con las actividades de la regulación del
comercio
internacional
de
dichas
especies,
que
son
responsabilidad de CITES.
Así, ante la no definición de los límites de los ámbitos de
competencia de ambas organizaciones sobre las especies
acuáticas, se iniciaron trabajos y recomendaciones tanto en el
Subcomité de Comercio Pesquero de la FAO, como en el Comité
Permanente de CITES, sobre la implementación de un
Memorandum de Entendimiento sobre la Cooperación entre
ambas organizaciones para evaluar la inclusión de las especies
acuáticas en los listados de CITES.
Para tal efecto, a nivel nacional se estableció el Grupo de
Seguimiento CITES, conformado por diversas instancias
gubernamentales (SEMARNAT, SAGARPA-CONAPESCA, Instituto
Nacional de la Pesca, CONABIO, Relaciones Exteriores), en cuyo
marco se llevan a cabo trabajos de coordinación para proponer e
integrar la postura de México sobre las propuestas de CITES.
La conapesca participó en 2004 activamente en este grupo de
seguimiento y se defendió que no se incluya de forma indiscriminada a
las diversas especies de tiburones de CITES.
12
Página web: www.cites.org
Comisión Internacional para la
Conservación del Atún Atlántico
(CICAA)
de China, Costa de Marfil, Croacia, Guinea Ecuatorial,
Comunidad Europea, Francia (St. Pierre et Miquelon), Gabón,
Ghana, República de Guinea, Honduras, Japón, Corea, Libia,
Marruecos, Namibia, Panamá, Rusia, Sao Tome e Porto Príncipe,
Sudáfrica, Trinidad y Tobago, Túnez, Reino Unido (Bermuda),
Estados Unidos, Uruguay, Venezuela, México, Vanuatu, Islandia,
Turquía, Filipinas, Noruega y Nicaragua, Guatemala y Senegal.
40
30
20
10
0
-10
-20
-30
-40
-50
-60
-70
-80
-90
El Convenio Internacional para la Conservación del Atún
Atlántico es el instrumento que crea la CICAA, mismo que
fue adoptado el 14 de mayo de 1966, en Río de Janeiro,
Brasil, y entró en vigor en 1968.
-100
Área de la Convención
70
At. WEST
At. EAST
60
LLFY10
50
40
Objetivo
12
30
11
13
20
El propósito de la Comisión es fungir como programa de
cooperación internacional para la investigación y
conservación de asuntos relacionados con la naturaleza
migratoria del atún y especies afines en el Océano
Atlántico y mares adyacentes.
16
10
0
15
14
18
17
YFT (T. albacares): LL
-10
-20
-30
La CICAA es responsable de coordinar internacionalmente
la investigación en el Océano Atlántico, para la recopilación
y análisis de la información estadística relativa a las
actuales condiciones y tendencias de los recursos
pesqueros del atún en el océano Atlántico; de igual forma
promueve el estudio y evaluación de la información relativa
a las medidas y métodos para conseguir el mantenimiento
de las poblaciones de atunes y especies afines en el océano
Atlántico, a niveles que permitan una captura máxima
continua que garanticen la efectiva explotación de estas
especies en forma compatible con estas capturas.
Miembros
-40
19
-50
Stock Boundaries
Sampling Areas
Resoluciones y Recomendaciones
Son 40 los países miembros de la CICAA: Algeria, Angola,
Barbados, Brasil, Canadá, Cabo Verde, República Popular
13
La CICAA emite recomendaciones y
resoluciones relacionadas con las
siguientes especies de túnidos y
especies
afines:
rabil
(Thunnus
albacares), patudo (Thunnus obesus),
pez espada (Xiphias gladius), atún
blanco (Thunnus alalunga), atún rojo
(Thunnus thynus), marlines: aguja azul
(Mkaira
nigricans),
aguja
blanca
(Tetrapturus
albidus),
pez
vela
(Istiophorus
albicans),
Tetrapturus
pfluegeri y T. Belone, tiburón y tortugas
marinas. especies y otras medidas para
su aprovechamiento sustentable y
conservación.
Las resoluciones y recomendaciones se enfocan al límite de
talla y de captura, la asignación de cuotas de captura
totales y, en algunos casos por país, así como a planes de
recuperación de dichas especies y otras medidas para su
aprovechamiento sustentable y conservación.
Cabe señalar también se han emitido recomendaciones
sobre la prohibición de importación de algunas especies
provenientes de países como Belice, Camboya, Honduras,
San Vicente y las Granadinas así como por Guinea
Ecuatorial, por no reportar información sobre capturas de
barcos bajo su bandera, no cumplir con las medidas de
ordenación y conservación acordadas por la Comisión, así
como por pescar sin contar con una cuota asignada por la
Comisión.
Asimismo, últimamente se han emitido
Resoluciones para combatir la Pesca Ilegal, No Regulada y
no Documentada. para promover la instrumentación de los
sistemas de monitoreo satelital.
Participación de México
México ha participado en las reuniones de CICAA desde
1983, primero en calidad de observador y posteriormente
bajo el estatus de “Parte Colaboradora”. Sin embargo, como
resultado de las gestiones para formar parte de CICAA como
miembro de pleno derecho, en el mes de abril del 2002, se remitió
a la Representación de México ante la Organización de las
Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el
instrumento de adhesión al Convenio por el cual se crea la
Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico,
el que fue registrado el 24 de mayo del 2002, convirtiéndose
México, a partir de esa fecha en miembro de pleno derecho de la
Comisión.
La adhesión de México a la CICAA, ha significado influir en
mayor medida en la toma de decisiones sobre la administración
de los recursos en cuestión, buscando promover el crecimiento de
la pesquería mexicana del atún y el pez espada en el Océano
Atlántico.
Por otra parte y dado que el principal objetivo de la Comisión
consiste en adoptar medidas de conservación de los recursos
atuneros, se asignan cuotas de captura de las especies reguladas
por la CICAA, ante la evidencia de un esfuerzo de pesca excesivo
sobre algunas especies, motivo por el cual, a partir de su ingreso
en 2002, a México le fue asignada una cuota de 25 ton. de atún
rojo y 110 de pez espada.
Asimismo, México, ha participado activamente en las reuniones
del Comité y los diferentes grupos de trabajo. En el marco del
Grupo de trabajo sobre medidas comerciales, México ha
manifestado que la aplicación de sanciones comerciales no es el
mecanismo adecuado para promover el aprovechamiento
sustentable de los recursos pesqueros, ya que en esta Comisión
se aprobó mediante una resolución, la posibilidad de aplicar
sanciones comerciales multilaterales a los países que no cumplen
con las medidas de conservación adoptadas por la CICAA.
En las reuniones del Grupo de Trabajo sobre Criterios de
Asignación, México tuvo una participación muy activa, a través
de promover un sistema de asignación de cuotas más equitativa,
en el que no sólo sean considerados los derechos históricos, y que
se tomen en cuenta el derecho de los países ribereños para
desarrollar sus pesquerías, el hecho de que algunos países han
contribuido en mayor medida al agotamiento de los recursos
14
pesqueros, el cumplimiento presente y pasado de las
disposiciones de la Comisión, así como las posibilidades de
los recursos.
Durante el 2004 nuestro país participó en los trabajos de la
Comisión remitiendo en tiempo y forma la información y
datos estadísticos requeridos para las evaluaciones y la
toma de medidas de manejo que se realizan en el seno del
organismo.
Por otra parte se participó en la Reunión Ordinaria de
2004, enfocándose el trabajo de la Delegación a:
 Promover que las sanciones comerciales se realicen de
forma no discriminatoria y en apego a las reglas
acordadas en los foros comerciales internacionales
pertinentes (OMC).
 Evitar
que
se
aprueben
las
propuestas
de
Recomendación que prohíbe el transbordo de grandes
palangreros atuneros: y la propuesta de recomendación
de ICCAT para adoptar medidas relativas a la pesca de
recreo (propuesta presentada por la
comunidad
europea).
 Apoyar la propuesta del Gobierno de Estados Unidos de
establecer procedimientos y normas claras que regulen
las transferencias de cuotas. (caso de Corea y Turquía)
 Manifestar el interés de nuestro país para que en las
nuevas asignaciones de aleta azul, se consideren
incrementos a nuestro país y se reconozca a México su
importante colaboración a favor de la conservación del
atún Atlántico.
Asimismo, se promovieron y apoyaron resoluciones para la
protección del tiburón, los criterios de asignación de
posibilidades de pesca y la utilización de los Sistemas de
Monitoreo Satelital en la zona del Atlántico.
Interés de México en el foro:
 Asegurar una adecuada inserción en el foro con la clara
convicción de que se apliquen los nuevos criterios de
asignación de cuotas de captura.
 Que no se apliquen sanciones comerciales a México y se
reconozcan los esfuerzos de conservación.
 Que las sanciones comerciales (toda vez que ya es una
práctica) se realice de forma no discriminatoria y de forma
justificada en la mejor medida en apego a las reglas acordadas
en los foros comerciales internacionales pertinentes (OMC)
 Insistir en que se otorgue a México la cuota solicitada
originalmente, (110 ton. de atún rojo y 200 ton. de pez
espada), considerando que aunque actualmente la captura de
estas especies es incidental, en un futuro se piensa desarrollar
estas pesquerías, por lo que la cuota actualmente asignada
sería insuficiente para capturas dirigidas.
Página web: www.iccat.org.
Comisión Interamericana del
Atún Tropical (CIAT)
La
CI AT,
es
el
or ganismo
pesquer o
r egional
r esponsable de la conser v ación y or d enación de las
pesquer ías de at unes y ot r as especies capt ur adas por
buques at uner os en el Océano Pacíf ico or ient al. La
CIAT, se estableció mediante un convenio suscrito en 1950 entre
Estados Unidos y Costa Rica.
Miembros
Son miembros de la Comisión: Costa Rica, Ecuador, El Salvador,
España, Estados Unidos de América, Francia, Guatemala, Japón,
México, Nicaragua, Panamá, Perú Vanuatu y Venezuela.
Objetivos
El mandato de la Convención es:
15
(1) Estudiar la biología de los atunes, peces carnada y
demás tipos de pescados capturados por barcos atuneros
en el OPO y los efectos que ejercen sobre ellos la pesca y
los factores naturales, y,
(2) Recomendar medidas apropiadas de conservación, para
mantener los stocks de peces a niveles que brinden las
capturas máximas sostenibles.
La CIAT mantiene registros detallados del arte de pesca,
pabellón, y capacidad de acarreo de la mayoría de los
buques que pescan atunes aleta amarilla (Thunnus
albacares), barrilete (Katsuwonus pelamis), patudo
(Thunnus obesus), y/o aleta azul del Pacífico (T. orientalis)
con artes de superficie en el Océano Pacífico oriental
(OPO).
Actualmente, la Comisión ha reportado una reducción de las
poblaciones de atún del orden del 22%, lo cual ha sido resultado
en buena medida de las prácticas de pesca “libre de delfines” y de
la utilización de dispositivos agregadores de peces, ya que estas
técnicas de pesca fundamentalmente propician la captura de
túnidos juveniles. Este problema se ha agravado con la entrada
en operación de barcos de otras regiones que han comprado
licencias de pesca y abanderado sus buques con pabellón de
países del área, menoscabando las medidas adoptadas por la
Comisión y afectando con ello el desarrollo sustentable de la
pesquería.
La Comisión ha acordado medidas para el manejo de esta
pesquería, entre las que se encuentran la aplicación de vedas
anuales de aprox. un mes y el establecimiento de un registro
regional de buques que limita el crecimiento de la flota. De igual
forma se han adoptado medidas para regular el uso de
Dispositivos Agregadores de Peces (FAD´s por sus siglas en inglés)
toda vez que éstos han afectado seriamente la sustentabilidad del
atún y por consecuencia la rentabilidad de las flotas, sin embargo
falta mucho por hacer respecto a este arte de pesca.
Otra de las actividades importantes que ha realizado la CIAT, es
el proceso para revisar los estatutos de la Convención. En junio
de 2003, en Antigua, Guatemala, se aprobó el texto de la nueva
Convención de la CIAT, la cual actualiza y fortalece el Convenio
de 1949 incorporando los principios establecidos por la
CONVEMAR y el reconocimiento de la ZEE.
Participación de México
México participa a partir del 4 de junio de 1999 como
miembro de pleno derecho en la Comisión, después de
haberse retirado en 1978. El reingreso se debió
básicamente a la necesidad de tomar parte activa en las
decisiones sobre la administración del recurso atunero, lo
cual además resultaba absolutamente indispensable, toda
vez que gran parte del recurso atunero se localiza en aguas
de la Zona Económica Exclusiva mexicana y de que
actualmente la flota atunera mexicana es la más
importante del área ya que representa aproximadamente
40% del total de la flota con una proporción similar en las
capturas en el área.
Con la adopción de este instrumento se cuenta con un
instrumento multilateral abierto en el que, en su negociación, se
permitió la participación activa de todos los involucrados en la
pesquería, así como aclara el mandato de la Comisión y considera
la realidad actual de la pesquería del atún.
En este marco se inscriben los esfuerzos que México ha
desarrollado para lograr la adecuada explotación y promover el
fortalecimiento de la pesquería del atún en el OPO,
particularmente entre los países que disponen de dicho recurso
en su ZEE, sustentado en los derechos de soberanía de los países
ribereños conferidos por la CONVEMAR.
16
Situación Actual
mortalidad de delfines a las embarcaciones atuneras mayores de
400 tm de registro bruto.
Durante el 2004, se atendieron las reuniones de los
grupos de trabajo así como las plenarias para dar
seguimiento a los asuntos relacionados con los temas de
capacidad de la flota y el uso de los dispositivos
agregadores de peces y las cuestiones financieras de la
organización, entre otros.
De igual forma se destacan los trabajos desarrollados con
los países miembros de la Comisión para lograr la
modificación de las fechas para la aplicación de la veda a la
pesquería del atún en el Pacífico Oriental (OPO) y
adecuarla a los intereses de la industria lo cual implicó
toda una labor de cabildeo en la cual se involucró a
nuestras representaciones diplomáticas en el exterior..
Asimismo durante la reunión anual celebrada en junio, en
Lima, Perú, nuestro país participó con una delegación
sólida, lo que permitió alcanzar buenos resultados, como
es la adopción de una resolución para utilizar VMS en el
Pacífico Oriental a partir del 2005. De igual manera, se
coordinó el cumplimiento de la flota mexicana de las
disposiciones vigentes en el marco de dicho organismo.
Página web: www.iattc.org
Acuerdo sobre el Programa
Internacional de para la
Conservación de Delfines (APICD)
El APICD, es
un acuerdo multilateral legalmente
vinculante que entró en vigor en febrero de 1999.
Este acuerdo tiene su antecedente en el Acuerdo de La
Jolla, instrumento de carácter voluntario que se aplicó de
1993 a 1999 y a través del cual se aplicaban límites de
Objetivos
Reducir progresivamente la mortalidad incidental de delfines en
la pesquería de atún con red de cerco en el Area del Acuerdo a
niveles cercanos a cero, a través del establecimiento de límites
anuales.
Con el propósito de eliminar la mortalidad de delfines en esta
pesquería, buscar métodos ambientalmente adecuados para
capturar atunes aleta amarilla grandes no asociados con delfines;
y
Asegurar la sostenibilidad a largo plazo de las poblaciones de
atún en el Área del Acuerdo, así como la de los recursos marinos
vivos relacionados con esta pesquería; tomando en cuenta la
interrelación entre especies en el ecosistema, particularmente por
lo que hace a, entre otros, evitar, reducir y minimizar la captura
incidental y los descartes de atunes juveniles y especies no
objetivo.
Miembros
Son parte de este Acuerdo: Bolivia, Colombia, Costa Rica,
Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras,
Nicaragua, México, Vanuatu, la Unión Europea, Panamá, Perú,
Unión Europea, Vanuatu y Venezuela.
Participación de México
El Programa Internacional de Conservación del Delfín establece
medidas para el óptimo aprovechamiento del atún y para la
conservación del delfín, a través del establecimiento de límites
anuales de mortalidad de delfines y de la búsqueda de métodos
ambientalmente adecuados para la captura de atunes grandes
aleta amarilla.
Asimismo, se aplica un programa de observadores a bordo en el
100% de la flota que participa en este instrumento.
17
En el marco del Acuerdo, funciona un Panel Internacional
