Tema: Capítulo 10, Jesús el supremo sanador
Temática: Liberación
Lectura Bíblica:
Isa 53:3 Despreciado por los hombre marginado, hombre de dolores y familiarizado con el
sufrimiento, semejante a aquellos a los que se les vuelve la cara, no contaba para nada y no hemos hecho caso de él. Isa
53:4 Sin embargo, eran nuestras dolencias las que él llevaba, eran nuestros dolores los que le pesaban. Nosotros lo
creíamos azotado por Dios, castigado y humillado, Isa 53:5 y era nuestras faltas por las que era destruido nuestros
pecados, por los que era aplastado. El soportó el castigo que nos trae la paz y por sus llagas hemos sido sanados. Isa
53:6 Todos andábamos como ovejas errantes, cada cual seguía su propio camino, y Yahvé descargó sobre él la culpa de
todos nosotros. Isa 53:7 Fue maltratado y él se humilló y no dijo nada, fue llevado cual cordero al matadero, como una
oveja que permanece muda cuando la esquilan. Isa 53:8 Fue detenido, enjuiciado y eliminado ¿y quién ha pensado en su
suerte? Pues ha sido arrancado del mundo de los vivos y herido de muerte por los crímenes de su pueblo. Isa 53:9 Fue
sepultado junto a los malhechores y su tumba quedó junto a los ricos, a pesar de que nunca cometió una violencia ni
nunca salió una mentira de su boca. Isa 53:10 Quiso Yahvé destrozarlo con padecimientos, y él ofreció su vida como
sacrificio por el pecado. Por esto verá a sus descendientes y tendrá larga vida, y el proyecto de Dios prosperará en sus
manos.
La presencia de Jesús es la que nos va sanando.
Dios no envía el sufrimiento a los hombres, si creemos que Dios envía sufrimiento a los hombres
nunca haremos oración por sanación física. Si Dios esta Feliz de ver a sus hijos enfermos, para
que orar. Hay gente que cree que el sufrimiento es un medio para alcanzar la santidad, esto es
una excusa o pretexto. Muchos creen, Jesús puede y quiere sanarlos a todos menos a mí.
A) Por todos los medios Dios nos quiere sanar. Dios no santifica a través del sufrimiento
Dios quiere sanarnos de manera integral, pero para sanar físicamente hay que estar sano
interiormente para que no nos enfermamos? Por que el mundo esta contaminado con el
pecado, lo que si es seguro es que Jesús “quiere” sanarnos. Isa. 53
B) Todo Él significa sanidad (la mujer del flujo de sangre que sin Él saber que lo iba a tocar
sano) El sanó de manera integral, sanación interior. (El que primero le perdonó los
pecados y después lo sano. Stgo. 5: 13 a 16 .
C) V:16 esta es la base para ser curados, Dios quiere sanarnos. La enfermedad no es algo
inherente al hombre cada vez que alguien se enfermara algo nos enseña, porque
tenemos que saber leer los propósitos de Dios por ejemplo: Tengo cáncer. Meditar que
lo causó que tipo de heridas en mi corazón, que tipo de ataduras en mis generaciones,
que hay en mis emociones, contemplar si estoy contenta, triste, deprimida etc. Y
entonces oro por mi sanidad.
D) La gente sana no por que se haga lo que espera, sino por que El quiere. Jesús siempre
va a querer sanar.
¿Por qué no todos sanan?
Esto queda en sus manos, no podemos decir que cada vez que oramos el enfermo no sana, a
veces la gente se muere, pero muere distinto, lo que debemos tener en cuenta es que El siempre
sana, a veces es una sanción espiritual y preparación para estar con Él, nuestra mente no
alcanza a concebir como obra Dios, lo único que sabemos es que todo obra para bien para
aquellos que aman al Señor.
Debemos ser prudentes y no echar a perder la fe de las personas; declarándolas sanas y ellos
no sanen, a menos que el espíritu Santo revele que si hubo sanidad. Si seguimos la guía del
Espíritu, Dios va a sanar lo que tenga que sanar.
Cuando alguna persona pregunta ¿por qué no he sanado?
R// Hermano ore, discierna, pregunte al señor porque nosotros no somos adivinos.
Página # 1
Extraído de Apuntes y Revelación, por Maribel de Abularach
Curso Impartido por: Giovanna de Girardi
Para facilitar la tarea:
Debemos dar oraciones de auto liberación, perdón etc., que la gente haga su esfuerzo y cuando
veamos que lo hicieron y no pudieron entonces yo entro a ayudar. Uno no debe volverse
indispensable para nadie. Dios nos quiere a nosotros conectados a Él y Él nos va revelar.
La relación entre pecado y enfermedad:
Lectura 1 Corintios11:27-30: Por tanto, el que come el pan o bebe la copa del Señor indignamente peca contra el
cuerpo y la sangre del Señor. 1Co 11:28 Cada uno, pues, examine su conciencia y luego podrá comer el pan y beber de
la copa. 1Co 11:29 El que come y bebe indignamente, come y bebe su propia condenación por no reconocer el cuerpo.
1Co 11:30 Y por esta razón varios de ustedes están enfermos y débiles y algunos han muerto
Al examinarnos a nosotros mismos sin juicio y ver como comemos el pan de Jesús indignamente,
enfermamos, por eso la gente debe ir a la confesión, eucaristía etc. Y después oramos por
sanidad. La ventaja de seguir al Espíritu es que somos más efectivos pues si oro por sanidad
cuando Dios no quiere, estamos perdiendo el tiempo y Dios no va a regalar nada a quien no está
bien. Dependamos del Espíritu para saber por que orar pues Él nos lo mostrará.
1era. Pedro 2:24 Si estamos enfermos, Jesucristo ya lo llevó en su cuerpo. Necesitamos lanzar
nuestros pecados y el de las personas por los que vamos a orar al cuerpo de Jesucristo que nos
trae sanidad por sus heridas, somos curados. El que quiera seguir cargando la enfermedad allá
él, hay personas que seguirán reteniendo la enfermedad y no Darán el paso hacia la sanidad.
Cuando oremos:
Usemos oración imaginativa con las llagas de Jesús y meter allí la enfermedad de la persona.
Usemos oración imaginativa por sufrimiento en Getsemani, Jesús tiene que ser visto en el
momento de la herida, pues a veces, el niño o el adolescente que hay en ti no conoce a
Jesucristo hay que llevar a Jesús allí y a veces con solo ver a Jesús en “Ese” momento, sanan. A
veces la gente que tiene pecado no quiere llevar a Jesús a la escena, le da vergüenza por eso
nuestra tarea es llevar a Jesús allí.
Notas y Apuntes
Página # 2
Extraído de Apuntes y Revelación, por Maribel de Abularach
Curso Impartido por: Giovanna de Girardi
Descargar

Jesús el supremo sanador