HABILITACIÓN – CATEGORIZACIÓN – ACREDITACIÓN
CONSIDERACIONES GENERALES
En el campo de la Salud, particularmente en
correcta administración de los recursos, con una
(planificación – organización – utilización – control)
crucial de cualquier problema del sector salud y de
propongan al respecto.
Atención Médica, la
concepción moderna
constituye el punto
la soluciones que se
Este enfoque nos lleva directamente al tema de la Calidad y sus
implicancias en la adecuación de los recursos existentes, en especial el
financiero ya que sólo se discutía respecto de la aplicación y actualización
de los conocimientos médicos y no del problema de los gastos y sus
incidencias.
Nuestro país siempre está en crisis (¿lisis?) del financiamiento de la
Atención Médica y se ha empezado a considerar el gasto como un
componente infaltable en la consideración de los temas de Calidad pues
siempre se la consideró como uno de los “atributos” de la Calidad.
La Calidad la podemos conceptuar como el “balance más favorable que
puede existir entre los riesgos y beneficios que se suscitan en la atención
de una o más personas en el campo de la Atención Médica”. Definir a éstos
es el gran desafío teniendo en cuenta las realidades culturales, capacidad
económica, realidades sociales y la epidemiología de cada una de las regiones
que componen a nuestro país sin exclusión de los universales componentes
de calidad: suficiencia – oportunidad – accesibilidad –equidad.
En primer lugar, para el abordaje de la calidad nos parece útil y
universal, para cualquier aspecto de la Atención Médica, el enfoque en la
Estructura, el Proceso y los Resultados.
Cuando hablamos de la ESTRUCTURA, nos estamos refiriendo a los
aspectos más constante de la Atención Médica: las instalaciones, el
equipamiento, el recurso profesional, técnico y administrativo, la
organización de la atención médica, los recursos financieros, entre otros.
Cuando hablamos del PROCESO, estamos haciendo referencia a las
distintas secuencias que tienen lugar en la actividad del diagnóstico y
tratamiento de una o más personas y que tiene estrechas vinculaciones con
la epidemiología y la organización de la atención médica y sus distintas
modalidades respecto de su escalonamiento, financiación, etc..
Cuando hablamos de hacer referencia a los RESULTADOS tenemos
en cuenta los aspectos fundamentales que emergen luego de la atención
médica en términos de morbilidad, recuperación, mortalidad o indicadores
de rendimiento como los días de estada, % ocupacional, giro cama o
indicadores del gasto por atención, práctica, etc..
En segundo lugar, en cualquier programa cuyo objetivo sea promover y
lograr un aumento en la Calidad hay que definir el tipo de Sistema de
Atención Médica a aplicar que permita consolidar un modelo de atención que
cumpla con los requisitos, no sólo de suficiente, oportuno y accesible sino
dentro de un marco de racionalidad política, técnica y administrativa con
propuestas coherentes, factibles y viables.
Filosóficamente , y desde el punto de vista teórico, es imposible no
coincidir con la necesidad de la implementación de normas de control de la
calidad de la Atención Médica. Debemos pensar que la falta de planificación
gubernamental es la que posibilitó y posibilita la proliferación de
prestadores con disímiles características y objetivos, y con la aparente
búsqueda indiscriminada del eventual beneficio económico. Muchas veces
carecen de las mínimas condiciones para su habilitación, no responde a las
reales necesidades de la población y actúan en detrimento de las
instituciones estructuradas adecuadamente. Ante esta realidad, la
implementación de criterios ordenadores que pondrían orden sin perjuicio
de mantener su vigencia, aún frente a una posible modificación del actual
sistema y a una reforma del modelo prestador vigente.
Los instrumentos básicos de la Calidad para lograr los objetivos
mencionados son: la HABILITACIÓN, la
CATEGORIZACIÓN y la
ACREDITACIÓN, y como herramientas de apoyo: la BIOESTADÍSTICA, la
EPIDEMIOLOGÍA y la ECONOMÍA EN SALUD.
HABILITACIÓN:
La Habilitación tiene tradición en nuestro país por haber sido
adoptada desde hace bastante tiempo por el Estado Nacional y las distintas
jurisdicciones. Tiene valor en la medida en que está difundida y ha cumplido
buena parte de su cometido que es la evaluación de la estructura.