de Revisión, (PIR) en el que participan la industria,
autoridades de Gobierno y grupos ecologistas, el cual
evalúa el desempeño de la flota que opera en el Pacífico
Oriental.
El Programa ha permitido reducir la captura incidental de
delfines a niveles cercanos a cero y el registro de
mortalidad bajo su operación ha sido, desde los inicios de
su aplicación, muy por debajo de los límites establecidos.
Este Acuerdo ha sentado un precedente a nivel
internacional sobre la forma de actuar en cuanto a la
protección de los recursos marinos, es decir a través de un
instrumento multilateral, científico y concertado por los
países involucrados en la pesquería.
Durante el 2004 se dio seguimiento y atendieron los
principales acuerdos y temas discutidos en las 3 reuniones
llevadas a cabo tanto por reunión de las Partes, como por
el PIR, grupos de trabajo de seguimiento del atún y de
promoción de la etiqueta, defendiendo los intereses de la
flota atunera que participa en el APICD a través de una
adecuada asignación de LMDs, y del respeto a las reglas
del Acuerdo. De igual manera, se coordinó el cumplimiento
de la flota mexicana de las disposiciones del APICD y se
consolidó el grupo de promoción de la etiqueta atún
dolphin safe APICD y se llevaron a cabo acciones de
difusión de esta etiqueta en Europa.
Cabe señalar que se ha conseguido el apoyo decidido de
organizaciones ambientalistas como Greenpeace y WWF a
favor del APICD y su etiqueta así como el hecho que
comercializadoras en Europa como Esseslunga ha apoyado
la etiqueta y cuestionado la que promueve Earth Island
Institute. Asimismo, nuestro país propuso que se nominara
al APICD para recibir la medalla de la FAO “Margarita
Lizárraga” a la pesca responsable, lo cual fue aceptado por
los miembros del APICD.
Convención Interamericana
para la Protección y
Conservación de las Tortugas
Marinas
El texto final de la Convención fue aprobado en septiembre de
1996 en Salvador Bahía, Brasil entró en vigor el 2 de mayo de
2001.
Objetivo
Promover la protección, conservación y recuperación de las
poblaciones de tortugas marinas y los hábitats de los cuales
dependen, basándose en la mejor evidencia científica disponible y
considerando las características ambientales, socioeconómicas y
culturales de los países y de sus comunidades.
Miembros
Actualmente han ratificado este instrumento nueve países:
Brasil, Costa Rica, Ecuador, Honduras, México, Antillas
Holandesas, Perú, Estados Unidos de América y Venezuela.
Entre las principales medidas que contempla la Convención para
alcanzar una adecuada protección de las tortugas marinas, se
encuentran las siguientes:
 Prohibición de la captura, retención o muerte intencional de
las tortugas marinas, así como de su comercialización a nivel
nacional e internacional de conformidad con las disposiciones
de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies
Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).
 Fijar medidas para la protección, conservación, y en su caso,
la restauración de los hábitats y lugares de desove de las
tortugas marinas.
18
 Propiciar la realización de investigaciones sobre su
reproducción experimental, cría y reintroducción en sus
hábitats a fin de mejorar sus poblaciones.
dispositivos excluidores de tortugas marinas. De esta forma,
México protege, conserva y fomenta la sobrevivencia de las
tortugas marinas.
 Promover e impulsar la educación ambiental y la
difusión de información que permita involucrar a las
comunidades en general en la protección, conservación
y repoblación de las tortugas marinas.
A la fecha México ha participado en dos Conferencia de las Partes
Convención Interamericana para la Protección y Conservación de
las Tortugas Marinas (CIT). En el mes de Noviembre de 2004, en
Isla de Margarita, Venezuela, se efectuó la Segunda Conferencia
de las Partes.
 Reducir al mínimo posible la captura, retención, daño o
muerte incidental de las tortugas durante las
actividades pesqueras, mediante la regulación apropiada
de esa actividad, así como, el desarrollo, mejoramiento y
utilización de artes, dispositivos o técnicas apropiadas
incluidos los dispositivos excluidores de tortugas
marinas.
 Propiciar y fomentar la transferencia de tecnología para
apoyar a los países en desarrollo que lo requieran.
 Reconocimiento en el sentido de que el uso de DETs
(Dispositivos Excluidores de Tortugas) no es necesario
en todas las áreas de pesca, como resultado que en
algunas zonas y temporadas no existe la presencia de
tortugas marinas.
Disponer medidas para evitar la aplicación de sanciones
comerciales unilaterales
Participación de México
A nivel regional, México propuso la formulación de dicha
Convención con el propósito de contar con un instrumento
de carácter multilateral que garantice la adecuada
protección de las tortugas marinas y con ello, disponer de
medidas acordadas multilateralmente y evitar la aplicación
de sanciones comerciales.
El propósito y la intención de la participación en esta Conferencia
fue el de velar por los intereses del sector pesquero con respecto
a aquellas medidas que en el seno de dicha Convención se
acordaran sobre la protección y conservación de las tortugas
marinas, a fin de que no afecten o impacten negativamente en las
labores de pesca, particularmente por la asociación que se da con
la pesquería del camarón.
Durante la XVI Reunión de Ministros de OLDEPESCA en agosto
pasado, México impulsó el que se estableciera un instrumento de
colaboración con la CIT para asegurar que el sector pesquero no
se vea afectado por las medidas de la CIT, de esta forma se
apoyaron los trabajos para la suscripción del Memorando de
Entendimiento entre la Convención de las Tortugas y
OLDEPESCA, mismo que se autorizó al Secretario Pro Tempore,
proceder a su firma.
En atención al interés de la CONAPESCA, en dar seguimiento a
los trabajos de la CIT, México será sede de la 3ª Conferencia de
las Partes para 2006. Asimismo, a propuesta de Estados Unidos,
México asumirá la presidencia desde la clausura de la 2ª COP y
hasta la 3ª COP.
Página web: www.cit.org
México, realiza esfuerzos para la protección de la tortuga
marina a través de campamentos tortugueros y playas de
anidación a lo largo de todo el país. Partiendo de la base de
que en la pesca de camarón se dañan las poblaciones de
tortugas marinas, existe una regulación que obliga a las
embarcaciones
mexicanas
camaroneras
a
utilizar
19
La cooperación internacional para la promoción del desarrollo
pesquero es un elemento de suma importancia para
complementar los esfuerzos de desarrollo pesquero nacional.
México ha concedido gran importancia a este rubro del quehacer
pesquero internacional.
La configuración de nuevos grupos de países y la consolidación
de procesos de integración representan en la actualidad, una
valiosa oportunidad para diversificar la cooperación y ampliar los
intercambios comerciales y de cooperación científico - técnica.
PARTE II. COOPERACIÓN
DESARROLLO PESQUERO.
Y
PROMOCIÓN
DEL
El área de Asia-Pacífico por su dinámico crecimiento económico
es considerada en este momento como un esquema ventajoso
para promover el desarrollo económico y en virtud del grado de
desarrollo pesquero y acuícola alcanzado por los países de la
región, se considera como una región propicia para intercambiar
experiencias y promover el desarrollo pesquero. Asimismo, el
intercambio de experiencias en el marco de la OCDE es de gran
importancia, en virtud del nivel de desarrollo alcanzado por los
países miembros de la Organización, así como la cooperación
horizontal en foros como OLDEPESCA, donde se busca consolidar
y armonizar la posición de los países latinoamericanos en
relación a los diversos temas del quehacer pesquero
internacional. Por otra parte se han fortalecido las relaciones
bilaterales con países que de importancia comercial como
Estados Unidos.
Es en este sentido que se ha fortalecido la participación en foros
pesqueros de cooperación como son el Subcomité de Comercio
Pesquero de FAO, el Comité de Pesca de la Organización para la
Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), el Grupo de Trabajo
de Pesca y el Grupo de Trabajo para la Conservación de los
Recursos Marinos del Mecanismo de Cooperación Económica Asia
Pacífico (APEC), así como a nivel latinoamericano, en la
Organización
Latinoamericana
de
Desarrollo
Pesquero
(OLDEPESCA) y la cooperación bilateral.
Introducción
20
Subcomité de Comercio
Pesquero de la FAO.
En 1996 se establece el Subcomité de Comercio Pesquero
atendiendo a las recomendaciones de la Conferencia
Mundial de Pesca celebrada en 1984 en el marco de la
FAO, en el sentido de crear un foro multilateral para
abordar
la
problemática
del
comercio
pesquero
internacional. En el Subcomité participan casi la totalidad
de las 140 naciones que son miembros del Comité de Pesca
de la FAO.
Objetivos
Su principal objetivo es el de discutir y proponer soluciones
a la problemática comercial, técnica y política del comercio
pesquero internacional. Así, en el foro se discuten temas
como la eliminación de barreras arancelarias y no
arancelarias, los problemas de control de calidad y
normalización y el análisis de los mecanismos que faciliten
los flujos comerciales de productos de la pesca nivel
internacional.
En las reuniones (bianuales) que hasta la fecha se han
celebrado se ha convenido en rechazar la vinculación que
hacen los países desarrollados en cuanto al otorgamiento
de acuerdos de acceso a cambio de facilidades comerciales;
incrementar la colaboración internacional en materia de
control de calidad; desarrollo de nuevos productos y
normalización; y apoyar el desarrollo de la infraestructura.
Asimismo, en este foro actualmente se discuten temas
como el de los ecoetiquetados y la facilitación del comercio
pesquero.
Participación de México
Nuestro país, participa en los trabajos del Subcomité desde
su creación en 1986 y en éste ha tenido un importante foro
para manifestar su posición de que se promueva la aplicación de
mecanismos de carácter multilateral para la protección de
especies marinas que involucre la participación de los Estados
que desarrollan la pesquería, en contraposición de la aplicación
de sanciones comerciales unilaterales y multilaterales.
En el marco de este Subcomité se han realizado trabajos sobre la
aplicación de medidas sanitarias y fitosanitarias. barreras
técnicas al comercio, subsidios y medidas compensatorias, así
como aspectos relacionados con el comercio de derechos de
propiedad intelectual. Al respecto, México ha expresado su
interés por que se reglamenten dichas medidas ya que éstas
incluyen el ecoetiquetado de productos pesqueros, mismo que se
considera perjudicial para el comercio exterior mexicano de
dichos productos.
Ante su mandato de proponer soluciones de la problemática
comercial de productos pesqueros, este Subcomité ha realizado
esfuerzos para promover la revisión de los criterios para enlistar
especies marinas silvestres en los apéndices de CITES, con el
objeto de que se apliquen enfoques adecuados para permitir o
restringir el comercio internacional de dichas especies y que sea
en la FAO, como organismo técnico pesquero por excelencia, en
donde se analizan los criterios para la inclusión de dichas
especies marinas en dichos apéndices.
En este mismo sentido, México participó activamente en la 8ª
Reunión del Subcomité de Comercio Pesquero, la cual se llevó a
cabo en Bremen, Alemania, en febrero de 2002. Asimismo,
aunque no se tuvo participación en la 9ª Reunión de este
Subcomité, el cual se celebró en febrero de 2004, se elaboró un
pliego de instrucciones con la posición de México con respecto a
los temas abordados los cuales se refirieron a:
o Análisis de los criterios para la inclusión en las listas de la
CITES de las especies acuáticas explotadas comercialmente
o Posibilidad de identificar el origen de los productos de la pesca
y los de la acuicultura
o Sanidad, calidad y comercio de los productos pesqueros
o Efectos de los acuerdos de la Ronda Uruguay en el comercio
internacional de productos de la pesca - compilación de
información y estudios de los efectos.
Asimismo, durante el 2004 México participó en la ejecución de un
proyecto de “Asistencia a la legislación pesquera” que se
21
encuentra en la etapa de aprobación de los fondos para su
realización; el apoyo de FAO para que un consultor asesore
para finalizar el proyecto de plan de acción nacional para
combatir la pesca ilegal, no regulada y no reportada y en
un proyecto para el “Mejoramiento de los productos
pesqueros para su incursión en mercados selectos” que se
encuentra en la etapa de revisión.
Después
han ingresado Australia, República Checa, Corea,
República Eslovaca, Finlandia, Hungría, Japón, México, Nueva
Zelandia, y Polonia.
Organización de Cooperación
para el Desarrollo Económico
(OCDE)
La OCDE se constituyó el 14 de diciembre de 1960, y sus
objetivos básicos son fomentar con estabilidad financiera,
el crecimiento económico y el progreso del nivel de vida en
los países miembros así como la expansión del comercio
mundial, la economía de mercados y el empleo; y estimular
y armonizar los esfuerzos de sus países miembros en favor
de la cooperación para el desarrollo.
En este foro se discuten temas de relevancia en la agenda
internacional y nacional, como la pesca ilegal no regulada y
no reportada. Actualmente nuestro país esta desarrollando
un plan de acción nacional de pesca INDNR, por lo que las
reuniones de trabajo son una gran oportunidad para
intercambiar puntos de vista y experiencias sobre como
enfrentar esta problemática. Por otra parte, con relación a
los subsidios se presentan y discuten documentos sobre
sus efectos socio-económicos y la forma en como su
interacción impactan en el desarrollo sustentable
Miembros
Su Convención fundadora la firmaron 17 países miembros
formales de la OECD (Organización Europea de
Cooperación Económica) - Alemania, Austria, Reino Unido,
Bélgica, Dinamarca, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia,
Italia, Luxemburgo, Noruega, Holanda, Portugal, Suecia,
Suiza, Turquía - más Estados Unidos, Canadá y España.
Participación de México
A raíz de su ingreso en 1994 a la OCDE, México participa
activamente en el Comité de Pesca el cual se reúne dos veces por
año. En dicha instancia se discuten fundamentalmente temas
como la promoción del desarrollo pesquero de los países
miembros a través del intercambio de experiencias en la gestión,
conservación y ordenamiento de los recursos marinos vivos.
Asimismo, se elaboran estudios sobre aspectos económicos de la
administración de los recursos marinos vivos; comercio y medio
ambiente; desarrollo y aprovechamiento integral de los recursos
de las zonas costeras y perspectivas futuras de la industria
pesquera, los cuales se pretende sirvan de apoyo para la
definición de las políticas nacionales de desarrollo pesquero.
En este marco, México ha propiciado la realización de acciones
para la aplicación y observancia del Código de Conducta para la
Pesca Responsable en las actividades pesqueras de los países
miembros.
Durante el 2004, el tema de los subsidios tuvo un papel
relevante, al respecto, nuestro país manifestó su preocupación
por los efectos que los subsidios tienen sobre el comercio, debido
a que los pescadores nacionales se ven en desventaja competitiva
con aquellos países que si reciben subsidios significativos a la
22
pesca (caso de productos provenientes de Asia). Asimismo,
la mayoría de los
países miembros de OCDE aplica
subsidios, lo cual no es acorde con la política de México,
por lo que fue necesario manifestarlo en las discusiones.
Asimismo, se participó en las reuniones del Comité de
Pesca en donde se logró apoyar la gestión para que no
desapareciera el presupuesto para el funcionamiento de
dicho Comité. Asimismo, se iniciaron trabajos sobre el
costo del manejo pesquero, la pesca INDNR, la
liberalización comercial en materia pesquera, y las
transferencias financieras gubernamentales.
Cabe señalar que las decisiones y recomendaciones que se
toman en este foro son de gran importancia ya que pueden
permitir impulsar políticas pesqueras que en algún
momento pudieran afectar a nuestro país, por lo cual es
necesario vigilar que estas recomendaciones sean acordes
con los intereses y posición de nuestro país.
Interés de México en el foro:




