CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
SUSCITADA
ENTRE
EL
SEGUNDO
TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE
TRABAJO DEL PRIMER CIRCUITO Y EL
TRIBUNAL COLEGIADO DEL TRIGÉSIMO
PRIMER CIRCUITO.
PONENTE: MINISTRO LUIS MARÍA AGUILAR MORALES.
SECRETARIA: ÚRSULA HERNÁNDEZ MAQUÍVAR.
1.
México, Distrito Federal. Acuerdo de la Segunda Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al
diecinueve de noviembre de dos mil catorce.
VISTOS;
Y,
RESULTANDO:
2.
PRIMERO. Mediante oficio número 4272 recibido el catorce de
mayo de dos mil catorce en la Oficina de Certificación Judicial y
Correspondencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el
Magistrado Presidente del Segundo Tribunal Colegiado en
Materia de Trabajo del Primer Circuito, denunció la posible
contradicción de tesis entre el criterio sustentado por ese órgano
colegiado, al resolver el amparo directo 314/2013; y, el emitido
por el Tribunal Colegiado del Trigésimo Primer Circuito, con
residencia en San Francisco de Campeche, Campeche, al
resolver los amparos directos 2/2012, 94/2012, 368/2010,
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
146/2011, 791/2010, y que dieron origen a la jurisprudencia XXXI.
J/7 (9a.), publicada en la Décima Época del Semanario Judicial de
la Federación y su Gaceta, Libro X, julio de 2012, Tomo 3, página
1616, de rubro: “HORAS EXTRAS. PARA EFECTOS DE SU
CUANTIFICACIÓN
PLATAFORMAS
RESPECTO
MARINAS,
DE
TRABAJADORES
DE
DEBE
CONSIDERARSE
LA
DURACIÓN DE LA JORNADA DE TRABAJO ESTABLECIDA EN
LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO, Y NO LA DETERMINADA EN
EL CONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO SOBRE TODO SI
EXCEDE LOS MÁXIMOS PREVISTOS EN AQUÉLLA.” [número
de registro 160038].
3.
SEGUNDO. Por acuerdo de diecinueve de mayo de dos mil
catorce, el Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de
la Nación ordenó formar y registrar el expediente con el número
169/2014; determinó que la competencia para conocer del asunto,
en razón de la materia laboral, corresponde a la Segunda Sala de
esta Suprema Corte de Justicia de la Nación; y, turnó el
expediente para su estudio al Ministro Luis María Aguilar Morales
(fojas 446 a 448 del toca).
4.
TERCERO. Por auto de veintitrés de mayo de dos mil catorce, el
Presidente de esta Segunda Sala determinó que ésta se avocara
al conocimiento de la posible contradicción de tesis denunciada
(foja 461 del toca).
2
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
CONSIDERANDO:
5.
PRIMERO. Esta Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación es competente para conocer y resolver de la
presente denuncia de contradicción de tesis, de conformidad con
lo dispuesto en los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos; 226, fracción II, de la
Ley de Amparo publicada en el Diario Oficial de la Federación el
dos de abril de dos mil trece, en vigor al día siguiente de su
publicación, en los términos del artículo primero transitorio de
dicha ley, y 21, fracción VIII, de la Ley Orgánica del Poder Judicial
de la Federación, reformada el dos de abril de dos mil trece, en
relación con los puntos primero y tercero del Acuerdo General
5/2013 del Pleno de este Alto Tribunal, y el artículo 86, segundo
párrafo, del Reglamento Interior de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación, en virtud de que el presente asunto versa sobre la
posible contradicción de tesis sustentadas por Tribunales
Colegiados de distinto Circuito en asuntos que versan sobre la
materia laboral, que es de la especialidad de esta Sala.
6.
SEGUNDO. La denuncia de posible contradicción de criterios
proviene de parte legítima conforme a lo dispuesto en el artículo
227, fracción II, de la Ley de Amparo en vigor, toda vez que la
formula el Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del
Primer Circuito, uno de los tribunales que sostiene un criterio en
posible contradicción.
3
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
7.
TERCERO. De acuerdo con las tesis P./J. 72/2010 y XLVII/2009
del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, debe
considerarse que existe contradicción de tesis cuando las Salas
de la Suprema Corte de Justicia de la Nación o los Tribunales
Colegiados de Circuito adoptan en sus sentencias criterios
jurídicos discrepantes sobre un mismo punto de derecho,
independientemente de que las cuestiones fácticas que los
rodean no sean exactamente iguales o que se adviertan
elementos secundarios diferentes en el origen de las ejecutorias.
8.
Entendiéndose por “tesis” el criterio adoptado por el juzgador a
través de argumentaciones lógico-jurídicas para justificar su
decisión en una controversia, lo que determina que la
contradicción de tesis se actualiza cuando dos o más órganos
jurisdiccionales terminales adoptan criterios jurídicos discrepantes
sobre
un
mismo
punto
de
derecho,
expresando
los
razonamientos lógico-jurídicos necesarios para sustentar sus
respectivas decisiones.
9.
Lo
anterior,
se
reitera,
independientemente
de
que
las
cuestiones fácticas que los rodean no sean exactamente
iguales.
10.
Las tesis del Pleno de este Alto Tribunal referidas en el párrafo
anterior dicen, respectivamente, lo siguiente:
CONTRADICCIÓN DE TESIS. EXISTE CUANDO LAS SALAS DE LA
SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN O LOS TRIBUNALES
4
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
COLEGIADOS DE CIRCUITO ADOPTAN EN SUS SENTENCIAS
CRITERIOS JURÍDICOS DISCREPANTES SOBRE UN MISMO PUNTO DE
DERECHO, INDEPENDIENTEMENTE DE QUE LAS CUESTIONES
FÁCTICAS QUE LO RODEAN NO SEAN EXACTAMENTE IGUALES. De
los artículos 107, fracción XIII, de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, 197 y 197-A de la Ley de Amparo, se advierte que la
existencia de la contradicción de criterios está condicionada a que las Salas
de la Suprema Corte de Justicia de la Nación o los Tribunales Colegiados de
Circuito en las sentencias que pronuncien sostengan "tesis contradictorias",
entendiéndose por "tesis" el criterio adoptado por el juzgador a través de
argumentaciones lógico-jurídicas para justificar su decisión en una
controversia, lo que determina que la contradicción de tesis se actualiza
cuando dos o más órganos jurisdiccionales terminales adoptan criterios
jurídicos
discrepantes
sobre
un
mismo
punto
de
derecho,
independientemente de que las cuestiones fácticas que lo rodean no sean
exactamente iguales, pues la práctica judicial demuestra la dificultad de que
existan dos o más asuntos idénticos, tanto en los problemas de derecho
como en los de hecho, de ahí que considerar que la contradicción se
actualiza únicamente cuando los asuntos son exactamente iguales
constituye un criterio rigorista que impide resolver la discrepancia de criterios
jurídicos, lo que conlleva a que el esfuerzo judicial se centre en detectar las
diferencias entre los asuntos y no en solucionar la discrepancia. Además, las
cuestiones fácticas que en ocasiones rodean el problema jurídico respecto
del cual se sostienen criterios opuestos y, consecuentemente, se denuncian
como contradictorios, generalmente son cuestiones secundarias o
accidentales y, por tanto, no inciden en la naturaleza de los problemas
jurídicos resueltos. Es por ello que este Alto Tribunal interrumpió la
jurisprudencia P./J. 26/2001 de rubro: "CONTRADICCIÓN DE TESIS DE
TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU
EXISTENCIA.", al resolver la contradicción de tesis 36/2007-PL, pues al
establecer que la contradicción se actualiza siempre que "al resolver los
negocios jurídicos se examinen cuestiones jurídicas esencialmente iguales y
se adopten posiciones o criterios jurídicos discrepantes" se impedía el
estudio del tema jurídico materia de la contradicción con base en
"diferencias" fácticas que desde el punto de vista estrictamente jurídico no
deberían obstaculizar el análisis de fondo de la contradicción planteada, lo
que es contrario a la lógica del sistema de jurisprudencia establecido en la
Ley de Amparo, pues al sujetarse su existencia al cumplimiento del indicado
requisito disminuye el número de contradicciones que se resuelven en
detrimento de la seguridad jurídica que debe salvaguardarse ante criterios
jurídicos claramente opuestos. De lo anterior se sigue que la existencia de
una contradicción de tesis deriva de la discrepancia de criterios jurídicos, es
decir, de la oposición en la solución de temas jurídicos que se extraen de
asuntos que pueden válidamente ser diferentes en sus cuestiones fácticas,
lo cual es congruente con la finalidad establecida tanto en la Constitución
General de la República como en la Ley de Amparo para las contradicciones
de tesis, pues permite que cumplan el propósito para el que fueron creadas y
que no se desvirtúe buscando las diferencias de detalle que impiden su
resolución. [Novena Época, Registro: 164120, Instancia: Pleno,
Jurisprudencia, Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,
XXXII, Agosto de 2010, Materia(s): Común, Tesis: P./J. 72/2010, Página: 7].