Es un ACTO ADMINISTRATIVO que ejerce la autoridad sanitaria
jurisdiccional. Implica la posesión del conjunto de requisitos mínimos que
dicha autoridad estatuye como de cumplimiento necesario para que un
efector asistencial, público, privado o de la Seguridad Social, pueda
funcionar como tal, realizado habitualmente como de única vez. Se debe
realizar siempre previo a la puesta en funcionamiento, definiendo estas
condiciones mínimas como estructurales (planta física, equipamiento,
recursos humanos y marco normativo) que debe tener un establecimiento.
Los requisitos mínimos o básicos son definidos por la autoridad de aplicación
de acuerdo con las Normas del Programa Nacional de Garantía de Calidad de
la Atención Médica.
El OBJETIVO de la Habilitación es garantizar a la población que los
establecimientos dispongan de condiciones mínimas de seguridad para el
cumplimiento de su cometido. Una Habilitación adecuada posibilita una
racional inversión en los recursos que configuran la oferta de servicios y si
se utiliza como instrumento de las necesidades regionales, se evita así el
fenómeno de la sobreoferta. Esta necesidad puede valorizarse, no sólo a
nivel cuantitativo global, sino en función de una Red de Servicios según
patología.
Tiene el inconveniente de carecer de periodicidad, no ha sido aplicada
con la rigurosidad que se necesita y no se adecua a los progresos
tecnológicos y científicos con la velocidad necesaria. Además es parcial en
sus efectos pues no tiene metodología de proceso y menos evaluación de
resultados. No obstante ofrece un Marco legal, es perfectible y que,
complementada con los otros instrumentos y con las modificaciones que la
actualicen, es un procedimiento que hay que tener en cuenta.
Muchas de las condiciones que las leyes de Habilitación estatuyen,
conforman asimismo condiciones de categorización por lo que incorporan así
los conceptos de habilitación periódica, de habilitación por categoría y de
libre elección del efector para solicitar la categoría que corresponda de
acuerdo a los estándares establecidos y de cambio, cuando lo considere
oportuno. La autoridad sanitaria jurisdiccional delegará, en cuanto lo estime
aconsejable, las actividades de habilitación en instituciones que considere
competentes.
Es deseable que estas categorías sean compatibilizadas con cada uno
de los niveles que se acuerden aplicar en el ámbito de la Seguridad Social. El
no tener en cuenta esta circunstancia puede crear confusión y obrar en
sentido inverso al ordenamiento pretendido.
Con las modificaciones de la RM 555/63 y el Decreto 339/73, el MBS
dictó la Resolución 2541/76 en la que se basan las exigencias de los
requisitos mínimos o básicos, luego actualizadas en la Resolución 497/99
propuesta que efectuara la COMISIÓN NACIONAL DE ACREDITACIÓN
DE ESTABLECIMIENTOS DE SALUD y aprobadas por el CONSEJO
ASESOR PERMANENTE EL PROGRAMA NACIONAL DE GARANTÍA DE
CALIDAD DE LA ATENCIÓN MÉDICA, a saber:
CONSULTORIO:
a) Sala de espera común para un consultorio y/o gabinete con puerta
y paredes no transparentes.
b) Local consultorio y/o gabinete con pared o tabique completo no
pudiendo mediar espacio entre el techo y ésta.
c) Ventilación y aireación adecuadas, pisos y paredes de fácil
limpieza, muebles e instrumental acordes con la actividad a
desarrollar.
CENTRO:
a) Contar como mínimo con 4 consultorios y/o gabinetes
b) Dirección Técnica responsable.
c) Actividad en equipo de 4 profesionales y/o colaboradores.
d) En el caso de que el establecimiento se dedique a una especialidad,
el director y la mayoría de los mismos deberán estar inscriptos
como tales.
e) No poseer internación
f) Sala de espera similares condiciones
CRUZ O SERVICIO MÉDICO Y/U ODONTOLÓGICO:
a) Dirección Médica responsable
b) Que la asistencia médica u odontológica se realice en forma
permanente durante las 24HS. (consultorio y eventual domicilios)
c) Contar como mínimo con 4 consultorios.
d) Dotación de médicos y odontólogos, 1 por día. No puede abandonar
el establecimiento. En domicilio concurrirá otro profesional.
e) No poseer internación pero deberá contar con 2 camas de
observación para contemplar posible traslados de urgencia a
instituciones de mayor complejidad.
f) Contar con elementos, instalaciones, equipos, instrumental, medios
de movilidad, etc. acorde con las prestaciones a efectuar.
g) Contar con servicios auxiliares necesario y como mínimo con 3
enfermeros por día.
h) Contar con registros estadísticos y archivo de historias clínicas.