Participar y contribuir en la elaboración de estudios
sobre aspectos económicos de la administración de los
recursos marinos vivos; comercio y medio ambiente;
desarrollo y aprovechamiento integral de los recursos
de las zonas costeras y perspectivas futuras de la
industria pesquera, los cuales se pretende sirvan de
apoyo para la definición de las políticas nacionales de
desarrollo pesquero.
Brindar apoyo a la consecución de los trabajos llevados
a cabo para la realización del documentos sobre la
situación de la pesca en los países miembros y los
reportes estadísticos, los cuales son una herramienta
referencial y de análisis importante para nuestro país..
Mantener el intercambio de información y experiencias
en temas de la agenda internacional pesquera, con los
países miembros.
Fomentar se desarrollen diagnóstico y estudios sobre
temas que son de interés para nuestro país.
Página web: www.oecd.org.
Foro de Cooperación
Económica Asia - Pacífico
(APEC)
El Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), surge en
1989, con el fin de dar respuesta a la creciente interdependencia
entre las economías de la región Asia-Pacífico, constituyendo una
de las principales regiones de mayor dinamismo e importancia
económica a nivel mundial.
Miembros
Las economías miembros de APEC representan un rica diversidad
de la región así como diferentes niveles de desarrollo económico,
sin embrago, existe un sentido de cooperación que busca el
crecimiento. Son miembros Australia, Brunei Darussalam,
Canadá, Chile, República Popular de China, China Taipei,
República de Corea, Estados Unidos Filipinas, Hong Kong,
Indonesia, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papua Nueva
Guinea, Perú, Rusia, Singapur, Tailandia y Vietnam.
23
Objetivos
El objetivo de este foro es el de constituirse como la
principal instancia de discusión y de negociación de los
países de la Cuenca del Pacífico y en el foro más
importante para promover esquemas de comercio y de
inversiones abiertos y la cooperación económica de la
región; propiciar el fortalecimiento y desarrollo de la
pequeña
y
mediana
industria;
desarrollar
la
infraestructura necesaria para el desarrollo económico y
favorecer la cooperación privada empresarial.
Participación de México.
Desde 1993, México ingresó como miembro formal de
APEC. En el ámbito de los recursos marinos vivos, México
participa en las actividades que realiza el Grupo de Trabajo
de Pesca (FWG) y el Grupo de Trabajo para la Conservación
de los Recursos Marinos (MRCWG).
En este contexto, México ha participado en la realización
de estudios
para mejorar
la información
sobre el
comercio de productos del mar en la región de APEC,
capacitación acuícola con énfasis en el manejo y control
sanitario y de enfermedades, inventarios sobre los
esquemas de administración y organización pesquera en la
región de APEC, talleres técnicos sobre normas sanitarias y
de calidad y en el aseguramiento de la calidad en los
laboratorios de inspección de alimentos marinos y la
formulación de estudios sobre las barreras arancelarias y
no-arancelarias en el comercio pesquero de la región.
En el marco del Grupo de Trabajo de Pesca de APEC, ha
mantenido un importante intercambio de información y se
ha promovido y recibido apoyo para proyectos en el
Manejo de la pesquería del tiburón, control de virus en la
acuacultura y actualmente para la creación de la red de
Centros de Acuacultura.
Al respecto, cabe mencionar
que en la última evaluación de las actividades del FWG,
2003, México figura entre las 5 principales economías (junto con
Tailandia, Australia, Estados Unidos y Canadá) promotoras de
proyectos en el marco del organismo.
Durante el 2004 se participó en la reunión anual del FWG y
MRCWG donde se apoyó la formulación de un proyecto para la
creación de la red de acuacultura en las Américas (ANA), así
como que México sea la sede del taller donde se discutirá la
factibilidad del establecimiento de la red y la sede de la
organización.
Por otra parte, se participó activamente en dos proyectos, uno
sobre el Fenómeno del Niño “A Comparative Assessment of the
Institucional Response to the Incorporation of the El Niño
Southern Oscillation (ENSO) Signal in Fisheries Management
within APEC Economies” , de donde surgirá un diagnóstico sobre
la manera en la que el fenómeno del Niño ha impactado a las
principales pesquerías de importancia comercial. Cabe mencionar
que representantes del sector gubernamental, académico y
privado, han manifestado su interés por este proyecto y el
proyecto de Introducción de Plagas Marinas (IMP), en el que se
están desarrollando inventarios de los países sobre las acciones
encaminadas al control y dispersión de enfermedades, como es
en el caso del camarón.
Por otra parte, con relación al MRCWG, actualmente junto con
Australia, Canadá, Chile y Estados Unidos es parte de un “grupo
de trabajo” cuyo propósito es elaborar un proyecto que delinee
con mayor claridad las estrategias de dirección, manejo,
programas y planes de acción del MRCFW.
Interés de México en los Grupos de Trabajo:

Lograr una participación constante en las reuniones de
ambos grupos de trabajo, a fin de que se desarrollen
proyectos de interés para México.
24

Formar parte del Intercambio de conocimientos
entre países con una gran diversidad en la
aplicación de estrategias en el manejo sustentable
de los recursos.

Fortalecer el intercambio de experiencias y
tecnología en materia de sanidad acuícola con los
países asiáticos.

Buscar una mayor participación de nuestro país en
los proyectos que se promuevan en el marco del
Foro, así como aprovechar recursos de fondos para
financiar proyectos de interés para México.

Miembros
Los países miembros y participantes de OLDEPESCA son 14:
Participar activamente en la toma de decisiones en
APEC, así como en su reestructuración para
promover acciones de cooperación y manejo
pesquero de nuestro interés.
Página web: www.apec.org
Organización Latinoamericana
de Desarrollo Pesquero
(OLDEPESCA)
OLDEPESCA tiene su sede en la ciudad de Lima, Perú, fue
creada en 1982 con para promover la cooperación y
concertación en el área pesquera entre los países de la
región.
El propósito fundamental de la Organización es atender
adecuadamente las exigencias alimentarias de América
Latina utilizando su potencial de recursos pesqueros en
beneficio de sus pueblos, mediante la concertación de
acciones conjuntas tendentes al desarrollo constante de los
países y al fortalecimiento permanente de la Cooperación
Regional.
Objetivos
a) Promover el desarrollo sostenible de las pesquerías de la
región, preservando el medio marino y de agua dulce, mediante
la aplicación de políticas de pesca responsable.
b) Promover e intensificar la cooperación latinoamericana en el
desarrollo de la explotación racional de productos del mar y de
agua dulce en beneficio de los pueblos de la región.
c) Incrementar sustancialmente la oferta de alimentos de
suficiente valor nutritivo, en condiciones de precios, preparación
25
y presentación adecuados a las necesidades de la
población de bajos ingresos de la región.
d) Incrementar de la misma forma, el consumo de
productos del mar y de agua dulce en la región.
e) Estimular, asimismo, la diversificación e incremento de
las exportaciones.
OLDEPESCA realiza importantes trabajos relacionados a
las subvenciones al comercio pesquero, barreras no
arancelarias que afectan al comercio pesquero en los
países de la región, el desarrollo de la Acuacultura y a la
promoción del ordenamiento pesquero a través del
Programa Regional de Apoyo para la Implementación de
Instrumentos Internacionales de Pesca y ecoetiquetado
entre otros. Además OLDEPESCA es el principal portavoz
de la región en los principales foros pesqueros
internacionales.
En OLDEPESCA se han
iniciado trabajos para el
establecimiento de una Red
Regional de Acuicultura, a
través de la cual se
verifique
un
efectivo
proceso de intercambio de
experiencias e información
técnica y científica que
aliente el desarrollo de la
actividad
acuícola
sostenible.
Participación de México
OLDEPESCA ha realizado acciones para enfrentar la
problemática de la aplicación de sanciones comerciales
unilaterales a productos pesqueros importantes de la región como
son el atún y el camarón, derivadas de la protección a especies
como los delfines y las tortugas marinas.
México como uno de los principales países promotores de la
creación de este organismo, ha otorgado un amplio apoyo a la
Organización para el cumplimiento de sus objetivos y actividades,
y en contrapartida, nuestro país ha tenido en la Organización
una plataforma para la promoción de iniciativas y negociaciones
pesqueras, principalmente en relación con la defensa de las
exportaciones pesqueras como el atún y el camarón.
México ha presentado iniciativas para orientar las actividades de
la Organización hacia la atención y consideración de los
principales problemas pesqueros que afectan a la región.
Derivado de ello, se logró que OLDEPESCA se haya constituido
como la instancia más adecuada para dar seguimiento de la
aplicación y observancia de la Convención Interamericana para la
Conservación de las Tortugas Marinas, entre otras actividades.
Durante el 2004 se participó la III Reunión Técnica de
OLDEPESCA y el I Taller sobre Negociaciones Pesqueras en el
Marco del ALCA, en la Ciudad de Managua, Nicaragua, 29 y 30
de julio. Para la reunión se gestionó la participación de un
funcionario mexicano de la Secretaría de Economía que
compartió las experiencias de México en negociaciones
comerciales internacionales, en temas como estrategias de
negociación, acceso a mercados, reglas de origen, inversiones y
medidas sanitarias y fitosanitarias.
Por otra parte, se abordó el tema de las acciones llevadas a cabo
por la FAO y los esfuerzos que se están llevan a cabo en los
diferentes organizaciones internacionales como la OMC para
llegar a un consenso con relación a las subvenciones y
OLDEPESCA, presentó un proyecto de cooperación denominado
“Programa Regional para la Aplicación del PAI para la Ordenación
de la Capacidad Pesquera”, para el cual se buscará apoyo
financiero de la FAO. Cabe mencionar que en esta reunión se
manifestó el interés de México por buscar apoyo de los países de
OLDEPESCA para obtener la sede de la Red de Acuicultura en
América (ANA).
26
Por otra parte en el mes de agosto, se llevó a cabo la XVII
Conferencia de Ministros en donde se abordaron temas que
son de gran relevancia para la agenda pesquera
internacional y que tienen impacto en la región. Dentro de
los compromisos acordados se encuentran, la aplicación de
los Planes Internacionales de Acción y buscar apoyo de la
FAO para su formulación, cconformar un Grupo de Trabajo
Regional, que tendrá como misión la formulación del Plan
de Acción Regional para un Enfoque Ecosistémico en la
Pesca y aarmonizar una posición regional respecto a los
temas que se trataron en la XIII COP CITES y el XXVI
Período de Sesiones del COFI.
Asimismo, se formularon resoluciones a fin de Coordinar
acciones con organizaciones regionales e internacionales a
fin de realizar acciones concertadas que apunten al
levantamiento del embargo al atún, la protección de las
tortugas marinas, respaldar la iniciativa expresada por
México para servir de sede a la Red de Acuicultura de las
Américas (ANA), que se establecerá en el marco de APEC.,
entre otras y Llevar a cabo la XVII Conferencia de Ministros
en Mazatlán, Sin., México, en la primera semana de
septiembre de 2005.
De la XVI Conferencia de Ministros reunión emanó la
Declaración de Lima, la cual muestra una posición regional
respecto a los temas principales que afectan a la región
Por otra parte, se obtuvo el apoyo de la organización para
gestionar ante el Gobierno Estadounidense se realice la
apelación de la decisión sobre el etiquetado del atún y
para que México se constituya en la sede de la Red de
Acuacultura en América (ANA).
Objetivos que
OLDEPESCA:
se
persiguen
al
participar
en
actividades de la Organización hacia la atención y
consideración de los principales problemas pesqueros que
afectan a la región.
 Promover la formulación de posiciones y estrategias conjuntas
ante los principales problemas pesqueros que afectan a la
región (embargo atunero, promoción y defensa de las
exportaciones de camarón, etc).
 Que OLDEPESCA sea una plataforma para la promoción de
iniciativas y negociaciones pesqueras, principalmente en
relación con la defensa de las exportaciones pesqueras como el
atún y el camarón.
 Que OLDEPESCA se constituya como la instancia más
adecuada para dar seguimiento de la aplicación y observancia
de la Convención Interamericana para la Conservación de las
Tortugas Marinas, entre otras actividades.
Página web: www.oldepesca.org
El Centro de Servicios de
Información y Asesoramiento
sobre la Comercialización de los
Productos Pesqueros en América
Latina y el Caribe (INFOPESCA).
INFOPESCA fue creado como órgano independiente de la FAO en
1994.
En América Latina y el Caribe, INFOPESCA se encarga de
monitorear el desarrollo pesquero de los países de la región, al
mismo tiempo que proporciona a sus miembros servicios en el
campo de la información sobre oportunidades de comercialización
y perspectivas de suministros de productos pesqueros dentro y
fuera de América Latina y del Caribe.
 Promover la cooperación entre los países de la región en
materia de desarrollo pesquero.
 Promover iniciativas que pretenden reorientar las
27
caso de un artículo sobre la etiqueta Atún Dolphin Safe APICD, el
cual fue publicado a través de sus revistas especializadas.
Asimismo, las revistas especializadas han sido circuladas,
convirtiéndose en una referencia importante de precios de
productos pesqueros y otros datos comerciales para el sector
pesquero mexicano.
Interés de México en el foro:
Brinda asesoría técnica, sobre métodos de elaboración y
normas de calidad de los productos de conformidad con los
requisitos del mercado a la industria privada e
instituciones gubernamentales, así como de investigación y
desarrollo de nuevas oportunidades comerciales para
especies y productos pesqueros no utilizados o subutilizados, entre otros.
Son países miembros de Infopesca Argentina, Belice,
Brasil, Colombia, Costa Rica, Honduras, México,
Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.
Participación de México
Desde la creación de INFOPESCA, México contribuye
proporcionando información estadística, la cual es
utilizada para la elaboración de bases de datos sobre el
mercado pesquero.
De igual forma, ha mantenido intercambio de información
con relación a los sistemas de control de calidad de los
productos pesqueros, lo cual es de gran importancia en
virtud de la necesidad de alcanzar una armonización de
dichos sistemas en los diferentes países de América Latina.
 Constituir a INFOPESCA como el principal instrumento de
información comercial regional, que permita a los sectores
industrial y social conocer las oportunidades que en materia
comercial se generan a nivel internacional.
 Buscar
asesoramiento
de
INFOPESCA
sobre
la
comercialización de los productos pesqueros de América Latina y
el Caribe para que el sector pesquero mexicano logre una
participación más beneficiosa en el mercado mundial.
 Buscar asistencia en el procesamiento y control de calidad de
acuerdo a las exigencias del mercado y el mejoramiento de los
productos, permitiendo una participación competitiva de los
productos pesqueros mexicanos.
 Que INFOPESCA sea un instrumento eficaz para la promoción
de ferias, cursos de entrenamiento en áreas de sanidad y la
realización de encuentros empresariales, en beneficio de nuestro
sector.
 Evaluar el establecimiento de una subsede de INFOPESCA en
nuestro país a fin de fortalecer la cooperación con el organismo,
así como tener una mayor ingerencia la formulación de las
políticas y las decisiones que se adopten en el seno del
organismo.
Página web: www.infopesca.org
En el 2004 para México INFOPESCA ha sido una fuente
importante de difusión, ya que se ha logrado difundir
información sobre a la comercialización del atún, tal es el
28
Cooperación Bilateral.
Reunión de Autoridades
Pesqueras Méx ico – Estados Unidos
Desde hace aproximadamente 20 años autoridades
pesqueras de México y de Estados Unidos se reúnen
anualmente a fin de concertar acciones encaminadas a la
conservación y ordenación de recursos pesqueros
importantes tanto para mantener la biodiversidad de sus
litorales y ecosistemas marinos como para mejorar el
aprovechamiento de recursos pesqueros que representan
una de las bases de la alimentación, empleo y captación de
divisas para sectores sociales que dependen de la actividad
pesquera de ambas naciones
Logros
En el marco de la pasada XXI Reunión de Autoridades
Pesqueras México-Estados Unidos, celebrada los días 10 y
11 de marzo de 2004, se ha fortalecido la cooperación en
temas tales como:

Coordinación de trabajos que han permitido afrontar de
la mejor manera el litigio de la Etiqueta Atún Dolphin
Safe.