5
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
CONTRADICCIÓN DE TESIS. DEBE ESTIMARSE EXISTENTE, AUNQUE
SE ADVIERTAN ELEMENTOS SECUNDARIOS DIFERENTES EN EL
ORIGEN DE LAS EJECUTORIAS. El Tribunal en Pleno de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación, en la jurisprudencia P./J. 26/2001, de rubro:
"CONTRADICCIÓN DE TESIS DE TRIBUNALES COLEGIADOS DE
CIRCUITO. REQUISITOS PARA SU EXISTENCIA.", sostuvo su firme
rechazo a resolver las contradicciones de tesis en las que las sentencias
respectivas hubieran partido de distintos elementos, criterio que se considera
indispensable flexibilizar, a fin de dar mayor eficacia a su función unificadora
de la interpretación del orden jurídico nacional, de modo que no solamente
se resuelvan las contradicciones claramente inobjetables desde un punto de
vista lógico, sino también aquellas cuya existencia sobre un problema central
se encuentre rodeado de situaciones previas diversas, ya sea por la
complejidad de supuestos legales aplicables o por la profusión de
circunstancias de hecho a las que se hubiera tenido que atender para
juzgarlo. En efecto, la confusión provocada por la coexistencia de posturas
disímbolas sobre un mismo problema jurídico no encuentra justificación en la
circunstancia de que, una y otra posiciones, hubieran tenido un diferenciado
origen en los aspectos accesorios o secundarios que les precedan, ya que
las particularidades de cada caso no siempre resultan relevantes, y pueden
ser sólo adyacentes a un problema jurídico central, perfectamente
identificable y que amerite resolverse. Ante este tipo de situaciones, en las
que pudiera haber duda acerca del alcance de las modalidades que adoptó
cada ejecutoria, debe preferirse la decisión que conduzca a la certidumbre
en las decisiones judiciales, a través de la unidad interpretativa del orden
jurídico. Por tanto, dejando de lado las características menores que revistan
las sentencias en cuestión, y previa declaración de la existencia de la
contradicción sobre el punto jurídico central detectado, el Alto Tribunal debe
pronunciarse sobre el fondo del problema y aprovechar la oportunidad para
hacer toda clase de aclaraciones, en orden a precisar las singularidades de
cada una de las sentencias en conflicto, y en todo caso, los efectos que esas
peculiaridades producen y la variedad de alternativas de solución que
correspondan. [Novena Época, Registro: 166996, Instancia: Pleno, Tesis
Aislada, Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, XXX,
Julio de 2009, Materia(s): Común, Tesis: P. XLVII/2009, Página: 67].
11.
CUARTO. Precisado lo anterior, a fin de estar en aptitud de
determinar si existe la contradicción de tesis denunciada y, en su
caso,
resolverla,
es
necesario
tener
presentes
las
consideraciones de los Tribunales Colegiados de Circuito
contendientes.
6
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
12.
El Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del
Primer Circuito, órgano colegiado que denunció la presente
contradicción de tesis, al resolver el amparo directo 314/2013, el
nueve de abril de dos mil catorce (foja 3 del toca), consideró, en la
parte que interesa para efectos de esta contradicción de tesis, lo
siguiente:
En el primer concepto de violación los quejosos refieren que la
autoridad responsable violó en su perjuicio las garantías de seguridad
jurídica y legalidad consagradas en los artículos 14 y 16
Constitucionales, en virtud de que dicto un laudo incongruente al
absolver del pago del tiempo extra reclamado, determinación que se
estima incorrecta en primer término, porque basó su resolución
únicamente en lo manifestado por las demandadas al dar
contestación a la demanda, dejando de tomar en consideración que
dicha resolución se encuentra totalmente fuera del contexto
establecido por la propia Constitución y la Ley Federal del Trabajo,
por lo que carece de fundamentación y motivación, ya que si bien la
jornada legal de trabajo encuentra su fundamento en el artículo 123,
apartado "A" fracción I, Constitucional, el cual establece: “I. La
duración de la jornada máxima será de ocho horas”; por su parte el
concepto legal de jornada se encuentra en el artículo 58 de la Ley
Federal del Trabajo: “Jornada de trabajo es el tiempo durante el cual
el trabajador está a disposición del patrón para prestar su trabajo” y el
artículo 61 establece los máximos legales de ése tiempo: “La duración
máxima de la jornada será de ocho horas la diurna, siete la nocturna y
siete horas y media la mixta”. Todos esos artículos establecen la
jornada DIARIA; así mismo el artículo 68 del Ordenamiento legal
invocado en su segundo párrafo establece: “la prolongación del
tiempo extraordinario que exceda de nueve horas a la semana, obliga
al patrón a pagar al trabajador el tiempo excedente con un doscientos
por ciento más del salario que corresponde a las horas de la jornada,
sin perjuicio de las sanciones establecidas por esta ley”. Y en el
presente caso, los accionantes se encuentran dentro de este
supuesto al exceder su jornada laboral ya que laboran 12 HORAS
DIARIAS durante 7 días de trabajo por 7 días de descanso o 14 días
de trabajo por 14 días de descanso según se detalla en el listado
anexo al escrito inicial de demanda; por lo que debió declararse
procedente dicho reclamo.
Lo anteriormente sintetizado resulta infundado, toda vez que de los
autos laborales se advierte que los actores demandaron de Petróleos
Mexicanos, entre otras prestaciones el tiempo extra fijo, y en
consecuencia, el pago correcto del salario ordinario diario, calculando
este concepto según lo establecido en los artículos 66, 67 y 68 de la
ley laboral, sancionando las horas extras laboradas a la semana las
7
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
primeras 9 horas al 100% y las excedentes al 200% más del salario
que correspondan a las horas de la jornada, porque PEMEX sólo
penaliza al 100% ó sea doble, como indebidamente se establece en la
cláusula 45 de los Pactos Colectivos de Trabajo, ya que en las
jornadas del 1 al 4 se reconocen como laboradas las horas extras que
se registran, porque efectivamente sí las laboran, lo que no es así en
las jornadas 7X7 y 14X14 porque PEMEX contrata a los actores con
jornada 1 ó 3 y así les pagan y los obligan a laborar 7X7 o 14X14, en
dichas jornadas se laboran siete días al servicio del patrón, es decir,
veinticuatro horas al servicio del patrón, para luego descansar los
otros siete días; los que laboran 14 días continuos y descansan 14
días, tienen una jornada fija y obligatoria de 12 horas diarias durante
los 14 días, laborando otro tiempo extra cuando las necesidades del
servicio lo requieren que es frecuente.