INSTITUTOS
a) Entidad con una especialidad.
b) Labor de asistencia, investigación, docencia y divulgación
c) Actividad conjunta de profesionales con la misma especialidad
d) Dirección Responsable con especialidad
e) Laboratorio de investigación
f) Contar con Servicio auxiliar completo
g) Contar con salas de conferencias, publicaciones o divulgación
h) Archivo de las investigaciones realizadas
i) Archivo de historias clínicas
j) En el caso de estar dotadas de internación, deberá tener servicios
de guardia permanente y personal de enfermerías completos. Con
actividades quirúrgicas es exigible un Servicio de Hemoterapia.
CLINICA:
a) Dirección Médica responsable
b) Si se dedica a una especialidad, la mayoría debe estar inscripto en
la especialidad
c) Contar como mínimo con 15 camas distribuidas en ambiente de 4
camas separadas con mamparas no transparentes.
d) Contar con 4 consultorios como mínimo
e) Contar con guardia permanente
f) 1 enfermera cada 8 camas
g) 1 quirófano cada 35 camas
h) Puede tener Maternidad (ver maternidad)
i) Servicio de Radiología debe contar con un aparato fijo y otro
portátil.
j) Laboratorio de análisis clínicos
k) Servicio de Hemoterapia
l) Contar con dietista
m) Contar con Cirugía y/o UTI según normas generales
SANATORIO:
a) Ídem
b) Ídem
c) Contar como mínimo con 100 camas
d) Guardia
e) Enfermería
f) Servicios auxiliares mínimos
g) Quirófanos y salas de ortopedia proporcionales a las camas
h) Banco de sangre
i) Diagnóstico por imágenes
j) Laboratorio
k) Anatomía patológica
l) Maternidad
m) UTI y UCO
n) Estadísticas
MATERNIDAD:
a) Actividad profesional conjunta no menor del 50% del total
b) Dirección médica responsable
c) Guardia
d) Partera (opcional) que podrán realizar partos normales
e) Enfermería
f) Contar con 20 camas de internación como mínimo
g) 1 cama de expulsión con 2 camas de preparto por cada 20 camas
de internación.
h) Servicio de prematuros e incubadoras proporcional al Nº de camas
contando con 1 pediatra de guardia.
i) Área exclusiva de reanimación con 1 incubadora
j) Sala de observación y aislamiento del recién nacido patológico o
supuestamente infectado
k) Servicio de hemoterapia
l) Laboratorio
m) Diagnóstico por imágenes
HOSPITAL O POLICLÍNICO:
a) Contar como mínimo con 400 camas
b) Ídem a Sanatorio
c) Morgue
d) Atención con carácter general:
a. Guardia activa: 1 Cirujano jefe, 1 clínico, 1 pediatra, 1
traumatólogo, 1 cirujano, 1 radiólogo, 1 bioquímico, 1
anestesista.
b. Guardia pasiva: 1 hemoterapista y especialidades médicas
e) Atención con carácter especialidad: ídem sanatorio
f) Consultorios externos para ambos tipos de prestaciones (gral. Y
esp.)
NORMAS GENERALES Y COMPLEMENTARIAS:
a) Registros estadísticos de producción y rendimiento
b) Libro foliado y rubricado por el Ministerio de Salud
c) Acreditación de Propiedad
d) Infraestructura (iluminación, circulación interna, seguridad contra
incendios, depósito farmacéutico, entrada y salida de ambulancias,
enfermería en cada piso, alojamiento para médicos de guardia,
sistema de esterilización)
e) UTI con sala aislada, 10 a 14m2 por cama, estación centralizada,
enfermería aledaña, instrumental y equipos, fuente de oxígeno
disponible, etc.
