Proposición de los Senadores Raúl Aarón Pozos Lanz, Óscar Román Rosas González y
Ninfa Salinas Sada, la que contiene punto de acuerdo que exhorta al titular de la Secretaría
de Medio Ambiente y Recursos Naturales a no permitir a ninguna organización, ni pública ni
privada, la explotación del banco de arena ubicado en la ensenada de Xpicob, en el
municipio y estado de Campeche, debido al daño ecológico que ello representa para ese
hábitat crítico y para el campamento tortuguero que ahí se ubica.
Los suscritos RAÚL AARÓN POZOS LANZ, OSCAR ROMÁN ROSAS GONZÁLEZ
y NINFA SALINAS SADA, senadores de la República de la LXII Legislatura del Congreso de la
Unión, integrantes de los grupos parlamentarios del Partido Revolucionario Institucional y del
Partido Verde Ecologista de México, con fundamento en los artículos 8, numeral 1, fracción II y
276, numeral 1 del Reglamento del Senado de la República, someten a la consideración de esta
Honorable Asamblea, la siguiente proposición con Punto de Acuerdo por el que se exhorta al titular
de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno Federal, para que con
apego irrestricto al espíritu de la óptima protección, conservación y aprovechamiento de los
recursos naturales del país, no se permita a ninguna organización, ni pública ni privada, la
explotación del banco de arena ubicado en la ensenada de Xpicob, en el municipio y Estado de
Campeche, debido al daño ecológico que ello representa para ese hábitat crítico y para el
campamento tortuguero que ahí se ubica, a partir de las siguientes:
CONSIDERACIONES
La ensenada de Xpicob es una porción de mar, ubicada en las playas del poblado La Ensenada, a
15 km de la ciudad de Campeche y cuenta con una franja de mar de cerca de 500 metros en su
parte más ancha. A pesar del pequeño espacio que ocupa, contiene no sólo una biodiversidad
importante, incluyendo especies en peligro de extinción, sino también una población de pescadores
y un esquema en donde se conjuga la naturaleza con el hombre de forma tal que se ha convertido
en una unidad integral de aprovechamiento sustentable.
Hasta el momento, se han identificado 15 especies locales y 5 especies migratorias en algún
estado de protección de acuerdo a la norma 059-SEMARNAT-2010; entre ellas destacan 3 tipos de
tortugas marinas, 2 tipos de caballitos de mar, 1 tipo de cacerolita de mar ó cangrejo de mar, ó mex
en idioma maya, 3 tipos de iguanas, 2 variedades de aves marinas locales, 2 especies de mangles,
3 tipos de orquídeas, así como 5 especies de aves marinas migratorias. De igual manera se han
identificado 2 especies raras de peces marinos y una gran variedad de peces de ornato.
Contiene una diversidad de especies favorecedoras de captura de carbono, lo cual contribuye a
reducir los efectos del cambio climático. Es un humedal marino que contiene arrecifes naturales y
estructuras de regeneración de corales.
Ahí opera una unidad de maricultura y tiene un laboratorio de producción de crías de peces
marinos. En Xpicob se están realizando estudios de investigación sobre la biodiversidad costera y
marina de esta zona, sobre organismos empleados por la cultura maya, sobre arrecifes de corales,
sobre la distribución de organismos marinos fijadores de carbono, así como estudios sobre las
relaciones morfométricas de las tortugas marinas.
Se explotan más de 30 variedades de organismos marinos en forma comercial; existe un arrecife
artificial y es sitio frecuente de pesca deportiva; contiene pastizales marinos y una variedad de
algas.
Mucho más importante, la Ensenada de Xpicob contiene un campamento tortuguero donde se lleva
a cabo la anidación de tortugas, así como una unidad de educación ambiental donde está
establecida una organización no gubernamental que contribuye a la vigilancia y conservación de
esta zona. Existe un pequeño poblado indígena marginado y en su zona federal marítimo terrestre
se han identificado vestigios y estructuras mayas.
Una de las riquezas naturales de ese ecosistema es que la ensenada contiene un arenal atípico
que por sus características es considerado como una rareza en términos ambientales.
El sitio ha servido durante décadas para la navegación, la recreación y el esparcimiento, la pesca y
la maricultura. Por la importancia que representa para la población que visita ese lugar, pero sobre
todo por el valor que tiene para la conservación de fauna local, la ensenada cumple con los
requisitos para ser considerada un hábitat crítico.
De acuerdo a la Ley General de Vida Silvestre, un hábitat crítico es un área específica terrestre o
acuática, en la que ocurren procesos biológicos y físicos esenciales, ya sea para la supervivencia
de especies en categoría de riesgo, ya sea para una especie, o para una de sus poblaciones, y
que por tanto requieren manejo y protección especial. Son áreas que regularmente son utilizadas
para alimentación, caza, forrajeo, descanso, crianza o reproducción, o rutas de migración.
Como puede apreciarse, la importancia que representan los arenales en la vastedad de los
ecosistemas marinos del territorio nacional es enorme. La biodiversidad que habita en esos bancos
arenosos y en su entorno es parte de la riqueza marina de todos los mexicanos.
La política nacional en materia del cuidado y preservación del medio ambiente no sacrifica la
sustentabilidad por el progreso. Por el contrario, parte del principio de conservar el patrimonio
nacional pero para contribuir al desarrollo nacional sustentable. Ello supone que tanto el criterio de
beneficio económico de los particulares, como el del supuesto interés público que en ocasiones se
esgrime, no pueden ser invocados si con ello se altera, se daña o se compromete la
sustentabilidad de un ecosistema.
La ensenada de Xpicob ha sido cuna de un campamento tortuguero desde hace 15 años; ha
servido para actividades de navegación, maricultura, pesca y la recreación. Cumple con un papel
muy importante en un ecosistema que ahora se considera crítico y por ello, sería cuestionable que
un criterio estrictamente económico, privado o público, guiara una decisión que afectará no sólo a
la fauna, sino a un ecosistema mucho más amplio y del que disfrutan miles de personas al año.
Quiero compartir, compañeras y compañeros legisladores, uno de los objetivos estratégicos de la
SEMARNAT que aparece en el Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales,
2007-2012, pues ese es el espíritu del punto de acuerdo que someto a su consideración el día de
hoy. Esta Secretaría se ha comprometido y cito a “…conservar y aprovechar sustentablemente los
ecosistemas, para frenar la erosión del capital natural, conservar el patrimonio nacional y generar
ingresos y empleos en las zonas rurales en especial, y contribuir a la sustentabilidad ambiental del
desarrollo nacional”.
Por todo lo anterior, someto a la consideración de esta soberanía, el siguiente:
PUNTO DE ACUERDO
PRIMERO.- Se exhorta al Titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del
Gobierno de la República para que con apego estricto a la misión y los objetivos estratégicos de
esa Secretaría, no se permita a ninguna organización, ni pública ni privada, la explotación del
banco de arena ubicado en la ensenada de Xpicob, en el municipio y Estado de Campeche, debido
al daño ecológico que ello representa para ese hábitat crítico y para el campamento tortuguero que
ahí se ubica.
Dado en el Salón de Sesiones del Senado de la República, a los quince días del mes de noviembre
del año dos mil doce.
SENADORA
NINFA
SENADOR
OSCAR
SENADOR RAÚL AARÓN POZOS LANZ
ROMÁN
SALINAS
ROSAS
SADA
GONZÁLEZ
Descargar

Proposición de los Senadores Raúl Aarón Pozos Lanz, Óscar