Por su parte, las empresas petroleras al dar contestación a la
demanda negaron la procedencia del tiempo extra, pues refirieron que
en primer lugar no había horas extras, en virtud de que deben
estudiarse de una manera global los artículos 59, 67 y 68 de la Ley
Federal del Trabajo, ya que de acuerdo al artículo 59, “El trabajador y
el patrón fijarán la duración de la jornada de trabajo, sin que pueda
exceder de los máximos legales. Los trabajadores y el patrón podrán
repartir las horas de trabajo, a fin de permitir a los primeros el reposo
del sábado en la tarde o cualquier modalidad equivalente” de acuerdo
con ese artículo las partes fijaron la jornada laboral especial y dentro
de ella no aplican los artículos 67 y 68 de la ley porque no hay horas
extras. Además ya que no se traspasan los límites legales de las
horas laborables, que los propios actores pretenden hacer valer, esto
es, que el trabajador está obligado a laborar 192 horas por 28 días,
por lo que al laborar en las jornadas de 7x7 y 14x14 que es un total de
168 horas, resulta estar por debajo de los propios límites legales, y
por lo tanto no se genera ninguna hora extra, como se ha definido
judicialmente por el criterio denominado “PETROLEROS. TIEMPO
EXTRAORDINARIO RECLAMADO, ES IMPROCEDENTE EL PAGO
DE, SI LAS HORAS LABORADAS NO EXCEDEN DE LA JORNADA
ESPECIAL CONVENIDA”; asimismo, negó la procedencia de la
medición de tiempo extra a la semana, ya que la jornada de 14x14 es
especial y está comprendida en las cláusulas 187 a 202 del contrato
colectivo de trabajo y artículo 95 del “Reglamento de Trabajo para el
Personal de Confianza de Petróleos Mexicanos y Organismos
Subsidiarios”, por otra parte los actores hicieron ver una ficción sobre
las horas que reclaman, porque parten del error al basarse en la
jornada 1, cuando la propia cláusula 190 del pacto colectivo, para los
trabajadores sindicalizados, refiere que sólo se tomará como
referencia a dicha jornada para efectos de pago, ya que conforme a la
cláusula 187 del mismo ordenamiento, está debidamente definida la
jornada para los trabajos en plataforma, equipos o instalaciones
marinas, que incluso los propios actores señalan que es la jornada
correcta, por lo que entonces se hace evidente que existe una doble
intención en sus afirmaciones; no existe duda que la jornada para los
trabajadores hoy actores es de 14x14, lo cual significa que laboran
durante 14 días y descansan los siguientes 14 días, laborando por
8
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
períodos de 12 horas diarias, en la cual su salario corresponde al
mismo que perciban los trabajadores de turno continuo, sin que
laboren horas extras como en dicho turno por no ser una jornada igual
a la de éste, de donde resulta improcedente la pretensión de la parte
actora, en el sentido de que deban cuantificarse como parte de su
salario, un tiempo extra fijo que no generan en la jornada de 14x14 y
7x7, mucho menos en los términos pretendidos por los demandantes,
pues se insiste en que no hay horas extras sino una jornada especial,
y en un momento dado mis contrarios tienen la obligación de acreditar
fehacientemente su dicho, con pruebas idóneas que sustenten y
fundamenten su reclamo; máxime si se considera que dentro de las
12 horas, de las cuales, existen horarios de comidas, y se les otorga a
los trabajadores por lo menos media hora de descanso por cada una
de ellas, por los que las tres comidas hacen un total de una hora y
media por lo menos, que por los 14 días en la plataforma significan 21
horas, que a su vez generan en 28 días (considerando los 14 días de
descanso) 21 horas; lo que conlleva a determinar que el cálculo de las
horas laboradas es menor a lo señalado por los actores, y que
equivalen a la suma de 147 horas a lo máximo.
Al dictar el laudo la responsable absolvió de tal reclamo al considerar
lo siguiente:
“Por lo que respecta al pago correcto de la prestación tiempo
extra fijo, y como consecuencia el pago correcto del salario
ordinario diario, calculando este concepto según lo establecido
en los artículos 66, 67 y 68 de la Ley Laboral; por su parte la
demandada manifestó que: es improcedente lo pretendido por
los actores como tales y en forma individual, que pretendan la
modificación del Contrato Colectivo de Trabajo, ya que esta
acción corresponde al ********** y no es susceptible de
modificación por una acción individual. Por otra parte de acuerdo
con las cláusulas 45, 187 a la 202 del Contrato Colectivo de
Trabajo, por lo que respecta a los trabajadores sindicalizados y
artículos 19 y 95 fracción II del Reglamento de Trabajo del
Personal de Confianza de Petróleos Mexicanos y Organismos
Subsidiarios (por lo que se refiere a los trabajadores de
confianza) se señalan normas para CALCULAR el tiempo extra
fijo, pero se niega rotundamente que éste pase a formar parte
integrante del salario ordinario; respecto a lo manifestado por la
demandada se puede concluir que efectivamente resulta
improcedente que se modifique el pago del tiempo extra fijo
como lo pretenden los actores, en virtud que su pago se
estableció mediante el contrato colectivo de trabajo, es decir que
la demandada y el sindicato establecieron como se pagaría esta
prestación, razón por la cual solamente la demandada y el
sindicato pueden modificar el pago de esta prestación, por lo
tanto lo procedente es absolver a la demandada del pago del
tiempo extra fijo como lo reclaman los actores.
Así las actuaciones, no asiste razón a los quejosos en cuanto a tener
derecho al tiempo extra reclamado, porque al margen de lo resuelto
por la Junta responsable, lo cierto es que de la demanda inicial se
observa que los actores en lo atinente, exigieron el reconocimiento
9
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
para efectos de pago, las 44 horas de tiempo extra real laborado
semanalmente por los actores en jornadas de 12 horas diarias
durante 7 y/o 14 días continuos, generado dentro del sistema de
trabajo denominado 7x7 y 14x14 implantado por Petróleos Mexicanos
y Organismos Subsidiarios en las plataformas marinas.
Lo anterior pone de manifiesto que los actores pretenden el pago de
44 horas extras laboradas semanalmente en jornadas de 12 horas
diarias durante 7 y 14 días continuos, lo que afirman está dentro del
sistema de trabajo denominado 7x7 y 14x14 implantado por Petróleos
Mexicanos y Organismos Subsidiarios en las plataformas marinas, en
las cláusulas 187, 192 y demás relativas del Pacto Colectivo.
Además, los inconformes adujeron que el pago a los empleados de
esa jornada en base a la JORNADA 1, está asentada en la cláusula
190, jornada clasificada como JORNADA DE TURNO CONTINUO o
jornada 1 en la cláusula del Pacto Laboral en mención.
Confesión expresa y espontánea sin necesidad de ser ofrecida como
prueba en términos del artículo 794 del código obrero.
En efecto, la especial naturaleza del trabajo a desempeñar en las
plataformas marinas, obliga tanto al patrón como a los trabajadores a
determinar en específico, las condiciones en que se desarrollaran las
actividades laborales, lo que queda previsto en el Contrato Colectivo
de Trabajo.