CATEGORIZACIÓN
“ por CATEGORIZACIÓN se entiende la tabla o clasificación de los
efectores ambulatorios y de internación de acuerdo con el criterio que se
adopte (complejidad, riesgo de atención u otros), que permite definir
niveles concentrando actividades, clasificando las prestaciones de acuerdo
con la viabilidad de su realización según tipo de establecimientos y
configurando, en el futuro, una red de servicios”
La Categorización es un procedimiento muy útil en la medida que sea
cumplimentado con otros instrumentos como la Habilitación, Acreditación y
los procedimientos relacionados con nuevas modalidades de pago,
promoviendo diferenciaciones que estimulen la accesibilidad, especialización
y coordinación de recursos.
La Categorización de establecimientos asistenciales es también un
procedimiento operativo en la medida que interprete un escalonamiento
racional de la atención, un aumento paulatino y armónico de la relación
complejidad/riesgo y que esté relacionada con las posibilidades económicas
y la identidad epidemiológica del lugar en que se aplica.
El modelo de Categorización que se proponga debe estar en relación a
las características de la Red de prestadores que se proponga.
La red debe adecuarse a las características geográficas, culturales,
sociales, económicas, epidemiológicas, etc, del lugar en donde se
instrumente, para lograr los objetivos propuestos. Ésta supone tener
prevista y solucionada la accesibilidad geográfica a través de los medios
adecuados y en forma oportuna. Debe prever, además, los criterios o
normas de ingreso al sistema y sus distintos niveles.
La Categorización de los establecimientos, su ampliación, modificación
o cambios en su propiedad, instalaciones y en la incorporación de servicios
será otorgada por la autoridad competente cuando se reúnan las condiciones
que establece la reglamentación para cada caso en particular. Esta
autoridad
de aplicación otorgará la habilitaciones de las categorías
solicitadas y ejercerá de manera permanente sus facultades de fiscalización
y evaluación sobre la estructura edilicia, equipamiento, recursos humanos, el
funcionamiento y el resultado de la atención que brindan los
establecimientos y establecerá los aranceles por los servicios y gastos que
demande sin perjuicio del pago en concepto de habilitación sanitaria.
Los establecimientos privados que se hallen en funcionamiento
dispondrán de 180 días para su reinscripción y encuadre en la categoría
correspondiente debiendo presentar:
a) Fotocopia del certificado que acredite su habilitación sanitaria
b) Memoria descriptiva de ambientes físicos y equipamiento con
plano actualizado
c) Detalle de los servicios existentes , equipos, personal y móviles
que se ocupan en la actividad que desarrollan
d) Estos establecimientos no perderán cuando su planta física no
cumpla con las medidas de superficie establecidas en la
reglamentación ni será motivo invalidante para ubicarlo en la
categoría que le corresponda por las demás normas y requisitos
e) Vencido el plazo establecido serán pasibles de una multa y no se
dará curso a ninguna petición hasta tanto se regularice su
situación
PROCEDIMIENTO para la CATEGORIZACIÓN:
a) Entrevista programada con las autoridades del establecimiento
b) Entrega del Manual o Guía de Categorización
c) Evaluación
a. Análisis de la estructura
b. Análisis del proceso
c. Análisis del resultado
d) Informe del procedimiento de categorización
a. Valorización
b. Conclusiones
c. Recomendaciones
e) Inscripción en el registro de prestadores
f) Modalidades alternativas de la categorización
a. Categorización por primera vez
b. Categorización provisoria
c. Negación de la categorización
d. Prórroga de la categorización
e. Suspensión de la categoría
f. Categorizaciones ulteriores
g. Cambio de categoría
1) POR NIVELES DE COMPLEJIDAD:
La presencia de un sistema de regionalización sustentado en la
existencia de establecimientos de diferente complejidad, funcionalmente
coordinados, permite racionalizar la oferta y brindar prestaciones capaces
de satisfacer la demanda.
Si la categorización es por la Complejidad del efector que realiza las
prestaciones, complejidad que está dado por el tipo de personal, equipos, e
instalaciones, utilizaremos la Guía que identifica la existencia de 9 tipos de
establecimientos (I al IX). Los servicios de nivel I, II, V y VII brindan
prestaciones de consulta externa y constituyen unidades periféricas de
establecimientos con internación de mayor complejidad.