Cooperar en materia de difusión de la etiqueta Atún
Dolphin Safe APICD.

Intercambios de información y contactos a través de la
coordinación entre las oficinas competentes, en materia
de manejo de pesquerías.

En el tema de camarón se actualizó y compartió información
en materia de las regulaciones para la utilización de DET’s, y
los efectos de las nuevas tecnologías en las capturas
especialmente en cuanto a la protección de la tortuga laúd.

Se han compartido experiencias en el manejo de la pesquería
de tiburones, a través de intercambio de las respectivas
regulaciones de cada país.

Se ha trabajado de manera conjunta para impulsar un
Secretariado Permanente en la Convención Interamericana de
las Tortugas Marinas.

Se reactivaron la Reunión Bilateral MEX-US (Golfo/Pacifico)
en donde se abordaron temas tales como: Pelágicos Menores,
Pelágicos Mayores e Intercambio de información de Abulón.

En materia de inspección y vigilancia se trabaja actualmente
de manera coordinada con las autoridades estadounidenses
en el proyecto de un posible Memorando de Entendimiento en
la materia.
Reunión de Autoridades
Pesqueras México-Cuba
Las relaciones de cooperación en materia pesquera entre México
y Cuba tienen como marco fundamental el Acuerdo de Pesca
suscrito por ambos países en 1976 y el Convenio Básico de
Cooperación para el Desarrollo entre el Gobierno de México y el
Gobierno de Cuba, suscrito el 12 de abril de 1999, instrumento
que viene a sustituir el
Convenio Básico de Cooperación
Científico-Técnica, que operó desde marzo de 1975.
De conformidad con las disposiciones del Acuerdo de Pesca,
ambos gobiernos se reúnen año con año de manera alterna, tanto
en México como en Cuba, a fin de llevar a cabo las Consultas
29
Anuales sobre la Aplicación y Cumplimiento de dicho
Acuerdo. En tales Consultas, entre otros aspectos que se
abordan, está la fijación anual de los volúmenes de
captura, incluyendo las especies y los Permisos de Pesca
que México autorizará y otorgará a la flota cubana para su
operación en aguas jurisdiccionales mexicanas en el Golfo
de México y Mar Caribe.
Asimismo, en el marco de tales Consultas ambos gobiernos
acuerdan los mecanismos mediante los cuales se lleva a
cabo del registro estadístico de las capturas de la flota
cubana y su correspondiente intercambio.
Por lo que se refiere a la cooperación pesquera bilateral en
materia científico-técnica, año con año ambos países
evalúan y concensúan las acciones de colaboración de
mutuo interés para el desarrollo de sus respectivos
sectores de la pesca y de la acuacultura.
El Programa ha comprendido la realización de un número
importante de acciones y/o proyectos diversos en temas o
áreas tales como investigación pesquera, acuacultura,
infraestructura pesquera y manejo y aprovechamiento de
cuerpos de aguas continentales, entre otros.
En materia de acuacultura, la cooperación ha abarcado la
realización de trabajos conjuntos en el intercambio de
experiencias, material de siembra, documentación a través
de visitas recíprocas de expertos nacionales y cubanos
para su capacitación a centros o granjas de cultivo de
peces, moluscos y crustáceos de aguas dulces y salobres de
ambos países, así como la participación en cursos o
talleres.
En la investigación y/o actividades conjuntas de
prospección y evaluación de recursos pesqueros, las
acciones bilaterales llevadas a cabo por científicos
mexicanos y cubanos han comprendido la realización de
importantes actividades en el ámbito de los cruceros de
investigación encaminadas a determinar el estado de
abundancia de poblaciones de pesquerías y de recursos
significativos y de interés común, tales como
huachinango; tortugas marinas, langosta, entre otros.
mero
y
En infraestructura pesquera, las acciones realizadas han
comprendido el intercambio de experiencias en la rehabilitación
de cuerpos de aguas a integrarse a labores de pesca o acuícolas.
Por cuanto al aspecto comercial, los esfuerzos de colaboración
han propiciado el fortalecimiento de las pesquerías comerciales
de ambos países ligadas estrechamente a la exportación, como en
el caso de la langosta y en el procesamiento de productos de la
pesca.
Asimismo, los vínculos de cooperación en materia de pesca y de
acuacultura entre ambos países han sido amplios desde 1976,
debido a que han respondido a programas integrales relacionados
directamente con la formación y fortalecimiento de las
capacidades de los recursos humanos que apoyan el sector
productivo de los dos países.
Acuerdo de Pesca
En el Acuerdo de Pesca vigente desde julio de 1976, se reconocen
los derechos históricos de pesca de la flota cubana en aguas que,
a partir de ese año, quedaron bajo jurisdicción mexicana al
establecerse, en dicho año, la Zona Económica Exclusiva (ZEE)
de 200 millas, y mediante este instrumento se reglamenta y
regula la operación de las embarcaciones de dicha flota.
Mediante el Acuerdo, se asignan anualmente al gobierno de dicho
país, cuotas de captura en las pesquerías de mero (cherna),
huachinango, sierra, serrucho, tiburón y especies asociadas. Esta
disposición está sustentada en la Ley de Pesca, la cual estipula
en su Artículo 14 que “... de conformidad con el interés nacional
y de acuerdo con los tratados y acuerdos internacionales de los
que México es parte... ”(se) ...permitirá con carácter de excepción
que embarcaciones extranjeras participen de dichos excedentes
(pesqueros) en la Zona Económica Exclusiva...” .
De conformidad con las disposiciones del Acuerdo de Pesca, las
Autoridades Pesqueras de ambos gobiernos se reúnen año con
año de manera alterna, tanto en México como en Cuba, a fin de
30
llevar a cabo las Consultas Anuales sobre la Aplicación y
Cumplimiento de dicho Acuerdo. En tales Consultas, que
se realizan desde 1977, entre otros aspectos que se
abordan, está la fijación anual de los volúmenes de
captura, incluyendo las especies y los Permisos de Pesca
que México autorizará y otorgará a la flota cubana para su
operación en aguas jurisdiccionales mexicanas en el Golfo
de México y Mar Caribe.
Asimismo, en el marco de tales Consultas ambos gobiernos
acuerdan los mecanismos mediante los cuales se verifican
los resultados de la operación de las embarcaciones
cubanas, a través de la participación de observadores
científicos nacionales a bordo de dichas embarcaciones de
manera muestral, a fin de evaluar los efectos biológicos de
las capturas de la flota cubana, mediante el acopio e
intercambio de datos técnicos-biológicos de los recursos
para
determinar los niveles de aprovechamiento
permisibles.
1050 T.M. a 850 T.M., así como reducir el número de permisos de
embarcaciones de 12 a sólo 9.
Se convino en avanzar en la aplicación de un programa de
observadores a bordo de la flota cubana y que se incorporen las
embarcaciones cubanas permisionadas al sistema de monitoreo
satelital que se desarrolla en México.
Asimismo, se estableció claramente la prohibición de realizar
descargas en puertos nacionales por parte de las embarcaciones
cubanas autorizadas a realizar capturas en aguas nacionales y
sólo hacerlo con autorización expresa y bajo circunstancias
excepcionales, ello de conformidad con la Ley de Pesca
Permisos de Investigación Científica en Materia
Pesquera
De igual manera, se lleva a cabo el registro estadístico de
las capturas y su correspondiente intercambio de
información, a
través de un seguimiento detallado del movimiento y
operación de la flota cubana, para lo cual se han
instrumentado una serie de mecanismos de información,
como son las bitácoras de pesca, informes de captura,
avisos de arribo por viaje de pesca, entre otros.
Situación actual
El 5 de noviembre de 2004, las Autoridades Pesqueras de
ambos Gobiernos se reunieron en La Habana, Cuba, a fin
de llevar a cabo las consultas anuales sobre la aplicación y
cumplimiento de dicho Acuerdo.
Como sucede año con año, durante la XXVIII Reunión, se
cumplieron los tres objetivos básicos que se planteó la
Delegación mexicana para esta reunión:
Se acordó reducir las cuotas de captura otorgadas para
especies de mero y huachinango y especies asociadas de
Por su diversidad biológico-pesquera, México representa
actualmente una de las naciones y región geográfica de mayor
interés de distintas instituciones académicas, universidades,
museos y acuarios, principalmente de los Estados Unidos, por
ello anualmente recibe numerosas solicitudes para la realización
de estudios e investigaciones científicas sobre diversas especies
que habitan las aguas del Golfo y Pacífico mexicanos.
En este sentido el objetivo primordial que se persigue al autorizar
los permisos de investigación es contar con estudios que
31
permitan preservar, repoblar,
desarrollar especies pesqueras.
fomentar,
cultivar
y
En este marco, durante 2004 se atendieron solicitudes
para realizar investigación científica en aguas de
jurisdicción nacional a investigadores principalmente de
Estados Unidos. En temas tales como:
PERMISOS DE INVESTIGACIÓN 2004
Investigador
Institución
Sr.
Jeffrey Departamento
Uebel
de Agricultura
de los Estados
Unidos
Titulo/objetivo
Inventario
de
vida
acuática y condiciones
de habitades en la
reserva de la biosfera
de Sierra Gorda
Expedición y Educación
del Mar de Cortés
Periodo
15 de enero al
31 de julio de
2004
"Componentes
de
transporte
larvario,
variabilidad
en
el
transporte
fisíco
y
biocomplementariedad
dinámica
de
las
poblaciones bénticas.
Dr. Frederich Colegio
de Estudio comparativo de
Prahl
Ciencias
la producción y de la
Oceánicas
productividad de las
Atmosféricas,
Alkenonas
para
Universidad
contrastar los entornos
Estatal
de de
las
aguas
Oregón
superficiales del océano
del pacífico norte
Dra.
Kara Sea Education Viaje de instrucción de
Lavender
Association
oceanografía S-195-6
19 de mayo-5
de junio del
2004.
William
Gilly
Dr.
Pineda
F. Estación
Marina
Hopkins,
Universidad de
Stanford
Jeús Woods
Hole
Oceanographic
Institution
(WHOI)
14 de marzo al
1° de mayo de
2004
PARTE
III.
PROMOCIÓN
EXPORTACIONES
Y
DEFENSA
DE
LAS
6 de julio de
2004 al 22 de
julio de 2005
19 de octubre al
30 de diciembre
de 2004
La concesión de permisos de investigación científica
permite favorecer el conocimiento de la biología y situación
de nuestros recursos.
32
Introducción
La utilización de sanciones comerciales, en particular el
cierre de mercados a la importación de productos
pesqueros no es nuevo en las relaciones comerciales
internacionales, sin embargo, en los últimos años dichas
medidas han adquirido nuevas modalidades al utilizarse
con mayor frecuencia bajo el supuesto de justificaciones
ecológicas como instrumentos coercitivos para obligar al
cumplimiento de medidas de ordenación y conservación de
recursos marinos vivos.
Por ello, la relación entre los temas de comercio y medio
ambiente están cada vez más presentes en la agenda
pesquera internacional. En este ámbito algunos países han
enfrentado dificultades para colocar sus exportaciones
pesqueras como resultado de la aplicación de legislaciones
internas que condicionan
la comercialización de un
producto a la aplicación de medidas de conservación de
otras especies.
Esta ha sido una lucha que México ha dado en
innumerables foros, tratando de que se reconozca el
ejercicio de los derechos de soberanía sobre los recursos
marinos localizados en las aguas jurisdiccionales, así como
el hecho de que la mejor forma de proteger a un recurso
que comparten varios Estados es a través de la aplicación
de esquemas multilaterales. Esta lucha todavía continúa y
enfrenta situaciones contrarias al derecho internacional,
como es el caso del embargo atunero, que bajo
argumentaciones ecológicas ha frenado las exportaciones
mexicanas de atún al mercado de Estados Unidos.