Siendo que, las cláusulas 187, 190 y 192, del Contrato Colectivo de
Trabajo, aplicable al caso, ofrecidas por ambas partes, y en que los
empleados fundaron su acción, sin que obste que se trate de personal
de confianza, toda vez que la parte patronal en la contestación,
reconoció que el procedimiento era similar en términos de los artículo
93 a 95 del Reglamento de Personal de Confianza.
Así las estipulaciones del Contrato Colectivo de Trabajo, prevén:
“CAPÍTULO XXIV. CONDICIONES ESPECIALES DE TRABAJO EN
EQUIPOS E INSTALACIONES MARINAS.
“Cláusula 187. El presente capítulo tiene por objeto establecer la
forma en que los trabajadores sindicalizados que laboran a bordo
de equipos e instalaciones marinas sean de exploración,
producción, perforación y servicios conexos y de apoyo,
desempeñaran sus labores en condiciones especiales. Ello
considerando el confinamiento de que son objeto, el tiempo de
permanencia en la realización de su labor y las características
particulares y que por las necesidades de los trabajos que el
patrón requiere se efectúen en el mar.
Los trabajadores sindicalizados que presten sus servicios en
equipos e instalaciones marinas, se desempeñaran en jornada
especial denominada 14 x 14 (Descanso Acumulado), laborando
durante 14 -catorce- días, y descansando los siguientes 14 catorce- días, y se regirán conforme a las condiciones
establecidas en las cláusulas que integran este capítulo, y
aquéllas de carácter general que contiene este contrato y la Ley
Federal del Trabajo.
“Cláusula 190. A los trabajadores sindicalizados que integren las
tripulaciones de los diversos equipos e instalaciones marinas, se
les asignará para efectos de pago la jornada de turno continuo,
10
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
en los términos de la cláusula 45 de este contrato. Durante los 14
-catorce- días de la etapa de trabajo, prestarán servicios en
periodos de 12 -doce- horas continuas por día de trabajo
conforme a los horarios establecidos, y si por las necesidades
del servicio se requiere modificar dichos horarios, esto se
resolverá de acuerdo entre patrón y sindicato.
“Cláusula 192.Conforme a la jornada especial 14x14, los
trabajadores sindicalizados, por cada día de trabajo, generarán
un día de descanso…”.
Lo anterior pone en evidencia que tanto la parte patronal como la
trabajadora, estatuyeron específicamente las condiciones de trabajo a
desarrollar en las plataformas marinas, esto es, prestar los servicios
subordinados 14 días en una jornada de 12 horas, con un día de
descanso por cada día laborado; por tanto, laboran 14 días por 12
horas y descansan 14 días; jornada que no fue controvertida, siendo
que contra lo alegado y al margen de lo resuelto por la Junta de
origen, no excede de los términos legales.
En efecto, los artículos 59, 61, 69 y 70, de la Ley Federal del Trabajo,
prevén:
“Artículo 59. El trabajador y el patrón fijarán la duración de la
jornada de trabajo, sin que pueda exceder de los máximos
legales.
Los trabajadores y el patrón podrán repartir las horas de trabajo,
a fin de permitir a los primeros el reposo del sábado en la tarde o
cualquier modalidad equivalente.
“Artículo 61. La duración máxima de la jornada será: ocho horas
la diurna, siete la nocturna y siete horas y media la mixta.
“Artículo 69. Por cada seis días de trabajo disfrutará el trabajador
de un día de descanso, por lo menos, con goce de salario
íntegro.
“Artículo 70. En los trabajos que requieran una labor continua,
los trabajadores y el patrón fijarán de común acuerdo los días en
que los trabajadores deban disfrutar de los de descanso
semanal.”
Lo anterior pone en evidencia que la ley laboral permite que el
trabajador y el patrón fijen la duración de la jornada de trabajo,
pudiendo repartir las horas de trabajo, en cualquier modalidad,
con la limitante de que ésta no exceda los máximos legales.
Asimismo, prevé que la jornada diurna será de ocho horas máximo,
y que por cada seis días de trabajo el empleado tendrá un día de
descanso.
Debiendo tener en cuenta que en los trabajos que requieran una labor
continua, como es en las plataformas marinas, los prestadores de
servicios subordinados y el patrón fijarán los días en que aquéllos
deban disfrutar del descanso semanal.
De acuerdo a lo anterior, en el turno diurno previsto en el código
obrero, se trabajan 6 días con una jornada de 8 horas, lo que arroja
un resultado de 48 horas por semana, teniendo derecho a 1 día de
descanso.
6 días x 8 horas de labores = 48 horas
11
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
(con 1 día mínimo de descanso)
Por tanto, en dos semanas los empleados laboran 96 horas con
derecho a 2 días de descanso.
48 horas semanales x 2 semanas
= 96 horas
(con 2 días mínimo de descanso)
Siendo que por cuatro semanas los trabajadores, prestan sus
servicios por un total de 192 horas con derecho a 4 días de
descanso mínimo.
48 horas semanales x 4 semanas
= 192 horas
(con 4 días mínimo de descanso)
Lo que pone de manifiesto que legalmente el máximo de horas
permitido para laborar, en cuatro semanas, es de 192 horas, con
un mínimo de 4 días de descanso.
Ahora bien, en la jornada 14x14, de las plataformas marinas, se
advierte que los actores trabajan doce horas al día en dos semanas y
descansan dos semanas.
Por tanto, en una semana los empleados prestan sus servicios 7 días
por doce horas, por lo que laboran 84 horas en una semana.
12 horas semanal x 1 semana
= 84 horas
En dos semanas, trabajan el equivalente a 168 horas.
84 horas semanales x 2 semanas
= 168
horas
Y toda vez, que descansan dos semanas (catorce días), ello se
traduce en que los actores laboran el equivalente a 168 horas, en
cuatro semanas, con descanso de 14 días.
Equivalente de horas laboradas en 4 semanas =
168 horas
Descanso de 14 días
En esas condiciones, se concluye que la jornada de los quejosos no
rebasa los límites legales, como se advierte a continuación:
Jornada legal
192 horas en 4
semanas.
4 días de descanso
mínimo.
Jornada 14x14
168 horas, en 4
semanas.
14 días de descanso.
Esto es, laboran 24 horas menos, que en la jornada legal y descansan
10 días más del mínimo permitido; por tanto, es evidente que en la
distribución de las horas de trabajo de la jornada especial de
plataformas marinas, se respetó lo previsto en el artículo 59 del
código obrero; consecuentemente, resulta improcedente el reclamo de
las horas extras reclamadas por los amparistas.
12
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
Por identidad jurídica, y en lo conducente, es aplicable la
jurisprudencia 174/2006, de la Segunda Sala del Máximo Tribunal del
País, visible en la página 201, Tomo XXIV, Diciembre de 2006,
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, que
al texto es:
“JORNADA SEMANAL. EN LA DISTRIBUCIÓN DE LAS HORAS
QUE LA CONFORMAN, SE PRESUME LA APLICACIÓN DEL
ARTÍCULO 59 DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO. En virtud de
que el contrato de trabajo es un acto consensual, para cuya
validez la ley no exige formalidad alguna, y de que el citado
precepto legal permite una jornada especial que podrá exceder
de ocho horas la diurna, siete la nocturna y siete horas y media la
mixta; cuando en el juicio no existe conflicto respecto del
desempeño en esa jornada, que excede de la jornada diaria
mayor pero respeta el principio constitucional de duración
máxima de la jornada diurna semanal de cuarenta y ocho horas,
deberá presumirse que las partes acordaron tal evento,
independientemente de que exista un convenio escrito, bastando
la prueba del hecho de que así se ha desempeñado el trabajo sin
inconformidad expresa del trabajador, pues ello implica la
aplicación de las modalidades previstas en el artículo 59 de la
Ley Federal del Trabajo; sin embargo, de existir desacuerdo entre
las partes respecto del reparto de tal jornada, corresponde al
patrón demostrar ese hecho mediante los medios de prueba
respectivos, por disposición expresa del artículo 784, fracción
VIII, de la Ley citada, que le obliga a demostrar la duración de la
jornada de trabajo.”.