1)
2)
3)
4)
5)
NIVEL I: Consultorio externo localizado en áreas de
baja densidad de población. Visita periódica de médico
generalista y por Auxiliar de Enfermería.
NIVEL II: ídem I pero con visita diaria de médico y
auxiliar de enfermería
NIVEL III: Consulta e internación indiferenciada de
baja complejidad. En centros de población nucleada
poco numerosa. Médico generalista, Obstétrica, Aux.
de enfermería, estadística, administrativo, cocina y
servicios
generales.
Dependencia
técnica
y
administrativa de un establecimiento con mayor
complejidad.
NIVEL IV: Internación diferenciada en las 4 clínicas
básicas. Un médico por cada especialidad, bioquímico,
obstétrica y auxiliares de estadística, laboratorio,
radiología, hemoterapia, anestesiología, farmacia,
enfermería, servicio social y servicios generales
NIVEL V y VII: Unidades periféricas ubicadas en
centro urbanos con la finalidad de desconcentrar la
consulta de los servicios con internación y acercar el
recurso médico a determinados grupos de población. El
NIVEL V con las cuatro clínicas básicas, odontólogos,
aux. de farmacia, enfermería, laboratorio, servicio
social, estadística, administrativos y de servicios
generales. El NIVEL VII, además de los del V, con las
especialidades críticas. Diagnóstico por imágenes y
laboratorio, fisiatría, etc.. Los profesionales rotan
periódicamente por éstas por las de internación.
6)
NIVEL VI: Ubicado generalmente en centros urbanos
importantes (capitales de prov.) Especialidades
básicas y críticas (C. Ext. e int.) Profesionales en
laboratorio, Diagnóstico por imágenes, anatomía
patológica, hemoterapia, anestesiología y fisiatría
como así también odontología, salud mental, farmacia,
enfermería, estadística, servicio social y alimentación.
NIVEL VIII: Centro urbanos muy importantes. Son
establecimientos base de la región de derivación para
patologías de alta complejidad. Especialidades básicas,
críticas y menores con alto grado de autosuficiencia.
NIVEL IX: es el nivel de máxima complejidad y
dispone de los recursos necesarios para realizar todas
las actividades de atención médica. Especialidades
básicas, críticas, menores y mayores.
7)
8)
2) POR RIESGO:
2.1.) Modalidad propuesta por CONFECLISA/88
Eje conceptual del criterio de riesgo según tipo de medicina
requerida, teniendo en cuenta el desarrollo armónico de los servicios. En
este sentido se distinguen 7 niveles de categorías para los efectores de
salud, correspondiendo los 3 primeros a efectores sin internación y los
restantes 4 , con internación de características polivalentes.
a)
Efectores sin internación donde se efectúan actividades o
procedimientos médico-asistenciales ambulatorios de bajo
riesgo que no requieren respaldo institucional
NIVEL
I
II
III
IV
V
VI
VII
UBICACIÓN – TIPO DE
ORGANIZACIÓN
MEDICINA
Rural, urbana, suburbana
Individual - Unipersonal
Urbana o suburbana
Uni o multipersonal
Urbana o suburbana
Multipersonal
Consulta con práctica de bajo riesgo (BR) inherente a la
consulta
Consulta de clínicas básicas y/o especialidades integradas
Prácticas de DyT inherentes de BR. Práct. de BC.
Consultas especializadas con prácticas de DyT de BR o MR
con tecnología de BC, MC o AC. Poseer: Unidad de
reanimación, camas de observación, traslado asegurado.
Áreas geográficas aisladas con General (amb. e int.) Parto de bajo riesgo. Cirugía menor y
dificultad de llegada a un Centro de urgencia, Lab. Gral. Y RX. directa
de mayor nivel
Localidades
pequeñas
y INT: Clínicas básicas y concurrentes. Parto BR. Cirugía
suburbanas. Institucional
menor y mediana de BR. Lab. gral. Y químico. Rx. Dir. Y
contrastada. Nursery con incubadora de traslado. Unidad de
reanimación.
AMB: Iguales a los descriptos en III
Urgencia según desarrollo de la internación
Ciudades o localidades medianas. INT: Clínica básicas y especialidades. Parto de BR o AR
Institucional
materno.
Cirugía
menor,
mediana
y
mayor.
Lab.
especializado. Diagnóstico por imágenes. UTI I y NEO.