En este escenario ha existido un creciente interés,
particularmente de ciertos grupos de la sociedad, respecto
a la conservación de los recursos naturales y de su entorno
ambiental. En el caso de la pesca, se ha puesto especial
interés en la protección de determinadas especies,
particularmente de mamíferos marinos como son los
delfines.
Las iniciativas de agrupaciones ecologistas, muchas veces
asociadas a las políticas de las grandes empresas
pesqueras transnacionales, han trascendido a las
instancias legislativas y judiciales de algunos países,
dando lugar, como sucedió en Estados Unidos, a la adopción de
normas que vinculan la conservación de especies marinas con el
acceso a los mercados. Sin dejar de reconocer el mérito de las
preocupaciones que motivan el activismo de los grupos
ecologistas, es evidente que sus posiciones radicalizan el interés
en la protección de las especies hasta llevarlas a una mística
alienante.
En casos como los del embargo al atún, ha quedado de
manifiesto que la aplicación de sanciones comerciales sólo ha
distorsionado el comercio del producto y ha promovido una pesca
no sustentable.
La posición de México respecto a estos asuntos ha sido la de
manifestar que la aplicación de sanciones comerciales no es la
vía para la solución de problemas ambientales y de conservación
de recursos, y sus propuestas se han orientado a la formulación
de esquemas multilaterales como el mecanismo idóneo para
alcanzar los objetivos del aprovechamiento sustentable de los
recursos marinos vivos altamente migratorios y transzonales.
Esto ha quedado de manifiesto en la aplicación de esquemas
como el Programa Internacional para la Conservación de los
Delfines, a través del cual se ha alcanzado el “cero estadístico” en
la mortalidad incidental de delfines en la pesquería del atún.
En este sentido, en los siguientes párrafos se describen los
problemas que ha enfrentado México en relación a esta
vinculación de los problemas ambientales con el comercio y la
posición que se ha adoptado ante los mismos, así como las
acciones tomadas en los foros pesqueros que atienden temas de
comercio pesquero.
El caso de las tortugas marinas y la pesca del
camarón.
El acceso de las exportaciones de camarón al mercado de Estados
Unidos se encuentran sujetas a una serie de acondicionamientos
establecidos en la legislación de Estados Unidos para la
protección de las tortugas marinas.
La Sección 609 de la Ley Pública 101-162 de 1989, relativa a la
“Captura Incidental de Tortugas Marinas en las Operaciones de
33
Pesca Comercial de Camarón”, señala que se aplicarán
embargos a los países que capturen camarón con
tecnología que afecte adversamente a las tortugas marinas,
a menos que, el Secretario de Estado certifique ante el
Congreso estadounidense que el país exportador posee un
programa de protección a la tortuga marina similar al que
se aplica en los E.U.A.
Las principales disposiciones del
programa de protección a la
tortuga marina que aplica Estados
Unidos se refieren a la obligación
de utilizar dispositivos excluidores
de tortugas marinas (DETs) en la
flota camaronera de arrastre o
bien contar con un programa que
garantice la protección de estas
especies en la pesca del camarón.
Bajo esta Ley, Estados Unidos ha impuesto embargos a las
importaciones camaroneras de países como Tailandia,
India, Malasia y Pakistán. Estos países embargados
decidieron llevar el caso ante de la Organización Mundial
de Comercio, en donde se estableció un Panel para resolver
esta controversia. El Panel emitió un fallo en favor de los
países embargados señalando que el Gobierno de Estados
Unidos debe establecer negociaciones con los países
embargados que permitan establecer acuerdos para la
conservación de las tortugas marinas. El Panel reconoció
que la medida era unilateral, sin embargo, también
consideró que no era extraterritorial dado que se trata de
especies altamente migratorias.
Para el caso de México no existe el riesgo de que se aplique
un embargo a las exportaciones camaroneras, ya que se
cuenta con un exitoso Programa Nacional de Protección a
la Tortuga Marina, a través del cual se ha dado
continuidad, reforzado y consolidado las acciones en favor
de la protección y recuperación de las especies de
quelonios marinos que arriban a las costas mexicanas.
Asimismo, desde hace más de 30 años se mantienen en forma
ininterrumpida alrededor de 130 campamentos tortugueros y
playas de anidación operando a nivel nacional, en los cuales se
realizan actividades de protección y
repoblamiento de los
quelonios. Dichas actividades son llevadas a cabo conjuntamente
por los sectores público, productivo, académico y de
investigación,
así
como
con
las
organizaciones
no
gubernamentales y la población civil. De igual forma, es
importante mencionar que
en México existe veda total y
permanente para todas las especies y subespecies de tortugas
marinas en aguas de jurisdicción nacional, así como existe la
obligatoriedad a las embarcaciones camaroneras que operan en el
Golfo de México y Mar Caribe mexicano (desde 1993) y en el
Océano Pacífico mexicano (desde 1996) de utilizar dispositivos
excluidores de tortugas marinas (DETs) en las redes de arrastre
del camarón.
Como resultado de estas acciones, se ha logrado duplicar la tasa
de supervivencia natural de algunas de estas especies, por lo cual
se puede señalar que México no sólo cuenta con un programa
similar al de Estados Unidos sino de mayores alcances.
Todas las acciones señaladas con anterioridad, nos permiten
observar que se ha trabajado arduamente y fortalecido los
esfuerzos de protección y conservación de las tortugas marinas,
tanto a nivel nacional como regional, y asegurar que las
exportaciones camaroneras mexicanas continuaran ingresando al
mercado de estadounidense.
Estos esfuerzos por proteger, conservar y fomentar la
sobrevivencia de las tortugas marinas están acompañados del
compromiso adquirido por México al formar parte de la
Convención Interamericana para la Protección y Conservación de
las Tortugas Marinas.
Adicionalmente, en cuanto a los trabajos encaminados a la
exportación del camarón durante 2004, se realizó una gira de
trabajo con expertos del NMFS de EUA para que constataran los
trabajos de México a favor de la protección de la tortuga marina y
uso de DETs; se apoyaron las gestiones para dejar fuera a México
de la demanda de dumping de camarón gestionada por la
industria americana; y, se trabajó con la Secretaría de Economía
para impulsar a la industria camaronera mexicana a presentar
34
una demanda de dumping contra el camarón asiático y
cumplir con los compromisos de la industria de EUA.
del atún mexicano en E.U.A., la cual se encuentra pendiente del
cumplimiento por parte de nuestra industria en materia de
reunir la información necesaria para preparar un caso.
El caso del embargo atunero
México presentó en 1991 el caso ante el GATT al considerar que
la medida violaba el Artículo XI de las reglas de ese organismo.
Aún cuando el Panel resolvió en favor de México, se decidió
buscar una solución al embargo
por la vía
bilateral. No
obstante, con la decisión del Panel México consiguió que en un
foro comercial y en el ámbito nivel internacional se reconociera el
embargo como una medida unilateral y violatoria de los
principios de libre comercio.
Estados Unidos aplicó un primer embargo atunero a
México de 1980 a 1986, como resultado que dicho país no
reconocía la jurisdicción de las 200 millas de ZEE sobre los
recursos migratorios y de que México detuvo a dos barcos
estadounidenses pescando atún en aguas de jurisdicción
mexicana.
Mas adelante a México se le aplicó un segundo embargo a
sus exportaciones de atún al mercado estadounidense, el
21 de febrero de 1991 como resultado de la aplicación de la
Ley de Protección de Mamíferos Marinos de dicho país, la
cual señala que los países interesados en exportar atún
deben registrar una mortalidad de delfines que no exceda
en 1.25 veces la registrada por su flota en 1991 y años
siguientes.
El embargo fue resultado de la decisión del poder judicial
en E.U.A. ante una demanda presentada por el grupo
ecologista Earth Island Institute y otros grupos
pseudambientalistas en contra del Departamento de
Comercio de E.U.A., por permitir la entrada de atún
mexicano.
Asimismo y en virtud de que la legislación de Estados
Unidos contempla la posibilidad de aplicar embargos
secundarios a las “naciones intermediarias” un año
después se promovió un embargo secundario con lo cual el
bloqueo se extendió a naciones que compraran atún a los
países embargados, ello a efecto de evitar que pudieran
reexportarlo a los Estados Unidos.
Por otra parte la Ley de Información al Consumidor en
E.U.A. (Consumer Protection Act) señala la necesidad de
que las latas de atún lleven inscrita la leyenda "dolphin
safe" para informar al consumidor que el atún fue
capturado sin asociación con delfines. Esto además del
embargo, constituyó otra barrera para la comercialización
Con objeto de avanzar en una solución multilateral al embargo
atunero, los países que pescan atún en el Océano Pacífico
Oriental, entre ellos Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados
Unidos, España, Honduras, México, Panamá, Vanuatu y
Venezuela suscribieron el 18 de junio de 1992 el Acuerdo de La
Jolla para la protección de los delfines, con el objetivo de reducir
progresivamente la mortalidad incidental de delfines en la
pesquería del Pacífico Oriental (OPO) a niveles cercanos a cero, a
través de la aplicación de límites anuales de captura incidental,
así como desarrollar métodos ecológicamente razonables de
captura de atún aleta amarilla grandes no asociados con delfines.
Desde el primer año de su funcionamiento el Acuerdo arrojó
excelentes resultados, ya que se registró una mortalidad de 3600
ejemplares en 1993, y la meta final establecida para 1999
señalaba un registro de 5000 ejemplares. Para verificar el
cumplimiento del Acuerdo se integró un Panel Internacional de
Revisión (PIR) donde participan representantes gubernamentales,
de la industria y de grupos ecologistas, instancia que además
analiza y evalúa el comportamiento de la flota atunera.
Cabe destacar que este instrumento ha sentado un precedente en
el ámbito internacional para abordar la protección y el manejo de
especies marinas que interesan a varios Estados, ya que es un
Acuerdo multilateral de carácter científico que busca proteger no
sólo una especie, sino el ecosistema; y donde participan
Gobiernos, empresarios y organizaciones no gubernamentales.
A pesar de los excelentes resultados alcanzados por los países a
través del Acuerdo de La Jolla, fue hasta octubre de 1995 cuando
se dio otro paso importante para el levantamiento del embargo al
35
atún. Dos sucesos activaron el proceso para encontrar una
solución al conflicto. El primero surgió ante la presión de
la opinión pública internacional que dio sus primeros
frutos en agosto de 1995, cuando cuatro congresistas
republicanos de EUA propusieron por primera vez el
levantamiento del embargo. Al mismo tiempo, en octubre
de 1995 se suscribió la Declaración de Panamá, la cual
recoge los acuerdos pactados tanto por los países
embargados como por Estados Unidos para poner fin a este
problema.
En dicha Declaración los países que realizan la pesquería
en el marco del Acuerdo de La Jolla se comprometieron a
adoptar dicho Acuerdo, modificado por los compromisos de
la propia Declaración, como un acuerdo jurídicamente
vinculante; incorporar en sus legislaciones nacionales, las
disposiciones para dar cumplimiento al nuevo acuerdo
vinculante; integrarse como miembros de pleno derecho a
la CIAT; y aplicar un límite anual global de mortalidad
incidental de delfines de 5,000. Por su parte, Estados