Debiendo precisar que la tesis que invocan los impetrantes de rubro:
“HORAS EXTRAS. PARA EFECTOS DE SU CUANTIFICACIÓN
RESPECTO DE TRABAJADORES DE PLATAFORMAS MARINAS,
DEBE CONSIDERARSE LA DURACIÓN DE LA JORNADA DE
TRABAJO ESTABLECIDA EN LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO,
Y NO LA DETERMINADA EN EL CONTRATO COLECTIVO DE
TRABAJO SOBRE TODO SI EXCEDE LOS MÁXIMOS PREVISTOS
EN AQUÉLLA”, contra lo alegado no fue emitida por la Suprema
Corte de Justicia de la Nación, sino por el Tribunal Colegiado del
Trigésimo Primer Circuito; por tanto, este órgano colegiado no está
constreñido a observarla, pues en términos del artículo 192 de la
derogada Ley de Amparo, es obligatoria la aplicación de la
jurisprudencia que establezca la Suprema Corte de Justicia,
funcionando en Pleno o en Salas; máxime que como se indicó, el
horario de los empleados no excede de la jornada legal, por lo que
tampoco surte aplicación dicho criterio.
Pero con independencia de ello y para los efectos a que se refiere el
párrafo final del artículo 196 y 197-A de la Ley de Amparo, este
Tribunal Colegiado no comparte el criterio de la tesis en mención y por
lo mismo no la aplica al caso concreto, pues en ella se omite
considerar la naturaleza especial que tienen las labores de
plataformas marítimas, lo cual no se justifican: en primer lugar, porque
de seguir tal tesis y a fin de evitar al patrón el pago de horas extras,
implicaría la necesidad de que, concluida la jornada normal de ocho
13
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
horas, los trabajadores regresaran a tierra cada día, para presentarse
a laborar al día siguiente a laborar a las plataformas y así
sucesivamente, lo cual no se traduciría en ventaja alguna para las
partes; en segundo lugar, porque en el caso contrario, de obligar al
patrón a pagar como horas extras las excedentes de la jornada
ordinaria, habría un desequilibrio en la relación laboral, pues se
pasaría por alto o se olvidaría que en el sistema adoptado por las
partes el trabajador descansa catorce días en un mes, siendo que,
como en la tesis de que se trata se asienta, las normas del trabajo
tienen como propósito conseguir el equilibrio y la justicia social en las
relaciones laborales; y en tercer lugar, porque con el sistema
adoptado por las partes y atendiendo a la naturaleza especial de las
labores en las plataformas marinas, se logra el citado equilibrio, pues
el esfuerzo que hacen los trabajadores al laborar doce horas durante
dos semanas, se ve compensado con el descanso de que gozan o
disfrutan durante dos semanas. Por tanto, al no compartir el criterio
sustentado en la citada tesis de jurisprudencia sustentada por el
Tribunal Colegiado del Trigésimo Primer Circuito, consultable en la
página 1616, del Libro X, Julio de 2012, Tomo 3, del Semanario
Judicial de la Federación y su Gaceta, de rubro y texto siguiente:
“HORAS EXTRAS. PARA EFECTOS DE SU CUANTIFICACIÓN
RESPECTO DE TRABAJADORES DE PLATAFORMAS MARINAS,
DEBE CONSIDERARSE LA DURACIÓN DE LA JORNADA DE
TRABAJO ESTABLECIDA EN LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO,
Y NO LA DETERMINADA EN EL CONTRATO COLECTIVO DE
TRABAJO SOBRE TODO SI EXCEDE LOS MÁXIMOS PREVISTOS
EN AQUÉLLA.
[…]
13.
Por otra parte, el Tribunal Colegiado del Trigésimo Primer
Circuito, con motivo de la resolución de los amparos directos
02/2012, 94/2012, 368/2010, 146/2011 y 791/2010 (relacionado
con el A.D. 792/2010), el veintiocho de marzo de dos mil doce, el
dos de mayo de dos mil doce, el veintiséis de enero de dos mil
once, el siete de abril de dos mil once y el catorce de abril de dos
mil once, respectivamente (fojas 479, 510, 567, 656, y 696),
emitió el criterio inserto en la tesis que a continuación se
reproduce:
HORAS EXTRAS. PARA EFECTOS DE SU CUANTIFICACIÓN
RESPECTO DE TRABAJADORES DE PLATAFORMAS MARINAS,
14
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
DEBE CONSIDERARSE LA DURACIÓN DE LA JORNADA DE
TRABAJO ESTABLECIDA EN LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO,
Y NO LA DETERMINADA EN EL CONTRATO COLECTIVO DE
TRABAJO SOBRE TODO SI EXCEDE LOS MÁXIMOS PREVISTOS
EN AQUÉLLA. Las horas extras constituyen una prestación
establecida a favor del trabajador en el artículo 67 de la Ley Federal
del Trabajo, que consiste en el tiempo que aquél presta sus servicios
en exceso de la jornada de trabajo que tiene establecida. En ese
sentido, la jornada de trabajo se convierte en un factor determinante
para cuantificar las horas de tiempo extraordinario laborado, la cual,
conforme a los numerales 58, 386 y 391, fracción IV, de la citada ley,
puede ser determinada por las partes en el contrato colectivo de
trabajo que al efecto celebren. Sin embargo, una condición prevista en
el mencionado ordenamiento en relación con la jornada de trabajo, es
que, por regla general, no puede ser superior a los límites máximos
establecidos en la ley, ya que de excederlos se deberán pagar horas
extras, limitación que se entiende, sobre todo, porque las normas del
trabajo tienen como propósito conseguir el equilibrio y la justicia social
en las relaciones laborales. Consecuentemente, si el trabajador de
plataformas marinas prestó sus servicios en exceso de los máximos
para cada jornada establecida en la Ley Federal del Trabajo, aun
cuando haya sido la jornada pactada con el patrón en el contrato
colectivo de trabajo, debe considerarse como horas extraordinarias de
trabajo, pues la jornada fijada en el contrato excede de los máximos
previstos en la ley y, en ese sentido, resulta contraria a las normas
contenidas en los numerales 2o., 56, 59, 60, 61, 65 y 67 del
ordenamiento invocado y a los principios de equilibrio y justicia social
que rigen en las relaciones obrero patronales. [Época: Décima Época,
Registro: 160038, Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito, Tipo
de Tesis: Jurisprudencia, Fuente: Semanario Judicial de la Federación
y su Gaceta, Libro X, Julio de 2012, Tomo 3, Materia(s): Laboral,
Tesis: XXXI. J/7 (9a.), Página: 1616].
14.
En el amparo directo 94/2014 el
citado Tribunal Colegiado
estableció en forma destacada lo siguiente:
… antecedentes del acto reclamado:
… Mediante escrito de seis de enero de dos mil cinco, **********,
promovió juicio reclamatorio laboral en contra de “**********”, Sociedad
Anónima de Capital Variable, y/o quien resulte responsable y/o
propietario de la fuente de trabajo; alegando que ingresó a laborar
para ésta el veintitrés de julio de dos mil cuatro, con el puesto de
cocinero; que tenía un salario diario de $**********); con una jornada
de lunes a domingo, durante veintiocho días a bordo de la plataforma
marina, por catorce de descanso en tierra y un horario de siete a
diecisiete horas, reclamando el pago de cuatro horas extras diarias y
15
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
la media que no se le otorgó para descansar; asimismo, expuso que
el dieciséis de noviembre de dos mil cuatro, aproximadamente a
las nueve horas, el jefe de personal le manifestó que no había barco
para el personal y que como no podía hacerlo esperar, tenía que
despedirlo, porque era un trabajador de más.