(C. Esp)
AMB: Iguales a los descriptos en III
Urgencias: según desarrollo de la internación c/derivación
Programadas: de BR según niveles II y III. De MR con
respaldo institucional.
En
grandes
urbes
y
de INT: Clínica general y especialidades. Parto de BR o AR
referencia regional.
maternoinfantil.
Cirugía
menor,
mediana,
mayor
y
Institucional
especializada. Lab. especializado. Diagnóstico por imágenes.
UTI II y NEO intensiva
AMB: Iguales a los descriptos en III
Urgencias: de BR, MR y AR
Programadas: de BR, de MR y AR
2.2.) Modalidad planteada por el MS y AS de la Nación de acuerdo al Anexo
Resolución Nº 282/94 sobre criterios básicos de Categorización de
establecimientos asistenciales en el marco del Programa Nacional de
Garantía de Calidad.
A través de la Resolución 497/99 el Programa adopta la categorización por
“niveles de riesgo” determinado por estándares preestablecidos. El eje está
determinado por la demanda y por las necesidades de salud de la población y
no por la oferta de servicios. Promueve el desarrollo de redes de servicio
horizontales y verticales mediante la articulación y complementación de los
establecimientos. La concentración de patologías según su tipo y gravedad,
permite mejorar la eficacia en el rendimiento de los equipos de salud, en los
resultados y por ende en el gasto. Los establecimientos se diferencian en
“sin internación” y “con internación”. Sólo se categorizaron los “con
internación” y a su vez de Nivel I (bajo riesgo), Nivel II (mediano riesgo) y
Nivel III (alto riesgo), a saber:
a) NIVEL I: Esencialmente es la puerta de entrada al sistema o red
de servicios. Realizar Promoción y protección de la salud y
diagnóstico temprano del daño. Atención de la demanda
espontánea y pesquisa de la oculta. Resolver con enfoque
epidemiológico. Atención de la emergencia.
a. PLANTA FÍSICA:
i. Área de admisión y egresos
ii. Estar para usuarios y personal. Sanitarios
iii. Office de enfermería
iv. Sectores abiertos y cerrados para público
v. Internación discriminada por sexo y área para
pediatría
vi. Amoblamiento y equipamiento adecuados
b. RECURSOS HUMANOS:
i. Médico generalistas, pediatra / tocoginecólogo
ii. Enfermeros adiestrados para urgencias
iii. Agentes sanitarios
iv. Personal administrativo y de mantenimiento
v. Médico Director capacitado en Gerenciamiento y
funcionamiento de Redes
vi. Odontólogo / Bioquímico
b) NIVEL II: Puede constituir la entrada al sistema. Atención de
consultas propias e interconsultas de los niveles I y III. Realiza
las mismas acciones que el Nivel I pero con un mayor nivel de
resolución.
a. PLANTA FÍSICA:
i. Nivel I ampliado
ii. Consultorio e instrumental odontológico
iii. Locales y equipo de radiología con intensificador y
ecografía.
iv. Laboratorio de exámenes básicos
v. Centro quirúrgico y obstétrico.
b. RECURSOS HUMANOS:
i. Médicos de las 4 especialidades básicas
ii. ORL, O y T y OFT
iii. Eventualmente cardiología y neumonología
iv. Enfermeros y auxiliares
v. Técnicos en estadística, laboratorio, radiología,
hemoterapia y esterilización
vi. Personal administrativo y de mantenimiento
c) NIVEL III: Excepcionalmente constituye la puerta de entrada al
sistema. Resuelve acciones de bajo y mediano riesgo pero con
capacidad de mayor nivel de resolución en cuanto al recurso
humano capacitado y la tecnología disponible. Gran concentración
de recursos. Integración de la red es primordial.
a. PLANTA FÍSICA:
i. Las unidades funcionales serán acordes con la
cantidad y calidad que desarrollen de acuerdo al
recurso humano
ii. Plantas aptas de acuerdo a las categorizaciones
establecidas. Igual a II pero con expansiones.
iii. Equipamiento igual al requerido en Nivel II
eventualmente con el máximo desarrollo tecnológico
en diagnóstico y/o terapéutico.
iv. UTI
b. RECURSO HUMANO:
i. Igual al II pero agregando Oncología, Quemados,
Psiquiatría
ii. Plantilla igual al II pero aumenta cuando se amplían
los consultorios y/o especialidades
iii. Personal idóneo especializado y exclusivo en Cuidados
intensivos
iv. Equipo multidisciplinario las 24 Hs.
v. Docencia e investigación con capacitación en servicio.