Unidos se comprometió a modificar su legislación para
posibilitar el levantamiento de los embargos primario y
secundario al atún; dar acceso efectivo del atún capturado
en cumplimiento con el Acuerdo de La Jolla; modificar el
concepto del etiquetado “dolphin safe”, de manera que
pueda llevar dicha etiqueta todo el atún capturado en un
lance asociado con delfines donde no exista mortalidad
incidental de este mamífero marino.
Los compromisos por parte de los países embargados,
incluyendo a México, se cumplieron, de tal forma que el
Acuerdo de La Jolla es ahora de carácter vinculante, se
ingresó a la CIAT y se tienen establecidos límites de
mortalidad de delfines conforme a la Declaración de
Panamá. Por parte de Estados Unidos los compromisos se
fueron cumpliendo de manera tardía. En julio de 1997 se
enmendó su legislación para posibilitar el levantamiento de
los embargos, no obstante las regulaciones para la
aplicación de estas enmiendas las cuales establecen los
requisitos operacionales para el levantamiento del embargo
atunero, así como para el acceso de los productos atuneros
al mercado de Estados Unidos, se publicaron hasta enero
de este año, entrando en vigor el 2 de febrero de 2000,
fecha a partir de la cual era factible que el Secretario de Comercio
puede realizar las determinaciones para el levantamiento del
embargo atunero a aquellos países que cumplieran con el APICD
y las medidas de conservación y ordenación adoptadas por la
CIAT, así como que estuvieran al día en sus compromisos
financieros con la Comisión.
Para el caso del Gobierno de México, a través del Servicio
Nacional de Pesquerías Marinas se anunció el 12 de abril el
levantamiento del embargo atunero, dado que consideró que
nuestro país cumplía con todos los compromisos adquiridos en el
APICD y en la CIAT.
Hay que destacar que la ley que se refiere al etiquetado dolphin
safe quedó pendiente de modificar hasta la conclusión de unos
estudios que evaluarían el nivel de afectación de la pesca de atún
sobre las poblaciones de delfines. Los estudios se realizarían en
varias partes, pero en el primero de ellos existiría una
determinación sobre el nivel de afectación que posibilitaría o no
la modificación de la ley de etiquetado.
En marzo de 1999 se concluyó la primera parte del estudio y se
decidió que no existía información para determinar que la pesca
de atún afectaba negativamente la reproducción de los delfines
por lo cual la citada ley se modificó. No obstante, el Grupo
ecologista Earth Island Institute demandó al Departamento de
Comercio estadounidense ante el mismo juzgado de California
que había decidido en 1991 sobre la imposición del embargo al
atún, señalando que no se había considerado que el estrés que se
causa en los delfines al ser perseguidos para realizar el lance de
pesca de atún, afecta la reproducción de estos mamíferos
marinos.
En abril del 2000 el Juez de California falló a favor del Grupo EII,
con lo cual la decisión del etiquetado se revirtió y las latas de
atún que fue capturado en asociación con delfines no pueden
llevar la etiqueta "dolphin safe". Esta situación, sin duda es una
medida que restringe las exportaciones mexicanas de atún a EUA
y que puede considerarse que evita prácticamente la
comercialización del atún mexicano en ese país.
En virtud de la restricción para etiquetar como dolphin safe al
atún que se capturó en asociación con delfines pero que registró
cero mortalidad de este mamífero marino y de que las técnicas de
36
pesca dolphin safe (lances sobre objetos flotantes, lances
sobre brisas) se han utilizado de manera generalizada, a la
fecha existen afectaciones en las poblaciones de atún que
han llevado a la decisión de aplicar vedas temporales a la
captura de este recurso en el seno de la CIAT, lo cual no se
había registrado desde hace mas de veinte años.
Este grave daño ecológico ha sido resultado de la
proliferación de la captura de atunes sexualmente
inmaduros que son devueltos al mar (descartes) por no
alcanzar una talla comercial, lo que ha llevado a la
disminución de la abundancia de esta especie. Asimismo,
en los lances de pesca sobre objetos flotantes y brisas el
atún se encuentra asociado con diversas especies no objeto
de la pesquería comercial del atún. Existe una considerable
captura incidental de especies que no son objeto de la
pesquería con la técnica sobre objetos flotantes, ya que los
objetos flotantes en la superficie congregan a un
considerable número de especies marinas, las cuales
tienden a permanecer alrededor del objeto de manera
persistente. En caso de ser capturadas, éstas se regresan
sin vida al mar.
La reducción de la pesca sobre delfines y la generalización
de la pesca sobre objetos flotantes, ha traído graves
consecuencias ecológicas, ya que, además de propiciar una
alta mortalidad de atún juvenil, ocasionan una
considerable mortalidad incidental de otras especies,
algunas que son consideradas como en peligro de extinción
como son las tortugas marinas, y de otras como los
tiburones, picudos, mahi mahi, etc. Lo anterior adquiere
mayor relevancia ante la utilización de objetos flotantes
artificiales (FADs), los cuales son muy exitosos en términos
de tiempo y cantidad de captura, pero tienen graves
repercusiones ecológicas ya que se dirigen a los túnidos
juveniles y conllevan una captura incidental de especies no
objetivo.
Por otra parte, el mantenimiento de estas prácticas (que se
promueven con las restricciones actuales al etiquetado)
produce perjuicios económicos a los países atuneros, ya
que al reducirse las capturas, como resultado de la
aplicación de vedas y de la reducción del tamaño de las
poblaciones de atún, aumentan los precios de la materia
prima y consecuentemente los de los productos terminados. Al
disminuir el tamaño de los atunes, baja su rendimiento y
aumenta su costo, por lo que un producto sano, nutritivo y
barato tiende a hacerse caro.
Es importante mencionar que la pesquería de atún con red de
cerco en asociación con delfines en México se encuentra sujeta a
una serie de regulaciones para asegurar la protección de los
delfines y que esta pesquería tanto en México como en el Pacífico
Oriental se puede considerar como un ejemplo de pesca
responsable.
Entre las regulaciones que México aplica se pueden contar las
siguientes:
 La obligatoriedad de contar con equipo y la realización de
maniobras para la liberación de los delfines.
 Obligación para cada embarcación de contar con un programa
anual de acciones para reducir la mortalidad incidental de
delfines.
 Establecimiento de sanciones a los técnicos y permisionarios
que registren un mal desempeño en cuanto a la captura de
delfines.
 Creación del Programa Nacional para el Aprovechamiento del
Atún y de Protección de Delfines (PNAAPD) para monitorear los
barcos atuneros con la presencia de observadores científicos a
bordo, realización de investigación científica tendente a
disminuir la mortalidad de los delfines y para desarrollar
tecnologías que favorezcan una pesca sustentable.
 Vigilancia del desempeño de la flota.
 Creación del Comité Nacional de Expertos para Evaluar el
Desempeño de la Flota Atunera, integrado por representantes
de los sectores gubernamental, privado y social, así como por
técnicos especializados en la pesca del atún y por autoridades
de Gobierno.
 Establecimiento de límites de mortalidad de delfines por
embarcación.
 Cobertura total de 100% de observadores a bordo de la flota
atunera mexicana.
37
 Sanciones en el Código Penal que incluyen la pérdida de
la libertad a quiénes de manera intencional capturen,
dañen gravemente o priven de la vida a mamíferos o
quelonios marinos, o recolecten o comercialicen en
cualquier forma sus productos sin autorización, en su
caso, de la autoridad competente.
Las acciones emprendidas por México y por la flota atunera
han arrojado excelentes resultados. Durante los últimos
quince años se ha reducido la mortalidad incidental de
delfines, al pasar de 15 delfines capturados por lance en
1986, a sólo 0.04 en 2004. Asimismo, alrededor del 90% de
los lances sobre delfines ha presentado una mortalidad
cero, es decir en este porcentaje de lances se rescatan
exitosamente la totalidad de delfines.
Situación Actual
La Industria Atunera mexicana se ha visto gravemente
afectada por el Embargo atunero impuesto por EUA. Si
bien técnicamente ahora se podría exportar , el atún no
puede usar la certificación dolphin safe y sin esta a) el
acceso al mercado de EUA es inexistente; b) el acceso al
mercado europeo se ve severamente restringido dada la
prohibición estadounidense y que también siguen los
europeos; y c) cuando el atún mexicano se llega a vender el
precio que por él se paga es del 8 al 20 % menor que el que
se paga con Etiqueta. d) Esta distorsión del mercado
internacional del atún ocasiona, además que haya
importaciones a nuestro país de producto terminado que
compiten deslealmente con nuestro producto en México,
uno de los principales mercados de consumo a nivel
mundial. En suma el efecto de la no resolución de este
problema tiene efectos que rebasan con mucho al propio
mercado estadounidense y son particularmente graves.
Avances en su Resolución
Bajo el liderazgo CONAPESCA, con la CIAT (Organismo
multilateral que regula la pesca), y otros países, México demostró
científicamente que la pesca que se practica no afecta a los
delfines, que protege a otras especies y al propio atún. Esto no
solo lo reconocieron las autoridades pesqueras de EUA sino que
estas modificaron su propia normatividad para que México
pudiera etiquetar a su atún. Sin embargo un grupo de interés
demando al Gobierno de EUA para que nulificara el cambio
normativo que nos favoreció. Tal grupo obtuvo la suspensión en
primera instancia y tras múltiples gestiones realizadas
directamente en Washington por México, el Gobierno de EUA
apeló tal determinación de primera instancia. Actualmente se
esta iniciando la Apelación. Es de notar que CONAPESCA
también logro el apoyo de diversos grupos ambientalistas en los
propios EUA.
Durante el 2004, se han realizado las gestiones en coordinación
con la representación de Washington a fin de impulsar que el
Gobierno estadounidense realice la apelación concediendo la
mayor prioridad.
Próximas acciones
La apelación es la instancia final donde se decidirá o no la
resolución del Embargo que lleva más de una década. Se han
realizado múltiples gestiones por CONAPESCA de manera
permanente tanto en México como en Washington y los
organismos internacionales correspondientes.
38
Ecoetiquetados de productos pesqueros.
Existen iniciativas que se han generado recientemente por
parte de grupos ecologistas para registrar marcas y vender
ecotiquetas para señalar que el producto fue capturado de
manera sustentable. Entre estas iniciativas se encuentran
la de "dolphin safe" que fue promovida por EII y a través de
la cual recibía aproximadamente 20 centavos de dólar por
la venta de la etiqueta de cajas con 24 latas. Estas ventas
representaban ingresos millonarios para esta organización.
Esta marca actualmente se encuentra en posesión del
Gobierno de EUA.
Asimismo, este grupo ecologista ha lanzado la venta de
una etiqueta (turtle safe y mangrove safe), la cual se
otorgaría a las empresas que cumplan con una serie de
condiciones para la pesca y cultivo de camarón sin afectar
a las tortugas y los manglares, respectivamente. Esta
iniciativa finalmente no ha sido de gran aceptación.
Existe otra iniciativa presentada por dos Organizaciones no
Gubernamentales, World Wildlife Fund y UNILEVER
(empresa procesadora y comercializadora de productos
pesqueros), a través de la cual han promovido la creación
de un Consejo de Vigilancia Marina (MSC) a nivel