…
Por otra parte, expone el quejoso en su tercer concepto de violación
que fue incorrecto que la Junta absolviera a la demandada del pago
de horas extras, media hora, séptimos días y prima dominical, con
base en la prueba de inspección ocular, puesto que la demandada no
acreditó cuál era el horario del actor.
Asimismo, aduce que la demandada no acreditó haber realizado las
aportaciones al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los
Trabajadores y al Sistema de Ahorro para el Retiro, por lo que
también resultaba desacertada la absolución de dichas prestaciones.
Es fundado el concepto de violación.
En cuanto a la absolución al pago de cuatro horas extras diarias y de
la media hora de descanso que reclamó el actor en los incisos E) y F),
de su escrito inicial de demanda, la Junta del conocimiento determinó
que era improcedente su pago, lo que hizo bajo las siguientes
consideraciones:
“Por cuanto hace a las prestaciones reclamadas en los incisos E), F),
I) y J), del escrito inicial de demanda, consistente en el pago de 4
horas diarias de tiempo extra, media hora diaria de descanso, prima
dominical y día de descanso semanal.- Se estima que son
improcedentes, porque las labores desarrolladas en plataformas
marinas no se regulan por la ley de la materia, sino por el contrato
colectivo de trabajo que en su caso sea aplicable y por la
jurisprudencia correspondiente. A mayor abundamiento, el hecho de
que el actor estuviera confinado en la plataforma marina en la
demandada, no lo faculta para pretender el pago de las citadas
prestaciones, pues independientemente de que a él correspondió
acreditar dicho extremo, por cada 28 días de labores el actor
descansaba 14, es decir, que el confinamiento se compensaba con el
descanso disfrutado en tierra…
No siendo creíble para esta Junta que durante todo el tiempo que
prestó servicios para la demandada, el actor en las jornadas de 12
horas, se abstuviera de consumir alimentos, de descansar el tiempo
suficiente y necesario que le permitiera reponer energías, pues el
común de los hombres no es posible que se desarrolle bajo esas
condiciones…”
Lo así considerado por la autoridad responsable, viola lo dispuesto en
los artículos 2, 56, 59, 60, 61, 65 y 67 de la Ley Federal del Trabajo
que contemplan:
“Artículo 2o. Las normas de trabajo tienden a conseguir el equilibrio y
la justicia social en las relaciones entre trabajadores y patrones.”
“Artículo 56. Las condiciones de trabajo en ningún caso podrán ser
inferiores a las fijadas en esta Ley y deberán ser proporcionadas a la
importancia de los servicios e iguales para trabajos iguales, sin que
puedan establecerse diferencias por motivo de raza, nacionalidad,
16
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
sexo, edad, credo religioso o doctrina política, salvo las modalidades
expresamente consignadas en esta Ley.”
“Artículo 59. El trabajador y el patrón fijarán la duración de la jornada
de trabajo, sin que pueda exceder de los máximos legales.
Los trabajadores y el patrón podrán repartir las horas de trabajo, a fin
de permitir a los primeros el reposo del sábado en la tarde o cualquier
modalidad equivalente.”
“Artículo 60. Jornada diurna es la comprendida entre las seis y las
veinte horas.
Jornada nocturna es la comprendida entre las veinte y las seis horas.
Jornada mixta es la que comprende períodos de tiempo de las
jornadas diurna y nocturna, siempre que el período nocturno sea
menor de tres horas y media, pues si comprende tres y media o más,
se reputará jornada nocturna.”
“Artículo 61. La duración máxima de la jornada será: ocho horas la
diurna, siete la nocturna y siete horas y media la mixta.”
“Artículo 65. En los casos de siniestro o riesgo inminente en que
peligre la vida del trabajador, de sus compañeros o del patrón, o la
existencia misma de la empresa, la jornada de trabajo podrá
prolongarse por el tiempo estrictamente indispensable para evitar
esos males.”
“Artículo 67. Las horas de trabajo a que se refiere el artículo 65, se
retribuirán con una cantidad igual a la que corresponda a cada una de
las horas de la jornada.
Las horas de trabajo extraordinario se pagarán con un ciento por
ciento más del salario que corresponda a las horas de la jornada.”
De una interpretación armónica y sistemática de los citados
preceptos, se pone de manifiesto que la ley establece un máximo
legal de la jornada laboral, y aunque el patrón y el trabajador, pueden
establecer la duración de aquélla, no pueden exceder de los máximos
legalmente establecidos, pudiendo pactarse jornadas diurnas,
nocturnas o mixtas, sin exceder de los parámetros establecidos en el
ordenamiento legal en cita, que sólo podrán prolongarse en casos de
siniestro o de riesgo inminente en que peligre la vida del trabajador,
de sus compañeros o del patrón, o la existencia misma de la empresa,
por el tiempo estrictamente indispensable para evitar esos males,
pagándose las horas de trabajo extraordinario, con un ciento por
ciento más del salario que corresponda a las horas de la jornada.
En efecto, la jornada de trabajo se convierte en un factor determinante
para cuantificar las horas de tiempo extraordinario laborado, la cual,
conforme a los numerales 58, 386 y 391, fracción IV, de la ley de la
materia, puede ser determinada por las partes en el contrato colectivo
de trabajo que al efecto celebren.
Sin embargo, una condición que expresamente se establece en el
ordenamiento legal citado, en relación con la jornada de trabajo, es
que, por regla general, no puede ser superior a los límites máximos
establecidos en la ley, ya que de excederlos se deberán pagar horas
extras; limitación que se entiende, sobre todo, porque las normas del
trabajo tienen como propósito conseguir el equilibrio y la justicia social
en las relaciones laborales.
17
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
Consideraciones anteriores, que nos permiten concluir, que los
contratos colectivos no pueden modificar las normas establecidas en
la ley, en detrimento de los trabajadores, que no pueden pactar
renuncias a sus derechos en los mismos y en caso de hacerlo, tales
determinaciones resultan nulas, por resultar contrarias a lo dispuesto
en la Ley Federal del Trabajo, que es el ordenamiento legal aplicable
y en tal razón, es inconcuso, que fue incorrecto el proceder de la junta
responsable, al absolver a la patronal, del pago de la prestación en
análisis, bajo el argumento que las horas excedentes laboradas
diariamente, se debían distribuir en el número total de días, tanto los
que estaba en plataforma, como los de descanso, pues para analizar
la procedencia o no del horario extraordinario reclamado, debió tomar
en cuenta lo establecido en la Ley Federal del Trabajo y lo planteado
por las partes, en relación a la jornada laboral, resolviendo lo
procedente acorde a lo que se hubiera acreditado en autos, para
determinar la condena o absolución del pago de las horas extras
reclamadas, lo cual, al no acontecer en los términos indicados,
vulneró las garantías individuales del peticionario de garantías.
Consecuentemente, si el trabajador (de plataformas marinas) prestó
sus servicios en exceso de los máximos para cada jornada
establecida en la Ley Federal del Trabajo, aun cuando haya sido la
jornada pactada con el patrón en el contrato colectivo del trabajo,
debe considerarse como horas extraordinarias de trabajo, siempre y
cuando se encuentren acreditadas con las pruebas que obren en
autos, pues la jornada fijada en el contrato excede de los máximos
previstos en la Ley y, en ese sentido, resulta contraria a las normas
contenidas en los numerales 2, 56, 59, 60, 61, 65 y 67 del
ordenamiento en cita y a los principios de equilibrio y justicia social
que rigen en las relaciones obrero patronales.