ACREDITACIÓN
La primera experiencia de acreditación comienza en 1918 en los
E.E.U.U. cuando la Asociación de Cirujanos (privado profesional) decide
evaluar periódicamente a los establecimientos y que, debido a su
crecimiento y desarrollo del sistema y ante la imposibilidad de manejar por
sí sola llama en colaboración a la Asociación Médica y la Asociación de
Establecimientos Hospitalarios conformando la Comisión Conjunta. Como
dato de interés exigía que se estuviese bajo la dirección de la misma
persona por lo menos en los últimos doce meses. Es más, cuando
comenzaron, solo el 13% de los establecimientos con más de 100 camas
pudo ser acreditado con 5 estándares. Canadá se separó y formó su propio
Consejo integrado por asociaciones privadas, no participa el estado. La
Argentina tiene como antecedentes a la CONAREME que hasta el año 1973
efectúo las respectivas acreditaciones.
Es el procedimiento de evaluación de los recursos institucionales,
voluntario, periódico, reservado, que tiende a garantizar la calidad de la
Atención Médica evaluando los estándares.
La Acreditación busca evaluar a los establecimientos con datos de
todos los componentes de actividad asistencial con el objetivo de verificar
la presencia o no de signos de calidad. Es una evaluación dinámica.
A continuación enunciaremos los componentes esenciales que definen
a esta procedimiento:
1. Califica el funcionamiento integral del establecimiento
evaluándolo a través de estándares de estructura,
proceso y resultado. Estos estándares deben expresarse
en forma simple y precisa, deben ser fácilmente
medibles (es decir, objetivables) para evitar dar lugar a
diferencia de interpretaciones entre el evaluado y el
evaluador. Específicos (es decir relacionados con algún
aspecto de la calidad. Que reflejen el nivel óptimo o sea
el más alto nivel conocido al momento de su aceptación.
Que sean cumplibles.
2. La calificación es sobre la totalidad del establecimiento
y nunca sobre un servicio en particular. No se puede
acreditar cuando algún servicio no está en condiciones de
serlo.
3. Es ejecutada por una autoridad autónoma, no lucrativa o
académica
4. Tiene carácter voluntario, es solicitado por el
establecimiento que desea ser evaluado, el cual se hace
cargo de los gastos y honorarios que demande. (sabe que
no se expone al fracaso). No se quiere imponer sino a
través de la organización del propio cuerpo médico.
5. Se basa en norma conocidas y previamente aceptadas, no
puede ser sorpresiva y el formulario de evaluación debe
ser enviado con anterioridad a las autoridades del
establecimiento. La entidad debe comunicar al personal
que llegará una comitiva que va a realizar la encuesta
(cualquier integrante puede acercarse a la comisión y
presentar sus observaciones o quejas)
6. Es confidencial , el ente evaluador guarda reserva sobre
el resultado del procedimiento salvo cuando hay un
requerimiento judicial. El grupo evaluador reúne y
transmite a las autoridades y al cuerpo profesional de la
institución el resultado con sus hallazgos y
recomendaciones para modificar detalles de aquellas
cosas no del todo cumplimentadas, aún mereciendo la
acreditación. Si es aprobado, será enunciado en un
listado sin ranking. Los no aprobados no se publicitan.
7. Tiene periodicidad fija: El crédito tiene un plazo de
extensión al término del cual debe reiterarse la
evaluación. Puede ser ½ año, 1 año, 2 años o hasta 3 años
según el cumplimiento de diversos estándares. Si fuera
acreditado por 1 año, esto significa que cumplido dicho
tiempo tiene que nuevamente ser acreditado por un
período mayor, si cumplió con las reformas necesarias o
exigidas. Esto le imprime al sistema un enriquecimiento
permanente. Es decir que un establecimiento que no
mantenga o no evolucione puede perder su condición,
hasta ese momento, merecedora. Llama la atención que el
carácter de la acreditación sea voluntaria, es decir que
se necesita estar funcionando para acreditar pero no se
necesita estar acreditado para funcionar.