internacional, a través del cual se pretende crear un
sistema de certificación privado de las actividades
pesqueras. Bajo esta iniciativa, dicho consejo se constituye
como una instancia certificadora de que los procesos de la
pesca se desarrollan bajo principios de sustentabilidad,
para lo cual promueven un ecoetiquetado.
Esta iniciativa fue planteada a principios de 1996 con el
propósito de iniciarse en dos años. El MSC se constituiría
como un órgano independiente integrado por miembros de
organizaciones no gubernamentales, que establecería una
serie de principios en relación al ejercicio de una pesca
sustentable, así como estándares para pesquerías
individuales. Solamente las pesquerías que cumplieran con ellos
serían elegibles para recibir una certificación. Las compañías de
alimentos pesqueros serían alentadas a promover solamente la
compra y distribución de los productos certificados bajo dicho
proceso, los cuales serían comercializados con un logo
determinado. De acuerdo con la iniciativa, esto permitiría a los
consumidores adquirir productos con la seguridad de que éstos
fueron capturados y manejados bajo procesos sustentables.
Los estándares y lineamientos que se tomarían para calificar a
las pesquerías de sustentables o no, serían tomados de acuerdos
internacionales ya existentes, como son el Código de Conducta
para la Pesca Responsable, así como el Acuerdo de Naciones
Unidas sobre Especies Transzonales y Altamente Migratorias.
Durante el 22° Periodo de Sesiones del Comité de Pesca de la FAO
que se llevó a cabo en marzo de 1997, algunas organizaciones no
gubernamentales presentaron sus iniciativas y compromisos para
apoyar la aplicación del Código de Conducta para la Pesca
Responsable, entre estas organizaciones WWF presentó la
iniciativa de la formación del MSC.
En este sentido, las delegaciones gubernamentales, mostraron su
preocupación por esta iniciativa, las cuales se centran
básicamente en tres aspectos:
 La transparencia del proceso, toda vez que una empresa
procesadora y comercializadora de productos pesqueros, participa
en la definición de lo que es sustentable o no, lo cual la convierte
en juez y parte.
 No es claro cuál será la evidencia científica o información
científica que servirá de base para definir cuando la pesquería se
realiza de manera sustentable o no.
 La posible discriminación contra productos existentes en el
mercado, es decir, el MSC podría constituirse como una barrera
no arancelaria que diera ventajas de mercado a quiénes cumplan
con las medidas de conservación definidas por el mismo Consejo,
que podrían llegar a ser contrarias a las definidas por los propios
Gobiernos.
De esta forma, se observa que las Organizaciones no
Gubernamentales han jugado un papel cada vez más decisivo en
39
materia de la protección de especies marinas, donde han
orientado el tratamiento de estos asuntos con un enfoque
conservacionista, dejando a un lado los aspectos
productivos. Sin embargo estas organizaciones no
necesariamente cuentan con fundamentos científicos
sólidos, sino que en muchas ocasiones responden a
intereses económicos particulares.
La posición que ha asumido México respecto a este tema,
es manifestar su preocupación en el sentido de que las
ecoetiquetas indiscutiblemente se constituyen como
barreras no arancelarias al comercio de productos
pesqueros y que estos temas primeramente deben ser
analizados y definidos en el marco de la Organización
Mundial de Comercio. Asimismo, no se contempla la
participación de los Gobiernos en iniciativas de esta
naturaleza y el pensar en crear sistemas paralelos de
certificación, podrían confundir no sólo al consumidor,
sino a los mismos pescadores.
En seguimiento a estos trabajos, en el mes de octubre de
2004, en Roma Italia, se participó en la Consulta Técnica
sobre las Directrices Internacionales para el Eco Etiquetado de Pescado y Productos Pesqueros de la Pesca
de Captura Marina.
La participación de México se enfocó a la revisión de las
directrices para el establecimiento de normas de pesca
sostenible y las directrices para la certificación.
Asimismo, se reiteró la postura de nuestro país, en cuanto
al tema en el sentido de que los eco etiquetados deben ser
instrumentados por los gobiernos con el apoyo de las
organizaciones regionales, deben ser congruentes con el
Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO;
reconocer los derechos soberanos de los Estados y respetar
y cumplir con las leyes y reglamentos pertinentes; ser
voluntarios y orientados al mercado; ser transparentes; no
ser discriminatorios, no crear obstáculos al comercio y
asegurar una competencia leal; así como el que deben
definir las responsabilidades de los promotores de planes y
órganos de certificación de conformidad con las normas
internacionales.
La FAO aprobó directrices para los ecoetiquetados, por lo cual por
parte de México se buscará que se revise si los ecoetiquetados
actuales, como el de Earat Island Institute, son acordes con los
mismos.
Tratados de Libre Comercio. Productos Pesqueros.
La suscripción de Tratados de Libre Comercio por parte de
México, con otros países o bloques de países, ha sido en los
últimos años, para el sector pesquero nacional de particular y de
gran importancia, en virtud del fortalecimiento del comercio
pesquero que se alcanza a través de dichos instrumentos.
Objetivos
Los objetivos de las negociaciones de libre comercio para el sector
pesquero han sido facilitar la compra y venta de productos y
servicios mexicanos mediante la eliminación de barreras
arancelarias y no arancelarias; promover y establecer las
condiciones para llevar a cabo un intercambio comercial más
equitativo; incrementar los flujos de inversión; establecer
mecanismos y procedimientos efectivos para la solución de
controversias
comerciales;
y,
promover
la
cooperación
internacional.
De igual manera para México, los
tratados de libre comercio se han
orientado a la capitalización de la
economía nacional; la creación
de empleos y elevación del nivel
de vida de la población, así como
la modernización del aparato
productivo,
elevando
su
competitividad y vinculando al
país con algunos de los centros
económicos más importantes del
mundo y aprovechar las ventajas
comerciales y de inversión.
40
En este marco, para el sector pesquero nacional, la
suscripción y la negociación de tratados de libre comercio
ha tenido efectos importantes, ya que se han concertado y
mejorado los programas de desgravación arancelarias en
forma gradual y se propicia la compatibilización de las
normas y sistemas de certificación de la calidad, entre
otros.
Así pues, los objetivos específicos que se han buscado en
cada una de los temas de interés del sector pesquero, tanto
en los tratados suscritos como en aquellos que se están
negociando han sido los siguientes:
 Barreras Arancelarias y no Arancelarias:
impuestos y obstáculos de importación;
eliminar
 Cuotas
y
Permisos:
suprimir
prohibiciones
restricciones cuantitativas (cupos, cuotas) a
importación de productos pesqueros.
y
la
 Normas Técnicas, Sanitarias y Fitozoosanitarias: evitar
la adopción de normas que restrinjan el comercio
pesquero; establecer los mecanismos e instancias para
compatibilizar su elaboración y aplicación en base a la
mejor evidencia científica conforme a
las normas
internacionales adoptadas por las Partes; y lograr, el
reconocimiento mutuo de los sistemas de verificación y
certificación sanitarios;
y expeditos de consulta y de solución de diferencias
comerciales y/o de interpretación de todos y cada uno de los
tratados de libre comercio.
Se han considerado como elementos importantes dentro de las
negociaciones, el reconocimiento de la asimetría de las economías
y las diferencias en cuanto a desarrollo sectorial, así como el que
en las negociaciones se consideren los principios de reciprocidad
y complementariedad, teniendo cuidado de proteger aquellas
pesquerías en donde se es sensible.
México tiene suscritos acuerdos de libre comercio con diversos
países y regiones, en los cuales el sector de la pesca ha sido un
elemento importante de los mismos. Entre ellos destacan los
suscritos con Estados Unidos y Canadá (TLCAN); la Unión
Europea; Colombia y Venezuela, en el marco del Grupo de los
Tres; con Costa Rica; Nicaragua y con el Triángulo del Norte
(Guatemala, Honduras y El Salvador), así como con Chile y los
países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA por sus
siglas en inglés) integrada por Suiza, Noruega, Liechtenstein e
Islandia.
 Salvaguardas:
evitar
la
adopción
de
medidas
encubiertas de protección discriminatoria y contar con
mecanismos de protección emergentes cuando sea
comprobado fehacientemente que la industria o
producción locales son afectados por las exportaciones
procedentes de un País Parte;
 Reglas de Origen: asegurar que los beneficios del TLC
sean aprovechados por los productos capturados y/o
procesados
por
industrias
establecidas
o por
establecerse, por embarcaciones con bandera y registro
y/o en aguas jurisdiccionales de cualquiera de los
países parte;
 Solución de controversias: establecer mecanismos ágiles
Recientemente destaca el Acuerdo de Asociación Económica ente
México y Japón que fue suscrito el pasado 17 de septiembre de
41
2004 por el presidente de México, Lic. Vicente Fox y el
Primer Ministro de Japón, Junichiro Koisumi.
Durante las negociaciones con Japón México negoció que
todos los productos de interés quedarán incluidos en el
acuerdo, los cuales representan el 76.7 % de las
exportaciones mexicanas a Japón.
Durante el 2004, se ha gestionado que la COFEPRIS reanude la
emisión de certificados y para mayo de 2005, 16 empresas
pueden exportar a la UE y que producen pulpo, calamar, atún.
Las empresas camaroneras de acuacultura deberán solicitar a la
COFEPRIS la certificación de sus plantas.
En términos generales las negociaciones en materia de
acceso a mercado para productos pesqueros fue exitosa,
toda vez que de un universo de 306 fracciones arancelarias
correspondientes pescado y productos pesqueros, se logró
la liberalización arancelaria de un total de 207 fracciones,
con lo cual el casi el 68% del total del universo pesquero
entrará con arancel cero.
Entre los principales productos pesqueros de importancia
comercial de interés para comercializar con Japón, que
tendrán acceso inmediato libre de arancel se encuentran
atún aleta amarilla, camarón, crustáceos, moluscos y
pulpos.
Requerimiento de Certificado de Sanidad de la
Unión Europea a Países Exportadores de
productos pesqueros
Entre otros trabajos que se han desarrollados para la
defensa de las exportaciones, actualmente de manera
coordinada con la Secretaría de Salud, se efectúan trabajos
para que se reanude la expedición de certificados a las
empresas y barcos pesqueros mexicanos para que puedan
realizar exportaciones al mercado europeo atendiendo las
exigencias de calidad y sanitarias de los mercados
internacionales.
Lo anterior es resultado de un autocierre a las
exportaciones pesqueras a la UE decretado por la
COFEPRIS al anunciar que no expediría certificados de
exportación hasta que se establecieran mayores certezas de
calidad por parte de productores nacionales.
42
Descargar

Descargar - CONAPESCA

La pesca, un negocio mal repartido

La pesca, un negocio mal repartido

Interés comerciaContaminación y desastreFlota Mundial PesqueraReservaEspecies marinasAcuiculturaNacionesMétodos

LA PESCA EN EL ECUADOR

LA PESCA EN EL ECUADOR

PescaComercializaciónProducción pesqueraEspecies ictiológicasClasesSudamérica

Técnicas de pesca

Técnicas de pesca

Redes móvilesAlmadrabaPescaRedes fijasPesca al cercoPesca de arrastreTrasmalloNasasPalangreTipos de anzuelosCurricán