[…]
En mérito de lo anterior, ante lo fundado de los conceptos de violación
suplidos en su deficiencia, lo que legalmente procede es conceder el
amparo y protección de la Justicia Federal, para el efecto de la Junta
Especial Número Cincuenta y Dos de la Federal de Conciliación y
Arbitraje en el Estado de Campeche, con sede en Ciudad del Carmen,
Campeche, deje insubsistente el laudo reclamado de catorce de abril
de dos mil once y dicte otro en el que:
…
En torno a las prestaciones reclamadas en los incisos E), F), I) y J),
relativas a horas extras, media hora de descanso, prima dominical y
días de descanso semanal, prescinda de las consideraciones que
emitió, en torno a que se trataba de una jornada especial regida por el
contrato colectivo de trabajo y no por la ley de la materia; que el
trabajo de veintiocho días, se compensaba con los catorce de
descanso en tierra, así como que se trataba de una jornada de trabajo
inverosímil y resuelva en torno a la procedencia de dichas
prestaciones, con base en las pruebas aportadas …
18
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
15.
Similares consideraciones sostuvo el Tribunal Colegiado en los
amparos directos 02/2012, 368/2010, 146/2011 y 791/2010
(relacionado con el A.D. 792/2010), asuntos en los que las partes
en los juicios de origen fueron trabajadores de plataformas
marinas y diversas sociedades anónimas de capital variable.
16.
Si
bien
los
Tribunales
Colegiados
emitieron
diversas
consideraciones en relación con el tema del pago de horas extras
tratándose de trabajadores de plataformas marinas, lo cierto es
que no existe la contradicción de tesis denunciada.
17.
Lo anterior se debe a que aun cuando los órganos colegiados
contendientes se pronunciaron sobre el reclamo de horas extras
que afirmaron los actores de los juicios laborales de origen haber
laborado para sus respectivos patrones, lo cierto es que hay
diversidad de elementos fácticos que no permiten fijar un punto
jurídico específico de contradicción que sea útil para resolver
asuntos futuros.
18.
Ciertamente, de los asuntos de los que conoció el Tribunal
Colegiado del Trigésimo Primer Circuito, no se advierte que la
relación laboral se rigiera efectivamente por un contrato colectivo
de trabajo, mientras que en el asunto del que conoció el
Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del
Primer Circuito, el nexo laboral se rigió por un contrato colectivo
de Petróleos Mexicanos.
19
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
19.
Para poner en evidencia lo que antecede, se tienen presentes los
siguientes aspectos de los asuntos que examinó el Tribunal
Colegiado del Trigésimo Primer Circuito.
20.
En el amparo directo 368/2010, el trabajador laboró para una
persona moral a la que demandó la indemnización constitucional
con motivo de un despido injustificado y pago de horas extras. De
los datos proporcionados en la ejecutoria no se desprende que
en la empresa en que laboró dicho trabajador existiera contrato
colectivo, sino que lo que aparece es que la Junta responsable al
absolver al patrón de esta prestación, se apoyó en criterios
aislados de Tribunales Colegiados en los que se sostiene que
cuando existe contrato colectivo que regula lo atinente a la
jornada extraordinaria, debe aplicarse éste y no la Ley Federal
del Trabajo. Con base en esa consideración del laudo fue que el
Tribunal Colegiado consideró ilegal la absolución de referencia,
señalando que siempre que se pacten condiciones que exceden
a las máximas establecidas en ley, éstas serán nulas, por
constituir renuncia de derechos, que en esas condiciones la Junta
responsable debió apegarse a lo que señala la ley laboral en
torno a la duración de la jornada laboral, y con base en las
pruebas rendidas en el sumario, resolver lo que proceda en
relación con la demanda de pago de tiempo extraordinario, lo que
significa que la referencia a un contrato colectivo de trabajo se
realizó por parte del Tribunal Colegiado sólo para poner de
relieve que la Junta responsable no debió apoyarse en los
criterios de Tribunales Colegiados que aluden a aquéllos, pero su
20
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
criterio no deriva de que en el caso existiese celebrado pacto
colectivo.
21.
En el amparo directo 146/2011, el trabajador laboró para una
persona moral a la cual demandó la indemnización constitucional
con motivo de un despido injustificado y pago de horas extras. De
los datos proporcionados en la ejecutoria no se desprende que
en la empresa en que laboró dicho trabajador existiera contrato
colectivo, sino que lo que aparece es que la Junta responsable al
absolver al patrón de esta prestación, señaló que el pago de
tiempo extra es improcedente porque resulta inverosímil “máxime
que en la especie por tratarse de un trabajador que labora en
plataformas marinas, resultan de aplicación los siguientes
criterios sostenidos en las Ejecutorias que se titulan ‘HORAS
EXTRAS, LA CONDICIÓN LABORAL RESULTA DIFERENTE EN
EL
TRABAJO
QUE
SE
REALIZA
EN
INSTALACIONES
MARINAS, PARA LA DETERMINACIÓN DEL PAGO DE…”,
apoyándose así en este criterio aislado de un Tribunal Colegiado
en el que se sostiene que cuando el servicio se realiza sobre
instalaciones marinas, se regula por el contrato colectivo y no por
el código obrero. Con base en esa consideración del laudo fue
que el Tribunal Colegiado consideró ilegal la absolución de
referencia, señalando que “independientemente de que el
trabajador hubiere desempeñado sus labores en una plataforma
o buque, las condiciones de trabajo deben ser regidas por la ley
cuando no existe contrato colectivo de trabajo, o inclusive,
cuando existiendo, las condiciones ahí previstas sean menores a
21
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
las establecidas en la Ley”, por lo que
la Junta responsable
debió apegarse a lo que señala la ley laboral en torno a la
duración de la jornada laboral, y con base en las pruebas
rendidas en el sumario, resolver lo que proceda en relación con la
demanda de pago de tiempo extraordinario, lo que implica que la
referencia a un contrato colectivo de trabajo se realizó por parte
del Tribunal Colegiado para poner de relieve que la Junta
responsable no debió apoyarse en la tesis del Tribunal Colegiado
cuyo rubro se citó, pero su criterio no deriva de que en el caso
existiese celebrado pacto colectivo.
22.
En el amparo directo 791/2010, el trabajador laboró para una
persona moral a la cual demandó la indemnización constitucional
con motivo de un despido injustificado y pago de horas extras. De
los datos proporcionados en la ejecutoria no se desprende que
en la empresa en que laboró dicho trabajador existiera contrato
colectivo, sino que lo que aparece es que la Junta responsable al
absolver al patrón de esta prestación, señaló que el pago de
tiempo
extra
es
improcedente
“dado
que
las
labores
desarrolladas en plataformas marinas no se regulan por la Ley
Federal del Trabajo, sino por el contrato colectivo de trabajo que
en su caso es aplicable en la demandada y diversos criterios
jurisprudenciales”, apoyándose
en un criterio aislado de un
Tribunal Colegiado en el que se sostiene que cuando el servicio
se realiza sobre instalaciones marinas, se regula por el contrato
colectivo y no por el código obrero. Con base en esa
consideración del laudo fue que el Tribunal Colegiado consideró
22
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
ilegal la absolución de referencia, señalando que siempre que se
pacten condiciones que exceden a las máximas establecidas en
ley, éstas serán nulas, por constituir renuncia de derechos, que
en esas condiciones la Junta responsable debió apegarse a lo
que señala la ley laboral en torno a la duración de la jornada
laboral, y con base en las pruebas rendidas en el sumario,
resolver lo que proceda en relación con la demanda de pago de
tiempo extraordinario, lo que significa que la referencia a un
contrato colectivo de trabajo se realizó por parte del Tribunal
Colegiado sólo para poner de relieve que la Junta responsable no
debió apoyarse en el criterio del Tribunal Colegiado que alude a
aquéllos, pero su criterio no deriva de que en el caso existiese
celebrado pacto colectivo.