8. Tiene por objeto mejorar la calidad de los efectores
estableciendo patrones de desarrollo armónico e integral
de los servicios y encauzando una evolución en sentido
favorable al elevar progresivamente las exigencias de
calidad, es decir, que un establecimiento debe seguir
trabajando, tanto para mantener como para alcanzar
nuevos estándares ya que el sistema va produciendo, en
cantidad y en profundidad, a medida que la tecnología y
la ciencia avanzan.
9. Tiene por lo tanto un rol evaluativo, educativo y de
asesoramiento.
Intenta
incluir
a
todos
los
establecimientos del país, privados o públicos, pues no es
un sistema para habilitar sanatorios sino para asegurar
calidad de atención médica. La organización propuesta
sería mixta con sociedades intermedias y científicas
incluidas. Comenzar con fines modestos para ir
incorporando a la mayor parte de los establecimientos
porque no es la idea de calificar establecimientos para
diferenciar el pago de prestaciones, no es un mecanismo
para dejar afuera a determinados establecimientos, es
un sistema pensado para lograr estándares de calidad de
la atención.
DILEMA:
El problema más visible y aparente es la anarquía de modelos de
atención que coexisten perdurablemente pese a que atentan contra valores
como la equidad, eficiencia y eficacia. La explicación la deberemos
encontrar en los efectores, en los financiadores y en los usuarios como así
también en los conductores del sector salud.
Esta anarquía está imputada por una orquestación de intereses
particulares con la necesidad de identificar responsabilidades particulares
atribuibles a los tres subsectores:
a) OFICIAL: subordinación de los derechos de los pacientes a
los fines docentes y de investigación
b) PRIVADO: Subordinación de la atención a la ganancia
empresaria
c) SEGURIDAD SOCIAL: Financiación acrítica de la innovación
tecnológica. Selección de efectores por prueba-error a
costa de los pacientes.
Contra esta anarquía la Acreditación intenta erigirse como la
herramienta válida para salvaguardar la calidad de la atención, pero está
más dirigida en poner énfasis en establecimientos y servicios en vez de los
programas.
adecuados)
(la
Epidemiología
aportaría
técnicas
y
procedimientos
La SEGURIDAD SOCIAL financia el 40% de la atención teniendo un
rol importante en el desplazamiento de la atención del sector público al
privado ya que este creció descontroladamente sin autoevaluación.
En sus objetivos generales se manifiesta de garantizar la calidad de
los servicios a sus usuarios, y en los específicos, asegurar la incorporación
de avances probados (en contra de lo inconveniente o innecesario) para
evitar el aumento del gasto. Por lo tanto los estándares no deben estar por
debajo de lo necesario y suficiente (calidad) ni por encima (servicios
superfluos, monopólicos y gravosos). Orientar a los afiliados en la elección y
control de los servicios y orientar los aportes hacia efectores acreditados.
SIN AUDITORÍA DE PROGRAMAS NO HAY SEGURIDAD ALGUNA
PARA AFIRMAR EL SUPUESTO DE QUE LA ADECUACIÓN DE CADA
EFECTOR POR SEPARADO APORTE A LA CONFORMACIÓN DE UN TODO
MEJOR.
Ej.: Aunque todos los servicios se adecuen a los estándares, no
existirá accesibilidad si no tienen una distribución adecuada. El 82% de los
egresos privados en zonas urbanizadas: en CAP. FED. , CORDOBA, SANTA
FE y BS. AS. Y a diferencia de la oficial, no tiene prestaciones en zonas
alejadas.
La utilización de los Manuales y Normas de los estándares pueden ser
utilizados en la puja entre efectores a fin de excluir a algunos y aumentar
su potencial monopólico. Por lo tanto se hace necesario que cada nuevo
requisito incluido, sea realmente necesario. Porque la ACREDITACIÓN
tiene que ser una parte instrumental de la AUDITORÍA en la determinación
de necesidades y soluciones más aptas para sus afiliados y no legitimar las
perversidades del sistema, es decir, que ayude a aplicar la llamada
“TECNOLOGÍA DE GESTIÓN”
Descargar

HABILITACIÓN – CATEGORIZACIÓN – ACREDITACIÓN