23.
En el amparo directo 2/2012, el trabajador laboró para una
persona moral a la cual demandó la indemnización constitucional
con motivo de un despido injustificado y pago de horas extras. De
los datos proporcionados en la ejecutoria no se desprende que
en la empresa en que laboró dicho trabajador existiera contrato
colectivo, sino que lo que aparece es que la Junta responsable al
absolver al patrón de esta prestación señaló que “si el actor si el
actor laboró 28 días en alta mar, 12 horas diarias, por 14 días de
descanso en tierra que, no se generaron por ese hecho las 4
horas
diarias
de
tiempo
extra
que
reclama,
porque
si
multiplicamos los 28 días de trabajo con las citadas 12 horas
diarias se obtienen 336 horas, las cuales divididas entre los 42
días que, comprenden, los 28 días laborados con los 14 días de
23
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
descanso en tierra, arroja una jornada diaria de 8 horas,
comprendida en los artículos 60 y 61 de la Ley Laboral”. Con
base en esa consideración del laudo fue que el Tribunal
Colegiado consideró ilegal la absolución de referencia, señalando
que siempre que se pacten condiciones que exceden a las
máximas establecidas en ley, éstas serán nulas, por constituir
renuncia de derechos, que en esas condiciones la Junta
responsable debió apegarse a lo que señala la ley laboral en
torno a la duración de la jornada laboral, y con base en las
pruebas rendidas en el sumario, resolver lo que proceda en
relación con la demanda de pago de tiempo extraordinario, lo que
significa que la referencia a un contrato colectivo de trabajo se
realizó por parte del Tribunal Colegiado, pero su criterio no deriva
de que en el caso existiese celebrado pacto colectivo.
24.
En el amparo directo 94/2012, el trabajador laboró para una
persona moral a la cual demandó la indemnización constitucional
con motivo de un despido injustificado y pago de horas extras. De
los datos proporcionados en la ejecutoria no se desprende que
en la empresa en que laboró dicho trabajador existiera contrato
colectivo, sino que lo que aparece es que la Junta responsable al
absolver al patrón de esta prestación, señaló que el pago de
tiempo extra es improcedente “porque las labores desarrolladas
en plataformas marinas no se regulan por la Ley de la Materia,
sino por el contrato colectivo de trabajo que en su caso sea
aplicable y por la jurisprudencia correspondiente”, apoyándose
en un criterio aislado de un Tribunal Colegiado en el que se
24
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
sostiene que cuando el servicio se realiza sobre instalaciones
marinas, se regula por el contrato colectivo y no por el código
obrero. Con base en esa consideración del laudo fue que el
Tribunal Colegiado consideró ilegal la absolución de referencia,
señalando que siempre que se pacten condiciones que exceden
a las máximas establecidas en ley, éstas serán nulas, por
constituir renuncia de derechos, que en esas condiciones la Junta
responsable debió apegarse a lo que señala la ley laboral en
torno a la duración de la jornada laboral, y con base en las
pruebas rendidas en el sumario, resolver lo que proceda en
relación con la demanda de pago de tiempo extraordinario, lo que
significa que la referencia a un contrato colectivo de trabajo se
realizó por parte del Tribunal Colegiado sólo para poner de
relieve que la Junta responsable no debió apoyarse en el criterio
del Tribunal Colegiado que alude a aquéllos, pero su criterio no
deriva de que en el caso existiese celebrado pacto colectivo.
25.
Por otra parte, en el amparo directo 314/2013, del que conoció
el
Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del
Primer Circuito, los trabajadores laboraron en Petróleos
Mexicanos, Pemex Exploración y Producción, Pemex Refinación,
Pemex Gas y Petroquímica Básica, y reclamaron, entre otras
prestaciones,
el
pago
de
horas
extras.
De
los
datos
proporcionados en la ejecutoria se desprende que existía un
contrato colectivo que vinculaba a las partes. Al efecto, el órgano
colegiado, estimó legal el laudo que absolvió de la reclamación
de horas extras, toda vez que consideró que los actores
25
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
confesaron tener una jornada de turno continuo o jornada 1 en la
cláusula 190 del pacto laboral, considerando, fundamentalmente,
que la especial naturaleza del trabajo a desempeñar en las
plataformas marinas obliga tanto al patrón como a los
trabajadores a determinar en específico las condiciones en que
se desarrollarán las actividades laborales, lo que está previsto en
el contrato colectivo de trabajo que rige la relación laboral, en sus
cláusulas 187, 190 y 192.
26.
En estas condiciones, los órganos colegiados contendientes no
parten de los mismos elementos, dado que el Tribunal Colegiado
del Trigésimo Primer Circuito resolvió asuntos que no estaban
regidos por contrato colectivo, siendo que la referencia a esta
clase de convenciones la realizó fundamentalmente para
desestimar los criterios en los que se había fundado el laudo
reclamado en los juicios de amparo; en cambio, el órgano
colegiado denunciante de la contradicción conoció de un asunto
en el que el nexo laboral se rigió por un contrato colectivo,
concretamente el aplicable a Petróleos Mexicanos.
27.
Consecuentemente, es inexistente la contradicción de tesis
denunciada.
Por lo expuesto y fundado se resuelve:
ÚNICO. No existe la contradicción de tesis denunciada.
26
CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014.
Notifíquese; remítase testimonio de esta resolución a los
tribunales antes mencionados; y, en su oportunidad, archívese el
expediente.
Así lo resolvió la Segunda Sala de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación por unanimidad de cuatro votos de los
señores Ministros Alberto Pérez Dayán, José Fernando Franco
González Salas, Margarita Beatriz Luna Ramos y Presidente Luis
María Aguilar Morales (ponente). Ausente el señor Ministro Sergio
A. Valls Hernández.
Firma el Ministro Presidente y en su calidad de Ponente,
con el Secretario de Acuerdos que autoriza y da fe.
MINISTRO PRESIDENTE Y PONENTE:
LUIS MARÍA AGUILAR MORALES
SECRETARIO DE ACUERDOS:
LIC. MARIO EDUARDO PLATA ÁLVAREZ
UHM/sjg.
27
En términos de lo dispuesto por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación en su sesión del veinticuatro de abril de dos mil siete, y conforme a lo previsto en
los artículos 3, fracción II, 13, 14 y 18 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la
Información Pública Gubernamental, así como en el segundo párrafo del artículo 9° del
Reglamento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura
Federal, en esta versión pública se suprime la información considerada legalmente como
reservada o confidencial que encuadra en esos supuestos normativos.
Descargar

CONTRADICCIÓN DE TESIS 169/2014. SUSCITADA ENTRE EL

El lenguaje técnico

El lenguaje técnico

TecnicismosMorfologíaEstructuración de los textos científicosXenísmosLexicografíaCalco

Argumentación Lengua Trabajo Practico Nº3 Fecha de Entrega: 10/09/08

Argumentación Lengua Trabajo Practico Nº3 Fecha de Entrega: 10/09/08

Análisis del discursoEstructura argumentativaEstrategias argumentativasAfirmaciónNegaciónRefutación

RasgosHipótesisLeyInvestigaciónVariableObservaciónExperimentaciónCiencia